Clase práctica del 5-v-17 1 Sobre la noción de sentido en Weber



Descargar 10.47 Kb.
Fecha de conversión03.05.2018
Tamaño10.47 Kb.



CLASE PRÁCTICA DEL 5-V-17
1) Sobre la noción de sentido en Weber
“Desde luego, lo que haya de entenderse por sentido de las acciones en Weber no es algo obvio. Weber comienza considerándolo como el sentido subjetivo que cada agente individual da a sus propias acciones. Pero inmediatamente después lo equipara al sentido que los demás pueden descubrir en la acción de ese individuo. De esta suerte, el sentido – originariamente subjetivo – pasa a considerarse como algo objetivo, lo cual permite dar una explicación mecánico-causal de las acciones.

El planteamiento de Weber es, en efecto, radicalmente ambiguo. Schutz detecta tal ambigüedad en las nociones básicas de la incipiente sociología comprensiva, y especialmente en el concepto de acción. Porque, ¿cómo pueden articularse conducta y sentido? ¿Cómo una conducta objetiva, observable, puede integrarse con un sentido subjetivo, inobservable? El propio concepto de sentido subjetivo es tan ambivalente que ni siquiera queda claro, en Weber, si el punto de vista para acceder a él es el del agente o el de un anónimo observador sociológico. Si lo que se pretende hacer es ciencia positiva de la sociedad, y la característica de la ciencia moderna es la objetividad, ¿cómo puede la ciencia social estudiar lo subjetivo? ¿Es que cabe objetivar lo subjetivo sin perderlo?” (A. Llano, La nueva sensibilidad, Espasa-Calpe, 198-199).

1) ¿Qué hay que entender por sociología comprensiva?

2) ¿Cómo hace frente Weber a la aporía señalada en el texto?


2) La acción social del forastero

2) “Para el forastero la pauta cultural del grupo no tiene la autoridad de un sistema verificado de recetas, y ello porque no comparte la tradición histórica vívida en la cual se ha formado el grupo. Sin duda, también desde el punto de vista del forastero la cultura del grupo al que se incorpora tiene su historia peculiar, que incluso le es accesible. Pero nunca ha sido parte integrante de su biografía, como la historia de su grupo de origen.

Para cada uno, solo las formas de vida de sus padres y abuelos pasan a ser elementos de la suya propia. Los sepulcros y los recuerdos no pueden ser transferidos ni conquistados. El forastero aborda al otro grupo como un recién llegado, en el verdadero sentido del término. A lo sumo puede estar dispuesto a compartir el presente y el futuro con el grupo al que se incorpora, en sus experiencias vívidas e inmediatas; pero en todas las circunstancias permanecerá excluido de tales experiencias de su pasado. Desde el punto de vista del grupo que lo acoge él es un hombre sin historia” (Schutz, A., Estudios sobre teoría de la acción social, Amorrortu, Buenos Aires, 1974, p. 100).

1) ¿Por qué no es lo mismo la cultura de un grupo social que la cultura vivida en primera persona?

2) ¿Sería posible la acción social sin unos supuestos culturales vividos en común?
3) La recuperación proyectiva del sentido en Schutz

“La Sociología comprensiva de Schutz es un intento por recobrar el sentido de la propia actividad, retomando la cuestión planteada por Weber. Para esto advierte como preyacente a las instituciones sociales una intencionalidad activa. Antes que imposición fáctica las diversas instituciones son término en el que sedimentan unas intenciones prácticas vivientes. Las prescripciones ya constituidas revelan, pues, una historia intencional acumulada que el sujeto al que se dirigen puede prolongar conforme a sus propias intenciones. Merced a este sentido genético originario –no pocas veces apresado en las mallas de la organización– la actividad que lo asume y desarrolla llega a venir marcada por el ethos.

Cada vez que proyectan una acción, sus sujetos han de incorporar determinados roles y han de contar con relaciones funcionales ya establecidas. Por ejemplo, para orientarme en una ciudad acudiré a una agencia de viajes, tomaré ciertos puntos de referencia, confrontaré distancias en el plano…, haciéndome pasar para ello por cliente, por alguien que solicita información, por el que pone a prueba sus dotes de cálculo. La racionalización disponible se integra, de este modo, en unos planes de acción, volviéndose inservible en el momento en que la voluntad depone sus intereses prácticos. Para cada nueva tarea hay un conjunto de saber en depósito del que echar mano” (U. Ferrer, “La acción anónima y el sentido”, Anuario de Filosofía del Derecho, XII (1995), 305-6).

1) ¿Cuáles son los avances en la noción de sentido de Schutz sobre Weber?



2) Límites en la racionalización del mundo de la vida.




La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal