Curso escolar 2016/17 La Almunia de Doña Godina, octubre de 2016



Descargar 3.38 Mb.
Página24/41
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño3.38 Mb.
1   ...   20   21   22   23   24   25   26   27   ...   41




INDICADORES DE LOGRO


Se consigue:

Se consigue con dificultad:

No se consigue totalmente:

No se consigue:





ESPECIFICACIÓN DE LAS DESVIACIONES FINALES RESPECTO A LA PROGRAMACIÓN INICIAL









Medidas correctoras propuestas para el próximo curso









OBSERVACIONES DEL JEFE/A DEPARTAMENTO







INDICE BACHILLERATO

  1. INTRODUCCIÓN______________________________________________237

  2. Objetivos de la materia__________________________________________238

  3. Contribución de la materia a la adquisición de las competencias clave____239

  4. Elementos transversales________________________________________253

  5. Contenidos, criterios de evaluación y estándares de aprendizaje vinculados a las competencias y elementos transversales_________________________254

  6. Estándares de aprendizajes mínimos_______________________________275

  7. Secuenciación y temporalización de los contenidos. Contenidos mínimos__276

  8. Criterios de evaluación, procedimientos e instrumentos de evaluación_____306

  9. Criterios de calificación__________________________________________311

  10. Características de la evaluación inicial______________________________314

  11. Plan de atención a la diversidad___________________________________314

  12. Metodología__________________________________________________315

  13. Materiales y recursos didácticos___________________________________318

  14. Programa de actividades complementarias y extraescolares_____________319

  15. Tareas de recuperación de los alumnos con materias pendientes_________319

  16. Actividades de orientación para la superación de pruebas extraordinarias__319

  17. Procedimientos de revisión, evaluación y modificación de la programación. Indicadores de logro.___________________________________________320


1.- INTRODUCCIÓN

La finalidad del Bachillerato es proporcionar a los alumnos formación, madurez intelectual y humana, conocimientos y habilidades que les permitan desempeñar su futura función social y profesionalcon responsabilidad y competencia. Asimismo, les capacita y orienta para el acceso a los estudios superiores. También es el momento de afianzar las estrategias de aprendizaje autónomo y cooperativo, los hábitos de lectura, el sentido crítico y la autoconfianza en la capacidad de aprendizaje. En lo que se refiere a las lenguas extranjeras, un objetivo fundamental para los alumnos de Bachillerato es expresarse con corrección y fluidez en una o más lenguas extranjeras. El dominio de almenos una lengua extranjera se ha convertido en un elemento clave para lo que el Consejo de Europa llama educación global, intercultural y plurilingüe, un modelo de educación que pretende responder a los retos que plantea un mundo diverso, sujeto a constantes cambios, y cada vez más interconectado fundamentalmente a través de las tecnologías de la información y comunicación (TIC).

Este proceso de progresiva globalización ha convertido a la lengua inglesa en un instrumento de comunicación privilegiado para el acceso a la información y al conocimiento, y en una herramienta decisiva para la participación en una variedad de contextos y situaciones que suponen un estímulo para el desarrollo del individuo en los ámbitos personal, público, académico y laboral.

Aragón, como comunidad autónoma de España, se encuentra también comprometida con la Unión Europea en el fomento de las lenguas comunitarias. El Consejo de Europa, en el Marco Común Europeo de

Referencia para las Lenguas (MCER), establece directrices tanto para el aprendizaje de lenguas como para el establecimiento de los niveles de desarrollo de la competencia comunicativa en las diferentes lenguas de un hablante. Estas directrices son las que inspiran el currículo, junto con las diversas teorías sobre la lengua y su aprendizaje que nutren el Enfoque Comunicativo. Todos los elementos del currículo deben estar al servicio del objetivo último que debe alcanzar un estudiante: ser capaz de comunicarse en inglés en distintos contextos comunicativos, dentro y fuera del aula, y con distintos fines.

2.- OBJETIVOS DE LA MATERIA

Obj.IN.1. Comprender textos orales, de géneros y temas diversos, emitidos por otros hablantes y por los medios de comunicación, con el propósito de extraer información general y específica, incluidos significados no explícitos

Obj.IN.2. Expresarse y desenvolverse oralmente con fluidez y corrección lingüística, con autonomía y de forma comprensible, con cierta creatividad y estilo, tanto en situaciones comunicativas que requieran una interacción entre varios hablantes como en monólogos derivados de tareas concretas

Obj.IN.3. Leer y comprender de forma autónoma textos de géneros y temas diversos, realizando un análisis lingüístico que derive en una lectura crítica del texto y que lleve al alumno a reconocer y experimentar el gusto por la lectura

Obj.IN.4. Producir textos escritos, de géneros y temas diversos, con corrección, cohesión y un cierto grado de creatividad, en un estilo adecuado al receptor y a la intención comunicativa

Obj.IN.5. Utilizar los conocimientos sobre la lengua y las normas de uso lingüístico para comprender textos orales y escritos, hablar y escribir de forma adecuada, y reflexionar sobre el funcionamiento de la lengua en situaciones comunicativas complejas

Obj.IN.6. Afianzar estrategias de aprendizaje autónomo y cooperativo tales como la planificación, la búsqueda, selección y organización de la información, el uso de las tecnologías digitales, los hábitos de trabajo individual y en equipo, el control y evaluación del propio proceso de aprendizaje, la co-evaluación, el sentido de iniciativa y responsabilidad, con el fin de seguir progresando en el aprendizaje y adquisición de la lengua extranjera

Obj.IN.7. Conocer los rasgos sociales y culturales más destacados de las comunidades de habla inglesa, y desarrollar una actitud positiva hacia la diversidad sociocultural, con el fin de mejorar la comunicación en determinados contextos y situaciones

Obj.IN.8. Valorar el uso de la lengua extranjera como instrumento de comunicación y como medio de acceso a otras culturas y conocimientos, y reconocer la necesidad e importancia de su aprendizaje en un mundo globalizado, plurilingüe y multicultural.

3.- CONTRIBUCIÓN DE LA MATERIA A LA ADQUIICIÓN DE LAS COMPETENCIAS CLAVE.

1. Competencia en comunicación lingüística

La materia de Lengua Extranjera (Inglés) contribuye de manera directa al desarrollo de la competencia en comunicación lingüística, a través de la adquisición de habilidades orales y escritas. Por un lado, requiere hacer un uso funcional y contextualizado de la misma. Por otro, la reflexión consciente y el desarrollo sistemático de subcompetencias que conlleva el aprendizaje de una lengua extranjera puede extenderse al aprendizaje de la lengua materna, lo que permite consolidar conocimientos, destrezas y actitudes, y mejorar la capacidad para comunicarse en distintos ámbitos: personales, públicos, educativos y profesionales.



En Bachillerato, las habilidades y estrategias comunicativas se ampliarán a otros contextos relacionados con sus intereses personales y con la orientación académica y profesional elegida.


  1. Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología

El aprendizaje de inglés contribuye al desarrollo de esta competencia porque promueve prácticas de resolución de problemas y una actitud crítica ante el desarrollo científico y tecnológico. A la competencia matemática se asocian descriptores tales como interpretar tablas, mapas, datos específicos y estadísticos; describir tamaños y propiedades geométricas; clasificar datos, ordenar textos, etc. A las competencias básicas en ciencia y tecnología se asocian descriptores como los siguientes: acceder a procedimientos y técnicas de investigación; buscar información sobre aspectos científicos; ser conscientes del mundo en el que vivimos y de sus diferencias; respetar y proteger el medio ambiente; estudiar contenidos interdisciplinares relacionados con sus intereses y sus estudios futuros.


  1. Competencia digital

Hoy en día la comunicación se realiza en gran parte a través de medios digitales que, por su carácter interactivo, son los que pueden proporcionar contextos reales y funcionales en los que se apoye el proceso de enseñanza-aprendizaje de una lengua extranjera. Estos medios están recogidos en el currículo, como recursos a través de los cuales se puede obtener información y conocimiento o como soportes naturales de los textos orales y escritos que el estudiante habrá de producir, comprender y procesar, por lo que la competencia digital se entiende como parte sustancial de la competencia comunicativa y, por ello, ambas contribuyen a su desarrollo mutuo. Además, la clase de inglés es un entorno ideal para aprender el uso autónomo, crítico y responsable de las TIC.


  1. Competencia de aprender a aprender

Los alumnos de Bachillerato desarrollan esta competencia cuando reflexionan sobre qué estrategias y técnicas son las mejores para aprender, y cómo llegar a ser autónomos y responsables en su vida escolar y profesional. Esto implica reflexionar sobre su proceso de aprendizaje, organizar los recursos y el trabajo individual, cooperar con otros alumnos, autoevaluarse, y desarrollar estrategias de aprendizaje (cognitivas, meta-cognitivas, sociales y afectivas). El currículo de Lengua Extranjera (Inglés) incide en el carácter procedimental de todos sus elementos y de sus relaciones.


  1. Competencias sociales y cívicas

Según el Consejo de Europa, la comunicación en lenguas extranjeras exige poseer capacidades como la mediación y la comprensión intercultural. El uso efectivo de una lengua extranjera supone necesariamente una visión abierta y positiva de las relaciones con los demás, basada en el diálogo y en la cooperación. Dicha visión se materializa tanto en actitudes de valoración y respeto hacia otras lenguas y culturas, y hacia otras personas cuyos valores y creencias difieren de los propios, como en la apreciación del carácter particular de costumbres, ideas, prácticas sociales o artísticas. En este sentido, la materia de inglés actúa como vehículo para el desarrollo de competencias sociales y cívicas, ya que la interacción en clase permite desarrollar códigos de conducta personal e interpersonal, y las actividades ayudan al alumno a comprender la realidad social en la que vivimos.


  1. Competencia de sentido de iniciativa y espíritu emprendedor

Nuestro modelo educativo sitúa al alumno en el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje. Por ello, esta competencia cobra especial relevancia. La elección y aplicación consciente de las estrategias de comunicación, de organización del discurso, de control sobre su ejecución y de reparación del mismo, preparan al alumno para asumir su responsabilidad, encontrar seguridad en sus propias capacidades, regular su comportamiento y reforzar su identidad como usuario de pleno derecho de la lengua extranjera.

Por otra parte, la lengua inglesa es la puerta a un mundo de posibilidades en el terreno laboral y profesional; por ello, desde el currículo de esta materia se pretende fomentar la motivación intrínseca y la voluntad de emprender como actitudes ante la vida, al promover el uso didáctico de tareas de resolución de problemas en las que el alumno aprende a planificar, tomar decisiones, ser crítico y creativo.




  1. Competencia de conciencia y expresiones culturales

La lengua extranjera (Inglés) ayuda a los alumnos a desarrollar su competencia cultural y artística.

Las manifestaciones culturales de las comunidades de habla inglesa (literatura, música, cine, arte, etc.) son fuentes esenciales para la enseñanza y el aprendizaje de inglés. Esta competencia implica adquirirunos conocimientos básicos de dichas manifestaciones, ser capaces de valorarlas y disfrutarlas, y desarrollar una actitud crítica hacia ellas.

Finalmente, la adquisición de las competencias clave, y su contribución al logro de los objetivos, requiere el diseño de actividades de aprendizaje integradas, que hagan posible desarrollar varias competencias al mismo tiempo.
Al igual que en la enseñanza obligatoria, la materia se concibe como un conjunto de competencias cuyo desarrollo integrado debe ser el objetivo del proceso de enseñanza-aprendizaje:

1. La competencia morfosintáctica.

Entendida como el dominio del código lingüístico, incluye los conocimientos y destrezas que permiten comprender y expresar con precisión el significado literal de los enunciados.
Dentro de esta competencia se afianzarán y ampliarán las competencias desarrolladas en la enseñanza obligatoria, mediante la participación en la comunicación y la reflexión sobre el funcionamiento del sistema lingüístico en relación con ella.
La selección y secuenciación de los conocimientos y habilidades concretas para adquirir o desarrollar estarán determinadas por las necesidades de comunicación e intereses individuales y colectivos de los alumnos. Abarca entre otras:
a. La competencia léxica.

Consistente en el conocimiento del vocabulario de una lengua y la capacidad de utilizarlo. Incluye elementos léxicos y gramaticales.


El desarrollo de la competencia léxica del alumno a lo largo de los dos cursos de Bachillerato abarcará, entre otros aspectos, un uso más fluido de los conocimientos que ya posee, una ampliación de los mismos (aspectos polisémicos, matices, sinónimos, falsos amigos, afijos, registro, nuevas palabras, aspectos de su uso, fórmulas, expresiones idiomáticas…), no de manera aislada, sino siempre unidos al desarrollo de la capacidad de usarlos en la expresión e interpretación de significados.
El alumnado deberá adquirir los conocimientos y habilidades necesarias para comunicarse oralmente y por escrito sobre diversos temas, apropiados a su edad, entorno, intereses y expectativas académicas y profesionales. Estos probablemente incluirán:

- Temas de actualidad.

- Aspectos socioculturales de los países en los que se habla la lengua extranjera.

- Temas relacionados con la modalidad de Bachillerato elegido y con las demás materias del currículo.

- Temas relacionados con sus futuros estudios o /y orientación profesional.

- Temas relacionados con los intereses personales y la realidad del alumno.

A lo largo de los dos cursos se profundizará y extenderá toda esta temática, lo que demandará una ampliación progresiva del léxico.
b. La competencia gramatical.

A lo largo de los dos cursos de bachillerato se irá afianzando, matizando y ampliando progresivamente el uso de los aspectos morfosintácticos que determinen las necesidades de comunicación y aprendizaje del alumnado, así como el tratamiento de los temas y tareas comunicativas elegidas. Probablemente incluirán las estructuras más complejas (ej.: distintos tipos de coordinación y subordinación) y aquéllas que se alejan más de las de la lengua materna.


c. La competencia fonológica.

Se refiere a la capacidad que permite identificar y producir secuencias sonoras posibilitando la comprensión y expresión de significados.

Como en la etapa anterior, se prestará atención a los fonemas y sus secuencias (especialmente a aquellos que supongan una mayor dificultad), acentuación de palabras y frases, ritmo y entonación, como medio de facilitar la comunicación, haciendo especial hincapié en estos dos últimos aspectos y en su relación con distintos registros, tipos de discurso, énfasis, aspectos psicológicos, canales de transmisión, etc.


2. La competencia pragmática.

Agrupa las competencias que, junto con el componente lingüístico, integran la competencia comunicativa:


a. La competencia sociolingüística.

Abarca los conocimientos y destrezas que permiten comprender y producir enunciados adecuados, tanto en el significado como en la forma, a la situación de comunicación y al contexto en el que tienen lugar.

La ampliación de las situaciones de comunicación, oral o escrita, en que se verán envueltos demandará del alumnado el desarrollo de su capacidad de reconocer y aplicar el registro (formal, informal, familiar...) apropiado a cada una de ellas.

Deberán ser conscientes de los factores que determinan su selección para poder alcanzar sus objetivos de comunicación, fundamentalmente: la situación (actividad de comunicación, lugar, tiempo, contexto físico, etc.); el tema (incluyendo el propósito de la comunicación); los participantes (edad, sexo, status, rol, relación entre ellos...); la actitud psicológica (relajación, seriedad, simpatía, animosidad...), y el hecho de que distintas combinaciones de estos elementos requerirán conductas lingüísticas diversas.

Al mismo tiempo, habrán de ser capaces de identificar algunos de esos elementos del contexto a través de las palabras elegidas por el hablante (registro), el tono de voz, los gestos, el lenguaje corporal, lo que no se dice, etc.

Se trabajarán los aspectos del uso formal, informal y familiar de la lengua que determinen sus necesidades de comunicación, en especial los relacionados con los nuevos ámbitos en los que tendrá que desenvolverse (académico, profesional, etc.).


Ejemplos de la aplicación de estas competencias serían: el uso y elección de tratamiento (formal, informal, familiar); el reconocimiento y la aplicación de las convenciones del turno de palabra; el reconocimiento y aplicación de las convenciones propias de la comunicación escrita; evitar comportamientos que puedan percibirse como inapropiados (ej.: órdenes directas, uso del imperativo sin fórmulas de cortesía, quejas, etc.); formular hipótesis sobre las expectativas, intereses o actitudes comunicativas que puedan tener el emisor o el receptor; reconocer los implícitos sociales de algunos rasgos de las variedades más comunes y frecuentes del uso de la lengua o de las que sean más de su interés; etc.
A lo largo de los dos cursos de Bachillerato, las situaciones comunicativas que se aborden y los textos orales o escritos que éstas produzcan determinarán la selección, distribución, secuenciación e intensidad con los que se traten distintos aspectos sociolingüísticos, siempre dentro de la interpretación y expresión de significados, tal y como se produce en la comunicación real.
b. Competencia discursiva.

Incluye capacidades como la de estructurar y controlar el discurso en función de la organización temática, la coherencia y la cohesión, el estilo y el registro, la eficacia retórica; la de estructurar sus intervenciones de forma que resulten informativas, relevantes, breves y ordenadas, o la de organizar la información según el tipo de texto y su función: descripción, narración, comentario, exposición, explicación, demostración, instrucción, argumentación, persuasión, etc., atendiendo a las convenciones propias de cada tipo de texto, oral o escrito.

Ejemplos de aplicación de esas capacidades serían: Responder espontánea y adecuadamente, realizando las adaptaciones necesarias, a la conducta comunicativa del interlocutor; utilizar adecuadamente los recursos de coherencia del discurso incluso cuando no existe cohesión, por ejemplo en intercambios en los que la coherencia descansa en los conocimientos compartidos por los interlocutores o en el contexto situacional; organizar las ideas adecuadamente dentro del párrafo y del texto; utilizar apropiadamente las convenciones del turno de palabra; el uso de estrategias para mantener la comunicación.

Se procurará el desarrollo de estas capacidades de una manera cíclica, a lo largo de los dos cursos de Bachillerato, a través de la participación en la comunicación y la reflexión en torno a ella. Se favorecerá que la progresión se produzca de manera natural, incrementando la complejidad y la diversidad de los textos orales o escritos que habrán de interpretar o producir conforme vayan aumentando la madurez y los recursos lingüísticos del alumnado. Los conocimientos y habilidades desarrollados en este sentido en la etapa anterior se irán afianzando y ampliando a lo largo de ésta.

Los criterios principales para la selección de tipos de texto serán, de nuevo, las necesidades de comunicación y los intereses (personales, académicos, profesionales, etc.) del alumnado. De tal manera, se seleccionarán los tipos de texto orales o escritos más apropiados a las situaciones o tareas de comunicación que elijan llevar a cabo, así como los propios de aquellos campos o actividades que mejor respondan a sus necesidades y preferencias, tales como los medios de comunicación, la economía, el comercio, la publicidad, las relaciones con las instituciones, la ciencia, la tecnología, la medicina, las comunicaciones, la sociología, la literatura, las artes, etc.

De la misma manera, el alumnado tendrá la oportunidad de afianzar las estrategias de comunicación (turno de palabra, mantenimiento de la comunicación…) adquiridas en la etapa anterior y de familiarizarse con otras nuevas, a través de su uso, desarrollando aquellas que le resulten más eficaces.


c. Competencia funcional.

Consiste en la capacidad de emitir enunciados para cumplir una determinada intencionalidad comunicativa. Se refiere a aspectos no explícitos del mensaje, pero que resultan claves para su correcta interpretación.

Abarca microfunciones (identificar, preguntar, responder, pedir, etc.), macrofunciones (descripción, narración, argumentación, etc.) y esquemas de interacción.

Como en los demás apartados, las necesidades comunicativas determinarán la selección y secuenciación de las funciones y de los esquemas de interacción que el alumnado deba ser capaz de llevar a cabo.

A lo largo de las etapas anteriores los alumnos habrán desarrollado su capacidad de cumplir funciones básicas en la comunicación habitual. En los dos cursos de Bachillerato tendrán la oportunidad de ampliar no sólo la variedad de funciones comunicativas que son capaces de desarrollar, sino también la cantidad y complejidad de los exponentes correspondientes a esas funciones dentro de cada registro.

Los tipos de interacción, tareas y textos elegidos llevarán implícita la realización de determinadas funciones y el uso de distintos exponentes, dando lugar a la selección, y consiguiente secuenciación, de los contenidos funcionales adecuados a los objetivos comunicativos planteados, sin necesidad de seguir un orden preestablecido.


3. La competencia procesual.

Las capacidades que la integran permiten abordar con mayor eficacia e independencia el nuevo aprendizaje.


a. Competencias intrapersonales.

Tienen que ver con el conocimiento de uno mismo y con el manejo de factores individuales tales como actitudes, motivaciones, valores, creencias, estilos cognitivos, afectos, personalidad, etc., de forma que favorezcan el proceso de aprendizaje y el desarrollo personal del alumno, en lugar de constituir un obstáculo.

Incluye capacidades como saber reconocer y aceptar las propias características como aprendiz; manejar emociones como la frustración, el enojo, la tensión, etc.; la automotivación a lo largo de todo el proceso; la confianza en la propia capacidad; la tolerancia ante la ambigüedad; etc.
b. Competencias interpersonales.

Abarcan las competencias relacionadas con el aprendizaje en un contexto social, e incluyen la capacidad de relacionarse, cooperar y planificar con otros (trabajo en equipo); de negociar y resolver conflictos; la aceptación de otras formas de pensar, actuar y aprender; etc.


c. Competencias relacionadas con el saber aprender.

A este apartado pertenecen capacidades, procedimientos, estrategias, etc., relacionados con el proceso de aprendizaje, su planificación, desarrollo y seguimiento.

Incluyen, entre otras, la reflexión sobre la comunicación, el sistema de la lengua y el aprendizaje; las destrezas de descubrimiento y análisis; el saber identificar las necesidades y objetivos propios, seleccionar y utilizar materiales y tareas adecuadas a sus fines y a sus características individuales, resolver problemas de información (planes de búsqueda, análisis, evaluación y comunicación de la información); utilizar las tecnologías de la información con distintas finalidades; desarrollar un sistema eficiente de recogida y clasificación de información sobre el funcionamiento de la lengua (palabras, expresiones, reglas de uso, aspectos fonológicos...), tales como cuadros, tablas, gráficos, diagramas, fichas, etc.; usar estrategias verbales y no verbales para la obtención de información sobre la lengua; autocorregirse y corregir a otros; hacer un seguimiento de los propios errores y actuar para eliminarlos; evaluar el producto y el proceso del aprendizaje; utilizar la información sobre procedimientos alternativos, experimentando y seleccionando aquéllos que considere personalmente más eficaces; etc.
A lo largo de los dos cursos de Bachillerato, el alumnado tendrá la oportunidad de seguir desarrollando progresivamente las competencias intra e interpersonales y de procesamiento de la lengua, adquiridas durante la enseñanza obligatoria, a través de la interacción con la lengua, consigo mismos y con otros en la comunicación y en la actividad en torno a ella, de forma que vaya incrementando su autonomía y eficacia en el aprendizaje en general y en el de las lenguas en particular.
4. Competencia intercultural.

La competencia intercultural incluye, además de conocimientos, las capacidades de relacionar entre sí la cultura de origen y la cultura extranjera, de actuar de una manera socioculturalmente apropiada y de relacionarse con personas procedentes de esa cultura, superando posibles barreras que dificulten el entendimiento.

Abarca actitudes como la valoración de la lengua extranjera como instrumento de comunicación con personas de otros países; el respeto hacia otras actitudes, valores, normas, costumbres y formas de organizar la realidad; el interés por mantener contactos con personas procedentes de otros países, o la valoración de la lengua extranjera como fuente de enriquecimiento personal, entre otros aspectos.

A lo largo de los dos cursos de Bachillerato se profundizará en el conocimiento de la cultura y de la sociedad de los países en los que se habla la lengua extranjera, favoreciendo el contacto del alumnado con diversas manifestaciones culturales y artísticas, sociopolíticas, profesionales, etc., facilitando el acceso a los medios de comunicación, internet, intercambios, visitas, etc. A través de esos contactos, el alumnado tendrá igualmente oportunidad de familiarizarse con aspectos socioculturales específicos de la interacción con hablantes de otros países que utilizan la lengua extranjera como medio de comunicación internacional.

El desarrollo de estas competencias continuará de una manera global y progresiva, a lo largo de toda la etapa, a través de los siguientes bloques de contenidos:




Compartir con tus amigos:
1   ...   20   21   22   23   24   25   26   27   ...   41


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal