De Alonso Fructus Sanctorum y Quinta Parte del Flos Sanctorum (1594),de Villegas



Descargar 5.27 Mb.
Página56/143
Fecha de conversión14.10.2018
Tamaño5.27 Mb.
1   ...   52   53   54   55   56   57   58   59   ...   143
[24] Mucio Escébola, llamado deste nombre porque se dexó quemar la mano, en- tró | en el real del rey Porsena, etrusco que tenía cercada a Roma, con intento de matarle, llevando una arma secreta. Hallóle sacrificando a sus ídolos, acometió el hecho, aunque sin acabarle fue preso. Llegó a un brasero en que se ponía encienso para el sacrificio y dexóse en él abrasar la mano, sin mostrar señal de dolor o pena en cuanto que duró el quemarla. Visto por el rey y admirado del caso, sabiendo quién era, díxole:

-Buélvete, oh Mucio, a Roma, y di a tus romanos que procurando tú mi muerte, yo quiero darte la vida.

Mucio bolvió a Roma y el rey, mejor aconsejado, temiendo no acabasse otro lo que avía intentado Mucio, compúsose con los romanos y levantó el cerco. Es de Valerio Máximo, libro tercero, y refiérelo San Augustín, libro quinto de la Ciudad de Dios, capítulo diez y ocho.
[25] Lucio Sila, capitán romano, en una batalla que tuvo con Arquelao, capitán de Mitrídates, viendo ir de vencida su gente, derribóse del cavallo y tomó la vandera, y fuese a poner en medio del enemigo dando bozes a sus soldados diziendo:

-Ea, valientes romanos, idos y dexadme, que yo aquí quiero morir. Y a quien os lo preguntare, mirad que digáis la verdad, adónde dexastes a vuestro capitán.

A esta boz, confusos los soldados, bolvieron en ordenança contra el enemigo y renovada la batalla venciéronle, aunque antes los llevava de vencida. Es de Fulgoso, libro tercero.
[26] En la batalla naval que tuvieron Metelo, romano, y Hasdrubal, cartaginés, Lucio Glauco, cavallero romano, aviendo echado las manos a un grande barco del enemigo, no se pudo con él que las dexasse hasta que se las cortaron, y cortada, asió con los dientes; hizo cuanto pudo por ganarla. Es de Fulgoso, libro tercero.
[27] Estando Aníbal sobre Capua y el exército romano en su defensa, como el cartaginés se les mostrasse superior y tratasse mal, Bibio Aceo, capitán de la Cohorte Peligine, tomó su vandera y arro- jóla /(178r)/ dentro del real de Aníbal, y dixo a sus soldados:

-De todas las gentes seremos malditos, y nos tendrán por infames si dexamos nuestra vandera en poder del enemigo. Vamos a recobrarla.

Y aunque los soldados vieron el intento con que la avía arrojado su capitán, que era porque tomassen contienda con los africanos y peleassen con brío y coraje, oyendo sus palabras avergonçáronse, y como gente desesperada los acometieron pretendiendo recobrar la insignia y vandera. Vido esto Valerio Flaco, tribuno de la Tercera Legión, y buelto a sus soldados, díxoles:

-¿Será possible que ayamos venido aquí a ver lo que otros hazen? De mí os se dezir que quiero más una muerte honrosa que vida con afrenta, y assí aunque sea solo tengo de ir en fabor de los que allí pelean.

Oyendo esto Pedanio Centurión, asió de la vandera que estava enerbolada y dixo:

-Pues yo me determino de poner esta insignia dentro del real enemigo. Síganme los que quisieren, y procuren que no se quede en su poder.

La legión toda le siguió, y por lo que tres esforçados hombres dixeron y hizieron, estando Aníbal con esperança de ganar esse día a Capua, perdióla, y juntamente su real, porque acometido de aquellas dos legiones y siguiéndoles todo el campo con brío y coraje estraño, él fue perdidoso y quedó en manos de los romanos la victoria, y Bibio Aceo recobró su vandera. Dízelo Valerio Máximo, libro tercero.
[28] Julio César dos vezes hizo bolver | su gente que huía a la pelea, y alcançaron victoria por mostrarse de ánimo esforçado. La una tomó el escudo a un soldado de a pie, baxando de su cavallo, y acometió a los enemigos con tanto denuedo que visto de sus gentes y afrentados de que su capitán quedasse solo peleando, bolvieron a seguirle y vencieron. En la otra, viendo que el alférez de una capitanía bolvía las espaldas, fue a él, y asiéndole de los cabezones y señalando al enemigo con la mano, le dixo:

-¿Adónde vas? Tú no ves que los contrarios están desta otra parte.

Con hazer bolver aquella vandera y ir adelante de todos peleando, puso tal ánimo en su gente, que de vencidos los hizo vencedores. Es de Valerio Máximo, libro tercero.
[29] Atilio, soldado de la Dézima Legión de Julio César, en una batalla naval assió con la una mano cierto barco de los de Marsella. Sus contrarios cortáronsela. Assióla con la otra, y pudo tanto que la trabucó y echó al fondo. Dízelo Valerio Máximo, libro tercero.
[30] Mucio Escévola, centurión de Julio César, estando en guarda de la puerta de una fortaleza, viniendo a se la ganar un prefecto de Pompeyo, púsose él a la defender. Cargó gente y sin bolver el pie atrás mató grande número de soldados y al cabo fue muerto, aunque la puerta se defendió. Halláronle herido en la cabeça, en el hombro, en un muslo, sacado un ojo y su escudo passado con ciento y veinte botes de lança. Es de Valerio Máximo, libro tercero.
Fin del Discurso de Fortaleza. |
DISCURSO TREINTA Y DOS. DE LA GLORIA DE LOS BIENAVENTURADOS

En el milagro que hizo Jesucristo, Nuestro Señor, en Caná de Galilea, en la fiesta que allí se celebrava de bodas, convirtiendo agua en vi- no, | dize el Evangelista San Juan, en el capítulo segundo, que gustándolo el Architiclino, dixo al desposado:

-Al contrario de lo que todos hazen has hecho, que guardaste el mejor vino para el cabo, siendo costumbre /(178v)/ general de darlo al principio.

La causa desto fue estar allí Jesucristo, verdadero Dios y Hombre, que se ha al contrario del mundo, porque el mundo al principio da plazeres, y al cabo pesares. Es como la estatua que vido el rey Nabucodonosor: la cabeça era de oro y los pies de barro. Tal es el mundo, promete y da plazeres a los mundanos al principio; al cabo, Infierno Eterno. Dios, al contrario, al principio da trabajos y penas, al fin, Gloria Eterna. Desta tratará el Discurso.

[EJEMPLOS DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS]

[1] Teniendo presentes Jesucristo, Nuestro Señor, tres de sus Apóstoles, Pedro, Diego y Juan, en un monte, transfiguróse, y resplandeció de suerte que siendo visto por ellos, pareciéndoles que gozavan ya de la Bienaventurança que esperavan gozar, dixo San Pedro en nombre de todos:

-Señor, bien estamos aquí.

No veían enteramente su gloria, sino un rasgo o dibuxo della, y por verle tan hermoso y resplandeciente dessearon quedarse allí con Él. Vieron assí mismo junto con el Señor a Moisés y a Elías, y por la luz del Cielo que allí resplandecía, sin averlos visto antes los conocieron. Añadió el mismo San Pedro, con boz ferborosa:

-Si sois servido, hagamos aquí tres aposentos: uno para Vos, otro para Moisés y otro para Elías.

No pidió cuatro y que fuesse para sí uno porque se quería quedar en el de Cristo y no apartarse dél. Y si quería apartar en aposentos aparte a Moisés y a Elías, era porque a él le bastava y estava contento con solo Cristo. Mas, para que se viesse la flaqueza de nuestra naturaleza humana, sobrevino una nuve resplandeciente, y della salió una boz que los atemorizó, y cayeron sobre sus rostros. Quedávanles que passar cosas penosas y de trabajo, por las cuales, mediante la misericordia divina, aora gozan de la Eterna Bienaventurança. | Es de San Mateo, capítulo diez y siete.


[2] San Pablo, arrebatado hasta el Tercero Cielo, sin que se determinasse si fue en cuerpo o fuera del cuerpo, afirma aver oído secretos tan altos y maravillosos, que no es lícito al hombre hablar dellos ni manifestarlos, por ser necessario otro órgano más puro y divino que el corpóreo. Es de su Segunda Carta a los de Corinto, capítulo doze.
[3] El Evangelista San Juan afirma en el Apocalypsi que fue llevado en espíritu al Cielo, y que vido a Dios assentado en un trono digno dél. Oyó bozes, sintió tronidos, vido luces y cuatro animales, y veinte y cuatro senadores que servían y se mostravan sujetos al que estava assentado en el trono. Vido la santa ciudad de Hierusalem, como esposa adereçada para su esposo Cristo, en la cual ni ay lloro, ni clamor, no dolor o muerte, sino gozo, paz, quietud y vida sempiterna. Los muros son de piedras preciosas, y ella es oro acrisolado, y su templo es Dios Omnipotente. En ella no entra cosa no limpia, o que haze abominación o dize mentira. No ay allí necessidad de la luz del Sol, porque el Señor ilumina a los que allí están y reinarán por todos los siglos. Es del Apocalypsi, capítulo primero, cuarto, y veinte y uno, y veinte y dos.
[4] Estevan Protomártir, al tiempo que le estavan apedreando levantó los ojos al Cielo y vido a Jesucristo a la diestra del Eterno Padre. Cuando le vido, dize dél la Escritura que estava lleno de Espíritu Santo. Y assí lo ha de estar el que quisiere ver la Gloria de Dios. De la cual vista fue tan lleno de alegría el santo mártir, que hizo oración pidiendo a Dios, no que le librasse de la muerte, sino que por medio della començasse a vivir con Cristo, y assí dixo:

-Señor mío Jesucristo, recibe mi espíritu.

Es del Libro de los Hechos Apostólicos, capítulo 7.

Lo dicho se coligió de la Divina Escritura. |

[EJEMPLOS CRISTIANOS]

[1] En el martirio del Apóstol San Pedro se afirma que estando presentes algunos cristianos, vieron ángeles que le | traían coronas de rosas y açuçenas, y que estava cerca Jesucristo con un libro en que se leyeron, por estar abierto, muchas de las /(179r)/ razones que el Sagrado Apóstol predicava. Es de Marulo, libro sexto.


[2] Cortada la cabeça del Apóstol San Pablo, dio tres saltos, tocando en la tierra y nombrando en nombre dulcíssimo de Jesús. Della salió primero leche, y después sangre, y en los lugares donde tocó en la tierra manaron tres fuentes. El suceder tales milagros y maravillas en las muertes de los santos es la ocasión para que, considerándolas y rumiándolas con nuestros entendimientos, imaginemos qué tan maníficos y soberanos serán los premios que gozarán sus almas en el Cielo. Lo dicho afirman San Augustín, en el Sermón veinte y seis, de Sanctis , y San Gregorio Turonense, en el De Gloria Martyrum , capítulo veinte y ocho.
[3] San Andrés Apóstol, como fuesse levantado en una cruz por sentencia de Egeas Procónsul, determinó el pueblo cristiano, que era grande, de quitarle de allí por fuerça, levantando motín contra aquel pagano, y no lo consintió el Apóstol, desseando morir y verse con Cristo. Estuvo dos días predicándoles desde la cruz, como en cátedra, prometiéndoles la Vida Eterna si conservavan la Fe y si vivían conforme a los preceptos del Evangelio predicado por él. Después de lo cual encomendó su alma a Dios, y baxó una luz del Cielo que le rodeó, y con esto espiró. Grande es la luz y claridad de que gozan los santos en el Cielo, pues hasta el suelo viene a les hazer compañía. Refiérese en la Vida de San Andrés, escrita por sus discípulos.
[4] El Apóstol y Evangelista San Juan, siendo casi de cien años y llegándosele el último día, mandó que le abriessen la sepultura y entró vivo en ella. Rodeóle una luz grandíssima, la cual desde algún poco tiempo desapareció, y el cuerpo del Santo Apóstol no pareció. Vídose en aquel lugar por mucho tiempo después que bullía la tierra y despedía de sí un divino maná. Del santo creemos, dize Marco Maru- lo, | que murió y resuscitó luego, y en cuerpo y alma subió a los Cielos. Y esto porque nunca en la tierra se vieron reliquias suyas, ni toda ella era merecedora de tener su cuerpo. El Cielo, que le merece, era bien que le tuviesse, y también porque le era muy conveniente, pues assí como la Sagrada Virgen, por ser Madre de Dios y Santíssima, convino que subiesse a los Cielos en cuerpo y alma, adonde ya estava su Sagrado Hijo, assí también, en su modo, San Juan Evangelista, dado por hijo de la misma Virgen y señalándosele Jesucristo cuando estava en la Cruz, y siendo santo, y de los mayores santos que tiene el Cielo (porque San Pablo en este primero grado pone a los Sagrados Apóstoles), convenía que siguiesse a su Sagrada y Soberana Madre en cuerpo y alma, donde Ella ya estava en alma y cuerpo. Haze aquí ventajas el Nuevo al Viejo Testamento: llevó Dios de la Tierra a Enoch, llevó a Elías en cuerpo, no por librarlos para siempre de la muerte, sino para dilatársela hasta la venida del Antecristo; San Juan fue llevado, aviendo passado de presto este trago y buelto a resuscitar, para no morir más. Aquéllos esperan en el fin la resurrección de los cuerpos, que poco antes perderán, y luego han de resuscitar; este glorioso y bienaventurado santo prevínole mucho antes, porque resuscitó primero que fuesse en el sepulcro cubierto de tierra. Primero entró en los Cielos que fuesse tenido por muerto, y no es de maravillar que el óleo de la tina, hecho fuego, no dañasse su cuerpo, pues de tanto privilegio avía de gozar. Lo dicho es de Marco Marulo, libro sexto.
[5] Paulo, primer ermitaño; Pafuncio, Benedicto, Estéfano, Egido y Esperança, ermitaños; Tiburcio, Valeriano, Máximo, Marcelino, Pedro, Justino, Pastor, Quintín y Severo, mártires; León Papa, Amador y Germano, obispos; y otros muchos que sería largo de contarlos, fueron vistas sus almas el día que /(179v)/ murieron volar al Cielo. Es de Marulo, libro sexto.
[6] San Hierónimo, cuando dio el espíritu, le rodeó una luz del Cielo. Viéronse ángeles y oyóse la boz de Cristo que le llamava a posseer el Reino Celestial. Quedó en el aposento un suavíssimo olor con el cuerpo, y Cirilo, obispo de Hierusalem vido su alma que subía al Cielo en manos de ángeles. Y el mismo día, su santa alma se apareció a San Augustín en Africa, y en Tours, que es en Francia, vieron dos monges un globo de fuego que passava por el aire, y se oían bozes suavíssimas que ivan con él. Y, admirándose muchos, entendieron que la alma de San Hierónimo era llevada del monasterio de Betleem al Cielo. Es de Marulo, libro sexto.
[7] San Martín, obispo de Tours, luego que murió quedó su rostro resplandeciente, de modo que, no de muerto, sino de aver sido trasladado a la inmortalidad dava muestra. Y en la misma hora, Severino, obispo coloniense, vido llevar su alma al Cielo por muchos ángeles. Y San Ambrosio, arçobispo de Milán, al tiempo que celebrava aquel día, fue arrebatado en espíritu y se halló presente a su entierro. Y bolviendo en su sentido, dixo a los presentes como era muerto aquel santo varón. Tantos testimonios cierta hazen su Bienaventurança y mucha gloria. Es de Severo Sulpicio, en su Vida.
[8] Diziendo Missa San Gregorio Papa, al tiempo que dixo Pax Domini sit semper vobiscum, tardándose los ministros, fue oída claramente de todos los presentes una boz de ángel que dixo Et cum spiritu tuo. También Pedro Diácono, ministro suyo, afirmó aver visto diversas vezes sobre su cabeça una paloma, que entendía ser el Espíritu Santo. «Estavan presentes diversas personas y algunos contrarios del santo y que ponían faltas en sus escritos -añadió el Diácono-, y no creáis que es verdad lo que digo si luego no me viéredes aquí morir»; y sucedió | assí, que murió luego. Con esto se atemorizaron los malévolos y dexaron de perseguir al santo. Es de la Vida de San Gregorio, libro cuarto, capítulo setenta.
[9] Después del martirio de Santa Inés, estando sus padres llorando cerca de su sepulcro, aparecióseles con gloria y magestad grande, acompañada de un coro de hermosíssimas donzellas ricamente adereçadas. La santa venía vestida de blanco, y un cordero, también blanco como nieve, asido de su mano diestra. Habló amorosamente a sus padres y díxoles que no la tuviessen por muerta ni la llorassen, porque reinava con Cristo, y que la avía puesto en el número de aquellas santas vírgines. Justamente la Iglesia celebra no sólo el martirio de Santa Inés, sino esta aparición, que fue al octavo día, en que se descubrió su gloria y Bienaventurança. Es de San Ambrosio, en el Sermón noventa.
[10] Llevando a degollar por la Fe de Cristo a Santa Dorotea, passó cerca de donde estava un letrado jurista llamado Teófilo. El cual, aviéndole oído dezir, cuando estava en presencia del tirano que la martirizó, que en todo tiempo avía rosas y mançanas adonde Jesucristo estava y ella dezía que iva, díxole por irrisión y haziendo burla:

-Ea, donzella, hazednos gracia que cuando estéis en la tierra de vuestro Esposo nos embiéis de allá algunas rosas y manzanas.

Esto era en seis de febrero, cuando ni mançanas ni rosas se hallan, y por esto hizo semejante demanda, como para burlarse della. Dorotea respondió que haría lo que le dezía. Llegó al lugar donde la avía de degollar; pidió que la dexassen hazer oración brevemente. Concediósele, y, hecha, apareció delante della un niño hermosíssimo con un canastico, y en él tres rosas y tres mançanas hermosíssimas, traídas por él, que sería ángel, en tiempo brevíssimo, de alguna parte de la tierra, como de las Indias Occidentales, donde a la sazón era verano y tiempo de rosas y frutas. Díxole la santa:

-Ve a Teófilo y dile de /(180r)/ mi parte que aí van rosas y mançanas.

Fue la santa degollada y boló su alma al Cielo. Estava Teófilo después desto haziendo donaire de lo que con Dorotea le avía passado, contándolo a otros oficiales del Presidente. Llegó a él el niño hermoso y trabóle de la capa, como que le quería hablar aparte. Él bolvió y, viéndole tan hermoso, y admirado de oír sus razones tan concertadas, estuvo atento a ellas. Oyóle dezir que Dorotea le embiava aquel regalo de mançanas y rosas. Recibiólas Teófilo y desapareció el niño, por lo cual él se convirtió a la Fe, y fue martirizado. Dízelo San Isidoro en el Himno del Oficio desta santa.
[11] A Santa Agata celebraron ángeles sus exequias, y adornaron su sepulcro con piedra y epitafio, que denotava quién ella fue y lo que mereció. Es de Surio, tomo primero.
[12] Santa Cecilia gozava de vista de ángeles, y le traían ramilletes y guirnaldas de flores odoríferas de la gloria. De donde vino a no temer los tormentos del martirio, esperando gozar en el Cielo de la vista de Dios, pues en el suelo la hizo digna de la vista de sus ángeles. Es de Adón, en su Martirologio.
[13] Santa Caterina hizo oración al tiempo que la querían degollar, y fue consolada de una boz del Cielo que le declaró avérsele concedido lo que pedía, y que las puertas de la Gloria le estavan abiertas. De donde resultó que con sumo gozo dio el cuello al verdugo, y de la herida salió leche por sangre, y su cuerpo fue llevado por ángeles al monte Sinaí. La honra dada al cuerpo en la Tierra es testimonio de la que se daría a la alma en el Cielo. Es del Metafraste.
[14] Muriendo Teodora Alexandrina, apareció a su abad vestida con aderezo de boca y muy resplandeciente, acompañada de otras santas. Confesóle ser el que se llamava Teodoro Monge y era tenida por varón. El abad despertó temeroso, y como fuesse a su celda, hallóla | muerta y entendió que era muger, por lo cual se afirmó en la verdad de aquella aparición, y de su gloria ser grande. Es del De Vitis Patrum.

[15] Paulo, discípulo de Antonio Abad en Alexandría, vido arrebatado en espíritu una silla de grandíssima riqueza y resplandor en el Cielo. Parecióle que sería para su querido Maestro Antonio, y oyó una muy grande boz que le declaró guardarse para Taide, muger que fue un tiempo de mala vida, y después, santa penitente. Es del Vitis Patrum.


[16] San Benedicto Abad vido la alma de la bienaventurada Santa Escolástica, su hermana, en forma de paloma, bolar al Cielo, y, cierto de su muerte, truxo el cuerpo a su monasterio y enterróle en la sepultura que tenía para sí, queriendo que estuviessen juntos en la Tierra los cuerpos cuyas almas lo avían de estar en el Paraíso. Es de San Gregorio en sus Diálogos, libro segundo, capítulo treinta y cuatro.
[17] Santa Gertrude Virgen murió en su monasterio Nigelano, y el mismo día se apareció a la abadessa de un otro monasterio en Treveris, que estava orando delante del Altar, dándole parte de que iva con su Esposo Cristo a gozar de la Eterna Bienaventurança. También se provó su gloria con otro milagro. Y fue que, pegándose un grandíssimo fuego a su monasterio, vídose sobre el texado dél, y que con su velo apagava la llama. Temióse que todo el edificio quedara abrasado y no recibió daño alguno, obedeciendo el fuego a la santa virgen por estar ella conjunta al que tiene sujetas todas las cosas a su voluntad. Es de Marulo, libro sexto.
[18] Edeltrude Virgen, siendo en el año diez y seis de su muerte trasladado su cuerpo, fue hallado entero, y dava de sí singular olor. Y lo que más admiró fue que habló, y dixo:

-Sea gloria al nombre santíssimo de Dios.

Bien se da a entender que la Bienaventurança de su alma era /(180v)/ grande, pues apartado el cuerpo della dava gracias a Dios. Sin esto, sucedió que llegando diversas personas enfermas a venerarle, recibieron salud. Para que se vea que los cuerpos de los santos, apartados de sus almas, si participan su virtud, cuánta será la que tendrán cuando fueren otra vez reunidos con ellas. Es de Beda en la Historia de Inglaterra, libro cuarto, capítulo diez y nueve.
[19] Musa, donzella romana, vido en sueños a la Madre de Dios acompañada de coros de vírgines, y díxole:

-Huye, hija, de toda palabra ociosa, de risas y burlas, y de toda vanidad, porque a los treinta días has de estar en compañía destas santas donzellas y gozarte con ellas. Guardó bien este precepto Musa, y los treinta días los empleó en oración y meditación, y, llegado el día último, fue visitada de la misma Señora y consolada. Oyóse que dixo la donzella:

-Ya voy, Señora, ya voy.

Y con esto espiró y subió al Cielo con aquella santa compañía. Es de San Gregorio, en el cuarto libro de los Diálogos, capítulo diez y siete.


[20] En un monasterio del hiermo estava cierto religioso muy contemplativo y muy siervo de Dios. Pidióle con instancia que le diesse a entender algo de lo que se goza en el Cielo y de la Bienaventurança de los Escogidos. Concedióle su Magestad la petición que le hazía, tanto por regalarle a él, como para edi- ficación | de muchos que tuvieron y tienen dello noticia, y fue en esta manera: Oyó cerca de donde estava cantar una ave dulcíssimamente, que sería algún ángel en aquella figura. Levantóse de la oración y llegó donde estava. Tomó buelo y fuese a una espessa silva. Siguióla el monge y púsose a oírla cantar, cuyo canto de tal manera le tuvo suspenso que, sin dormir ni comer, sin sentir cansancio ni envejezerse él o su vestido, passaron trezientos y sesenta años. Parecióle aver estado oyéndola dos horas. Y, visto que dexó de cantar y se fue, bolvió a su monasterio y halló la puerta dél mudada. Admiróse y llamó. No conoció al portero, ni el portero a él. El cual le preguntó quién era, que traía su hábito. El monge quería saber qiuén le avía hecho portero, y mudado la puerta de donde él la dexó dos horas antes. El portero, por acortar embites, habló al abad, y él salió, y de lance en lance, por nombrar quién era el abad que regía el monasterio cuando salió dél, y vistos los libros de memoria del convento, se halló que avían passado los trezientos y sesenta años que se han dicho. De lo cual él y los monges se admiraron grandemente, y cessó parte de la admiración considerando, por lo que le oían dezir, que aquel tiempo avía estado gozando algo de lo que en el Cielo gozan los Bienaventurados. Refiérese en el Promptuario de exemplos.
Fin del Discurso de la Gloria de los Bienaventurados. |

DISCURSO TREINTA Y TRES. DE HOSPITALIDAD

Si los que se examinan en Universidades para recebir algún grado estuviessen ciertos de las preguntas que les avían de hazer y de los argumentos que les avían de poner, ninguno se descuidaría en llevar buenas respuestas. De donde parece que, pues nos quiso Dios hazer merced | tan señalada que, aviéndonos de juzgar delante la Universidad de ángeles y hombres, primero nos declaró cuáles han de ser las preguntas, que son aquellas seis Obras de Misericordia que refiere San Mateo en el capítulo veinte y cinco, y son como seis días claros en que avemos de trabajar para merecer entrar en el ver- dadero /(181r)/ Sábado del sosiego y quietud perdurable, falta es de aviso no llevar buenas respuestas aparejadas, cuales sabemos que él quiere que llevemos. Una dellas es la Hospitalidad, de que trata el presente Discurso.

[EJEMPLOS DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS]

[1] Abraham estava assentado en el Valle de Mambre, a la puerta de su tabernáculo y casa, porque no passasse algún peregrino sin ir a hospedarse en ella. Vido que llegavan tres, y sin querer saber de dónde venían, ni adónde ivan, fue a ellos. Y, reverenciándolos, les ruega, no como quien avía de dar, sino como si uviera de recebir, que fuessen a su casa a ser hospedados y servidos. Y, entrando en ella, lo primero les labó los pies, para que se entienda que es la humildad el fundamento de todas las virtudes morales. Púsoles en la mesa panes subcinericios, manteca, leche y un ternero, para demostrar que la comida ha de ser lo que basta y no superfluidades, que dañan la alma y quitan la salud del cuerpo. A la despedida les fue acompañando hasta salir fuera de casa, porque faltando este comedimiento con los huéspedes, más parece que los echan que no que los despiden. Y porque usava de esta virtud de hospitalidad con los hombres mereció esta vez recebir ángeles en su casa, y tales ángeles, que representavan el misterio de la Trinidad en las Personas, que eran tres, y en la adoración, que fue una, la unidad de la Essencia. Es del capítulo diez y ocho del Génesis.

1   ...   52   53   54   55   56   57   58   59   ...   143


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal