Desarrollo Económico Hecho a Mano: La cadena global de valor de la artesanía Carlos Guaipatín



Descargar 6.98 Kb.
Fecha de conversión03.07.2017
Tamaño6.98 Kb.

Desarrollo Económico Hecho a Mano: La cadena global de valor de la artesanía


Carlos Guaipatín


cguaipatin@yahoo.com

Abril, 2005

Detrás de cada artículo de decoración o mueble hecho a mano que uno encuentra en exclusivas tiendas de los Estados Unidos –como Pier 1 y Antropologic- existe una larga historia. Gran parte de las actividades necesarias para producir y traer estos artículos para adornar y amoblar hogares de altos ingresos se reparten entre microproductores que se ubican en lugares remotos del mundo subdesarrollado y que se integran a las denominadas “cadenas globales de valor”.


Atuto de Honduras, Oyanca de Nicaragua y La Casa de Guatemala son exportadoras de muebles y artículos de decoración para el hogar que, debido a su baja escala no logran competir con los costos de producción de China, centraron su estrategia de negocios en un solo eje: diseño. Sus clientes son empresas distribuidoras de los Estados Unidos y Europa que venden a tiendas minoristas exclusivas y que no trabajan con volúmenes elevados (como la oferta China) sino con productos con alto valor agregado en diseño, cuyas formas y colores cambian constantemente de acuerdo a la moda de un mercado que en los últimos años ha crecido a una tasa anual de 10%.

Estas tres exportadoras regularmente reciben de cerca de 20 distribuidoras de los Estados Unidos pedidos que incluyen anticipos del 50% y diseños con detalladas especificaciones. Las exportadoras reparten sus pedidos entre más de 1000 microproductores a quienes ofrecen insumos, anticipos de dinero, capacitación y supervisión. Por tanto, la propia cadena de valor resuelve los problemas de falta de acceso a financiamiento, conocimiento y mercado que suele aquejar a productores de estas características. En promedio, por cada dólar que recibe el microproductor, la exportadora recibe US$1.5, el distribuidor US$3.75 y el vendedor minorista US$7. Las exportadoras aseguran una rentabilidad suficiente al productor para que no tenga incentivos a desviar su producción a otros intermediarios, al mercado del turismo, o destine su tiempo a otras actividades. Sin embargo, no todos los microproductores tienen las condiciones competitivas para participar en este negocio, que exige de ellos la visión y organización de un empresario.



¿Cómo se puede utilizar la cadena de valor para aumentar los ingresos de microproductores y contribuir al desarrollo económico?. Tradicionalmente la respuesta de los Donantes ha consistido en apoyar a los artesanos con proyectos enfocados a subsidiarles asistencia técnica a través de organismos sin fines de lucro. Aunque este modelo de intervención ha sido exitoso en elevar la capacidad productiva de los artesanos, no ha logrado aumentarles de forma sostenible sus ingresos ya que ha dejado de lado los eslabones de la cadena que controlan el acceso al mercado.

A partir de estas experiencias, y del mayor conocimiento que existe sobre el funcionamiento de las cadenas globales de valor, se están empezando a preparar una nueva generación de proyectos que utiliza la inercia e incentivos de la cadena para aumentar la renta de los microproductores. Con este enfoque, el apoyo a los microproductores se canaliza a través y en cooperación con empresas exportadoras y distribuidoras que cofinancian los proyectos, y que son finalmente quienes tienen el acceso al mercado. Este enfoque permite desarrollar proyectos donde los exportadores tienen incentivos de mercado para articular a microproductores con débiles condiciones competitivas, ya que asumen parte del riesgo. Es desarrollo económico, hecho a mano.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal