Como enfrentar las crisis



Descargar 9.5 Kb.
Fecha de conversión27.11.2017
Tamaño9.5 Kb.
Prédica para Célula No. 124

COMO ENFRENTAR LAS CRISIS
Cuando David y sus hombres llegaron a la ciudad y vieron que estaba quemada y que se habían llevado prisioneros a sus mujeres, hijos e hijas, se pusieron a llorar a voz en cuello hasta quedarse sin fuerzas"1º. Samuel30:3 - 4).

Las crisis son parte de todo ser humano. No conozco la primera persona que pueda decir: Estoy exento de problemas que me roben la paz. Todos pasamos por alguna situación que no quisieramos. Es ahí cuando necesitamos buscar una salida a la crisis, no importa el nombre que tenga, o lo que sea. Veamos algunos principios que usó David el rey para salir de eso.



1. Depositar nuestra confianza en Dios

Cuando graves problemas tocan a nuestra puerta, es en Dios en quien debemos depositar toda nuestra confianza. Él sabe qué hacer. Así lo entendió el futuro rey de Israel: "David estaba muy preocupado porque la tropa quería apedrearlo, pues todos estaban muy disgustados por lo que había sucedido a sus hijos. Sin embargo, puso su confianza en el Señor su Dios"(2 Samuel 3:6. Versión Popular).

Desesperarse y permanecer en ese estado, no contribuiría a nada. Tampoco en su vida anegarse en la angustia traerá buenos resultados. Es necesario buscar a Aquél que todo lo puede.
2. Consultar a Dios

Cuando arrecian las crisis, es de suma importancia consultar a Dios. Movernos por las corazonadas, la intuición o quizá lo que razonamos es aquello que debemos hacer, probablemente nos desencadenará mayores dificultades.

En la situación conflictiva, David buscó a Dios: "...y le dijo al sacerdote Abiatar, hijo de Ahimelec:--Por favor, tráeme el efod. En cuanto Abiatar llevó el efod a David, este consultó al Señor. Le preguntó:--¿Debo perseguir a esa banda de ladrones?¿Podré alcanzarla?. Y el Señor contestó:--Persíguela, pues la alcanzarás y rescatarás a los prisioneros--."(versículos 7, 8).

Cuando vamos al Creador en procura de su orientación, podemos tener la certeza de que nos llevará por el sendero apropiado.


3. De pasos de fe

Teniendo la paz proveniente de Dios, dio pasos de fe. Ese es un secreto para la victoria: avanzar tomados de la mano del Señor: "Inmediatamente David se puso en camino con los seiscientos hombres que le acompañaban, y llegaron al arroyo de Besor. Allí se quedaron doscientos hombres que estaban muy cansados para cruzar el arroyo, y con los otros cuatrocientos continuó David la Persecución"(versículos 9, 10).

No podía quedarse sumido en el desasosiego. Si el Todopoderoso había anunciado la victoria, como seguramente la confirmará en su corazón respecto a la situación que atraviesa, era necesario avanzar.

4.- No sentir desánimo si nos dejan solos

Tal como leemos en el texto bíblico, doscientos de los seiscientos que le acompañaban en la búsqueda de los maleantes volvieron a tras. ¿Era este un motivo para desanimarse? En absoluto. Si Dios va con nosotros, tenemos asegurada la victoria como anota el autor sagrado: "Con tu ayuda atacaré al enemigo, y sobre el muro de sus ciudades pasaré"(Salmo 18:29. Versión Popular).
5. Pelear la batalla asidos de la mano de Dios

Cuando David depositó su confianza en Dios, las circunstancias resultaron propicias. Aunque inicialmente pensó que no había nada qué hacer, al contrario, se produjo una salida. Un egipcio que había tomado parte en la incursión a Siclag y que había sido abandonado por los bandoleros, llevó a futuro rey de Israel y a su ejército, hasta el lugar en el que se encontraban:



"Y lo llevó hasta donde estaban los ladrones, los cuales se habían desparramado por todo el campo y estaban comiendo, bebiendo y haciendo fiesta por todo lo que habían robado en territorio filisteo y en territorio de Judá. Entonces David los atacó desde la mañana hasta la tarde, y los destruyó por completo... David rescató todo lo que los amalecitas habían robado, y rescató también a sus dos mujeres. No les faltó ni la más pequeña cosa de todo lo que les habían quitado, ni tampoco faltó un solo niño ni adulto, pues David lo recuperó todo".(versículos 16 al 19).

¿Se da cuenta? No hay problema, por grande que parezca, que no tenga solución cuando nos volvemos a Dios en procura de su ayuda. ¡Tomados de Su mano divina seremos invencibles!


Conclusión: Hoy tu puedes confiar en Dios también para salir de tu crisis. Porqué quieres que oremos en est emomento. Solo debemos Confiar en Dios y agarrarte de su mano y todo cambiará. Oremos.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal