De Copérnico a Newtom Ciencias para el Mundo Contemporáneo ies juan A. Suanzes



Descargar 17.4 Kb.
Fecha de conversión04.07.2017
Tamaño17.4 Kb.



De Copérnico a Newtom

Ciencias para el Mundo

Contemporáneo
IES Juan A. Suanzes

Avilés. Asturias

Aunque el sistema tolemaico proporcionaba una aproximación a la forma en que se movían los astros, era bastante inexacto. Las predicciones realizadas a menudo resultaban equivocadas en horas y hasta en días, lo que motivó a los astrónomos a la búsqueda de soluciones más exactas.



Nicolás Copérnico propuso su teoría heliocéntrica, en la que el Sol era el centro del Universo y todos los planetas (incluida la Tierra) giraban en torno suyo describiendo órbitas circulares, para conseguir una mayor exactitud que la dada por el modelo geocéntrico. A pesar de todos los esfuerzos realizados (entre las correcciones Copérnico suponía que el centro del Universo no se hallaba localizado exactamente en el Sol, sino en un punto un poco alejado de éste) el modelo tampoco daba los resultados apetecidos.

La descripción propuesta por Copérnico fue publicada en 1543, unos meses después de su muerte, en un libro titulado De Revolutionibus Orbium Coelestium y aunque en el prefacio se decía que la revelación divina era la única fuente de verdad y que los tratados astronómicos sólo pretendían “salvar los fenómenos”, las autoridades religiosas de la época rápidamente vieron en sus páginas afirmaciones heréticas. La Iglesia Católica colocó a De Revolutionibus en su índice de libros prohibidos; Calvino comentaba: “¿Quién se aventurará a poner la autoridad de Copérnico por encima de la del Espíritu Santo? y Lutero sentenciaba: “… este loco quiere alterar toda la astronomía, pero la Sagrada Escritura nos dice que Josué ordenó detenerse al Sol y no a la Tierra” (ver apuntes sobre el geocentrismo).

El universo copernicano estimaba que la esfera de las estrellas debería estar a una distancia mínima de la Tierra mucho mayor que la considerada por Tolomeo (unas 400.000 veces mayor). El tamaño del universo se hacía ahora indefinido y, como admitía el mismo Copérnico, su tamaño podía ser infinito.

Años más tarde, el 11 de noviembre de 1572, Tycho Brahe (1546-1601), un astrónomo danés, miraba despreocupadamente al cielo durante el paseo que acostumbraba a dar después de cenar. En la constelación de Casiopea vio algo inesperado:

Sorprendido, como desconcertado y estupefacto, permanecí quieto durante un tiempo con los ojos intensamente fijos en ella y observé que esa estrella estaba situada cerca de las estrellas que la Antigüedad atribuía a Casiopea. Cuando me convencí de que ninguna estrella de esa clase había brillado nunca antes, caí en tal perplejidad, por lo increíble del suceso, que empecé a dudar de mis propios ojos.”

Tycho contemplaba la aparición de una nueva estrella en la constelación de Casiopea (era lo que ahora llamamos una supernova). Lo asombroso, lo que motivaba la estupefacción del astrónomo, es que la nueva estrella estaba situada en la región del universo que la física aristotélica (aún vigente) consideraba eterna e inmutable.

Pocos años después, en 1577, un brillante cometa apareció en los cielos. Aristóteles consideraba que los cometas eran fenómenos que tenían lugar en la atmósfera terrestre, en el mundo sublunar, cambiante e imperfecto. Tycho midió con cuidado la distancia a la que el cometa se encontraba y llegó a la conclusión de que su órbita se situaba mucho más allá de la de la Luna. Para Aristóteles en las regiones situadas más allá de la Luna no podía haber cambios

Tycho no era copernicano. A partir de los innumerables datos acumulados de las posiciones de las estrellas y los planetas, elaboró un modelo de compromiso en el que el Sol giraba alrededor de la Tierra y los demás planetas lo hacían alrededor del Sol.



Johannes Kepler (1571- 1630) había estudiado la teoría heliocéntrica de Copérnico y había trabajado con Tycho, aunque éste siempre se había negado a suministrarle los datos de sus observaciones. Sin embargo, a la muerte de Tycho (1601), Kepler es nombrado su sucesor (aunque con una paga considerablemente más baja) y con los datos de las órbitas planetarias a su disposición consigue elaborar (tras seis años de trabajo) una teoría que describía con gran precisión las órbitas descritas por los planetas alrededor del Sol. Comprende que la fascinación que sus antepasados sentían por las órbitas circulares no se correspondía con la realidad. Los planetas no se mueven describiendo circunferencias, sino elipses.

Kepler logra explicar el movimiento planetario a partir de las siguientes leyes:

Primera Ley (1609)

Los planetas se mueven alrededor del Sol no en círculos, sino en órbitas elípticas, estando el Sol situado en uno de sus focos.

Segunda Ley (1609)

Los planetas describen sus órbitas no con velocidad uniforme, sino de una forma tal que la línea que une el planeta con el Sol barre áreas iguales en tiempos iguales

Tercera Ley (1619)

Los cuadrados de los periodos de revolución (T) son proporcionales a los cubos de las distancias promedio de los planetas al sol (r):T 2 = k r 3 donde k es una constante de proporcionalidad (constante de Kepler). La distancia promedio (r) coincide con el valor del semieje mayor para órbitas elípticas.



Galileo Galilei (1564-1642), aunque no inventó el telescopio, fue el primero que lo utilizó para observar la Luna, los planetas y las estrellas. Cuando observó la Luna comprendió que no estaba formada por éter, tal y como Aristóteles sostenía, sino que en su superficie se apreciaban montañas y cráteres similares a los que había en la Tierra.

Cuando dirigió su telescopio a Júpiter descubrió cuatro lunas que giraban alrededor del planeta (Io, Europa, Ganímedes y Calixto). Venus presentaba fases como la Luna y, además, el telescopio revelaba que las estrellas no se distribuían sobre la superficie de una esfera. Había muchas más estrellas, invisibles a simple vista, y que parecían estar situadas “más allá”. El cielo no era una esfera, era profundo.

Galileo publicó sus observaciones en 1610 en un libro titulado Sidereus Nuncius (El mensajero de las estrellas) en el que se mostraba partidario del sistema copernicano: vivimos en un sistema solar dentro de un universo inmenso.

Sin embargo, las cosas no rodaron del todo bien para Galileo, la Inquisición puso sus obras en el punto de mira de la ortodoxia y tras un largo juicio se vio obligado a abjurar de sus ideas. El 22 de junio de 1633 Galileo (que entonces tenía sesenta y nueve años), arrodillado en el claustro de Santa María sopra Minerva, jura “… abandonar totalmente la falsa opinión de que el Sol es el centro del universo y que no se mueve, y que la Tierra no es el centro del universo y que se mueve…” “… con sinceridad de corazón y no fingida fe abjuro, maldigo y aborrezco los mencionados errores y herejías…”

Cuenta la leyenda que tras pronunciar su juramento Galileo musitó en voz baja “Epur si muove” (a pesar de todo, gira).

En 1980 el papa Juan pablo II ordenó que se reabriera el proceso a Galileo para rehabilitarlo.



Isaac Newton (1642-1727) fue quien terminó de forma definitiva con la concepción aristotélica del mundo. En 1687 publica Philosophiae Naturalis Principia Matemática (Principios Matemáticos de la Filosofía Natural) donde enuncia las tres leyes de la Dinámica y la Ley de Gravitación Universal, según la cual todos los cuerpos se atraen con una fuerza directamente proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que los separa. La fuerza que hace caer la manzana sobre la superficie de la Tierra es la misma que mantiene los planetas orbitando alrededor del Sol, liga las galaxias entre sí y mantiene unido a todo el universo. La aplicación de la Ley de Gravitación Universal al movimiento de los planetas permite deducir las leyes de Kepler. La naturaleza de la fuerza de gravedad condiciona que las órbitas planetarias sean elipses, que la velocidad areolar (rapidez con que el radio vector barre el área) de los planetas sea constante o que se verifique la tercera ley. La dinámica de Newton fue, tal vez, la primera gran teoría unificadora de la Física. Las leyes de la dinámica y la ley de gravitación confirmaron el sistema copernicano y abrieron la puerta de un vasto universo inexplorado.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal