Desviación de abomaso en vacas lecheras



Descargar 8.67 Kb.
Fecha de conversión06.01.2018
Tamaño8.67 Kb.
DESVIACIÓN DE ABOMASO EN VACAS LECHERAS

Es uno de los trastornos más frecuentes de las enfermedades metabólicas del ganado lechero. La desviación puede ocurrir del lado izquierdo o del lado derecho, siendo del lado izquierdo la mayoría de las veces. Se observa mayormente en vacas adultas altas productoras inmediatamente después del parto (primeras dos semanas mayormente), su presentación por lo general es durante las primeras seis semanas después del parto, pero puede presentarse esporádicamente en cualquier etapa de lactación, gestación y edad de la vaca.

Como causas predisponentes en la desviación de abomaso, son varias, por ejemplo; alimentación, que influye bastante fuerte el cómo se le ofrece el alimento a la vaca, el parto, enfermedades después del parto, hipocalcemia y heredabilidad. Ahora, si conjugamos estos factores predisponentes, podemos mencionar lo siguiente; Hipomotilidad o Atonía del Abomaso: una alimentación excesiva, sobre todo de granos, incrementa el flujo de alimento al abomaso lo que incrementa los ácidos grasos volátiles en abomaso, lo cual inhibe su motilidad presentándose posteriormente distención y desplazamiento del abomaso. Otras de las razones en la presentación de la atonía del abomaso, es la hipocalcemia subclínica (6 a 8 mg/dL), ya que este ion calcio es necesario para la contracción muscular del abomaso. También esta frecuentemente asociado a otras enfermedades como; hígado graso, metritis, mastitis, cetosis, diarrea y retención placentaria.

Cuando el abomaso pierde tono, la presentación del parto también influye, ya que las contracciones uterinas en un útero grávido empujan hacia arriba el rumen, dejando espacio para que el abomaso girar sobre todo a la izquierda por debajo del rumen, y al salir el producto (becerra), el rumen desciende dejando al abomaso atrapado en la pared izquierda del abdomen.

La alimentación preparto es de gran importancia y vigilancia, la principal razón es por la adaptación del rumen a los cambios próximos como es el parto y después del parto, todo esto en base a la alimentación. En esta etapa por más cambios que se puedan ofrecer a la vaca, nunca hay que olvidar lo que realmente le corresponde de materia seca (MS) y la relación forraje-concentrado, además de vigilar la calidad de las fuentes de forrajes (fibra). Valores sanos en esta etapa de preparto (21 días antes del parto), lo recomendable es ofrecerle el 2.5% de su peso vivo como materia seca, y la relación forraje-concentrado (%) de 70:30 respectivamente.

Sobre la alimentación posparto, de igual forma se tiene que tener precaución en cómo se ofrece el alimento, si se ofrecen dietas altas en concentrado porqué la vaca ya parió, o la vaca está dando mucha leche, si ofrecen grandes cantidades, la posibilidad de presentarse la desviación de abomaso, es grande. En esta etapa posparto, también conocida como vacas frescas, la recomendación sana es ofrecerles el 3.0% de su peso vivo como materia seca, y la relación forraje-concentrado (%) es de 60:40 respectivamente, cuidando al máximo la calidad de la fibra.

Otro de los factores que influyen, es el número de parto y producción de leche. Es notable como ya se dijo, que la vaca alta productora es más sensible a presentar desviación de abomaso, y sobre el número de lactancia, la tercera a la quinta son más susceptibles a presentar el problema, el por qué?, la respuesta tiene sentido, son las lactancia de mayor producción, sobre todo las primeras seis semanas posparto, y en esto, la alimentación está en primer plano de importancia.

En lo referente a la estación del año, más que mencionar el clima, ya que los extremos son malos, mejor lo que se debe de cuidar es, en que estación del año la vaca puede dejar de comer lo que debe de comer y paralelo a esto, cuidar de no cometer cambios bruscos de alimentación, por el mismo entorno del clima-forrajes.

Un factor más y que por lo general no se le toma en cuenta, es el confinamiento, en este tema se tiene que respetar los m2 por vaca dependiendo que sea lo que pisa la vaca, tierra, pavimento o adoquín, sistema de echaderos, etc. A final de cuentas, si las vacas se encuentran en un ambiente de hacinamiento (apretadas, poco espacio), esto también se ha señalado como factor que favorece el desplazamiento del abomaso.

En resumen, la presentación de desviación de abomaso por más factores de influencia que le quieran agregar, no deja de ser un problema de alimentación, por lo que también se puede presentar en cualquier etapa de la vaca, sólo dependería del grave error en el manejo de la alimentación que tuvieran en ese momento. Lo cual siempre se puede evitar cumpliendo fielmente el manejo de la alimentación en todas las etapas de la vaca.

Signos clínicos.

La vaca presenta inapetencia (falta ganas de comer) hasta anorexia completa (dejar de comer), disminución fuerte en la producción de leche, por lo que la vaca también puede entrar en un cuadro secundario de cetosis. La temperatura, frecuencia cardiaca y la frecuencia respiratoria pueden estar dentro de los parámetros normales. Las heces (estiércol) son escasas y blandas, pero también en ocasiones se presenta diarrea. A la auscultación entre la 9a y 12a costilla del tercio superior, se escucha la típica resonancia metálica.



Prevención.

Cuidar la condición corporal en cada una de las etapas de la vaca, acompañado de la alimentación correspondiente en cada una de las etapas, cuidando la materia seca, y la relación forraje-concentrado. Sobre todo, cuidar la vaca al secado, en especial atención la etapa de transición (21 días antes del parto y 21 días después del parto). Esta etapa de transición es de máxima importancia para minimizar no sólo el problema de desviación de abomaso, sino de todas las enfermedades metabólicas.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal