Consejo permanente cp/acta 1091/96 31 octubre 1996



Descargar 244.12 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño244.12 Kb.
  1   2   3   4   5   6


OEA/Ser.G

CONSEJO PERMANENTE CP/ACTA 1091/96

31 octubre 1996

ACTA
DE LA SESIÓN ORDINARIA


CELEBRADA
EL 31 DE OCTUBRE DE 1996
Aprobada en la sesión del 18 de diciembre de 1997


ÍNDICE

Página
Nómina de los Representantes

que asistieron a la sesión 1


Aprobación del orden del día 2
Aprobación de actas 2
Informe oral de la Presidenta de la

Comisión de Seguridad Hemisférica

sobre la sesión especial de dicha

Comisión acerca de Preocupaciones

Especiales de Seguridad de los

Pequeños Estados Insulares 3


Informe oral del Presidente del Grupo

de Trabajo sobre la Cooperación

de la OEA a la Conferencia Cumbre

sobre Desarrollo Sostenible acerca

de la segunda sesión especial del

Grupo de Trabajo 13


Informe oral del Secretario Ejecutivo

de la Comisión Interamericana para

el Control del Abuso de Drogas

sobre el vigésimo período ordinario

de sesiones de la CICAD 19
Presentación del Subsecretario de

Administración del plan de trabajo

de la dependencia a su cargo 25
Temas a tratar en próximas sesiones

del Consejo Permanente 35


Informe de la Presidenta de la

Comisión de Asuntos Administrativos

y Presupuestarios relativo a las

decisiones tomadas en relación con la

situación presupuestaria y financiera

de la Organización 36


Página
Intervención del Representante del

Brasil con relación al Premio Nóbel

de la Paz 1996 38
Solidaridad con el Brasil ante el

desastre ocurrido en la línea aérea

regional TAM el 30 de octubre de 1996 39


CONSEJO PERMANENTE DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS
ACTA DE LA SESIÓN ORDINARIA

CELEBRADA EL 31 DE OCTUBRE DE 1996

En la ciudad de Washington, a las diez y media de la mañana del jueves 31 de octubre de 1996, celebró sesión ordinaria el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos. Presidió la sesión la Embajadora Beatriz M. Ramacciotti, Representante del Perú y Presidenta del Consejo Permanente. Asistieron los siguientes miembros:
James Schofield Murphy, Embajador Representante de Belice y Vicepresidente del Consejo Permanente

Lawrence Chewning Fábrega, Embajador Representante de Panamá

José Antonio Tijerino, Embajador Representante de Nicaragua

Marlene Villela de Talbott, Embajadora Representante de Honduras

Corinne McKnight, Embajadora Representante de Trinidad y Tobago

Harriet C. Babbitt, Embajadora Representante de los Estados Unidos

M.A. Odeen Ishmael, Embajador Representante de Guyana

Brian Dickson, Q.C., Embajador Representante del Canadá

Carlos Casap, Embajador Representante de Bolivia

Carmen Moreno de Del Cueto, Embajadora Representante de México

Alicia Martínez Ríos, Embajadora Representante de la Argentina

Carlos Holmes Trujillo, Embajador Representante de Colombia

Osbert W. Liburd, Embajador Representante de St. Kitts y Nevis

Lionel Alexander Hurst, Embajador Representante de Antigua y Barbuda

Mauricio Granillo Barrera, Embajador Representante de El Salvador

Antonio Mercader, Embajador Representante del Uruguay

Arlington Griffith Butler, Embajador Representante del Commonwealth de las Bahamas

Francisco Paparoni, Embajador Representante de Venezuela

Itamar Franco, Embajador Representante del Brasil

Renato Villanueva, Representante Interino de la República Dominicana

Cicyl Glenn Alwart, Representante Interino de Suriname

Gail Mathurin, Representante Interina de Jamaica

Carlos Croharé, Representante Interino de Chile

Lautaro Pozo, Representante Suplente del Ecuador

Cecily Norris, Representante Suplente de San Vicente y las Granadinas

Juliet E. Mallet, Representante Suplente de Santa Lucía

Arnaldo Ricardo Salazar, Representante Suplente del Paraguay

Rubén Robles V., Embajador Representante Suplente de Costa Rica

Arturo R. Duarte, Representante Suplente de Guatemala

Guy Pierre, Representante Suplente de Haití

Ricardo R. Browne, Representante Suplente de Barbados

Adrian Hayes, Representante Suplente de Grenada


También estuvo presente el Secretario General Adjunto de la Organización, Embajador Christopher R. Thomas, Secretario del Consejo Permanente.

La señora PRESIDENTA: Declaro abierta la presente sesión ordinaria del Consejo Permanente, convocada para considerar los asuntos que figuran en el proyecto de orden del día, documento CP/OD.1091/96.

APROBACIÓN DEL ORDEN DEL DÍA
La señora PRESIDENTA: A continuación pasamos a considerar el proyecto de orden del día.
[El proyecto de orden del día contiene los siguientes puntos:
1. Aprobación de actas de las sesiones celebradas el 7 de febrero, 18 de marzo y 17 de abril de 1996 (CP/ACTAS 1059, 1064 y 1069/96)
2. Informe oral de la Presidenta de la Comisión de Seguridad Hemisférica sobre la Sesión Especial de la Comisión de Seguridad Hemisférica sobre Preocupaciones Especiales de Seguridad de los Pequeños Estados Insulares
3. Informe oral del Presidente del Grupo de Trabajo sobre la Cooperación de la OEA a la Conferencia Cumbre sobre Desarrollo Sostenible acerca de la Segunda Sesión Especial del Grupo de Trabajo
4. Informe oral del Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas sobre el vigésimo período ordinario de sesiones de la CICAD
5. Presentación del Subsecretario de Administracién sobre el plan de trabajo de la dependencia a su cargo
6. Otros asuntos.]
Si no hubiera observaciones, lo daríamos por aprobado. Aprobado.

APROBACIÓN DE ACTAS


La señora PRESIDENTA: Como primer punto del orden del día figura la aprobación de actas de las sesiones celebradas los días 7 de febrero, 18 de marzo y 17 de abril de 1996, CP/ACTAS 1059, 1064 y 1069/96. De acuerdo con la Secretaría, se han efectuado las correcciones de estilo presentadas por las misiones, las cuales han sido introducidas en ellas.
Si no hubiera observaciones adicionales, las daríamos por aprobadas. Aprobadas.

INFORME ORAL DE LA PRESIDENTA DE LA COMISIÓN DE SEGURIDAD

HEMISFÉRICA SOBRE LA SESIÓN ESPECIAL DE DICHA COMISIÓN

ACERCA DE PREOCUPACIONES ESPECIALES DE SEGURIDAD



DE LOS PEQUEÑOS ESTADOS INSULARES
La señora PRESIDENTA: Como los señores Representantes observarán en los puntos 2, 3 y 4 del orden del día, la Presidencia ha estimado conveniente que el Consejo Permanente tome conocimiento de los resultados de tres importantes reuniones que se han realizado en las últimas semanas, vinculadas con los temas prioritarios de la nueva agenda que tenemos en nuestra Organización. Me refiero, por una parte, a la sesión especial de la Comisión de Seguridad Hemisférica sobre las preocupaciones especiales de los pequeños Estados insulares en lo que respecta a la seguridad. Por otra parte, tuvimos también el desarrollo de la segunda sesión especial del Grupo de Trabajo sobre Cooperación de la OEA a la Conferencia Cumbre sobre Desarrollo Sostenible, en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Asimismo, se realizó en la ciudad de Buenos Aires el vigésimo período ordinario de sesiones de la CICAD.
Creemos que en estos tres temas, es decir, en lo que respecta a la seguridad hemisférica, al desarrollo sostenible y también a la lucha antidrogas, que son fundamentales en la agenda de nuestra Organización, se han logrado algunos avances importantes que son de interés para este Consejo Permanente. En tal sentido, hemos invitado a la Presidenta de la Comisión, al Presidente del Grupo de Trabajo y luego al Secretario Ejecutivo de la CICAD, para que nos informen sobre el desarrollo de estas reuniones.
De acuerdo con el punto 2 de nuestra agenda, me es muy grato ofrecerle, en primer lugar, el uso de la palabra a la señora Embajadora Carmen Moreno de Del Cueto, Representante Permanente de México y Presidenta de la Comisión de Seguridad Hemisférica, para que nos informe sobre el desarrollo y los resultados de la sesión especial celebrada hace unas semanas.
La señora PRESIDENTA DE LA COMISIÓN DE SEGURIDAD HEMISFÉRICA: Muchas gracias, señora Presidenta. Es para mí un honor informar al Consejo Permanente sobre los desarrollos recientes de los trabajos de la Comisión de Seguridad Hemisférica. En cumplimiento de la resolución AG/RES. 1410 (XXVI-O/96), la Comisión de Seguridad Hemisférica celebró en esta sede los días 17 y 18 de octubre pasado una sesión especial sobre las preocupaciones de seguridad de los pequeños Estados insulares.
Nuestra sesión inaugural contó con la presencia de la señora Presidenta del Consejo, del señor Presidente de la CEPCIDI, del señor Secretario General Adjunto y con la muy numerosa participación de los señores Representantes Permanentes y de todos los Estados Miembros.
Consideramos que esta reunión tenía una especial significación porque era la primera vez que esta Organización se reunía para hablar sobre las preocupaciones especiales de seguridad de los pequeños Estados insulares. Por supuesto que nuestro trabajo se basó en los parámetros que tenemos en esta Organización, tales como la Carta y los principios de no intervención, autodeterminación, soberanía, igualdad soberana, nuestra profunda convicción pacifista y nuestra aspiración común al desarrollo, además de la historia de nuestra región en materia de seguridad.
Hace casi treinta años suscribimos el Tratado de Tlatelolco, que ha hecho que nuestra región sea la primera zona poblada libre de armas nucleares en el mundo. La participación tan amplia de los países del Caribe ha dado a esta reunión una vigencia especial. Nosotros hemos tenido muchas iniciativas muy importantes en el área de seguridad para hacer de nuestro hemisferio una zona libre de minas antipersonales. Consideramos que en este sentido y en el espíritu de establecer zonas de paz en el mundo, fue muy importante la atención especial hacia las preocupaciones de los pequeños Estados insulares dentro del esquema de seguridad global que tenemos en la Organización.
Nosotros partimos de la concepción de que el Caribe es una zona donde puede prevalecer la paz y donde, con el apoyo y la cooperación internacional, se pueden contrarrestar las vulnerabilidades derivadas del tamaño, de las características económicas o de las circunstancias históricas, y actualmente de los retos que presenta la economía global.
Señora Presidenta, considerando que no hay una clara definición de cuáles son los problemas de seguridad ni tampoco unanimidad sobre la dimensión de los límites del concepto de seguridad en el Caribe, considero que esta reunión permitió avanzar en la respuesta hacia muy numerosas interrogantes que nos hemos planteado: cuál es la compatibilidad entre un sistema regional de defensa y un sistema hemisférico; cuáles son los límites de la autodeterminación y de la colaboración en materia de seguridad; hasta dónde podemos considerar problemas ambientales como problemas de seguridad; hasta dónde podemos considerar problemas que se derivan del acceso a los mercados como problemas de la seguridad. Todas estas interrogantes estuvieron presentes en nuestra sesión.
La reunión contó con la participación de numerosos expertos que los gobiernos decidieron acreditar en sus delegaciones. Muchos de ellos, académicos dedicados al estudio de los distintos temas de la agenda, hicieron importantes aportaciones. De esta manera, la reunión contó con numerosas presentaciones, centradas en un tema específico. La brevedad del tiempo y la riqueza de las presentaciones hicieron imposible, señora Presidenta, la elaboración inmediata de un resumen o de un informe. En este momento la señora Vicepresidenta de la Comisión, la Representante Alterna de Jamaica, Ministra Gail Mathurin, se encuentra elaborando un documento que la Comisión considerará en su sesión del 26 de noviembre, ya que nuestra próxima sesión, que será el día 12, estará dedicada al tema de minas antipersonales y contará con la participación del Presidente de la Conferencia sobre Minas que tuvo lugar en Canadá, de funcionarios de la Cruz Roja Internacional que vendrán especialmente para esa ocasión, del Presidente de la Junta Interamericana de Defensa y de la Unidad para la Promoción de la Democracia.
Entonces será el día 26 de noviembre cuando la Comisión decidirá cómo vamos a continuar analizando este asunto.
Nuestra temática fue muy rica y se desarrolló de acuerdo con una serie de tópicos que ya verán y que ustedes seguramente recuerdan. El primero fue sobre la seguridad de los pequeños Estados insulares, en el cual hubo un panorama histórico, características de la región, y donde se habló de la democracia, de la cultura y del desarrollo. Hubo enfoques muy interesantes sobre lo que es la herencia histórica de todos estos países, sobre todo, cómo se formaron los conceptos de seguridad antes y cómo se forman ahora. También se habló de la situación respecto a alianzas militares y a vínculos con otras instituciones de seguridad del Hemisferio.
El segundo tema ventiló las preocupaciones especiales de seguridad de los pequeños Estados insulares en una era de paz y en una región pacífica. Aquí se habló de lo que se puede considerar como amenazas externas, divididas éstas en militares y no militares, y dentro de estas últimas hubo el análisis de cuestiones como narcotráfico, crimen internacional y comercio ilícito de armas. También en este capítulo se analizó el problema de la vulnerabilidad económica. Hubo una ponencia muy interesante en la cual se planteó la forma de establecer índices de vulnerabilidad o nuevos conceptos y nuevas formas de índices para la consideración de los foros financieros internacionales.
El tercer tema se refirió a la cooperación multilateral para reducir las amenazas a la seguridad de los pequeños Estados insulares. Aquí hablamos, primero, de las experiencias interamericanas, de la experiencia de los Cascos Blancos, de la asistencia multilateral de la OEA y, luego, de las experiencias internacionales entre las cuales se abordaron la asistencia económica y el desarrollo de los recursos humanos; la asistencia multilateral de las Naciones Unidas, del Commonwealth y de otras organizaciones internacionales, y la experiencia de las islas del Pacífico como un ejemplo de situaciones similares.
El cuarto tema trató del Caribe como zona de paz, sus antecedentes y sus posibilidades. Aquí se habló no solamente del Tratado de Tlatelolco, que figura en la agenda original, sino también y de manera muy importante sobre la posibilidad de que el Caribe se declare, asimismo, una zona libre de minas antipersonales.
El tema quinto se refirió a la formación de defensas económicas, sociales y naturales sostenibles frente a las amenazas externas en los pequeños Estados insulares. Hablamos aquí de desarrollo y uso de técnicas apropiadas de medición económica, de desastres naturales como factores que impiden el desarrollo sostenible y del comercio en forma muy extensa, primero del comercio de materias primas y productos agrícolas, donde el tema del banano fue el asunto central de las preocupaciones por ser amenaza a la seguridad. Se habló también del comercio de servicios y turismo, de la fragilidad de estos indicadores frente a un problema, inclusive, de desastres naturales, y luego de los desafíos y los retos que presenta la integración hemisférica en materia de comercio a los pequeños Estados insulares, en función de su volumen y de la existencia de acuerdos internacionales, como por ejemplo el relativo a la iniciativa para la Cuenca del Caribe, el Acuerdo de Lomé y los acuerdos multilaterales de comercio.
En el ámbito de finanzas se habló fundamentalmente del problema de la deuda, pero con un enfoque vinculado hacia la necesidad de recibir un apoyo frente al esfuerzo que se realiza en materia de colaboración para la lucha contra el narcotráfico. También se habló del desarrollo de la infraestructura en la zona; del desarrollo social; del problema que representa una eventual pérdida de acceso a los mercados como elemento fundamental de desestabilización social en la zona y de la importancia de la cooperación económica internacional para el desarrollo de los pequeños Estados insulares.
Como le señalé, señora Presidenta, nuestra Vicepresidenta se encuentra en este momento preparando un documento que consideramos que tendrá una presentación de toda esta riqueza de ideas, que será puesto a la consideración de todos los Estados en la Comisión de Seguridad Hemisférica, y que posteriormente permitirá que la Comisión rinda el debido informe al Consejo y a la Asamblea.
Por lo que se refiere a nuestro trabajo futuro y —quizás adelanto un poco al sentir general— tenemos ya decidido que el próximo 26 de noviembre se gire una invitación para que el Jefe del Sistema Regional de Seguridad del Caribe, el General Brigadier Lewis, participe en la Comisión, así como también que ese día se analice el documento y se decida cómo proseguir a este respecto.
Creo que esta reunión fue especialmente importante por la riqueza de las presentaciones, por la novedad que significó realizarla y, sobre todo, porque nos hizo observar que todos podíamos enriquecernos mucho con el intercambio que se ha llevado a cabo. No podría yo en este momento, señora Presidenta, señalar cuál será el seguimiento, ni tampoco considero que lo que he reseñado pueda considerarse como un análisis, pues es simplemente un informe preliminar oral. Nosotros rendiremos al Consejo oportunamente un informe escrito completo, para que todos ustedes puedan analizarlo.
Sólo quiero agradecer la amplia participación y la colaboración de todos los gobiernos, que hicieron que este evento fuera realmente muy exitoso, en especial la participación tan intensa que tuvieron las Delegaciones de los países del Caribe. Destacó la participación de la Delegación de Antigua y Barbuda, que se vio muy enriquecida por numerosos expertos, como ustedes lo podrán constatar en la lista de participantes, que ya se ha circulado como documento provisional.
En el proceso habremos de seguir considerando todos estos temas. Oportunamente someteremos a este Consejo alguna sugerencia para ser presentada a la Asamblea General. Eso sería todo. Muchas gracias, señora Presidenta.
La señora PRESIDENTA: A usted las gracias, Embajadora Moreno, por esta ilustrativa presentación de un tema tan significativo para los países caribeños y para todo el Hemisferio. Realmente hacemos votos y le expresamos nuestro apoyo para continuar en esta búsqueda de alternativas en todo aquello en que la OEA pueda colaborar, tanto en los aspectos conceptuales —como usted ha mencionado— como también en el campo concreto de acciones específicas, en favor de este asunto vinculado con los países caribeños. Ofrezco la palabra. Tiene la palabra el señor Representante de Antigua y Barbuda.
El señor REPRESENTANTE DE ANTIGUA Y BARBUDA: Thank you very much, Madam Chair. I cannot let this opportunity pass without expressing my sincerest gratitude to Ambassador Moreno, the Chair of the Committee on Hemispheric Security. During the two days of our discussions, she demonstrated her usual superb leadership qualities, for which we are extraordinarily thankful.
Madam Chair, tomorrow, November 1, 1996, is Antigua and Barbuda's national day. It will mark exactly 15 years since Antigua and Barbuda became eligible to seek membership in this hemispheric body. If we could identify one reason why our independence was so long in coming after the three other independent non-English-speaking Caribbean countries, it would be security. The Caribbean islands had been trophies of conquest for warring European powers in centuries past. Although almost one century has passed since the last war was fought in the Caribbean over territory, the security doctrine which governed the thinking of the metropolitan powers in the past century led to the conclusion that our small islands could not provide for neither our own security nor our defense.
If the meeting of October 17 and 18 was a success, it is largely because it has permanently laid to rest the doctrine which hailed defense of national territory in a Caribbean context as the test of readiness for independence. Surely a small state like Antigua and Barbuda cannot successfully defend against an attack by a large and well-armed foe. However; one, there appears to be no such foe any more; two, the rule of law is paramount; and three, pacific settlement of disputes is the norm. Now, there still remains a military component to security, but we believe that it falls far behind the threat from natural disasters, environmental degradation, unfair trade practices, drug trafficking, to name a few. Many of these items were identified during our discussions, as Ambassador Moreno just pointed out.
My delegation is of the view, however, that our meeting of October 17 and 18 was also a success because it provided an opportunity for new thinking to emerge. Item 4 on the agenda to which Ambassador Moreno made reference—The Caribbean as a Zone of Peace, Background and Prospects—engaged most delegations and prompted several very important recommendations. Like others, my delegation believes that declaring the Caribbean a zone of peace would further enhance the security of the small island states which form the eastern arc of this archipelago.
The role of nonstate actors in undermining security was also examined. I believe that Professor Ivelaw Griffith and the Representative of Trinidad and Tobago deserve special mention for their recommendations regarding appropriate responses by the small island states, either collectively or by forming alliances with our much larger neighbors to deter this specie of aggression. There were some sharp differences over an increase role for the Inter-American Defense Board and the inter-American system, but I believe that this subject will be further examined.
We hesitated to conclude with a specific recommendation which would require the expenditure of resources. It appears that this is a resource-poor period in the Americas, and we do not wish to appear to be mendicants. Nevertheless, we are most thankful for the budgetary allocation that allowed for the participation of experts from the region. I think their presence made all the difference, and I believe that Ambassador Moreno referred to that. We would like to thank her once more for her diligence in preparation for the meeting and her relentless pursuit of clarity throughout the two days of the meeting. I congratulate her for a superb job.
The subject continues to hold the attention of member states, and I look forward to the continued support of all our members as we proceed. I want to thank you very much, Madam Chair, for allowing me this moment, and I thank Ambassador Moreno once more for a superb meeting. Thank you very much.
La señora PRESIDENTA: A usted las gracias, señor Embajador, por sus muy importantes reflexiones. Tiene la palabra el señor Representante del Brasil.
El señor REPRESENTANTE DEL BRASIL: Muito obrigado, Senhora Presidente, Senhores Representantes Permanentes. Ao reiterar o interesse com que minha delegação acompanhou os profícuos trabalhos da Sessão Especial da Comissão de Segurança Hemisférica sobre as Preocupações Especiais de Segurança dos Pequenos Estados Insulares, permito-me retomar neste momento tema que, em minha opinião, recai naturalmente na esfera de atribuições da Comissão de Segurança Hemisférica.
Em reunião ordinária deste Conselho Permanente, após lembrar que a Organização dos Estados Americanos tem entre os seus objetivos a promoção da democracia dos direitos humanos, num ambiente de respeito aos princípios da não-intervenção e da soberania interna de cada país, propus que, por seus órgãos próprios, a entidade analisasse e formulasse diretrizes para uma política de solidariedade global que, por sua própria concepção, não dê margem à ocorrência de fatos capazes de ferir as bases da convivência pacífica entre as nações.
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal