Corredor Costero La Asamblea-San Francisquito



Descargar 146.89 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión04.05.2017
Tamaño146.89 Kb.
  1   2   3

Ficha Informativa de los Humedales de Ramsar: “Corredor Costero La Asamblea-San Francisquito” (BC, México) - Pág.


Ficha Informativa de los Humedales de Ramsar (FIR)




Para uso interno de la oficina de ramsar.

DD MM YY





















Designation date Site Reference Number
1. Nombre y dirección del compilador de la Ficha:

Dr. Gustavo Danemann

Director de Conservación en Baja California

Pronatura Noroeste

Calle Décima #60 (esq. Ryerson), Zona Centro

Ensenada, Baja California C.P. 22800, México

Teléfono y Fax (646) 175 71 60

Correo electrónico: gdanemann@pronatura-nmc.org


2. Fecha en que la ficha se llenó /actualizó: Octubre de 2005.


3. País: México.
4. Nombre del sitio Ramsar: Corredor Costero La Asamblea-San Francisquito

5. Mapa del sitio incluido:

a) versión impresa (necesaria para inscribir el sitio en la Lista de Ramsar): sí (Anexo I)

b) formato digital (electrónico) (optativo): sí (Anexo I)
6. Coordenadas geográficas (latitud / longitud):

El Corredor Costero La Asamblea-San Francisquito (CCLASF) se extiende entre Punta La Asamblea (2927’20.52” N, 11350’05.64” W) y Punta San Francisquito (2826’30.48” N, 11250’47.76” W). Abarca una franja comprendida desde 20 metros sobre la pleamar máxima (Zona Federal Marítimo Terrestre, incluyendo esteros, marismas, lagunas costeras y pozas hipersalinas), y la isobata de los 40 metros de profundidad. El punto central aproximado del corredor es 28° 51' 44.9" N; 113° 20' 35.39" W. El Anexo I presenta la cartografía básica correspondiente al área mencionada.



7. Ubicación general:

El CCLASF se localiza sobre la costa oriental del estado de Baja California, en la porción sureste del Municipio de Ensenada, y frente a la Región de las Grandes Islas del Golfo de California. El accidente costero más importante del corredor es la Bahía de los Ángeles (BLA). Ésta se abre hacia el Golfo de California con una orientación NW-SE, y tiene 16 km de largo por 6.4 km en su parte más ancha. El fondo de la bahía es de pendiente suave con profundidades de hasta 50 m en el centro de los canales que la comunican con el Canal de Ballenas. El poblado de Bahía de Los Ángeles es el único centro urbano establecido dentro del corredor. Se ubica aproximadamente a 550 Km. de la ciudad de Ensenada. El poblado cuenta con una población de 698 habitantes (INEGI, 2002), a este número se deben agregar alrededor de 250 residentes extranjeros en su mayoría retirados que radican permanentemente en el área (Hewitt, 1996). El municipio de Ensenada cuenta con una población total de 370,730 habitantes (INEGI, 2002).


8. Altitud: El intervalo de altitud mínima va desde el nivel medio del mar (=0 msnm) hasta el máximo reportado para la isla Coronado (Smith Island) (473 m). La mayor parte del área se encuentra a nivel del mar.
9. Área: La superficie total del polígono alcanza las 44303.81 hectáreas, de las cuales 1069.89 hectáreas corresponden a territorio insular, 1690.23 hectáreas corresponden a la Zona Federal Marítimo Terrestre (ZFMT) sobre la costa peninsular, y 41543.69 hectáreas corresponden a superficie marina. Ver Anexos I y II.

10. Descripción general/resumida:

La heterogeneidad física del área, aunada a la alta productividad marina de esta región (Álvarez- Borrego, 1983, 2002), ha producido en el CCLASF un conjunto extremadamente diverso de ambientes costeros, marinos e insulares. Este conjunto de ambientes, las relaciones ecológicas y oceanográficas que presentan, y la diversidad de flora y fauna registrada en ellos confiere al CCLASF un carácter único dentro de los sistemas de humedales de México.

El CCLASF comprende 21 cuerpos de agua costeros cerrados o semicerrados (esteros, marismas, pequeñas lagunas costeras y pozas hipersalinas), 22 playas arenosas y áreas de dunas, 17 accidentes insulares que conforman el archipiélago de BLA, y un número aún no determinado de formaciones arrecifales costeras e insulares. En el Anexo I se presentan las coordenadas geográficas así como la longitud total y la superficie de estos accidentes. En el Anexo V se presenta un registro fotográfico del área.

Cada uno de esos ambientes alberga flora y fauna peculiar, relacionada en muchos casos al ecotono presente entre el desierto y el mar, y caracterizada por un alto grado de especialización. En la porción costera-terrestre del CCLASF se han registrado 71 especies de plantas y 87 especies de animales, de las cuales 21 se encuentran bajo alguna categoría de protección en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-ECOL-2001 (SEMARNAT, 2002) y/o enlistadas por la Convención Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES, 2005).

En el área costero-marina del CCLASF se encuentran bajos lodosos, lechos de algas marinas, arrecifes rocosos, fondos arenosos y canales, todos relacionados en forma estrecha con los canales de Ballenas y Salsipuedes en su hidrología, biodiversidad y productividad. De las 3,452 especies marinas que han sido reportadas para el Golfo de California, al menos el 35% ha sido registrada en esta región, para un total de 87 especies de flora y 1200 especies de fauna marina, incluyendo 66 especies endémicas y 68 bajo alguna categoría de protección en la NOM-059-ECOL-2001 (SEMARNAT, 2002) y en la lista CITES (2005).

De las 117 especies de plantas identificadas en el archipiélago de BLA, 11 especies son endémicas de Baja California y dos (Xylorhiza frutescens y Mammilaria insularis) son, además, endémicas insulares. En la costa sur occidental de Isla Coronado se localiza una pequeña bahía donde se encuentra el mangle rojo (Rhizophora mangle) siendo el registro más norteño en el país de este tipo de vegetación. De las 26 especies de fauna reportadas en el archipiélago de BLA, seis especie son endémicas de las islas y 13 se encuentran bajo alguna categoría de protección en la NOM-059-ECOL-2001 (SEMARNAT, 2002) y en la lista CITES (2005).

Ver información adicional sobre importancia ecológica, flora y fauna, en numerales 18, 19 y 20.
11. Criterios de Ramsar:

1 • 2 • 3 • 4 • 5 • 6 • 7 • 8

12. Justificación de la aplicación los criterios señalados en la sección 11:
Criterio 1: Un humedal debe ser considerado internacionalmente importante si contiene ejemplos representativos, raros o únicos de tipos de humedales naturales o casi naturales, encontrados en una bioregión apropiada.

El CCLASF reúne una combinación de esteros, marismas, pequeñas lagunas costeras, pozas hipersalinas, playas arenosas, áreas de dunas, islas, islotes, formaciones arrecifales costeras e insulares, fondos marinos blandos, bajos lodosos, manglares y camas de algas, todos ellos en íntima relación con uno de los sistemas marinos más productivos de todo México, y enmarcado un ecosistema desértico extremadamente árido. Es esta combinación de ambientes, ecosistemas y relaciones ecológicas lo que otorga al CCLASF un carácter singular, que merece ser reconocido internacionalmente.

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) ha designado al área como “Región Prioritaria para la Conservación en México” (CONABIO, 1996), “Región Marina Prioritaria para la Conservación en México” (CONABIO, 1998), y “Área Prioritaria para la Conservación de las Aves” (CONABIO, 1999). La Coalición para la Sustentabilidad del Golfo de California reafirmó estas designaciones a través de un taller multidisciplinario de expertos, en el cual se propuso a esta como una región prioritaria para la conservación de la biodiversidad en el Golfo de California (Coalición para la Sustentabilidad del Golfo de California, 2001).

Criterio 2: Un humedal debe ser considerado internacionalmente importante si mantiene especies o comunidades ecológicas vulnerables, amenazadas, o críticamente amenazadas.

El CCLASF es hábitat crítico para las siguientes especies amenazadas:



  • Tortugas marinas (Nichols y Seminoff, 1995), amenazadas y protegidas en México (SEMARNAT, 2002) y en el mundo (CITES, 2005): Prieta o Negra (Chelonia mydas), Caguama o Amarilla (Caretta caretta), Golfina (Lepidochelys olivacea), Carey (Eretmochelys imbricata) y Laúd (Dermochelys coriacea). Las tortugas utilizan la porción costero-marina del CCLASF como zona de alimentación.

  • Tiburón ballena (Rhincodon typus), especie amenazada y protegida en México (SEMARNAT, 2002) y en el mundo (CITES, 2005). Utiliza la porción interna de la BLA desde junio a noviembre como zona de refugio y alimentación (Enríquez-Andrade et al., 2003).

  • Se ha documentado el área como una importante zona de alimentación y refugio para 16 especies de ballenas y delfines, pertenecientes a las familias Balaenopteridae, Eschrichtiidae, Physeteridae, Kogiidae, Ziphiidae y Delphinidae, equivalente al 52% de las 31 especies registradas en el Golfo de California (Urbán et al., 2004). Entre estos destaca el rorcual común (Balaenoptera physalus), cuya población residente en el Golfo de California y en la región de las grandes islas converge en el canal de Ballenas y en particular en la BLA y el CCLASF en general, donde se concentra el krill (Nictiphanes) que es su principal alimento (Tershy et al., 1990). La BLA es una zona importante de alimentación para otros cetáceos (Balcomb et al., 1979; Heckel et al., en prep.) entre los que se encuentran el rorcual tropical (B. edeni) (Urbán y Flores, 1996), el delfín común (Delphinus delphis), el calderón (Globicephala macrorhynha), la ballena azul (B. musculus), la ballena jorobada (Megaptera novaengliae), la orca (Orcinus orca), la Ballena Minke (B. aucutorostrata), la ballena gris (Eschrictius robustus) y el cachalote (Physeter macrocephalus), todos ellos bajo algún régimen de protección legal, tanto en México como en el extranjero (Balcomb et al., 1979). Aunque no está comprobado, es posible que existan poblaciones locales de tursión (Tursiops truncatus). El área también es ampliamente utilizada por el lobo marino de California (Zalophus californianus, también bajo régimen de protección) (Zavala-González, 1999).

  • Un total de 27 especies de aves se encuentran incluidas bajo alguna categoría de protección en la NOM-059-ECOL-2001 (SEMARNAT, 2002; Anexo III).

El Anexo III presenta listados de flora y fauna presentes en el CCLASF, indicándose la totalidad de especies que se encuentran incluidas en la NOM-059-ECOL-2001, así como en los anexos de la CITES (2005).

Criterio 3: Un humedal debe ser considerado internacionalmente importante si mantiene poblaciones de plantas y/o animales importantes para el mantenimiento de la diversidad biológica en una región biogeográfica en particular.

La heterogeneidad de ambientes existentes y condiciones oceanográficas en el CCLASF mantiene un conjunto de plantas y animales que, por la misma diversidad de hábitats y condiciones, alcanza una diversidad mayor que la observada en otras áreas de la región (Anexo III). Además de las poblaciones de tortugas marinas (Nichols y Seminoff, 1995), tiburón ballena (Enríquez-Andrade et al., 2003), cetáceos (Balcomb et al., 1979; Tershy et al., 1990; Urbán y Flores, 1996; Heckel et al., en prep.) , y aves (Anderson, 1983; Howell et al., 2001) que utilizan el área como zona de alimentación, en el CCLASF se encuentran hábitats, comunidades y micro comunidades poco estudiadas, como por ejemplo las encontradas en las pozas costeras hipersalinas, y las comunidades coralinas de aguas frías y poco profundas (Reyes-Bonilla et al., en prep.). Ver información adicional en numerales 18, 19 y 20.



Criterio 4: Un humedal debe ser considerado internacionalmente importante si mantiene especies de plantas y/o animales en etapas críticas de sus ciclos de vida, o provee refugio durante condiciones adversas.

En la porción marina del CCLASF, el flujo de la marea a través de los Canales de Ballenas y Salsipuedes genera corrientes locales ascendentes que transportan nutrientes desde el fondo a la superficie. Este fenómeno propicia una productividad primaria muy alta (Álvarez-Borrego, 1983), la cual permite el mantenimiento de cadenas tróficas que incluyen pelágicos menores, tortugas, aves y mamíferos marinos. La riqueza de estas aguas hace que sean utilizadas como área de alimentación para tortugas marinas, tiburón ballena, cetáceos, pinnípedos y aves marinas, particularmente durante años en los cuales el fenómeno de “El Niño” reduce la disponibilidad y abundancia de alimentos en las regiones marinas al norte y sur de la Región de las Grandes Islas (Tershy et al., 1990).

De las aves marinas o acuáticas mencionadas, 47 se reproducen en el estado de Baja California, y 26 en el CCLASF. Cincuenta de estas especies son visitantes de invierno, 14 son visitantes (aves marinas), 10 son migrantes transitorias, 2 son raras y 3 son visitantes de verano y únicamente (Sterna elegans) se reproduce en la región (Anderson y Palacios, en prep). En el caso de las aves terrestres se han reportado 132 especies para la región de BLA de los cuales 73 son residentes, 9 son raras, 19 son visitantes de invierno, 11 son migrantes transitorias y 20 son visitantes andantes de verano (Meyer, 2004).

Criterio 5: Un humedal deberá ser considerado de importancia internacional si sustenta de manera regular una población de 20.000 o más aves acuáticas.

El CCLASF forma parte de un sistema oceanográfico de alta productividad que mantiene poblaciones importantes de aves marinas. En Isla Rasa, los conteos realizados en 1999 indican la población de gaviota ploma fue en ese año de 260,000 individuos, la población de charrán elegante fue de 200,000 individuos, y de charrán real fue 10,000 individuos (Velarde y Ezcurra, 2002); estas especies utilizan el CCLASF como zona de alimentación y posadero. La región también alberga las colonias más grandes del mundo de pelícano pardo (Pelecanus occidentales, entre 6,000 y 18,000 parejas en el archipiélago de Islas San Lorenzo)(Anderson, 1983), bobo patas azules (Sula nebouxii, 110,000 parejas en Isla San Pedro Mártir), bobo café (Sula leucogaster, 74,000 parejas en Isla San Pedro Martir), y gaviota patas amarillas (Larus livens, cientos de parejas en estas islas) (Tershy y Breese, 1997). Todos estos taxa, así como la pardela mexicana (Puffinus opisthomelas) son endémicas o quasi-endémicas de esta región (Howell et al., 2001).

Estrictamente dentro de la poligonal que limita al CCLASF, en la isla Piojo se establece una colonia importante de anidación del pelicano café (Pelecanus occidentales) de entre 500 y 1000 nidos; en la Isla Calavera anida el cormorán de Brandt (Phalacrocorax penicillatus), y en las islas Gemelitos anida el cormorán orejudo (Phalacrocorax auritas); la garza morena (Ardea herodias) anida en las islas Coronado, Mitlan, Cabeza de Caballo, La Ventana y Gemelitos Oeste, y la garceta azul (Egreta caerulea) anida en las islas Coronado y Coronadito. La gaviota de patas amarillas (Larus livens) es endémica del Golfo de California y anida en 12 de las 17 islas de la BLA. Durante la primavera, el gavilán pescador (Pandion haliaetus), el halcón peregrino (Falco peregrinus) y el gavilán cola roja (Buteo jamaicensis), anidan en los acantilados que rodean las islas (CONANP, 2000; Zavala-González et al., 2001). La región también alberga las colonias más grandes del mundo de pelícano pardo (Pelecanus occidentales, 6,000 y 18,000 parejas en el archipiélago de Islas San Lorenzo) (Anderson, 1983), bobo patas azules (Sula nebouxii, 110,000 parejas en Isla San Pedro Mártir), bobo café (Sula leucogaster, 74,000 parejas en Isla San Pedro Martir), y gaviotas patas amarillas (Larus livens, cientos de parejas en estas islas) (Tershy y Breese, 1997).

NOTA: en el caso del Criterio 6 existen aún vacíos de información que deben ser llenados para su aplicación. Con el fin de conservar dicha información, ésta se ha transferido temporalmente a otras secciones de la FIR.

Criterio 7: Un humedal debe ser considerado internacionalmente importante si mantiene una proporción significativa de subespecies, especies, familias, etapas del ciclo de vida, interacciones entre especies y/o poblaciones de peces que son representativas de los beneficios o valores de los humedales, y que por lo tanto contribuyen a la diversidad biológica global.

Desde el punto de vista ictiofaunístico, las comunidades de peces que se encuentran en la porción costero-marina del CCLASF pertenecen al área reconocida por Walker (1960) como del Alto Golfo (“Upper Gulf”, en inglés), delimitada al sur por una línea que va de Bahía San Francisquito hasta Bahía Kino en la costa continental pasando por la punta sur de la Isla Tiburón. La ictiofauna del CCLASF se caracteriza por tener una importante componente de especies endémicas y de especies con distribuciones geográficas discontinuas, también presentes en la costa del Pacífico de California y Baja California (v. gr., Paralichthys californicus y Scorpaena guttata) (Walker, 1960; Castro-Aguirre et al., 1995; Fischer et al., 1995; Thomson et al., 2000). Un análisis reciente del endemismo en el Golfo de California indica que de las 782 especies de peces óseos registradas, 81 especies (10.4%) son endémicas (Findley et al., 1996). De éstas, 53 se encuentran en el Alto Golfo de California, abarcando en su distribución al CCLASF, como es el caso de la totoaba (Totoaba macdonaldi, enlistada en la NOM-059-ECOL-2001 (SEMARNAT, 2002). como especie en peligro de extinción). Cabe destacar que de las diez especies endémicas del Alto Golfo sensu stricto, cuatro especies de Sebastes (Scorpaenidae) ocurren exclusivamente la porción marina del CCLASF y aguas adyacentes (Rocha-Olivares, com. pers.).

Para este criterio es importante considerar también la información contenida en la justificación del Criterio 3, sobre otros grupos taxonómicos.

Criterio 8: Un humedal debe ser considerado internacionalmente importante si es una fuente importante de alimentos para peces, área de desove, criadero, y/o corredor migratorio de los que depende poblaciones de peces.

El tiburón ballena (Rhincodon typus), especie amenazada y protegida en México (SEMARNAT, 2002) y en el mundo (CITES, 2005), utiliza la porción interna de la BLA desde junio a noviembre como zona de refugio y alimentación (Enríquez-Andrade et al., 2003). Este comportamiento se encuentra aparentemente relacionado a la concentración de alimento que se encuentra en la porción interna de la BLA, durante los meses en que el alimento reduce su abundancia en otras áreas del Golfo de California.

La BLA es hábitat de desove de la población del Lenguado de California (Paralichthys californicus) que habita en el Golfo de California. Esta población tiene importancia comercial a nivel local.

El CCLASF es un área de paso migratorio del jurel (Seriola lalandi), especie aprovechada por las pesquerías tanto deportiva como comercial de Bahía de los Ángeles (Torreblanca, 2003).

El uso de la porción marina del CCLASF por estas poblaciones de peces está relacionada con la productividad y consecuente disponibilidad de alimento que se encuentra en esta agua, particularmente durante años en los cuales el fenómeno de “El Niño” reduce la disponibilidad y abundancia de alimentos en las regiones marinas al norte y sur de la Región de las Grandes Islas (Tershy et al., 1990).

13. Biogeografía

a) Región biogeográfica:

El CCLASF se localiza en la región central del Golfo de California. Fitogeográficamente forma parte de la provincia bajacaliforniana de la vasta Región Xerofítico-mexicana, que domina gran parte de la península de Baja California y la porción noroeste de la república mexicana (Delgadillo, 1995).

Desde el punto de vista ictiofaunístico, las comunidades de peces que se encuentran en la porción costero-marina del CCLASF pertenecen al área reconocida por Walker (1960) como del Alto Golfo (“Upper Gulf”, en ingles), delimitada al sur por una línea que va de Bahía San Francisquito hasta Bahía Kino en la costa continental pasando por la punta sur de la Isla Tiburón.

El archipiélago de la bahía se encuentra incluido en la “zona ficoflorística norte” propuesta para el Golfo de California por Espinoza-Avalos (1993).



b) Sistema de regionalización biogeográfica

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) ha designado al área como “Región Prioritaria para la Conservación en México” (RTP-6, “Sierras La Libertad-La Asamblea”; CONABIO, 1996), “Región Marina Prioritaria para la Conservación en México” (RMP-13, “Complejo Insular de Baja California”; CONABIO, 1998), y “Área Prioritaria para la Conservación de las Aves” (AICA NO-84, “Archipiélago de Bahía de los Angeles”; CONABIO, 1999). (Información y fichas descriptivas disponibles en: http://www.conabio.gob.mx/conocimiento/regionalizacion/doctos/regionalizacion.html).



14. Características físicas del sitio:

Clima. El tipo de clima en el CCLASF es muy seco, subtipo muy cálido (BW(h’)), y pertenece al grupo de climas secos con lluvias en verano. Este tipo de clima está caracterizado por presentar escasa precipitación total anual, la cual se encuentra entre los 40 y 60 mm, siendo septiembre el mes que registra mayor precipitación, y mayo y junio los más secos. Las temperaturas medias más altas se presentan en julio y agosto y van desde los 32 ºC hasta más de 40 ºC. La mínima mensual se presenta en enero y oscila entre 11 y 14 ºC. En la franja costera se tiene una evaporación media anual de 2,278.35 mm, excediendo en gran medida a la precipitación (INEGI, 1995).

Geología/ Geomorfología. La historia geológica del CCLASF está ligada a la de la Península de Baja California y por ello a la de la costa Oeste de Norteamérica. La región comprendida entre la BLA y la Bahía San Rafael está formada predominantemente por rocas volcánicas del Mioceno. En la cuenca de BLA las rocas del basamento están cubiertas por derrames andesíticos de edad 18.8 0.1 Ma, ocasionalmente intercalados con depósitos fluviales, lahares y derrames de basalto emplazados cerca de la línea de costa y que localmente atraparon sedimentos fosilíferos. Los derrames están cubiertos por tobas de 14.0 0.1 Ma y derrames basálticos de 12.1 0.1 Ma y ocasionalmente contienen sedimentos fosilíferos carbonatados. Se considera que esta secuencia es correlacionable con la que aflora en la Bahía de las Ánimas (Escalona-Alcazar, 1999).

Tipo de suelo. Las rocas graníticas que abundan en el CCLASF han dado lugar, bajo la influencia de los climas muy secos, a suelos residuales indiferenciados, de textura arenosa o de migajón arenoso denominados Regosol Eutricos (Re). Son blanquecinos o amarillentos, poco profundos, poseen bajos contenidos en nutrientes y materia orgánica, su fertilidad es baja y son bastante susceptibles a la erosión. De hecho, son suelos que sufren continuamente los efectos de la erosión natural asociándose a fluvisoles calcáreos (Je) y litosoles (I). Por lo tanto, en BLA se encuentra el tipo Re+Je+I. Las unidades de suelo presentes en todas las islas de BLA son Litosol + Regosol Eútrico con clase textural grueso en los 30 cm superficiales (INEGI, 1998).
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal