De conformidad con lo establecido en los arts. 140 y 141 del C. P. C. y Acordada N° 5845, quedó establecido el siguiente orden de votación de la causa por parte de los Señores Ministros del Tribunal: primero Dr. Mario d



Descargar 26.96 Kb.
Fecha de conversión28.12.2018
Tamaño26.96 Kb.

En Mendoza, a diecinueve días del mes de abril del año dos mil doce, reunida la Sala Segunda de la Excelentísima Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario, tomó en consideración para dictar sentencia definitiva la causa N° 102.055, caratulada: "FINAMED S.A. EN J° 20.464 "LUCERO ESTER IRIS C/HOSPITAL ITALIANO FINAMED S.A. P/DESPIDO" S/INC. - CAS.".

De conformidad con lo establecido en los arts. 140 y 141 del C.P.C. y Acordada N° 5845, quedó establecido el siguiente orden de votación de la causa por parte de los Señores Ministros del Tribunal: primero Dr. MARIO D. ADARO, segundo Dr. HERMAN A. SALVINI y tercero Dr. CARLOS BÖHM.

ANTECEDENTES:

A fs. 10/19 vta., Finamed S.A., por medio de representante, interpone recursos extraordinarios de inconstitucionalidad y casación contra la sentencia dictada a fs. 203/205 de los autos N° 20.464, caratulados: "Lucero Ester Iris c/Hospital Italiano Finamed S.A. p/Despido", originarios de la Excma. Cámara Sexta del Trabajo de la Primera Circunscripción Judicial.

A fs. 27 se admiten formalmente los recursos interpuestos y se ordena correr traslado de la demanda a la contraria, quien a fs. 32/47, contesta solicitando su re-chazo con costas.

A fs. 51/52 corre agregado el dictamen del Sr. Procurador General, quien por las razones que expone aconseja hacer lugar al recurso de inconstitucionalidad planteado.

A fs. 58 se llama al Acuerdo para sentencia y se deja constancia del orden de estudio en la causa por parte de los Señores Ministros del Tribunal.

De conformidad con lo establecido por el art. 160 de la Constitución de la Provincia, esta Sala se plantea las siguientes cuestiones a resolver:

PRIMERA: ¿Son procedentes los recursos interpuestos?

SEGUNDA: En su caso, qué solución corresponde?

TERCERA: Pronunciamiento sobre costas.

SOBRE LA PRIMERA CUESTION EL DR. ADARO, dijo:

A fs. 10/19 vta., el Dr. José Antonio Vergara Luque, por la demandada Finamed SA, interpone recursos de inconstitucionalidad y casación contra la sentencia dictada a fs.203/205 por la Sexta Cámara del Trabajo.

A fs. 27 se admiten formalmente los recursos deducidos y se ordena correr traslado por el término de ley.

I- Los agravios de la recurrente:

a) El recurso de inconstitucionalidad:

La quejosa encuadra su planteo en el inc. 4 del art. 150 del CPC, por considerar que la resolución recurrida ha omitido aplicar, respecto de su parte, las limitaciones emergentes de los arts. 198 y 199 LCQ, en cuanto a la antigüedad a considerar respecto de la pretensión indemnizatoria de la parte actora.

Entiende que la sentencia adolece de falta de fundamentación suficiente, apartamiento de las constancias de la causa y fundamentación aparente, por cuanto realiza una arbitraria interpretación de la cláusula séptima del convenio transitorio y excepcional suscripto por Finamed SA, los trabajadores y ATSA, considerando que la actora conservó la antigüedad adquirida en la empresa fallida.

Se queja porque se ha omitido la valoración de prueba decisiva, atento a que no ha considerado que -notificada por el síndico la disolución del contrato de trabajo, siendo la causal de quiebra su empleador-, resultan aplicables las limitaciones emergentes del art. 199 de la LCQ.

Indica que a los efectos del cómputo de las indemnizaciones por despido -art. 245 LCT- se computa la antigüedad correspondiente a la actora desde su ingreso a la Sociedad de Mutualidad y Beneficencia Hospital Italiano de Mendoza, por períodos anteriores a la adquisición del establecimiento en la quiebra por parte de Finamed SA.

Relata que Finamed SA, los trabajadores y ATSA firmaron un convenio transitorio y excepcional, por el cual las partes de común acuerdo pactaron las pautas que regirían la relación entre cada empleado y Finamed SA, por el período de tres meses, desde el día 26-09-03 hasta el 6-12-03.

Cuestiona la interpretación formulada por la cámara, de la cláusula séptima de tal convenio, ya que, la transitoriedad del convenio no modifica lo dispuesto por el art.199 LCQ, que tácitamente deroga lo dispuesto por los arts. 18, 225 y 228 LCT para los casos de adquisición del establecimiento en procesos falenciales.

Juzga inaplicable al caso lo resuelto por esta Sala en la causa "Garay", por tratarse de una situación totalmente diferente.

Por último, denuncia la errónea interpretación y aplicación de los arts. 18 y 225 LCT y arts. 198 y 199 LCQ.

Expresa que ante el cuadro empresario falencial de la Sociedad de Mutualidad y Beneficencia Hospital Italiano de Mendoza, resulta de aplicación la ley 24.522, por ser una normativa posterior y especial respecto de la ley 20.744; por lo tanto, el art. 199 LCQ prevalece sobre el art. 228 de la LCT, es decir, que la solidaridad establecida por este último precepto no rige respecto de las trasmisiones operadas en el marco del proceso de quiebra. Consecuentemente, en caso de enajenación de la empresa, el contrato de trabajo se extingue en forma definitiva -art. 198 LCQ-, y el adquirente de la empresa fallida no tendrá absolutamente nada que ver con las relaciones laborales preexistentes.

Concluye que las obligaciones emergentes del distracto laboral -entre ellas las indemnizaciones del art. 245 LCT- no pueden ser reclamadas al adquirente del establecimiento, y la actora debió iniciar la verificación de créditos en la quiebra de la Sociedad de Mutualidad y Beneficencia Hospital Italiano de Mendoza, conforme lo establece el art. 199 LCQ y lo reconoce la propia sentencia recurrida; por lo tanto, Finamed SA no es sucesora del fallido y no corresponde computar la antigüedad previa a la adquisición del establecimiento, rigiendo en el sub lite la fecha de ingreso efectiva en Finamed SA, 27/09/03.

b) El recurso de casación:

La recurrente encuadra su planteo en los incs. 1 y 2 del art. 159 del CPC, al considerar que se ha interpretado y aplicado erróneamente los arts. 18, y 225 LCT y se ha dejado de aplicar los arts.198 y 199 LCQ y se ha interpretado y aplicado erróneamente el art. 207 del CPC.

Se agravia porque el fallo recurrido hizo lugar a la demanda promovida por el actor en todos sus rubros, contra Finamed SA, considerando erróneamente que en virtud de los arts. 18 y 225 LCT la actora conservó la antigüedad adquirida en la fallida; por lo que solicita se declare que Finamed SA no es sucesora del fallido, y por tanto, no corresponde computar la antigüedad previa a la adquisición del establecimiento, rigiendo la fecha de ingreso efectiva en esta última entidad, 27/07/03.

Denuncia la errónea interpretación y aplicación de los arts. 18 y 225 LCT y arts. 198 y 199 LCQ.

Expresa que ante el cuadro empresario falencial de la Sociedad de Mutualidad y Beneficencia Hospital Italiano de Mendoza, resulta de aplicación la ley 24.522, por ser una normativa posterior y especial respecto de la ley 20.744; por lo tanto, el art. 199 LCQ prevalece sobre el art. 228 de la LCT, es decir, que la solidaridad establecida por este último precepto no rige respecto de las trasmisiones operadas en el marco del proceso de quiebra. Consecuentemente, en caso de enajenación de la empresa, el contrato de trabajo se extingue en forma definitiva -art. 198 LCQ-, y el adquirente de la empresa fallida no tendrá absolutamente nada que ver con las relaciones laborales preexistentes.

Concluye que las obligaciones emergentes del distracto laboral -entre ellas las indemnizaciones del art. 245 LCT- no pueden ser reclamadas al adquirente del establecimiento, y la actora debió iniciar la verificación de créditos en la quiebra de la Sociedad de Mutualidad y Beneficencia Hospital Italiano de Mendoza, conforme lo establece el art. 199 LCQ y lo reconoce la propia sentencia recurrida; por lo tanto, Finamed SA no es sucesora del fallido y no corresponde computar la antigüedad previa a la adquisición del establecimiento, rigiendo en el sub lite la fecha de ingreso efectiva en Finamed SA, 27/09/03.

II- Lo resuelto por la Cámara del Trabajo:La sentencia en crisis, hizo lugar a la demanda impetrada por Ester Iris Lucero, mandando a pagar al Hospital Italiano Finamed SA a favor de la actora, la suma de $ 87.554.

III- El dictamen de procuración:

A fs. 51/52 obra el dictamen del Sr. Procurador General, quien opina que debe admitirse el recurso de inconstitucionalidad, por las razones que expone.

Solicita nueva vista a fin de expedirse sobre el recurso de casación interpuesto en forma conjunta.

IV- Antecedentes:

Antes de entrar en el tratamiento de las quejas interpuestas, haré un breve relato de la causa a mis colegas de Sala.

La sra. Ester Iris Lucero promovió demanda contra su empleador Hospital Italiano Finamed SA por el cobro de $ 59.764,63 o lo que en más o en menos resultara de las pruebas a rendirse en autos.

Relató que ingresó a trabajar para el demandado el 10/03/92 en tareas de mucama, pasando más tarde al haber obtenido el título a ocupar el cargo de enfermera auxiliar, continuando sus estudios a través de los años, hasta obtener el título de enfermera profesional, por lo cual se le asignó el cargo de enfermera de piso, pasando más tarde por su desempeño y responsabilidad, a ocupar el lugar de enfermera jefa de piso, teniendo a su cargo dos empleados con más de veinte camas, para luego en Agosto del 2008, en forma intempestiva, abusiva y carente de toda fundamentación y consentimiento de la actora, se la trasladó al segundo piso del nosocomio, pasando a ser única empleada sin ayudante, teniendo a su cargo la atención de cuatro camas, hecho que produjo un perjuicio moral, ya que gravó su trayectoria como jefa de piso. Esta situación derivó en un cuadro depresivo por lo que se le prescribió medicación y licencia por enfermedad con-tinuando en la actualidad con dicha patología.

Que remitió telegrama, acompañando certificado médico, por el que el Dr.Dalmiro Mario, médico psiquiatra, diagnosticó, que padecía una reacción depresiva ansiosa, por lo que le prescribió medicación y licencia por enfermedad, durante 10 días. Igualmente emplazó en el término de 48 horas, a que se le restituyera a sus tareas como Jefa de Servicio del Piso 3ro. del Hospital, en razón de que en forma intempestiva, abusiva, y carente de fundamentación se la trasladó al 2° Piso, sin su consentimiento, pasando de tener 12 empleados a cargo con 15 habitaciones a ser única empleada sin ayudante y atender 4 habitaciones, lo que le ocasionó un perjuicio moral que gravó su trayectoria como jefa de servicios.

Que la demandada mediante CD, se dio por notificada de su certificado médico y rechazó por improcedente, falaz y maliciosa su intimación a restituirla a su anterior puesto de trabajo.

Que respondió por CD, considerándose injuriada y despedida y emplazando al pago de indemnizaciones y a la entrega de certificado de servicios y aportes.

Que la demandada por vía de CD, negó los dichos de la actora y la emplazó en el término de 48 horas a que se restituyera a su trabajo, bajo apercibimiento de considerarla en abandono.

Que por CD, ratificó las piezas postales remitidas con posterioridad.

Que mediante CD, la demandada, le notificó que consideraba resuelto el vínculo por abandono, poniendo a su disposición liquidación final y certificado en el plazo legal.

El tribunal, declaró la rebeldía de la demandada

Luego la accionada se hizo parte y solicitó por vía de incidente la rescisión de rebeldía, el que fue rechazado por el tribunal. Finalmente la Cámara hizo lugar al reclamo de la actora.

V) La solución al caso particular:

Liminarmente, me anticipo a afirmar que en el caso, corresponde el tratamiento conjunto de los recursos interpuestos por la quejosa, lo que se encuentra justificado por la identidad y conexidad que guardan entre sí, y en atención a los principios de celeridad procesal y seguridad jurídica (LS 320- 217; 349-39; 347-193; 347-209; 345-154; 347-197 entre otros).

La censura se encuentra fundamentalmente dirigida a cuestionar la condena impuesta al Hospital Italiano Finamed SA, a abonar a la actora el rubro antigüedad, conforme a los términos fijados por el art. 225 LCT.

Fundamenta su postura argumentando que, conforme al convenio cuya copia corre agregada a fs. 17 de los principales, celebrado conforme a lo dispuesto por los arts. 198 y 199 LCQ, Finamed SA no es sucesor del fallido, y por lo tanto, no corresponde computar la antigüedad previa a la adquisición del establecimiento, siendo la fecha de ingreso efectiva en esta entidad, el día 27/09/03.

La LCQ, en su art. 198 dispone: "Responsabilidad por prestaciones futuras. Los sueldos, jornales y demás retribuciones que en lo futuro se devenguen con motivo del contrato de trabajo, deben ser pagados por el concurso en los plazos legales y se entiende que son gastos del juicio, con la preferencia del Artículo 240.

Extinción del contrato de trabajo. En los supuestos de despido del dependiente por el síndico, cierre de la empresa, o adquisición por un tercero de ella o de la unidad productiva en la cual el dependiente cumple su prestación, el contrato de trabajo se resuelve definitivamente. El incremento de las indemnizaciones que pudieren corresponder por despido o preaviso por el trabajo durante la continuación de la empresa, gozan de la preferencia del Artículo 240, sin perjuicio de la verificación pertinente por los conceptos devengados hasta la quiebra.Los Convenios Colectivos de Trabajo relativos al personal que se desempeñe en el establecimiento o empresa del fallido, se extinguen de pleno derecho respecto del adquirente, quedando las partes habilitadas a renegociarlos".

Mientras que el art. 199 establece: "Obligaciones laborales del adquirente de la empresa. El adquirente de la empresa cuya explotación haya continuado, no es considerado sucesor del fallido y del concurso respecto de todos los contratos laborales existentes a la fecha de la transferencia. Los importes adeudados a los dependientes por el fallido o por el concurso, los de carácter indemnizatorio y los derivados de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales con causa u origen anterior a la enajenación, serán objeto de verificación o pago en el concurso, quedando liberado el adquirente respecto de los mismos".

Según autorizada doctrina, el adquirente de la empresa fallida por subasta pública o por un sistema de licitación, no es considerado sucesor del fallido y del concurso respecto de todos los contratos laborales existentes a la fecha de la transferencia (art. 199 de la ley 24.522); y que la actual ley concursal cambia sustancialmente el criterio de la anterior legislación, disponiendo que no hay continuación de la relación laboral, ni responsabilidad alguna del adquirente por las obligaciones laborales de la empresa fallida que adquiere, circunstancia ésta que surge de la ley y que no puede ser modificada por parte de los magistrados intervinientes en los procesos (Conf. Ackerman, Mario E., "Tratado de Derecho del Trabajo", Rubinzal-Culzoni, T III, pag. 776, también Vitolo, Daniel R, "Reflexiones sobre continuación de la explotación de la empresa en quiebra y solidaridad laboral en su transferencia", en Revista de Derecho Laboral, N° 2001-1, Rubinzal-Culzoni, pag. 271).

A nivel jurisprudencial, esta Sala, en otra composición, ha resuelto que la nueva ley de concursos 24.522, entre las muchas modificaciones establece en el art. 199 un criterio absolutamente contrario al que en su momento establecían los arts. 225 y 228 LCT.El nuevo régimen legal establece el principio de la irresponsabilidad de la empresa adquirente respecto de las obligaciones laborales pendientes del personal del establecimiento, los que tienen que solicitar su verificación o pago directamente en la quiebra (LS 290-490).

Dicho esto, a mi entender, el inferior ha realizado una errónea apreciación de la prueba agregada a la causa, como asimismo, ha aplicado, también en forma errónea, la normativa correspondiente al caso.

En efecto, atento el proceso falencial del Hospital Italiano tramitado en la causa 54.110 Sociedad Mutual Beneficencia Hospital Italiano de Mendoza p/ conv. prev., y la adquisición de la entidad por parte de Finamed SA (ver fs. 17 y 18 de los principales), los arts. 225 y 228 LCT, no pueden ser interpretados aisladamente, sino en función de lo dispuesto por los arts. 198 y 199 LCQ.

Del análisis del Convenio de Pautas de Trabajo obrante a fs. 17 de los principales, surge que el mismo está destinado a regir la transitoria y excepcional rela-ción de emergencia entre cesionario y empleado, fijando las condiciones de trabajo desde la declaración de la quiebra hasta la efectiva venta del Hospital Italiano y por un plazo no mayor a noventa días corridos, contados a partir del 26/09/03 y hasta el 26/12/03; que como consecuencia de la firma de tal convenio el empleado no pierde de ningún modo los privilegios especiales o generales de que gocen respecto de la fallida y en conformidad a lo establecido por la LCQ (art. 199 cc y ss), debiendo arbitrar los medios para la protección de los mismos, mediante la vía legal que corresponda (cláusula séptima); que el convenio se realiza en el marco de lo estipulado por la ley 24.522, en especial lo determinado en el Título III, Capítulo IV, Sección II, Sección III, art.189, 190, 196, 197, 198, 199 cc y ss, como asimismo de lo dispuesto en el contrato de cesión y resolución judicial integrantes del convenio y en consecuencia declaran reconocer y aceptar la transitoriedad del mismo, y sus términos como válidos y de cumplimiento obligatorio (cláusula octava).

Por otro lado, del Acta de Notificación obrante a fs. 18/26, surge que se le notificó a los empleados de la fallida -entre los que se encontraba la actora-, que a partir del 26/09/03 quedaba resuelto el contrato de trabajo en virtud de la declaración de quiebra dictada el 25/09/03 por el Segundo Juzgado Concursal de la Primera Circunscripción Judicial.

De acuerdo con este análisis, fueron las partes (Finamed SA en su carácter de cesionaria de la Sociedad de Mutualidad y Beneficencia Hospital Italiano de Mendoza -en quiebra-, y la actora), quienes en forma expresa convinieron que el convenio aplicable durante la situación falencial era celebrado en el marco de la ley 24.522, siendo de especial aplicación los arts. 198 y 199 de dicho cuerpo legal.

De manera que las obligaciones emergentes del distracto laboral notificado por la Sindicatura a fs. 18/26, entre las cuales se encuentra la indemnización prevista por el art. 245 LCT, no pueden ser reclamadas al adquirente del establecimiento, sino que su reclamo es viable mediante la verificación de créditos en la quiebra de la Sociedad de Mutualidad y Beneficencia Hospital Italiano de Mendoza.

Además, la cláusula séptima del referido Convenio de Pautas de Trabajo, no deja lugar a dudas respecto de que los privilegios especiales o generales de los cuales goza la actora respecto de la fallida, están referidos a los privilegios o preferencias creditorias normadas por la LCQ en su art.199 cc y ss, cuya protección debe ser canalizada mediante la vía legal correspondiente; por ende, el crédito referido a la antigüedad, por ser anterior al 26/09/03, debe ser verificado en el concurso.

Por las razones expuestas, y si mi opinión es compartida por mis distinguidos colegas de Sala, me pronuncio por la admisión de los recursos de inconstitucionalidad y casación interpuestos por Finamed SA.

ASI VOTO.

Sobre la misma cuestión los Dres. SALVINI y BÖHM adhieren por los fundamentos al voto que antecede.

SOBRE LA SEGUNDA CUESTION EL DR. ADARO, dijo:

Atento a lo resuelto en la Primera Cuestión y lo dispuesto en los arts. 154 y 162 del C.P.C., corresponde revocar parcialmente la sentencia dictada a fs. 203/205 de los autos n° 20.464, "Lucero, Es ter Iris c/ Hospital Italiano Finamed SA p/ despido", originarios de la Excma. Cámara Sexta del Trabajo de la Primera Circunscripción Judicial de Mendoza, en lo que ha sido materia de agravio que prospera, que es el rubro antigüedad.

A tal efecto corresponde modificar en su parte pertinente la "Segunda Cuestión" del fallo donde quedará establecido que corresponde rechazar la demanda promovida por Ester Iris Lucero, por el citado rubro indemnizatorio.

Consecuentemente con ello, debe enviarse la causa al Tribunal de origen para que practique nueva liquidación a través de Contaduría de Cámaras, de acuerdo con lo resuelto en la presente resolución.

La regulación de honorarios deberá modificarse una vez efectuada la liquidación de los rubros que se admiten por la presente.

ASI VOTO.

Sobre la misma cuestión los Dres. SALVINI y BÖHM adhieren al voto que antecede.

SOBRE LA TERCERA CUESTION EL DR. ADARO, dijo:

Atento al resultado a que se arriba en el tratamiento de la cuestión que antecede, corresponde imponer las costas de los recursos interpuestos a la recurrida por resultar vencida (art. 36 y 148 C.P.C.).

ASI VOTO. Sobre la misma cuestión los Dres. SALVINI y BÖHM adhieren al voto que antecede.

Con lo que terminó el acto, procediéndose a dictar la sentencia que a continua-ción se inserta:

SENTENCIA:

Mendoza, 19 de abril de 2012.

Y VISTOS:

Por el mérito que resulta del acuerdo precedente la Sala Segunda de la Excma. Suprema Corte de Justicia fallando en definitiva,

RESUELVE:

I) Admitir los recursos de inconstitucionalidad y casación interpuestos a fs. 10/19 vta. por Finamed SA, y en consecuencia, dejar sin efecto parcialmente la sentencia de fs. 203/205, en cuanto admite el rubro antigüedad, debiendo desestimarse el mismo, a cuyo efecto deberán remitirse las actuaciones a la Cámara de origen para que practique nueva liquidación a través de Contaduría de Cámaras, de acuerdo con lo resuelto en la presente resolución. Asimismo, modificar la regulación de los honorarios profesionales por efecto de la modificación del monto de condena.

II) Imponer las costas a la recurrida por resultar vencida (arts. 148 y 36 del C.P.C.).

III) Diferir la regulación de honorarios para su oportunidad procesal.

IV) Líbrese cheque por la suma de PESOS OCHOCIENTOS ($ 800) con imputación a la boleta obrante a fs. 1 a favor del recurrente.

Notifíquese.

Dr. Herman Amilton SALVINI

Dr. Mario Daniel ADARO



Dr. Carlos BÖHM

Catálogo: documentos -> 000 -> 030
000 -> Cámara Primera de Apelaciones en lo Civ y Com. Protocolo de Autos Interlocutorios Tomo: N° Folio
000 -> *ley 006 mendoza, 14 de abril de 1993. (Ley general vigente con modificaciones)
000 -> Proyecto bioparque Mendoza
000 -> Resumen de los contenidos de la denuncia
000 -> Vistos y considerando
000 -> Facultad de educacion y humanidades escuela profesional de educacion programa de doctorado en ciencias de la educacion
000 -> Sentencia nº San Fernando del Valle de Catamarca, de noviembre de 2016 visto
000 -> La sentencia de primera instancia rechazó la demanda. El juez comenzó por señalar que la controversia pasaba por determinar si los mencionados artículos de la lct -o los artículos 47 y 52 de la ley 22
030 -> En la ciudad de San Salvador de Jujuy, Provincia de Jujuy, a los tres días del mes de mayo del año dos mil doce, los Señores Vocales del Superior Tribunal de Justicia, Dres. Sergio Ricardo González, Clara D. L


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal