Desarrollo a escala humana conceptos, aplicaciones y algunas reflexiones



Descargar 0.6 Mb.
Página1/9
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño0.6 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9




DESARROLLO A ESCALA HUMANA

Conceptos, aplicaciones y algunas reflexiones

Manfred A. Max-Neef

con colaboraciones de: Antonio Elizalde y Martín Hopenhayn

Indice


Presentación, Joan Martínez Alier

Prólogo a la presente edición, Rubén G. Prieto

Prefacio

Primera Parte



Desarrollo a Escala Humana

1 Relectura de la crisis latinoamericana: Crisis y perplejidad

Crisis de propuestas y crisis de utopías

Limitaciones para nuestro desarrollo

Objetivos del Desarrollo a Escala Humana

2 Desarrollo y necesidades humanas

Reflexiones para una nueva perspectiva

Fundamentación

Bases para una sistematización posible

Notas sobre metodología

Opciones que definen el desarrollo

3 Desarrollo y autodependencia

Hacia un desarrollo autodependiente

Sobre el mundo invisible

Sobre las micro-organizaciones

Sobre recursos

Recapitulación

4 La problemática no resuelta de la articulación micro-macro

Respuestas pendientes

El problema de la agregación

Articulación y direccionalidad del sistema

Segunda Parte

Algunas reflexiones para seguir pensando

5      Sobre la poda del lenguaje (y otros ejercicios inusuales) para comprender el progreso social

El problema

Manifestaciones del problema

La búsqueda de respuestas

Conclusiones

6 Una manera estúpida de vivir

La idea


La crisis

La coacción del lenguaje

¿Existen soluciones?

El futuro posible



Presentación

Veamos lo invisible

El libro que el lector o lectora tiene en las manos no es el único que Manfred Max-Neef ha publicado, ni es tampoco el más conocido. Es el más nuevo. Antes Max-Neef publicó un par de libros muy famosos en diversos círculos de Europa del Norte y de América del Sur: La Economía Descalza y Real Life Economics (en colaboración con Paúl Ekins). El autor también es conocido por haber sido candidato verde en las elecciones presidenciales chilenas en 1993, alcanzando el 6 por ciento de los votos. En esa contienda, en la derecha estuvo un candidato apellidado Alessandri (representando lo que en otra época de Chile se llamó momios); en el centro e izquierda moderada, un candidato apellidado Frei, que ganó ampliamente las elecciones. Un déjàvu. Hubo también un candidato de la izquierda tradicional no reciclada, sin apellido histórico y de ideas inamovibles. La novedad fue Max-Neef, y su actuación política fue convincente y digna. Hubo también en esas elecciones un intento de confusión (como ocurre en España) a cargo de la secta de los siloístas disfrazados de "humanistas" y "ecologistas", pero su votación no llegó al uno por ciento.

Max-Neef no es sin embargo un político profesional. Es una persona con experiencia en la economía transcendental, precisamente la vinculada al petróleo (¿cómo Schumacher estuvo vinculado al carbón?). A partir del exilio tras el golpe militar de Pinochet en 1973, se ha convertido en uno de los más prestigiosos economistas alternativos y ecológicos. Max-Neef nos hace ver lo que permanece invisible en la economía convencional. Como se sabe, el trabajo doméstico no remunerado proporcionado mayormente por mujeres, esos trabajos de cuidar de las personas, supondrían una parte importante de toda la producción, pero no están contabilizados.

El PIB es el valor de toda la producción de la economía, sin restar las amortizaciones; lo que Max-Neef llama PGB, producto geográfico bruto. Si contáramos esos trabajos invisibles de las mujeres, comprobaríamos que suponen el 20 o el 30 por ciento del PIB. En la contabilidad macroeconómica tampoco se incluyen los servicios ambientales prestados por la naturaleza, es decir, la absorción gratuita de contaminantes, su capacidad de proporcionar agua, energía, elementos y compuestos químicos, riqueza genética. Esas condiciones naturales de la producción permanecen invisibles para los economistas. Sólo si son destruidas, sólo al surgir una percepción social de que la economía ha entrado en colisión con la ecología, sólo entonces algún que otro economista empieza a musitar algo acerca de las "externalidades", los "impuestos pigouvianos", la atribución de "derechos de propiedad" sobre la naturaleza...

También son invisibles para los economistas y para los políticos que les son fieles todos esos otros trabajos de los hombres y las mujeres pobres del mundo que se "buscan la vida". Se confunde el concepto de trabajo con el de empleo asalariado, se olvidan de los campesinos, de las cooperativas informales, de los trabajos voluntarios. Todo lo que no da "valor añadido" crematístico, o que da poco, es casi invisible.

En cambio. Max-Neef y sus colaboradores dicen que debemos quitarnos esos anteojos crematísticos. También, debemos abandonar el ansiado modernización uniformizadora. Debemos pensar en los valores de uso y apreciar la diversidad. Reconforta el ánimo que en estos momentos, en los países ibéricos, haya libros como el de Max-Neef, y, además, una revaloración general de los trabajos de amar y de cuidar. El éxito de Laura Esquivel con la novela “Como agua para chocolate” y simultáneamente la sorpresa neo-zapatista (desgraciadamente por la vía armada) en favor de las tradiciones indígenas mayas, de sus bosques y cultivos, indican un cambio de tendencia. Mejor Max-Neef, Laura, Esquivel y los neo-zapatistas, que esta dieta de Octavio Paz y Vargas Llosa (un criollo que aprendió el inglés y no sabe quechua) que habitualmente nos llega de ultramar. Max-Neef nos recuerda que la agricultura "moderna" de lowa e Illinois es menos eficiente energéticamente y más destructora de la diversidad biológica que las agriculturas tradicionales del sur de México y de los Andes, arrojadas a un lado en la carrera por la "modernización" y la competitividad. ¿Cuándo se darán cuenta los economistas, y de quienes de ellos se fían, que su medida de la "productividad" es ecológicamente falsa? Ni los servicios de la naturaleza ni los trabajos no asalariados, son valorados por la contabilidad económica.

Y sin embargo, esos servicios de la naturaleza y esos trabajos invisibles, son esenciales para la satisfacción de las necesidades. Esta teoría de Max-Neef presupone una investigación de la noción de "necesidad". Para los economistas neoclásicos, "necesidad" es una palabra improcedente. Ellos hablan de "preferencias reveladas" en los mercados. Contra ese subjetivismo de los economistas, algunos economistas críticos (el propio Georgescu-Roegen ya en los años 1930, antes pues de desarrollar su paradigma de economía ecológica), señalaron que algunas necesidades eran más importantes que otras. Desde otro ángulo, Veblen presentó a principios de siglo una teoría sociológica sobre las necesidades superfinas. Pero los economistas han despreciado a psicólogos y sociólogos. Abraham Maslow (citado por Max-Neef) no aparece en los textos de economía.

Desde el marxismo, la doctrina predominante ha sido que la producción determina las necesidades. El "sistema" nos crea necesidades. Otros, como Marcuse, soñaron en 1968 junto con toda una generación, en la posibilidad de que los humanos tengamos una estructura autodeterminada de necesidades.

La famosa aportación de Max-Neef a una teoría operativa de las necesidades va más allá de esas discusiones. En este libro desarrolla esta teoría con la colaboración de Antonio Elizalde y Martín Hopenhayn. Hay que distinguir entre necesidades y "satisfactores" de esas necesidades. Las necesidades humanas no son infinitas e inescrutables. Por el contrario, son finitas y las conocemos bien. Eso no supone un reduccionismo biológico o etiológico, ni tampoco la aplicación del enfoque de "necesidades básicas de los pobres" (propio del Banco Mundial y otras organizaciones internacionales a partir de los años 1970). Las necesidades humanas lo son de todos los humanos, de los Mapuche y de los neoyorquinos, son finitas e identifícables, pero los "satisfactores" pueden ser muchos y variados. Los mejores son los sinérgicos, es decir, los que satisfacen varias necesidades a la vez.

Este es pues mi resumen de las páginas más importantes de este libro, una ayuda al lector algo perezoso para animarle a emprender la lectura.

Joan Martínez Alier

Barcelona, 20 de enero de 1994



--------------------------------------------

Prologo a La Presente Edición

«No es sencillo discernir entre lo que conviene conservar

y lo que hay que destruir»

Alfonso Barceló. Filosofía de la Economía. Barcelona. Ed. Icaria. 1992

Nos encontramos en una encrucijada. Y la perplejidad frente a la realidad en que hemos desembocado, luego de décadas de pro­greso y desarrollo, por momentos nos paraliza. Estamos obligados a definir caminos al andar, desde un desafío de alguna manera similar al que, en el origen, enfrentaron los primeros habitantes en sus cavernas, sin ninguna tradición y desde la escasez de lenguajes. Tenemos que volver a dibujar en la penumbra, al abrigo de nuestras pequeñas comunidades, los signos que puedan simbolizar nuestra comprensión de una realidad amenazante y facilitar la creación de alternativas.

Estamos enfrentados al riesgoso momento de la creación. Ineludiblemente debemos interrogar a lo visible o a lo que somos capaces de visualizar, y desde allí hacer visible lo posible, desde sueños que tal vez parezcan imposibles.

Su lectura nos prepara para el advenimiento de una nueva realidad, creada a imagen y semejanza de los mejores deseos de libertad y de justicia. Porque de eso de trata, ya que más que inventar nuevos cuentos o procedimientos tecnológicos, estamos convocados a elaborar un nuevo paradigma que nos rescate de esa convicción de vivir días sin mañana, en que parece hundirse nuestra época.

Este libro inaugura una discusión que no termina con él y al mismo tiempo nos impulsa a la búsqueda de alternativas. Por ello se aproxima más a una obra de arte en un nivel artesanal en las antípodas de los reiterados discursos tecnocráticos. Aquí la eco­nomía que se había insubordinado, poniéndose por encima de los seres humanos y de la naturaleza, convirtiéndolos en meros recursos para un desarrollo omnipotente, es abrazada para retraerla a lo que es su función, y que nunca debió haber abandonado: un pensamiento efectivo que va y viene entre la experiencia y la construcción teórica de los dalos emergentes de la realidad, referidos a los requerimientos reproductivos, a la lógica de la repetición cíclica de los procesos de producción, circulación y consumo. La esfera económica es así concebida como un com­ponente más de la sociedad humana y, por consiguiente, en Íntima conexión con la política y la cultura, con la ecología y la sociología, la psicología y la antropología.

Por oposición hemos sufrido el embate hegemónico, a izquierda y derecha, de una postura tecnocrática, economicista, que nos presenta como «ciencia económica, lo que en realidad es una mezcolanza de proposiciones científicas, recetas técnicas, instrumentos analíticos, idearios políticos y propaganda política» (A. Barceló. Filosofía de la economía, p. 79)

Max-Neef nos propone una comprensión de la estructura y dinámica de aquellos aspectos de las actividades sociales que denominamos «sistema económico» desde la perspectiva de la atención de las necesidades humanas básicas, incluidas dentro del marco social y ecológico.

A diferencia de la teoría económica convencional, cuyo nivel científico queda cuestionado, aquí están presentes el marco ecológico, la estructura institucional, la existencia de grupos sociales y su interconexión en lo económico y político, así como la urdimbre cultural que da sentido desde un imaginario social radical, a la totalidad sistémica en que se inscriben las relaciones de los seres humanos y la de éstos con la naturaleza y la historia.

Superada la algarabía del progreso y el desarrollismo y la también ilusa construcción de un «socialismo» contra la socie­dad, tenemos que reaprender a criticar lo falso e inconsistente, lo meramente instrumental y socialmente injusto, e ir construyendo una negación rigurosa y sustentable. Pero también necesitamos crear un discurso positivo que pueda fundar alternativas reales y convertirse en fuente de propuestas y experiencias cargadas de esperanzas. De esperanzas y no de ilusiones. Enraizadas en lo que Cornelius Castoriadis destaca como «la capacidad que tienen los colectivos humanos de hacer surgir de manera inmotivada - aunque condicionada - formas, esquemas nuevos que más que organizadores son creados de mundos». (El mundo fragmentado)

El paro estructural, la dualización social y la degradación ambiental son el trasfondo del discurso de la lógica del mercado de la revolución tecnológica y de la ofensiva conservadora y reaccionaria que campea en la economía y la política actuales.

Una creciente producción de «economía crítica» empieza a abrir nuevas perspectivas. Las ideas expuestas en este libro de una u otra manera ya han pasado la prueba de fuego, circulando de mano en mano desde Venezuela a Bolivia, de Chile y Uruguay hasta Brasil. Paraguay o Colombia, pero también confrontadas en Estocolmo. Madrid. Londres y Penang. En ámbitos académi­cos, en organizaciones barriales, en proyectos cooperativos de autoconstrucción, en centros de atención primaria de la salud, en organizaciones de productores rurales, en experiencias comuni­tarias y en grupos de ecología social. La «matriz de necesidades humanas» es ya familiar en muchos espacios de socialidad concretos, fuente de inspiración, que provoca respuestas creativas y que se ha convertido en un instrumento agudo de crítica de la situación vivida.

La oportunidad de esta obra es evidente, ya que lo que caracteriza este período de fin de siglo es, sin duda, el descrei­miento frente a un estilo de desarrollo que se ha revelado ecológicamente predatorio, socialmenle perverso y políticamen­te injusto. La publicación en castellano, paradójicamente antece­dida por versiones en inglés y en alemán, puede dinamizar, en nuestro continente las corrientes presentes en numerosos movi­mientos sociales, que perciben que los magros e injustos resulta­dos económicos, son la contraparte de los deterioros realizados. Y que la lucha manifiesta entre privatización y estatización, aparentemente nueva, juega como ocultamiento y negación de un verdadero y radical planteo que reponga a la sociedad, a través de sus formaciones básicas, en el protagonismo de la gestión polí­tica y económica, por medio de la autoorganización y la autoges­tión.

«La panacea liberal que se ofrece a nuestros pueblos no es capaz de garantizar un desarrollo ecológicamente sustentable socialmente justo y políticamente viable», afirmaban unánimes los representantes de organizaciones ecologistas de todo el con­tinente en el momento de formar el Pacto Acción Ecológica de América Latina y el Caribe, en octubre de 1989. Y más recien­temente otras voces afirman complementariamente y enfilando hacia el futuro que «la creciente inoperancia del Estado para resolver los problemas ecológicos podrá llevara formas inéditas de autogestión comunitaria». (Brailovsky y Foguelman. Momería Verde, p. 375)

Tal vez sea oportuno cerrar esta presentación con una pizca irónica, aportada por el economista Joan Robison, en su «Teoría del desarrollo»: «El estudio de la economía no tiene por objeto la adquisición de un conjunto de respuestas preparadas para los problemas económicos, sino aprender a no dejarse engañar por los economistas», (p.27)

Un última instancia, y como lo señalan sus autores, la pro­puesta aquí planteada no quiere ser un modelo. Nada en ella pretende apuntar a soluciones definitivas, pues «es una opción abierta que sólo se justifica en la medida en que se la asuma y entienda como construcción permanente».

Rubén G. Prieto

Montevideo, 20 de agosto de 1993

-----------------------------------------------

Prefacio

Este documento cristaliza un trabajo esencialmente transdisciplinario realizado por un equipo de investigadores de distintos países de América Latina. El trabajo fue preparado a lo largo de un año y medio con la colaboración de profesionales provenientes de Chile, Uru­guay, Bolivia, Colombia, México, Brasil, Canadá y Suecia, dedicados a disciplinas tales como economía, sociología, psiquiatría, filosofía, ciencia política, geografía, antropología, periodismo, ingeniería y derecho. Los participantes constituyeron un grupo estable de re­flexión e investigación colectiva que se reunió, en el curso de los dieciocho meses de trabajo, en tres seminarios – talleres, manteniendo contacto intelectual estrecho y permanente desde el comienzo hasta el término del proyecto. Además del grupo estable, cuya continuidad permitió profundizar la reflexión colectiva en torno a problemáticas específicas del desarrollo, hubo invitados especiales en cada una de las reuniones.

Los principales insumos para este trabajo lo constituyen los relatorios de cada uno de los Seminarios. Talleres y distintos docu­mentos producidos por lo participantes. La redacción final estuvo a cargo del equipo del CEPAUR y apunta más a integrar de manera coherente la diversidad de los aportes que a reflejar la opinión particular de cada uno de los participantes. El documento producido sobre la base de los tres talleres, fue discutido en un seminario de evaluación final, en el centro Dag Hammarskjöld en Uppsala 1[1]

La propuesta que aquí se contiene constituye un aporte para una filosofía del desarrollo. Pretende por lo tanto, ser un aporte sugerente, susceptible de ahondarse en cualquiera de los múltiples ámbitos que aborda.

El proyecto fue realizado de manera conjunta por el Centro de Alternativas de Desarrollo (CEPAUR) de Chile y por la Fundación Dag Hammarskjold de Suecia. Nació de la necesidad de situar en el contexto latinoamericano (y a la luz de los cambios de escenario ocurridos durante el último decenio) la propuesta contenida en el Informe Dag Hammarskjold de 1975 «Que hacer: Otro Desarrollo». El texto resultante aspira a tener como interlo­cutores a agentes del desarrollo regional, planificadores y políti­cos, grupos de desarrollo local, académicos de diferentes disci­plinas relevantes para el desarrollo, foros internacionales y pro­fesionales e intelectuales dedicados a pensar caminos de humanización para un mundo en crisis.

La propuesta contenida en este trabajo es, pues, un esfuerzo por integrar líneas de reflexión, de investigación y de acción que puedan constituir un aporte sustancial para la construcción de un nuevo paradigma del desarrollo, menos mecanicista y más huma­no.

La primera parte de este libro, fue publicada en 1986 como número especial de la revista Development Dialogue, con él titulo "Desarrollo a Escala Humana": una opción para el futuro"

A esta edición, se ha sumado una nueva sección: «Notas sobre Metodología», así como dos nuevos capítulos que consti­tuyen la Segunda Parte de este libro. De éstos, el primero es una versión ampliada del ensayo «La poda del lenguaje» que fue publicado en 1988 en Development, la revista de la Sociedad para el Desarrollo Internacional. El otro capítulo incorporado, es una versión corregida de la conferencia que el autor dio en el marco de la Conmemoración de Schumacher. Octubre de 1989 en Bristol, Inglaterra.

Estas dos adiciones al libro, representan, aunque no sean productos terminados, al menos, caminos hacia campos nuevos y abiertos de investigación y reflexión. Subrayan el carácter elusivo e interminable de la búsqueda de respuestas finales para la cuestión del mejoramiento humano a través del desarrollo.

El Centro de Alternativas de Desarrollo -CEPAUR- es una organización no gubernamental de espectro internacional, dedi­cada, a través de la investigación de naturaleza transdiciplinaria y proyectos de acción, a una reorientación del desarrollo, a través de la promoción de formas de autodependencia local que satisfagan las necesidades fundamentales de los seres humanos, y de una manera más general, a promover el desarrollo a escala humana.

Las oficinas de CEPAUR están en la Avenida Santa María 349, Apto 42-B, Santiago, Chile, y la dirección postal es CEPAUR, Casilla 27001, Santiago 27, Chile.

Manfred Max-Neef

Director Ejecutivo. CEPAUR.

---------------------------------------

Primera Parte

Desarrollo a Escala Humana

 

1. Relectura de la crisis latinoamericana: crisis y perplejidad



Manfred Max-Neef, Antonio Elizalde y Martín Hopenhayn

 

Crisis de prepuestas y crisis de utopías



Hoy es casi un lugar común afirmar que América Latina está en crisis. Son muchas las versiones, descripciones e interpretaciones que se han hecho de la crisis, por lo que el diagnóstico de la enfermedad parece estar completo, por lo menos en sus contenidos más profundos y trascendentes. Lo que aún no ha generado consenso es el tratamiento, debido a la complejidad del cuadro que se nos presenta. La perplejidad, resultante de una situación a la que no le reconocemos precedentes similares, nos ha mantenido en una especie de callejón sin salida, que bloquea el paso hacia soluciones imaginativas, novedosas y audaces. Se intuye con claridad que las recetas convencionales y tradicionales, de cualquier trinchera que venga, no funcionarán. Sin embargo, hay una especie de temor paralizante que inhibe el diseño de caminos radicalmente distintos que pudieran eventualmente sacamos del embrollo.

El temor es entendible, porque no es nada fácil renunciar a diseños estratégicos o construcciones teóricas e ideológicas en las que se han cimentado durante largo tiempo no sólo creencias, construcciones y esperanzas, sino incluso pasiones. Pero el he­cho es que la magnitud de la crisis parece trascender nuestra capacidad de asimilarla e internalizarla plenamente. Después de todo, no se trata de una crisis clara. No es sólo económica, ni es sólo social, cultural o política. De alguna manera, es una conver­gencia de todas ellas pero que en su agregación, resulta en una totalidad que es más que la suma de sus partes.

En lo político, la crisis se ve agudizada por la ineficacia de las instituciones políticas representativas frente a la acción de las elites de poder financiero, por la internacionalización creciente de las decisiones políticas y por la falta de control que la ciudadanía tiene sobre las burocracias públicas. Contribuyen también a la configuración de un universo político carente de fundamento ético, la tecnificación del control de la vida social, la carrera armamentista y la falta de una cultura democrática arraigada en las sociedades latinoamericanas. En lo social, la creciente fragmentación de identidades socioculturales, la falta de integración y comunicación entre movimientos sociales, la creciente exclusión social y política y el empobrecimiento de grandes masas, han hecho inmanejables los conflictos en el seno de las sociedades, a la vez que imposibilitan las respuestas constructivas a tales conflictos. En lo económico, el sistema de dominación sufre actualmente cambios profundos, donde inci­den de manera sustancial la mundialización de la economía, el auge del capital financiero con su enorme poder concentrador, la crisis del Estado de Bienestar, la creciente participación del complejo militar en la vida económica de los países, y los múltiples electos de las sucesivas oleadas tecnológicas en los patrones de producción y consumo.

Todo esto sorprende a los países en desarrollo en condiciones de tremenda desventaja y los obliga - con la complicidad de gobernantes y clases dominantes- a enormes sacrificios y costos sociales para «sanear» sus sistemas financieros y pagar los tan mentados servicios de sus deudas con los acreedores del mundo industrializado. Ante este panorama incierto, más desolador que halagador, las respuestas y búsquedas de alternativas al auto­ritarismo, al neoliberalismo, al desarrollismo y al populismo, se empantanan en programas inmediatistas, y en balbuceos reactivos, o se reducen a la reivindicación y recuperación de los «niveles históricos».

Al tratar de identificarla con un nombre, nos hemos inclinado por llamarla la crisis de la utopía, porque su manifestación más grave nos parece el hecho de que estamos perdiendo - si es que no hemos perdido ya- nuestra capacidad de soñar. Nos debati­mos en un agotador insomnio que nos impide la lucidez impres­cindible para enfrentar con vigor e imaginación nuestros proble­mas. Nos hemos convertido, en cambio, en una especie de somnolientos administradores de una crisis a la que intuimos imposible de resolver por nuestros propios medios. Esta somno­lencia en que nos hace desembocar la crisis de la utopía se manifiesta con muchos rostros: el derrotismo, la desmovilización, la abulia, el individualismo exacerbado, el miedo, la angustia y el cinismo.

Los campos en los que en el pasado - con o sin éxito- luchamos por nuestras propias causas, hoy nos aparecen como cubiertos de bruma. Nuestras razones se hacen difusas, y los que aún mantenemos una voluntad de lucha, acabamos, sin darnos cuenta, emprendiendo luchas que nos son ajenas. De allí que nuestro primer y desesperado esfuerzo ha de ser el de encontrar­nos con nosotros mismos y convencemos además, de que el mejor desarrollo al que podremos aspirar - más allá de cualquier indicador convencional que, más que nada, ha servido para acomplejarnos- será el desarrollo de países y culturas capaces de ser coherentes consigo mismas.

La propuesta contenida en este documento no pretende ser la solución final para superar nuestra crisis. Sin embargo, es un camino posible. Es una opción surgida de una larga reflexión colectiva por parte de un grupo de latinoamericanos que, acom­pañados en la jornada por amigos solidarios de Suecia y Canadá, han decidido compartir los resultados de su recuperada capaci­dad de soñar.

Limitaciones para nuestro desarrollo

Si limitamos nuestro análisis a los componentes económicos de la crisis, y observamos su comportamiento histórico a través de las políticas económicas y de desarrollo que se han aplicado en Latinoamérica durante las últimas cuatro décadas, lo primero que detectamos es un claro proceso pendular. Los períodos de expan­sión acaban generando desequilibrios financieros y monetarios, que derivan en respuestas estabilizadoras que, a su vez, acaban generando elevados costos sociales, lo que induce a nuevos impulsos de expansión.

En este juego pendular se confrontan las dos grandes concep­ciones económicas que han dominado el panorama de América Latina: el desarrollismo y el monetarismo neo-liberal. Ambas comparten el no haber logrado lo que originalmente se propusieron, pero cada cual de manera distinta y por rabones distintas. Por otra parte, no todo es negativo en un fracaso, de manera que vale la pena dedicar algunas reflexiones al sello que cada una de estas concepciones ha dejado impreso en la historia económica y socio-política de la región.

Frustraciones del desarrollismo y del monetarismo

El desarrollismo fue una experiencia profundamente movilizadora. Fue generadora de ideas y de corrientes de pensamiento. Es durante el período de su predominio en que surge no sólo CEPAL, que le da su gran impulso, sino el Banco Interamericano de Desarrollo, la ALALC, el Pacto Andino y otras importantes iniciativas regionales tales como la Alianza para el Progreso. En los contextos nacionales aparecen las instituciones de planifica­ción, las corporaciones de fomento de la producción en sus distintas versiones, las políticas que impulsan la industrializa­ción y revierten la composición demográfica de países hasta entonces predominantemente rurales, las reformas bancarias, el mejoramiento de los sistemas estadísticos, la promoción popular y los variados intentos de reformas estructurales. Surgen, ade­más, los primeros argumentos y tesis sólidas que apuntan a la defensa de nuestras exportaciones, afectadas - como logra de­mostrarse - por un deterioro constante de los términos de inter­cambio. Por último, son economistas latinoamericanos adscritos al pensamiento desarrollista quienes aparecen como actores de­terminantes en la creación de la UNCTAD.

Durante las décadas de los años cincuenta y sesenta tienen pleno sentido hablar de un pensamiento cepalino o de una filoso­fía del BID. Existen posiciones que generan debate. Hay una efervescencia creativa indiscutible. Los centros de poder del Norte contraargumentan, pero, por primera vez a la defensiva. Todo ello empieza a diluirse en la década siguiente, y los orga­nismos internacionales latinoamericanos comienzan a perder su identidad original. El monetarismo neo-liberal, que había hecho sus incursiones esporádicas sin lograr imponer su carácter más allá de episodios coyunturales de estabilización, comienza a irrumpir con toda su energía.

El fracaso del desarrollismo no puede, ciertamente, atribuir­se ni a faltado ideas ni a pobreza de creatividad. Por el contrario, sus aportes han sido formidables en cuanto a crear una infraes­tructura económica rica y diversificada. Las razones de su fraca­so se han debido fundamentalmente a su propia incapacidad para controlar los desequilibrios monetarios y financieros, a que la estructura productiva que generó - especialmente la industria - resultó tremendamente concentradora, ya que su enfoque del desarrollo, predominantemente económico, descuidó otros pro­cesos sociales y políticos que comenzaban a emerger con fuerza y gravitación crecientes, especialmente después del triunfo de la revolución cubana.

La historia del neo-liberalismo monetarista es otra y bien distinta. Si el desarrollismo fue generador de pensamiento, el monetarismo ha sido fabricante de recetas; por lo menos el que hemos visto aplicado en nuestros países. En nuestro medio no es posible detectar propiamente un pensamiento, o una filosofía neo-liberales. Ello no se debe, por cierto, a que la mencionada escuela carezca de tales sustentos. Basta leer para ello a los economistas austríacos. El problema radica en que el esquema aquí aplicado ha sido el de un neoliberalismo inculto, dogmático y fuera de contexto.

A diferencia del desarrollismo, el neo-liberalismo monetarista ha fracasado en un período mucho más breve y de manera mucho más estrepitosa. Más aún, se parece a un derrumbe fenicio, que nada deja después de su paso excepto un inmenso vacío. El que hoy en día sólo logre sustentarse, en América Latina, con el apoyo de regímenes dictatoriales o pseudo-democráticos, es prueba suficiente de que la presión generada por los costos sociales sólo puede mantenerse bajo control con la aplicación de medidas represivas.

Suponiendo, empero, que el neo-liberalismo monetarista se hubiese aplicado de manera más acorde con la riqueza de pensa­miento de sus creadores, especialmente austríacos, su fracaso, en el contexto latinoamericano, habría sido igualmente inevitable. Esto es así al menos por tres razones. Primero, porque a pesar de poder impulsar el crecimiento económico, no es generador de desarrollo en el sentido amplio que hoy lo entendemos. Segundo, porque sus supuestos de racionalidad económica son profunda­mente mecanicistas e inadaptables, por lo tanto, a las condiciones de países pobres, donde la miseria no puede erradicarse como consecuencia de la liberalización de un mercado del que los pobres se encuentran, de hecho, marginados. Tercero, porque en mercados restringidos y oligopólicos, donde los grupos de poder económico no se enfrentan a fuerzas capaces de limitar su comportamiento, la actividad económica se orienta con sentido especulativo, lo que deriva en resultados concentradores que son socialmente inaguantables.

Hay que destacar, por último, que ambas concepciones eco­nómicas han compartido algunos elementos, aunque con distinta intensidad. Las dos han pecado de mecanicistas y de provocar resultados económicos concentradores. Para el neo-liberalismo, el crecimiento es un fin en sí mismo y la concentración se acepta como una consecuencia natural. Para el desarrollismo, el creci­miento es una condición económica que conllevará desarrollo. Ambas suponen que la concentración estimula el crecimiento lo cual es demostrable estadísticamente - pero mientras el neo-liberalismo no ve necesidad alguna de limitarla, el desarrollismo que sí le reconoce límites, no logra controlarla. El desenlace de esta historia de cuarenta años nos inserta, finalmente, en la situación de perplejidad en que hoy nos encontramos.

Reacciones ante las frustraciones

Hay diferentes reacciones frente a la situación actual. Están, por ejemplo, los que sostienen que después de todo el naufragio no se ha producido. Argumentan para ello que durante las ultimas dos décadas y media los niveles de ingreso se han más que duplicado, que ha habido una notable expansión del producto y que se han multiplicado las exportaciones. Todo ello es cierto. Sin embargo, están los que exhiben la otra cara de la realidad: el agravamiento de la pobreza en los sectores populares, el hecho de que algo más de un tercio de la población económicamente activa se debate entre el desempleo y el subempleo, el agravamiento de los grandes déficits sociales, especialmente la vivienda, y, por último, una deuda externa que, al margen de consideraciones éticas respecto de lo que tendríamos o no tendríamos que hacer, resulta claramente impagable a menos que agravemos nuestra pobreza y agotemos nuestros recursos hasta límites estruc­tural mente irreversibles.

Hay quienes ven la posibilidad de que, al enmendar ciertos errores, es posible revitalizar esquemas que resultaron atractivos en el pasado. Otros, como es el caso de los autores de este documento, ven un inmenso espacio abierto para diseñar alterna­tivas radicalmente distintas. La segunda posición se sustenta no sólo en la percepción de una experiencia histórica agotada, sino en algunos errores graves que podrían cometerse al aplicar soluciones convencionales para escapar de la crisis.

Al enfrentar el futuro se corre el riesgo de caer en errores de percepción o de equivocarse en la acción. En materia de percep­ción se cometen dos errores graves. El primero es pensar que la crisis económica latinoamericana es atribuible a la crisis externa. El segundo, que se desprende del anterior, es suponer que nuestra depresión es coyuntural. Si bien es cierto que las condiciones externas influyen en economías dependientes y vulnerables como las nuestras, no es menos cierto que una recuperación de la economía capitalista del norte no tendría necesariamente efectos significativos para nuestra propia recuperación. Las razones se desprenden de los errores que pueden cometerse en materia de acciones, y que señalamos a continuación.

Sería totalmente ilusorio sustentar una estrategia de desarrollo futura en la expansión de las exportaciones de productos primarios, por la sencilla razón de que todo indica que el grueso de ellos mantendrá, por diversas razones, condiciones desfavorables en los términos de intercambio, mientras otros comienzan a ser desplazados por sustitutos más eficientes. Del mismo modo, una estrategia sustentada en la diversificación de las exportaciones, entendida ésta como exportación de manufacturas, se es­trellaría inevitablemente contra las políticas proteccionistas de las potencias del norte. Suponer por otra parte, un desarrollo apoyado en las contribuciones externas de capital, queda des­cartado de plano por el gravísimo e irresoluble estado en que nos mantiene el endeudamiento.

De lo dicho se desprende que nuestra situación dista mucho de ser coyuntural. De allí que resulta inevitable, en nuestra opinión, desplegar todos los esfuerzos posibles para diseñar alternativas imaginativas pero viables. Las condiciones de tal -o de tales- alternativas parecen bastante claras. Por una parte, si las dos concepciones económicas que han dominado el escenario latinoamericano no han logrado satisfacer las legítimas carencias de las mayorías latinoamericanas, una nueva concepción ha de orientarse primordialmente hacia la adecuada satisfacción de las necesidades humanas. Por otra parte, si el desarrollo futuro no podrá sustentarse en la expansión de las exportaciones (por las barreras descritas), ni en sustanciales aportes de capital foráneo por las dramáticas limitaciones que impone la deuda externa, la nueva concepción ha de orientarse inevitablemente hacia la generación de una creciente autodependencia.2 [2]

Objetivos del Desarrollo a Escala Humana

Este trabajo propone, como perspectiva que permita abrir nuevas líneas de acción, un Desarrollo a Escala Humana. Tal desarrollo se concentra y sustenta en la satisfacción de las necesidades humanas fundamentales, en la generación de niveles crecientes de autodependencia y en la articulación orgánica de los seres humanos con la naturaleza y la tecnología, de los procesos globales con los comportamientos locales, de lo personal con lo social, de la planificación con la autonomía y de la sociedad civil con el Estado.

Necesidades humanas, autodependencia y articulaciones orgánicas, son los pilares fundamentales que sustentan el Desarro­llo a Escala Humana. Pero para servir su propósito sustentador deben, a su vez, apoyarse sobre una base sólida. Esa base se construye a partir del protagonismo real de las personas, como consecuencia de privilegiar tanto la diversidad como la autono­mía de espacios en que el protagonismo sea realmente posible. Lograr la transformación de la persona-objeto en persona-sujeto del desarrollo es, entre otras cosas, un problema de escalar porque no hay protagonismo posible en sistemas gigantísticos organizados jerárquicamente desde arriba hacia abajo.

El Desarrollo a Escala Humana apunta hacia una necesaria profundización democrática. Al facilitar una práctica democráti­ca más directa y participativa puede contribuir a revertir el rol tradicionalmente semi-paternalista del Estado latinoamericano, en rol estimulador de soluciones creativas que emanen desde abajo hacia arriba y resulten, por lo tanto, más congruentes con las aspiraciones reales de las personas.

Estado y Participación Social en América Latina

Sin pretender realizar un análisis histórico o sociológico sobre los modelos de Estados en la región, parece importante, empero, constatar la incapacidad histórica de tales modelos para la plena promoción de espacios de participación popular.

A los procesos de independencia y constitución de estados nacionales en América Latina siguieron procesos de desarrollo impulsados y controlados por las oligarquías nacionales. Estos se desenvolvieron en el marco de democracias liberales y tuvieron por objetivo el desarrollo capitalista y la integración con los mercados externos. Pero estas democracias excluyeron de la vida política a las masas populares, privándolas de canales de partici­pación social o de presión política.

Este carácter ostensiblemente restringido de los espacios de participación y de los beneficios sociales del desarrollo-capitalista-oligopólico, precipitó la crisis del Estado oligárquico. Una nueva fase en la modalidad estatal fue la de los regímenes populistas-nacionalistas, los que intentaron combinar mayor participación po­pular con la formulación de proyectos nacionales homogéneos que permitieron una modernización más ágil y sólida de la nación. Estos sistemas abrieron canales de representación política - el sufragio universal - y crearon mecanismos de representación sectorial. Como forma de gobierno, el principal aporte del populismo fue el recono­cimiento de grupos sociales hasta entonces excluidos del concierto político. Puesto que el Estado mismo se hizo cargo de este proceso de incorporación de nuevos actores al desarrollo, esto redundó en un considerable aumento de su función reguladora. A la mayor partici­pación política de sectores incorporados a la vida socio-política acompañaron políticas redistributivas piloteadas por el Estado.

Si bien este modelo estatal tuvo la fuerza para legitimarse frente al tradicional Estado oligárquico, el Estado populista necesitó, por su propia precariedad frente a grupos internos de poder económico y a las presiones imperialistas de países ricos, consolidar de manera compulsiva proyectos nacionales homogé­neos. Estos proyectos no fueron capaces de reflejar la hete­rogeneidad de sectores y comunidades que componen la socie­dad civil, de modo que la participación social y el protagonismo popular se vieron socavados por el autoritarismo implícito en el «proyecto único», y por mecanismos burocráticos y paternalistas que reforzaron la verticalidad y la concentración de poder.

La tensión entre proyectos nacionales homogéneos y diver­sidad de actores sociales que claman por mayor protagonismo, se repite en la ola de regímenes progresistas que ocuparon buena parte del escenario político en muchos países de la región. Tales Estados no buscaron legitimación mediante la democracia polí­tica - y esto los diferencia de los populismos constituidos por sufragio universal -, sino a través del respaldo popular obtenido mediante la expansión de conquistas sociales y nacionales, y a través del control sindical de tipo corporativo en muchas de las funciones del Estado.

Los regímenes políticamente autoritarios, y liberales a ultranza en lo económico, han sido los más representativos del último decenio, muy especialmente en el Cono Sur de América Latina. En ellos se combina la concentración del poder político (acom­pañado de represión tísica y psicológica sobre la población civil) con la privación para amplios sectores de los beneficios sociales y económicos que habían conquistado bajo el alero de gobiernos populistas o progresistas. Es en estos regímenes represivos, de corte neoliberal, donde la participación social y el protagonismo popular se han visto mas desvastados.

Pero es precisamente en estos regímenes, y frente a esta crisis aguda, donde las oposiciones democráticas revalorizan la nece­sidad de fundar un orden basado en la articulación de la democra­cia política con la participación social. Es en esta dirección que apunta, también, el presente documento. La alternativa, en las actuales condiciones, gira menos en torno a opciones ideológicas estereotipadas que en la posibilidad de combinar procesos de desconcentración económica, descentralización política, fortale­cimiento de instituciones auténticamente democráticas y autono­mía creciente de los movimientos sociales emergentes.

El desafío va más allá del tipo de Estado y se extiende hacia la capacidad de la propia sociedad civil para movilizarse y adecuar un orden político representativo a los proyectos de los diversos y heterogéneos sujetos sociales. La pregunta candente, no sólo para un Estado democrático sino también para una sociedad y una cultura democrática en la región, no es ya cómo contener la diversidad, sino cómo respetarla y estimularla. Al respecto, un tipo de desarrollo orientado a fortalecer espacios locales, micro-organizaciones y la multiplicidad de matrices culturales dispersas en la sociedad civil, no puede eludir la tarea de consolidar prácticas y mecanismos que comuniquen, sociali­cen y rescaten las diversas identidades colectivas que conforman el cuerpo social.

Estos procesos de protagonismo creciente resultan, pues, decisivos para articular proyectos que expandan la autonomía nacional y que socialicen de manera más equitativa los frutos del desarrollo económico. De allí que sea indispensable zanjar la creciente atomización de movimientos sociales, identidades cul­turales y estrategias comunitarias. Articular estos movimientos, identidades, estrategias y demandas sociales en propuestas glo­bales no es posible mediante la homogeneización que caracterizó a los populismos o nacionalismos. Requiere, por parte del Esta­do, nuevos mecanismos institucionales capaces de conciliar participación con heterogeneidad, formas más activas de representatividad y mayor receptividad en cada una de las ins­tancias públicas.

No es el objetivo del presente documento desarrollar una propuesta en torno al modelo de Estado adecuado para la promo­ción de un Desarrollo a Escala Humana. Nuestro énfasis recae en las exigencias para y desde la propia sociedad civil. Esto no implica en absoluto la minimización de la problemática del Es­tado, sino la voluntad de complementar propuestas políticas para el Estado con la perspectiva de los actores sociales, de la parti­cipación social y de las comunidades y del potencial que en sí mismos puedan contener. Nuestro énfasis en una «democracia social» o bien en una «democracia de la cotidianeidad» no obedece a la despreocupación por la «democracia política», sino a la convicción de que sólo rescatando la dimensión «molecular» de lo social (micro-organizaciones, espacios locales, relaciones a Escala Humana) tiene sentido pensar las vías posibles de un orden político sustentado en una cultura democrática. Compar­timos en este sentido la idea de que, para evitar la atomización y la exclusión, sea en lo político, en lo social o en lo cultural, es imprescindible generar nuevas formas de concebir y practicar la política. El presente documento no pretende describir tales for­mas, sino abrir - siempre abrir - espacios de reflexión y de sensi­bilización que expandan la conciencia crítica ante lo que vivimos y promuevan la sensación de urgencia por nuevos caminos de acción política.

Hábitos y sesgos en los discursos del desarrollo

Más allá de la apretada síntesis de los acápites precedentes, nuestra reflexión compartida nos ha permitido concretar algunas conclusiones que amplían el contexto de la problemática urgente de modificar sustancialmente nuestros conceptos y enfoques de desarrollo.

Vivimos y trabajamos una historia que desconoce la sub-historia que la hace posible. De allí que observamos cotidianamente las graves desarticulaciones que se dan entre las actuaciones de las cúpulas políticas y las aspiraciones e impulsos que se desencadenan en los sectores populares. Buscamos justificación para nuestras acciones en los planteamientos o pensa­mientos que atribuimos a nuestro difunto héroe de turno, sin siquiera percatarnos de la sabiduría del hombre y la mujer que siembran el maíz y que, al compartirlo en la olla común, logran sobrevivir, no por lo que hemos hecho, sino a pesar de lo que no hemos hecho.

Vivimos y trabajamos modelos de sociedad que desconocen la complejidad creciente de la sociedad real en que estamos inmersos. De allí que observamos el quehacer febril y obsesiona­do de los tecnócratas que diseñan soluciones antes de haber identificado el ámbito real de los problemas. La justificación de los modelos la buscamos en los modelos mismos, de manera que cuando las soluciones fracasan, no es por fallas del modelo, sino por trampas que hace la realidad. Esa realidad que se hace presente no se percibe como un desafío que hay que enfrentar, sino como un obstáculo que hay que domesticar imprimiendo aún mayor fuerza en la aplicación reincidente del modelo.

Vivimos y trabajamos la importancia orientadora de nuestros conocimientos formales adquiridos. De allí que observamos en tantos dirigentes un miedo patológico al protagonismo y a la libertad. El pueblo está para ser orientado, aún por aquellos que se dan el lujo de desconocer la orientación del pueblo. Así se diseñan programas para «concientizar», porque por alguna extra­ña razón se supone que el que sufre no sabe por qué sufre, y al que le va mal no sabe qué es lo que lo aqueja.

Vivimos y trabajamos la construcción de un orden, sin en­tender lo que es ordenable ni lo que estamos ordenando. De allí que observamos el culto fetichista por la forma, como manera de ocultar el temor inconciente a las incertidumbres que encierra el fondo. Confundimos así la ley con la justicia y el reglamento con la eficiencia. Identificamos la generosidad con la limosna y la participación con la reivindicación concedida. Utilizamos las palabras sin respetar su contenido y acabamos así construyendo caricaturas en vez de contextos coherentes en los cuales sustentar la construcción de nuestros proyectos de vida individuales y colectivos.

Conscientes de todo lo expuesto, la propuesta que hemos elaborado no es un modelo. Nada en ella pretende exhibir el rango de solución definitiva, porque entendemos que el ser humano y todo su entorno son componentes de un fluir perma­nente que no pudo detenerse con milenarismos ni menos con ocasionalismos.

-------------------------------------------------------------------

  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal