Criminología I temario unidad Introducción a la Criminología



Descargar 224.53 Kb.
Página3/3
Fecha de conversión27.11.2017
Tamaño224.53 Kb.
1   2   3

3.- LA NUEVA CRIMINOLOGÍA (Postura crítica)

La Dirección Crítica es una orientación en la que convergen distintos criminólogos a los que la Criminología tradicional les parece incapaz de lograr una adecuada explicación del fenómeno criminal.

Principios:


  1. El Estado y el derecho están en mucho orientados a proteger intereses de grupos con acceso al poder.

  2. Los que infringen las normas no son seres anormales sino personas que se han atravesado en el camino de los intereses de quienes tienen el poder de definir los delitos.

El labelling aproach o teoría del etiquetamiento es su base. La obra de Alessandro Baratta “Criminología Crítica y Crítica del derecho penal” da inicio en los años 70s en Italia a este movimiento.

Los puntos clave eran la crítica a la Criminología tradicional, la crisis del estado benefactor y el estudio de las instituciones de control social.

Críticas de la criminología Crítica a la Criminología Tradicional:


  1. la creencia de que se obtendrá la solución para el delito y la delincuencia, tan pronto como pueda determinarse o buscarse sus causas.

  2. Distinción convencional entre criminalidad y delincuencia.

  3. La repetida afirmación de que no es tanto el delito cometido sino la personalidad del autor lo que tiene relevancia para el tratamiento del delincuente.

Con esta corriente se busca un método que permita hacer el análisis no del individuo, s8no de la sociedad y más aún, de las estructuras de poder. Esto es el paso de una microcriminología a una macrocriminología.

La escuela clásica se preocupó por el delito, la positiva por el delincuente y ahora la crítica voltea la cara hacia un nuevo y diferente enfoque: la criminalización y su control.

Se llega al análisis de las estructuras de poder e intereses que crean y mantienen leyes y normas y no solamente el estudio del delincuente y del delito, pues éstos son consecuencia de las leyes que los consideran como tales.

Así, para la Criminología radical el crimen es la violación de los derechos humanos políticamente definidos. Si se opta por esta definición radical se admite que la solución del problema criminal reside en la transformación revolucionaria de la sociedad y en la eliminación de sistemas económicos y políticos de explotación.

La criminología crítica dice que no existe neutralidad de las instituciones de control social pues desde su origen la ley está elaborada por una clase, partido o persona en el poder y los encargados de vigilar y castigar son parte indudable de la maquinaria de poder; por lo que están impedidos para ser imparciales.

El fracaso de los sistemas de control tradicionales, lleva a la idea de que la tarea fundamental consiste en reestructurar a la sociedad, y no en reinsertar en ella al criminal.

El derecho penal es, sin lugar a dudas, un instrumento de control social en manos del gobierno. El estado siempre procurará defenderse contra lo que él considera dañoso, perjudicial o peligroso. Además las leyes penales, por modernas que estas sean, siempre estarán atrasadas frente a la dinámica realidad social. Por otra parte, es indudable la crisis de la Justicia en general; la justicia parece estática, inmutable, desesperadamente lenta, sus procedimientos arcaicos, sus ritos inexplicables, etc. Ha hecho que la población pierda paulatinamente la fe en ella.

La nueva Criminología debe centrarse primordialmente en la criminalidad que viola los Derechos Humanos, donde quiera que ésta se dé, de lo contrario se reduce a una criminología parcial y trunca.

Es cierto que la Criminología tradicional ha estado excesivamente ligada a ellos, parte por el terrible error de aceptar las definiciones jurídicas y de considerar como justo, dado e inmutable lo que dice la ley, y parte por la tendencia de convertirse en Criminología penitenciaria, en mucho porque las cárceles es casi el único lugar en que se permite trabajar al criminólogo.

También notable es la importancia que se da ahora a ciertos crímenes que, a pesar de su gravedad, habían sido desatendidos por la Criminología tradicional, tales como la violencia institucional, la corrupción gubernamental, la contaminación ambiental.

Es necesario, tal como lo señala López Rey, abandonar la Criminología de pobre diablo y del encarcelado, para hacer una Criminología, más amplia, menos individualista, más social y menos supersticiosa.

Algo que preocupa es que, después de sus acertadas críticas a la Criminología Clínica, los criminólogos críticos no proponen en concreto qué hacer con el caso individual; entendemos que la clínica no puede resolver el problema de la criminalidad pero no entendemos en la práctica que hacer con el sujeto en concreto, real, que tenemos en la mano y cuyo problema debemos resolver.

A pesar de algunas exageraciones y ciertos radicalismos, la corriente crítica es uno de los movimientos más importantes en los últimos tiempos, y sus aportaciones son definitivas para la transformación de la Criminología.


3.1. EL PENSAMIENTO CRIMINOLÓGICO

3.1.1. El interaccionismo simbólico

Los años sesenta no sólo implicaron una crisis puramente intelectual del funcionalismo, sino que además la sociedad americana se reestructuraba, dando paso a una nueva clase media. La fuerza de ésta clase y de una nueva burguesía no tan directamente ligadas a la producción de antaño, sino más bien relacionadas con las empresas de servicios. Surge también la lumpen burguesía. El interaccionismo simbólico surge junto a posiciones radicales como expresión de esa nueva clase media. Los orígenes del interaccionismo simbólico se remotan a Georg H. Mead y su obra “Espíritu, persona y sociedad”, esto es antes de la Primera Guerra Mundial, pero surge con posterioridad.

Esta corriente toma en cuenta la relación de influencia recíproca que existe entre el individuo y su ambiente; es decir, concibe al individuo como activo frente al ambiente y a éste moldeable por el individuo; y viceversa, el individuo también es flexible para poder adaptarse al ambiente mismo. El sujeto es, desde el punto de vista del interaccionismo un sujeto reflexivo pues, en este contexto la comunicación es fundamental, ya que la interacción se realiza a través del lenguaje en un intercambio permanente de significados y símbolos.

En éste orden de ideas, existen medios que permiten al individuo adoptar la actitud del otro hacia él, el individuo está conscientemente capacitado para adaptarse a ese proceso y para modificar la resultante de dicho proceso en cualquier acto social dado, en términos de su adaptación al mismo.

“El yo es la reacción del organismo a las actitudes de los otros; el mi es la serie de actitudes organizadas de los otros que adopta uno mismo. Las actitudes de los otros constituyen el mi organizado, y luego uno reacciona hacia ellas como un yo”.

El interaccionismo simbólico plantea, pues, una nueva forma de orden y progreso basada en el consenso que implica la comunicación, en el autocontrol de la persona.

El interaccionismo simbólico tiende a desconocer la existencia de grupos sociales, de clases sociales, el proceso de producción y de poder.

El interaccionismo ha tenido una inmediata repercusión en la Criminología a través de las teorías de la reacción social o del etiquetamiento; ha permitido una investigación en el campo del control social mostrando la relevancia que éste tiene en cada instancia particular para la constitución del comportamiento desviado. El control Social como forma de criminalización.



El interaccionismo es entonces, una teoría de la significación conforme a la cual los seres humanos buscan cosas según el significado que tienen para ellos, en medio de la constante interacción social.
3.1.2. El marxismo
3.2. TEORÍAS DEL CONFLICTO, RADICALES Y LA REACCIÓN SOCIAL

3.2.1. La sociedad heterogénea y el conflicto

3.2.2. La reacción y el control social
3.3. CRIMINALIZACIÓN

3.3.1 Labelling Approach

3.3.2. Procesos de definición

3.3.3. Selectividad en la aplicación del delito
4.- LA CRIMINOLOGÍA CONTEMPORÁNEA
4.1. REALISMO DE DERECHAS

      1. Criminología Administrativa

4.1.2. Criminología Actuarial
4.2. ABOLICIONISMO

4.2.1. Moderado

4.2.2. Radical
4.3. REALISMO DE IZQUIERDAS

4.3.1. Jonh Lea

4.3.2. Jock Yung
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal