Decalogo de vacaciones



Descargar 13.27 Kb.
Fecha de conversión03.07.2017
Tamaño13.27 Kb.
DECALOGO DE VACACIONES
1.- Preferiré el lugar más adecuado para mi descanso, este será adecuado a mis posibilidades económicas y a mi cristianismo.
Que no sea ni la moda ni los esnobismos tus criterios de elección.
Que tu verano no sea una fiebre que marchite tu corazón. Las vacaciones son principalmente para el descanso. ¡Cuidado con la economía¡ No tienes que gastar mas de lo que tienes solo porque otros lo hacen.
2.- Buscaré autentica amistad que ennoblece y eleva.
La amistad siempre es un premio a la nobleza del alma. Unas vacaciones en soledad pueden ser tristes vacaciones. Una amistad auténtica, un grupo de amigos con quienes compartir, puede ser muchas veces el descanso para la vacaciones.

Las vacaciones son también el momento propicio para cultivar la amistad, pero hay amistades que rebajan porque envilecen.


Un noviazgo prematuro puede ser también una novela rosa, pero puede ser también un vino que emborracha.

Nada mancha cuando se saben mirar las cosas con los ojos limpios.


3.- Seré alegre y servicial. Fomentaré la alegría.
Esta actitud es esencial en vacaciones, una actitud de alegría, de optimismo, de sentir el corazón esponjado, sin estar a merced del tiempo.
La excesiva avidez de diversiones suele ser germen de tristeza, porque siempre queda el alma sedienta de más, inconforme, insatisfecha.
Aprende a disfrutar cada momento y cada detalle, ten el alma sensible a las grandes maravillas que esconden las pequeñas cosas.
Ten una actitud de servicio, porque siempre el servir da alegría. No hay mayor tristeza que sentirse inútil.
4.- Evitaré el ocio que atrofia y la diversión que desvitaliza.
El ocio es infecundo, esas cosas amodorradas, aplastadas por el bochorno, carcomen el alma como la polilla lo hace con la madera. Hay diversiones que te roban vitalidad: largas horas tostándote al sol mareados de ensueño, visitas repetidas a fiestas y “antros, lánguidos flirteos, deambular sin ruta con los ojos extraviados y el corazón inquieto, largas conversaciones para criticar a los demás.
5.- Organizaré mis días dentro de un horario racional.
También en las vacaciones, el tener un horario nos humaniza. Dejar todo a la improvisación es como una veleta a merced de la dirección del viento, no se trata de un horario rígido ¡estamos de vacaciones! las vacaciones deben romper la monotonía de unas horas fijas…pero tener cierto horario ayuda.

6.- No abandonaré mis prácticas esenciales de piedad.


¿Por qué habría de hacerlo?. Ser cristiano no es un abrigo de piel que se guarda en el verano. Eres cristiano siempre, orgulloso de serlo y vivir como tal, en el bar, en la fiesta, con aquella niña (o) “que se pasa de viva (o)”….un cristiano disfruta de unas vacaciones sin arrinconar a Dios, porque también es cierto que Dios no veranea.
7.- Evitaré el escándalo con mis actitudes y mi ritmo de vida.
Ten mucho cuidado con los lujos y los gastos superfluos, resulta ridículo y además escandalizarás a mucha gente sencilla que te observa, pues la fastuosidad exaspera a los que sufren una miseria injusta y son tan personas como tú.
Que tu presencia no recalque las tintas del terrible desequilibrio social que padecemos, causas más escándalo con tu clasicismo injusto que con tu sensualismo.
8.- Tendré cuidado de eliminar gastos superfluos.
El Evangelio habla de pobreza y el concilio ha insistido, recuerda amigo que hay millones que no veranean y muchos que viven hambrientos de pan y justicia.
Evita todo gasto superfluo, es dinero que roba a los pobres.
9.- Aprovecharé el tiempo con ciertas actividades complementarias.
Que no todo sea playa, monte, piscina y tenis….todo esto en exceso enajena. Algunos traen de las vacaciones almas envejecidas pues perdieron su juventud en la arena.
Aprovecha tu tiempo con ciertas actividades que variaran según tus circunstancias, lectura de libros, fotografías, colecciones, algo de estudio, idiomas, algo formativo, ya que esto es el complemento esencial que te evitará muchos ratos de ocio.
10.- No prolongaré las vacaciones indebidamente.
¡Vacaciones indefinidas! ¡Parásitos de la sociedad!, en el pecado llevan la penitencia: se aburren soberanamente porque todo tiene límites en la vida y traspasarlos tiene un precio.
Hay tantas cosas que hacer en el mundo que perder unos meses, es síntoma de poca valía humana, ¡controla tus vacaciones!
Vacaciones indefinidas, es el pecado más grande de algunas personas adineradas que aunque tienen una rica herencia, nada material les falta y si les sobra, carecen de las cualidades más ricas del humano: el deseo de trabajar por mejorar el mundo en que vivimos.

Felices vacaciones para ti amigo, si vas con la ilusión abierta de descansar y reponer las fuerzas y vuelves con la ilusión cumplida de unos días llenos de sol, de azul, de verde y de alegría. Felices las almas que vuelven enriquecidas al contacto con nuevos ambientes y nuevas amistades.



¡Felices las almas que han descansado para emprender de nuevo la lucha por Dios y por los hombres!

¡FELICES VACACIONES!


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal