De Alonso Fructus Sanctorum y Quinta Parte del Flos Sanctorum (1594),de Villegas



Descargar 5.27 Mb.
Página45/143
Fecha de conversión14.10.2018
Tamaño5.27 Mb.
1   ...   41   42   43   44   45   46   47   48   ...   143
[4] También uvo quien no sólo de palabras, sino por escrito renunció el Cristianismo y se obligó al demonio, y tuvo remedio. Vivía en Jerusalem un hombre principal llamado Proterio. Tenía una hija muy hermosa, de la cual Fanías, criado suyo, se enamoró perdidamente, y porque no halló esperança de alcançarla, consultó con cierto mago y hechizero, el cual, /(140r)/ invocando demonios, le dixeron que darían modo cómo fuesse su muger si él negava la fe y el Baptismo, y se obligasse con escritura por siervo del diablo. Consintió en la condición, dio una cédula y rodeóse el negocio, de modo que la donzella, pareciéndole que furias del Infierno la atormentavan por aquel moço, acabó con el padre, guiado más del amor que tenía a la hija que de la razón, que se casassen. Y casado, la muger echó de ver que ninguna cosa mostrava su marido de cristiano: no orava, no entrava en la iglesia, no se signava con la Señal de la Cruz. Vino a que, preguntada la causa con curiosidad, la entendió, y todo el discurso, de lo cual quedó afligida y procuró el remedio. Habló con San Basilio Obispo, él llamó al Fanías y advirtióle lo que devía hazer para su remedio. Llevóle a su casa, y hízole ayunar cuarenta días y estar en oración, padeciendo en este tiempo grandes baterías del demonio. Oyéronse del clero y pueblo que estavan cerca aullidos y gritos de demonios, lamentándose y quexándose de San Basilio porque les quitava aquel esclavo. Mas su oración pudo tanto, que bolvió el demonio la cédula, y con esto se entendió que le era perdonado el pecado a Fanías. De modo que por la muger fiel, como dize San Pablo, en la Primera a los de Corinto , en el capítulo siete, el varón infiel fue salvo, y el que estava desesperado, por obra de San Basilio bolvió a esperança de salud. Refiérelo Surio, en la Vida de San Basilio, tomo primero.
[5] Teófilo, arcediano de Cilicia, siéndole quitado el oficio, hizo una escritura negando a Jesucristo y a su Sagrada Madre, y que se subjetava por siervo del diablo, teniendo palabra dél que sería restituido en su dignidad. Y siendo en efecto restituido, echó de ver el pecado tan grave que avía cometido. Afligióse, derramó lágrimas y pidió a Dios perdón. Perseveró por cuarenta días en su penitencia, y al cabo dellos se le apareció de noche la Sagrada Virgen, cuyo favor avía invocado, y le declaró como | estava perdonado. Y despertando del sueño, halló la escritura junto consigo, y muy alegre desto públicamente refería su pecado y la misericordia que Dios con él avía usado, por intercessión de su Sagrada Madre, y al tercero día murió. Favoreció Dios, Nuestro Señor, mucho su sepulcro, siendo venerado de católicos. Y si de tan grande crimen a tanta grandeza vino Teófilo, cierto es que quien hiziere penitencia y esperare en la misericordia de Dios, aunque aya sido grande pecador se salvará, y el que se condenare es porque no lo haze. Refiérelo Surio, tomo primero.
[6] María Egipciaca, muger viciosíssima, como se viesse indigna de la entrada en la iglesia, y que del Cielo se lo vedavan, después de aver llorado y estado muchos años en el desierto vino a tanta perfección que orando no tocava en la tierra y passava el Jordán andando sobre las aguas. Estando para morir, recibió del abad Zozimas el Santíssimo Sacramento de la Eucaristía. Y para su sepulcro vinieron leones que cabaron la tierra con sus uñas. En tanto quiso Dios ensalçar la penitente, cuanto quiso humillarla siendo pecadora, negándola la entrada en el templo. Mostróse tan misericordioso con la penitente como justo con la delincuente. Perdiera mucho María si desconfiara cuando pecadora; porque confió y se dolió de sus culpas y hizo dellas penitencia, alcançó perdón. Es del Vitis Patrum.
[7] María, sobrina de Abraham Ermitaño, por guardar virginidad y limpieza siguió al tío en la soledad, y con él perseveró siete años, viviendo santamente, teniendo cerradas las puertas de su oratorio sin salir dél. Mas ninguna cosa ay tan cerrada, donde no entre la embidia del diablo. Ya tenía veinte años de edad cuando, por sugestión del demonio vencida, se entregó a un mancebo que venía a aquel desierto con sombra de religioso. Donde, acusada de su propria consciencia, dexó el desierto y fuese a vivir en poblado, /(140v)/ y igualó a las virtudes primeras los nuevos vicios, y la que tuvo cuidado grandíssimo de conservar virginidad ya era un muladar suzio de luxuria para cuantos la desseavan, hasta que el buen viejo Abraham, solícito de su perdición y cuidadoso de su remedio, aviéndola buscado por diversas partes, la halló donde menos pensava y más lo temía, aunque por amonestación suya bolvió al desierto y el mérito de santidad que perdió pecando, recuperó por la penitencia. Y assí la oveja perdida, traída en los ombros del buen pastor, fue libre de la boca del lobo y fue contada en el número de los escogidos, y nunca fue vana la esperança del penitente. Dízese en el De Vitis Patrum.
[8] Pelagia Antioquena, como en riquezas y hermosura fuesse aventajada, dándose a luxurias y suziedades, alabávase que nadie le hazía ventaja ni en galas ni en ser viciosa. Mas, aviendo oído predicar al santo varón Nono, obispo de Heliopóleos, reconoció su error, y, muy tocada, dexó sus galas y riquezas, dando a pobres uno, y al fuego, otro, y recogióse en un desierto a hazer vida solitaria. Y porque no fuesse allí desassossegada, encubrió el ser muger y dio muestras de ánimo varonil, siendo tenida por varón, haziéndose llamar Pelagio, y creció tanto en santidad de vida, que de piélago que antes era de vicios, se tornó piélago de virtudes. Es del Metafraste.
[9] Taide, muger pecadora en Egipto, por la buena industria del abad Pafuncio se convirtió a penitencia. Las galas y adereços que tenía, que eran de grande precio y estima, hecha una hoguera, lo abrasó todo, y del lugar de los vicios donde servía al demonio, fue al de penitencia para servir a Cristo. Passados tres años de su encerramiento, fue revelado a Paulo, monge discípulo de San Antonio Abad, que se le avían perdonado los pecados a Taide. Murió y fue puesta en compañía de los ángeles. Semejante bienaventurança está aparejada a los que enmiendan la vida y ponen su esperança en sola la miseri- cordia | de Dios. Es del De Vitis Patrum.
[10] Eradio, libro tercero, capítulo ciento y treinta y tres, escrive de dos religiosos que fueron tentados gravemente de una tentación deshonesta, y, siendo remisos en defenderse, vinieron a dexarse vencer. Salieron del monasterio, que estava en el desierto, y en una ciudad, hallando ocasión con una perdida muger, dieron lugar a su bestial apetito. Mas siguióse luego el arrepentimiento, que es secuela deste vicio, y con grande dolor y lágrimas bolvieron a su convento, donde con humildad y contrición confessaron su culpa y pidieron penitencia. El prelado y monges los recibieron con suavidad. Mandáronlos estar algún tiempo reclusos en sus celdas, sin salir dellas ni tratar con persona alguna, señalándoles por comida pan y agua, con peso y medida, y que allí rogassen a Dios que los perdonasse. Cumplido el tiempo de la penitencia, el abad los mandó salir de las celdas a vista del convento, y hallaron al uno muy flaco, amarillo y consumido. El otro salió gordo, colorado y muy alegre. Maravillados desto los padres, viendo que avían estado un mismo tiempo reclusos, por una misma ocasión, y que por peso les avían dado el pan, tanto al uno como al otro, y la agua por medida, considerando en ellos tanta diferencia, admirávanse. Preguntaron al flaco en qué avía gastado el tiempo de su penitencia. Respondió que no apartó un punto de su imaginación la torpeza de su pecado, la pena que merecía por él, el riguroso juizio de Dios y los tormentos del Infierno, y que con esto no podía dexar de llorar, estando siempre desconsolado. El otro dixo:

-Yo considerava la gran misericordia de Dios y la clemencia que comigo usó, sacándome de la torpeza y suziedad en que por mi culpa avía caído, la merced que me hizo en traerme a hazer penitencia y gozar desta vida angélica; de lo cual resultava tanta alegría, que siempre tenía mi coraçón consolado.

Oyendo esto el abad y monges, alabaron a Dios, que por tan diversos caminos lleva a sus /(141r)/ siervos, y juzgaron que avía sido igual la penitencia de ambos religiosos, y con esto los admitieron en la comunidad.
[11] Estando enfermo de muerte el Papa Gregorio Sexto, supo que los cardenales se avían juntado y juzgado mal de algunas cosas que él avía hecho. Mandólos llamar y reprehendiólos de aquel mal juizio suyo, y díxoles:

-Sea ésta la prueva si yo tengo culpa en lo que juzgáis: llevad mi cuerpo a las puertas de San Pedro, estando bien cerradas, y si se abrieren sin medio humano, cargadme la culpa, y mi cuerpo no sea enterrado en sagrado.

Murió, llevaron su cuerpo delante de las puertas de San Pedro teniéndolas bien cerradas, y vino un viento vehemente que abrió las puertas y, entrando dentro, hallaron allí el cuerpo del Pontífice muerto. La confiança y esperança que tuvo Gregorio de su virtud propria hizo que se viesse cómo el juizio de los hombres a las vezes es corto y no | verdadero. Dízelo Fulgoso, libro tercero.
[12] Passó en Ingalaterra Gulielmo, duque de Normandía, con gruesso exército, contra Heraldo, rey de aquella isla, y luego que desembarcó en ella, confiado en su virtud y gente, quemó los navíos en que avía passado, assentó su real y descubriéronse en él algunas espías que embiava el inglés para certificarse de su poder. Y el mismo duque los llevó por todo el real y les mostró cuanto quisieron ver. Dioles de comer y algunos dones, con que los embió a su rey. Dio luego la batalla, y no sólo le venció, sino que le mató, quedando señor de la tierra. Lo que hizo Gulielmo con las espías de Heraldo avía hecho mucho antes Escipión con las espías de Anibal, que, descubiertas, sin faltar cosa, les mostró su real, dioles de comer y dones, y embiólos libres. Lo primero dize Fulgoso, libro tercero. Lo segundo, Valerio Máximo, libro tercero también. |

EXEMPLOS ESTRANGEROS, y pónense algunos de Confiança por no hazer nuevo Discurso, y frisar con el de Esperança.

[1] La causa por que Semiramis, tomando traje de varón, governava grandes exércitos, padecía inmensos trabajos, en especial en las guerras de la India, era esperança de eternizar su nombre. Fuérale más fácil estarse ociosa y gozar de los regalos del mundo. No quiso esto y aceptó aquello porque la esperança de fama y renombre, que la podía eternizar, la levantava a que le pareciesse lo trabajoso dulce y lo dulce, trabajoso. Es de Sabélico, libro quinto.
[2] El labrar Artemisa el mausoleo a su marido, siendo contado por una de las siete maravillas del Mundo, aunque levantó fama que lo hazía por el amor que le tenía, también la llevava la esperança de que su nombre sería célebre en el Mundo por aver hecho obra semejante. Es de Sabélico, libro quinto.
[3] Quien considerare hondamente el | intento de Rómulo, fundador y padre de Roma, el cuidado que tuvo de su nueva población, siempre entre soldados, y por guardar las leyes civiles puestas por él sangrentarse en la sangre del hermano Remo, pareciéndole más tolerable perder el hermano que no perder las leyes su vigor y fuerça; y quien mirare la vida de su sucessor Numa Pompilio, tan dado al culto de sus vanos ídolos, si ambos creyeran que se acabava todo con el cuerpo, no se trabajaran tanto, el uno entre armas y el otro entre altares. Alguna cosa esperavan ambos, ageno de mortalidad, que era la buena fama, y esto alentava sus desseos. Lo mismo se puede entender que fue el motivo de la pobreza de Curio, de la fidelidad de Régulo, de la constancia de Fabricio, de la integridad de Catón, de la severidad de Bruto y Torcuato. Mucho más estendieron la vista que el término /(141v)/ breve de la vida, todos abraçaron la esperança de la fama y nombre inmortal. Es de Sabélico, libro quinto.
[4] Cuando tratava Alexandre de passar en Asia repartía liberalmente tierras y estados de Macedonia. Díxole un día Perdicax, privado suyo:

-Si todo, señor, lo repartes, ¿qué dexas para ti?

Respondió:

-La esperança que tengo de apoderarme de Asia.

Con sola esta palabra se animaron sus soldados y dexaron lo que en Grecia tenían, que era poco, y passando en Asia salióles cierta esperança de Alexandre, pues fueron señores de la tierra y de sus riquezas. Es de Fulgoso, libro tercero.
[5] Antígono, rey de Macedonia, pareciéndole que estavan descontentos de su govierno algunos del pueblo, hizo un día juntar mucha gente de todos estados, y en su presencia tomó el cetro y la corona, y poniéndolo en el suelo, dixo en boz alta:

-Si sabéis, ciudadanos míos, de otro que mejor que yo pueda regiros y governaros, veis aquí la corona y cetro; dádselo.

Refirió algunas cosas que había hecho por ellos, y fue de tanta eficacia este hecho, que todos de una voluntad y gana dixeron que a solo él querían por rey, y con grandes ruegos le importunaron a que no dexasse, sino que de nuevo tomasse el cargo. Dízelo Fulgoso, libro tercero.
[6] Siendo Tebas, ciudad de Grecia, señoría, davan los oficios por tiempo señalado y tenía pena de muerte quien más tiempo la retuviesse. Fue nombrado capitán suyo Epaminundas para hazer guerra a los lacedemonios, y teniéndolos a punto de vencer acabávase el tiempo de su mando y el de capitanes y tribunos. Díxoles que se detuviessen sin dexarlos hasta vencer al enemigo y que le echassen a él la culpa. Hízose así, que vencieron a los lacedemonios y bolvieron a Tebas con grande triumfo y despojos. Pusiéronles demanda sobre la retención de los oficios contra sus leyes. Descargáronse todos con su capitán, y él no negó, estando en juyzio, aver quebrantado la ley y que merecía muerte. Mas pidió que dixesse el pre- gón | que se le dava porque, siendo capitán de los tebanos avía vencido a los lacedemonios, cuyos rostros hasta aquel tiempo ningún tebano avía osado mirar. Con esto que dixo hizo enmudecer a los juezes y al pueblo que procurasse el perdón. También es de Fulgoso, libro tercero.
[7] Llevava por divisa cierto lacedemonio una moxca yendo a la guerra, y dándole otros vaya sobre ello, de que no sería vista de los enemigos, él dixo una palabra de mucha confiança:

-Yo me llegaré tan cerca dellos que les parecerá mayor de lo que es.

Dízelo Fulgoso, libro tercero.
[8] A Crisipo Filósofo preguntó un padre noble que a quién daría su hijo para que le enseñase doctrina y buenas costumbres, y respondió:

-A mí, porque te digo que si supiesse de otro que en esto me hazía ventaja, yo iría a ser su discípulo.

Esto dixo sin género de sobervia, sino confiado en la verdad y juzgando de sí rectamente. Es de Fulgoso, libro tercero.
[9] Edgaro, rey de Inglaterra, hizo combite a algunos reyes y grandes señores vassallos suyos, y entre ellos estava Rinando, rey de Escocia. Edgaro era pequeño de cuerpo, aunque muy valiente. El escocés dixo a otros de los combidados:

-Afrenta es que reyes y personas de tanto ser y parecer sean subjetos a un hombrecito como Edgaro.

Vino esta palabra a sus oídos, y aguardó tiempo en que en una caça se vido solo con Rinando. Llevava dos espadas. Diole una, diziendo:

-Aquí se ha de ver si vuestras palabras corresponden con las obras, y quién merece mandar al otro.

Quedó el de Escocia como muerto de temor. Arrodillóse delante dél y pidióle perdón, y concediósele Edgaro. El cual, confiando en su virtud y valor, mostró que no acaso, sino por merecimiento tenía dominio sobre él. Fulgoso lo dize.
[10] Confiança mostraron dos expartanos en lo que dixeron, pues siendo el uno coxo y burlando otros dél porque /(142r)/ iva a la guerra, dixo:

-Yo no voy para huir, sino para pelear.

Y el otro, que era capitán, por ponerle temor diziéndole que las saetas de los persas, sus enemigos, cubrían el sol, respondió:

-Por tanto mejor, que pelearemos a la sombra.

Y aun se les puede llegar otro, que viendo una ciudad con muy altos muros, dixo:

-Si solamente ay dentro mugeres, súfrese, mas si ay hombres afrenta es.

Dízelo Valerio Máximo, libro tercero.
[11] Huyósele a Diógenes un esclavo llamado Manes, y, diziéndole amigos suyos que embiasse tras él, respondió:

-¿No os parece cosa fea que Manes pueda vivir sin Diógenes, y que Diógenes no pueda vivir sin Manes?

Dízelo Eliano, libro doze.
[12] Eurípides, trágico famoso, estando en conversación de gente docta y presente Alcestes, también poeta trágico aunque de mucho menos nombre, como dixesse Eurípides que en solos tres versos se avía detenido dos días, y Alcestes se gloriasse que en aquel tiempo tenía hechos él ciento, y con facilidad, replicó Eurípides: -Por esso ay diferencia, que mis tres versos durarán trecientos y más años, y tus ciento no passarán de dos días.

Es de Valerio Máximo, libro tercero.


[13] Tañía con grande artificio un músico en presencia de mucha gente, y no agradando, como se hallase allí Antigénida y viesse el agravio que se le hazía, y que él de mohino quería dexarlo, díxole:

-No lo dexes, prosigue tu música, que yo y las musas te oímos.

Es de Valerio Máximo.
[14] Cayo Fabricio fue embiado de Roma al rey Pirro por razón de algunos captivos que tenía, para que los restituyesse. Y aviendo dado la embaxada, el rey le dixo que en tanto que le despachava, se entretuviesse con sus privados y capitanes. Llegóse Fabricio a Pirro y díxole calladamente:

-Mira lo que hazes, que si me conoce esta gente, dexará de tenerte a ti por rey y me tendrá a mí.

No le fue molesta al rey altivo y valiente esta razón, considerando que la dezía confiado de su vir- tud | y no por sobervia, y assí le concedió los captivos que pedía. Dízelo Fulgoso, libro tercero.
[15] Siendo dictador Sila, bañó las plaças de Roma con sangre de romanos, condenó a muerte a muchos, hizo grandes destroços y crueldades al parecer de todos. Después, dexando el oficio, y no teniendo otro de govierno y mando, passeávase solo por Roma. Preguntáronle cómo no tenía temor con lo que avía hecho, y respondió:

-Porque de cuanto hize daré razón bastante,

pareciéndole que avía procedido en todo justamente. Es de Fulgoso, libro tercero.
[16] Pidiendo el oficio de censor Catón, y teniendo muchos competidores, al tiempo que se avían de dar los votos, dixo en alta boz:

-Ciudadanos de Roma, la República tiene necessidad de un censor severo, creedme y elegidme a mí para este oficio.

Eligiéronle, y hízolo tan bien que mereció título de Catón Censorino, y le pusieron estatua con epitafio, que se le avía dado porque con su presencia reformó las costumbres del pueblo romano, que ivan pervirtiéndose. Fulgoso lo afirma, libro tercero.
[17] Confiança fue del pueblo romano que, andando la guerra con Pirro, rey de los epirotas, bien encarnizada, y teniendo al enemigo dentro de casa porque estava en Italia, enbiando en favor de Roma los cartaginenses ciento y treinta navíos con gente y aparato de guerra, llegando al puerto de Hostia embiaron al capitán un mensagero que le dixo de parte del Senado como agradecían aquella memoria, aunque podían bolver a Cartago, porque los romanos no se ponían en guerra que no pudiessen darle buen fin con su gente propria. Y lo mismo fue grande confiança que en las guerras que les hizo Aníbal, teniendo cerca de Roma su gente, sucedió que se vendió un campo y heredad donde estava el real de los cartaginenses, y no por esso baxó el precio, sino que fue por el proprio que fuera si el que le compró pudiera tomar la possessión dél a la ho- ra /(142v)/ que se hizo el remate. Dízelo Valerio Máximo, libro tercero.
[18] Fue llevado delante del Senado Marco Escauro, ciudadano noble y virtuoso, poniéndole demanda Vario Sucronense, hombre de mala vida y conocido por tal. Estando allí, dixo:

-Pónenme demanda, padres conscriptos, que me dio dinero el rey Mitrídates porque fuesse traidor a la República. Esta demanda me ha puesto Vario Sucronense, y no ay prueva sino que lo dize él. Yo digo lo contrario y que no es verdad lo que él afirma. Quién él sea y quién yo sea, todos lo sabéis; dezidme aora a quién dais crédito.

A este dicho, el Senado y pueblo respondió que a él le davan crédito, por ser assí razón, conociéndole todos por virtuoso, y al acusador, de mala fama, al cual echaron de allí con mal. Es de Valerio Máximo, libro tercero.
[19] Venció a Asdrúbal en general batalla Livio Salinator, capitán romano. Dixéronle que algunos de los enemigos se libraron della, y con facilidad los podía perseguir y matar. Livio dixo:

-Bien es que los perdonemos, porque no falten mensajeros proprios en su tierra que declaren el verdadero sucesso de la batalla.

Dízelo Valerio Máximo, libro tercero.
[20] Después de aver Escipión Africano destruido a Cartago y hecho a Roma señora de Africa, fuele puesta demanda por | Marco Nevio, tribuno, pidiéndole cuenta del gasto de la guerra. Señaláronle día, y parezió delante de los juezes y Senado estando presente Nevio, el acusador, con la corona que le dieron el día que triumfó de Cartago. Dixo en boz alta:

-Este día, padres proscriptos, vencí a Cartago y subjeté a vuestro dominio toda Africa, por donde merecí la presente corona. Pues en señal de agradecimiento, será bien que sin tratar en cosas de poco momento, vayamos al templo de Júpiter y demos las gracias de todo.

Esto dixo, levantóse, y todo el Senado y pueblo juntamente con él se fueron al templo, y quedó solo el acusador, y muy necio con su demanda se fue corrido a su casa. Es de Valerio Máximo, libro tercero.
[21] Iva por cuestor a Asia Marco Antonio y llegando a Brundusio vínole aviso de Roma que le avían puesto demanda delante de Lucio Cassio Pretor, juez riguroso, que por serlo tenía su tribunal nombre de despeñadero de acusados. Y aunque estava de su parte la ley Memia, que disponía no recebirse acusación del que estava en servicio de la República, él, confiado de su inocencia bolvió a Roma, y valióle el hazer rostro y no bolver las espaldas a la acusación ser libre de ella. Y prosiguió su camino con seguridad y sin cuidado ninguno. Es de Valerio Máximo, libro tercero.
Fin del Discurso de Esperança. |

DISCURSO VIGÉSIMO SÉPTIMO. DE EUCARISTÍA

El darse Dios en manjar a los hombres en el Santíssimo Sacramento de la Eucaristía fue cosa muy con- veniente, | porque assí como avía en el mundo una carne dañada, que corrompía todas las almas que con ella se juntavan, assí uviesse otra carne puríssima, que purificasse todas las almas que a ella se juntassen. No ay más que dos carnes en el mundo: una de Adam, inficionada con el pecado, y otra de Cristo, concebida de Espíritu Santo. Pues, assí como en juntándose nuestra alma con aquella carne en el vientre de nuestras madres contrae la mácula del Pe- cado /(143r)/ Original y todos los males que se siguen dél, assí en juntándose con esta otra carne puríssima por medio del Sacramento y Eucaristía, si no pone impedimento, es llena de gracia y de todos los bienes que se siguen della. Allí es el hombre unido con Adam, y assí se haze participante de todos los males de Adam; aquí es unido con Cristo, y assí se haze participante de todos los bienes de Cristo. De la Sagrada Eucaristía trata el presente Discurso.

[EJEMPLOS DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS]

[1] Caminando los hebreos por el desierto a la Tierra de Promissión, aviéndoseles gastado la provisión de comida que sacaron de Egipto, diole el maná Dios, Nuestro Señor, y fue manjar del Cielo dulce y sabroso, y fue figura del Santíssimo Sacramento de la Eucaristía, que es manjar venido del Cielo, dulce y sabrosíssimo, y dase a los cristianos que caminan por el desierto desta vida a la tierra prometida de la Bienaventurança. Y éntrales en provecho a los que se les han acabado los manjares de Egipto, no procurando gustos y recreos, especialmente siendo de Egipto los manjares, siendo malos y viciosos, aviéndolos dexado. Refié- rese | en el capítulo diez y seis del Éxodo.
[2] San Juan, en el capítulo sexto, dize que, aviendo Jesucristo, Nuestro Señor, hecho un famoso combite en el desierto a casi cinco mil hombres con cinco panes de cebada y dos peces, de modo que todos quedaron hartos y contentos, quisieran hazerle rey, y apartóse dellos. Mas, siendo seguido de muchos, predicóles, y por razón del combite hecho, viéndolos golosos de aquel pan, porque aunque de cebada fue de los más sabrosos que ha visto el mundo, descubrióles otro pan más sabroso, y dioles nueva del Santíssimo Sacramento de la Eucaristía, donde se avía de dar en manjar debaxo especies de pan su Sagrado Cuerpo, y debaxo especies de vino su Sagrada Sangre, afirmando que convenía y era necessario recebirle para entrar en el Cielo. A tal tiempo hizo mención del Sacramento, mas cuando le instituyó fue el Jueves de la Cena, la noche antes de su muerte. Cenando con sus sagrados Apóstoles los comulgó a todos, como lo dize San Mateo, capítulo veinte y seis, y San Pablo en la Primera Carta que escrivió a los de Corinto, en el capítulo doze.

1   ...   41   42   43   44   45   46   47   48   ...   143


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal