Consejo de estado



Descargar 0.93 Mb.
Página2/12
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño0.93 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

CONSIDERACIONES


La Sala es competente para conocer del presente asunto, en razón del recurso de apelación interpuesto por las actoras contra la sentencia de primera instancia, dado que la cuantía de las pretensiones alcanza la exigida en vigencia del Decreto 597 de 19881, para que un proceso adelantado en ejercicio de la acción de reparación directa tuviera vocación de segunda instancia ante esta Corporación.



1. Cuestión previa

La Policía Nacional “objeta” el dictamen pericial rendido en esta instancia, por el especialista en Medicina y Antropología Forense, señor Máximo Alberto Duque Piedrahita, porque ya existía en el plenario un concepto que daba cuenta que las lesiones de la señora (Gloria) son de tipo suicida, en atención a (i) la dirección del disparo; (ii) el ahumamiento producido por el arma de fuego y (iii) el resultado de la prueba de absorción atómica. Medio de convicción a su parecer suficiente y contundente para establecer que el dragoneante (Nicolás) no participó en la producción del daño.

Considera, además, que en el nuevo dictamen se afirma, sin mayor soporte, que la escena del crimen fue manipulada y evidencia inconsistencias en la posición del cadáver, no del todo concluyentes.

Para la Sala, los términos en los que se planteó la “objeción” sugieren que en realidad la demandada no comulga con la prueba pericial decretada de oficio, ni con las conclusiones de la misma, sin que ello implique el señalamiento de errores graves que habrían impuesto tramitar esa rectificación, esto es, no se plantean conclusiones desfasadas o equivocadas.

Ahora bien, para que se configure un error grave dentro un dictamen pericial, se necesita que:

(…) si se objeta un dictamen por error grave, los correspondientes reparos deben poner al descubierto que el peritazgo tiene bases equivocadas de tal entidad o magnitud que imponen como consecuencia necesaria la repetición de la diligencia con intervención de otros peritos…”2 pues lo que caracteriza desaciertos de ese linaje y permite diferenciarlos de otros defectos imputables a un peritaje, “…es el hecho de cambiar las cualidades propias del objeto examinado, o sus atributos, por otras que no tiene; o tomar como objeto de observación y estudio una cosa fundamentalmente distinta de la que es materia del dictamen, pues apreciando equivocadamente el objeto, necesariamente serán erróneos los conceptos que se den y falsas las conclusiones que de ellos se deriven…” 3

Así las cosas, como la entidad demandada no recurrió el auto que decretó la prueba pericial de oficio, ni objetó por error grave el dictamen emitido, se analizarán sus inconformidades, atendiendo, en conjunto, todos los elementos de juicio obrantes dentro del plenario.

2. Hechos probados

De conformidad con las pruebas aportadas al plenario, se tienen probados los siguientes hechos relevantes para resolver la controversia4:





  • El 18 de julio de 1998, el Comandante de la Estación de Policía del municipio de (El Espino), le entregó al dragoneante (Nicolás) el armamento que podría utilizar mientras permaneciera en el servicio. Reza el acta:



En la fecha se reunió el señor Comandante de la Estación, con el señor DG. (Nicolás), con el fin de hacerle entrega del armamento que llevará como dotación durante el tiempo que labore en esta unidad, para lo cual se procederá, así:

Se le entrega un revólver marca Smith & Wesson, calibre 38L, con dieciocho cartuchos para el mismo.

Nro. SV782684/48224

(….) de igual manera, deberá devolverlo cuando salga a disfrutar de su franquicia, permiso o traslado (f. 73 c. 3).



  • El 28 de diciembre de 1998, a la 8.30 a.m., la Unidad Local de Fiscalía de (El Espino) practicó, en la casa B-14 del barrio Ilusión, el levantamiento del cadáver de quien en vida se llamó (Gloria), compañera del dragoneante de la Policía Nacional (Nicolás). En esta diligencia se (i) tomaron múltiples fotografías; (ii) encontraron notas en papel de agenda y cuaderno, así como fragmentos de una hoja manuscrita con tinta azul de contenido romántico; (iii) recolectaron muestras de sangre en el baño, “que el compañero de la occisa aduce que corresponden al ciclo menstrual de aquella”; (iv) señaló que el arma con que al parecer se produjo la muerte es de dotación oficial, “corresponde a un revolver marca Smith & Wessoncalibre 38 Largo, número externo 782684, de seis proyectiles, cinco de ellos sin repercutir en el respectivo tambor y una vainilla que se extrae del mismo y se anexa” y (v) afirmó que la ojiva del proyectil fue hallada dentro de la almohada que utilizaba la difunta6 (f. 116, 165 c. 3; 1-1vto c. 5).



  • El Hospital San José de (El Espino) concluyó, en el protocolo de necropsia 59, que la causa de la muerte de la señora (Gloria) fue “anemia aguda secundaria a herida por arma de fuego en el tórax”. “Se abre útero, se toma muestra de endometrio. Genitales externos de aspecto normal, no sangrado evidente ni en introito vaginal ni vagina” 7 (f. 117 a 117, 172 a 173 c. 3; 9-10 c. 5).



  • En la ampliación del anterior protocolo de necropsia, se dijo que se trató de una herida mortal que no produjo muerte inmediata. “Se descubrió hemotórax izquierdo de aproximadamente 1500 cc y hemopericardio de aproximadamente 100 cc, lesiones que explican que la muerte fue debida a



  1. (…) Debajo del cadáver había una almohada, la cual revisé minuciosamente con el fin de buscar el proyectil, pero la almohada no presentaba ningún orificio, tampoco la sábana. (…)”. F. 40-41 c.5-declaración del planimetrista judicial de la Sijin, Edilberto (xxxx).

(…) Al momento de las diligencias en la escena se dice que a esta almohada no le fue observado orificio de entrada, luego unos agentes le trajeron indicando que se le sentía algo duro y resultó ser un proyectil. El orificio en la almohada debía haber sido fácilmente visible porque debía haber sangre alrededor (en las fotos de la espalda del cadáver se ve sangre saliendo por el orifico)”. F. 87 c.3 declaración del Sv. José (xxxx).





  1. (…) en el baño si había sangre en el piso, de lo que tomaron muestra los técnicos, le pregunté al agente (Nicolás) y me dijo que eso era sangre de menstruación de su señora esposa. Yo al cadáver no le detallé herida, pues no me corresponde” F. 35-36 c.5 declaración del ag. Fray (xxxx).



ANEMIA AGUDA, pero es imposible establecer cuanto tiempo duró viva, porque esto está sujeto a variables fisiológicas de cada persona.// Se puede deducir que la muerte se produjo entre 4 y 12 horas anteriores a la necropsia que fue realizada entre las 11:30 AM y las 13:00 PM del pasado 28 de diciembre de 1998. Dado que el cadáver se encontró

con rigidez cadavérica parcial” (f. 46-47 c. 5-negrita con subrayas fuera del texto).



  • En el registro civil de defunción serial No. (xxxx), aparece que la señora (Gloria) falleció el 28 de diciembre de 1998, en el municipio de (El

Espino) (f. 232 c. 5).



  • El Comandante de la Estación de Policía de (El Espino) presentó un informe a la Unidad Local de Fiscalía, en el que puso de presente que (i) el dragoneante (Nicolás) realizó una llamada al comando, el 28 de diciembre de 1998, a las 4:20 horas, para informar sobre el suicidio de su compañera permanente (Gloria)5; (ii) para confirmar esa calamidad, fue enviada la patrulla de vigilancia integrada por los agentes (N) y (H); (iii) el estado de nerviosismo y excitación del dg. (Nicolás), aunado a sus amenazas de auto agredirse, obligó a los uniformados que hicieron presencia en el lugar a retirar el revolver de dotación oficial aferrado a la mano izquierda de la occisa6, el cual se dejó a disposición en el armerillo con 5 cartuchos en su tambor y (iv) la versión de los hechos del dg. antes nombrado, da cuenta de que todo ocurrió mientras él dormía, debido a problemas pasionales, surgidos a raíz de una serie de chismes:



Me permito informar que el día 28 de diciembre de 1998, siendo aproximadamente las 4.20 horas, se conoció un caso de homicidio en la integridad de quien en vida respondía al nombre de (Gloria), c.c. No. (xxxx) de (Maní), unión libre, hija de (Anaceneth) y Rafael, bachiller, ama de casa, residente en el sector del barrio Ilusión casa B-14 de (El Espino), quien presenta un impacto con arma de fuego tipo revolver, calibre 38L, marca Smith & Wesson No. Externo SV782684/48224 de propiedad de la Policía Nacional, el cual fue hallado en su poder aferrado de su mano izquierda10.

Los hechos ocurrieron cuando el señor DG (Nicolás) –compañero de la nombrada-, c.c. No. (xxxx) de (Maní), 25 años, unión libre, natural de

(Maní), bachiller, hijo de Joaquín y (Martha), agente de Policía adscrito a esta unidad, realizó una llamada telefónica la cual fue recibida por el señor agente (B), quien se encontraba de comandante de Guardia en esos instantes11, inmediatamente reportó a la patrulla de vigilancia conformada por los policiales ag. (N) y ag. (H), quienes se desplazaron al lugar de los







  1. El dictamen pericial ordenado de oficio, en esta instancia, concluyó que el ahumamiento de la mano izquierda del cadáver no es compatible con que esa haya sido la mano que accionó el arma de fuego.



El hallazgo de ahumamiento en la mano izquierda del cadáver no es compatible con que esa haya sido la mano que accionó el arma de fuego tipo revólver que se encontró en la escena (ver páginas 22 a 23 y 28 a 29 donde se exponen conceptos técnicos al respecto). Si el disparador del arma hubiera sido accionado con el dedo pulgar de la mano izquierda, no debería haber quedado ahumamiento en la palma de esa misma mano. A la derecha se muestra una foto modificada (invertida en sentido lateral) para mostrar que si la mano izquierda acciona el disparador, la palma de la mano izquierda está cubierta por la culata del arma, alejada del cañón, y no habría resultado con ahumamiento.

(…) Abajo se muestra un detalle de una de las fotos tomadas al cuerpo de (Gloria). En la palma de la mano se observa ahumamiento. Este hallazgo, como se explica en el párrafo anterior, no es compatible con que ella haya disparado el arma de fuego tipo revólver con esa misma mano. Pero si puede deberse a que esa parte de la mano estaba agarrando el arma en un punto cercano a la brecha que queda entre el cañón y el tambor del revólver; o puede deberse a un ahumamiento ocurrido por un disparo diferente al que le quitó la vida (en la escena solo se describen signos de un solo disparo, pero hay testimonios que dicen haber escuchado más de un disparo, sin que logren precisar que hayan ocurrido en esa misma casa).



  1. (…) llamé al Comandante de Guardia, agente (B) le dije que la hijueputa (sic) señora de él había matado a mi esposa por chismes (…)”. F. 33 c. 5 declaración del dg. (Nicolás) (compañero de la víctima).

hechos, pues la llamada que realizó el señor dg. (Nicolás) daba cuenta sobre la muerte de su esposa (Gloria).

Cuando los policiales llegaron al sitio hallaron en la parte de abajo del inmueble al dg. (Nicolás), quien al observar la presencia de sus compañeros de labor, procedió a abrir la puerta de acceso al inmueble, posteriormente el dg. (Nicolás) manifestaba en repetidas ocasiones que también se mataría con la misma arma con la cual se quitó la vida su esposa –presuntamente- y fue hallado en un avanzado estado de nerviosismo y excitación, demostrado cuando daba vueltas sin parar en la parte baja de la casa y quería subir al segundo piso a la fuerza donde se hallaba su compañera muerta, con el ánimo de quitar el arma y cometer un suicidio, esta situación motivó a que el señor ag. (N) despojara del arma a la mencionada dama –(Gloria)-, la cual la poseía en el momento en su mano izquierda y apuntaba hacia donde recibió el impacto, ello con el fin de prevenir que ocurriera otra tragedia en el lugar, no obstante el dg. (Nicolás), en su desespero, logró la consecución de una navaja –arma blanca- con la cual insistía en quitarse la vida y fue necesario forcejear con éste para lograr su incautación y evitar los propósitos que tenía en el momento.

Manifiesta el dg. (Nicolás) que a las 1:00 horas, cuando terminó cuarto turno de vigilancia, se dirigió a su residencia y allí se encontraba su esposa esperándolo y que ella estaba ingiriendo una bebida embriagante –ron-, a lo que él la acompañó por un rato y también tomó unos tragos de licor, que cuando ya se acostaron no sabe en qué momento ella tomó el arma y se propinó el impacto con la fatal consecuencia que terminó con su vida, que todo se debe a problemas personales –pasionales- y por una serie de chismes que han levantado en su contra.

Es de anotar que cuando los policiales llegaron al sitio, al dg. (Nicolás) no se le observó estado de embriaguez, únicamente un estado de nerviosismo y excitación como se reitera, aunque él sí confiesa que tomó unos tragos con su esposa antes de que ocurrieran los hechos.

(..) El arma de fuego fue hallada en poder de la señora (Gloria) –mano izquierda-, permanece en el armerillo de esta unidad para lo que su despacho determine y se encuentra en estos momentos con cinco cartuchos en su tambor, ya que la vainilla vacía quedó a disposición en la diligencia de levantamiento (f. 168 a 170 c. 3; 5-7 c. 5-negrita con subrayas fuera del texto).



  • En respuesta a un requerimiento efectuado por la Unidad Única de la Fiscalía-Seccional de (Maní), el perito médico No. 1031-1 del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses señaló que no se puede descartar que la lesión de la señora (Gloria) “habría sido autoinfringida, aunque no es lo usual en suicidios que el arma se separe del cuerpo (hay tendencia del suicida de pegar la boca del cañón contra el cuerpo). Hay autores que dicen que en las mujeres, aún en trance de suicidio cuidan su cara y se infringen lesiones en otras partes del cuerpo o acuden a otros medios como ingestión de tóxicos o corte de venas. En el presente caso es importante establecer también si era diestra o no y, por último, indagar con la Dra. Gómez si lo que se describe en la necropsia es tatuaje o ahumamiento y si éste era redondo concéntrico u ovalado y si desapareció en el lavado del cuerpo (el tatuaje no desaparece con lavado sencillo). De tratarse de un halo de ahumamiento, entonces sería un

contacto blando12 (f. 118 c. 3; 23 c 5-negrita con subrayas fuera del texto).



  • El Departamento Administrativo de Seguridad-Das, luego de analizar varias muestras que le fueron remitidas para estudio en el espectrofotómetro de absorción atómica, concluyó que “de acuerdo a la concentración y relación de los elementos de plomo, cobre y bario que los resultados obtenidos SI SON COINCIDENTES CON RESIDUOS DE

DISPARO para (Gloria) mientras que para (Nicolás) no lo son” (f. 123, 127,

222 c. 3; 62 c. 5)13.





  1. El hallazgo de ahumamiento en la mano izquierda del cadáver no es compatible con que esa haya sido la mano que accionó el arma de fuego tipo revolver que se encontró en la escena (…). Si el disparador del arma hubiera sido accionado con el dedo pulgar de la mano izquierda, no debería haber quedado ahumamiento en la palma de esa misma mano.// (…) Este hallazgo, como se explica en el párrafo anterior, no es compatible con que ella haya disparado el arma de fuego tipo revólver con esa misma mano. Pero si puede deberse a que esa parte de la mano estaba agarrando el arma en un punto cercano a la brecha que queda entre el cañón y el tambor del revólver; o puede deberse a un ahumamiento ocurrido por un disparo diferente al que le quitó la vida (…)”. F. 30-31 dictamen pericial, Máximo Alberto Duque, ver cuaderno anexo peritaje.



  1. El dictamen pericial ordenado de oficio, en esta instancia, concluyó que el estudio de residuos de disparo efectuado en el sub examine no se puede interpretar como prueba de certeza.



Los estudios de residuos de disparo, tanto en las manos de la fallecida como en las del Sr. (Nicolás), no se pueden interpretar como prueba de certeza. Las muestras no se tomaron empleando un método homologado (ver página 23 y 24 del presente texto), el resultado reportado no tiene la cuantificación de los elementos encontrados para cada mano y esta prueba no descarta que el Sr. (Nicolás) haya disparado recientemente un arma de fuego y tampoco confirma que la Sra. (Gloria) haya accionado el arma contra sí misma.

Dado que la dispersión de los gases al accionar un arma de fuego puede alcanzar también la mano de otra persona que esté cerca (ver imágenes en la página 23), el resultado positivo de residuos de disparo en la mano de la Sra. (Gloria) no significa que ella haya accionado el arma, pudo por ejemplo haber tratado de apartar el arma si otra persona le estaba apuntando con ella.



  • El Laboratorio de Balística Forense del Instituto Nacional de Medicina

Legal y Ciencias Forenses manifestó que, realizado “el cotejo balístico, se establece que el arma enviada para estudio, tipo revolver, marca Smith & Wesson No. 782684 disparó y repercutió el proyectil y la vainilla, respectivamente.// De acuerdo al protocolo de necropsia No. 59 de dic. 28 de 1998 y el análisis realizado a las prendas de la occisa, se establece que el disparo fue realizado a corta distancia, es decir, a menos de 20 cm., aproximadamente” (f. 251 a 255 c. 3; 90-94 c.5)14.



  • El Laboratorio de Biología Forense del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses no pudo analizar las muestras de sangre que fueron recolectadas en el baño contiguo al lugar de los hechos, porque no se detectaron o fueron muy escasas:



En el papel filtro #2, analizada, no se detectó sangre.

En los papeles de filtro #1 y #3, analizados, se encontró sangre de origen humano, pero debido a lo escaso de la muestra fue imposible determinar su grupo sanguíneo (f. 48-49 c. 5-negrita con subrayas fuera del texto)15.





  1. El dictamen pericial ordenado de oficio, en esta instancia, concluyó que el disparo que sufrió la señora (Gloria) fue a contacto firme contra la zona pectoral izquierda.



Según la información científica resumida en las páginas 14 a 29 del presente texto, el disparo que sufrió la Sra. (Gloria) fue efectuado a contacto firme contra la zona pectoral izquierda del cuerpo. Los residuos de disparo detectados tanto en las prendas como en la piel y tejidos internos del cuerpo indican que la boca del cañón del arma de fuego estaba apoyada contra el cuerpo y los residuos de disparo impregnaron tanto las capas de tela como la piel y los tejidos internos (ver páginas 21 y 22 donde se exponen aspectos técnicos al respecto).

(…) En conclusión, de acuerdo a la información disponible para la elaboración de este dictamen, la Sra. (Gloria) murió a consecuencia de un disparo de proyectil de arma de fuego realizado a contacto firme en la zona precordial izquierda (ver página 22).



  1. La señorita Adriana (xxxx) en su descripción sobre la escena de los hechos, 8 días después del levantamiento del cadáver, refiere la presencia de abundante sangre, así:



(…..) desde el mismo momento en que ingresamos a esa casa y por todo lo que observamos, es para pensar que hubo violencia y forcejeo porque tanto los zapatos de él como los de ella habían uno arriba en la alcoba y otro abajo en la sala, la camisa del uniforme de él estaba rasgada, ropa de ella tirada por todas partes desde la alcoba, por las escalas hasta llegar a la parte de abajo a la sala, ropa interior de ella ensangrentada, papel higiénico en gran cantidad todo



  • Igualmente la muestra de endometrio tomada en la necropsia 59 resultó insuficiente. El médico patólogo del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses-Seccional, así lo hizo constar16



Occiso: (Gloria)

(….) Muestra de endometrio

Material inadecuado e insuficiente para diagnóstico (f. 279 c. 5-negrita con subrayas fuera del texto).



  • Con base en las fotografías tomadas en el lugar de los hechos, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses-Seccional (xxxx), (i) estableció que la mano izquierda de la señora (Gloria) (q.e.p.d.) presenta un halo de ahumamiento y manchas de sangre en los pliegues de las articulaciones interfalángicas de los dedos, que hacen presumir que ella tomó el arma de fuego por la parte del tambor; (ii) determinó que la posición del arma, al momento del disparo, fue de adelante atrás, ligeramente de abajo arriba y ligeramente de izquierda a derecha y (iii) sugirió realizar disparos de prueba con el revolver incriminado y establecer si la occisa era diestra o siniestra y si la prueba de absorción atómica que se le practicó resultó positiva en una o ambas manos.



1. Revisada la fotografía #8754 01 06, de detalle, en el folio 69, en blanco y negro y la misma foto a color del folio 145, se observa la palma de la mano izquierda de la occisa con un halo de ahumamiento ubicado en la



ensangrentado y en el mismo recorrido, fotografías de (Gloria) y de (Nicolás) tiradas por toda la alcoba, además habían pisadas y chorros de sangre en el baño, en la cocina habían dos botellas de ron vacías.

16 “(…) En la autopsia se tomó una muestra de endometrio (tejido interno del útero) para establecer si la fallecida estaba menstruando cuando falleció, pero el estudio de patología no fue concluyente para determinar la etapa del ciclo menstrual en el que se encontraba la persona. // (…) El informe de autopsia realizada al cuerpo es deficiente. (…) las descripciones no son completas, no hay documentación fotográfica de los hallazgos durante la autopsia, no se hicieron diagramas durante la autopsia (hay diagramas que se elaboraron al parecer con posterioridad pero no tiene encabezado) y no se hicieron tomas de muestras para estudios complementarios que debían incluir alcoholemia, búsqueda de estupefacientes en el organismos y búsqueda de semen en canal vaginal (…)” F. 13 y 35 dictamen pericial, Máximo Alberto Duque, ver cuaderno anexo peritaje
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal