CP/acta 1555/06 12 julio 2006



Descargar 308.03 Kb.
Página6/7
Fecha de conversión04.05.2017
Tamaño308.03 Kb.
1   2   3   4   5   6   7
Para esta fecha, afortunadamente, los ánimos ya se habían calmado. Se habían reducido los focos de atención en las juntas municipales y no se reportaban incidentes ni nuevas acusaciones mutuas. El proceso ya estaba en su ruta final, encauzado en el marco de la ley y de los procedimientos previstos para las impugnaciones. Las impugnaciones para los cargos legislativos se resolvieron el viernes 2 de junio, las impugnaciones para los cargos municipales se resolvieron el 6 de junio.
La Misión desea dejar constancia del esfuerzo de la Junta Central Electoral para favorecer el trabajo de los observadores y para organizar y administrar adecuadamente los comicios, así como para facilitar la participación de los partidos políticos en las decisiones de la Junta, hecho este que permitió mayores controles y garantías en el proceso electoral.
Finalmente, la Misión desea agradecer a las autoridades gubernamentales, electorales y partidarias, así como a los representantes de los medios y de las organizaciones cívicas y eclesiásticas y de la comunidad internacional, por la amabilidad con que recibieron a los observadores y por la colaboración prestada para ejercer nuestra función. Se desea también resaltar muy especialmente el compromiso con la OEA y con la democracia de todos nuestros observadores, quienes, además, se condujeron con gran profesionalismo, discreción y neutralidad en el ejercicio de sus tareas.
Muchas gracias, señor Presidente.
El PRESIDENTE: Thank you very much, Mr. Perina, for your report. I now give the floor to Ambassador Roberto Álvarez, Permanent Representative of the Dominican Republic.
El REPRESENTANTE PERMANENTE DE LA REPÚBLICA DOMINICANA: Muchas gracias, Presidente.
En primer lugar, deseamos sumarnos a las palabras de pesar que se han expresado acá por el sensible fallecimiento de Susana Ramsburg. Extrañaremos su liderazgo, su eficiencia, pero, sobre todo, su sonrisa. Le expresamos nuestra solidaridad a la familia en este momento.

En segundo lugar, señor Presidente, me parece que fue ayer cuando ocupaba el lugar que usted ocupa el día de hoy. Sin embargo, por la distancia que me va separando de ese lugar, me doy cuenta de que va pasando el tiempo. Desde esta distancia le auguro y le deseo todo lo mejor y le ofrezco la colaboración de la Delegación dominicana.


Al Embajador Oyarce también le deseamos todo lo mejor en su nueva misión. Le agradecemos haber cumplido con la promesa y desde acá, le manifestamos toda nuestra solidaridad y apoyo.
También felicitamos a los pueblos y a los Gobiernos del Perú y de Colombia por las elecciones transparentes, en las cuales ambos pueblos han expresado libremente su opinión. Asimismo, deseamos felicitar a las misiones de observación de la OEA de ambos certámenes electorales que, como se ha señalado, han servido para acompañar y dar mayor credibilidad a ambas elecciones.
Finalmente, al Secretario General Adjunto le pido excusas por no haber podido estar aquí presente, por razones de fuerza mayor, durante sus palabras en relación con el trigésimo sexto período ordinario de sesiones de la Asamblea General de la OEA. Solo quiero decir que para el Gobierno dominicano fue un privilegio haber sido su sede y les agradecemos a todos, a la Secretaría General y a las misiones, por la colaboración que nos ofrecieron para que fuera un éxito.
Señor Presidente, en nombre del Gobierno dominicano y de las autoridades electorales, agradezco a la Misión de Observación Electoral de la OEA por el esmero y responsabilidad con que condujeron su tarea de acompañar a las autoridades y al pueblo dominicano durante este reciente certamen electoral, del cual la democracia dominicana ha salido renovada y fortalecida. En particular, deseo reconocer la acertada labor llevada a cabo por el jefe de la Misión, señor Rubén Perina.
De un padrón electoral de cinco millones de ciudadanos y ciudadanas, un 56% de este, es decir un porcentaje nada despreciable, acudió a las urnas el pasado 16 de mayo. Esta es la elección número 16 desde 1962 y después de varias décadas de dictadura, en la cual participa, de una manera ejemplar, el pueblo dominicano.
La votación transcurrió a través de todo el país de una manera ordenada, pacífica y sin obstáculos significativos para el ejercicio del sufragio. La jornada electoral fue normal. Como ha expresado el señor Perina, y es menester expresar, si bien ocurrieron algunas irregularidades debidas a retrasos en el conteo, transmisión y publicación de los resultados de los votos, estas no afectaron de manera alguna el balance general positivo del proceso electoral. En este sentido, las autoridades dominicanas están comprometidas a continuar trabajando asiduamente para perfeccionar el sistema electoral. Asimismo, se llevaron a cabo varias impugnaciones –un reducido número– que fueron resueltas por las autoridades electorales dentro del marco de la ley y sus resultados fueron aceptados por las partes. El pueblo dominicano y sus autoridades profesan un firme compromiso con la democracia.
Permítame informar que el resultado electoral de esta contienda ha sido muy favorable al partido oficial, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Es la primera vez en los treinta y tres años de existencia del Partido de la Liberación Dominicana que este logra presidir el Poder Ejecutivo y tener mayoría en ambas cámaras legislativas.
Menciono estos resultados, señor Presidente, porque este voto de confianza otorgado al Gobierno dominicano por el electorado en las urnas implica una gran responsabilidad, una responsabilidad histórica. Así lo ha reconocido el Presidente Leonel Fernández al hacer un llamado a la nación con el objeto de iniciar una reforma constitucional mediante una consulta popular –centrada más en el individuo–, a través de la cual el pueblo sea el protagonista de esa reforma, de modo que se avance hacia una cultura democrática de transparencia y responsabilidad y se destierren los lastres del autoritarismo. La intención del Presidente Fernández es consultar a todos los sectores mediante un amplio diálogo nacional que tenga como resultado un proyecto constitucional consensuado, para poder desarrollar un Estado moderno, eficiente, transparente y ágil, que permita, en palabras del Presidente Fernández, “los cambios y las transformaciones que se requieren en el siglo XXI para hacer una sociedad próspera que garantice el progreso y el bienestar a cada uno de los hijos nacidos en esta tierra”. Este resultado sería inédito en la historia dominicana y rompería con una tradición política autoritaria y antidemocrática en la forma de modificar la Constitución, y le permitiría al Presidente Fernández concluir la transición –que Juan Bosch soñó– hacia un sistema pleno, genuino y auténticamente democrático.
Señores Representantes, la ocasión es propicia también para recordar ciertas efemérides que se han celebrado en días recientes y que están estrechamente vinculadas con los procesos electorales y el avance de la democracia dominicana y la OEA. El camino hacia un orden verdaderamente democrático en la República Dominicana ha estado poblado en el pasado de numerosos impedimentos y dificultades.
El Gobierno elegido por abrumadora mayoría en las urnas en diciembre de 1962, el Gobierno del profesor Juan Bosch, fue derrocado violentamente por un golpe de Estado en septiembre de 1963 después de siete meses en el poder. El 24 de abril de 1965 un movimiento constitucionalista, así llamado por su objetivo de regresar a Bosch al poder y restaurar la Constitución de 1963, depuso al gobierno ilegítimo. Pocos días después ocurrió la intervención militar de los Estados Unidos, cuyo desenlace fue la instalación de un gobierno provisional presidido por Héctor García Godoy.
El Gobierno de García Godoy organizó el 1 de junio de 1966 las primeras elecciones dominicanas supervisadas por la Organización de los Estados Americanos; es decir, el mes pasado hizo cuarenta años. Es posible que esta observación electoral haya sido la primera en la historia de la Organización.
En vista de que la Décima Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores había creado el 6 de mayo de 1965 la Fuerza Interamericana, el doctor García Godoy, deseando entregar el poder sin la presencia en territorio dominicano de un solo soldado extranjero, envió en misión especial a un representante personal para recabar el apoyo de los otros diecinueve presidentes de las repúblicas americanas que entonces conformaban la OEA, con el objeto de lograr el retiro de las tropas en su totalidad en una fecha anterior a la instalación del Gobierno electo, pautada para el 1 de julio de 1966. Dicho emisario fue mi padre, Ambrosio Álvarez Aybar.
Por motivos de fuerza mayor no fue posible lograr que el gesto nacionalista que el doctor García Godoy se había propuesto, entregar el poder con la soberanía dominicana repuesta en su plena dimensión, tuviese éxito. Sin embargo, su deseo encontró cierto eco entre los Estados Miembros, pues el día 24 de junio de 1966; es decir, hace también cuarenta años, en esta misma sala Libertador Simón Bolívar a las 8:20 de la noche, después de largas y arduas negociaciones, la Décima Reunión de Consulta adoptó su resolución XIII que resolvió lo siguiente:
1. Disponer el retiro de la Fuerza Interamericana de Paz del territorio de la República Dominicana.
2. Que ese retiro se inicie antes del 1.˚ de julio de 1966 y se complete en un período máximo de noventa días contados desde la fecha en que se inicia el retiro.
Señor Presidente, conjuntamente con la conclusión exitosa del proceso electoral del pasado 16 de mayo en la República Dominicana y de la Observación Electoral de la OEA de dicho certamen, tenemos presente hoy estas importantes –y poco conocidas– efemérides en la vida política de mi país y de nuestra Organización, porque estas luchas de ayer están entrelazadas con las luchas de hoy por el fortalecimiento de la democracia y porque considero que es fundamental estar conscientes de que el éxito de las observaciones electorales, hoy más que nunca, implica una responsabilidad compartida entre los Estados Miembros y nuestra Organización.
Para el fortalecimiento de la democracia representativa en nuestro hemisferio tanto importa el desenvolvimiento interno de los procesos electorales en manos de nuestras autoridades, partidos políticos, sociedad civil y medios de comunicación, como el imparcial desempeño de los observadores de la OEA en la conducta de su delicada misión y la sagacidad y prudencia de sus informes.
Asimismo, el interés y escrutinio objetivo de los Estados Miembros, de los informes de las misiones electorales, de las cuales la OEA cuenta en su haber más de noventa desde inicios de la década de los ochenta, es fundamental para el afianzamiento de esta valiosa herramienta como un instrumento idóneo y confiable de nuestra Organización, herramienta que, además, ha venido estableciendo nuevos principios para el derecho internacional contemporáneo.
Distinguidos colegas, por todas estas razones, la República Dominicana se siente hoy satisfecha de haber participado, de manera constructiva, en este importante año electoral en nuestro continente y de haber contribuido a la consolidación de los valores democráticos establecidos en nuestra Carta Democrática.
Muchas gracias.
El PRESIDENTE: Thank you much, Ambassador Álvarez. I give the floor now to the Ambassador of Haiti.

El REPRESENTANTE PERMANENTE DE HAITÍ: Merci, Monsieur le Président.


D’abord, je voudrais saluer votre arrivée à la tête du Conseil permanent de notre Organisation. Vous pouvez, Monsieur le Président, compter sur notre pleine collaboration.
Je voudrais aussi profiter de l’occasion pour féliciter l’Ambassadeur John de Saint-Vincent-et-Grenadines pour le travail qu’il a accompli à la tête du Conseil durant les trois derniers mois.
Permettez-moi aussi, Monsieur le Président, de saluer la venue parmi nous du nouvel Ambassadeur du Chili à qui nous promettons tout notre support.
Monsieur le Président, j’ai demandé la parole sur ce point dans le but de remercier Monsieur Ruben Perina pour son rapport verbal sur les élections législatives en République dominicaine. Nous félicitons le Gouvernement et le peuple dominicains pour la bonne tenue de ces élections législatives.
Nous nous félicitons du heureux hasard qui fait que des élections législatives ont eu lieu durant la même année dans nos deux pays voisins, Haïti et la République dominicaine. Nous souhaitons une bonne coopération entre ces deux parlements qui auront certainement à débattre des questions qui sont communes à nos deux peuples.
Pour finir, je voudrais exprimer, au nom de la Mission, nos condoléances à la famille de Susana Ramsburg. Nous aimerions également exprimer nos condoléances à la Mission du Panama à la suite du décès de son ancien ambassadeur près l’OEA.
Merci, Monsieur le Président.
El PRESIDENTE: Thank you, Ambassador Brutus. The Ambassador of Saint Kitts and Nevis has the floor.
El REPRESENTANTE PERMANENTE DE SAINT KITTS Y NEVIS: Thank you, Chairman.
The Delegation of Saint Kitts and Nevis thanks the Electoral Observation Missions (EOMs) to Peru, Colombia, and the Dominican Republic for their reports, and we congratulate the peoples of those states on the successful outcome of their elections.
The Organization of American States, Mr. Chairman, is very important to the maintenance of democratic and electoral processes in our hemisphere. This is amply illustrated by the substantive reports that we have just received.
There can be little doubt that the roots of democracy are growing, deepening, and strengthening in our hemisphere, and that the branches are flourishing. Saint Kitts and Nevis, however, has always heralded the theme that the fruits of democracy—the alleviation of poverty, the general betterment of the health, education, nutrition, and opportunities for growth of our people—must be made more plenteous for democracy to be really meaningful. So on the one hand, we acknowledge and appreciate the progress made, because it should be lauded, but on the other hand, we must issue a caveat that certain things need to be done.
The Delegation of Saint Kitts and Nevis joins in expressing condolences on the passing of Susana Ramsburg, the Coordinator of the Language Services Section of the Office of Conferences and Meetings (OCM). Her distinguished service over the past 40 years is very meaningful to this organization. Our sympathy goes out especially to her family and to her many coworkers and colleagues here in this institution who knew her well and worked with her.
The Delegation of Saint Kitts and Nevis welcomes the new Permanent Representative of Chile, Ambassador Pedro Oyarce. We look forward to working closely with you and to strengthening our bonds of friendship with Chile through you.
Ambassador Henry Illes, on behalf of the Caribbean Community (CARICOM) group—I am now wearing another hat, that of CARICOM group coordinator—I wish to congratulate you on your attainment of the high office of Chairman of the Permanent Council. You are the fifth consecutive CARICOM ambassador to assume the Chair, beginning with the Dominican Republic, and you succeed the Ambassador of Saint Vincent and the Grenadines. We wish you all the very best during your term in office.
Serving as Chair provides us with an opportunity to expand our personal, social, psychological, and spiritual horizons, but in some measure, our holding of that high office also allows us to portray our national and regional character. We bring into focus issues of particular relevance to our states and our regions. We have an opportunity to diminish any misperceptions or misapprehensions that may unwittingly prevail within the ranks of our fellow representatives and to encourage appreciation of and sensitivity to the peculiar circumstances, interests, and needs of our smallest states. This must be more than an exercise in academic exposition; rather it should be a real expression of special and deferential consideration of small states. At the same time, small states have an obligation to endeavor to appreciate and to be responsive to the interests and motivations of larger states so that there can be a true fellowship of understanding within the Hemisphere.
As you steer the deliberations of this body, Ambassador Illes, I am confident that you will be guided by these and many other relevant considerations and that you will assist, when you can, in deepening the understanding and cooperation among our representatives and our states. The CARICOM member states pledge their support to you during your chairmanship and wish you a successful tenure.
I mentioned Ambassador John, whom you succeed. The CARICOM delegations acknowledge the outstanding chairmanship that he provided to this Council and wish him all the very best. Please convey those sentiments to him, Alternate Representative of Saint Vincent and the Grenadines.
Thank you, Chair.
El PRESIDENTE: Thank you, Ambassador Williams, for your expression of support. I don’t know if you were here during my speech, but I said that I also succeeded you and that you left some very big footsteps in the sand. I’ll try to fill those shoes. Thank you.
The next speaker is the Ambassador of Nicaragua.
El REPRESENTANTE PERMANENTE DE NICARAGUA: Muchas gracias, señor Presidente.
Ante todo, deseo unirme a las muestras de condolencia por el sensible fallecimiento de Susana Ramsburg.
En segundo lugar, deseo congratularlo a usted, Embajador Illes, por su nombramiento como presidente del Consejo en este próximo período y augurarle lo mejor para su presidencia.
En tercer lugar, en nombre del Grupo Centroamericano (GRUCA), quisiera darle la más cordial bienvenida al distinguido Embajador de Chile, don Pedro Oyarce. También deseo expresarle nuestro deseo de colaborar con él de la mejor manera posible para impulsar las importantes ideas que nos ha expuesto en esta mañana.
Deseo también felicitar a las Misiones del Perú, de Colombia y de la República Dominicana, así como a las misiones enviadas por la OEA a supervisar las elecciones en esos países hermanos, por el rotundo éxito que han tenido las elecciones celebradas en los últimos meses.
Esto pone de relevancia el importante papel de la OEA en ser el garante de elecciones que producen gobiernos legítimos a lo largo de todo nuestro Hemisferio, labor que es clave y es importantísima en este momento. Necesitamos tener gobiernos legítimos para que estos puedan aumentar su efectividad en dar respuesta a las demandas de la ciudadanía, a la demanda de nuestros pueblos en torno a los problemas tan ingentes de la pobreza, los problemas de la seguridad ciudadana y el resto de asuntos que nos competen. Pero sí, básicamente, es importante destacar que la OEA está haciendo una misión importantísima en el sentido de ayudar a nuestros países a producir estos gobiernos legítimos.
Esta felicitación también la hago con miras a que el 5 de noviembre –y este es un recordatorio– en mi país estaremos celebrando unas elecciones que serán las elecciones más importantes de la presente década. Ya la Misión de Observación Electoral de la OEA está instalada en Nicaragua y vamos a tener informes de su desempeño hasta el momento antes de las elecciones. Pero yo deseo enfatizar este hecho y, al mismo tiempo, pedirles a todas las delegaciones de los países miembros que mantengamos una vigilancia sobre el proceso, puesto que de su desenlace va a depender el destino de Nicaragua en los próximos períodos.
También deseo agradecer al Gobierno de los Estados Unidos de América la donación de $1,4 millones hecha recientemente para continuar con el proceso de desminado, específicamente en el norte de Nicaragua, donde todavía permanecen algunos focos geográficos que contienen estos artefactos mortíferos y que han producido tanto dolor y tanto duelo en nuestra población.
Señor Presidente, le reitero mis felicitaciones, sin nada más que agregar, le doy las gracias.
El PRESIDENTE: Thank you. I give the floor now to the Alternate Representative of the United States of America.
El REPRESENTANTE ALTERNO DE LOS ESTADOS UNIDOS: Thank you, Mr. Chairman.
First, Mr. Chairman, I would be remiss if I failed to congratulate the people and Government of Colombia, as well as the Electoral Observation Mission (EOM) of the Organization of American States in that country, on the latest elections in Colombia. The United States was very pleased to have helped support the OAS Mission financially.

Mr. Chairman, my delegation joins in congratulating the people and Government of the Dominican Republic on their successful legislative elections last month. Likewise, we congratulate Secretary General Insulza, Dr. Perina, and the OAS General Secretariat for their work with the Electoral Observation Mission and for the thoughtful report that we heard today.


By all accounts, the Mission was well received and helped reassure the Dominican Republic that the voting was conducted in a fair and transparent manner. The U.S. Embassy welcomed the opportunity to furnish several volunteer observers to the OAS Mission, thus allowing extensive coverage of key cities in the interior of the island. We believe that the financial contribution that we made as part of the OAS Mission was well spent. Our embassy staff returned home with nothing but praise for the OAS, so I thank you.
Mr. Chairman, I would like to echo the comments made by the Permanent Representative of the Dominican Republic, Ambassador Álvarez. The latest OAS Mission and the democratic election that it observed are particularly noteworthy in the context of the history of the OAS’s involvement in the Dominican Republic.
The 1960s were very challenging times for the Hemisphere. As Ambassador Álvarez noted, 2006 marks the fortieth anniversary of the return of democracy to the Dominican Republic, following the arrival in that country in 1965 of an Inter-American Peace Force (IAPF). Many of the countries around the table participated in that effort, among them Argentina, Brazil, Colombia, Costa Rica, El Salvador, the United States, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panama, and Paraguay. My apologies if I omitted any countries. The IAPF, established by the OAS, defended and ensured a return to democratic order in the Dominican Republic at a crucial moment in its history.
In light of that history, we note that the report by the Electoral Observation Mission today showed us that democracy and stability continue to be the will of the Dominican people. That achievement is a shared accomplishment of which we all should be proud.
Having been in the Dominican Republic for last month’s regular session of the General Assembly, I feel confident in noting that it is a country looking to the future for continued growth, democracy, and success.
Again, our congratulations to the Dominican people and Government on their elections, and our thanks to the OAS.
Thank you, Mr. Chairman.
El PRESIDENTE: Thank you very much. There are no further requests for the floor, so the Chair suggests that the Council take good note of the report by Dr. Perina and of the comments made.

APROBACIÓN DE ACTA


El PRESIDENTE: The next item on the order of business is the approval of the minutes of the special meeting of the Permanent Council held on February 23, 2005. The changes introduced by delegations have been duly incorporated, and if there are no further suggestions for changes, document CP/ACTA 1466/05 is approved.

INFORMACIÓN ACERCA DEL OBSERVATORIO PARLAMENTARIO



SOBRE LA CUESTIÓN DE LAS ISLAS MALVINAS
El PRESIDENTE: Ladies and gentlemen, I now offer the floor to delegations that wish to bring any matter to the attention of the Council. Ambassador of Argentina, you have the floor, sir.
El REPRESENTANTE PERMANENTE DE LA ARGENTINA: Gracias, señor Presidente.
En el marco del tratamiento de la Cuestión de las Islas Malvinas por parte de la Organización de los Estados Americanos, me honra informar a este Consejo Permanente sobre la creación del Observatorio Parlamentario sobre la Cuestión de las Islas Malvinas, en el ámbito de la honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina.
1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal