Descubriendo Sudáfrica



Descargar 19.56 Kb.
Fecha de conversión10.01.2017
Tamaño19.56 Kb.

Descubriendo Sudáfrica


En estos momentos, los mejores futbolistas del mundo se dirigen a la soleada Sudáfrica para competir por el premio de premios. Todos los ojos del mundo se volcarán a la nación Arcoiris para ver si los críticos y escépticos tenían razón: no creen que el país esté listo para albergar uno de los espectáculos más grandes del planeta. El debate se da por concluido ya, y es hora de dar paso a la acción y descubrir el resultado.

Detrás de la deportividad, la magnífica infraestructura que veremos a través de nuestras pantallas y las largas horas que pasaremos apoyando a nuestro equipo para que gane al menos un partido más, existe un país fascinante que se extiende mucho más allá de lo que veremos.

No se preocupen, esto no es una clase de historia, ni un test de geografía sobre Sudáfrica. Se trata tan sólo de una rápida introducción a algunos datos que seguramente encontrarán interesantes (como el hecho de que el Parque Nacional Kruger tiene casi la misma extensión territorial que Holanda). Con suerte, lo que continúa ayudará a agregar contexto y sabor a todo este mes que dedicaremos al fútbol con actividades que inundarán a la comunidad de Respuestas más aficionada.





La nación del arcoiris

Los sudafricanos tienden a describir su país como la Nación Arcoiris debido a la gran diversidad de su gente y sus grupos culturales. Sudáfrica cuenta con una población de 45 millones de personas que hablan 11 idiomas oficiales, siendo los más comunes el inglés, zulu, xhosa y afrikaans (el inglés ocupa el quinto lugar, pero la mayoría de la población lo entiende pues es el que más se utiliza para cuestiones políticas y económicas).

El grupo cultural más conocido, y el de mayor número de integrantes, en Sudáfrica es el Zulu. Ellos defienden y practican orgullosamente sus tradiciones, y ganaron fama mundial al haberse convertido en una fuerza militar muy importante contra el ejército Británico a finales del siglo XIX.

Inusualmente, Sudáfrica cuenta con tres capitales: Cape Town (legislativa), Pretoria (Administrativa), y Bloemfontein (Judicial).

La bandera sudafricana que conocemos hoy, se utilizó por primera vez el Día de la Libertad, 27 de abril, de 1994 (durante las primeras elecciones democráticas después de la abolición del apartheid).



Deportes

Los deportes en Sudáfrica son prácticamente una religión nacional. Los jóvenes participan en todo tipo de actividades deportivas desde muy pequeños e inevitablemente sueñan con ser como sus héroes en el fútbol, rugby, cricket y casi cualquier deporte imaginable.

Desde las primeras elecciones democráticas del país, Sudáfrica ha sido sede de una amplia variedad de torneos deportivos. La Copa Mundial de Rugby se celebró en 1995 (la cual ganaron), se celebró la Copa de las Naciones en 1996 (que también ganaron), y la Copa Mundial de Cricket en 2003. El país también ha sido anfitrión del Grand Prix A1 desde 2006.

Sudáfrica siempre ha sido una formidable competencia en la unión de Rugby. El equipo nacional, los Springboks (Gacelas), han sido campeones mundiales en dos ocasiones (1885 y 2007).



Bafana Bafana (como los sudafricanos llaman a su equipo nacional de fútbol, que significa “Los Chicos”) tienen la esperanza de una nación sobre sus hombros. Curiosamente, a la Asociación de Fútbol Sudafricano (SAFA, por sus siglas en inglés), no le fue permitido participar en ningún evento internacional de fútbol de 1974 hasta 1992, por lo que ganar la Copa de las Naciones Africanas significó un gran triunfo. Desde entonces Bafana Bafana se han mostrado algo inconsistentes, destruyendo a gigantes un día, y perdiendo contra los rivales menos poderosos al siguiente. Así que, cualquier cosa puede suceder entre Junio y Julio de 2010.



Sudafricanos famosos

Es probable que reconozcan a algunas figuras públicas sudafricanas, pero aquí tienen una pequeña lista de los nombres que han conquistado el mundo, y que quizá los sorprendan:



  • JRR Tolkien, escritor y autor de “El señor de los anillos”.

  • JM Coetzee, escritor y premio Nobel de Literatura.

  • Nelson Mandela, líder revolucionario, primer presidente negro, y Premio Nobel de la Paz.

  • Charlize Theron, la primera actriz sudafricana en obtener un Óscar.

  • Chrstian Barnard, el médico que realizó el primer transplante de corazón de la historia.

  • Jody Shecker, campeón mundial de la Fórmula 1 en 1979.

  • Gary Player, World Golf Hall of Famer and winner of 9 major tournaments

  • Desmond Tutu, Arzobispo y Premio Nobel de la Paz en 1984.

  • Hugh Masekela, músico nominado a un Grammy y mejor conocido como trompetista.

Nelson Mandela

Político sudafricano (Umtata, Transkei, 1918 - ). Renunciando a su derecho hereditario a ser jefe de una tribu xosa, Nelson Mandela se hizo abogado en 1942. En 1944 ingresó en el Congreso Nacional Africano (ANC), un movimiento de lucha contra la opresión de los negros sudafricanos. Mandela fue uno de los líderes de la Liga de la Juventud del Congreso, que llegaría a constituir el grupo dominante del ANC; su ideología era un socialismo africano: nacionalista, antirracista y antiimperialista.

En 1948 llegó al poder en Sudáfrica el Partido Nacional, que institucionalizó la segregación racial creando el régimen del apartheid. Bajo la inspiración de Gandhi, el ANC propugnaba métodos de lucha no violentos: la Liga de la Juventud (presidida por Mandela en 1951-52) organizó campañas de desobediencia civil contra las leyes segregacionistas.


Nelson Mandela

En 1952 Mandela pasó a presidir el ANC del Transvaal, al tiempo que dirigía a los voluntarios que desafiaban al régimen; se había convertido en el líder de hecho del movimiento. La represión produjo 8.000 detenciones, incluyendo la de Mandela, que fue confinado en Johannesburgo. Allí estableció el primer bufete de abogados negros de Sudáfrica.

En 1955, cumplidas sus condenas, reapareció en público, promoviendo la aprobación de una Carta de la Libertad, en la que se plasmaba la aspiración de un Estado multirracial, igualitario y democrático, una reforma agraria y una política de justicia social en el reparto de la riqueza.

El endurecimiento del régimen racista llegó a su culminación en 1956, con el plan del gobierno de crear siete reservas o bantustanes, territorios marginales supuestamente independientes, en los que confinar a la mayoría negra. El ANC respondió con manifestaciones y boicoteos, que condujeron a la detención de la mayor parte de sus dirigentes; Mandela fue acusado de alta traición, juzgado y liberado por falta de pruebas en 1961.

Durante el largo juicio tuvo lugar la matanza de Sharpeville, en la que la policía abrió fuego contra una multitud desarmada que protestaba contra las leyes racistas, matando a 69 manifestantes (1960). La matanza aconsejó al gobierno declarar el estado de emergencia, en virtud del cual arrestó a los líderes de la oposición negra: Mandela permaneció detenido varios meses sin juicio.

Aquellos hechos terminaron de convencer a los líderes del ANC de la imposibilidad de seguir luchando por métodos no violentos, que no debilitaban al régimen y que provocaban una represión igualmente sangrienta. En 1961 Mandela fue elegido secretario honorario del Congreso de Acción Nacional de Toda África, un nuevo movimiento clandestino que adoptó el sabotaje como medio de lucha contra el régimen de la recién proclamada República Sudafricana; y se encargó de dirigir el brazo armado del ANC (la Lanza de la Nación). Su estrategia se centró en atacar instalaciones de importancia económica o de valor simbólico, excluyendo atentar contra vidas humanas.

En 1962 viajó por diversos países africanos recaudando fondos, recibiendo instrucción militar y haciendo propaganda de la causa sudafricana. A su regreso fue detenido y condenado a cinco años de cárcel. Un juicio posterior contra los dirigentes de la Lanza de la Nación le condenó a cadena perpetua en 1964. Ese mismo año fue nombrado presidente del ANC.

Prisionero durante 27 años en penosas condiciones, el gobierno de Sudáfrica rechazó todas las peticiones de que fuera puesto en libertad. Nelson Mandela se convirtió en un símbolo de la lucha contra el apartheid dentro y fuera del país, una figura legendaria que representaba la falta de libertad de todos los negros sudafricanos.

En 1984 el gobierno intentó acabar con tan incómodo mito, ofreciéndole la libertad si aceptaba establecerse en uno de los bantustanes a los que el régimen había concedido una ficción de independencia; Mandela rechazó el ofrecimiento. Durante aquellos años, su esposa Winnie simbolizó la continuidad de la lucha, alcanzando importantes posiciones en el ANC.

Finalmente, Frederik De Klerk, presidente de la República por el Partido Nacional, hubo de ceder ante la evidencia y abrir el camino para desmontar la segregación racial, liberando a Mandela en 1990 y convirtiéndole en su principal interlocutor para negociar el proceso de democratización. Mandela y De Klerk compartieron el Premio Nobel de la Paz en 1993.



Las elecciones de 1994 convirtieron a Mandela en el primer presidente negro de Sudáfrica; desde ese cargo puso en marcha una política de reconciliación nacional, manteniendo a De Klerk como vicepresidente, y tratando de atraer hacia la participación democrática al díscolo partido Inkhata de mayoría zulú.







La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal