Cristianismos



Descargar 32.19 Kb.
Fecha de conversión04.05.2017
Tamaño32.19 Kb.
L
Segons com hagis arribat aquí, potser t’interessarà retrocedir una mica i començar a:

¿Existieron “cristianismos
sin Jesús de Nazaret?


A CARTA A DIOGNETO


La plaça de Diognet, un libro del Abad de Montserrat, Joseph M. Soler.

Para justificar el título del libro el abad Josep M. Soler explica que Diogneto fue el destinatario de una carta (Carta a Diogneto) de finales del siglo II o de principios del III que ha llegado hasta nosotros, de autor desconocido. El texto se deduce que Diogneto era un personaje no cristiano, culto, de alto nivel social e interesado en conocer el cristianismo. Como otros textos de los primeros cristianos, esta carta pretende exponer de manera inteligible para los no cristianos algunos aspectos importantes del pensamiento cristiano. Y, también, busca puntos de contacto con el pensamiento griego-latino del momento para mostrar que la fe cristiana es razonable y que puede confrontarse con la reflexión filosófica coetánea. El nombre de Diogneto es, pues, simbólico, porque “se refiere a muchos miembros de nuestra sociedad que no tienen una convicción cristiana sedimentada ni quizás religiosa en sentido amplio, pero con los cuales los cristianos debemos dialogar porque son parte de la misma sociedad, compartimos las mismas problemáticas y conjuntamente hemos de encontrar unos valores comunes que nos permitan fundamentar una ética que pueda ser socialmente compartida”, afirma el P. Abad de Montserrat

“Los cristianos actuales nos hemos de dirigir a la gente que no comparte nuestras convicciones de fe o se las cuestiona, con todo respeto, procurando establecer canales de diálogo, haciendo un esfuerzo de comprensión y de pedagogía, sin querer imponer nada y evitando confrontaciones agrias i enfrentamientos crispados que no suelen ayudar a la convivencia en una sociedad plural y democrática. Como un servicio a las personas y al conjunto de la sociedad, hemos de proponer, en el debate social tan marcado por la multiplicidad de ideas en circulación, las razones de nuestras convicciones, de nuestra visión de la persona humana”, asegura el P. Joseph M. soler. “Este diálogo con los Diogneto del s. XXI se ha de hacer en los diferentes foros de la sociedad actual en donde se intercambian ideas, se debaten problemas, se buscan caminos de futuro; además, en la sociedad mediática y globalizada actual, todo lo que se dice en estos ámbitos encuentra eco en los medios de comunicación que lo divulgan: por eso, en el título hablo de “plaza”; también es un concepto simbólico”, argumenta

Josep Martí i Aixalà, en la introducció d’Apologetes dels segle II de la colección Clàssics del cristianisme, dice:

Hacia el año 200, un autor anónimo escribe un discurso a otro particular, Diogneto, un intelectual, no identificado con certeza, que le había presentado una serie de preguntas sobre el cristianismo. El “Discurso a Diogneto es una apología que contiene, además de las famosas páginas doradas sobre el misterio de los cristianosm en el mundo una catequesis sumaria y un protréptico o exhortación final, que amplifica con una prosa lírica y brillante sobre la gnosis verdadera (Pág. 15)

Por su parte, Josep Vives (Los Padres de la Iglesia) dirá:

Literalmente es, sin duda, la obra más bella y mejor compuesta de la literatura apologética: sus formulaciones acerca de la postura de los cristianos en el mundo o del sentido de la salvación ofrecida por Cristo son de una justeza y una penetración admirables. (pág. 65)

Y Earl Doherty:

La anónima Carta a Diogneto es muy a menudo incluida con los Padres Apostólicos. Pero en realidad es una apología, una defensa del cristianismo dirigida probablemente al emperador, Adriano o Marco Aurelio. La mayoría de los investigadores se inclinan por una fecha más antigua (c. 130)

The anonymous Epistle to Diognetus is often included with the Apostolic Fathers. But it is really an apology, a defence of Christianity addressed probably to an emperor, either Hadrian or Marcus Aurelius. Most scholars lean to the earlier date (c.130).



http://www.jesuspuzzle.humanists.net/century2.htm

¿Quién es el receptor de este escrito? Podemos prescindir del nombre y quedarnos con que es un excelentísimo, el mismo título que el evangelio de Lucas da a Teófilo (kra,tiste Qeo,file), a quien va dedicada la doble obra lucana. Es un hombre “extraordinariamente interesado en instruirse sobre la religión de los cristianos” y que lleva esta indagación con “mucha inteligencia y cuidado” (I, 1).



Te veo, excelentísimo (kra,tiste) Diogneto, extraordinariamente interesado en instruirte sobre la religión de los cristianos (uvperspoundao,ta se th.n qeose,beian tw/n cristianw/n maqei/n) y con cuánta inteligencia y cuidado (pa,nu safw/j kai. evpimelw/j) indagas, a propósito de ellos (I, 1)

¿Habla de la encarnación de Dios?



El que es verdaderamente omnipotente, creador de todas las cosas (o` pantokra,twr kai. pantokti,sthj), el Dios invisible, él mismo hizo venir de los cielos la Verdad (th.n avlh,qeian) y la Palabra santa (to.n lo,gon a[gion) e incomprensible, estableciéndola sólidamente en sus corazones (VII, 2).

Porque, ¿ha habido alguna vez alguien entre los hombres que supiera qué es Dios (ti. potVevsti. Qeo.j) antes que él mismo viniera (pri.n auvto.n evlqei/nÈ). (VIII, 1)

De hecho, ningún hombre lo ha visto ni lo ha conocido: él mismo se ha manifestado (auvto.j de. e`auto.n evpe,deixen). Y se ha manifestado a través de la fe (dia. pi,stewj), que es la única a quien se le concede ver a Dios (Qeo.n ivdei/n). (VIII, 5-6)

Pero al revelar (avpeka,luye) por medio de su Hijo amado (dia. tou/ avgaphtou/ paido.j) y manifestarnos (evfane,rwse) lo que tenía preparado desde el principio, nos lo ha ofrecido todo de una vez: participar en sus beneficios, ver (ivdei/n) y comprender (noh/sai) lo que ninguno de nosotros hubiera jamás esperado (VIII, 11)

Demos la palabra, una vez más, a Earl Doherty:

El autor llega a decir que Dios (the ultimate God) envió el Logos, su Hijo, a la tierra, pero no proporciona ni tiempo ni lugar, ni la identidad de la encarnación. El nombre de Jesús no aparece nunca. El Hijo revela a Dios, pero no está caracterizado como un maestro humano.

The writer goes so far as to say that the ultimate God sent the Logos, his Son, down to earth, but no time, place, or identity for this incarnation are provided. The name Jesus never appears. The Son revealed God, but is not portrayed as a human teacher.



Parece que hace referencia a la redención:

Compadeciéndose (evlew/n), cargó sobre sí nuestros pecados (auvto.j ta.j h`mete,raj a`marti,aj avnede,xato) ; él mismo entregó (avpe,doto) su propio Hijo (to.n i;dion ui`òn) como rescate por nosotros (lu,tron uvpe.r h`mw/n), al Santo por los pecadores, al inocente por los malvados, al justo por los injustos, al incorruptible por los corruptibles, al inmortal por los inmortales. (IX, 2)

¿En quién podíamos nosotros, malvados e impíos, ser justificados (dikaiwqh/nai), sino sólo en el Hijo de Dios (mo,nw| tw/| ui`w/| tou/ Qeou/)?

…y habiéndonos ahora mostrado al salvador (to.n swth/ra) que tiene el poder de salvar incluso al impotente (IX, 6)

Earl Doherty:

Nosotros encontramos una alusión a la redención: “Él (Dios) cargó él mismo nuestros pecados y entregó su propio Hijo como rescate por nosotros”, pero su descripción de este acto esta basada en la Escritura. Ningún detalle evangélico es mencionado, ni se trata de la muerte del Hijo, ni de la resurrección.

We find an allusion (9) to the Atonement: "He (God) took our sins upon himself and gave his own Son as a ransom for us," but his description of this act is based on scripture. No Gospel details are mentioned, no manner of the Son's death (if that's what it was), no resurrection.

¿Por qué este cristiano no quiere hablar de Jesús? Porque no habla de Cristo? No sería honesto por nuestra parte identificar la Verdad, el Hijo, el Salvador con el Jesús de Narrarte de las narraciones evangélicas. Dejemos que los escritos antiguos digan lo que querían decir.

Todo esto es respuesta a Diogneto que “con mucha inteligencia y cuidado” investigaba sobre la religión de los cristianos.

All this is in response to Diognetus' "close and careful inquiries" about the Christian religion.

Atención!! Por si os ponéis a leer esta carta, sabed que los dos últimos capítulos (XI-XII) posiblemente no pertenecen a la obra original.

Martí i Aixalà:

Recordemos que algunos comentaristas cuestionan la autenticidad de los capítulos XI y XII de nuestro texto, atribuyéndolo sobre todo a Hipólito. Sin embargo, hay argumentos de peso para inclinarnos a creer que pertenecen al mismo autor de los restantes capítulos. Notemos tan solo cómo dentro del género apologético era normal un final exhortativo o protréptico, que ya hemos visto insinuarse en el capítulo X.

Earl Doherty:

Los dos últimos capítulos del único manuscrito que ha sobrevivido, que contienen una referencia a los apóstoles y discípulos de la Palabra, han sido identificados como pertenecientes a otro documento, probablemente una homilía de la segunda mitad del

The final two chapters of the sole surviving manuscript, which contain a reference to apostles and disciples of the Word, have been identified as belonging to a separate document, probably a homily from the mid to late second century.



h
Itinerario recomendado:

¿Por qué no querían hablar
de Jesús de Nazaret?

ttp://www.mercaba.org/TESORO/427-10.htm


http://www.earlychristianwritings.com/text/diognetus-lightfoot.html

h
Itinerari recomanat:

Per què no volien parlar
de Jesús de Natzaret

ttp://www.earlychristianwritings.com/text/diognetus-roberts.html



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal