Consejo de estado



Descargar 0.93 Mb.
Página4/12
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño0.93 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12
parte de abajo habían unos interiores ensangrentados con exactitud en el sector donde las mujeres se ponen las toallas y el señor (Nicolás) en su desesperación tenía una fotografía de su mujer se la arrimaba al rostro, al igual que los interiores y los olía una y otra vez. Ya en la diligencia de levantamiento el proyectil fue hallado dentro de la almohada y sobre la cual descansaba la cabeza del cadáver (….). Al ver la desesperación del compañero y la insistencia en manifestar que se iba a suicidar con la misma arma y que no lo podíamos controlar a la fuerza, se optó por esa situación –retirarle el arma a la occisa-, con el fin de prevenir otro hecho que lamentar, fue un error involuntario que se cometió en el momento (…..). A nivel policial, él ha tenido unos problemitas con algunos ciudadanos en la población, ya que ha sido motivo de quejas en la personería municipal, más bien con respecto a un comportamiento agresivo, según los quejosos, creo que esta información puede ser suministrada con mayores detalles por ese Despacho, pero reitero que la esposa del señor dragoneante (Nicolás), en ningún momento, que sea de mi conocimiento, fue a quejarse al comando, con respecto a que haya sido agresivo con ella. Desconozco de qué manera convivían (f. 181-182 vto c. 3; 19-20 c. 5-declaración del Ag. (N) -negrita con subrayas fuera del texto).



  • Una noche antes de lo que pasó, yo estuve hablando con ella, me estuvo preguntando yo que sabía del romance de él y (Yamile), y yo a ella le dije que no sabía nada, ya luego ya me comentó de que se quería venir para (Maní) con la niña, ella me llamó a mi casa a eso de las ocho y media, era la primera vez que ella me llamaba, además la primera vez que hablamos, me dijo que ella había conseguido el número mío por medio de (Nicolás), ella esa noche me dijo que estaba un poco aburrida, porque más temprano había ido una señora y le había dicho que era la mamá de (Yamile) y que

(Nicolás) sólo hacía perseguirle la hija y yo le pregunté por la descripción de la señora y apenas ella me la dio, yo le dije que esa no era la mamá de ella (…). Ella estaba normal, todo estaba en silencio y no me comentó que hubiera estado tomando. Ya luego ella me volvió a llamar a las dos de la mañana, esa llamada la contestó mi mamá y me dijo que ella estaba llorando, que ella solamente le preguntó por mí y mi mamá le dijo que yo estaba dormida y colgaron (…). Yo me lo encontré en el parque de (El Espino) el sábado pasado y él me preguntó que si siempre me habían hecho la visita los de la Fiscalía, yo le dije que sí y que si yo les había dicho a los investigadores, lo que él me había dicho que dijera (…). Yo hablé con él el miércoles 15 de septiembre de 1999, porque me llamó a mi casa de (El Remanso) y me dijo que si los de la Fiscalía ya habían ido, que no me asustara y que si a mi me preguntaban por (Yamile), que dijera que él no tenía nada con ella y que dijera que él era muy serio en (El Espino) (…..). Ellos peleaban bastante, a ella la llamaban mucho a comentarle de (Nicolás) que tenía otra mujer y cosas así por el estilo, él una vez me dijo que ella era muy celosa (…). Primero fue con (Dana), ella vive en Ciudad Jardín en (El Espino) y trabajaba en una tienda más abajito de mi casa, cuando él cumplió años, ellos llevaban mes y medio de llevar charlando, ella sabía que él era casado y hasta ella visitaba la casa cuando G –(Gloria) - no estaba, esa relación duró dos meses, luego ya le conocí a (Yamile), él me contó, sólo sé que tiene 15 años y estudia en le colegio Rosario de (El Espino) y vive por la Unión, (Dana) me parece que tiene 17 años (….). Él se contradecía mucho porque unas veces decía que quería a (Gloria) y otras veces decía que quería a (Yamile), que él no dejaba la primera por la niña, que a la niña la quería mucho, además las dos veces que (Gloria) lo dejó, la primera vez como una semana y la segunda como dos o tres días y él siempre fue por ella, pero era por la niña, él me lo decía a mi (f. 292-294 c. 3; 129-131 c. 5 -declaración Adriana (xxxx)-amiga del Dg. (Nicolás) -negrita con subrayas fuera del texto).



  • Ellos –(Nicolás) y (Yamile)- todavía tienen algo, porque yo misma los vi, yo creía que ellos habían terminado, pero desde ese día que los vi, me di cuenta que siguieron, ella ese día venía diciendo en el colectivo que ellos dos se iban a casar, que habían pasado muchos obstáculos

(f. 192-193 c. 5 -declaración Adriana (xxxx)-amiga del Dg. (Nicolás) -negrita con subrayas fuera del texto).



  • Si, el charlaba con (Dana) una amiga de mi hija y una semana antes de la muerte de (Gloria), me dijo que él quería mucho a una peladita de nombre (Yamile), yo le dije que porque no le decía a la señora, que era mejor, me dijo que él lo estaba pensando si se lo decía (…..). Él me decía que ella – (Gloria)- era la mamá de la niña, que él a ella no la quería y unas veces decía que él la tenía a ella ahí porque era la mamá de la niña y quería mucho a la niña y que ellos juntos no vivían, que era ella la que se venía para acá para (Maní) y que luego llegaba a la casa a (El Espino). O sea, él se contradecía (…..). Si, él me comentó que ellos peliaban mucho, no sé si a los golpes y que cuando él tenía rabia con ella, él se iba para no peliar (f. 132-133 c. 5 –declaración de la señora Marleny (xxxx)- madre de Adriana (xxxx), amiga del Dg. (Nicolás) -negrita con subrayas fuera del texto).



  • Nos conocimos en una reunión el año pasado y de ahí nos hicimos buenas amigas, éramos confidentes y me contaba los problemas, ella me contaba que estaba muy aburrida en el matrimonio y que quería que al esposo lo trasladaran de acá, ella me contaba que la llamaban a azararla, que le decían que tu esposo está muy bueno, que anoche pasé con él, no se sabe quién hacía las llamadas, eso me lo comentó ella antes del 24 de diciembre, ella me decía que a pesar de tanto comentario estaba callada (…). Ella si me dijo que la señora de un agente le había comentado que él andaba con una muchacha, ella me dijo un nombre, pero no me acuerdo, G –(Gloria)- me dijo que (Nicolás) le había enviado flores a la pelada esa, ella oía rumores de que él andaba con esa pelada, la peladita vivía más abajo del cuartel y mucho antes (Gloria) fue a husmear y disque vio a (Nicolás) entrar a la casa de la pelada, la misma de las flores, que esperó como una hora y como le dio miedo dejar a la niña sola se fue para la casa (…).Ella no tomaba, no salía, no sé qué pasó con ella, aunque ella si estaba muy aburrida y de pronto tenía ganas de irse y abandonar a (Nicolás) por su comportamiento, pero nunca me comentó que tuviera ganas de matarse (f. 330 vto c. 3; 190-191 c. 5 – declaración de Deiba (xxxx) -amiga de la víctima-negrita con subrayas fuera del texto).



  • (….) ella casi no tenía amigas, era forastera en (El Espino), en mi casa se distraía con la niña, hasta que ya después ella me comentaba que habían ido muchachas a la casa a contarle que (Nicolás) andaba con muchachas y ahí fue cuando comenzó a vivir maluco, eso me lo contó cuando era vecina mía, ya luego se fue a vivir a otro barrio La Ilusión, a pesar de eso siguió yendo a la casa, yo fui una vez a hacerle la visita y me decía que esas muchachas muy empalagosas la llamaban a decirle que (Nicolás) estaba con esas muchachas (….). Ella me comentaba que (Nicolás) llegaba muy tarde y que la llamaban para comentarle que (Nicolás) estaba donde ellas y que ella estaba pensando que en enero lo iban a trasladar para (Maní) y que ahí se le iba a arreglar todo el problema, porque en (El Espino) estaba viviendo muy maluco (…..). Ella era una niña pasiva, calmada, me decía que le gustaba estudiar, que lo que pensaba era irse para (Maní) y seguir estudiando y que la niña se vería la mamá, porque ella venía mucho y ella iba mucho, me dijo que era hija natural y ese temperamento de ella no daba como para suicidarse, jamás. (f. 331-332 vto c. 3; 186-187 c. 5 – declaración de Adalgisa (xxxx)-amiga de la víctima-negrita con subrayas fuera del texto).



  • El día de los hechos- llegamos como a las ocho de la noche, ella estaba tomando, no estaba ni prendida, llevaba poquito de media botella, no recuerdo que era, nosotros no teníamos como la suficiente confianza para que me dijera sobre los problemas que ella tenía en el matrimonio, sin embargo ella me preguntó a mí que si yo había llegado a ver a (Nicolás) con alguien, yo le dije que no, luego ya nos sentamos los cuatro a comer (…), ella me dijo que a ella le habían llamado y le mencionaron el nombre (Yamile), pero en ese momento no caí en cuenta, porque esta peladita ha sido tremenda y tiene fama en la estación, yo le pregunté cuando me llamó que si estaba prendida y ella me dijo que no (….). Ella me decía que lo adoraba y que los chismes

no la dejaban. Ellos no discutieron, pero si estaban como alejados, no estaban como bien. (f. 333-334 vto c. 3; 184-185 c. 5–declaración de Luz

(xxxx)-conocida de la víctima-negrita con subrayas fuera del texto).





  • La gente comentaba que él tenía por ahí unas novias o amantes, pero a mi no me consta, eso comentaban que tenía amigas (…). Conozco a (Yamile) que conversaba con él, no más, los vi en varias

oportunidades, siempre varias veces (f. 336-336 vto c. 3; 189-189vto c. 5– declaración del Ag. José (xxxx)-negrita con subrayas fuera del texto).



  • La Procuradora Ciento Siete Judicial Penal pidió la preclusión de la investigación, porque el sindicado (Nicolás) “carecía de motivo alguno para poner fin a la vida de su compañera permanente y actos de torpeza como los cometidos por él y por sus compañeros de oficio, al tomar el arma de fuego de manos de la hoy occisa, no pueden servir ahora para estructurar una resolución de acusación en su contra, cuando otras pruebas nos indican la posibilidad de una acción suicida por parte de la señora (Gloria).

El anterior concepto, se estructuró y fundamentó, así:



    1. Si bien las personas que conocieron a la hoy occisa no le observaron tendencias suicidas, ya vimos cómo –(Gloria)- le manifestó a su suegra que haría algo que le doliera a (Nicolás) por las infidelidades de éste29.

    2. Presuntamente la señora (Gloria) no sabía disparar armas de fuego, pero frente a una decisión suicida y un arma cargada a la vista, no es necesaria ninguna instrucción.

    3. Que la víctima era diestra, aun cuando esta no es una afirmación absoluta, es posible que el arma la hubiese accionado con la mano derecha, pues el ahumamiento producido por el tambor apareció en la



  1. (…) cuenta mi mamá que a las diez y cuarenta y cinco de la noche mi esposa la llamó y le dijo que ella iba a hacer algo que a mí me iba a doler bastante y mi mamá le dijo que se calmara que tranquila, que ella también había sufrido mucho cuenta mi mamá” F. 3335 c.5 declaración del dg. (Nicolás) (compañero de la víctima).

(…) ese día 28 de diciembre o mejor del 27 de diciembre eran como las 10 y media y once de la noche, timbró el teléfono y yo me sorprendí, cuando contesté escuché la voz de (Gloria), que me dijo la asusté yo le dije que si, le dije qué está haciendo a esta hora despierta y me dijo aquí tomándome unos roncitos. Le dije sola y ella me dijo si, porque (Nicolás) sale a la 1:00 horas de la mañana [sic] y lo voy a esperar, le pregunté que cómo iban las cosas con (Nicolás), me dijo que lo mismo que la llamaban por teléfono a hacerles chismes de él, yo le dije bobita no haga caso eso es pura envidia que les tienen ella me dijo pero eso no [sic], yo le voy a hacer una cosa a (Nicolás), que le va a causar harto dolor, yo le dije que qué, me dijo nada, le dio risa, yo me puse a pensar, será que lo va a dejar? Será que se va a conseguir otro?”. F. 91 c. 3 declaración de la señora (Martha) (Suegra de la víctima).



mano izquierda, lo que es posible que con esta sostuvo el arma mientras la disparaba, en acción como la presuntamente realizada30.

    1. La hoy occisa sí tenía motivos para suicidarse, pues la noche de autos, aun cuando (Nicolás) creyó tranquilizarla no lo logró y los celos pueden trastornar a una persona, véase lo que al respecto dice el profesor Orlando Gómez López, en su obra el delito emocional, “los celos engendran en el celoso terribles y cruentos designios: desde la idea suicida hasta el homicidio colectivo, surgen en la mente acalorada del celoso, el cual comienza a cultivar la idea de una dulce venganza (Editorial Temis, 1991, página 205)31.

    2. Que la víctima debió sostener el revolver con la mano izquierda y disparar con la derecha (según perito), así cree el Ministerio Público que el hecho ocurrió, dado el ahumamiento que presenta la víctima en la palma de la mano izquierda y que debió producirse al tener acido el tambor al momento del disparo, pues no tenemos prueba de que entre la víctima y el sindicado se haya suscitado algún forcejeo32.

    3. Que el disparo se hizo a distancia corta a 20 cm. mínimo y los suicidas lo hacen a contacto, es una afirmación que no constituye verdad absoluta, porque finalmente es el suicida quien escoge la forma de poner fin a su vida, al respecto recordemos que el forense no descarta el hecho de hallarnos frente a un suicidio, pero según peritazgo que obra a folio 94 el disparo se produjo a menos de 20 cm. ya que la ropa



  1. En “el cotejo balístico, se establece que el arma enviada para estudio, tipo revolver, marca Smith & Wesson No. 782684 disparó y repercutió el proyectil y la vainilla respectivamente” F. 251-255 c. 3; 90-94 c. 5 Informe del Laboratorio de Balística Forense del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.



  1. (…) Ella no tomaba, no salía, no sé qué pasó con ella, aunque ella si estaba muy aburrida y de pronto tenía ganas de irse y abandonar a (Nicolás) por su comportamiento, pero nunca me comentó que tuviera ganas de matarse” F. 330 vto c.3; 190-191 c. 5 declaración de Deiba (xxxx) (amiga de la víctima).

(…) Ella era una niña pasiva, calmada, me decía que le gustaba estudiar, que lo que pensaba era irse para (Maní) y seguir estudiando y que la niña se la vería la mamá, porque ella venía mucho y ella iba mucho, me dijo que era hija natural y ese temperamento de ella no daba como para suicidarse, jamás”. F. 331-332 vto c. 3; 186-187 c. 5 declaración de Adalgisa (xxxx) (amiga de la víctima).





  1. En el dictamen pericial ordenado de oficio se determinó que en la escena de los hechos se encontraron signos de violencia.



En la escena se encontraron signos de violencia que no aparecen satisfactoriamente explicados: Hay un toallero roto en el baño, hay manchas de sangre en el baño, hay una prenda interior con manchas en el primer nivel de la casa y no se comprobó que la señora estuviera menstruando (la autopsia no encontró signos de menstruación en vagina, en el panty o interior que estaba puesto en el cadáver no se refiere que hubiera protector o toalla higiénica).

(…..) En la escena hay signos de violencia que no fueron satisfactoriamente explicados, hay un toallero roto y manchas de sangre en el baño, hay una prenda interior con manchas en el primer nivel de la casa y no se comprobó que la señora estuviera menstruando, etc.

de la occisa presenta ahumamiento33; que confrontada la necropsia con el dictamen sobre la ropa de la señora (Gloria) se debe concluir que el disparo se produjo entre 1 y 20 cm., aproximadamente, es decir a corta distancia.

    1. El peritazgo de balística tampoco incrimina al sindicado de autos, por el contrario, siembra duda sobre la autoría de la muerte de la señora (Gloria), porque hay aspectos que concuerdan y otros que no con disparos suicidas34.

    2. Finalmente, la prueba de absorción atómica (aun cuando la misma no es absoluta), sólo arrojó resultados positivos para la víctima35 (f. 438 a

446 c. 3; 290-298 c. 5).

- El Fiscal Tercero de la Unidad de Vida, Delegado ante los Jueces Penales del Circuito de (Maní), mediante providencia de 22 de mayo de 2000, precluyó la investigación adelantada en contra del señor (Nicolás), haciendo suyos los argumentos esbozados por la aludida Procuradora





  1. En el dictamen pericial ordenado de oficio se concluyó que el disparo fue realizado a contacto firme en la zona precordial izquierda.



  1. En el dictamen pericial ordenado de oficio se concluyó el homicidio, como probable manera de muerte de la señora (Gloria).



Todo lo anterior indica que en este caso no se confirmó que la manera de muerte fuera suicidio, las versiones sobre los hechos no están satisfactoriamente respaldadas en los hallazgos técnicos (examen en la escena, autopsia, estudios complementarios) y con los datos disponibles, desde el punto de vista forense, la probable manera de muerte es homicidio

(…..) El hallazgo de ahumamiento en la palma de la mano izquierda no es compatible con que esa mano haya sido la que accionó el disparador del revólver (ver página 30). Además la persona fallecida era diestra. Ese ahumamiento pudo ocurrir por un intento de defensa, al tratar la víctima de alejar un arma que le estuviera apuntando. Eso también explicaría un resultado positivo para residuos de disparo (restos del fulminante, plomo, bario, cobre y antimonio) en las manos.



  1. En el dictamen pericial ordenado de oficio se explicó por qué, en el sub judice, la prueba de absorción atómica no es concluyente.



Los estudios de residuos de disparo, tanto en las manos de la fallecida como en las del Sr. (Nicolás), no se pueden interpretar como prueba de certeza. Las muestras no se tomaron empleando un método homologado (ver página 23 y 24 del presente texto), el resultado reportado no tiene la cuantificación de los elementos encontrados para cada mano y esta prueba no descarta que el Sr. (Nicolás) haya disparado recientemente un arma de fuego y tampoco confirma que la Sra. (Gloria) haya accionado el arma contra sí misma.

Dado que la dispersión de los gases al accionar un arma de fuego puede alcanzar también la mano de otra persona que esté cerca (ver imágenes en la página 23), el resultado positivo de residuos de disparo en la mano de la Sra. (Gloria) no significa que ella haya accionado el arma, pudo por ejemplo haber tratado de apartar el arma si otra persona le estaba apuntando con ella.

Ciento Siete Judicial en su concepto (f. 68 a 77 c. ppl., 15 a 26 c. 2, 448 a 460 c. 3;

312-323 c. 5).

- La Oficina de Asuntos Disciplinarios del Departamento de Policía de (xxxx), mediante providencia de 15 de febrero de 2001, resolvió aceptar “los argumentos de defensa planteados por el señor dg. (Nicolás), c.c. (xxxx) de (Maní) y su apoderado, dentro del informativo disciplinario No. (xxxx) y, en consecuencia, absolverlo de responsabilidad disciplinaria en el presente caso”, porque (i) no hay pruebas que incriminen al uniformado como autor, determinador o cómplice de la muerte de la señora (Gloria); (ii) la muerte de la antes nombrada fue producto de su auto determinación9; (iii) el revolver involucrado en el suicidio hacía parte de un plan de trabajo que implicaba el porte del mismo de forma permanente y (iv) las dudas surgidas en el proceso, relacionadas con los resultados de las pruebas técnicas, tienen que ser resueltas a favor del investigado. Se destaca:



(…) a la luz de las pruebas obtenidas, no podemos responsabilizar de esta muerte a (Nicolás), porque no fue autor, ni colaborador, ni cómplice de esta situación, tampoco facilitó los medios porque esa noche en el momento de la detonación estaba dormido, en su comentario, y ello a la legalidad debe entenderse como duda resuelta en su favor, toda vez que no habían más testigos y la duda no se puede eliminar por otro medio que no sea resolverla en su favor, a parte de ello tampoco hay un indicio fuerte que haga recaer sospechas en su contra, lo cual se evidenció con la prueba de absorción atómica arrimada al expediente (…).

Como lo ha manifestado la justicia ordinaria, la determinación adoptada por (Gloria) es indescriptible, ni siquiera descifrable fácilmente por la ciencia médica siquiátrica, porque la conducta humana es muy variable y, no por ello, podemos investigar al procesado de un acto que es de entera determinación de otra persona, quien se auto facilitó los medios idóneos para finiquitar su macabra intención, aprovechando la confianza que el sujeto activo de esta investigación, en este caso (Nicolás), le había depositado como compañera permanente (…).

Otra cosa bien distinta es el asunto del arma oficial. Tenemos que (Nicolás) había recibido en dotación permanente un revolver que portaba para todos sus actos del servicio por pertenecer a la policía comunitaria, ya que así está diseñado el plan de trabajo diario en el cual se hace necesario el porte de esta arma en todo momento, empero con la obligación de abonarla en el armerillo cuando estuviere disfrutando de sus días de asueto (…). En estas condiciones, tenemos que el único sitio seguro para tener el arma en su casa, era cualquier rincón de la misma, mientras que se cuente con las condiciones necesarias de seguridad y que el arma no quede al alcance de personas desequilibradas, inexpertas, inimputables o menores de edad (…) y desde luego no había motivos o antecedentes para desconfiar o pretender pensar que ella se habría de suicidar. (Gloria), precisamente aprovechando que el esposo quedara dormido, la tomó con el tiempo suficiente para premeditarlo, porque incluso se bañó y cambió de ropa y luego tomó la determinación funesta, aprovechando que ningún obstáculo latente se colocaba en su camino y así finalizó su existencia con detrimento y perjuicio para los intereses de las personas, en especial de su esposo y, por ende, de la Policía Nacional10.

Esas dudas sembradas en el proceso, necesariamente deben resolverse a favor del imputado, máxime cuando las muestras técnicas resuelven el conflicto en su favor pero con diferencias en cuanto a la posición del arma (f. 491-512 c.3- resaltado con subrayas fuera del texto).



  • El Grupo Nacional de Psiquiatría y Psicología Forense del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, luego de analizar los testimonios obrantes en el sub judice, identificó la presencia de los siguientes factores de riesgo de violencia conyugal grave o mortal –suicidio/homicidio- contra la señora (Gloria): comportamientos agresivos bajo efectos del alcohol – de su compañero-, violencia anterior de éste contra desconocidos o conocidos no familiares (denuncias), el hecho de tener muchas parejas o de inspirar sospechas de infidelidad en la pareja, posesividad y control. Así mismo y, no menos importante, la tenencia y porte de armas dentro del escenario familiar(f. 361-367, 378-391 c. ppl.).



  • El dictamen pericial ordenado de oficio, en esta instancia, el cual fue efectuado por el especialista en Medicina y Antropología Forense, señor Máximo Alberto Duque Piedrahita, concluyó que (i) la probable manera de muerte de la señora (Gloria) fue homicidio; (ii) hubo alteración del lugar y del cadáver y (iii) faltó impulso investigativo por parte de la Fiscalía para establecer la realidad. Respecto de la primera conclusión, luego de exponer ampliamente los principios técnico-científicos aplicados, el perito señaló:



ANÁLISIS E INTERPRETACIÓN DE RESULTADOS.

La medicina forense se podría definir como la aplicación de los conocimientos científicos de la medicina a las diferentes ramas del Derecho, a través de la realización de pericias medicolegales que sirven como el instrumento por medio del cual se auxilia a la administración de justicia para brindarle luces y aportarle pruebas confiables respecto a la causa de muerte (herida de arma de fuego, de arma cortopunzante, enfermedad natural, etc.), manera de muerte (homicidio, suicidio, accidente o natural), mecanismo de muerte (el mecanismo fisiopatológico por el cual una herida o alteración de la salud lleva al deceso), entre otras cosas.

Ninguna de las técnicas que hacen parte de las especialidades forenses tiene la capacidad de adivinar o de ver lo que no se pueda comprobar científicamente o ser explicado a la luz de la lógica. Cualquier conclusión pericial que no tenga sustento científico cae en el terreno de lo hipotético o de la especulación.

A continuación se procede a absolver el cuestionario planteado por la Magistrada solicitante:

1. …con fundamento en las pruebas obrantes en el plenario, rinda un informe sobre (i) si la muerte de la señora (Gloria) (q.e.p.d.) concuerda con un homicidio o suicidio…

Acorde a la información disponible, desde el punto de vista forense, en este caso la probable manera de muerte es homicidio.

Según la información científica resumida en las páginas 14 a 29 del presente texto, el disparo que sufrió la Sra. (Gloria) fue efectuado a contacto firme contra la zona pectoral izquierda del cuerpo. Los residuos de disparo detectados tanto en las prendas como en la piel y tejidos internos del cuerpo indican que la boca del cañón del arma de fuego estaba apoyada contra el cuerpo y los residuos de disparo impregnaron tanto las capas de tela como la piel y los tejidos internos (ver páginas 21 y 22 donde se exponen aspectos técnicos al respecto).

La lesión que esta persona sufrió no fue letal al instante. Lo que describe el informe de autopsia es que el proyectil causó una lesión tangencial en la aurícula izquierda del corazón, de 1 cm, y una herida en la língula del pulmón izquierdo. La herida de la língula no es letal en sí misma. La herida en la aurícula es grave, mortal, pero la persona que la sufra no muere inmediatamente sino cuando haya perdido un volumen importante de la sangre (hemorragia interna) o si presenta el fenómeno de taponamiento cardíaco (se llena de sangre el pericardio y eso impide que el corazón bombee sangre). Con esta lesión es factible que (Gloria), quien era una mujer joven previamente sana, haya tardado en morir varios minutos sin que sea posible indicar con exactitud el lapso de tiempo que sobrevivió (pudo ser inclusive de 10 o más minutos). En ese lapso de tiempo la persona pudo haber hablado, o si estaba de pie pudo haber caminado algunos pasos antes de colapsar debido a la pérdida de volumen de sangre.

El hallazgo de ahumamiento en la mano izquierda del cadáver no es compatible con que esa haya sido la mano que accionó el arma de fuego tipo revólver que se encontró en la escena (ver páginas 22 a 23 y 28 a 29 donde se exponen conceptos técnicos al respecto). Si el disparador del arma hubiera sido accionado con el dedo pulgar de la mano izquierda, no debería haber quedado ahumamiento en la palma de esa misma mano. A la derecha se muestra una foto modificada (invertida en sentido lateral) para mostrar que si la mano izquierda acciona el disparador, la palma de la mano izquierda está cubierta por la culata del arma, alejada del cañón, y no habría resultado con ahumamiento.

(…) Abajo se muestra un detalle de una de las fotos tomadas al cuerpo de (Gloria). En la palma de la mano se observa ahumamiento. Este hallazgo, como se explica en el párrafo anterior, no es compatible con que ella haya disparado el arma de fuego tipo revólver con esa misma mano. Pero si puede deberse a que esa parte de la mano estaba agarrando el arma en un punto cercano a la brecha que queda entre el cañón y el tambor del revólver; o puede deberse a un ahumamiento ocurrido por un disparo diferente al que le quitó la vida (en la escena solo se describen signos de un solo disparo, pero hay testimonios que dicen haber escuchado más de un disparo, sin que logren precisar que hayan ocurrido en esa misma casa).

Los estudios de residuos de disparo, tanto en las manos de la fallecida como en las del Sr. (Nicolás), no se pueden interpretar como prueba de certeza. Las muestras no se tomaron empleando un método homologado (ver página 23 y 24 del presente texto), el resultado reportado no tiene la cuantificación de los elementos encontrados para cada mano y esta prueba no descarta que el Sr. (Nicolás) haya disparado recientemente un arma de fuego y tampoco confirma que la Sra. (Gloria) haya accionado el arma contra sí misma.

Dado que la dispersión de los gases al accionar un arma de fuego puede alcanzar también la mano de otra persona que esté cerca (ver imágenes en la página 23), el resultado positivo de residuos de disparo en la mano de la Sra. (Gloria) no significa que ella haya accionado el arma, pudo por ejemplo haber tratado de apartar el arma si otra persona le estaba apuntando con ella.

Las versiones que dicen que la Sra. (Gloria) subió desnuda a dormir, luego se levantó, se arregló y se vistió, buscó el arma cargada que estaba en el primer nivel de la casa, luego subió de nuevo trayendo el arma con la reata y la chapuza (funda para el arma), se acostó al lado de su esposo (nótese que el cadáver está casi en la mitad de la cama, y con una almohada debajo de la espalda, no bajo la cabeza, ver diagrama en las páginas 11 y 33) y se cobijó antes de dispararse por encima de la ropa, no son coherentes con lo esperado en una persona que quiera suicidarse. Lo usual sería que bajara sigilosamente, buscara el arma e inmediatamente se disparara sin dar oportunidad a que su esposo o alguien más se diera cuenta de lo que ocurría y le frustrara la intención de morir; además si la persona se tomó el trabajo de vestirse y arreglarse (nótese por ejemplo que las fotos muestran el cuerpo con el cabello bien peinado) también era de esperarse que se tomara el tiempo para dejar una nota.

La secuencia cronológica de los eventos (ver diagrama de línea de tiempo en la página 8 de este dictamen) indican que entre el momento del disparo y el aviso a la estación de policía pudo haber transcurrido un lapso relativamente prolongado de tiempo (pudo ser hasta de una hora), lo cual no aparece explicado de manera satisfactoria en este caso.

En la escena se encontraron signos de violencia que no aparecen satisfactoriamente explicados: Hay un toallero roto en el baño, hay manchas de sangre en el baño, hay una prenda interior con manchas en el primer nivel de la casa y no se comprobó que la señora estuviera menstruando (la autopsia no encontró signos de menstruación en vagina, en el panty o interior que estaba puesto en el cadáver no se refiere que hubiera protector o toalla higiénica).

Todo lo anterior indica que en este caso no se confirmó que la manera de muerte fuera suicidio, las versiones sobre los hechos no están satisfactoriamente respaldadas en los hallazgos técnicos (examen en la escena, autopsia, estudios complementarios) y con los datos disponibles, desde el punto de vista forense, la probable manera de muerte es homicidio (c. anexo de peritaje).



  • El Juzgado Cuarto de Familia, mediante providencia de 21 de febrero de 2011, aprobó, en el proceso de modificación de custodia y cuidado personal, promovido por la señora (Martha) contra el señor (Nicolás), el siguiente acuerdo conciliatorio:



LA CUSTODIA Y CUIDADO PERSONAL de la menor (flor) quedará en cabeza de la abuela paterna (Martha).

La cuota alimentaria que suministrará el señor (Nicolás) a la señora

(Martha) para su menor hija (flor) será (…..).



En cuanto a las visitas no hay regulación, por cuanto la abuela paterna manifiesta que la menor no desea ver a su padre y el padre manifiesta que tampoco tiene voluntad (f. 269-272, 273-276 c. ppl.).



  • La Defensora de Familia-Regional (xxxx) -Centro Zonal de (Maní) Dos, señora Liliana (xxxx), obrando en defensa de los intereses de la adolescente (flor), presentó demanda de privación de la administración de los bienes contra el señor (Nicolás), porque:



(….) al señor (Nicolás) se le identifica como un padre ausente respecto de su hija, hubo un tiempo que estuvo al lado de ella, después de iniciar la convivencia con su esposa (Yamile) se presenta el distanciamiento y la falta de compromiso con su hija, lo que le aportaba inicialmente fue en muchas ocasiones al escondido de la pareja del padre, todo esto transcurre durante muchos años y más el incumplimiento del padre en aportar a la señora (Martha) lo necesario para cubrir las necesidades cotidianas. El señor se encuentra con embargo para cumplir con la cuota alimentaria a su hija, lleva varias semanas sin comunicarse con su familia e hija por encontrarse enojado por el embargo establecido por su señora madre; el distanciamiento de la familia del señor y su familia es notorio, llevan 5 años sin hacer una visita e interesarse por las actividades familiares, donde está involucrada, en todo momento, (flor). Por todo lo anterior, se puede definir que (flor) se encuentra en buenas condiciones de cuidado, protección y con restablecimiento de derechos al lado de su abuela paterna y el grupo familiar paterno, considerando que esta familia cumple una función óptima para el cumplimiento de los derechos fundamentales de la adolescente (f. 303-315 c. ppl.).



  • El Juzgado Primero de Familia de (Maní), mediante providencia de 4 de marzo de 2014, aprobó el acuerdo conciliatorio efectuado por los señores (Martha) y (Nicolás) respecto de la administración de bienes de la menor (flor), así:



Acepta el demandado señor (Nicolás), se le PRIVE DE LA ADMINISTRACIÓN DE BIENES O DERECHOS de su hija (flor), quien se encuentra bajo la custodia y cuidado personal de su abuela paterna, la señora (Martha).

Acepta el demandado señor (Nicolás) que sea la señora (Martha), abuela paterna de (flor), quien en adelante se encargue de la administración de los bienes y derechos de la adolescente, nombrándosele como CURADORA DE LA ADMINISTRACIÓN DE LOS BIENES (f. 329-330 c. ppl.).



  • Este despacho, mediante providencia de 7 de febrero de 2014, confirmó al abogado (Leonardo), designado por el a quo como agente oficioso, para que continúe representando a la adolescente (flor), en lo que

resta del proceso (f. 316-322 c. ppl.).



  • De los testimonios recepcionados por el a quo, se puede inferir que: (i) la señora (Gloria) recibía maltrato físico y psicológico de parte de su compañero permanente, el dragoneante (Nicolás); (ii) los conflictos de la pareja tuvieron que ver con la infidelidad del uniformado y el derecho de la mujer a tomar sus propias decisiones (iii) la muerte de la antes nombrada les causó a su madre, hermana e hija mucho dolor:



(….) conocí a (Gloria) estudiando, ella se retiró del Colegio y conoció a un muchacho que era Policía, inclusive la mamá del muchacho iba mucho a la casa a sacarlas a ellas dos a pasear con el muchacho, se llamaba (Nicolás), no recuerdo el apellido, me di cuenta de eso hasta que ellos dos se unieron maritalmente, (Gloria) y el agente de la Policía, estuvieron viviendo en el (Portal) en un apartamento enseguida de la inspección de Policía, después a él lo trasladaron para (El Espino), ella venía esporádicamente a la casa, ahí (Gloria) le comentaba a la mamá que el muchacho se mantenía con una y otra y que venía por la noche a golpearla, una vez si llegó maltratada la muchacha a la casa de la mamá. (…). En el rostro, como un golpe colorado pequeño al lado izquierdo del pómulo, personalmente no conversó conmigo, doña (Anaceneth) me comentó que había pasado, que él había llegado muerto de celos y la había golpeado (…). Yo escuchaba que (Gloria) le contaba cosas a la mamá sobre el trato que recibía de (Nicolás), yo llegaba a la casa a ver televisión y escuchaba los comentarios, que él se mantenía patrullando, que andaba con una y saludaba a otra, la muchacha era como muy celosa, que le pegó, me constó verla con el morado en la cara, antes de eso ella comentaba que (Nicolás) la echaba, que se fuera (f. 25-29 c. 3 declaración del señor Héctor (xxxx)-amigo y vecino de las demandantesnegrita con subrayas fuera del texto).

Conocí a (Anaceneth) con las dos hijas (Gloria) y (Manuela), siempre las veía que andaban juntas (….) lo último que supe yo fue que se había conseguido un novio que trabajaba en la Policía –(Gloria)- , lo conocí de lejos pero no traté con él, después me di cuenta que se había ido a vivir con él, que le daba muy malos tratos porque la aporreaba, porque estuvo viviendo unos días en el mismo (Portal), yo no llegué a presenciar –maltrato-, de pronto con los ojos morados que se la encontraba uno por ahí y la veía aporreada, me decía la gente, los vecinos, que ese señor le pegaba (…) me decían que pesar de esa muchacha tan joven y cómo la aporrean y de pronto que la mamá decía que el policía le pegaba (…). Eso fue muy impresionante –muerte-, a ellas les

dio muy duro, fue un golpe muy duro (f. 33-35 c. 3 -declaración de la señora Rosa (xxxx)–vecina de las actoras- negrita con subrayas fuera del texto)

  • La muerte de la señora (Gloria), ocurrida el 28 de diciembre de 1998, se acreditó con: (i) el registro civil de defunción serial No. (xxxx) (f. 232 c. 5); (ii) el acta de levantamiento del cadáver diligenciada por la Unidad Local de

Fiscalía de (El Espino) (f. 116, 165 c. 3; 1-1vto c. 5) y (ii) la necropsia médico legal practicada a la occisa en el Hospital San José de (El Espino) (f. 117 a

117, 172 a 173 c. 3; 9-10 c. 5).





  • Las demandantes demostraron el vínculo de consanguinidad que las unía a la víctima, así: la señora (Anaceneth) acreditó ser la madre de la difunta (Gloria), según consta en el registro civil de nacimiento de la última (f. 5 c. ppl., 7 c. 3) y la señora (Manuela) y la menor (flor) demostraron, con sus registros civiles de nacimiento, ser la hermana e hija de la occisa (f. 7, 8 c.

ppl., 23 c. 3).


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal