De los deseos



Descargar 10.55 Kb.
Fecha de conversión21.03.2018
Tamaño10.55 Kb.
La Grieta

Una fe
de erratas


a destiempo
la memoria
filigrana
diluida
el polvo
mugriento
de los deseos
dispersos
bajo la cama
y los silencios
quebrados
en las pizarras
tiza
en las manos
Memoria
de lo que
aprendí
y olvidé
mañana
mentiras
enteras
verdades
a medias
gajos
que no
mordí
atajos
que no
seguí
Nostalgia
de la pri
mera
vez
y de la ulti
ma
echadas
a perder
por doquier
arcanos
al revés
abanico
de imposibles
sudores
mecedora
de insomnios
La melancolía
se cuela
entre
seduce
conduce
y
desluce
los recuerdos
mueven
sus tules
suspirados
puntos
suspensivos
cesa
cesa
cesa ya
el recuento
exacto
de los sueños
acabados
una fe
de erratas
equivocada
podría
haber
sido
y no
fue
..
.

***

Vaya, vaya. Pues veo que en esta ocasión sí que parece tener justificación la disposición del textos en ese formato centrado: entiendo que sería una imitación, un símil de esa grieta por la que se cuela o sale (según se mire) el poema.

Que tiene ritmo también es innegable ritmo por dos procedimientos fundamentales: la brevedad necesaria de los versos y también por algunas asonancias que se van introduciendo en el textos y que precisamente por esa brevedad se olvidan pronto a pesar de ir, en algunos momentos muy pegadas.

Buenas imágenes, riesgo semántico y sintáctico, circularidad en la estructura y un final que es aún más entrecortado dentro de lo entrecortado del poema. Es un gran texto, uno que invita a leer una y otra vez para descubrir su secreto, invita a mirar por esa grieta para, después de descansar de la lectura que se hace (cuestión de ritmo de nuevo) apresurada y que deja sin aliento, sacar la interpretación propia.

Poco que corregir. Quizás limpiaría un poco más de artículos el texto para hacerlo aún más vertiginoso, a ver qué efecto tendría.

Lo mejor, que dentro de ese vértigo lector, dentro de ese ritmo entrecortado pero veloz, eres capaz de desarrollar las imágenes que son potentes y, además, de incidir en ellas, de matizarlas y aclararlas, algo que creo que tiene mucho mérito teniendo en cuenta el formato que has elegido.

Veo que tienes predilección por estos formatos de versos cortos, estoy deseando ver como se traduce tu buen hacer cuando te atrevas al largo aliento, a los versos que se prolongan o al versículo. Lo que cada vez me queda más claro es que tienes alma de versolibrista (¿o era equilibrista?). Enhorabuena por el poema.

INTRANAUTA

Sigo aquí, negro sobre blanco. Todavía empuño el signo de exclamación. No he abandonado las palabras: ellas me abandonaron a mí en este paréntesis caduco. Se esfumaron, sin comas, después de soplar casi todos los nombres de un tirón. Volaron con sus propias plumas. No se las llevó el viento. Ellas raptaron mis aliados: los alisios, el siroco, la brisa, el ciclón y también el aliento delos sueños risueños, abandonando los cadáveres de las historias desleídas y las páginas vírgenes tendidas al sol. En el cementerio de las Letras: etcétera, abracadabra, oasis, cometas. Fueron desmenuzadas a tijerazos empezando por la zeta. Suicidio involuntario. Cuando me asomo al pozo de la inspiración solo me devuelve un silencio descompuesto o un subjuntivo criminal y comprendo como la tinta se convirtió en cal, la gramática en carcelera; el significado en ángulo muerto. Cuando me abandonaron ellas. Cadena se mi perpetua. Se me secaron la saliva, las mayúsculas y las minúsculas. De los adjetivos quedaron solo las impolutas calaveras. Me nació un sinaí donde antes brotaba un manantial.

Pero ahora, con aulagas en vez de manos, echo raíces, negro sobre blanco, en la pantalla de arena, pariendo otras huellas. Palabras. Palabros. Borrón y cuento nuevo.

***

No logra apartarse del todo de un tono de prosa. Eso a pesar de que tiene un uso original del lenguaje, pero la sintaxis es demasiado fiel a lo que sería un texto con intenición de contar y no tanto de hacernos sentir o abrirnos la puerta a otros significados.



En el último párrafo vas más al grano, encuentras un equilibrio (Quizás porque es una de esas distancias cortas que a ti tanto te gustan y que tan bien recorres a saltos alegres). Equilibrio entre la evocación, la carga simbólica del lenguaje con intención de exprimir el sentido y también con un sutil humor. En este corto aliento del párrafo final no te da tiempo a desplegar la impedimenta más típica de la prosa del primer párrafo. En este, sin embargo, haces algo muy bien, que es utilizar casi siempre frases cortas o acelerar el texto de vez en cuando mediante otros recursos (con esas enumeraciones por ejemplo).

El texto tiene posibilidades, habría que exprimir su gramática para alejarlo de la prosa. Elimina adverbios, determinantes, adjetivos, pronombres, conjunciones… No todas, claro; quiero decir que des otra vuelta al texto, que lo dejes más en lo esencial, en los justo y necesario para que emerjan sus otras virtudes: ese humor y tu capacidad para el juego de significados y las imágenes bien tratadas.



Gran texto.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal