Descifrando sus enigmas



Descargar 409.05 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión26.04.2018
Tamaño409.05 Kb.
  1   2   3   4   5

CRONOLOGÍA DE LA CRUCIFIXIÓN-RESURRECCIÓN.

DESCIFRANDO SUS ENIGMAS.
Estudio Monográfico.

AUTOR

Dr. Luciano Hironaka M.

morales@tutopia.com


  1. INTRODUCCIÓN.

Una gran parte de la Cristiandad reconoce como un dogma de fe la doctrina de la Ejecución en un viernes y la Resurrección en un domingo. No obstante, la aceptación de esta creencia que ha sido enseñada y difundida por siglos plantea una serie de interrogantes y contradicciones aún no resueltas, en relación con lo afirmado por los evangelistas en el texto sagrado y lo señalado por la tradición:


¿Por qué la tradición no puede explicar una sucesión de tres días y tres noches entre la tarde de un viernes y el amanecer de un domingo?

¿Por qué la Semana Santa, el Viernes Santo, y la Pascua de Resurrección Dominical no aparecen en las Escrituras?

¿Por qué Mateo afirma primero que Yêshûa estaría tres días y tres noches en el inframundo (Mt. 12:39-40); para después aseverar que resucitaría al tercer día (Mt. 16:21; 17:23; 20:19), y con posterioridad asegurar que la resurrección ocurriría después de tres días (Mt. 27:63)?

¿Porqué Marcos también afirma primero que la resurrección ocurriría en un lapso de tres días (Mc. 15:29), para luego aseverar que sucedería después de tres días (Mc. 8:31 y Mc. 10:34)?

¿Qué Cena de Pascua conmemoraron Yêshûa y sus discípulos al anochecer del 14 de Nisán?

¿Qué significado tienen los tres días mencionados por Simón y Cleofás en el camino a Emaús?

¿En que momento las Marías compraron y prepararon los aceites y ungüentos?

¿Cuál es el significado de la expresión “El Día Uno de los Sábados” mencionada en los textos griegos referenciales (Mt. 28:1; Mc. 16:2; Mc. 16:9; Lc. 24:1; Juan 20:1; Jn. 20:19)? ¿Por qué el primer día de la semana no aparece en estos mismos textos ni en las versiones fidedignas de estos pasajes en la Biblia?

¿Por qué la tradición está inhabilitada para dar una explicación coherente, integral, verosímil y Bíblica a los diferentes aspectos cronológicos que rodean a la Crucifixión- Resurrección?

¿En qué momento, día, fecha y mes ocurrieron efectivamente: la Ejecución, el Deceso, la Inhumación y la Resurrección del Mesías?


Estas preguntas mayoritariamente sin respuesta, son reiteradamente utilizadas por los escépticos, agnósticos y todos aquellos contrarios a las Escrituras como probatorias de la carencia de fidelidad, fiabilidad e inspiración de las mismas. No obstante, el estudio metódico y sistemático de la serie de detalles entregados por los Textos Griegos y algunas Versiones Bíblicas fidedignas tanto Antiguas como Contemporáneas, junto con una actitud mental abierta, carente de dogmas, prejuicios e ideas preconcebidas, y un respeto irrestricto al principio de Sola Scriptura Hebraica et Graeca y a las Leyes de la Gramática y del Lenguaje, nos permitirá determinar con precisión y exactitud aquellos eventos aún no resueltos ni susceptibles de resolver en el marco de la doctrina convencional sustentada por la Tradición.


  1. OBJETIVOS.


Existen alrededor de una veintena de pasajes en los cuales los evangelistas hacen referencia a diferentes aspectos cronológicos vinculados a la Crucifixión – Resurrección, cuya interpretación apropiada hará posible el acceso a un relato coherente, integral y verosímil de la cadena de sucesos acontecidos. En estos pasajes es factible determinar varios aspectos enigmáticos que la cristiandad basada en la Tradición no ha logrado dilucidar. El presente estudio monográfico pretende:


1° Efectuar un estudio metódico y sistemático de los diferentes pasajes en los cuales los evangelistas aluden a distintos aspectos cronológicos relacionados con la Crucifixión y la Resurrección.


Identificar a través del principio de Sola Scriptura Hebraica et Graeca y la aplicación de las Leyes de la Gramática y del Lenguaje, los factores claves que nos facultan para dar con una interpretación coherente, racional y verosímil a las interrogantes planteadas.

Determinar el origen de la actual interpretación errónea.

III. ANTECEDENTES.
Para introducirnos en el tema será necesario acceder a algunos conocimientos que nos permitirán comprender la temática abordada.
3.1. Método Judío de Cómputo del Tiempo.
Día Civil Judío: Gran parte de la confusión que existió en el pasado y aún continúa existiendo en el presente en relación con la cronología asociada a la Muerte y Resurrección del Mesías, está relacionada con el desconocimiento del modo en que el pueblo hebreo contaba en la Biblia el transcurso del tiempo. El Día Civil Bíblico comienza con la puesta del sol y termina con la siguiente puesta del sol; por lo tanto se le puede definir como el tiempo que transcurre entre dos puestas consecutivas del sol.

Componentes. El Día Civil Judío está constituido por dos fases: A. Fase Nocturna o Noche. B. Fase Diurna o Día Diurno.

Fase Nocturna. El día civil bíblico comienza con la fase nocturna la que se extiende por un lapso de 12 horas entre la puesta de sol (6 PM) y la siguiente salida del sol (6 AM). Consta de cuatro vigilias i.e.: el Atardecer {Opsê}, la Medianoche {Mesonuktion}, el Canto del Gallo {Alekterophonias}, la Madrugada {Proi}.

Fase Diurna. El día civil bíblico finaliza con la fase diurna la cual, comienza con la salida del sol y se extiende hasta su ocaso. Está constituida por 12 Horas (Jn. 11:9) que se cuentan entre las 6 AM y las 6 PM, siendo el mediodía la hora sexta.

Método Incluyente o Idiomático. Procedimiento de cómputo del tiempo empleado en la Biblia en el cual basta que transcurra una parte del día civil, o bien, una fracción de una fase de éste, para que se cuente y se considere el día civil completo, o bien, la fase completa.
3.2. Método Romano de Cómputo del Tiempo.
Los romanos contaban el Día Civil de medianoche a medianoche. De hecho el cómputo actual está basado en el método romano. Los romanos tenían un día de 24 horas y el día civil se consideraba al lapso transcurrido entre dos medias noches consecutivas.
3.3. Conformación del Ser Humano. El apóstol Pablo nos dice que el ser humano está constituido por tres elementos:


I Tes. 5:23 “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo, y pueda todo vuestro espíritu {pneüma}, y alma {psükhé}, y cuerpo {soma}, ser guardado intachable en la presencia de nuestro Señor Jesucristo;” Young 2003
Cuando éste fallece, el espíritu retorna a Dios quien lo dio (Ecl 12:7), el alma va al sheôl (Sal. 86:13), mientras que el cadáver {nebelah} o carne {bāsār} va al sepulcro (I Reyes 13: 30). Citas de Young 2003. Existe un cuarto componente muy poco conocido y menos aun estudiado representado por la Nishamah (Nishemath. Gn. 2:7. BHS). Este componente que se halla oculto bajo una traducción errónea, es la fuerza o energía que mantiene en actividad al organismo viviente, se debilita en la enfermedad y abandona el cuerpo en la muerte (I Reyes 17:17: BHS).
3.4. Compartimentos del Inframundo.


  1. El Sepulcro. Es una posesión física individual de terreno, que se presenta en forma única qeber {sepulcro} (II Samuel 3:32); qeburāh {sepultura} ( Is. 14:20), o múltiple qeberim {sepulcros} (Ex. 14:11); qeburôth {sepulturas} (II Cron. 21:20)], ubicada en la superficie de la tierra (Gn. 35:20). Su propósito es el de recibir el cadáver {nebelah} (I Reyes 13:22) de los muertos. Citas de la BHS.




  1. El Sheôl o Hades. Es un lugar (Job 17:16a) tenebroso (Job 17:13b) y polvoriento (Job 17:16b), situado en las profundidades (Job 11:8b) de la tierra (Num. 16:32-33). Cumple con el propósito de recibir a las almas (Sal. 16:10, 86:13; Hch. 2:31) de los muertos. Citas de Young 2003.


C El Tártaro. Es una región del Inframundo, descrita como una prisión impenetrable y tenebrosa (II Pedro 2:4b); a la cual fueron lanzados aquellos ángeles desobedientes no perdonados por Yahveh Dios (II Pedro 2:4a, 2:4c; I Pedro 3:20a) por haber abandonado su principado y su morada (Judas 6a) en los días de Noé (I Pedro 3:20b; Gn. 6:2 y 4); donde permanecerán bajo cautiverio eónico (Judas 6b, cita del NTLC) hasta el juicio castigador (II Pedro 2:4d) del gran día (Judas 6c). Citas de Young 2003. Cabe señalar que Yêshûa descendió al Tártaro después de resucitar (I Pedro 3:19), con el objeto de proclamar {kêrussô} su victoria sobre la muerte, y sobre el siniestro plan tramado por estos ángeles inicuos, para impedir su nacimiento y la ejecución del plan de redención.
3.5. Textos de Referencia Griegos y Hebreos. 1º Textus Receptus de Stephanus* de 1550 (F). 2º Textus Receptus de Elzevir* de 1624 (E). 3º Textus Receptus de Scrivener* de 1894 (C). 4º Texto de la Mayoría Bizantina* (B). 5º Texto Alejandrino* (A). 6º Biblia Hebraica Stuttgartensia (BHS). (*En Internet).
IV. 1º ENIGMA: EL DÍA, FECHA Y MES DE LA EJECUCIÓN Y EL DECESO.
4.1. Día de la Crucifixión.
¿En qué día ocurriría la crucifixión?
El vidente Daniel señala con una precisión notable el día en que al Ungido le sería quitada la vida y las consecuencias que este acto tendría:

Dan. 9:26-27 26 “Y después de sesenta y dos semanas, el Mesías es cortado...” 27 Y Él ha consolidado un pacto con muchos – una semana, y en la mitad de la semana hace cesar el sacrificio y la ofrenda...” Young 2003
En el verso 26 el vidente predice la inmolación del Mesías; mientras que en el verso 27 señala el día miércoles como día en que este acto se materializaría. Asimismo, indica la consecuencia que esta acción generaría, es decir, el término del sistema de sacrificios y ofrendas que mantuviese por siglos el pueblo de Israel desde su salida de Egipto.

Domingo – Lunes – martes – MIÉRCOLES – Jueves - Viernes – Sábado
Del mismo modo, Daniel menciona la consolidación de un pacto el que indudablemente corresponde al Nuevo Pacto {kainê diathêkê} mencionado por los sinópticos (Mt. 26:28, Lc. 22:20, Mc. 14:24) y Pablo (Heb. 9:15), que Yêshûa instituyó (I Cor. 11:25-26), y ordenó conmemorar mediante la Cena de Pascua del Nuevo Pacto al inicio de la fase nocturna del día 14 de Nisán, conmemoración que se debería repetir en esta misma oportunidad, hasta su segunda venida.
Esta notable profecía tiene un doble mérito por cuanto no solo determina en una primera instancia el día de la crucifixión, sino que también en una segunda instancia el año (mitad de la 70ma semana).
¿De qué modo este hecho estaría corroborado por datos astronómicos?
En el estudio denominado “Crucifixion Passover Dates 26-27 AD.” (ver en www.judaismvschristianity.com/Passover_dates.htm), se realiza un cálculo basado en los datos astronómicos obtenidos a partir del U.S. Naval Observatory Astronomical Applications Department. Este cálculo señala que el día miércoles sería el único día de la semana con el cual operaría el relato bíblico de la Crucifixión-Resurrección.
¿Qué manifiesta Juan respecto al sábado que se aproximaba?
Jn. 19:31 “Por consiguiente, los judíos, puesto que era la preparación, y para que los cuerpos no permanecieran en la cruz en el sábado, (porque aquel día sábado era grande), rogaron a Pilatos que sus piernas fuesen quebradas, y ellos sacados” Young 2003
El apóstol manifiesta que la crucifixión y el deceso de Yêshûa y de los cuatro “sin ley,” tuvo lugar en el Día de la Preparación de un Gran Día Sábado {Megalé Hemera tou Sabbatou}, es decir un sábado notablemente diferente y fuera de lo común. Lo anterior, permite deducir que no se trataba del sábado semanal regular tal como lo sustenta la creencia tradicional, debido al desconocimiento de la cronología bíblica y a la aceptación de la tesis de una Crucifixión en un viernes y una Resurrección dominical, originada en un antiguo culto pagano.
¿A qué Día y Sábado hace referencia Juan?
Jn. 19:14 “ Y era la preparación de la Pascua...” Young 2003
El apóstol Juan nos amplía la información y determina con exactitud el motivo de los preparativos, la identidad del sábado que se aproximaba y por lo tanto la fecha en que tuvo lugar la Crucifixión y el Deceso del Mesías. En efecto, estos hechos ocurrieron en el día de la Preparación del Pesaj o Pascua judía, es decir, el día 14 de Nisán, pues el día que se aproximaba correspondía al Gran Sábado Anual de la Fiesta de la Pascua y del Primer día de los Panes Ácimos del 15 de Nisán (correlativamente un jueves), el que por corresponder a una fecha fija del calendario hebreo podía caer en un día de la semana. Este sábado era el primero y el más importante de los siete sábados anuales destinados a conmemorar acontecimientos muy específicos por parte del pueblo de Israel.
¿De qué modo los Sinópticos confirman que era el día de la Preparación de la Pascua y no un día viernes?
Mt. 26:17 “El día primero de los Ácimos, se acercaron los discípulos a Jesús, y le dijeron, "Dónde quieres que preparemos para comer la Pascua?” Nácar Colunga.

Mc. 14:12 “El primer día de los Ácimos, cuando se sacrificaba la Pascua, dijéronle sus discípulos: ¿Dónde quieres que vayamos para que preparemos la Pascua, y la comamos?” Nácar Colunga.

Lc. 22:7 “Llegó pues el día de los ácimos, en que había de sacrificar la Pascua” Nácar Colunga.
Mateo y Marcos confirman que aquel miércoles 14 de Nisán correspondió al Primer día de los Ázimos {Prôtę tôn Azümôn} o Primer día de los Panes sin levadura; mientras que Lucas lo corrobora refiriéndose a él como “el día de los ácimos” {hêmera tôn azümôn}; pues en este día tenía lugar el sacrificio del cordero de Pascua, acción que se desarrollaba durante la fase diurna del 14 de Nisán, específicamente “entre los dos atardeceres” (3 PM). Tal como es factible constatar los sinópticos dan el nombre alternativo de Primer Día de los Ácimos al día 14 de Nisán.
4.2. La Pascua del Nuevo Pacto.
¿A qué Pascua habrían hecho referencia los discípulos?
Los discípulos formularon su pregunta al Maestro tras el ocaso del sol del martes 13 de Nisán, es decir, al anochecer o inicio de la fase nocturna de aquel miércoles 14 de Nisán. La comida a la cual estos habrían hecho referencia no es otra que la Cena de Pascua del 14 de Nisán que en el marco del Nuevo Pacto {kaine diathêke} en aquella noche Yêshûa instituyó (I Cor. 11:25-26), con los emblemas del pan, el vino y el lavado de pies la cual, es habitualmente llamada Cena del Señor {Cena Domini} por la Iglesia de Roma, y Última Cena por influencia de los pintores. Esta comida es a menudo confundida con la Cena del Pesaj para Yahveh la cual, tenía lugar al anochecer o inicio de la fase nocturna, pero del 15 de Nisán, pues formaba parte del Antiguo Pacto {Palaias Diathêkes} (II Cor. 3:14) o Primer Pacto {Prôte Diathêke} (Heb. 9:15) a punto de ser derogado (Heb. 8:13) y sustituido por el Nuevo Pacto [Kaine Diathêke] (Lc. 22:20). La Cena de Pascua del Nuevo Pacto del 14 de Nisán, fue la cena que continuaron celebrando las iglesias del Asia de acuerdo con las instrucciones recibidas directamente de los apóstoles Felipe y Juan, y uno de los motivos por el cual surgió la denominada Controversia de Pascua o Cuartodecimana entre estas iglesias y la iglesia de Roma.
Nota. Algunas versiones de la Biblia (NVI, RV 1960) traducen las expresiones “prôtê tôn Azümôn” y “hemera tôn azümôn” presentes en los pasajes antes mencionados como “primer día de la fiesta de los panes sin levadura”. Este hecho constituye un serio error por cuanto el texto griego carece de la palabra fiesta, y este acto conduciría a la conclusión errónea de que: 1° La Crucifixión y Deceso de Yêshûa habrían ocurrido en la fase diurna del Sábado 15 de Nisán en plena fiesta de los Panes Ácimos. 2° La Cena del Pesaj para Yahveh y la Cena de Pascua del Nuevo Pacto son dos comidas que se superpusieron. 3° El sacrificio del cordero habría ocurrido entre los dos atardeceres del Sábado anual del 15 de Nisán, conclusiones que serían contradictorias con lo que las Escrituras dicen al respecto.
¿Cuál es el significado del vocablo PARASKEUÊ?
El vocablo griego utilizado aquí para preparación es “Paraskeuê”. Los defensores de la tesis de la Crucifixión en un viernes / Resurrección en un domingo insisten vehementemente que esta palabra es un término técnico Judío que puede SOLAMENTE señalar al Viernes antes del Sábado semanal. No obstante, esta posición es refutada no sólo tal como se pudo apreciar por el texto Bíblico, sino que también por algunas fuentes extra-bíblicas acreditadas, entre las que se incluyen las siguientes:
PARASKEUÊ. En el Nuevo Testamento en sentido Judío, el día de la preparación, i.e. el día en el cual, Jesús realizaba la preparación necesaria para celebrar el Sábado o una fiesta. Thayer’s Greek-English Lexicon of the New Testament p. 486.

2° PREPARACIÓN (Gr. Paraskeuê, “prepararse”). En sentido Judío, el día de la preparación......era el día en el cual, se efectuaban los preparativos para celebrar el Sábado... o una fiesta... The New Unger’s Bible Dictionary. p. 1028.

En los pasajes de los evangelios en que aparece el vocablo paraskeuê, siempre se asocia este día Judío de la Preparación con el día de la crucifixión de Yêshûa. No obstante, al considerar que el Sábado mencionado en las narrativas de la crucifixión es evidentemente el Sábado de Pascua de ese año (Mc. 15: 42; Lc. 23:54, 56; Jn. 19: 14), y el cuarto Evangelio llama expresamente al día en cuestión “la preparación de la Pascua” (Jn. 19: 14), la determinación del día exacto de “la preparación” durante el cual, Cristo fue crucificado depende del momento en que la Pascua se haya celebrado en aquel año. La Pascua tiene lugar el décimo cuarto mes lunar Judío i. e. Nisan (Ant. iii. 10.5 [248]), y corresponde al más grande de los “Sábados especiales” del año Judío. . . Empero por su condición de fecha fija del mes lunar, variaba en su relación con los días de la semana. . . En consecuencia, mientras el día Viernes es el día habitual de la preparación para el Sábado semanal normal, la fecha precisa de la preparación para el Sábado de Pascua mencionado en los Evangelios depende de la fecha de la Pascua en ese año. “Preparation, Day of,” The International Standard Bible Dictionary vol. 3, p. 953.

Por lo tanto, resulta claramente insostenible el debate suscitado entre los defensores de la tesis de la Crucifixión el Viernes / Resurrección Dominical respecto a que el “día de la preparación” haga referencia SOLAMENTE al Viernes. Tal como se demostrará más adelante existe otra cronología relativa a la Crucifixión y Resurrección dotada de una coherencia, integridad, lógica, verosimilitud y ceñimiento estricto a las Escrituras que la doctrina tradicional no puede ofrecer. Este “Día de la Preparación de la Pascua” (Jn. 19:14) correspondió al día miércoles 14 de Nisán. El sábado que se aproximaba correspondió al Gran Día Sábado anual de la Fiesta de la Pascua judía y Primer día de los Panes Ácimos del 15 de Nisán, y no a un sábado semanal regular tal como lo sustenta la Tradición.


4.3. Resolución.
¿Cuál es la resolución del 1º Enigma?
De acuerdo con el vidente Daniel al Mesías le fue quitada la vida en un día Miércoles (a mitad de la semana) el cual, conforme al evangelista Juan correspondió al día 14 de Nisán, llamado día de la Preparación para el Pesaj o Pascua judía, y al que los sinópticos dan el nombre alternativo de Primer día de los Ácimos.

La Crucifixión ocurrió a la hora tercera, i.e. 9 AM (Mc. 15: 25) mientras que el Deceso tuvo lugar a la hora novena, i.e. 3 PM (Mc. 15:34-37), es decir, en el mismo momento que comenzaba el sacrificio de los corderos en el templo en aquel miércoles 14 de Nisán.

La comida a la cual hacen mención los sinópticos corresponde a la Cena de Pascua del Nuevo Pacto del 14 de Nisán, la que Yêshûa instituyó en aquel anochecer, en el marco del Nuevo Pacto que sellaría con su propia sangre al ser inmolado en el madero en la fase diurna de aquel miércoles 14 de Nisán.

V. 2ª ENIGMA: “OPSIAS.” EL DÍA Y EL MOMENTO DE LA INHUMACIÓN.
5.1. El Día de la Inhumación.
¿En que momento del día José de Arimatea se presentó ante Pilatos?
Mateo 27:57-58 “Al atardecer, vino un hombre rico de Arimatea, llamado José que había sido también discípulo de Jesús. 58 Se presentó a Pilatos y pidió el cuerpo de Jesús...” Biblia de Jerusalén
Mc. 15:42-43 “Y ya al atardecer, como era la preparación, es decir, la víspera del sábado 43 vino José de Arimatea, miembro respetable del concejo, que esperaba también el reino de Dios, y tuvo la valentía de entrar donde Pilatos, y pedirle el cuerpo de Jesús” Biblia de Jerusalén.
Mateo y Marcos nos manifiestan que al atardecer {opsias}, José de Arimatea se dirigió a Pilatos para solicitarle el cuerpo. Estos trámites deben haberle tomado un cierto tiempo pues le significó presentarse ante Pilatos, sostener un breve diálogo, regresar al sitio de la crucifixión, bajarlo del madero, envolverlo en una sábana y desplazarse hacia el sepulcro, ungirlo con aceites y ungüentos aromáticos y sepultarlo. La versión Reina Valera 1960 es más taxativa pues traduce opsias como “cuando llegó la noche” (Mt. 27:57; Mc. 15:42).
b. ¿Qué dice Lucas a este respecto?
Lc. 23: 54 “ Era el día de la preparación, y apuntaba el sábado” Biblia de Jerusalén
Lucas emplea el vocablo griego “epephosken” de “epiphôskô” {apuntar} cuyo significado literal es “alborear,” el que conforme a la Real Academia Española Ed. 21, es un verbo transitivo cuyo significado es al rayar el día. Como ésta referencia está hecha al día sábado, significa claramente que el sábado ya rayaba, es decir, ya se había iniciado. Los vocablos “apuntar y despuntar” son sinónimos de “alborear.” Lucas coincide con Mateo y Marcos en cuanto a que la inhumación se llevó a cabo tras la puesta del sol del día miércoles 14 de Nisán, cuando el sábado anual del 15 de Nisán (correlativamente un jueves) ya se había iniciado.
5.2. El Momento de la Inhumación.
¿De que modo definen las Escrituras el vocablo Opsias?
Resulta claro que el vocablo griego opsias es un término clave para determinar el momento preciso del ingreso del cuerpo de Yêshûa al sepulcro. Este vocablo aparece 15 veces en el Nuevo Testamento griego. Teniendo presente el hecho de que las Escrituras se interpretan a sí mismas (principio de Sola Scriptura Hebraica et Graeca), veamos el modo en que éstas lo definen:
¿Cómo lo define Mateo?
Mt. 16:2 “Más él les respondió: “al atardecer, decís: Va a hacer buen tiempo, porque el cielo tiene un rojo de fuego” Biblia de Jerusalén.
Mateo determina con suma exactitud basado en un fenómeno físico, que el término “opsias” {atardecer} se aplica a aquel momento del día en que el cielo tiene arreboles (está rojo), o sea, desde cuando el sol desciende tras la línea del horizonte, instante en el cual el fenómeno físico se inicia, alcanzando rápidamente su mayor magnitud (para que se produzca el sol tiene que iluminar las nubes tangencialmente desde abajo), hasta cuando llega la noche y estos arreboles desaparecen. Este mismo fenómeno (los arreboles) se observa en el crepúsculo matutino.
¿Cómo lo define Marcos?
Mc. 1:32 “Llegado el atardecer, puesto ya el sol, le llevaron todos los enfermos, y endemoniados” Nácar Colunga.

Marcos confirma lo aseverado por Mateo, puesto que determina con precisión y basado en el curso del sol, que el atardecer {opsias} comienza una vez que éste se ha puesto.


¿Qué manifiesta la literatura extra-bíblica al respecto?
El vocablo “opsias” tiene un solo significado cuando se aplica a un momento particular del día. Los autores Low y Nida lo definen como:
Opse; opsios, a, on: Perteneciente a un punto cercano al final del día (normalmente después de la puesta de sol, más antes de la noche), ‘atardecer.’ The Greek- English Lexicon of the New Testament Based on Semantic Domains, Volume 1, Johannes P. Louw and Eugene A. Nida, Editors, United Bible Societies, p. 639.
Del mismo modo el autor Vine manifiesta respecto a opsias que: “Su verdadero sentido no es ni tarde ni noche, sino ‘sobretarde,’ el período entre la puesta del sol y la oscuridad de la noche.” Vine William Edwy. Diccionario Expositivo Exhaustivo del Antiguo y Nuevo Testamento. Palabra “Tarde” acepción “opsias” Ed. Caribe 1999. p. 876.
5.3. Resolución.
¿Cuál es la solución del 2º Enigma?
Mateo y Marcos determinan claramente el sentido bíblico que los escritores del Nuevo Testamento dan al vocablo “opsias”. En efecto, éste hace referencia al inicio del Día Civil Bíblico, es decir, al lapso que transcurre entre el ocaso del sol y la llegada de la noche. Existen en castellano tres términos asociados con este lapso i.e. Atardecer (última parte del día civil romano, tras la puesta del sol), Anochecer (desde el ocaso hasta que llega la noche) y Crepúsculo vespertino (tiempo de duración de la claridad desde el ocaso hasta la llegada de la noche).

José de Arimatea fue a solicitar el cuerpo a Pilatos al anochecer i.e. después de la puesta del sol del miércoles 14 de Nisán, i.e. al inicio de la fase nocturna del Jueves 15de Nisán. Un tiempo adicional debió transcurrir antes de la inhumación, puesto que se debieron desarrollar labores tales como el descenso de la cruz, el traslado al sepulcro situado en las cercanías y el ungimiento del cuerpo.

El Mesías fue sepultado al anochecer, es decir, cuando el Sábado anual del 15 de Nisán (correlativamente un jueves) ya se había iniciado. Esto significa en la práctica que en el marco de la tradición que el día de la crucifixión i.e. el Viernes, no puede ser tenido en consideración para el cómputo de los tres días y tres noches de permanencia del cuerpo de Yêshûa en el sepulcro. Dicha permanencia queda por lo tanto reducida a la noche del sábado, día del sábado y noche del domingo, o sea, dos noches y un día i.e. alrededor de 36 horas efectivas.

Asimismo y en este mismo marco, las Marías no pudieron adquirir ni preparar en aquel Viernes los aceites y ungüentos aromatizantes por cuanto estas acciones las emprendieron una vez pasado el sábado.


VI. 3ª ENIGMA: LOS TRES DÍAS Y TRES NOCHES EN EL CORAZÓN DE LA TIERRA.
6.1. Alcances de la Expresión en el “Corazón de la Tierra.”
¿Qué manifiesta Mateo?
Mateo 12:39-40 constituye uno de los fragmentos más notable y relevante de las Escrituras, por cuanto Yêshûa entrega en él, la única señal para ser reconocido como el Mesías. Por tanto una explicación e interpretación correctas resultan esenciales, trascendentes y capitales para confirmar su Mesianía o Mesiazgo.
Mt. 12:39-40 “39 Y él respondió, y les dijo: La generación mala y adulterina demanda señal: mas señal no le será dada, sino la señal de Jonás profeta. 40 Porque como estuvo Jonás en el vientre de la ballena tres dias y tres noches, así estará el Hijo del hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.” NT. Valera 1858

Éste es un pasaje notabilísimo porque esta señal indicativa de su condición de Ungido, es tan importante que repite dos veces la expresión “tres días y tres noches.” La clave para dilucidar el contenido de este aparentemente enigmático pasaje está en la frase “en el corazón de la tierra”.


Ahora bien, de acuerdo con la Real Academia Española Ed. 21, el “corazón de algo” (palabra corazón, acepción 7) es el centro de ese mismo algo. Por lo tanto Yêshûa en esta frase hace referencia a una residencia temporal de tres días y tres noches del Hijo del Hombre en algún lugar ubicado hacia el centro de la tierra. ¿Qué parte de él y en qué lugar? La respuesta la entrega Pedro.
¿Qué notable afirmación efectúa Pedro?
Hch. 2:31 “Habiéndolo previsto, habló nuevamente acerca de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio la corrupción” Young 2003.
El apóstol Pedro en su primer discurso durante el Pentecostés nos da una respuesta certera y directa, al hacer referencia a la visión profética del patriarca David (Sal. 16:10); pues determina que es el alma del Mesías la que permaneció transitoriamente en un sitio que especifica como el Hades. Al relacionar lo manifestado por Pedro con lo dicho por Mateo, es factible concluir que el alma de Yêshûa permaneció temporalmente en el Hades durante tres días y tres noches.
Del mismo modo, y a través de la frase “ni su carne vio la corrupción,” Pedro nos entrega una información complementaria relativa a la tácita estadía también transitoria del cuerpo en el sepulcro, que es el lugar donde la carne corporal experimenta el deterioro propio de la muerte; teniendo esta afirmación una especial trascendencia pues indica de modo categórico que el Alma de Yêshûa permaneció temporalmente en el Hades o Sheôl y su cuerpo transitoriamente en el sepulcro, siendo por lo tanto estos dos componentes del ser humano distintos entre sí los cuales, permanecieron en dos sitios del inframundo también diferentes.
Representación Gráfica. En el Cronograma 1 se puede apreciar visualmente el transcurso de este suceso:


“TRES DIAS Y TRES NOCHES”

Estadía del Alma de Yêshûa en el Hades









1° día

1° noc.

2° día

2° noc.

3° día

3° noc.




Miércoles

Jueves

Viernes

Sábado

14 de Nisán

15 de Nisán

16 de Nisán

17 de Nisán

  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal