De Alonso Fructus Sanctorum y Quinta Parte del Flos Sanctorum (1594),de Villegas



Descargar 5.27 Mb.
Página42/143
Fecha de conversión14.10.2018
Tamaño5.27 Mb.
1   ...   38   39   40   41   42   43   44   45   ...   143

-Y assí vuestra merced no tiene que ponerse en tan trabajoso camino. Y yo le quedo tan obligado como si fuera, y assí lo conoceré y agradeceré en cuanto pudiere. Echarémos boz que ha llegado esta noche y está negociado lo que yo quería, y mañana se bolverá a su casa, que buena Roma ha sido esta para su alma.

Salió de aquel aposento y botica de su salud tan trocado y enmendado, que nunca más bolvió a los vicios passados, antes sirvió a Nuestro Señor con muchas veras, con grande admiración de los que le conocían y edificación de todos».

Todo esto, como se ha dicho, refiere el Maestro fray Miguel Salón en el lugar alegado, y por llevar tan buen estilo como en todo el libro lleva, para honrar el mío quise no mudar cosa alguna, sino poner sus proprias razones y palabras. Y ha sido mi intento en poner estos exemplos que se vea en lo mucho que este doctíssimo y gran siervo de Dios, fray Tomás de Villanueva, arçobispo de Valencia, tenía a los sacerdotes, pues, aunque descompuestos y viciosos, los estimava y buscava tales modos para enmendarlos y corregirlos. |

EXEMPLOS ESTRANGEROS

[1] Aviendo el emperador Alexandre ganado a Tiro y Sidón, ciudades marítimas y muy fuertes, fue sobre Jerusalem, y aunque estava sentido de los judíos por aver respondido a una embaxada que les envío, no a su gusto, mostrándose aficionados a Darío, contrario suyo, y assí iva con intento de la destruir, mas saliendo a él Jado, Sumo Pontífice y sacerdote, vestido con vestiduras sagradas y acompa- ñado | de muchos sacerdotes en trage sacerdotal, luego que Alexandre vido al Pontífice Jado, se apeó de su cavallo y fue a él, adelantándose de su gente, y se le arrodilló, y llegando a él los judíos, los recibió amigablemente y se fue con ellos a la ciudad. Y a Parmenión, su amigo, que se lo preguntó, dio razón de averse arrodillado al Pontífice, porque en Macedonia se le avía aparecido Dios en tra- ge /(130r)/ y figura como aquel Pontífice estava, y le avía puesto ánimo para passar en Assia, prometiéndole el señorío della. Entró en el templo, y dizen Josefo, libro onze de sus Antigüedades, capítulo octavo, y Zonarás, libro primero, que ofreció sacrificio a Dios, de la manera y como le enseñó que lo hiziesse el Pontífice Judo. Aunque San Augustín en el libro diez y ocho de la Ciudad de Dios, capítulo cuarenta y cinco, a sus dioses siente que hizo el sacrificio.


[2] Atila, rey de los humnos, llamado Açote de Dios, haziendo guerra en Italia y aviendo destruido la ciudad de Aquileya después de largo cerco de tres años, no dexando en ella piedra sobre piedra siendo antes principalíssima, de donde huyendo los naturales de las tierras por donde passava su furia, entráronse a vivir en unas isletas que cerca de Padua se hazían, en la entrada de muchos ríos, en una ensenada del mar Adriático, y de aquí tuvo principio la muy famosa ciudad de Venecia; passó adelante Atila con intento de destruir a Roma. Salióle al encuentro el Santíssimo Papa León, no aviendo el tirano passado el río Mincio que corre por la ciudad de Mantua. El Pon- tífice | llegó delante del bravo rey Atila, vestido de Pontifical, con grande acompañamiento eclesiástico y todo el Senado Romano. Hízole una plática bien elegante y acabada. Atila mandó levantar a los senadores, que estavan de rodillas, y buelto al Papa León, dixo:

-Estad, Padre, sin temor, que yo me determino hazer vuestro ruego, y daré la buelta luego para mi tierra.

Y assí lo hizo, admirándose todos sus capitanes de ver que un hombre tan cruel y tan amigo de derramar sangre humana se uviesse mudado tan repentinamente, por avérselo rogado aquel sacerdote y ver a sus enemigos derramar lágrimas. Preguntáronle algunos de sus privados la causa de tan no acostumbrada blandura, y respondióles que, al lado del Papa, cuando le hablava, estavan dos varones de aspecto más que humano, con dos espadas en sus manos, amenaçándole de muerte si no hazía lo que León le rogava. Túvose por cierto que fueron los Santos Apóstoles Pedro y Paulo, que assistían con el Pontífice a tan justa demanda, y querían que se tuviesse respecto al Sumo Sacerdote León. Refiérese en su Vida, escrita por Platina y por otros autores.
Fin del Discurso de Dignidad Sacerdotal. |

DISCURSO VIGÉSIMO CUARTO. DE DISCORDIA

Al que no quiere perdonar a su enemigo, sino que está discordante dél, podríamos preguntar y dezir: «Di, hombre, ¿injurióte más esse tu enemigo que Judas a Cristo? Claro está que no. Pues si Jesucristo, siendo verdadero Dios, lavó los pies a Judas y se los besó, que si le pidiera perdón después de averle vendido, le perdonara, | ¿por qué tú no perdonas? ¿Por qué estás discorde con tu próximo?». De la Discordia trata el Discurso presente.

[EJEMPLOS DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS]

[1] La primera discordia que uvo entre hombres fue ocasionada por invidia. Tratando el Libro del Génesis, capítulo cuarto, de los dos hijos de Adam, Caín y Abel, dize que las obras de Abel eran buenas y justas, las de Caín, malignas y en los ojos de Dios muy desagradables. Fueron los dos a ofrecerle sacrificio; aceptó el de Abel y reprovó el de Caín. Muérdele la embidia. /(130v)/

-¿Assí -dize- que esto ha de passar?

Llévale passeando al campo, desvíale de las chozas y cuevas en que vivían con sus padres, y cuando le tuvo más descuidado, levanta un bastón ñudoso, y diole un golpe y otro, hasta que le quitó la vida. Y la suya, aunque bien larga, fue llena de temores y asombros, padeciendo mil muertes por una que dio.
[2] Sobrino y tío eran Abraham y Lot. También eran ricos de ganados, y sobre el apacentarlos levantávanse discordias entre sus pastores y ganaderos. Entendiólo Abraham. Díxole:

-Sobrino, la tierra no puede sustentarnos juntos. Nuestros pastores tienen diferencias por los pastos de los ganados. Hermanos somos en la sangre, remédiese con tiempo. Escoged a la parte que os agrada, que yo iré a la contraria.

Y haziéndose assí, atajóse el fuego de discordia que se levantava entre ellos. Es del capítulo treze del Génesis.
[3] En las entrañas de Rebeca estavan los dos hermanos Jacob y Esaú, y allí peleavan, de suerte que la afligida madre padecía mucho trabajo y no sabía qué medio tenerse. San Augustín dize que fue a consultar el negocio con Melquisedec, sacerdote del Altíssimo y rey de Salem, y era, según graves autores afirman, Sem, hijo de Noé, el cual la consoló y exortó a que tuviesse paciencia, porque era negocio ordenado de Dios para denotar la discordia que avría entre dos pueblos, que fueron el gentílico y judaico, que tuvieron principio en ellos. La pelea no cessava entre los dos rapazes, vino la hora del parto, sale al mundo Esaú, y Jacob, assido de su pie, tras él. Y si antes que naciessen tuvieron discordias, después de nacidos no les faltaron. Anticipóse Jacob y llevó la bendición a Esaú, y dize la Escritura, en el capítulo veinte y siete del Génesis, que por esto le aborrecía de muerte Esaú, y que dixo:

-Vendrán los días en que lloraremos a nuestro padre, muriéndose, y llorará alguno de veras, pues para las que tengo en el rostro, que Jacob me la pa- | gue.

Oyólo Rebeca, y anduvo solicita para echar de allí a Jacob, y estuvo por veinte y un años desterrado de su tierra en la agena, sirviendo de pastor y ganadero a Labán, que le dio dos hijas por mugeres, y Dios le enriqueció, faboreciéndole siempre, porque de la discordia era el culpado Esaú, y ayudóle esto para condenarse, como la paciencia de Jacob a salvarse.

[4] A la buelta que el mismo Jacob bolvía de casa de Labán, su suegro, a la de Isaac, su padre, reparando cerca de la ciudad de Sichem, diole gana a Dina, su hija, de ver la ciudad, y las damas que vivían en ella. Entró por ella, vido lo que ver desseava y fue vista del hijo del rey Emor. Parecióle bien, assió della y llevósela a su palacio y casa real. Lo cual sabido de sus hermanos, levantan discordia contra padre y hijo, y con toda la ciudad. Rematóse el negocio con muerte y destruición de todos ellos, recobrando los hermanos a su hermana, como se refiere en el Génesis, capítulo treinta y cuatro.


[5] Estando Moisés en Egipto en grande privança con la hija del rey Faraón, que le avía adoptado en hijo, passando un día por cierta calle, vido maltratar un hebreo de un egipcio. El egipcio avía agraviado al hebreo en la honra, según expositores deste lugar, y sobre esto le tratava mal. Tenía ya Dios puestos los ojos en Moisés para que fuesse capitán de su pueblo, y deviéndole de dar esto un latigo, o la sangre que sin fuego hierve, movido por la sinrazón, mostróse de parte del hebreo. Devió de desmandarse el gitano; diole Moisés dos cozes, porque guardava las manos para Faraón, y dexóle allí muerto. Otro día vido a dos hebreos discordes, quiso ponerlos en paz, y estando gente a la mira, díxole el uno que si le quería matar como el día antes avía muerto al egipcio. Por aquí se descubrió lo que fue secreto, y convínole a Moisés desaparecerse de aquella tierra. A dónde fue, y su buelta, diráse en otra ocasión. /(131r)/ Es del capítulo segundo del Éxodo.
[6] Tenía ya Moisés a cargo el pueblo hebreo, siendo su capitán y guía. Y con averlos sacado de Egipto, donde eran esclavos, y estar en el desierto, víspera de entrar en la Tierra Prometida, donde ni se les rompía el calçado, ni envejecía el vestido, y si creemos a Salviano -a quien muchos dan crédito-, ni les crecía el cabello, ni las uñas, la comida segura (con levantarse un poco de mañana y salir al campo, venían proveídos de un manjar que les sabía a cuanto querían); con ser ésta su vida, cada día tenían discordia con Moisés: una vez por faltarles agua, después porque se les antojó dexar el maná y comer carne, y aun otra en cierto lugar que llamaron aguas de contradición y discordia. Llevávalo todo esto Moisés pacientemente, por lo cual, visto el agravio que le hazía aquella gente por el que todo lo vee, castigólos diversas vezes con muertes de muchos, y, al cabo, con que sólo dos dellos entraron en la Tierra de Promissión, quedando seiscientos mil y más por cuarenta años muertos en el desierto. Es del capítulo quinze y diez y seis del Éxodo, y de los Números, veinte y veinte y uno.
[7] Por la muerte infame y detestable que dieron a la muger de un levita en Gabaán, donde se aposentó una noche, los de la Tribu de Benjamín, uvo discordia entre las doze Tribus y ellos. En lo que paró el negocio fue que, de muchos millares que eran los de Benjamín, quedaron en seiscientos hombres, y essos cercados, y que si no se compadecieran dellos sus contrarios, todos perecieran. Es del Libro de los Juezes, capítulo veinte.
[8] Cortó David la cabeça al Filisteo, en utilidad y provecho del pueblo israelítico, y no menos de Saúl, su rey. Y porque le davan el parabien las damas y donzellas y le cantavan canciones en su loor, airóse el rey Saúl contra él, y levantó discordia que no se apagó hasta que le vido desterrado y en tierras de sus ene- migos. | Ni porque Saúl fue muerto se acabó, porque dize la Escritura, en el Segundo Libro de los Reyes , capítulo tercero, que después de la muerte de Saúl uvo contienda y discordia entre la casa de Saúl y la de David, aunque la de David siempre iva en augmento, y la de Saúl en diminuición. Refiérese en el Libro de los Reyes, capítulo diez y ocho, y en los siguientes.
[9] Acabadas las discordias entre Saúl y David, levantósele otra siendo viejo con su hijo Absalón que, harto de padre y hambriento de reinar, desseava el reino, y por esto hazía guerra a su padre. Y cuando pensó que tenía hecho su negocio, por averle arrancado de Jerusalem y apoderádose della el mal hijo, salió con otros perdularios a darle batalla, y el fin que tuvo fue que David quedó con victoria, y el dessassosegado Absalón colgado en un roble de sus proprios cabellos, y passado el coraçón con tres lanças. Es del Segundo de los Reyes, capítulo diez y nueve.
[10] Dos meretrizes litigavan en presencia de Salomón y estavan discordes, porque ambas querían por hijo uno que tenían allí vivo, y negavan serlo otro que estava muerto. Esperávase que Salomón las concordasse con su aviso y sabiduría. El cual mandó que el niño vivo fuesse partido, dado, la una parte a una meretriz, y a la otra, la otra. La que era su madre rindióse y pidió paz, diziendo que ella perdía el derecho a la mitad del niño, que se le diessen entero a la otra. La cual todavía sustentava la discordia, diziendo:

-Ni yo le quiero todo, ni tú le llevarás entero. Pártase y hágase lo que el rey manda.

Con esto se descubrió el intento del rey, y que sabía mucho, pues donde faltavan testigos, suplió el afecto maternal, no queriendo la que le parió verle muerto, ni sintiendo su muerte la que no le costó dolor. Y assí ésta quedó sin él, y la otra le llevó. Es del Tercero de los Reyes, capítulo tercero.
[11] Muerto Salomón, y dexando un /(131v)/ hijo no tan sabio como él fue, por no dar buena respuesta y algunas esperanças a sus súbditos, de doze Tribus se le fueron discordes las diez, sin que después jamás se concordassen, sino que se dividió el reino de David en dos reyes, uno de diez Tribus, y otro de dos. Es del Tercero de los Reyes, capítulo doze.
[12] Entre los discípulos de Cristo uvo discordia sobre quién sería mayor, y cuéntalo San Lucas en el capítulo veinte y dos, començando a tratar de su muerte y passión, porque assí suele ser cuando muere algún rico: sobre la herencia los herederos tienen discordia, cada uno echa mano de lo que puede, y a las vezes dexan al enfermo que se muera, sin que le pongan una vela en la mano, que ni ay quién tenga dello ciudado, ni aun ay la vela, porque ya todo está en cobro. Rico era Jesucristo, siendo Señor de los Cielos y Tierra, aunque siempre se preció de pobre. Estando cercano a la muerte, dize San Lucas que se levantó discordia entre los discípulos sobre cuál dellos era mayor, alegando cada uno lo que hazía de su derecho, mas el Salvador les reprehendió amorosamente, diziendo que era aquel pleito y cuidado para los hijos deste siglo y los que reinan en la Tierra, y no para ellos, que tenían librado su valor y ser para el Cielo.
[13] Descubrió Jesucristo, Nuestro Señor, el misterio alto y maravilloso de darse en manjar a los hombres en el Santíssimo Sacramento del Altar, y dize San Juan, en el capítulo sexto, que litigavan los judíos que oyeron esto, y dezían unos a otros:

-¿Cómo puede éste darnos su carne en manjar, y su sangre en bevida?

Y por parecerles que no llevava camino, le dexaron algunos que antes le seguían y tenían por maestro. Y fue de gente apocada, que no cabía en su pensamiento que Dios haría semejante bien y merced a los hombres, y nosotros tenemos más levantado sentido, y creemos que nos hizo su Magestad esta merced y favor, y nos atrevemos a recebirle, y aun | entendemos y experimentamos el bien grandíssimo que reciben nuestras almas con tan precioso y sabroso bocado, como es el Sacramento donde está Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre. Es de San Juan, capítulo sexto.
[14] Predicando los Apóstoles San Pablo y San Bernabé en Pamfilia, y teniendo consigo un discípulo llamado Juan, y sobrenombre Marcos, que según graves autores fue el Evangelista San Marcos, porque tenía madre, y rica, en Jerusalem, con desseo de verla o cansado de la vida que traían en aquel ministerio, dexó a los Apóstoles y fuese a aquella ciudad. Después, sabiendo que estavan en Antioquía, bolvió a verse con ellos, y San Pablo no quería admitirle en su compañía, porque los avía dexado. San Bernabé, que tenía algún parentesco con él, admitíale. Y por esto uvo alguna discordia entre los dos, que sólo llegó a que se apartassen y fuesse cada uno por su cabo. San Bernabé, llevando consigo a Marcos, navegó a Cipro, y San Pablo, con Sila, discípulo suyo, fue a tierra de Siria y Cilicia. En esta discordia no uvo culpa, porque cada uno siguió razones que le movieron a hazer lo que hizo. Y resultó della provecho para las almas, porque juntos los dos Apóstoles no hazían tanto fruto en ellas como lo hizieron apartándose y predicando en diversos lugares cada uno de por sí. Refiérese lo dicho en el Libro de los Hechos Apostólicos, capítulo treze.
[15] Vídose el Apóstol San Pablo en grande aprieto en Jerusalem. Estava cercado de judíos, que le desseavan ver hecho pedaços, porque confessava a Jesucristo por Dios, muerto por ellos. Teníale Claudio Lisias, prefecto puesto por los romanos en aquella ciudad, en su tribunal, y avíale mandado açotar, aunque cessó luego este tormento y afrenta, porque dixo el Apóstol que era romano, gozando de los privilegios de romano, por aver nacido en Tarso de Cilicia. Considerando, pues, San Pablo, que una /(132r)/ parte de los judíos que estavan allí eran saduceos y otra fariseos, siendo unos contrarios de otros, confessando los fariseos que ay otra vida, resurrección y ángeles, lo cual todo negavan los saduceos, levantó la boz con mucho aviso, y dixo:

-Varones y hermanos míos, yo soy fariseo y hijo de fariseo, y porque confiesso que ay resurrección y otra vida me traen a juizio.

No | fue más menester de oír esta palabra los fariseos para bolvérsele todos de su parte, aunque antes le eran contrarios, y oponiéndose a los saduceos, levantóse entre ellos grande discordia, que fue parte para que el tribuno o prefecto le sacasse de sus manos y llevasse de allí. Refiérese en el Libro de los Hechos Apostólicos, capítulo veinte y tres.
Hasta aquí es de la Divina Escritura. |

[EJEMPLOS CRISTIANOS]

[1] En el capítulo doze del libro décimo de la Historia Tripartita, se dize que San Epifanio ordenó en Constantinopla de órdenes sacros a cierto hombre, lo cual, por ser en districto de San Juan Crisóstomo, que era allí Patriarca, sintióse dello. Y por esta ocasión los dos santos, para que se viesse que eran hombres, tuvieron entre sí alguna diferencia y discordia. San Epifanio, apartándose de San Juan Crisóstomo, le dixo:

-Espero que no morirás en tu obispado, varón justo.

Y San Juan respondió:

-Espero, varón santo, que no bolverás al tuyo.

Y todo se cumplió, que San Epifa- nio | murió en el navío, bolviendo a Cipro, donde era obispo, y San Juan Crisóstomo, en el destierro.
[2] Dos santos ermitaños, cansados un día de rezar y platicando entre sí, dixo el uno dellos:

-¿Hora que no tendríamos los dos alguna discordia y reñiríamos como haze la gente seglar y del siglo, aunque fuesse de burla?

El otro respondió:

-Pues sea assí; yo diré que es mío aquel ladrillo, vós diréis que es vuestro, y veis aquí la discordia.

-En buena hora -dixo el otro-.

Començó en boz alta y dixo:

-Este ladrillo es mío.

El otro respondió de presto:

-Pues séalo en buena hora.

Es del De Vitis Patrum. |

EXEMPLOS ESTRANGEROS

[1] Una de las discordias porfiadas de que hazen mención historias humanas fue la de entre griegos y troyanos. Della escrive Vicencio Velvacense en su Espejo Historial, libro segundo, capítulo sesenta y dos, y San Antonio de Florencia, primera parte, título segundo. Y dizen que Paris, llamado también Alexandre, hijo de Priamo, rey de Troya, robó a Elena, muger del rey Menalao de Lacedemonia, por lo cual se juntaron cuarenta y siete reyes y capitanes griegos, y con mil y docientos navíos, según Tucídides, passaron de Atenas a Troya. Y embiando a Diomedes y Ulixes para que hablassen al rey Priamo, que satisfaciesse aquel agravio, y no saliendo a partido honesto, porque los troyanos dezían que avía sido aquel robo recompensa de que en otra guerra entre griegos y troyanos llevó | Telamón a Hesiona, hermana del rey Priamo, a Grecia robada, sin que desto uviessen hecho satisfación; y assí la guerra se començó, y duró diez años. Diéronse en este tiempo veinte y cuatro batallas campales, en que murieron, sin la gente común, que no se le halló número, personas principales, de parte de los griegos: Protesilao, Patroclo, Minos, Palamedes, Ayace y Achiles. De parte de los troyanos murieron: Héctor, en la novena batalla, después de aver hecho cosas famosas en armas; murió también Troilo y Paris, con Pentesilea, reina de las amazonas. Después de lo cual, Antenor, Polidamas y Eneas, troyanos, hablaron con el rey Priamo para que se concertasse y hiziesse pazes con los griegos, y visto que no venía en ello, dieron la ciudad a los contrarios, que- dando /(132v)/ estos tres libres, con algunos troyanos que les siguieron. Eneas vino a Italia y fue rey de los pueblos llamados latinos, donde murió ahogado en el río Númico, como dize Virgilio. Concluye Vicencio diziendo que se edificó Troya en tiempo de Arod, juez de Israel, y que permaneció ciento y ochenta y cinco años. De Eneas descendieron los romanos, que vinieron a tener discordia con los cartaginenses, y eran dos potentados los mayores del mundo, y de un trance en otro vino a que Cartago fue destruida por los romanos. De donde tomó osadía Vir- gilio | a dezir que la reina Dido, que edificó a Cartago, fue muerta por ocasión de Eneas. Bien sabía que fue tiempo de docientos años entre los dos, y que no pudieron verse, y que los que leyessen su libro, sabiéndolo, le avían de notar de falto de verdad, que es para un historiador falta grandíssima, y el levantar a Dido falso testimonio contra su honor, y dezir della que se mató por Eneas es gran maldad. Y assí, lo que quiso dar a entender fue que Cartago, edificada por Dido, sería destruida por los romanos, descendientes de Eneas.


Fin del Discurso de Discordia. |

DISCURSO VIGÉSIMO QUINTO. DE ENFERMEDAD

Assí como en un mismo fuego la pastilla y pebete huelen bien, y la piedra çufre y el alcrevite huelen mal, el oro se apura y acendra, y el madero se torna carbón, y con un mismo viento la albahaca y el torongil despiden buen olor y la ruda huele mal, en una misma era la paja se desmenuza y el trigo se apura; assí, con una misma tribulación y enfermedad, unos se afinan y otros se queman, unos se muestran sufridos y otros impacientes, unos se mejoran y otros se empeoran. San Gerónimo compara la tribulación a la ballena de Jonás, que donde los otros pensavan que ella le tragava para matarle, le tragó para guardarle. San Gregorio dize que los perfumes muestran su fuerça en el fuego, y assí los varones santos en la tribulación. San Bernardo dize que la lana se ha de cardar mucho para que salga el paño fino; assí la vida ha de ser atribulada, para que la conciencia sea excelente. Gerson dize que la tribulación es la agua del Dilubio, que cuanto más crecía, más levanta- va | en lo alto la Arca de Noé, que es la alma devota, que con la tribulación más se levanta al Cielo. Teodoreto dize que perseguir al justo es cortar al árbol las ramas superfluas, que nacen otras de provecho. La çarça que ardía y no se quemava es el justo, que, perseguido de las tribulaciones, si no es vencido arderá y no se quemará. Y es çarça el justo, porque está espinado de trabajos en sí. David, siendo perseguido, dio la vida a Saúl, su enemigo, y estando próspero la quitó a su enemigo Urías, porque la prosperidad haze mal a algunos, y bien la adversidad. No uvo jamás rey que tanto se preciasse de tener en su cabeça corona, como San Pedro y San Pablo de tener en sus pies grillos y cadenas de hierro por Cristo. Plutarco dize que la prosperidad junta amigos y la adversidad los prueva. Enio dize que el amigo se vee en la cosa incierta. Cicerón dize que, viéndose Tarquino desterrado y pobre, conoció cuáles eran sus amigos. Petrarca dize que este mal tienen los prósperos, no saber si son amados. En las peligrosas heridas muestra su experiencia el buen cirujano, y en las agudas enfermedades declara su esciencia el médico a- tentado, /(133r)/ y en las peligrosas batallas haze prueva de su esfuerço el valeroso capitán, y en las bravas tormentas da a entender cuánta sea su prudencia y diligencia el excelente piloto; assí, el bueno, en las tribulaciones, trabajos y enfermedades. De la Enfermedad en particular trata el presente Discurso.

[EJEMPLOS DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS]

[1] Enfermedad corporal, llevándose pacientemente, es virtud de paciencia, y gánase mucho en ella, porque faltándole fuerças al cuerpo, recupéralas el espíritu, conforme a lo que dixo el Apóstol en la Segunda a los de Corinto, en el capítulo doze: «Cuando estoy enfermo me siento más fuerte». Y si en la enfermedad corporal se hallasse mal de culpa, no la daría Dios, Nuestro Señor, tan de ordinario a sus siervos, y si les visita con ella es porque sean más santos. Dízelo Marulo, libro quinto.

1   ...   38   39   40   41   42   43   44   45   ...   143


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal