Consejo permanente de la oea/Ser. G



Descargar 152.53 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión18.10.2017
Tamaño152.53 Kb.
  1   2   3


CONSEJO PERMANENTE DE LA OEA/Ser.G

ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS CP/CAJP-3106/12 rev. 4 add. 5

6 agosto 2013

COMISIÓN DE ASUNTOS JURÍDICOS Y POLÍTICOS TEXTUAL

SESIÓN DE TRABAJO SOBRE LA CORTE PENAL INTERNACIONAL

[AG/RES. 2728 (XLII-O/12)]


Viernes, 12 de abril de 2013 – 2:30 a 5:30 p.m.

Salón Libertador Simón Bolívar

Sede de la OEA - Washington, D.C.

PRESENTACIONES




PRESENTACIONES
(Organizadas por orden alfabético de los ponentes)


SESIÓN DE TRABAJO SOBRE LA CORTE PENAL INTERNACIONAL

[AG/RES. 2728 (XLII-O/12)]




  1. Anne Aurore Bertrand

Cooperation adviser, Office of the Registrar, International Criminal Court
Cooperation with the International Criminal Court
Mr. Secretary-General,

Madam President,

Mr. President,

Mr. Chairman,

Excellencies,

Ladies and Gentlemen,


Let me start this presentation by giving you a brief explanation on the role of the Registry, which I represent today, with respect to cooperation. The Registry is a neutral Organ that provides services to the Office of the Prosecutor, the Defense teams and the legal representatives representing victims in the proceedings. As such, the Registry sends requests for assistance to States and International or Regional Organisations in areas that fall under its mandate such as the relocation of witnesses. It facilitates the transmission of requests from defense teams or legal representatives to ask for example access to a detention center in a specific country. It also channels and follows up on requests for cooperation emanating from the Chambers concerning for example the arrest and surrender or the freezing of assets of a person.
The follow up on requests for arrest and surrender is a priority for the Court as indicated by my colleague from the Office of the Prosecutor. It is important to note that arrest warrants and therefore the requests for arrest and surrender supporting them remain valid until the Chamber decides otherwise. In other words, the arrest warrants remain valid for the lifetime of the person subject to it. The arrest warrant shall also be enforceable in the 122 States Parties where the suspect may want to travel. In the event of a referral by the UNSC, Non States Parties are urged to cooperate with the Court. Situation countries such as Libya and Sudan shall cooperate fully with the Court, pursuant to resolutions 1593 and 1970. Our strategies of arrest must be understood in this context. As the experience of the ICTY shows, a person can be arrested more than 10 years after the arrest warrant was issued. During this time, the diplomatic support of our States Parties must remain constant and strong. The diplomatic support of the OAS and of its Member States is priceless in this regard. Regarding the importance of cooperation in general, other initiatives, such as the remarks of Guatemala during the cooperation plenary at the last Assembly of States Parties, must be highlighted and replicated.
I would now like to address a few concrete issues concerning the cooperation with States in the context of Chapter IX of the Rome Statute.

1. As you know, upon ratification of the Rome Statute, a State Party must indicate which channel of communication and which language the Court should use when transmitting requests for cooperation. In addition, the Court stresses that the appointment of a focal point, preferably in capital, who follows up the requests for cooperation sent by the Prosecutor and by the Registry is crucial. This is particularly important when dealing with urgent or technical requests.


The topic of the freezing of assets, which falls under the category of mandatory cooperation, is a good example in that regard. Requests for the purpose of freezing of assets must be timely executed or become moot. Direct contacts between a focal point and the representatives of the Court have proven to be time saving and efficient. The representatives of the Court can clarify a request if needed and submit additional information upon request. The focal point can also stress the difficulties encountered in the implementation of the request enabling the Court to tailor its future requests to the State when possible. We encourage the set up of structures, such as central agencies, and procedures that will enable a privileged, timely, direct and constructive interaction with the Court and will strengthen cooperation. In the same spirit, we also stress the importance of consultations with the Court in accordance with article 97 of the RS in case of difficulties in the execution of a request.
2. The system of the Rome Statute was built on the premise that all States Parties should bear the same responsibilities. That brings me to the importance of voluntary cooperation.
First, in the field of witness protection. Both the OTP and the defence depend heavily on witnesses in the course of their investigations and to build their case. The Court works in difficult environments, either in post conflict situations or where conflicts still exist. In this context, the ability for the Court to be able to protect its witnesses is key. The Court only concluded relocation agreements with 12 States Parties, including two, last month, with African countries. This is not sufficient for the Court to be able to function and this shortage already has an impact on the procedures. Relocating witnesses in Africa is important, at this moment of the work of the Court, in order to facilitate their integration into a new society. But this is not enough.
In this regard, the Assembly of States Parties, in its last resolution on cooperation, encouraged all States Parties to consider entering into relocation agreements or arrangements with the Court. In this sense, relocation of witnesses in the Americas should be developed as the Court needs more agreements to be able to fulfil its mandate vis a vis its witnesses. The Court has made important efforts to facilitate the signature of such agreements. I would say, briefly, that the agreement is extremely flexible as witnesses are accepted on a case-by-case basis. I would add that there are possibilities for the relocation to be economically neutral thanks to our Special fund for relocation. Finally, the host State does not need to have a witness protection programme but can benefit from capacity building projects thanks to our partnerships with rule of law agencies.
The second issue regarding voluntary agreements I would like to cover concerns the rights of the defence. As you know, a detained person may ask the Chamber to decide on his or her interim release. The Registry prepared a draft agreement that provides a legal framework to the stay of the person on a State’s territory during his or her release. We are negotiating with one State at the moment but would like to encourage more States to look into the matter. The danger here is that rights that are recognised in the Statute cannot be implemented if no State accepts to welcome a person benefiting from a measure of interim release. As you can imagine, going back to the State of nationality is not always an option.
Let me stress that the lack of implementing legislation should not constitute an obstacle to the signature of agreements related to voluntary cooperation.
4. A last point that I would like to raise is the cooperation by Non States Parties. Chapter IX foresees that the Court can ask for the assistance of a non State Party on the basis of any arrangement. We have just seen a good example of such cooperation in the recent surrender operation concerning Mr. Bosco Ntaganda. Both the USA and Rwanda enabled the Court representative to enter their territory to facilitate the voluntary appearance of Mr. Bosco Ntaganda before the Judges on 26 March 2013. We have had many other instances of cooperation by Non States Parties including in the area of witness protection. Although ratification of the Rome Statute is a priority for the Court as explained by our President this morning, we encourage Non States Parties to consider our requests for assistance favourably.
I thank you for your attention.



  1. Antônia P. de Sousa


Oficial de Cooperación Asociado de la Oficina del Fiscal de la Corte Penal Internacional
On behalf of Prosecutor Fatou Bensouda, I wish to thank the Committee on Juridical and Political Affairs of the Organization of American States (OAS) for the opportunity to brief you at this important event.
As both the President of the Assembly of States Parties (ASP) and the President of the Court have already highlighted in their addresses, cooperation is the key principle of the system created by the Rome Statute. This system is composed of two pillars: on one side, an independent, permanent international criminal court as a judicial pillar, and on the other side, its States Parties as the enforcement pillar.
Cooperation is also intrinsically linked to the effectiveness and success of the Court and the Rome Statute system: the Court’s role and relevance in the management of violence through the effective exercise of its mandate to investigate, prosecute and prevent massive crimes, can only be ensured through strong, consistent and timely cooperation with, and support for, the Court. All actors – may they be States, international and regional organizations, peacekeeping missions, civil society – have an important role to play in this regard.
A general analysis of past experiences shows that cooperation with the Court is generally forthcoming. For the Office of the Prosecutor, this means that over 70% of its requests for assistance are met with a positive response. Nevertheless, we continue to face important challenges, which are either intrinsic to our mandate, or dependant on the international environment in which we operate. Today, as a representative of the Office of the Prosecutor (OTP), I would like to focus on three key areas that require improved and strengthened cooperation.
The first main area of concern undeniably regards the execution of arrest warrants. We currently have 12 arrest warrants outstanding, some as old as dating from 2005. The development of arrest strategies to ensure the arrest and surrender of perpetrators constitutes a core need for the Office of the Prosecutor. Focused initiatives and concrete results regarding arrest strategies speak for the legitimacy and credibility of the Court and of the Rome Statute community, and it must remain at the top of the agenda of all States Parties. A recent and good example of such initiatives is the “Rewards for Justice” programme of the United States that, despite not being an ICC State Party, expanded its programme to also include ICC fugitives, including Joseph Kony and the Lord’s Resistance Army (LRA) leadership, as well as a Forces Démocratiques de Libération du Rwanda (FDLR) leader in the Democratic Republic of the Congo, Sylvestre Mudacumura.
The Office of the Prosecutor has also promoted the elimination of non-essential contacts as a tool toward achieving arrests. Further, the Office has called for alternative contacts with individuals not wanted by the ICC, ensuring that aid and funds meant for humanitarian purposes or peace talks are not diverted to the benefit of persons wanted by the ICC, and undertaking collaborative efforts to plan for and execute arrests, including through operational or financial support to countries willing to conduct such operations, but lacking the capacity to do so. In the United Nations (UN) framework, the Office of Legal Affairs has disseminated guidelines in relation to interaction between UN representatives and persons indicted by the ICC who hold positions of authority in their respective countries. These guidelines can serve as a basis for a more comprehensive and consistent approach by States Parties. It is important to point here the commitment demonstrated by OAS members and ICC States Parties in several occasions. I recall notably the example of Argentina and Brazil’s Presidents refusing to meet with ICC indictee President Omar Al Bashir in 2009 at the Arab-South America summit in Doha.
The second key approach I would like to mention is the need for consistent and active expression of political and diplomatic support for the Court’s decisions in bilateral and multilateral fora, as well as public statements attaching consequences to ongoing crimes. Regional bodies, such as the OAS, play a crucial role in this matter. This support should also be expressed within the United Nations framework, such as during the General Debate of the UN General Assembly, or even more so within the UN Security Council. In this context, I would like to highlight the recent discussions regarding the relationship between the Court and the UN Security Council, in which Argentina and Guatemala are currently non-permanent members. Both institutions, although different in their mandates, share a common goal of contributing to international peace and security. The Office of the Prosecutor has also commended Guatemala’s initiative at the Security Council, by organizing the first open debate about the relationship between the ICC and the Council, and launching a process of reflection and discussions on how to strengthen and maximize this relation.
Thirdly, and finally, there is a growing need to mainstream ICC issues within governments and within different ministries. These issues are not only relevant for Ministries of Justice; but also concern Africa Departments, Rule of Law and Development, women and children issues, etc. I would like to remind you here of the report of the Bureau to the 6th Assembly of States Parties in 2007, containing 66 recommendations for cooperation, which called upon States Parties to consider designating a national focal point tasked with the coordination and mainstreaming of Court-issues within and across government institutions. These recommendations should continue to form an important basis for cooperation discussions and efforts.
In conclusion, although there are many achievements this Court and its States Parties can be proud of, many challenges lay ahead; the Office of the Prosecutor believes improved cooperation to be the key to successfully tackle these challenges.
I thank you for your attention, and look forward to our discussions.

  1. ANDRÉS GONZÁLEZ DÍAZ


Embajador, Representante Permanente de Colombia  ante la Organización de Estados Americanos (OEA)
Señor Presidente de la Corte Penal Internacional, Sang Hiun Song Señora Presidenta de la Asamblea de los Estados Parte, Tiina Intelman Señor Secretario General, José Miguel Insulsa Señores Embajadores y Delegados de Organismos Internacionales Señores Miembros de la Sociedad Civil.
Esta sesión de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos se realiza en desarrollo de un mandato de la Asamblea General reunida en Cochabamba, en junio de 2012. En la resolución 2728 (XLII-O/12), se solicitó discutir, entre otros asuntos, las medidas que podrían fortalecer la cooperación con la Corte Penal Internacional. Para la Organización de Estados Americano la Corte tiene una importancia especial. Entre el año 1999 y 2002, la Organización adoptó varias resoluciones a favor de la Universalización del Estatuto de Roma. Desde el año 2003 nuestra Asamblea General adoptó una resolución en concordancia con el interés de la mayoría de los Estados de promover el trabajo de la Corte Penal Internacional.
Si bien esta es la octava oportunidad en la que realizamos reuniones de esta naturaleza, esta es la primera ocasión en que hemos reunidos al Presidente de la Corte Penal Internacional y la señora Presidente de la Conferencia de Estados Parte del Estatuto de Roma, sus Excelencias SANG-HYUN SONG y TIINA INTELMANN. Gracias por atender esta invitación.

 President Sang-Hyun Song, I remember reading that you experienced firsthand the horrors of intolerance and war. Once, when as a child you witnessed absurd acts of violence committed against your own grandfather. And then again, during the bloody conflict that ravaged your country in the fifties. In both circumstances you could have sought revenge by your own hands. However, you chose the law because, you, in your own words, "believe it (...) is the only way to ensure peace, justice and democracy." I believe, Mr. President, that all of us in this part of the world who share this philosophy are very proud to have people like you and President Intelmann, today, here in this House of the Americas.
Nuestro mundo busca incesantemente la civilización. La paz, la seguridad internacional, la derrota de la pobreza. En este propósito, la justicia y el derecho constituyen un camino fundamental.  Saludamos también la asistencia de funcionarios de la Corte Penal Internacional y del Comité Internacional de la Cruz Roja Internacional, así como la representación de la Coalición para la Corte Penal Internacional y Parlamentarios para la Acción Global. En este último caso, reconocemos la presencia de la Diputada Minerva Tavárez Mirabal, Presidenta del Congreso de la Nación de la República Dominicana.
La presencia de tan distinguido panel, sin duda enriquecerá nuestro diálogo y permitirá formular estrategias para fortalecer la cooperación entre los Estados y la Corte. Agradezco, de nuevo, a todos por su presencia. Gracias a Usted, Señor Secretario General pues su concurso e inteligencia significarán un paso más en la consolidación de la cooperación y la justicia internacional. Doy por instalada la Sesión de Trabajo sobre la Corte Penal Internacional y cedo la palabra al Señor Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, reconociendo su hospitalidad.


  1. JOSÉ MIGUEL INSULZA SALINAS 


Secretario General de la OEA
La Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos ha celebrado desde el año 2002 una “Sesión de trabajo sobre la Corte Penal Internacional”, brindando una atención particular a las medidas de cooperación para fortalecer esta institución y el instrumento que la crea, el Estatuto de Roma, adoptado el 17 de julio de 1998.
Estas sesiones han permitido conocer las actividades de la Corte y sus desarrollos en materia de investigación, enjuiciamiento y sanción de los responsables de haber cometido crímenes de guerra, lesa humanidad y genocidio y delitos en contra de la administración de justicia de la Corte Penal Internacional.
También se ha fomentado la discusión de los temas de interés para la región respecto a la Conferencia de revisión del Estatuto de Roma y promovido la reflexión en torno a los resultados alcanzados a nivel universal y a novel regional en este caso.
En esta oportunidad tengo a bien agradecer al Presidente de la Corte Penal Internacional, Juez Sang-Hyun Song, a la Presidenta de la Asamblea de los Estados parte en el Estatuto de Roma, Embajadora Tiina Intelmann y a los demás panelistas provenientes de organizaciones internacionales gubernamentales y no gubernamentales por los esfuerzos realizados para participar en esta nueva sesión especial.
Acciones de la Secretaría General de la OEA
A la fecha, 122 Estados han ratificado el Estatuto de Roma, incluyendo 28 Estados miembros de la OEA, siendo el más reciente Guatemala, cuyo depósito de su instrumento fue presentado el 2 de abril de 2012.
Esta Sesión Especial se enmarca también en un acuerdo establecido entre la Secretaría General de la OEA y la Corte Penal Internacional por medio de un Intercambio de Cartas firmado con el Presidente Song aquí en la sede de la OEA el 18 de abril de 2011.
De manera concreta, la Secretaría General desea mantener un diálogo continuo en materia de interés común con los funcionarios de la Corte y de la oficina del fiscal, en particular respecto a la búsqueda de formas de promover el mejor conocimiento del Estatuto de Roma, aunar esfuerzos y evaluar la posibilidad de celebrar seminarios regionales de formación y capacitación de funcionarios administrativos, judiciales y académicos en materia de cooperación con la Corte Penal Internacional.
Nuestra región desafortunadamente no es ajena a los crímenes que identificados el Estatuto de Roma Por esta razón ha hecho un llamado a los países miembros de la OEA que lo ratifiquen el Estatuto.
Por su parte, el Comité Jurídico Interamericano ha venido realizando desde el año 2005 estudios respecto a las formas de fortalecer la cooperación con la Corte Penal Internacional. En este contexto ha elaborado una “Guía de principios generales y pautas en materia de cooperación de los Estados con la Corte Penal Internacional”, la cual emite directrices generales para que los países implementen sus respectivas normas a la luz de las particularidades propias de los ordenamientos internos.
En el año 2011, el Relator del Comité Jurídico Interamericano incorporó en la Guía algunos textos adicionales que incluían, entre otros, los crímenes contemplados en el Estatuto de Roma, a la luz de los trabajos realizados por la Conferencia de Estados parte celebrada en Kampala en junio de 2010 (documento CJI/doc.374/11).
También, constatamos la importancia acordada a la cooperación para el buen desempeño de las funciones de la Corte. El Estatuto consta de un capítulo dedicado el tema de la cooperación y la asistencia judicial. Los Estados parte son llamados a cooperar en materia de investigación y enjuiciamiento de crímenes que son de la competencia de la Corte. En este sentido esperamos que este espacio que brinda la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos del Consejo Permanente de la OEA permita compartir experiencias y avanzar en el dialogo para que (parafraseando el párrafo introductorio cuarto del Estatuto de Roma):
“los crímenes más graves de trascendencia para la comunidad internacional en su conjunto no queden sin castigo y que, a tal fin, se adopten medidas en el plano nacional y se intensifique la cooperación internacional para asegurar que sean efectivamente sometidos a la acción de la justicia”.



  1. Armando Meneses


Asesor Jurídico de la Delegación de México, América Central y Cuba del Comité Internacional de la Cruz Roja
Distinguido Secretario General; Presidente de la Corte Penal Internacional; Presidenta de la Asamblea de los Estados Parte en el Estatuto de Roma; Presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos (CAJP); Honorables Representantes de los Estados Miembros; expertos en el panel y demás asistentes;
Es un gran honor para el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) atender a la invitación hecha por la CAJP y poder presentar ante el pleno unas palabras relativas al trabajo de implementación del ER que lleva a cabo el CICR y la cooperación que lleva a cabo con la Corte Penal Internacional.

Como ustedes saben, el CICR participó del proceso que culminó con la adopción del texto del ER y estuvo presente en las reuniones de los grupos de trabajo de las comisiones preparatorias sobre los elementos del crimen y las cuestiones de procedimiento y de prueba reunidos durante los años de 1999, 2000 y 2001.


Es de su conocimiento que el CICR promociona la ratificación e implementación del Estatuto en todos los países del Continente en busca de una ratificación universal de este instrumento que redunde en una mayor protección y efectividad de las normas del derecho penal internacional y en especial del derecho internacional humanitario. Asimismo destaca la independencia, legitimidad y pertinencia de la Corte Penal Internacional;
Hay que recordar que uno de los mandatos que la comunidad internacional confirió al CICR es el de promotor y guardián del Derecho Internacional Humanitario y en estos casi 150 años de experiencia en el terreno se ha constatado que la sanción penal es sin duda el pilar esencial para que se respete, entre otros derechos, el Derecho Internacional Humanitario.
En este sentido, es fundamental el enjuiciamiento y el castigo de las personas que han cometido u ordenado cometer violaciones del DIH o cualquier otro crimen internacional, siendo a su vez un medio muy útil desde el punto de vista preventivo; es sabido que cuanto más conocida sea su existencia y más previsible sea su aplicación, mayor su efecto disuasivo. Por el contrario la impunidad de estos crímenes fomenta su comisión.
El CICR asesora a los Estados que trabajan en la implementación del ER para que completen el listado de crímenes de guerra que no figuran en el citado Estatuto, como así también en materia de jurisdicción universal, omisión del superior, imprescriptibilidad de los crímenes y otros.

Así pues de manera muy breve quiero exponer ante ustedes dos cuestiones fundamentales ante el pleno, una sobre la implementación del ER y el trabajo que hace el CICR en cada uno de los países del Continente y otro sobre la Cooperación que lleva a cabo el CICR con la CPI.


1.- COOPERACIÓN CON LA CPI
Como ya se mencionó desde la redacción del propio ER ha estado presente el CICR, pero de manera puntual se trabaja con las autoridades políticas nacionales del Continente promocionando la adhesión o ratificación del ER. Asimismo se han llevado a cabo diversos foros nacionales, regionales y universales para sensibilizar, capacitar y apoyar los trabajos de redacción de proyectos de ley que implementen los crímenes establecido por el instrumento, entre otras actividades.
De todos estos destaca la tercera Reunión Universal de Comisiones Nacionales de DIH de finales de 2010 donde participaron 78 Comisiones nacionales de DIH y representantes gubernamentales de otros países y en concreto se abordaron diversos temas sobre las medidas y mecanismos jurídicos que son necesarios para apoyar un “sistema integral” de punición de estas violaciones, con una atención especial al papel del Estatuto de la CPI. La reunión se articuló en torno a cuatro ejes: 1) los métodos de incorporación de las obligaciones internacionales en los sistemas internos; 2) las vías y soluciones para abordar los problemas relacionados con dicha incorporación; 3) la perspectiva jurisdiccional; y 4) la función preventiva de la punición de las violaciones y las sanciones a la conducta individual, así como del rol que tienen las comisiones nacionales de DIH.
En el caso de nuestro Continente, en la pasada Reunión Continental de Comisiones Nacionales de Derecho Internacional Humanitario de América Latina y el Caribe que se llevó a cabo en la Ciudad de México en 2010 recomendó que las “Comisiones Nacionales contribuyan de manera activa en la implementación a nivel nacional de las promesas formuladas y decisiones adoptadas en la Primera Conferencia de Revisión del Estatuto” y que “consideren con prioridad, elaborar un anteproyecto de ley que integre la sanción penal de los crímenes de guerra y las graves violaciones al DIH, y la enmienda al Artículo 8 del Estatuto de Roma dentro del Código Penal de sus respectivos países”.
En septiembre de este año se llevará a cabo de nuevo una Reunión Continental de Comisiones Nacionales de DIH en San José, Costa Rica para dar seguimiento a esta recomendación y conclusión de 2010, entre otros temas, y se tiene previsto que representantes de la CAJP tengan una participación en la misma.
Asimismo el año pasado se llevó acabo una reunión en el Caribe de Comisiones Nacionales de DIH para el Commonwealth y uno de los aspectos era precisamente sobre la implementación y cooperación con la CPI. Y cabe señalar de manera importante que en la próxima Conferencia Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja de 2015 se tendrá un panel relativo a este tema.

Todo esto sin dejar de mencionar que en la agenda nacional trabajamos con los países de la región en diversos foros, conferencias, talleres y seminarios promocionando y apoyando el trabajo de la CPI.


2.- IMPLEMENTACIÓN DEL ER
Antes de explicar el trabajo que lleva a cabo el CICR con los Estados en materia de implementación del ER, es importante recordar que el CICR siempre ha dado un “enfoque integral” a la implementación, basado en tres ejes fundamentales:


  1. El primero es la obligación jurídica de tomar las medidas legislativas oportunas para determinar las adecuadas sanciones penales y una norma que establezca las bases jurisdiccionales aplicables por los tribunales nacionales independientemente del territorio o la nacionalidad del infractor;




  1. El segundo es fomentar que los Estados tengan en cuenta todas las obligaciones internacionales para un sistema de punición penal que dimanan tanto de las fuentes convencionales como las consuetudinarias del DIH al aplicar las disposiciones del Estatuto en su legislación interna. De la primera tendríamos por ejemplo los artículos 50, 51, 130 y 147 respectivamente de los IV Convenios de Ginebra de 1949; el art. 11 y 85 del Protocolo Adicional I a los CG de 1977; el art .8 de la Convención para la Protección de los Bienes Culturales de 1954; el art. VIII de la Convención de Armas Químicas de 1993; el art. 14 del Protocolo sobre el empleo de Minas de 1996 de la CAC de 1980; el art. 9 de la Convención sobre Minas Antipersonal de 1997; el art. 15 del II Protocolo de la Convención de Bienes Culturales de 1999; el art. 6 del Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño; el art. 9 de la Convención de Municiones en Racimo de 2008, entre otras, y del marco consuetudinario de las más de 160 normas que el CICR identificó en un primer estudio sobre Derecho Internacional Humanitario Consuetudinario concluido en 2005 por mandato de los Estados y que se encuentra actualizando a la fecha.




  1. El tercero es el desdibujar la diferencia entre los crímenes cometidos en el marco de un conflicto armado internacional y uno sin carácter internacional. Una primera aproximación se dio en la Conferencia de Revisión en Kampala 2010 al incluir la utilización de cierto tipo de armas en el marco de un conflicto armado internacional a uno sin carácter internacional.

Ahora sí, respecto de los procesos de implementación del ER, el CICR ha sido activo en el Continente y ha dado un apoyo jurídico-técnico a los Estados con el fin de que éstos armonicen los estándares internacionales en materia de DIH con su legislaciones nacionales, en especial y por supuesto en materia penal respecto de los crímenes de guerra.


En este sentido, trabajamos primordialmente con las Comisiones Nacionales de DIH que son Comisiones Intersecretariales o Interministeriales que, independientemente de su mandato, tienen facultades para preparar iniciativas de leyes nacionales acorde a sus obligaciones internacionales. Esto no es óbice para que el CICR también trabaje con las autoridades nacionales en el marco de la implementación del ER cuando los procesos se llevan a cabo fuera de las Comisiones Nacionales, sea por decisión del propio Estado o porque no cuentan con un mecanismo ad hoc.
De manera muy general podemos mencionar que el CICR ha apoyado algunos procesos que se han llevado a cabo por países del Continente en la tipificación de los crímenes establecidos por el ER, en especial lo relativo al apartado de crímenes de guerra, como se hizo con Colombia, respecto del Código Penal vigente, Ley 599 de 2000 que contiene los crímenes internacionales, iniciativa del Fiscal General de la Nación, en esa época, y su preparación estuvo a cargo del Vice Fiscal Jaime Córdoba quien contó con un equipo técnico de la Fiscalía y la asesoría del CICR, sobre todo lo relativo a la adecuación de las normas constitucionales y legales de Colombia para que fueran compatibles con el Estatuto y, en general, con el DIH;
Con Argentina, se trabajó con el proyecto inicial de 2001 y con el proyecto de la entonces senadora Cristina Fernández adoptado en 2007 por la ley 26-200 del cual el CICR asesoró en materia de la tipificación de los crímenes de guerra fuera del ER;
Respecto de Nicaragua (ley 641) y Panamá (ley No. 14) se adoptaron en 2007 una enmienda al Código penal para incluir los crímenes establecidos en el ER y otros instrumentos de DIH. El CICR apoyó la redacción del proyecto a través de diversos comentarios enviados a sus respectivas Comisiones Nacionales de DIH;
Con Chile, se asesoró el proyecto redactado por el Ministerio de Relaciones Exteriores el cual fue revisado por el CICR a petición del presidente de la Comisión Nacional de DIH y se adoptaron las sugerencias hechas por el CICR y;
Finalmente respecto de Uruguay, se asesoró el proyecto del diputado Michellini y el redactor Oscar López convertido en ley 18.026 siendo uno de los más completos a nivel mundial y que nos ha servido de ejemplo para los países de la región.
Aparte de estos países que ya han adoptado una legislación especial o inclusión en sus respectivos Códigos Penales, actualmente se apoyan otros procesos en el Continente, en especial destacan los procesos en Perú, Guatemala y Honduras quienes han sido muy activos en los últimos meses.
Respecto de Perú, a inicios del año 2012, se conformó una mesa de trabajo convocada por la congresista Marisol Pérez Tello entonces miembro de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Congreso, actualmente presidenta de esta Comisión, en la que participaron la CCPI, miembros de la sociedad civil (Coordinadora Nacional de DDHH, Demus – una organización que promueve los derechos de las mujeres, la Comisión Andina de Juristas y la ONG COMISEDH – Comisión Nacional de Derechos Humanos) y el CICR. El mencionado grupo de trabajo concluyó un proyecto el cual fue compartido de manera informal a diversos sectores del gobierno, como el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (en cuyo seno se encuentra la presidencia de la CONADIH), el Ministerio de Relaciones Exteriores y las Fuerzas Armadas, de manera que se pudiera incorporar sus comentarios al proyecto y, a la vez, contar con su apoyo para cuando éste fuera presentado formalmente ante el Congreso. Esto sucedió en diciembre de 2012, promovido por la Congresista Pérez Tello, pero presentado con base multipartidaria, con la suscripción de 43 congresistas, y actualmente se está dando un seguimiento al mismo para su adopción próxima;

Respecto de Guatemala, en 2012 se comenzó un proceso liderado por Sandino Asturias integrando a 25 organizaciones de la sociedad civil, CCPI, OACNUDH, CICR y representantes del Estado (MINREX y MP) con el apoyo de diversas organizaciones y con el acuerdo del diputado Oliverio García Rodas, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales del Congreso, para presentar en 2013 un proyecto de ley sobre la implementación de los crímenes establecidos en el ER y la cooperación con la CPI. El grupo de trabajo (mesa técnica) se reunía cada tres semanas y se presentaba al pleno los puntos acordados. En diciembre se concluyó el primer apartado del proyecto de ley sobre la tipificación de los crímenes internacionales y actualmente se trabaja el segundo apartado en materia de cooperación con la CPI y;


En Honduras recientemente se creó una subcomisión de trabajo en el seno de la Comisión Hondureña de Derecho Internacional Humanitario presidida por el Embajador Valladares Reina y por el diputador Orle Solís quienes integran junto con el CICR y otras dependencias el grupo de trabajo para elaborar un proyecto de ley en materia de sanción penal tipificando los crímenes establecidos por el ER y demás instrumentos en materia de DIH. La primera reunión del grupo de trabajo fue el 13 de marzo de este año. En dicha reunión el CICR presentó un borrador de proyecto en materia de tipificación de los crímenes de guerra. Por otro lado el grupo de trabajo solicitó el apoyo del CICR para identificar expertos nacionales e internacionales en la materia (primer acercamiento con la CCPI).
Respecto de los demás países de la región tenemos que:
En el caso de Paraguay y Brasil ya tienen proyectos de ley redactados. En ambos países el CICR tuvo la oportunidad de asesorar a los miembros de las Comisiones que redactaron los proyectos y que esperan para ser tratados en sus respectivos Parlamentos;
Respecto de Bolivia se dio un seguimiento muy escueto al proceso independiente de reforma que quedó estancado en el Congreso ya que se pretende adoptar una ley especial después de aprobado el nuevo Código Penal;
En el caso de Ecuador si bien están incorporados los crímenes, el Ministerio de Justicia lideró un proceso de Código Penal Integral que cambiaría un poco la actual redacción dejándola casi textual a la del ER pero el proceso sigue pendiente.
Respecto de Costa Rica el trabajo más activo se dio en 2008 con la presentación del proyecto en el seno del Congreso y tras haber llevado a cabo una presentación del CICR a algunos parlamentarios sobre la pertinencia del proyecto mencionado, sin embargo el proyecto de ley sigue pendiente;
Respecto de El Salvador en 2009 se concluyó un proyecto de ley al interior de la Comisión Nacional de DIH y actualmente se está revisando de nuevo pero sin presentarse aún al Congreso;
En el caso de México la Comisión Intersecretarial de DIH trabajó de 2009 a 2011 un proyecto de ley el cual aprobó en el seno de la Comisión y que se envió a la consultoría jurídica donde sigue pendiente de aprobación:
Por último, respecto de Haití, Jamaica y Suriname el CICR ha estado en un proceso más de sensibilización y apoyo para implementar como Trinidad y Tobago una “Geneva Conventions Bill”.

Con esto observamos como de manera activa se han iniciado procesos a nivel interno que buscan implementar las obligaciones internacionales en la materia y contribuir por ende al fortalecimiento de la CPI, con lo cual el CICR seguirá trabajando y apoyando los procesos a nivel técnico- jurídico como político en los respectivos ámbitos de su competencia.


3.- COMENTARIOS FINALES
Para finalizar el CICR entiende tres necesidades actuales en el ámbito de la cooperación con la CPI y la implementación del ER:


  1. El primero es la necesidad de unir esfuerzos. La propia resolución y sesión de trabajo de la CPI es precisamente uno de los vectores. El conocimiento y diálogo de expertos en la materia nutre estos procesos. La sinergia que se puede tener con todos los actores, a nivel gubernamental, no gubernamental, de organizaciones nacionales e internacionales en la materia no solo puede servir sino que es necesaria para lograr entre otras una correcta implementación del ER en el Continente y por ende tener una mayor efectividad de las normas. En este sentido el servicio de asesoramiento del CICR desde hace más de 15 años lleva a cabo a través de sus asesores jurídicos en todo el continente un apoyo jurídico-técnico a los Estados que preparan proyectos de ley en la materia;




  1. Un segundo punto es la cooperación con la CPI no solo implica la ratificación o adhesión por los Estados del ER o de la implementación nacional del mismo, también implica la sensibilización, formación y capacitación de los parlamentarios, del poder judicial y en general a los operadores de justicia, así como a la población en general, todo esto para tener una incorporación efectiva. En este sentido el CICR lleva acabo cursos o seminarios de capacitación como el que se va a realizar el próximo mes para jueces y magistrados del poder judicial de la federación en México sobre los crímenes del ER, un trabajo entre el CICR, la OACNUDH, la SCJN y el IJF. Asimismo el CICR puede apoyar iniciativas de la propia OEA u otros organizaciones nacionales o internacionales para capacitar operadores de justicia y;




  1. Un último punto es el aspecto financiero ya que muchos de las problemáticas en la implementación y cooperación con la CPI dependen de los recursos económicos de los países. En este sentido el CICR autofinancia diversos eventos, seminarios o cursos en la materia promocionando la labor de la CPI.

Sin más el CICR agradece de nuevo la oportunidad y está dispuesta colaborar en los esfuerzos que busquen fortalecer el trabajo y cooperación con la CPI.




  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal