De la cerveza



Descargar 147.9 Kb.
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño147.9 Kb.



ASOCIACIÓN DE PERSONAL DOCENTE JUBILADO DE LA UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID

Nº 17
EL PROCESO DE ELABORACIÓN



DE LA CERVEZA
CONFERENCIA PRONUNCIADA
POR

Dª. MARÍA ISABEL ESTRELLA PEDRO

Doctora en Ciencias Químicas

Investigadora del Consejo

Superior de Investigaciones Científicas

el día 27 de Marzo de 2001


INSTITUTO DE INGENIERÍA DE ESPAÑA

General Arrondo, nº 38 (MADRID)


HISTORIA DE LA CERVEZA

Las primeras referencias que se tienen de una bebida de cebada fermentada aparecen en Mesopotamia hace 8.000 años, por lo que se considera esa zona como la cuna de la cerveza.


En la época faraónica, hace 3.000 años, en Egipto se conocía una bebida llamada "vino de cerveza", y se obtenía malteando cebada y un tipo de trigo. En el museo egipcio hay una tablilla que muestra una receta de su elaboración: "Dejad macerar e inflarse los granos de cebada durante un día, dejadlos reposar y macerados de nuevo, depositándolos en un recipiente bajo, agujereado como una criba; dejad secar hasta que se formen copos y exponed luego al sol".
Los griegos introdujeron la cerveza en Roma y compitió con el llamado "vino de uva", que bebían las clases altas. La caída del imperio romano hizo cambiar las costumbres, y la cerveza se hizo más popular, elaborándose en las casas.
En la Edad Media aparece en las iglesias y monasterios, donde los monjes la utilizaban para alimentar a sus huéspedes y a enfermos, y se llama "cerveza de los monjes". Actualmente se conocen todavía como cerveza de los monjes, cervezas que se elaboran en Bélgica y en Alemania, aunque ya se hacen por grandes empresas. A pesar que la cerveza ya se hace en grandes producciones se consideraba ya en esa época, más un arte que una ciencia.
El conocimiento de la presencia de levadura en la elaboración de cerveza se remonta a finales del siglo 17, pero su confirmación se alcanzó en el siglo 19 gracias a los estudios de Pasteur.
Como esquema general se puede decir: la cebada después de germinar se convierte en malta y por cocción con agua, esta se transforma en mosto: el mosto por acción de levaduras da lugar a la cerveza joven y después de un tiempo en reposo en lugar adecuado, se obtiene la cerveza. Aunque el proceso parece muy simple, la preparación es muy compleja y es más un producto de transformación que una fabricación, en donde se han de controlar muchos factores físicos y químicos.

MATERIAS PRIMAS
Las materias primas para la elaboración de cerveza son: cebada, agua, lúpulo, granos crudos y levadura.
El agua ha de tener unas características de pureza extremas. Se necesita agua blanda con un determinado contenido en iones.
La cebada ha de ser de una determinada variedad, que mediante la germinación se convierta en malta. En este proceso se forman enzimas que rompen los polímeros (almidón y proteínas) del malta.
Del lúpulo se utilizan las flores femeninas en diversas presentaciones, en polvo, en extracto, conglomerado, etc.
Las levaduras utilizadas son del genero Saccharomices, generalmente de dos variedades, Saccharomices carlsbergensis y Saccharomices cerevisae.
Como granos crudos o adjuntos o sucedáneos, se utilizan cereales, siendo el arroz y el maíz los más utilizados, en formas diferentes.

CEBADA
La cebada es la materia principal en la elaboración de cerveza. Aporta los enzimas necesarios para el cervecero y produce un extracto muy viscoso que es deficiente en aminoácidos y carece del color y del sabor que se requiere para la cerveza. La cebada para cervecería ha de tener unas propiedades analíticas, agronómicas y fisiológicas bien definidas.
La cebada de alto valor cervecero proporciona abundante cantidad de extracto seco a partir del malta, tiene una elevada cifra de almidón, y un contenido en proteína discreto (9-19 %), buena capacidad de germinación (como mínimo el 95% de los granos), elevado vigor germinal y buena capacidad de imbibición
PROCESO DE MALTEADO.
El proceso de malteado es la transformación, mediante germinación, de la cebada en malta.
Los enzimas que tiene la cebada cruda no pueden hidrolizar completamente las sustancias que contiene para dar un extracto adecuado, por lo que necesita la germinación para que se forme un sistema enzimático idóneo, que a la temperatura del proceso de malteado pueda, hidrolizar el almidón a maltosa y dextrinas, degradar las proteínas ligeramente solubles en sustancias simples, como aminoácidos y péptidos, hidrolizar la hemicelulosa, así como hidrolizar los compuestos organofosfatados en fosfatos solubles y poder obtener un mosto claro que pueda filtrarse; pero a su vez el mosto debe de tener los nutrientes suficientes y necesarios para el crecimiento de la levadura durante la fermentación. El material que no se haya hidrolizado pasará al mosto y puede dar dificultades en el proceso de elaboración, dando una cerveza inestable y con poco sabor.

3

La cebada al recibirla se limpia y se almacena en silos. Cuando se usa se vierte previamente en una cuba de remojo a temperatura entre 12-18 6C, durante dos días, para preparar el grano para la germinación. El grano adquiere un 40-50 % de humedad La germinación tiene lugar en los días siguientes extendiendo la cebada en bandejas o cajones apropiados en la llamada "sala de germinación". La germinación se realiza con aireación y a una temperatura entre 15-20 QC, eliminando el CO2 y el calor que se forma por movimientos de la masa.



Las condiciones varían dependiendo del tipo de malta que se quiera obtener: 7 días para el malta claro y 9 días para el malta oscuro.

Para el proceso de secado y tostado se deseca 12 h a 35-40 QC y después se calienta 4-5 h. a 80QC (malta claro) o a 105 8C (malta oscuro). Después del tostado, el malta se queda con un 4-5 % de humedad.



FORMACIÓN DE ENZIMAS DURANTE EL MALTEADO

En el grano germinado hay un gran número de sistemas enzimáticos, tantos como sustratos haya para hidrolizar. Los principales enzimas, desde el punto de vista del cervecero, son las amilasas, hemicelulasas, proteasas, fitasas y oxidasas. La formación de todos ellos debe ser controlada por diferentes factores, como temperatura y oxigeno fundamentalmente, que se han de controlar en el malteado. La formación de enzimas depende también parcialmente de la variedad de cebada empleada.

Los principales sistemas enzimáticos que se forman son:

4

Las amilasas (a-amilasa y p-a(n¡lasas\. Se sabe que la ft-amilasa se encuentra ya en la cebada cruda unida a la fracción de proteína, pero la actividad de los enzimas proteolíticos durante la germinación liberan la /?-amilasa. Este enzima hidroliza la fracción de amilosa y de amilopctina del almidón para dar maltosa y pequeñas cantidades de dextrinas. La a-amilasa se forma en el grano durante la germinación y ataca el almidón produciendo a-maltosa y gran cantidad de dextrinas.



Las hemicelulasas hidrolizan las hemicelulosas y disuelven las paredes celulares del endospermo. Los componentes principales son p-glucanos y pentosanbs. Los enzimas principales son ¡3-glucanasas. Estos enzimas están presentes en la cebada cruda, pero aumentan en la germinación.

Los enzimas proteolíticos atacan los compuestos nitrogenados. Pueden clasificarse en dos grupos: proteinasas, que hidrolizan las proteínas complejas a polipéptidos y péptidos, y las peptídasas que hidrolizan los polipéptidos y péptidos a aminoácidos. Los dos grupos de enzimas aumentan en la germinación.

Las fosfatasas son otro grupo de enzimas de las que existen diversos tipos. Las_esterasas forsforícas del malta liberan el fósforo inorgánico de combinaciones orgánicas. La más importante es la fitasa, que hidroliza el ácido fítico a fósforo inorgánico e inositol. La actividad fosfatásica aumenta con la germinación.

La maltasa se encuentra sólo en pequeñas concentraciones en estado libre, tanto en la cebada como en el malta, e hidroliza la maltosa a glucosa. Aunque existe en la cebada, aumenta con la germinación.

Las oxidasas son enzimas respiratorias y pueden ser: oxidasas, que activan el oxigeno molecular, peroxidasas que activan el oxigeno de los peróxidos, y cafa/asas que descomponen el agua en oxigeno y anhídrido carbónico.
TRANSFORMACIÓN DEL MALTA EN MOSTO. M ACER ACIÓN O EMPASTADO.

En este proceso se extrae sobre todo el almidón que es la fuente de los azúcares fermentescibles. La extracción se debe sólo en parte a una simple disolución (10-15 %) pues la mayoría de las sustancias del mosto se forman en el cocimiento en sí y por acción de los enzimas.


El malta obtenido en el proceso de malteado, se muele en molino de rodillos manteniendo la cascarilla casi intacta, y rompiendo el endospermo, hasta un tamaño de partícula adecuado (0,15-0,6 mm), con lo que se facilita la acción de los enzimas y demás productos.
La harina obtenida se mezcla con agua caliente en una caldera, operación que se llama empastado. De esta forma se promueve la acción de los enzimas y se solubilizan algunos sólidos del malta, favoreciendo la filtración. La mezcla obtenida se lleva hasta una temperatura entre 40 y 75 QC, a las que el almidón, proteínas y otros componentes del malta se transforman pasando disueltos al agua; se obtiene así un líquido dulce que es el mosto. En este proceso es fundamental la calidad del agua utilizada.

Para regular las diferentes transformaciones que tienen lugar durante el cocimiento se han de controlar diferentes factores:



Temperatura

45-50 QC — mejor disolución de las materias nitrogenadas

60-65 QC — formación de azúcares fermentescibles.

70-75 QC--- desdoblamiento más rápido del almidón y formación más abundante de dextrinas que a 60-65 9C. Modificación del pH


Se modifica el pH corrigiendo el del agua, y se lleva, por ejemplo, al óptimo de acción de cada uno de los enzimas, favoreciendo así su actuación. Se suele llegar a valores de compromiso entre 5,0 y 5,2. Calidad del agua
En este proceso es importante la calidad del agua, sobre todo por el pH. La composición inicial del agua se ha de corregir eliminando carbonates y otras sales no deseables, por medio de intercambiadores de iones.

TRANSFORMACIÓN DE COMPONENTES DEL MALTA

Desdoblamiento del almidón.-
El almidón se encuentra en forma de granulos en muchas partes de las plantas y difieren en forma y tamaño para cada tipo de planta. El almidón natural no es una sustancia pura si no que se encuentra con cierta proporción de sustancias minerales, como fosfatos, potasio, sílice y cal.
Casi todos los almidones se componen de una mezcla de dos polisacáridos amilosa y amilopectina, que producen por hidrólisis completa, glucosa.
La amilosa está constituida por cadenas largas no ramificadas de glucosa unidas por enlaces a (1-4).
La amilopectina está constituida también por cadenas de glucosa, muy ramificadas. Los enlaces glucosídicos del esqueleto son α (1-4), pero los puntos de ramificación son enlaces α (1-6).
Una de las etapas más importante en la industria cervecera es la formación de azúcares fermentescibles a partir del desdoblamiento del almidón. En estas transformaciones actúan las amilasas.

Los dos componentes principales del almidón pueden hidrolizarse por dos caminos distintos. La amilosa puede hidrolizarse por acción del enzima a-amilasa, que hidroliza las uniones a (1-4) a lo largo de la cadena de amilosa, de forma aleatoria, dando maltosa. La amilosa se puede hidrolizar también por acción de la p-amilasa, que libera unidades de maltosa: se realiza casi al 100 %, rompiendo la cadena cada dos unidades de glucosa, comenzando por el extremo no reductor de la cadena, para que al combinarse con el agua forme una molécula de maltosa. Si el número de unidades de glucosa es impar, queda un resto de tres glucosas unidades por enlaces a (1-4), que es la maltotriosa. Los azúcares de longitud de cadena intermedia que se forman durante la acción de las a-amilasas se llaman dextrinas, que pueden ser ramificadas o no.

La amilopectina puede ser atacada también por las a y (i amilasas, pero como ninguna de ellas puede hidrolizar los enlaces a (1-6) de los puntos de ramificación, el producto final en este caso es un núcleo grande y muy ramificado que se conoce como "dextrina límite".

En resumen, la acción combinada de a y (í amilasas sobre el almidón es la que hace que se desdoble en gran parte en maltosa, quedando restos no atacados que son las ramas de la amilopectina, o sea enlaces a (1-6). Los extremos grandes de la amilopctina que no han sido excindidos por las amilasas, por la existencia de enlaces a (1-6), forman las dextrinas, que son azúcares más complejos.


En el caso de las amilasas del malta actúan en las siguientes condiciones:

a-amilasa: temperatura óptima entre 72-75 QC; se destruye a 809C y su pH óptimo es de 5,6 a 5,8. ft-amilasa: temperatura óptima entre 62-65 QC; se destruye en 30 min a 65 9C y rápidamente a 70 QC; su pH óptimo es de 5,0, y por encima de 5,7 su acción disminuye fuertemente.
En el cocimiento se forman un gran número de azúcares: glucosa, fructosa, sacarosa, maltosa, maltotriosa, maltotretosa, maltopentosa, maltohexosa y dextrinas. Desde la maltosa en adelante se forman prácticamente todas en el cocimiento y dependen del almidón. Los azúcares fermentescibles ¿on fundamentalmente glucosa, fructosa, sacarosa, maltosa y maltotriosa, siendo esta última la que fermenta más lentamente.

Materias nitrogenadas. -
Contrariamente al almidón, las sustancias nitrogenadas no se disuelven totalmente en el cocimiento, sino que se disuelven más bien en el malteado. Provienen en un 70 % del malteado, aunque son distintas las materias nitrogenadas según sea el origen, malteado o cocimiento.
En el cocimiento se produce no sólo una disolución de la materia nitrogenada, sino también una coagulación. Se puede decir que el cocimiento influye poco en la materia nitrogenada del mosto, y proviene de la débil actividad de las proteinasas y peptidasas que se han destruido en el secado del malta.
Las peptidasas transforman los polipéptidos y peptidos en aminoácidos; se inactivan fuertemente en el secado y tostado del malta, y como su pH óptimo es de 8, casi no pueden actuar durante el cocimiento.
Las proteinasas transforman las proteínas en polipéptidos y peptidos; tienen una temperatura óptima de actividad de 45-50 QC; a 609C son más activas, pero dan mayor proporción de materia nitrogenada más compleja; se destruyen a 70 BC. El pH óptimo es de 4,9-5.
Las materias nitrogenadas disueltas en el coci­miento juegan un papel importante en la cerveza. Las más complejas favorecen la estabilidad de la espuma, pero son perjudiciales para la estabilidad coloidal.
Algunos de los compuestos nitrogenados más complejos precipitan en caliente formando el "turbio caliente", o más tarde en frío "turbio frío", o generando turbidez en las etapas finales. El resto permanece en disolución.

Paredes celulares.-
Constan fundamentalmente de hemicelulosas insolubles en agua caliente, y gomas, que son solubles. Estas sustancias representan un 10 % del peso del grano de cebada. Algunas de las moléculas de las paredes son polímeros de pentosas, llamando pentosanos; otros son polímeros de glucosa y algunos mezclas de pentosas y de glucosa. Para el cervecero los más importantes son los polímeros de glucosa llamados (i-glucanos, que son gomas que se solubilizan durante la obtención del mosto y que pueden precipitar formando un gel durante la fermentación o en etapas post­fermentación, por lo que han de eliminarse.
Existen varios enzimas capaces de degradarlas, como las glucanasas, que separan unidades de glucosa. Lo importante es que los p-glucanos han de degradarse a productos solubles, tanto en agua fría como en agua caliente, y no deben precipitar con la cerveza y si en el proceso se forman azúcares fermentescibles, mucho mejor.

Acidificación. -
La actividad óptima de la mayor parte de los enzimas está por debajo del pH normal del mosto, por lo que se acidifica frecuentemente el mosto hasta pH 5,0-5,2, que es más favorable a la proteolisis y a la solubilización de los fosfatos, entre otros. Cuando se acidifica al principio del cocimiento, a pH 5, por ejemplo, el pH tiende a aumentar en el curso del cocimiento, pero no se puede abusar de la acidificación en el cocimiento, pues se facilitaría la fuerte disolución de la materia nitrogenada y puede perjudicar después la calidad de la cerveza. Cuando se habla del pH del mosto es siempre en el mosto frío.

Coloración y oxidación -
El mosto se colorea siempre en el cocimiento, lo que tiene importancia porque aparte del color de la cerveza, las materias colorantes resultan de la oxidación de los taninos, por formación de flovafenos, dando además sabor acre. En estas transformaciones intervienen las oxidasas.

GRANOS CRUDOS O ADJUNTOS
Los adjuntos o granos crudos se usan en cervecería para reemplazar el malta, diluir los componentes del malta y/o modificar el aroma de la cerveza. En ambos casos se utilizan cereales o productos de cereales sin maltear. Estos cereales se utilizan por que son una fuente de extracto más barato que el malta, pero es necesario que el malta tenga suficientes enzimas para degradar los cereales añadidos. Estos granos crudos tienen generalmente bajo contenido en materia nitrogenada, por lo que al añadirlos a un malta con alta concentración de sustancias nitrogenadas reduce su concentración final en el mosto. Un exceso de sustancias nitrogenadas de alto peso molecular da lugar a cervezas proclives al desarrollo de turbios después del envasado. Por otro lado si el contenido en aminoácidos es superior al de las necesidades de la levadura, durante el proceso de fermentación se facilita la infección con bacterias lácticas, por lo que es necesario controlar el contenido en estos compuestos.
Los principales granos crudos que se utilizan son maíz, arroz o trigo. Los cereales pueden usarse en forma de sémola, copos, molidos o micronizados. Recientemente se ha introducido también los cereales extructados. El maíz y el arroz se suelen usar desengrasados, para evitar lípidos indeseables, y molidos en forma de sémola (grist). En ambos casos se necesita un tratamiento térmico para gelatinizar el almidón.
Estos granos crudos son baratos y proporcionan rendimientos razonables en extracto, color y bouquet, que varían según el tipo de cerveza que se quiera obtener.
También se utilizan sucedáneos o adjuntos líquidos, fundamentalmente jarabes, que se obtienen a partir del maíz, arroz y en menor proporción de trigo, y también enzimas industriales.
OBTENCIÓN DEL MOSTO
El proceso de obtención del mosto se puede realizar de varias formas dependiendo del tipo de cerveza que se quiera obtener.

Extracción por infusión.- Se utiliza, principalmente en Gran Bretaña, para la obtención de cervezas "ale" y se realiza en la llamada cuba de empastado o cuba de mezcla.
La harina de malta pasa del depósito en el que se almacena a una caldera (caldera de Steel), que es realmente un hidratador. La harina se humedece por aspersión de agua caliente y se mezcla, con lo que en la caldera se vierte una papilla espesa que está algo aireada. La temperatura de la masa en esta etapa resulta crítica. La temperatura más adecuada es de 62-67 QC y normalmente se trabaja a 65 QC, para lo cual se ha de utilizar agua 4-5 QC más caliente. En esta papilla con agua que se introduce en la caldera, los enzimas atacan las reservas nutricionales del malta, parcialmente degradado y muy vulnerable. Las α y amilasas actúan coordinadamente degradando la amilosa y la amilopectina, liberando azúcares fermentescibles1 y dextrinas no fermentescibles.
La α-amilasa es más termoestable que la p-amilasa, por lo que las temperaturas elevadas, como 67 QC, favorecen la acción de la primera. De igual forma un pH de 5,7 es más favorable a la a-amilasa y uno de 4-6 a la p-amilasa. En la práctica se toma una posición intermedia para facilitar la acción de ambos enzimas, pero los cerveceros pueden controlar la fermentescibilidad del mosto que se produce, facilitando la acción de la β-amilasa, si quieren que sea más alta.
Además del ataque de las amilasas se produce también un ataque de enzimas proteoliticas, cuya temperatura óptima es 50 gC. Si el malta ha sido bien desagragada, ya ha habido una degradación proteolítica considerable durante el malteado, por lo que durante la extracción del mosto se complementa considerablemente esta degradación proteica, incluso a 65 QC.
El mosto que se obtiene se va enriqueciendo en carbohidratos y materias nitrogenadas solubles, obteniéndose un mosto dulce con una densidad de 1,060 - 1,100 (mosto denso). Para mantener la masa en flotación y lograr una extracción completa se necesita suministrar agua por aspersión o aspiración, para lo cual se utiliza agua a 68-72 eC y se incorpora a una velocidad que debe compensar la de salida del mosto. Las aguas de lavado que se van retirando van siendo cada vez más diluidas y se deja de añadir agua cuando la densidad sea de 1,005.
En la extracción por infusión se utiliza una sola caldera, pero es un sistema complejo porque se realizan una serie de operaciones básicas, químicas y bioquímicas. La caldera de extracción tiene un dispositivo para la retirada del bagazo. Extracción por decocción.- Principalmente se utiliza en Alemania, y consiste en extraer la harina a una temperatura baja, unos 40 QC, retirar 1/4 de la papilla y hervirla en una caldera. La parte sometida a ebullición se mezcla luego con el resto, lo que provoca un incremento gradual de la temperatura, hasta unos 54 QC. El proceso se puede repetir elevando la temperatura hasta unos 65 QC. Una cocción final permitirá a la masa alcanzar una temperatura de 75 eC. Esta secuencia de temperaturas permite que en distintos momentos existan condiciones óptimas para la proteolisis (40-45 eC), para la hidrólisis del almidón (54-65 QC) y finalmente (73 QC) para la separación del mosto. El sistema actualmente tiende a reducir el número de cocciones a una o dos, utilizando temperaturas iniciales de extracción más altas y retirando en cada una un tercio en lugar de un cuarto, de la masa.
El mosto se separa del bagazo en un recipiente llamado "cuba filtro" o en un "filtro de mosto". La primera se parece a las calderas de extracción, pero se trabaja con lechos de masa de no más de 0,5 m, frente a 1,5-2 con los que se trabaja en las extracciones por infusión. La papilla tiene que ser además fluida porque ha de ser bombeada Los filtros de mosto ocupan menos espacio que las cubas filtro y pueden trabajar con malta más finamente molida.

Doble extracción.- En el caso de utilizar maltas muy desagregadas, con alto contenido en enzimas, como las americanas, se utiliza mayor cantidad de granos crudos para aprovechar más la gran actividad enzimática y diluir la alta concentración de sustancias nitrogenadas que podrían plantear problemas. Se suelen utilizar sémolas de arroz o de maíz que han de ser tratadas térmicamente para que sus granos de almidón puedan ser atacados fácilmente por las amilasas. El sistema americano llamado de doble extracción utiliza "calderas de crudo" para la cocción de los cereales junto con un poco de malta. La temperatura se eleva primero a 65 QC y así los enzimas del malta disminuyen la viscosidad de la pasta de almidón antes de que la mezcla se someta a ebullición. Durante esta operación la porción principal del malta (a la que se han añadido los granos crudos) se calienta primero a 45 9C, facilitando así la actividad proteolitica y en menor cuantía la amiolítica; después se mezcla con el contenido de la "caldera de crudos", la temperatura sube a 67 eC, lo que facilita la degradación rápida tanto del almidón de los cereales, como el del malta; después la temperatura sube a 72 QC para disminuir la viscosidad, y se bombea a una cuba filtro o a un filtro de mosto, donde mosto y bagazo se separan.

Programación de la temperatura..- La mayor parte de las industrias del mundo utilizan el sistema de doble extracción, pero algunas lo terminan subiendo la temperatura de 67 a 72 QC en una sola decocción. Otras usan lo que se llama "programación de la temperatura", para lo cual se mezclan en una caldera el malta triturado y agua hasta alcanzar una temperatura de 45-55 QC y, mediante serpentines colocados en la base o en las paredes de la caldera se sube la temperatura de la pasta, linealmente a saltos. De esta manera se facilita la actividad proteolitica y la degradación del almidón antes de transferir la pasta a una cuba filtro o a un filtro de mosto a unos 72 ºC.
De los cuatro sistemas de extracción de mosto, las principales diferencias están en las materias primas utilizadas y en el sistema de calentamiento usado para la obtención del tipo de mosto que se necesite.
SEPARACIÓN DEL MOSTO
En cualquiera de los tipos de extracción, el mosto obtenido se filtra para eliminar partículas de malta insolubles, que una vez separadas se conoce con el nombre de "cebadillas", y que son muy apreciadas para la alimentación del ganado por su riqueza en proteínas. Esta operación se hace en dos partes, primero se separa el mosto y después se lava el extracto que contiene aún el bagazo; aproximadamente el bagazo contiene un 80 % de agua que puede contener un cierto porcentaje de extracto que se puede recuperar con los lavados.
Se utilizan filtros de silicagel como masa filtrante, con lo que se eliminan sustancias sólidas o coloides que pueden alterar la limpidez y calidad de la cerveza.
El bagazo que se separa del mosto se utiliza en muchos casos como pienso, por lo que se ha de secar para evitar que se enmohezca. Este proceso de secado es muy caro, por lo que a veces se da directamente a los usuarios y estos lo mezclan con los piensos compuestos. A veces las propias cervecera lo utiliza como filtro de las papillas efluentes, aumentando así el contenido en nitrógeno del grano y reduciendo los costos del tratamiento de efluentes.

TRANSFORMACIÓN DE MOSTO EN CERVEZA JOVEN. COCIMIENTO Y LUPULADO
El mosto obtenido en la etapa anterior se lleva a ebullición en recipientes adecuados (calderas de lúpulo), donde se mezclan todos los mostos obtenidos en las distintas etapas y se añade el lúpulo y los granos crudos.
El fin del cocimiento y lupulado es la estabilización de la composición del mosto y el aromatizado con el lúpulo, porque se destruyen enzimas y se coagulan las materias nitrogenadas. Si los enzimas no se destruyen siguen actuando y desdoblando los compuestos durante la fermentación.
Los efectos principales de la cocción del mosto son:

- Parada de la actividad enzimática.

- Esterilización del mosto.

- Coagulación de proteínas y taninos.

- Precipitación más intensa del fosfato calcico y caída, por consiguiente, del pH.

- Destilación de productos volátiles.

- Evaporación de agua y concentración del mosto.

- Producción de color por caramelización de azúcares, formación de melanoidinas y oxidación de taninos (reacciones que generan también aromas a caramelo, a nuez y a quemado). Se forman sustancias reductoras que contribuyen a la estabilización de la cerveza.


En este proceso se adiciona lúpulo en las diferentes formas, con lo que:

- El mosto adquiere un sabor amargo, a consecuencia de la transformación de los α-ácidos en iso α-ácidos más solubles y amargos.

- Se reduce la tensión superficial por influjo de aceites y resinas.

- Se añaden aceites esenciales y en ocasiones taninos (presentes en el lúpulo).


LÚPULO
El lúpulo es una parte esencial de la cerveza. En cervecería se utilizan sólo las flores femeninas, que tienen forma de cono. Las variedades que se han de utilizar son las más ricas en a ácidos y las que ofrezcan aromas más atractivos
Los componentes del lúpulo más importante para el cervecero son las resinas y aceites esenciales. Las resinas del lúpulo fresco son solubles en éter de petróleo y son las llamadas resinas blandas, formadas fundamentalmente por a y p ácidos. A medida que el lúpulo envejece y se oxida, aumenta la proporción de resinas insolubles en éter de petróleo, denominadas resinas duras, que se forman por las transformaciones de los a y p ácidos, algunos de cuyos productos son amargos y otros no.
Los a ácidos, o humulonas. representan una familia de compuestos, que constituyen el principal componente amargo de la cerveza. Los p ácidos o lupulonas forman una familia de compuestos similares, pero menos importantes que los anteriores.
Durante la cocción del lúpulo en el mosto, los cc-ácidos se isomerizan, formando los iso oc-ácidos, más amargos y más solubles que los a-ácidos.
Los p-ácidos, que no son amargos, tienden por el contrario, a oxidarse durante la ebullición, para dar una serie de derivados amargos y no amargos.
Los aceites esenciales de los conos de lúpulo son una mezcla de varios cientos de componentes. Los más importantes son los terpenos (mirceno y humuleno), y los esteres, aldehidos cetonas, ácidos y alcoholes.
Todos ellos contribuyen al aroma y sabor del lúpulo, y por tanto de la cerveza, aunque sus umbrales de percepción son diferentes. Durante la ebullición se pierde una gran parte de estos compuestos, lo que es beneficiosos para la cerveza, que no admitiría una alta concentración de estas sustancias. Durante el almacenamiento estos aceites esenciales se pueden oxidar, dando lugar a olores y sabores no deseables.
El lúpulo contiene también compuestos fenólicos, principalmente taninos, que se combinan con las proteínas y las hace precipitar. Producen astringencia y dan compuestos coloreados, de color marrón rojizo (flovafenos). Al combinarse con las proteínas quedan en solución en caliente, pero precipitan en frío formando el "turbio coloidal".
El lúpulo en cervecería se utiliza en formas diferentes. La mayor parte de los cerveceros utilizan los conos directamente, pero gran cantidad de lúpulo se transforma en pastillas y extractos. Estos preparados se conservan mejor frente a la oxidación que el lúpulo natural. Los extractos de lúpulo se obtienen por extracción con disolventes orgánicos, con el consiguiente problema de la eliminación de dicho disolvente. En los últimos años se está utilizando el anhídrido carbónico en condiciones supercríticas para la obtención de los extractos, ricos en aceites esenciales y α y β ácidos.
En algunas ocasiones se pueden utilizar extractos ya isomerizados, pero es más usual utilizarlos solamente para ajustar el amargor.

COCCIÓN DEL MOSTO

La adición del lúpulo o los productos del lúpulo al mosto para la cocción, se realiza en una caldera adecuada, donde se añaden también algunos sucedáneos o granos crudos, como fuente barata de extracto. También se pueden añadir alginatos, extractos de algas marinas rojas o pardas, que contienen moléculas de poligalactosa altamente sulfatada, que tienden a coagular las proteínas cargadas positivamente y aumentar el peso de los turbios en caliente producidos durante la cocción. Como consecuencia de esto, aparecerán menos turbios fríos, que por su menor tamaño de partícula resultan más difícil de eliminar.


El calentamiento del mosto da lugar a la formación, a partir de las proteínas, de otros compuestos más pequeños o polipéptidos. Cuando las sustancias nitrogenadas coagulan, frecuentemente formando complejos con los polifenoles del malta y del lúpulo, las resinas del lúpulo tienden a absorberse en ellas, perdiéndose algunas de las sustancias positivas del lúpulo. Los taninos del lúpulo se disuelven casi por completo en el agua o en el mosto en ebullición. Al combinarse con la materia nitrogenada quedan en solución en caliente, pero precipitan en frío (turbio al frío); se depositan durante la fermentación y no se eliminan totalmente, quedando en la cerveza como turbio coloidal.
La cocción suele durar entre 30-120 minutos y se realiza generalmente a la presión atmosférica. El mosto se evapora hasta la concentración deseada, coagulan las proteínas (formación de quiebras), se disuelven diversos componentes del lúpulo muy valiosos (transformación de cc-ácidos en iso a-ácidos), y se inactivan las proteínas.
Después de la ebullición se realiza la clarificación del mosto o la filtración, por diferentes sistemas, como centrifugación, sedimentación y filtración.

ENFRIAMIENTO Y AIREACIÓN
Para el enfriamiento de mosto se utiliza normalmente un sistema de refrigeración de placas, con distintas cavidades y el mosto pasa a través de ellas, mientras que el agua de refrigeración circula en sentido contrario. El mosto entra a unos 65 ºC y sale a 15 ºC, y el agua que entra a 10 ºC sale a 75-80 ºC.
Se necesita airear el mosto para facilitar el crecimiento de la levadura, por lo que en la mayoría de las empresas introducen aire estéril u oxigeno, en el cambiador de calor o en las proximidades del mismo. Si el aire se inyecta al mosto caliente, se combina químicamente con los componentes del mosto, p.ej. taninos; si se introduce en frío, el gas se disuelve fisicamente.
La eliminación de turbios fríos se puede realizar por sedimentación, pero algunas fabricas lo hacen por filtración o centrifugación del mosto.
TRANSFORMACIÓN DE MOSTO EN CERVEZA JOVEN. FERMENTACIÓN
El mosto lupulado y limpio, obtenido en la etapa de cocción, se enfría para poder inocularlo con las levaduras. Este mosto contiene carbohidratos, aminoácidos y otras sustancias nitrogenadas simples, sales minerales, como Ca, Mg, Na, K, Fe, Zn, Cu, Mn, CI", SO4 2, CO32 y PO43". También contiene vitaminas, como biotina, ácido pantoténico, inositol, tiamina, piridoxina y ácido nicotínico.
La ecuación de Gay-Lussac para la fermentación alcohólica es la principal transformación que tiene lugar: GLUCOSA -> 2 CO2 + 2 etanol + E (22 Kcal.)
Sin embargo se sabe desde hace tiempo que se forman otros productos secundarios, como ácido láctico, glicerina y ácido succínico, aunque en cantidades más

pequeñas, debido fundamentalmente al gran número de enzimas que intervienen en el proceso y que pueden desviarlo en algunas ocasiones.


Inicialmente sólo se consideraban azúcares fermentescibles las hexosas: glucosa, fructosa, mañosa y galactosa. Los di y tri sacáridos se consideraban fermentescibles sólo después de haber sido desdoblados en hexosas por los enzimas.
Los di y tri sacáridos penetran en el interior de la célula de levadura por acción de permeasas. Una vez en el interior de la célula, la maltosa y la maltotriosa se degradan en glucosa que sufre la fermentación normal. Esta fermentación de maltosa y maltotriosa se ve inducida por los distintos sistemas enzimáticos que se sintetizan en respuesta a su presencia.
La secuencia de utilización de azúcares del mosto es: glucosa, maltosa, maltotriosa. sin embargo es la modificación del poder fermentativo de la levadura frente a cada uno de los azúcares, lo que conduce a establecer el orden seguido. Así el máximo de fermentación de glucosa se observa a 15-20 horas, después de la siembra, la maltosa a las 20-25 horas y la maltotriosa después de 40-50 horas.
Cuando la glucosa fermenta en condiciones anaeróbicas se forma qlicerina. así como ácido láctico y ácido succínico. por una ruta similar.
Como productos secundarios se forman también esteres y grasas. Los esteres son importantes para el aroma de la cerveza y las grasas para la síntesis de las membranas, pero también como los azúcares, son sustancias utilizadas para generar energía.
Se producen también alcoholes que influyen en el aroma y proceden de los hidroxiácidos que se forman en el metabolismo de los carbohidratos (ácido pirúvico y ácido glutárico) o productos de transaminación entre aminoácidos e hidroxiácidos. Por esta vía se forma también jsobutanol. y otra serie de alcoholes alifáticos y aromáticos.
En el mosto o en la cerveza existe acetolactato que puede transformarse quimicamente en diacetilo, producto que tiene mucho olor y perjudicial para la calidad de la cerveza; la levadura puede reducir el diacetilo a 2,3 butanodiol, que no tiene olor; concentraciones altas (>1 ppm) de diacetilo no dan buen aroma a la cerveza.

Los compuestos azufrados también son importantes en el aroma y sabor, y proceden fundamentalmente de compuestos azufrados orgánicos del mosto, como metionina o las proteínas con restos sulfurados. Algunos de los compuestos son el SH2l y el dimetilsulfuro [(CH3)2 S], en concentraciones de 10-30 y 20-30 ppb, respectivamente.


PROCESO DE FERMENTACIÓN
El mosto frío se deposita en grandes tanques donde se inocula con las levaduras. Existen dos tipos fundamentales de levaduras, levaduras altas y levaduras bajas. Las levaduras altas suben a la superficie del medio hacia el final de la fermentación. Las levaduras bajas se van al fondo del fermentador al final del proceso. Las diferencias fundamentales están en la temperatura de fermentación y en los aromas de la cerveza que se obtiene. Levaduras altas: 18-25 SC (2-7 días) Levaduras bajas: 6-10 QC (6-10 días)
Debido a la temperatura más alta, la fermentación es más rápida con las levaduras altas. Las diferencias en el aroma y sabor de los dos tipos de cerveza obtenidos se debe tanto a la temperatura como al tipo de levadura en sí. Actualmente debido al tipo de termentadores utilizados, se tiende a no distinguir entre los dos tipos de levadura.
Como consecuencia del tipo de levadura, existen dos tipos de fermentación:

- fermentación baja, en la que se reduce la temperatura del mosto a 6 SC antes de añadir la levadura.

- fermentación alta, en la que el mosto a 14-18 eC se inocula con las levaduras que suben a la superficie.
Durante unos 12 días y a una temperatura entre 5 y 9 QC, los azúcares del mosto se transforman en alcohol y anhídrido carbónico. El líquido obtenido en esta fermentación, llamada fermentación principal, se conoce como cerveza joven.

TIPOS DE FERMENTACIÓN Cervezas ale
La fermentación de cervezas ale se realiza con levaduras altas y con el mosto a una temperatura inicial de 15-16 QC, que sube lentamente hasta 20-25 QC en 36 h. La levadura al final sube a la superficie de donde se retira mecánicamente y se almacena a temperatura baja para una posible reutilización. Cervezas laqer

La fermentación tipo lager empieza con un mosto a 7-11 ºC, por lo que como la temperatura es más baja la fermentación es más lenta y suele durar de 8 a 10 días. Comienza con una ligera subida de la temperatura del mosto, muy controlada, hasta 10-15ºC en unos 3 -5 días. La levadura se deposita al final de la fermentación en el fondo de la cuba de fermentación.



MADURACIÓN O GUARDA

Después de la fermentación, la cerveza joven se pasa a grandes depósitos o bodega de guarda a una temperatura cercana a O ºC, donde tiene lugar una segunda fermentación, más lenta, durante la cual la cerveza se satura de anhídrido carbónico, se afina el bouquet y adquiere su carácter definitivo.


Según el tipo de cerveza que se quiera obtener, permanecerá en las bodegas más o menos tiempo, desde dos semanas, en el caso de la cerveza corriente, hasta un mes en las de lujo, más refinada.
Los fines del proceso de guarda son:

- Dejar que la levadura se deposite, con lo que las partículas amorfas que enturbian la cerveza, precipitan.

- Saturar la cerveza de CO2 por efecto de la fermentación secundaria que tiene lugar.

- Afinar el gusto de la cerveza.

- Precipitar el turbio al frío para obtener cervezas más brillantes y para impedir que se enturbien por el frío después de la filtración.

- Tener la cerveza en una atmósfera reductora y mantenerla al abrigo del oxigeno del aire.


Como la cerveza no se clarifica totalmente por este sistema, se ha de filtrar, tratándola con clarificantes. Así después de la maduración la cerveza sufre todos esos procesos que van a dar un producto "brillante" y tan estéril como sea posible, se evita la pérdida de anhídrido carbónico y se evitan las infecciones, obteniéndose una cerveza no oxidada.
Las diferentes transformaciones que tienen lugar durante este periodo se pueden examinar a continuación:

a. Turbio al frío.- Es el turbio que se forma cuando la cerveza se enfría a O SC pero que se disuelve cuando se calienta a 20 Q C o más.turbio al frío, cuando se lleva a una temperatura suficientemente baja.
b. Saturación de anhídrido carbónico.- Mediante esta operación, la cerveza debe espumar y el anhídrido carbónico (CO2) debe darle un gusto refrescante.
La saturación de CO2 tiene lugar por la fermentación secundaría o por inyección de CO2, dependiendo de los tipos de cerveza. En las cervezas de fermentación alta, se exige una concentración de 4-6.5 g/l. La solubilidad del CO2 depende sobre todo de la temperatura y de la presión; se disuelve tanto más cuanto más baja sea la temperatura.

ESPUMA
Es una de las características fundamentales de la cerveza. Es un sistema formado por gases dispersos en líquidos. Tiene gran relación con los factores fisico-químicos como temperatura, tensión superficial, viscosidad, etc.
En la cerveza las sustancias que más contribuyen a su estabilización son las glicoproteínas, moléculas formadas por una proteína hidrófoba y una cadena hidrófila de hidratos de carbono.
Existen otras sustancias que compiten con las proteínas por ocupar la superficie de las burbujas, lo que puede perjudicar su formación. La unión de lípidos a carbohidratos mejora la capacidad espumante, como p.ej. las resinas del lúpulo, las dextrinas y los p-glucanos.
Las burbujas han de ser pequeñas y de tamaño homogéneo. El CO2 se disuelve fácilmente en el líquido y su espuma es más inestable que la obtenida con aire o nitrógeno.
Este turbio resulta fundamentalmente de la asociación de proteínas y de taninos. La solubilidad del turbio al frío se caracteriza por un gradiente térmico muy alto. La cerveza durante la guarda presenta siempre turbio al frío, cuando se lleva a una temperatura suficientemente baja.
b. Saturación de anhídrido carbónico.- Mediante esta operación, la cerveza debe espumar y el anhídrido carbónico (CO2) debe darle un gusto refrescante.

La saturación de CO2 tiene lugar por la fermentación secundaría o por inyección de CO2, dependiendo de los tipos de cerveza. En las cervezas de fermentación alta, se exige una concentración de 4-6.5 g/l. La solubilidad del CO2 depende sobre todo de la temperatura y de la presión; se disuelve tanto más cuanto más baja sea la temperatura.



ESPUMA
Es una de las características fundamentales de la cerveza. Es un sistema formado por gases dispersos en líquidos. Tiene gran relación con los factores fisico-químicos como temperatura, tensión superficial, viscosidad, etc.
En la cerveza las sustancias que más contribuyen a su estabilización son las glicoproteínas, moléculas formadas por una proteína hidrófoba y una cadena hidrófila de hidratos de carbono.
Existen otras sustancias que compiten con las proteínas por ocupar la superficie de las burbujas, lo que puede perjudicar su formación. La unión de lípidos a carbohidratos mejora la capacidad espumante, como p.ej. las resinas del lúpulo, las dextrinas y los p-glucanos.
Las burbujas han de ser pequeñas y de tamaño homogéneo. El CO2 se disuelve fácilmente en el líquido y su espuma es más inestable que la obtenida con aire o nitrógeno.

CERVEZAS CON BAJO CONTENIDO EN ALCOHOL
Las cervezas con bajo contenido en alcohol se obtienen por diferentes técnicas

♦ restringiendo la fermentación con levaduras que no fermenten maltosa (<0,5 % etanol).

♦ diluyendo el mosto antes o después de la fermentación (<2%)

macerando a temperatura alta (80 QC) para producir un mosto con baja fermentescibilidad (1 % de alcohol)

♦ fermentación a temperatura baja (-1 9C) durante varios días.
Para eliminar el alcohol se utilizan distintas técnicas:

- evaporación a vacío (destilación a vacío)

-diálisis

- osmosis inversa


Las cervezas sin alcohol, o con bajo contenido en alcohol se pueden clasificar:

Cervezas sin alcohol: < 0,05 % de alcohol en volumen

Cervezas desalcoholizadas: 0,05-0,5 %

Cervezas con bajo contenido en alcohol: 0,5-1,2 %""

Cervezas con reducido contenido en alcohol: 1,2-3 %"

COMPOSICIÓN DE LA CERVEZA
La cerveza contiene un gran número de componentes, la mayoría de los cuales proceden de las materias primas, pero otros se han formado en los diferentes procesos que han tenido lugar, como el anhídrido carbónico y el alcohol. El conjunto de todos los compuestos confieren a la cerveza sus características organolépticas, nutritivas y funcionales.
Las diferentes cervezas se diferencian entre sí por las distintas proporciones en que se encuentran sus componentes. Los constituyentes se pueden agrupar en dos: componentes volátiles y no volátiles. Los componentes volátiles son los responsables del aroma y el "bouquet" de la cerveza y se forman fundamentalmente en la etapa de fermentación. Se encuentran fundamentalmente en el espacio de cabeza de los envases de cerveza e incluye alcoholes, aldehidos, esteres, cetonas, ácidos orgánicos, compuestos azufrados, aminas, compuestos fenólicos volátiles y algunos hidrocarburos y lactonas.
Los compuestos no volátiles incluyen un gran número de compuestos de gran heterogeneidad:

Compuestos inorgánicos, que están en una concentración de 0,5-2 g/l. Estos compuestos influyen sobre todo en el sabor de la cerveza. En general la cerveza es una bebida pobre en sodio y más rica en potasio, por lo que se puede considerar una bebida diurética.

La mayoría de estos componentes proceden de las materias primas, especialmente de la cebada malteada y de los cereales que se añaden como adjuntos, aunque las concentraciones iniciales pueden sufrir cambios en las distintas etapas del proceso, como en la maceración y en la fermentación.

Hidratos de carbono. Las cervezas "normales" contienen un 2,5-4 % de carbohidratos, en forma de mono-, di- y trisacáridos, dextrinas y p-glucanos. El 75-80 % de esta cantidad son dextrinas, con un grado de polimerización de 4. Proceden de la degradación enzimática del almidón por los enzimas del malta y no sufren modificaciones durante la fermentación del mosto. Actúan como portadores de sabor (dan "cuerpo" a la cerveza), retienen el anhídrido carbónico formado en la fermentación, participan en la calidad de la espuma y tienen también valor nutritivo (4 cal/g).

Entre los azúcares más sencillos están la ribosa, arabinosa, xilosa, glucosa, fructosa y galactosa; los disacáridos, maltosa, isomaltosa, kojibiosa, nigerosa y maltulosa, y entre los trisacáridos la panosa, isopanosa y maltotriosa. También hay cantidades apreciables de glicerol y mioinositol.

Componentes nitrogenados. Incluyen aminoácidos, péptidos, polipéptidos, proteínas, ácidos nucleicos y sus productos de degradación. Están en la cerveza en concentraciones de 1,9-6,3 g/l, aunque algunas cervezas con extracto original alto, llegan hasta concentraciones de 11,5 g/l. Proceden fundamentalmente de los cereales y se modifican cuali y cuantitativamente a lo largo de todo el proceso.

Aunque en concentración muy baja la cerveza contiene todos los aminoácidos esenciales y muchos no esenciales.

Los componentes nitrogenados de la cerveza afectan al aroma, sabor, color, formación y estabilidad de la espuma, estabilidad biológica de la cerveza y pueden formar turbios.

Compuestos fenólicos. La cerveza contiene diversos compuestos fenólicos, en concentraciones entre 150-350 mg/l, de los cuales 2/3 proceden del malta y el resto del lúpulo. Una parte minoritaria de estos compuestos es volátil y contribuye al aroma dé la cerveza; el resto son no volátiles y contribuyen sobre todo al color, sabor y estabilidad coloidal de la cerveza. La unión de compuestos fenólicos con 'proteínas da complejos insolubles que pueden formar turbios en el producto final.

Alcohol etílico. Este compuesto es, después del agua, el componente mayoritario de la cerveza, y se produce en la fermentación alcohólica, junto con el anhídrido carbónico, en una proporción de 1 g de alcohol por 1,6 g de hidrocarburo transformado. Su concentración en la cerveza depende del extracto original del mosto. La mayoría de las cervezas tienen un contenido alcohólico en torno al 5 %, hay cervezas con 11 % y también con menos de 0,5 %.

Vitaminas. La cerveza contiene concentraciones bajas de vitaminas, la mayoría del grupo B, como tiamina (B6), riboflavina (B2), ácido pantoténico (B3), piridoxina (B6), biotina meoinositol, cianocobalamina y niacina. Otras vitaminas son: ácido fólico y sus derivados (folatos). Proceden de la cebada y aumentan en el proceso de germinación, y se mantienen en el proceso de secado y tostado del malta. Un litro de cerveza contiene cerca de 210 mg de vitaminas y de compuestos similares.

Otros componentes. La cerveza contiene una proporción pequeña de lípidos, que provienen del malta, de los granos crudos y del lúpulo, así como del metabolismo de la levadura en la fermentación. Fundamentalmente son ácidos grasos (0,33-0,76 mg/l), mono-, di- y triglicéridos (<0,4 mg/l) junto con trazas de esteróles y fosfolípidos. Las materias primas tienen mayor contenido, por lo que se deben de perder durante el proceso. Su contenido afecta negativamente a la formación y estabilidad de la espuma, pero también contribuyen positivamente en el aroma de la cerveza. También contiene concentraciones muy bajas de ácidos orgánicos, cítrico, fumárico, láctico, pirúvico, succínico, glutámico, oxálico, tartárico, etc., que afectan al sabor y la estabilidad de la cerveza. Proceden del malta y de la levadura.

La cerveza contiene aproximadamente 0,5 g de anhídrido carbónico por 100 g de cerveza, lo que le proporciona características refrescantes. El CO2 favorece la circulación sanguínea de la membrana mucosa bucal, promueve la salivación, estimula la formación de ácido en el estómago y acelera el vaciado de estómago, todo lo cual favorece la digestión.
PROPIEDADES FUNCIONALES DE LA CERVEZA
Desde hace pocos años se ha introducido el concepto de alimento funcional, que son los alimentos ricos en algún componente o componentes, que aporten propiedades positivas para la salud, como reducir el riesgo de cáncer, de trastornos circulatorios, etc.
En el caso de la cerveza se puede decir que tiene propiedades funcionales, debidas a los siguientes ingredientes:

alcohol etílico en concentración reducida, cuyo consumo moderado mejora la salud cardiovascular y retrasa la aparición de la menopausia.

f olatos. que reducen el riesgo de anemia megaloblástica y de malformación en la médula espinal.

polífenoles. como antioxidantes naturales que potencialmente pueden reducir los fenómenos oxidativos responsables del envejecimiento del organismo.

B-qlucanos y arabinoxilanos, como fibra soluble que disminuye la incidencia del cáncer de colón y rebaja la colesterolemia.

maltodextrinas. como fuente energética de baja osmolalidad y que se metaboliza proporcionando un aporte controlado de azúcares sencillos.

muy bajo contenido en sodio, lo que hace que resulte adecuada para dietas hiposódicas y para producir diuresis.

BIBLIOGRAFÍA

Libros:

-Clerck, Jean de. (1957-58) A Textbook of Brewing. Chapman y Hall. Londres. (Gran Bretaña).

-Bamforth Charles. (1998) Beer. Tap into the Arí and Science of Brewing. Insight Book, Plenuim Press. Nueva York. (USA)

-Broderick H. M. (1977) The practical brewer. Madison, Wisconsin (USA)

-Hough J.S. (1990) Biotecnología de la cerveza y de la malta. Ed. ACRIBIA , S.A. Zaragoza (España)

-Lewis, Michael J. y Young Tom W. (1995) Brewing. Ed. Chapman y Hall Londres.

-Pollock J:R:A: (1979) Brewing Science. Vol. I, II y III. Academic Press. Londres (Gran Bretaña).

Revistas especializadas en Cervecería:

Brauwelt. Nuernberg. Alemania. (Desde 1861)

The Brewer. Londres. Gran Bretaña. (Desde 1910)

Brewers' Guardian. Hampton, Inglaterra. (Desde 1871).

European Brewery Convection. European Brewery

Convection. Holanda. (Desde 1950)



Journal of the American Society of Brewing Chemist.

American Society of Brewing Chemist. USA. (desde

1942).

Journal of the Insitute of Brewing. Instituto of Brewing.

Londres. Inglaterra. (Desde 1904)




EPILOGO

Terminada la conferencia se realizó una cata de cerveza dirigida por don Roberto Arjona, Licenciado en Ciencias Químicas y Diplomado en Cervecería, que trabajó en HENNINGER ESPAÑOLA S.A. durante muchos años.

RUEDA DE FLAVOR

Se degustaron tres cervezas. Para cada una, se indican las fases de la cata visual, olfativa y del gusto.


MAHOU CLÁSICA

4,8% de Alcohol. Extracto seco primitivo 11 %.

VISUAL:

Amarillo dorado.

Transparente.

Burbuja fina.

Espuma poco duradera.

OLFATIVA: Olor herbáceo franco.

GUSTATIVA: Sabor ligeramente dulce.

Ligeramente picante.

Poca acidez.

Poco alcohol.



(1) MAHOU CINCO ESTRELLAS

5,5 % de Alcohol Extracto seco primitivo 13 %.


VISUAL:

Color dorado muy transparente.

Burbuja muy fina y espuma persistente.

OLFATIVA: Aroma muy franco y agradable, a malta.

GUSTO: Sabor ligeramente dulce y algo cálido.

Con más alcohol.



(3) WOLL-DAM ESPECIAL EXTRA

VISUAL:


Color oscuro, dorado viejo.

Burbuja fina y persistencia de espuma.

OLFATIVA: Aroma franco e intenso

Más cálido.



GUSTO: Más cálido y ardiente, con cuerpo.

Más amargo en el posgusto.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal