Comprensión intuitiva



Descargar 14.17 Kb.
Fecha de conversión31.01.2018
Tamaño14.17 Kb.
Sandler, J., 1993. “Comprensión intuitiva”, El paciente y el analista, Buenos Aires, Paidos.

Comprensión Intuitiva [Insight]:

En psiquiatría, se lo introdujo para designar “el conocimiento a que llega el paciente de que los sintomas de su enfermedad son fenómenos anormales o mórbidos”.

El Oxford English Dictionary indica que “la idea original parece ser la de una visón interna, vale decir, la de los ojos de la mente o el entendimiento”, y da las siguientes acepciones: “visión interna; visión o percepción mental; discernimiento, el hecho de penetrar con los ojos del entendimiento en el carácter o naturaleza interiores de las cosas; vislumbre o visión que penetra mas allá de la superficie”.

En la acepción más especializada con que hoy se lo emplea en psicoanálisis, parece arraigar firmemente en las formulaciones freudianas sobre los procesos de cambio que llevan a la “cura”.

En la primera fase del psicoanálisis, Freud hizo hincapié en el elemento de saber “cognitivo” (“el recuerdo del suceso”) dentro del contexto de la liberación del afecto. Vinculó el restablecimiento del enfermo por la descarga de afecto bajo la forma de la abreacción con la idea de un suceso traumático concreto, que era el agente patógeno en afecciones como la histeria. Ese concomitante emocional de la repercusión de recuerdos reprimidos está próximo a lo que muchos analistas actuales llaman “compresión intuitiva emocional”.

French, en su trabajo llamado “La comprensión intuitiva y la desfiguración en los sueños”, toma el término “Insight” de Koehler, el psicólogo de la Gestalt, quien había descrito que en condiciones experimentales un animal podría encontrar súbitamente, mediante la compresión intuitiva, la manera de resolver un problema práctico. Entendía French que en el psicoanálisis esa compresión intuitiva constituía un fenómeno análogo, o sea, la “captación práctica de la situación conflictiva”. No suponía que la compresión intuitiva obrase como agente terapéutico per se, sino como condición previa para la ulterior “resolución del problema”, que podía llevar a la curación.

A todas luces, el mero conocimiento intelectual psicoanalítico de los orígenes de un trastorno psíquico no es útil, pues de lo contrario el paciente podría curarse con sólo darle a leer algún texto de psicoanálisis. Parecería que, en lo que respecta a la terapia, algún tipo de experiencia emocional es un concomitante indispensable de lo que se considera una compresión intuitiva eficaz.

Pareciera necesario divorciar el concepto de comprensión intuitiva del concepto de “cura”, ya que aquella no es forzosamente seguida por cambios terapéuticos progresivos en el paciente.

Reid y Finesinger intentan distinguir la compresión intuitiva “neutral” de la “emocional”; la primera implicaría que “ninguno de los términos que intervienen en la relación cuya significación se capta mediante la compresión intuitiva es una emoción; el acto de la compresión intuitiva tampoco es mediador o liberador de una respuesta emocional en la persona que la tiene”. En cuanto a la compresión intuitiva “emocional”, en ella, “la emoción forma parte del contenido que el paciente comprende, o, dicho con más precisión interviene en la relación cuya significación capta mediante su compresión intuitiva”. Otra manera de entender la compresión intuitiva “emocional” o “de eficacia dinámica” es que “vuelve consciente al paciente de un hecho, que puede o no ser una emoción, pero que libera o desencadena una respuesta emocional”.

Pese a que se acepta que los elementos “intelectuales” de la compresión intuitiva no son por si mismos eficaces, se ha cobrado cada vez mayor conciencia del papel de los procesos cognitivos que participan en ella.

Barnett comenta que “el conocimiento se convierte en una verdadera comprensión intuitiva sólo cuando es acompañado por un cambio significativo en el funcionamiento psíquico del paciente y sus procedimientos para ordenar la experiencia. Nuestra preocupación por la compresión intuitiva debe encaminarse hacia el modo como se reestructuran y remoldean los métodos de conocimiento del paciente, como puente que une la compresión intuitiva con el cambio terapéutico”.

El logro de la compresión intuitiva es un fenómeno normal del desarrollo. Michels señala que una teoría psicoanalítica de la compresión intuitiva “debería admitir que el desarrollo psíquico no es sólo la crónica de las apetencias organísmicas, los temores, las relaciones, las pautas de funcionamiento moral, la percepción de uno mismo y de los demás, y la compresión del mundo, sino también la de la evolución y variación de importantes compresiones y percatamientos acerca del sí-mismo. El desarrollo psíquico no se detiene en todo el ciclo vital, y en diferentes épocas de dicha evolución unas perspectivas pueden ser más útiles que otras para organizar la compresión. Un periodo relativamente “latente” desde el punto de vista de las pulsiones puede ser decisivo desde el punto de vista de la compresión intuitiva”.

Según Gray (1990), cada nuevo logro en materia de compresión intuitiva por parte del paciente “es acompañado por una importante compresión intuitiva obtenida a través de la experiencia acerca de esta realidad: (…) que el yo adulto es de hecho capaz de manejar conscientemente, a voluntad, la contención o descarga de (…) la vida instintiva (…). Este aspecto de la acción terapéutica es una forma de aprendizaje sobre su capacidad en materia yoica, a través de la experiencia del ejercicio gradual y autónomo de su control de los impulsos reclamados”.

Mangham (1981) pone de relieve la importancia que tiene, para alcanzar la compresión intuitiva, el restablecimiento de un temprano lazo afectivo con la madre y la restauración del sentimiento de omnipotencia infantil. Amplia así lo enunciado por Kris (1956): “En la compresión intuitiva los elementos cognitivos se mezclan con una clase particular de seguridad”.

Anthony subraya la relevancia de la compresión intuitiva del analista respecto de sus contra reacciones ante el paciente y su conocimiento cada vez mayor de la vida interna de este. El análisis seria un juego mutuo intermitente entre las compresiones intuitivas del analista y las del paciente. La compresión analítica debe entendérsela como un proceso.

Sandler señalo: “La obtención de una compresión intuitiva a traves de las intervenciones del analista genera una reintegración, creando nuevos aspectos en la organización psíquica. Como consecuencia de la elaboración, esta comprensión intuitiva puede volverse “automática”, o sea, llevar a la inhibición preconsciente de las modalidades previas de funcionamiento y al uso de otras más apropiadas”.

En este contexto, el logro de la comprensión intuitiva da lugar a “estructuras de comprensión intuitiva”, vale decir, a series duraderas de relaciones internas que pueden aplicarse para modificar y controlar modos de funcionamiento adquiridos con anterioridad -incluyendo los cambios en las relaciones objetales internas-.

Poland (1988): “El análisis clínico da vida a fuerzas interiores dentro de un contexto diádico singular que torna significativos los significados implícitos de manera inmediata, permitiendo así que los hechos históricos lleguen a ser verdades personales. (…) Un analista no puede “brindar” una compresión intuitiva; sus interpretaciones podrán ofrecer nuevos conocimientos, su interaccion con el paciente le proporcionara a este nuevas experiencias emocionales, pero para convertir dichos conocimientos o experiencias en una compresión intuitiva, el paciente mismo tendrá que asimilarlos”.



El cambio terapéutico producido por el análisis depende en alto grado de que se le proporcione al paciente un marco conceptual y afectivo estructurado y organizado, en el cual pueda situarse y situar su experiencia subjetiva de sí mismo y de los demás. Ello nos permite entender porque diferentes puntos de vistas psicoanalíticos o psicoterapéuticos, tal como se reflejan en las interpretaciones que se formulan al paciente, pueden resultar a veces igualmente eficaces en lo que atañe a sus resultados terapéuticos.



La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal