Declaracion de principios del magisterio rural boliviano



Descargar 261.32 Kb.
Página1/7
Fecha de conversión02.05.2018
Tamaño261.32 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7



DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS Y ESTATUTO ORGáNICO


conmerb col

CONMERB

APROBADOS EN EL II CONGRESO NACIONAL

ORGÁNICO, REALIZADO EN LA CIUDAD DE

COBIJA - PANDO, ENTRE EL 10 AL 12 DE

JUNIO DE 2015
DECLARACION DE PRINCIPIOS

DEL MAGISTERIO RURAL BOLIVIANO

CARÁCTER QUE LO FISONOMISA.-


  1. La Confederación Nacional de Maestros de Educación Rural de Bolivia, es el organismo sindical que aglutina a todos los educadores del agro boliviano, en función a las siguientes finalidades:




  1. Precautelar los derechos esenciales, inalienables a la persona, sustentados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en la CPE.

  2. Preservar los derechos profesionales del maestro y la carrera docente, dignificando y jerarquizando al educador rural, en consonancia con el rol social que cumple y con las bases doctrinales del Código de la Educación Boliviana.

  3. Luchar por el potenciamiento y cualificación de la Educación Rural, como Sistema Educativo al servicio de las grandes mayorías campesinas, y como contribución al mejoramiento de la Educación Nacional.

  4. Integrar al magisterio rural a la secular lucha de los hermanos campesinos, en pos de su total y definitiva liberación.

  5. Incorporar orgánicamente al magisterio rural a la lucha permanente de los trabajadores y del pueblo boliviano, por su liberación nacional y la construcción de una sociedad sin explotados ni explotadores.

  6. Proyectar al movimiento sindical del magisterio rural y a la educación rural boliviana, al ámbito internacional, tanto a nivel latinoamericano, como en el contexto mundial.




  1. La CONMERB no es una organización puramente gremialista, sino que inscribe su accionar a los planos económico, ideológico y político, uniendo la lucha sectorial a la lucha por la solución de los grandes problemas nacionales.

  2. La CONMERB no es una organización apolítica y al margen de cualquier posición sectario-partidista; sino que asume el compromiso histórico de luchar por la liberación de las mayorías oprimidas y explotadas del país y por la Independencia y Soberanía Nacional.

  3. Se constituye en un instrumento de liberación y cambio que, en el marco del más absoluto respeto a la pluralidad ideológica y política de sus afiliados, se alinea en la corriente del sindicalismo revolucionario, bajo los principios de Unidad, Independencia y Democracia Sindical.

  4. Es una organización de esencia y proyección verazmente democrática, que lucha al lado de todas las fuerzas progresistas y revolucionarias para que la libertad, la justicia y el derecho de pensar y expresarse libremente, sean los valores permanentes que animen la convivencia colectiva.

  5. Es una organización fundamentalmente solidaria y de servicio, que proclama su decisión inquebrantable de luchar por la preservación del derecho a la educación de todos los niños y jóvenes bolivianos, y porque ésta constituya realmente la más alta función del Estado, combatiendo cualquier forma de elitización e intento de privatizarla.

  6. Es una organización de contenido y orientación clasista, consustanciada plenamente con las reivindicaciones de las mayorías campesinas; por lo tanto, suma su esfuerzo militante a la lucha del campesinado boliviano en busca de su participación activa y real en la vida nacional; por su independencia política de sus enemigos de clase, por su alineamiento junto a los demás sectores oprimidos y explotados del país y por la recuperación y fortalecimiento del movimiento popular.

  7. Es una organización profundamente patriótica que, al tiempo de plantear su frontal oposición a la dominación imperialista y a toda intromisión de fuerzas foráneas que vulneran la Soberanía Nacional, manifiesta su total rechazo a cualquier forma de inmigración extranjera, de esencia reaccionaria o racista, que melle la dignidad y los legítimos derechos de las mayorías oprimidas.

  8. Es una organización de proyección internacionalista, que se identifica con los ideales y aspiraciones de los educadores de todo el mundo y con la lucha de los pueblos hermanos, por su derecho a la autodeterminación y a una vida pacífica de bienestar y progreso.

En atención al carácter que lo fisonomisa, la Confederación Nacional de Maestros de Educación Rural de Bolivia, POSTULA:





  1. EN EL PLANO ECONOMICO:




  1. La lucha por la plena vigencia del precepto constitucional que establece que la Educación es la más alta función del Estado, que asume la responsabilidad prioritaria de sostenerla y financiarla adecuadamente.

  2. La defensa intransigente del derecho docente a una remuneración justa y suficiente, que le permita un decoroso nivel de vida, conforme lo sustenta el Código de la Educación Boliviana.

  3. Una racional distribución entre las áreas urbana y rural del presupuesto destinado a la Educación Nacional, superando el desfase existente en desmedro de los intereses educacionales de las mayorías campesinas y originarias.

  4. El justo reconocimiento económico al maestro rural según la distancia y de acuerdo con el esfuerzo y sacrificio que implica la docencia rural, en función de elevar la calidad de la educación en el campo y crear las condiciones para la instauración del maestro único boliviano.

  5. La conversión de la escuela consumista en escuela productiva.

  6. El desarrollo integral y autogestionario de las comunidades rurales, con el fin de elevar el bienestar material y espiritual de sus habitantes.

  7. La defensa del patrimonio nacional, de los recursos naturales renovables y no renovables, del medio ambiente, de los recursos humanos y de las empresas estatales, como: COMIBOL, YPFB y otras.

  8. El desarrollo independiente y el potenciamiento económico del país para beneficio del pueblo boliviano, que le permita liberarse de la dependencia económica y tutela política del imperialismo.



  1. EN EL MARCO SOCIAL:




  1. El fortalecimiento y desarrollo de una alta conciencia social en el docentado rural, al servicio integral del campesinado, dentro del múltiple contenido y proyección de la Educación Rural que no solo es labor de aula y tarea pedagógica con los niños, sino acción comunal y quehacer económico, social, cultural y político con los jóvenes y adultos del área campesina.

  2. La afirmación y fortalecimiento de la identidad étnica y conciencia de clase del maestro rural, combatiendo toda forma de despersonalización y desclasamiento del docente de origen campesino, de tal modo que se incorpore a la lucha de liberación de sus hermanos de clase y etnia en forma natural, como parte de su propia emancipación, abandonando toda forma de paternalismo y vanguardismo individualista.

  3. La elevación de la conciencia política del maestro rural, para que interpretando fielmente la necesidad histórica de transformaciones socio-políticas que exige el futuro de la humanidad, participe directa y activamente en la lucha emancipatoria que sostienen los campesinos y sus diversas nacionalidades y etnias y demás sectores oprimidos del país, haciendo de la escuela rural la célula generadora de la transformación social.




  1. EN EL AMBITO CULTURAL:




  1. La lucha por el rescate, la revalorización, el desarrollo y el potenciamiento de las lenguas y culturas nativas, como medio de afirmar la personalidad histórica de las mayorías étnicas bolivianas y fortalecer nuestra identidad nacional.

  2. La oficialización de los idiomas de nuestros pueblos originarios y su enseñanza en los Colegios, Universidades y Normales, como componente de los programas oficiales.

  3. La Educación Intercultural Bilingüe en lengua materna y a partir de la cultura propia, que será enriquecida con el aporte de otras culturas de manera gradual, no competitiva ni sustitutiva.

  4. El derecho de las etnias y nacionalidades originarias a la autodeterminación y a la participación democrática e igualitaria en lo comunal, regional y nacional.

  5. El derecho de las etnias y nacionalidades a que se respete su diferenciación societaria, producto de siglos de labor creadora colectiva en función del medio, desechando todo intento de imponer una cultura única, buscando por el contrario, la unidad nacional en base al respeto a lo diverso.

  6. El respeto a la territorialidad étnica como forma de garantizar la estabilidad y supervivencia de las comunidades indígenas, históricamente constituidas, respetando su condición de dueñas originarias del territorio.

  7. El etno-desarrollo y el eco-desarrollo, como formas y modalidades específicas de desarrollo propio, a partir de los históricamente existentes, sin rechazar los aportes positivos de la revolución científico-técnica, pero evitando y contrarrestando sus efectos negativos como la contaminación ambiental, la destrucción ecológica y la explotación racional de los recursos naturales.

  8. El desarrollo de la conciencia etno-cultural de los maestros rurales, de respeto a la sabiduría ancestral de los pueblos originarios, su cosmovisión, su ciencia, su técnica y formas de organización social, descolonizando espiritualmente a los educadores de su concepción etno-céntrica y europeizante.

  9. El respeto a los valores culturales de los demás pueblos, en el marco de una igualdad fraterna y en el amplio contexto de una cultura universal.




  1. EN EL CAMPO EDUCATIVO:




  1. El respeto y cumplimiento del Código de la Educación Boliviana, sustento doctrinal de una educación democrática y científica, e instrumento de desarrollo socio-económico y formación socio-política de las nuevas generaciones.

  2. La preservación de las bases de la Educación Boliviana como suprema función del Estado, universal, gratuita y obligatoria; democrática y única; empresa colectiva; nacional y revolucionaria; antiimperialista y anti-feudal; activa, vitalista y de trabajo; globalizadora y co-educativa; científica, Intercultural Bilingüe.

  3. El potenciamiento cuantitativo y cualitativo de la Educación Rural, sentando las premisas para la reformulación de una pedagogía nacional, sustentada en nuestra realidad económica, social, cultural y política.

  4. La priorización de la lucha y los esfuerzos por la superación de la crisis educativa como fenómeno esencialmente económico y político, y no meramente pedagógico, que expresa la crisis de valores de un sistema dominante en decadencia.

  5. La reforma integral del Sistema de Educación Rural, asumiendo la responsabilidad de implementar un nuevo proyecto educativo que responda a los intereses y objetivos de las mayorías nacionales y las exigencias de transformación y desarrollo de nuestra sociedad y de nuestro país.

  6. Un nuevo Sistema Educativo Nacional, sustentado en dos pilares doctrinales: la Educación Popular como proyecto alternativo al modelo educativo capitalista dependiente y; la Educación Intercultural Bilingüe, como respuesta a la educación colonizadora, impuesta por la dominación europea.

  7. La participación popular comunitaria, efectiva, directa y real en la planificación, ejecución y evaluación de la política y del proceso educativo.

  8. Una concepción integral de la Educación Formal y No Formal, desde el nivel inicial hasta el nivel superior, demandando la democratización y apertura de la Universidad a los sectores populares.



  1. EN EL MARCO PROFESIONAL:




  1. La dignificación y jerarquización de la carrera docente rural, mediante el estímulo económico, la cualificación profesional y la optimización de su rol social y político en el seno de las mayorías nacionales.

  2. El diseño de la Formación Docente en las normales rurales, satisfaciendo los requerimientos cuantitativos y cualitativos de un nuevo Sistema Educativo, que precisa de maestros científicamente preparados, pedagógicamente capacitados e ideológicamente comprometidos con los intereses y objetivos populares y nacionales.

  3. La formación de un maestro rural polivalente, capaz de enfrentar y resolver el problema de la uni-docencia multigrado, brindando educación inicial, básica, intercultural bilingüe, comunal y técnica en todas las comunidades campesinas, bajo la concepción integral de la Educación Rural.

  4. La actualización, la capacitación y perfeccionamiento permanente del personal docente en servicio, elevando su bagaje cultural y profesional, permitiéndole asimilar y responder a las exigencias de un Sistema de Educación Rural en constante proceso de renovación y cambio.

  5. La dignificación de la docencia no profesional en base a un movimiento de profesionalización que contribuya a elevar los niveles de educación y a fortalecer las organizaciones docentes, mediante la elevación de la conciencia sindical de sus bases.

  6. Las más firme oposición y rechazo a cualquier tipo de influencia político-partidista en las designaciones y ascensos docentes, como en la concesión de becas, precautelando el respeto a las disposiciones legales del Código de la Educación Boliviana, garantizando los derechos profesionales del maestro y la inamovilidad docente.

  7. La recuperación del rol protagónico del maestro rural en la tarea de promoción de comunidades campesinas, tomando en cuenta los nuevos protagonistas sociales que actúan en el campo, los movimientos étnicos, el movimiento de colonizadores, los trabajadores migrantes campesinos, los productores de coca, el movimiento de mujeres campesinas y la presencia absorbente de poderosas instancias económicas e ideológicas, tales como las llamadas ONGs y sectas religiosas de diversos matices.



  1. EN EL ORDEN SINDICAL:




  1. La acción unitaria de los educadores bolivianos: Urbanos y Rurales, en el marco del respeto institucional mutuo y la defensa de los intereses comunes.

  2. El reconocimiento de la Central Obrera Boliviana como la única matriz de los trabajadores de Bolivia, identificándose con su declaración de Principios y programas de acción para el logro de las aspiraciones de todos los trabajadores del país y el impulso del proceso de liberación nacional.

  3. La estrecha vinculación y relaciones orgánicas con la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, para luchar solidariamente por las aspiraciones y objetivos de los hermanos campesinos y la defensa de la Educación Rural.

  4. Las relaciones fraternales y la acción solidaria con todas las demás organizaciones afiliadas a la COB y otras organizaciones representativas del campo popular, identificadas con la defensa de los intereses populares y nacionales.

  5. El fortalecimiento de las relaciones con todas las organizaciones democráticas de América y el mundo, que se identifiquen con la presente Declaración de Principios, rechazando las corrientes de sindicalismo amarillo, reaccionario y pro-imperialista.

  6. La defensa intransigente del Fuero Sindical, el derecho de huelga y otras disposiciones constitucionales que amparan el democrático ejercicio de la actividad sindical.

  7. El rechazo a toda actividad sectario-partidista que comprometa la independencia política de nuestras organizaciones sindicales y ponga en riesgo nuestra unidad monolítica, en el marco del pluralismo ideológico y el respeto al derecho de militancia partidaria de todos los afiliados.



  1. EN EL CONTEXTO POLITICO:




  1. El derecho de todos los maestros de actuar en la vida política fuera del aula, con todas las garantías que gozan los demás ciudadanos, conforme lo estipula el Art. 242 del Código de la Educación Boliviana.

  2. La lucha sin tregua contra el imperialismo y sus agencias de penetración ideológica, que atentan contra nuestra Soberanía, integrando al magisterio rural al gran frente popular que, en sus diversas capas y expresiones, pugnan por la liberación nacional del dominio imperialista,

  3. El combate permanente contra la reacción interna de extrema derecha y el fascismo, como expresiones políticas de la oligarquía nativa, alineando al docentado rural a las filas de los oprimidos y explotados del campo, las minas y las ciudades que luchan por su liberación social.

  4. La lucha inclaudicable por la defensa de las libertades democráticas, rechazando cualquier intento de conculcarlas, ya sea a través de leyes, decretos o actos represivos que violen los derechos laborales y docentes.

  5. El rechazo a cualquier intento de manipulación reaccionaria en el campo, por resultar lesivo a la dignidad y conciencia política del campesinado boliviano, que marcha con decisión al lado de sus aliados naturales: mineros, fabriles, estudiantes y maestros rurales.

  6. La solidaridad con los pueblos que han conquistado su libertad y con aquellos que luchan por obtenerla, adhiriéndose al combate democrático y libertario de obreros, campesinos y capas medias empobrecidas de los países en desarrollo.

  7. El respecto al derecho a la autodeterminación de los pueblos y la no intervención en los asuntos internos de los países y la convivencia democrática en base al respeto mutuo internacional.


  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal