Desde cuando fue creada, la naturaleza tiene sido un constante objeto de estudio de la humanidad. Y no es de admirar, porque de una manera asombrosa y estupenda, las cosas tienen una relación



Descargar 165.15 Kb.
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño165.15 Kb.


CAPITULO I

INTRODUCCION

Desde cuando fue creada, la naturaleza tiene sido un constante objeto de estudio de la humanidad. Y no es de admirar, porque de una manera asombrosa y estupenda, las cosas tienen una relación. Desde el átomo, hasta la ballena-azul con su tamaño gigantesco, hay una relación de vida inexplicable.

Una de las mejores maneras de contar, explicar algo o un sentido, quizás sea una música o poesía. Por medios de figuras de lenguaje, personificaciones, el carácter del mensaje es enriquecido, trayendo así algo rico y agradable. No es casualidad que la poesía hebrea sea una de las más conceptuadas en este contexto. Además de tener una claridad, se utiliza de pocas palabras para expresar mucho, lo que se va a percibir en el transcurso del estudio.

El presente estudio tiene la finalidad, el intuito de aclarar más acerca de Salmos 19, explicando temas propuestos en este salmo. Se va explicar un poco de la poesía veterotestamentaria, así como sus figuras de lenguaje, enfoques, alusiones a otros textos, entre otros que se destacan.

CAPITULO II

CONTEXTO HISTORICO-LITERARIO

Autor

“David es el autor de la mayoría de los salmos, pero evidentemente, algunos fueron compuestos por otros escritores, y aun se duda de quién fue el autor de algunos salmos.”1

David nació en 1040 a. de J.C. (2Sa_5:4), el hijo menor de Isaí de Belén (1Sa_16:10-11), y creció en fuerza, valor y encanto mientras cuidaba las ovejas de su padre (2Sa_16:12; ). Samuel lo ungió como rey y el Espíritu de Dios descendió sobre David a partir de ese momento (2Sa_16:13). Mientras tanto, Saúl llamaba a David periódicamente a la corte para calmar su mente perturbada con su destreza con el arpa (2Sa_16:18; 2Sa_17:15). Mientras todavía era adolescente, David obtuvo el reconocimiento de la nación y la amistad de Jonatán, hijo de Saúl (2Sa_18:1-3; comparar 20:2Sa_12:16; 2Sa_23:16-17) por medio de su victoria sobre Goliat (2Sa_17:45-47). La envidia cada vez mayor de Saúl y cuatro intentos insidiosos en contra de la vida de David sólo sirvieron para aumentar su popularidad (comparar 2Sa_18:13-16, 2Sa_18:27). Finalmente, incitado por los enemigos de David (comparar Psa_59:12), Saúl buscó su destrucción abiertamente; y aunque fue frustrado por Samuel y los profetas en Nayot, logró forzar a David al exilio (1Sa_19:11; 1Sa_21:10).1
Fecha

De acuerdo a Unger….

The Davidic psalms would have originated between 1020 and 975 b.c.; those of Asaph from approximately the same period; Ps. 127 from the period of Solomon’s reign, possibly 950. It is hard to date the descendants of Korah and the two Ezrahites who are mentioned; presumably they were pre-exilic. Of the psalms not carrying titles, some were undoubtedly Davidic (e.g., 2 and 33) and the others date from later periods all the way up to the return from exile (such as 126 and 137, the latter of which is at least as late as the Exile). No convincing evidence, however, has been offered for the dating of any of the psalms later than approximately 500 b.c.2

Close affinity of many of the psalms with the style, forms, and expressions in the Ras Shamra epic poetry from ancient Ugarit, dating from the fourteenth century b.c., demonstrates the antiquity of those odes (cf. J. Patton, Canaanite Parallels in the Book of Psalms [1944]). Unless one’s thinking is distorted by the unsound presuppositions of the Wellhausen school, it is reasonable to view the bulk of the psalms as preexilic, some dating even from before the Davidic-Solomonic era.3



Audiencia
La mayoría de los salmos históricos son adecuados para ocasiones patrióticas, porque los judíos era un pueblo definidamente patriótico.”1

“De igual modo, muchos salmos proféticos vendrían bien en reuniones misioneras. El misionero cristiano trabaja con la plena incertidumbre del día venidero en que todos los reyes se prostraran delante del Señor; todas las naciones le servirán (Sal. 72:11).” 2

“El libro de los Salmos es una colección de cinco grupos más pequeños de salmos (Salmos 1–41, 42–72, 73–89, 90–106, 107–150). Estos grupos surgieron para el uso en la adoración congregacional y privada, así como para la preservación de la poesía de los líderes de adoración en Israel.”3

Interrelaciones literarias

William y Ogilvie argumentan…

Psalm 19 is virtually peerless in its poetic power and theological depth. It reveals the God who is continually communicating through His works (vv. 1–6) and through His Word (vv. 7–14). Reflecting the foundational themes of Genesis 1–3, the psalmist moves in his thought from the general revelation given in heaven and earth, to the special revelation in God’s law or Torah.1

El salmo re relaciona íntimamente el libro de Génesis y el libro de Éxodo, primero resalta la creación, la manifestación de Dios en la naturaleza, después revela su carácter en la ley.



Contexto historico

Para entrar en el contexto histórico de Salmos 19, se debe entender que Israel vivía en un periodo monárquico, o sea, ya estaba bajo lo gobierno de los reyes, y más, todas la tribus estaban unidas bajo un solo dominio.

“Tras una lucha por el poder con otro hijo de Saúl, David se convirtió en rey de todo el territorio de Israel.”2

“Al traer la arca, largamente olvidada por Saúl, a Jerusalén y colocarla en una tienda, David convirtió su ciudad en la capital religiosa además de política, un paso fundamental que contribuyó a profundizar la lealtad de su pueblo hacia él.”3

“David se destacó entre los reyes de Israel tanto por su nobleza de carácter como por la envergadura de su obra política.”1

David pudo ser considerado el mayor rey de Israel, porque adoptó políticas de gobierno que ninguno otro rey después de él, adoptó. Con inteligencia y un ejército singular, obtuvo victorias sobre todos los enemigos y puso los reinos vecinos, todos bajo su dominio.

Comenta Netta…
Comprendiendo que la grandeza de su país dependía de su unificación, emprendió primero la tarea de inspirar confianza a los israelitas, para luego sojuzgar a las tribus cananeas, que bajo los Jueces y el reinado de Saúl, habían procurado con tanta insistencia sacudir el yugo de Israel. 2
Contexto geográfico

Ahora, para entender el contexto geográfico, se necesita tener en mente que donde David vivía era la capital del reino, consecuentemente, Jerusalén. Con base a eso se puede analizar la geografía de la “Ciudad Santa”.

De acuerdo a Alfonso Lockward…

La Ciudad Santa se encuentra en los montes de Judea, entre Bet-el al N y Hebrón, al S. Al E está el desierto de Judea, que desciende hacia el mar Muerto. Al O las laderas de los montes de Judea. La situación geográfica de J. le otorga mucha importancia estratégica, puesto que se encuentra en el mismo centro del territorio y por allí debían pasar las rutas que unían a Asia y África, así como las que conectaban el mar Mediterráneo con las tierras hacia el desierto.1

“Cuando David fue coronado rey de todas las tribus, quiso eliminar ese enclave no israelita en medio de todo el territorio. Por eso, alrededor del año 1000 a.C., buscó y logró conquistarla (2 S. 5:6–9; 1 Cr. 11:4–8).”2

Apretada entre las Colinas de la meseta central, Jerusalén yaca en el centro mismo de la antigua ruta que conducía desde Siquem hasta Hebrón. Esta a ca. 800 mts.  sobre el nivel del mar y ubicada ca. a 310 de latitud norte, alrededor de 23 kms. al occidente de la costa del Mediterráneo. Altas montañas la circundan y al alcanzar la cresta del monte Scopus o el monte de los Olivos el viajero se siente embargado momentáneamente por la repentina vista del panorama de la populosa ciudad y el área vasta del templo que se extiende ante sus ojos.3

Charles Pfeiffer comenta…
Geográficamente, Jerusalén no es el centro natural del terreno montañoso. Las principales rutas internacionales conducían a lo largo de la región costera en el oeste hacia Egipto y hacia el oriente la ruta del rey conducía a través de la Transjordania hasta Arabia.1
CAPITULO III

EL TEXTO


Salmos 19

BIBLIA HEBRAICA STUTTGARTENSIA



191 לַמְנַצֵּחַ מִזְמוֹר לְדָוִד׃

2 הַשָּׁמַיִם מְסַפְּרִים כְּבוֹד־אֵל וּמַעֲשֵׂה יָדָיו מַגִּיד הָרָקִיעַ׃

3 יוֹם לְיוֹם יַבִּיעַ אֹמֶר וְלַיְלָה לְּלַיְלָה יְחַוֶּה־דָּעַת׃

4 אֵין־אֹמֶר וְאֵין דְּבָרִים בְּלִי נִשְׁמָע קוֹלָם׃

5 בְּכָל־הָאָרֶץ יָצָא קַוָּם וּבִקְצֵה תֵבֵל מִלֵּיהֶם לַשֶּׁמֶשׁ שָׂם־אֹהֶל בָּהֶם׃

6 וְהוּא כְּ‍חָתָן יֹצֵא מֵ‍חֻפָּתוֹ יָשִׂישׂ כְּ‍גִבּוֹר לָרוּץ אֹרַח׃

7 מִ‍קְצֵה הַשָּׁמַיִם מוֹצָאוֹ וּתְקוּפָתוֹ עַל־קְצוֹתָם וְאֵין נִסְתָּר מֵ‍חַמָּתוֹ׃

8 תּוֹרַת יְהוָה תְּמִימָה מְשִׁיבַת נָפֶשׁ עֵדוּת יְהוָה נֶאֱמָנָה מַחְכִּימַת פֶּתִי׃

9 פִּקּוּדֵי יְהוָה יְשָׁרִים מְשַׂמְּחֵי־לֵב מִצְוַת יְהוָה בָּרָה מְאִירַת עֵינָיִם׃

10 יִרְאַת יְהוָה טְהוֹרָה עוֹמֶדֶת לָעַד מִשְׁפְּטֵי־יְהוָה אֱמֶת צָדְקוּ יַחְדָּו׃

11 הַנֶּחֱמָדִים מִ‍זָּהָב וּמִ‍פַּז רָב וּמְתוּקִים מִ‍דְּבַשׁ וְנֹפֶת צוּפִים׃

12 גַּם־עַבְדְּךָ נִזְהָר בָּהֶם בְּשָׁמְרָם עֵקֶב רָב׃

13 שְׁגִיאוֹת מִי־יָבִין מִ‍נִּסְתָּרוֹת נַקֵּנִי׃

14 גַּם מִ‍זֵּדִים חֲשֹׂךְ עַבְדֶּךָ אַל־יִמְשְׁלוּ־בִי אָז אֵיתָם וְנִקֵּיתִי מִ‍פֶּשַׁע רָב׃

15 יִהְיוּ לְרָצוֹן אִמְרֵי־פִי וְהֶגְיוֹן לִבִּי לְפָנֶיךָ יְהוָה צוּרִי וְגֹאֲלִי׃
REINA VALERA 1909

1 LOS cielos cuentan la gloria de Dios, Y la expansión denuncia la obra de sus manos. 2 El un día emite palabra al otro día, Y la una noche a la otra noche declara sabiduría. 3 No hay dicho, ni palabras, Ni es oída su voz. 4 Por toda la tierra salió su hilo, Y al cabo del mundo sus palabras. En ellos puso tabernáculo para el sol. 5 Y él, como un novio que sale de su tálamo, Alégrase cual gigante para correr el camino. 6 Del un cabo de los cielos es su salida, Y su giro hasta la extremidad de ellos: Y no hay quien se esconda de su calor. 7 La ley de Jehová es perfecta, que vuelve el alma: El testimonio de Jehová, fiel, que hace sabio al pequeño. 8 Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón: El precepto de Jehová, puro, que alumbra los ojos. 9 El temor de Jehová, limpio, que permanece para siempre; Los juicios de Jehová son verdad, todos justos. 10 Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; Y dulces más que miel, y que la que destila del panal. 11 Tu siervo es además amonestado con ellos: En guardarlos hay grande galardón. 12 Los errores, ¿quién los entenderá? Líbrame de los que me son ocultos. 13 Detén asimismo a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí: Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión. 14 Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío

REINA VALERA REVISADA 1960



1     Los cielos cuentan la gloria de Dios,

Y el firmamento anuncia la obra de sus manos.

     2     Un día emite palabra a otro día,

Y una noche a otra noche declara sabiduría.

     3     No hay lenguaje, ni palabras,

Ni es oída su voz.

     4     Por toda la tierra salió su voz,

Y hasta el extremo del mundo sus palabras.

En ellos puso tabernáculo para el sol;

     5     Y éste, como esposo que sale de su tálamo,

Se alegra cual gigante para correr el camino.

     6     De un extremo de los cielos es su salida,

Y su curso hasta el término de ellos;

Y nada hay que se esconda de su calor.

     7     La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma;

El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.

     8     Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón;

El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos.

     9     El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre;

Los juicios de Jehová son verdad, todos justos.

     10     Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado;

Y dulces más que miel, y que la que destila del panal.

     11     Tu siervo es además amonestado con ellos;

En guardarlos hay grande galardón.

     12     ¿Quién podrá entender sus propios errores?

Líbrame de los que me son ocultos.

     13     Preserva también a tu siervo de las soberbias;

Que no se enseñoreen de mí;

Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión.

     14     Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti,

Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.
La versión a ser utilizada, será la Reina Valera Revisada 1960, por su traducción ser una de las más prójimas al texto original, y su lenguaje sencillo, agradable y de fácil comprensión.

Estructura

“Son varios los recursos que usaban los poetas hebreos y que, de alguna manera, pueden ayudarnos a definir la estructura de un texto. Algunos de ellos son el paralelismo, las estructuras quiásticas, las inclusiones y los estribillos.”1


Lo distintivo de la poesía no es la estructura básica del discurso, sino el carácter de sus versos en tanto medidos con la acentuación de palabras, la acentuación de frases, el alargamiento de las vocales, el número de pies poéticos, el número de sílabas y palabras y el paralelismo formal.2

Un himno es un canto o poema de alabanza a Dios, y por lo general hace referencia a los grandes hechos de Dios o menciona las razones para alabarlo.1

La poesía didáctica, cuyo propósito principal es la enseñanza. Este tipo de poema se concentra en temas de la llamada escuela sapiencial, tales como la perfección de la ley y la importancia del temor al Señor.2

El salmo 19 como se percibe, es estructurado en dos partes: es un himno y una poesía didáctica, además de tener características de un salterio.



Analisis de palabras más importantes o análisis gramatical

Las palabras más importantes:

הַשָּׁמַיִם def.art.- n. m. du.

En el AT se dice siempre samayim, en plural. En el NT el término más frecuente es ouranos y se usa en plural o en singular. Los hebreos acostumbraban referirse al universo uniendo los conceptos de c. y tierra. Como en Gn. 1:1 (“En el principio creó Dios los c. y la tierra”). Abraham llama a Dios: “Jehová Dios Altísimo, creador de los c. y de la tierra” (Gn. 14:22). La idea que se tenía de los c. no aparece en ninguna parte explicada, pero por las distintas expresiones de la Escritura se colige que eran considerados como una gran sábana extendida por Dios. Así, leemos: “Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los c.” (Is. 44:24). Dios es el “que extiende los c. como una cortina” (Sal. 104:2; Is. 40:22).

Se dice c., en plural, porque en efecto los hebreos pensaban que había varios. Primeramente estaba la “expansión en medio de las aguas” (Gn. 1:6–7), que es el espacio entre el mar y las nubes (“las aguas que están sobre los c.” [Sal. 148:4]). Allí se mueven “las aves de los c.” (Gn. 1:26; Job 28:21). Luego viene “el firmamento”, el lugar donde están los astros, el sol, la luna, las estrellas (“Alabadle en la magnificencia de su firmamento” [Sal. 150:1]). Después estaban “los c. de los c..”, el lugar donde está Dios (“El que mora en los c.” [Sal. 2:4]), adorado por los ángeles (1 R. 22:19). “He aquí de Jehová tu Dios son los c. y los c. de los c.” (Dt. 10:14). “He aquí que los c., los c. de los c., no te pueden contener.... Tú lo oirás en el lugar de tu morada, en los c.” (1 R. 8:27, 30). Hay que tener esto en cuenta para interpretar las palabras de Pablo cuando dice que fue “arrebatado hasta el tercer c.” (2 Co. 12:2). Incluso hay expresiones en el judaísmo tardío que hablan de hasta de siete y diez c..1

לַשֶּׁמֶשׁ prep.-def.art.- n.f.s.

A star that sustains life on the earth, being the source of heat and light. Usually the word “sun,” as used in the Bible, refers to the heavenly body that rises in the morning, shines through the day, and sets in the evening (Gen. 19:23; Ps. 121:6). But the biblical writers also used “sun” in a symbolic or figurative sense. In Psalm 19:4–6 and Isaiah 45:6, the sun speaks of universality. And in Psalm 84:11, God is called “a sun and shield,” meaning He sends light and heat and also gives protection.



God created the sun (Gen. 1:16), and therefore it was not worthy of worship by people. Along with the moon, the sun’s duty was to regulate the days and the seasons. The sun was also under God’s control. On at least two occasions, He interrupted the sun’s regular course for His purposes. The sun stood still for Joshua at Gibeon (Josh. 10:13), and it went backwards for Hezekiah when he prayed for an extension of his life (Is. 38:8).1

תּוֹרַת n.f.s. cstr.

Este nombre aparece 220 veces en el Antiguo Testamento hebreo. En la literatura sapiencial, donde torah no aparece con artículo definido, el significado principal de este nombre es «dirección, enseñanza, instrucción»: «La instrucción del sabio es fuente de vida, para apartarse de las trampas de la muerte» (Pro_13:14 RVA); también: «Toma, pues, de su boca la instrucción y pon sus dichos en tu corazón» (Job_22:22 RVA). El objetivo de la «instrucción» de los sabios de Israel, que tenían a su cargo la instrucción de los jóvenes, era cultivar en ellos el temor del Señor para que pudieran vivir conforme a lo que Dios esperaba de ellos. El sabio era como padre de sus pupilos: «El que guarda la ley es hijo inteligente, pero el que se junta con glotones avergüenza a su padre» (Pro_28:7 LBA; cf. 3.1; 4.2; 7.2). El padre natural también instruía a sus hijos en cómo vivir sabiamente, de la misma manera que una mujer temerosa de Dios era ejemplo de «enseñanza» bondadosa: «Abre su boca con sabiduría, y hay enseñanza de bondad en su lengua» (Pro_31:26 RVA). La «instrucción» que Dios dio a Moisés y a los israelitas llegó a conocerse como «la ley» o «la dirección» (ha-torah), y muy a menudo como «la ley del Señor»: «¡Cuán bienaventurados son los de camino perfecto, los que andan en la ley del Señor!» (Psa_119:1 LBA), o «la ley de Dios»: «Esdras leía día tras día en el libro de la Ley de Dios, desde el primero hasta el último día» (Neh_8:18 RVA); y también como «la ley de [dada por] Moisés»: «Acordaos de la ley de mi siervo Moisés, a quien encargué en Horeb leyes y decretos para todo Israel» (Mal_4:4 RVA). El término puede referirse a toda «la ley»: «Él estableció su testimonio en Jacob y puso la ley en Israel. Mandó a nuestros padres que lo hicieran conocer a sus hijos» (Psa_78:5 RVA). También puede indicar ciertas leyes en particular: «Esta es la ley que Moisés puso ante los hijos de Israel» (Deu_4:44 RVA). Dios comunicó la «ley» para que Israel pudiera obedecer y vivir: «¿Qué nación hay tan grande que tenga leyes y decretos tan justos como toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros?» (Deu_4:8 RVA). Se instruye al rey que debe recibir una copia de «la ley» en ocasión de su coronación (Deu_17:18). Los sacerdotes estaban encargados de estudiar y enseñar «la ley», así como la jurisprudencia que se fundamentaba en ella (Jer_18:18). Por causa de la apostasía desenfrenada, en los últimos días de Judá no había sacerdotes docentes (2Ch_15:3); es más, durante el reinado de Josías «la ley» (fuese esta toda la Torá, un libro entero o solo una parte) se recobró: «Hilcías, dijo al escriba Safán: Yo he hallado el libro de la ley en la casa de Jehová. Y dio Hicías el libro a Safán» (2Ch_34:15). Los profetas desafiaron a Israel a arrepentirse regresando a la torah («instrucción») de Dios (Isa_1:10). Jeremías profetizó acerca de la nueva forma de Dios tratar a su pueblo, en términos del nuevo pacto en que su «ley» la asimilaría un pueblo que obedecería a Dios de buena voluntad: «Porque este será el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Pondré mi ley en su interior y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo» (Jer_31:33 RVA).El último profeta del Antiguo Testamento recuerda a los sacerdotes sus obligaciones (Mal_2) y reta al pueblo de Dios a recordar la «ley» de Moisés en preparación para el Mesías que habría de venir (Mal_4:4). La Septuaginta ofrece las siguientes traducciones: nomos («ley; regla»); nominos («de acuerdo con la ley»); entole («mandar, mandamiento, orden») y prostagma («orden; mandamiento; mandato; requerimiento»).1

מְשִׁיבַת Hi. ptc.f.s. cstr.

A verb meaning to turn, to return, to go back, to do again, to change, to withdraw, to bring back, to reestablish, to be returned, to bring back, to take, to restore, to recompense, to answer, to hinder. The verb is used over one thousand times and has various shades of meaning in its four stems. In the simple stem, it is used to describe divine and human reactions, attitudes, and feelings. The verb describes the possibility that Israel might change (turn) their minds and return to Egypt (Ex. 13:17). Josiah the king turned back to the Lord with all his heart, soul, and strength (2 Kgs. 23:25; Jer. 34:15). Nevertheless, the Lord did not turn from the anger He held toward Judah (2 Kgs. 23:26; Jer. 4:28). Job pleaded with his miserable comforters to relent (i.e., turn away) from him (Job 6:29). God’s people will return (repent) and seek Him in the last days (Deut. 30:2; Isa. 59:20; Hos. 3:5) instead of turning away from Him as they are now; to return to Egypt (Isa. 6:10; Hos. 11:5). God’s call was persistently for His people to return to Him (1 Kgs. 8:33; Jer. 4:1). Any nation can repent and turn to God for forgiveness (Jer. 18:8).

The word is used metaphorically to describe things returning: God’s Word will not be revoked (returned) once it has been uttered (Isa. 45:23; 55:11); Jacob stayed with Laban until Esau’s anger cooled off (turned back) (Gen. 27:44, 45); blood guilt could return on one’s own head (1 Kgs. 2:33; Ps. 7:16[17]). This word also describes the sword of Saul that did not return without success from the battlefield (2 Sam. 1:22).

The verb also indicates to returning to or to change into. For example, human beings return to the dust of the earth (Gen. 3:19; Eccl. 12:7); but a person cannot naturally return to life (2 Sam. 12:23); unless God’s Spirit brings it about (1 Kgs. 13:6). A land of great natural fertility can be reduced (turned into) to a farmer’s cropland (Isa. 29:17).

In its simplest sense, the word means to return, to restore, to go back. Abraham’s descendants in their fourth generation would return to Canaan (Gen. 15:16); God returned to visit His people (Gen. 8:9; 18:10). It is also used to describe turning chariots about when needed (1 Kgs. 22:33; Mic. 2:8).

This verb is used with other verbs of motion, all in their infinitive or participial forms, to describe a back and forth motion; the ravens Noah sent out went back and forth (Gen. 8:7). Used with another verb in general, šûḇ is either not translated or means to do again whatever action is indicated by the other verb, such as when Isaac dug again the wells his father had previously dug (Gen. 26:18). A similar meaning is to take back or recapture when this verb is used with the Hebrew verb lāqaḥ (3947), meaning to take or to receive (2 Kgs. 13:25; Mic. 7:19). Finally, if this verb is used with a following infinitive of another verb, it means to do over and over or more and more; Israel angered the Lord more and more than they had already angered Him by performing pagan rituals (Ezek. 8:17).1



חֲשֹׂךְ Qal impv.2 m.s.

A verb indicating to hold back, to spare, to withhold; to keep from doing something. It means to hold something back, to retain: it is used of Abraham’s not withholding Isaac from possible sacrifice (Gen. 22:12); of a parent sparing the rod in discipline (Prov. 13:24); to keep a person from something, such as God keeping Abimelech from sinning (Gen. 20:6); of the Lord’s keeping David from killing Nabal (1 Sam. 25:39); of Joab holding back the people in battle pursuit (2 Sam. 18:16); of restraining one’s speech and keeping one’s mouth shut (Job 7:11; Prov. 10:19; 17:27); of refraining from something (Isa. 54:2; 58:1); or of sparing or holding back one’s hand from a person such as Namaan (2 Kgs. 5:20). It takes on the idea of treasuring up or holding something in reserve (Job 38:23). In its passive use, it refers to something being spared (Job 16:6; 21:30). It is used in a figurative sense of not wandering into error both physically and spiritually by keeping one’s feet in check (Jer. 14:10).1



צוּרִי n.m. s.-1 c.s.sf.

A masculine noun meaning a rock. It refers to a large rock, a boulder (Judg. 6:21; 13:19; 2 Sam. 21:10); a cliff or wall of rock (Ex. 17:6). It is used in figurative expressions: honey from the rock, from rock clefts where some bees lived (Ps. 81:16[17]); of Abraham as the ancestral rock of Israel (Isa. 51:1); of a rock as a symbol of stability (Job 14:18; Nah. 1:6); of God as the Rock to look to and depend on (Ps. 31:2[3]; Isa. 17:10); of a rock personified, e.g., as Israel (2 Sam. 23:3); of God as the Rock many times (Deut. 32:4, 18; Hab. 1:12). It is used of an insufficient rock, a god of the pagan nations (Deut. 32:31).2


Análisis poético o estilistico

Cuando se empieza a leer este pasaje, luego se percibe claramente que es un poema, una música, pero entre los salmos, podemos clasificarlos como salterios, himnos, salmos sapienciales, entre otros.

Por cierto algunos comentaristas dicen que son dos salmos que fueron unidos. Señalan la diferencia de estilo y tema: el primero es un himno, el segundo un salmo sapiencial.1

Paralelismos

Las características interesantes que pueden ser observadas, son los paralelismos que existen entre himnos de la época.

Aunque los vv. 1–6 contienen paralelos a himnos al sol en Egipto y en Mesopotamia hay una gran diferencia: Allí el sol es deificado y adorado, pero en este Salmo la naturaleza y el sol están personificados para alabar al Creador.2

PARALELLSMO EN SALMOS 19:1



Los cielos

Cuentan

la gloria de Dios

Y el firmamento

Anuncia

la obra de sus manos

3
El “firmamento” es la bóveda celeste. En Génesis 1:6–8, 17, el mismo vocablo hebreo está traducido “expansión”. Señala que los cielos parecen estar extendidos sobre la tierra como si fueran un inmenso domo. Su uso aquí nos avisa que el salmo no tiene en mente los cielos donde Dios mora, sino la región del sol, la luna y las estrellas.4
Imágenes

Una de las características que componen un salmo es su riqueza literaria; se utiliza de recursos literarios que pocos textos disponen. Uno de eses recursos, son las imágenes que enriquecen profundamente un texto o poema.

Con ese salmo no es diferente.

La grandeza de los cielos siempre ha impresionado a los hombres. Los astrónomos hablan de mil millones de estrellas; cien millones han sido fotografiadas. El hombre moderno trata de explicarlo por teorías naturalistas, pero en otros momentos vuelve a usar la astrología de los antiguos paganos quienes adoraban a los astros. Para el salmista toda esta grandeza aclama la gloria de Dios, el que creó todo.1

El salmista, de modo gracioso, toma elementos de la naturaleza y los personifica, dando así un fortalecimiento en el mensaje que quiere pasar.

Como un novio (v. 5). Aquí se toma prestado lenguaje de otros pueblos que hablaron del sol-dios como un héroe o “el valiente” que tenía que pelear con las tinieblas cada noche. En la perspectiva o cosmovisión de otros pueblos antiguos aun los dioses como el sol estaban sujetos a las fuerzas (innatas) de la naturaleza. Pero Israel vio todo diferente; toda la naturaleza está sujeta a Dios.2

¡Nada hay que se esconda de su calor! (v. 6). La influencia del sol llega a todos. El salmista enfatiza la universalidad de este poder, hecho que nos prepara bien para la segunda parte del salmo, pues la ley de Jehovah también es para todos y los juicios de Dios alcanzan a todos.1

Carro comenta…


El testimonio… hace sabio al ingenuo. El testimonio a menudo se usa: como un sinónimo a torah en los Salmos. Hace sabio al ingenuo. El ingenuo aquí es uno sin discernimiento; está fácilmente influido por cualquier opinión. La Palabra de Dios cambia esa situación, pues le da discernimiento, le hace más sabio.2

“El salmista empezó destacando la revelación de Dios por medio de la creación; después mostró la revelación de Dios por medio de la torah, la palabra escrita; y finalmente señaló la que debe ser la respuesta del hombre delante de la revelación de Dios.”3

CAPITULO IV

INTERPRETACION



Significado para los lectores originales

De acuerdo a Davidson...

Os céus declaram, sem cessar, e manifestam a glória de Deus, e cada dia fala ao dia seguinte e cada noite torna-O conhecido. Enquanto que eles próprios estão silenciosos e mudos, o seu testemunho é ouvido por toda a parte. As palavras do seu testemunho escrito (4) são largamente ostentadas.1
El salmista utiliza un elemento de la naturaleza para ilustrar, o dar énfasis en lo que él quiere decir, o sea, a pesar que los cielos no tienen voz, a pesar que no pueden hablar, su testimonio puede ser “oído” en todos los lugares.

“Longe de adorar o sol, o Salmista considera-o como um agente de Deus que armou nos vastos Céus uma tenda para o uso contínuo do sol.” 2

El sol aquí es presentado como un heróe que recorre el cielo cada día. En el antiguo Oriente el sol era tenido como un Dios, pero aquí, el salmista lo utiliza en otro contexto, para que el oyente pudiera percibir que el sol no era más que una creación del Dios.

“Ainda que figuras semelhantes abundem na literatura acadiana descrevendo Shamash, o deus-sol, o salmista claramente considera o sol como um agente de Deus na revelação de Sua glória.”1

En resumen en esta primera parte del salmo el salmista utiliza La revelacion general de Dios para enfatizar su poder y manifestaciones creadoras.

Después de hablar de la revelación general de Dios, el poeta se limita ahora a comentar de otra revelación.

En vez de la revelación de Dios en la naturaleza, el tema es ahora su revelación en las Escrituras. En lugar del nombre “Dios” (v. 1), el cual se aplica especialmente al Señor en su relación con todo el mundo, hallamos “Jehová”.2

El salmista se delimita en hablar de la ley de Dios, y más aun, de de las características y beneficios que esta trae a la vida de quien la le, la guarda y la obedece. Pero hay algo interesante que se nota en esta parte.

Efectivamente, aquí pasamos de la revelación con Israel. Efectivamente, aquí pasamos de la revelación general de Dios a todo el mundo, a su revelación especial encomendada a su pueblo escogido.”3

El salmista al desenvolvimiento de las primeras estrofas del canto, se generalizó a hablar a las personas no sólo de pueblo, sino a otros pueblos, pero ahora, el se limita.

“Efectivamente, aquí pasamos de la revelación general de Dios a todo el mundo, a su revelación especial encomendada a su pueblo escogido.”1

“Com o uso de adjetivos e frases participais, o salmista descreve a excelência da revelação de Deus, que ultrapassa até o ouro ou o mel.”2 Pero no solo la ley es restringida aquí, sino que, toda es escritura es puesta en cuestión, porque al aceptar la ley, el israelita automáticamente aceptaría toda la torá.

Williams argumenta…

En el Antiguo Testamento se usaba la plata como dinero, pero el oro tenía todavía más valor. El manjar más delicioso era la miel. Sin embargo, los mandamientos divinos son más deseables aun que el oro más puro y la miel más rica (v. 10), ya que conducen a la verdadera prosperidad y felicidad (v. 11).3


El salmista empezó destacando la revelación de Dios por medio de la creación; después mostró la revelación de Dios por medio de la torah, la palabra escrita; y finalmente señ1aló la que debe ser la respuesta del hombre delante de la revelación de Dios: una humildad y corazón abierto a la corrección y una vida que siempre agrada a Dios.4

Se puede llegar a la conclusión de que la enseñanza moral de Dios, que sirve de advertencia, puede llevar al hombre a la recompensa deseada, por eso en el final el salmista pide a Dios que ayude a quedar siempre en este camino.


Aplicación para los cristianos del presente
Muchos siglos han pasado desde cuando este lindo salterio fue compuesto, y todavía permanecen rasgos de incredulidad en la población. Varias teorías tienen sido creadas para probar que Dios no existe, y más, que la naturaleza es un mero fruto de la evolución, pero, ¿cual es la verdad?¿ la naturaleza, la palabra de Dios muestra que él mismo existe?

“En todas las cosas creadas se ve las señales de la Deidad. La naturaleza testifica de Dios. La mente sensible, llevada en contacto con el milagro y misterio del Universo, no podrá dejar de reconocer la operación del poder infinito.”1

Es imposible no notar el poder de Dios manifestado en las cosas creadas. Su magnificencia, poder y revelación es increíble, y desde las pequeñas cosas se puede notar Su mano poderosa.

“El mismo poder que mantiene la naturaleza, opera también en el hombre. Las mismas leyes que guían tanto la estrella cuanto el átomo, dirigen la vida humana.”2

“Sobre todas as coisas na Terra, desde a árvore mais altaneira da floresta até ao líquen que se apega ao rochedo, desde o oceano ilimitado até a mais tênue concha na praia, poderão eles contemplar a imagem e inscrição de Deus.”3

Los más pequeños animales, y su perfecta armonía con la naturaleza, demuestran que Dios está en el controle de todas las cosas. Hasta cuando Cristo estuvo aquí, enseñó a los discípulos lecciones de la naturaleza.

“A lei dada no Sinai era a enunciação do principio do amor, a revelação feita a Terra, da lei do céu. Foi ordenada pela mão de um Mediador- proferida por Aquele cujo poder o coração dos homens podia ser posto em harmonia com os seus princípios.” 1

La ley de Dios, fue dada por El propio Dios en el Sinaí, y debería servir como un estuto perpetuo entre Dios y su pueblo. Los israelitas habían de tener una relación estrecha con Dios, y es relevante notar que David es altamente respetoso a la ley.

La luz, la gloria de Dios es reflejada en su ley. Su carácter puro y santo es aquí demuestrado a todo el mundo de manera singular.

...mas esta deveria ser considerada como um depósito sagrado para todo o mundo.2

“Cuanto más clara nuestra comprensión de la ley, tanto más manifiestos son nuestros pecados.”3

Un principio básico de la ley se encuentra en esta cita. Nosotros debemos tener en cuenta que la ley de Dios es la que nos muestra hasta donde hemos llegado en nuestro pecado, y cuando más comprendamos esta ley más iremos nos dar cuenta de nuestro error y aceptar que solo Dios nos puede librar de esta mácula.

Después de tener una reflexión de nuestras vidas, de mirar la naturaleza y perceber su revelación, guardar la ley de Dios y comprender su carácter, es hora de reflexionar en nosotros mismos.

“Meditar sobre os ensinamentos divinos é como olhar num espelho que torna visível o homem interior.” 1

“A Lei é avaliada como um fator principal na experiência de uma vida verdadeira, mas não dá garantia de pureza sem a convicção pessoal.” 2

La ley es esencial en la vida del cristiano, pero nunca se llegara a la pureza sin la convicción personal, y aquí, David entra en la última parte del salterio, que puede ser comparada a una oración.

Elena de White comenta...

“Mediante o arrependimento, a fé e as boas obras, ele pode aperfeiçoar um caráter justo e reivindicar, pelos méritos de Cristo, os privilégios dos filhos de Deus. Os princípios da verdade divina, recebidos e acariciados no coração, levar-nos-ão a uma altura de excelência moral que não haveríamos imaginado possível atingirmos.”3

“O último versículo repercute os dois temas do poema: A palavra exterior e a meditação interior do Salmista e a realidade objetiva e a atividade do Senhor em relação ao homem.”4

David, cierra este salterio con una reflexión de todo lo que vino hablando en las primeras estrofas. El no deseaba solo ser perdonado y limpio de todos los pecados que confesara, sino que deseaba el perdón de los pecados que se olvidara o habían pasado desapercibidos. “Todas as revelações de pecado que nos são feitas através da lei, devem nos levar a orar perante o trono da graça.”5

Ahora que percibimos todo nuestro pecado, debemos nos acercar a Dios e pedir perdón por nuestros errores, debemos nos acercar al trono de gracia de Aquél que nunca hesita en perdonar, y pedir la fuerza para soportar todas las tentaciones que nos asaltan.

Que nuestro corazón sea grandemente tocado por la excelencia de la palabra de Dios; semejantemente, que nuestro corazón sea muy sensible a la vileza del pecado y al peligro que estamos corriendo por causa de este se lo practicamos.


BIBLIOGRAFIA

Archer, G. L. A Survey of Old Testament Introduction. Chicago: Moody Press, 1994.

Baker, Warren. The Complete Word Study Dictionary: Old Testament. Chattanooga, TN: AMG Publishers, 2003.

Batchelor, Mary. Abramos la Biblia. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 2000.

Carro, Daniel, José Tomás Poe y Rubén O. Zorzoli. Comentario bíblico mundo hispano: Salmos. El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 1993.



Comentário Bíblico Moody: Salmos. Editado por Charles Pfeiffer. Chicago: Moody Bible Institute, 2001.

de Money, Netta Kemp. La geografía histórica del Mundo Bíblico. Miami, Florida: Editorial Vida, 1969.

de White, Elena G. La educación. Buenos Aires, Argentina: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2003.

Henry, Mathew. Comentário Bíblico de Matthew Henry: Salmos. Grand Rapids, Michigan: Casa Publicadora das Assembléias de Deus, 2003.

LaSor, William Sanford, David Allan Hubbard y Frederic Wm. Bush. Panorama del Antiguo Testamento: mensaje, forma y trasfondo del Antiguo Testamento. Grand Rapids, Michigan: Libros Desafío, 1999.

Lockward, Alfonso. Nuevo diccionario de la Biblia. Miami: Editorial Unilit, 2003.

Meyers, Rick. E-sword. CD-ROM. Version 8.0.6. Franklin, TN: E-sword, 2009.

Nida, Eugene Albert y William David Reyburn. Significado y diversidad cultural. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998.



Novo Comentário da Bíblia: Salmos. Editado por F. Davidson São Paulo, SP: Edições Vida Nova, 2000.

Pfeiffer, Charles F. Diccionario bíblico arqueológico. El Paso, Texas: Editorial Mundo Hispano, 1993.

Unidas, Sociedades Bíblicas, La poesía del Antiguo Testamento: pautas para su traducción. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 2000.

Unger, M. F., R. K. Harrison, H. F. Vos y C. J. Barber. The New Unger's Bible Dictionary. Chicago: Moody Press, 1988.

Vine, W. E., Merrill F. Unger y William White. Diccionario expositivo completo de palabras del Antiguo y Nuevo Testamento Vine. Nashville: T. Nelson, 1996.

White, Ellen G. Cristo Triunfante. Tatuí, São Paulo: Casa Publicadora Brasileira, 2001.


________. Cuidado de Deus. Tatuí, São Paulo: Casa Publicadora Brasileira, 1995.

________. Educação. Tatuí, SP: Casa Publicadora Brasileira, 1998.


________. O Maior Discurso de Cristo. Tatuí, SP: Casa Publicadora Brasileira, 2004.
Williams, Gary. Estudios bíblicos ELA: alabanza y clamor a Dios. Puebla, México: Ediciones Las Américas, 1995.

Williams, Donald y Lloyd J. Ogilvie. The Preacher's Commentary Series, Volume 13: Psalms 1-72. Nashville, Tennessee: Thomas Nelson Inc., 1986.



Youngblood, Ronald F., F. F. Bruce y R. K. Harrison. Nelson's New Illustrated Bible Dictionary. Nashville: Thomas Nelson Publishers, 1995.



1Rick Meyers, E-sword, CD-ROM, Version 8.0.6 (Franklin, TN: E-sword, 2009).

1Meyers, E-sword.

2 G. L. Archer, A Survey of Old Testament Introduction (Chicago: Moody Press, 1994), 488.

3M. F. Unger et al., “Davidic Era”, en The New Unger's Bible Dictionary (Chicago: Moody Press, 1988), 4: 564.

1 H. C. Benson, Poesía y profecía del Antiguo Testamento: curso para maestros cristianos, trad. Fernando Villalobos P. (Miami, Florida: Editorial Caribe, 1971), 23.

2


Benson, Poesía y profecía del Antiguo Testamento, 23.

3

Jack W. Hayford, Un estudio de Salmos: cuando se canta de corazón (Nashville: Editorial Caribe, 2000), 11.

1Donald Williams y Lloyd J. Ogilvie, The Preacher's Commentary Series, Volume 13: Psalms 1-72 (Nashville, Tennessee: Thomas Nelson Inc, 1986), 157.

2Mary Batchelor, Abramos la Biblia (Miami : Sociedades Bíblicas Unidas, 2000), 314.

3William Sanford LaSor, David Allan Hubbard y Frederic Wm. Bush, Panorama del Antiguo Testamento: mensaje, forma y trasfondo del Antiguo Testamento (Grand Rapids, Michigan: Libros Desafío, 1999), 243.

1Netta Kemp de Money, La geografía histórica del Mundo Bíblico (Miami, Florida: Editorial Vida, 1969), 150.

2


 La geografía histórica del mundo bíblico, 150.


1 Alfonso Lockward, Nuevo diccionario de la Biblia (Miami : Editorial Unilit, 2003), 561.

2 Lockward, Nuevo diccionario de la Biblia, 563.

3Charles F. Pfeiffer, Diccionario bíblico arqueológico (El Paso, Texas: Editorial Mundo Hispano, 1993), 366.

1Ibid.

1Sociedades Bíblicas Unidas ,La poesía del Antiguo Testamento: pautas para su traducción (Miami: Sociedades Biblicas Unidas, 2000), 6.

2Eugene Albert Nida y William David Reyburn, Significado y diversidad cultural (Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998), 71.

1Unidas, La poesía del Antiguo Testamento, 5.

2Unidas, La poesía del Antiguo Testamento, 5.

1Alfonso Lockward, “Cielo”, en Nuevo diccionario de la Biblia (Miami: Editorial Unilit, 2003), 4:193.

1Ronald F. Youngblood, F. F. Bruce y R. K. Harrison, “Sun”, en Nelson's New Illustrated Bible Dictionary (Nashville: Thomas Nelson Publishers, 1995).

1W. E. Vine, Merrill F. Unger y William White, “Ley”, en Diccionario expositivo completo de palabras del Antiguo y Nuevo Testamento Vine (Nashville: T. Nelson, 1996), 1:134.

1Warren Baker, The Complete Word Study Dictionary: Old Testament (Chattanooga, TN : AMG Publishers, 2003), 2:1108

1Baker, The Complete Word Study Dictionary, 5:387.

2Ibid., 3:945

1Daniel Carro, José Tomás Poe y Rubén O. Zorzoli, Comentario bíblico mundo hispano: Salmos (El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 1993), 111.

2Ibid., 111

3Gary Williams, Estudios bíblicos ELA: alabanza y clamor a Dios (Puebla, México: Ediciones Las Américas,1995), 72.

4Ibid., 72

1Carro, Poe y Zorzoli, Comentario bíblico mundo hispano, 111.

2Ibid., 112.

1Carro, Poe y Zorzoli, Comentario bíblico mundo hispano, 112.

2Ibid., 113.

3Ibid.

1Novo Comentário da Bíblia: Salmos, ed. F. Davidson (São Paulo, SP: Edições Vida Nova, 2000), 45-6.


2Novo Comentário da Bíblia, 46.


1Comentario Biblico Moody: Salmos, ed. Charles Pfeiffer (Chicago: Moody Bible Institute, 2001), 30-1.



2Williams, Estudios bíblicos ELA, 74.

3Ibid., 74.

1Williams, Estudios bíblicos ELA, 74.

2Comentário Bíblico Moody, 31.


3Williams, Estudios bíblicos ELA, 76.

4Carro, Poe y Zorzoli, Comentario bíblico mundo hispano, 115.

1Elena G. de White, La educación, (Buenos Aires, Argentina: ACES, 2003), 99.

2White, La educación, 99.

3Ellen G. White, Educação, (Tatuí, SP: CASA, 1998), 100.

1Ellen G. White, O Maior Discurso de Cristo, (Tatuí, SP: CASA, 2004), 46.

2Ellen G. White, Cristo Triunfante, (Tatuí, São Paulo: CASA, 2001), 113.

3Meyers, E-sword.

1Comentário Bíblico Moody, 33.

2Novo Comentário da Bíblia, 49.

3Ellen G. White, Cuidado de Deus (Tatui, Sao Paulo: CASA, 1995), 16.

4Novo Comentário da Bíblia, 49-51.

5Mathew Henry, Comentário Bíblico de Matthew Henry: Salmos (Grand Rapids, Michigan: Casa Publicadora das Assembléias de Deus, 2003), 29.



La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal