Ciclo ovárico y su control hormonal



Descargar 9.77 Kb.
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño9.77 Kb.
Ciclo ovárico y su control hormonal 

Proceso que corresponde a los cambios que experimentan periódicamente los ovarios, que incluyen el crecimiento y desarrollo de los folículos; estos cambios son inducidos por las hormonas foliculoestimulante (HFE) y la luteinizante (HL), producidas por la adenohipófisis.

Este proceso es regulado en cada ciclo sexual femenino, en cada ciclo, un grupo de 10 a 20 folículos ováricos inician su maduración, pero generalmente solo uno de ellos alcanzará la madurez total. En un ciclo típico, estos cambios se producen o repiten cada 28 días y se divide en dos fases: la fase folicular (del día 1 al 14) y la fase lútea (del día 15 al 28), y la ovulación ocurre entre ambas (alrededor del día 14)

FASE FOLICULAR

Todo inicia en el hipotálamo, donde se secreta la hormona liberadora de gonadotropinas hipofisarias (GnRH), la cual actúa sobre la adenohipófisis, que produce como respuesta dos hormonas: la hormona foliculoestimulante y la hormona luteinizante. Estas a su vez inducen al ovario a secretar estrógenos e inhibina

La HFE estimula la transformación de los folículos primordiales en folículos primarios y también es responsable de que los folículos primarios se transformen en folículos secundarios o antrales. En los folículos en crecimiento, las de la teca interna sintetizan testosterona (andrógenos), la cual pasa a las células de la granulosa, donde por la acción de la aroma tasa se transforma en estradiol  (estrógenos). El estradiol a su vez induce a las mismas células de la granulosa a que desarrollen receptores para HL, que preparan el terreno para que, al llegar esta hormona a dichas células, se induzca la maduración del folículo, la reanudación de la primera división meiótica y la ovulación 

OVULACIÓN 

Ocurre al día 14 +/- 1, en general alrededor de 14 días antes del primer día de la siguiente menstruación. Se debe a la rotura de un folículo maduro (terciario o de De Graaf), el cual se caracteriza por tener un amplio antro folicular, el cúmulo de oóforo formado y estar rodeado por la zona pelúcida y la corona radiada

Aproximadamente 2 días antes de la ovulación, tiene lugar un aumento brusco de la hormona luteinizante producida por la adenohipófisis, que aproximadamente 16 horas antes de la rotura del folículo, alcanza un pico de 6 a 10 veces mayor que en los niveles basales, también coincide con un incremento de la hormona foliculoestimulante, que va de 2 a 3 veces mayor que en su nivel basal. Estas dos hormonas provoca la acumulación de más licor folicular. La hormona luteinizante actúa sobre las células foliculares y de las tecas, induciendo un aumento de la secreción de progesterona y una disminución de la síntesis de estradiol.

Pocas horas antes de la ovulación la temperatura corporal se eleva discretamente mas o menos 0.5 grados centígrados.

La acumulación del licor folicular hace que el folículo alcance 2 o 3 cm de diámetro, protruyendo de la pared del ovario y produciéndole a esta una zona de isquemia conocida como estigma. La teca externa comienza a secretar colagenasa, prostaglandina y activador de plasminógeno, que van adelgazando al estigma. Mientras tanto en el interior del folículo se desprende de la pared el cúmulo oóforo, constituido por el ovó citó secundario, la zona pelúcida y las células de la corona radiada, quedando suspendido en el licor folicular. Finalmente se rompe el estigma y se contrae la musculatura lisa de la teca interna, expulsando al ovocito secundario y la corona radiada del folículo  produciendo la ovulación 

FASE LÚTEA 

En el ovario, el folículo roto de llena de sangre coagulada transformándose en un folículo hemorragico que finalmente dará lugar a un cuerpo lúteo o cuerpo amarillo. El cuerpo lúteo secreta progesterona y estrógenos, hormonas que actúan sobre el endometrio del útero preparándolo para la implantación del blastocito. Al tapizar el interior del cuerpo hemorragico se conservan las tecas, la membrana basal y el estrato granuloso plegado; las células de este estrato granuloso proliferan y aumentan de volumen (por acción de la hormona luteinizante), disponiéndose en hileras entre la fibrina del coágulo, y comienza a secretar grandes cantidades de estradiol e inhibina, las cuales inhiben a la adenohipófisis a secretar hormona foliculoestimulante.

Si el ovocito no es fecundado, el cuerpo lúteo se transforma en un cuerpo lúteo de la menstruación o en degeneración, el cual mantiene su secreción hormonal aproximadamente 12 días después de la ovulación, momento en el que comienza a disminuir la producción de progesterona, estradiol e inhibina. Durante todo este tiempo, la progesterona estimula al hipotálamo para la producción de GnRH y esta a su vez a la adenohipófisis para disminuir la liberación de HL. Al final de este periodo de 12 días, la disminución de la inhibina favorece la secreción de la HFE por la adenohipófisis para iniciar un nuevo ciclo de maduración de folículos en el ovario. Un par de días después, el descenso brusco de la progesterona y el estradiol provoca la menstruación 



Si el ovocito es fecundado, 5 o 6 días después de la ovulación el embrión se implanta en el endometrio del útero y comienza a secretar gonadotropina coriónico humana (GCH), que estimula al cuerpo lúteo a que se transforme en el cuerpo lúteo de la gestación y a que siga produciendo sus hormonas durante 3 a 4 meses aun cuando deje de ser estimulado por la HL. De esta manera, la GCH evita que se presente la menstruación.

Ya el cuerpo lúteo, ya sea de la gestación o de la menstruación al involucionar se transforma en el cuerpo blanco o albicans, que es una cicatriz blanquecina de tejido fibroso y macrófagos que quedará así durante toda la vida de la mujer.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal