Diapositiva 1 El poblamiento de América (5º básico) Diapositiva 2: La Tierra durante el Pleistoceno



Descargar 26.99 Kb.
Fecha de conversión05.07.2017
Tamaño26.99 Kb.
Diapositiva 1

El poblamiento de América (5º básico)
Diapositiva 2: La Tierra durante el Pleistoceno
Dos periodos de formación del planeta, que los geólogos han llamado Pleistoceno y Holoceno, son el marco en que se desarrolla el poblamiento del continente americano. El Holoceno es el periodo que estamos viviendo hoy, caracterizado por un clima cálido en que los hielos se concentran mayormente en los polos, situación ambiental que prevalece desde hace unos 11.000 años. Por su parte, el Pleistoceno, también conocida como Era del Hielo, es la etapa anterior al Holoceno y se caracteriza por una clima mucho más frio que el actual. Por esta razón enormes glaciares copaban parte importante de la superficie terrestre y sobrevivían principalmente animales que tenían una mejor resistencia al frio, básicamente aquellos que podían almacenar suficientes cantidades de grasa y que tenían una piel y un cuerpo resistentes a las bajas temperaturas. Por los huesos que los investigadores han hallado, se sabe que estos animales eran mucho más grandes que los actuales, por lo cual se les llama megafauna.
Diapositivas 3-4: La megafauna del Pleistoceno
Algunas de las especies que encontramos en América durante este período son el mamut, de 4,5 metros de altura y enormes colmillos, el bisonte, de larguísimos cuernos, el alce, con una cornamenta de 2,5 metros de largo, un castor del tamaño del oso actual, el perezoso terrestre gigante, con una cabeza pequeña y un cuerpo tan grande como una jirafa, la cabra montés, el oso gris, el camello americano, la paleolama, de la cual surgen después los guanacos y las llamas, el mastodonte, de la familia de mamut pero más pequeño, el caballo americano, el caribú, y el buey almizclero. Como depredadores estaban el lobo horrendo, el tigre dientes de sable, el puma, el coyote, el jaguar y una pantera tan grande como el más grande de los leones actuales.
Lo mismo ocurría con las plantas. Árboles, arbustos o matorrales no eran las mismas especies que encontramos hoy, algunas eran de mayor tamaño y podían crecer en lugares más inhóspitos y fríos.
Esta Era del Hielo tuvo cuatro grandes momentos en los que hizo mucho más frío y gran parte del planeta se cubrió de hielo. A cada uno de estos momentos se les llama primera, segunda, tercera y cuarta glaciación. Como una parte importante del agua estaba congelada, el nivel del mar descendió, apareciendo grandes terrenos que hoy están bajo el agua. Esto permitió que muchos animales se movieran entre los continentes, esparciéndose por la tierra.

Diapositiva 5: El hombre en América
El Pleistoceno duró cinco millones de años y las primeras huellas del hombre se encuentran en África y tienen unos cuatro millones de años. Después este largo tiempo los primeros homínidos fueron evolucionando hasta llegar al hombre moderno u Homo sapiens sapiens.
Hacia finales del Pleistoceno, cuando ocurrió la cuarta gran glaciación, el hombre moderno –biológicamente igual a los humanos actuales, con un lenguaje desarrollado, con complicadas creencias y con la misma inteligencia–, pasa desde el continente asiático hacia América.
Diapositiva 6: Las teorías aceptadas
Han existido muchas ideas y teorías sobre cómo llego el hombre a América. Después del descubrimiento de Colón, algunos pensaron que este nuevo continente había sido poblado por una de las diez tribus perdidas de Israel. Por la presencia de las pirámides, se especuló también que los egipcios habían llegado antes a América. Otros dijeron que la cultura China había navegado hasta acá e incluso se pensó que nuestro continente era la tierra perdida de la Atlántida que mencionaban los griegos. El conocimiento científico actual propone que el grueso de la población originaria del continente desciende de mongoloides que habrían cruzado desde hacia por el extremo norte del continente. Si bien es posible un contacto con poblaciones de Europa, de la Polinesia o Asia, estos contactos habrían poco significativos en términos genéticos y bastante más actuales.
Los grupos humanos que poblaron América lo hicieron durante la última glaciación, cuando el mar bajó formándose un gran corredor o puente de tierra entre Siberia y Alaska, que unió Asia con América del Norte. Este corredor, denominado por los arqueólogos Beringia, desapareció al derretirse los grandes glaciares y el consecuente aumento del nivel del mar. Los primeros seres vivos que pasaron por este puente terrestre desde Asia a América fueron los grandes animales de la Era del Hielo, como el mamut o el bisonte, aunque también pasaron animales desde América a Asia, como el antepasado del camello, el lobo y el caballo.
Mientras estos animales se movían ciertos grupos humanos los siguieron desde Siberia, pasando luego desde Alaska hacia sur por un corredor entre las masa de hielo. Estas bandas entraron en varias oleadas migratorias, al menos hasta hace unos 15 mil años. Otra teoría plantea una ruta complementaria, en la cual se habría navegado desde Siberia, pasando por las islas Aleutianas, hasta la península de Alaska.
Diapositiva 7y 8: Las teorías en discusión
Una ruta cuya posibilidad está en discusión es la que une el norte de Europa por el océano Atlántico y bordea Islandia y Groenlandia hasta llegar a la costa oriental de América del Norte. Esta discusión se basa en la existencia de sitios muy antiguos en el lado este de Estados Unidos, indicando que algunas familias de los primeros pobladores vivieron en esta área y posiblemente llegaron desde Europa. En todo caso esta migración habría sido posterior al poblamiento desde Asia y no habría sido significativa en términos genéticos.
Se han plantado también vías de poblamiento a través del océano Pacifico. En 1928 el antropólogo portugués Méndez Correia propuso una ruta que unía Australia, la costa Antártica y las costas de América del Sur. No obstante no se han encontrado evidencias que apoyen esta idea. Por su parte en 1943 el antropólogo francés Paul Rivet sugirió que podrían haber llegado a América por vía marina poblaciones de Melanesia y Polinesia. Algunas evidencias se han descubierto que podrían probar esta hipótesis, aunque parece que estos contactos fueron tardíos y no afectaron la composición genética de los amaricanos.

Diapositiva 9: ¿Cómo eran los grupos humanos que hicieron este gran viaje?
Físicamente, los primeros pobladores eran de piel cobriza, pómulos altos, ojos oscuros y cabello negro y liso, es decir, tenían rasgos mongoloides. Eran grupos nómades, que se organizaban en bandas familiares de entre 40 y 50 personas y que se movían siguiendo a los grandes animales que emigraban desde Asia. Gozaban de una excelente salud, ya que muchos de los virus y bacterias que trajeron desde Asia no sobrevivían al frío al que estaban expuestos. Entre ellos no existían grandes diferencias sociales, aunque muy probablemente eran los hombres mayores y los mejores cazadores los que guiaban a los otros. Sólo se destacaban entre ellos, aquellos que cumplían las funciones de chaman, una suerte de guía espiritual y medico que tenía la capacidad de invocar poderes divinos.
Diapositiva 10: Su forma de vida
Para sobrevivir a este viaje, los integrantes de las bandas tenían que aprovechar al máximo lo que les ofrecía el paisaje. Por esto recolectaban semillas, hierbas y plantas comestibles, especialmente en verano, cuando las temperaturas eran más benignas.
Si bien cazaban animales pequeños, como focas, peces o aves, la megafauna, tal como mamuts, bisontes y caballos, eran unas de sus presas favoritas. A estos animales no sólo los utilizaban para alimentarse, también usaban sus pieles como abrigo, su grasa para cocinar, su estiércol como combustible y sus huesos para fabricar diversos objetos como armas, figurillas, agujas o punzones para coser la ropa y los cueros, entre otros usos. En este viaje hombres y mujeres ya venían acompañados del perro, que ayudaba en la caza y el cuidado de los campamentos.
Para soportar el clima frío, estas personas estaban muy bien equipadas con gruesos chaquetones, pantalones de cuero y capuchones de pieles que los abrigaban del viento ártico. Una prenda importante fueron los zapatos de cuero para cubrir los pies, sin los cuales hubiese sido imposible avanzar.
Fabricaban tiendas y chozas de piel. Para afirmarlas, primero hacían un agujero en la tierra y luego instalaban una estructura de huesos y ramas, la cual cubrían con cueros, para hacerla más firme y protegida del viento. Adaptados a la vida nómade, estaban acostumbrados a desarmar con rapidez sus viviendas y a transportarlas con ellos, al igual que lo hacían con los cueros y los alimentos.
Diapositivas 11-12: La caza
Para cazar desarrollaron diversas armas. Una de estas fue la estólica, la cual lanzaba un proyectil con una punta de piedra, que era cuidadosamente tallada. A través del tiempo fueron cambiando las estrategias, pero como los animales eran muy grandes, fue necesaria la participación de una gran cantidad de personas, incluyendo niños y mujeres. Los acorralaban con la ayuda de perros y antorchas y los guiaban hasta lugares empantanados, donde caían y no podían salir. Desde ahí los atacaban y una vez muertos los faenaban –cortando las partes con más carne– y se los llevaban al campamento. El hielo y el clima funcionaban como un refrigerador, congelando y manteniendo las provisiones.
Diapositiva 13: Un nuevo paisaje, un nuevo continente
A medida que los animales se fueron agotando y moviendo, las bandas volvieron a iniciar su viaje hacia el sur, descubriendo un nuevo continente desconocido para ellos. Después de pasar la zona más crítica, rodeados de glaciares, llegaron al sur de las grandes masas de hielo, donde existía un paisaje completamente nuevo. Amplias llanuras e inmensos espacios, con una nueva vegetación, bosques de abedules, pinos y abetos, y praderas de hierbas y planicies salpicadas de lagos y lagunas. Este viaje, desde las costas y llanuras de Siberia hasta las primeras praderas de América del Norte les tomó cientos de años.
En estas llanuras vivían grandes herbívoros y depredadores del Pleistoceno, además de animales más pequeños como una gran cantidad de aves, liebres y roedores que pasaron a ser parte de su dieta. Agregaron también nuevas especies de hierbas y frutos, ampliando y completando su alimentación. Esto permitió un aumento en el número de personas, formando nuevos grupos que van avanzado, hasta llegar a Tierra del Fuego en un tiempo que abarca unos 20.000 años. A estos grupos de personas que habitaron y se adaptaron por primera vez América, se les llama paleoindios.
Diapositiva 14: Clovis, un nuevo estilo de vida
Hacia el año 11.000 antes de Cristo, los glaciares comienzan a retirarse de los extremos continentales, lo brinda el escenario para el surgimiento de nuevos estilos de vida en estas zonas.
En las grandes llanuras de Norte América se desarrollan los grupos Clovis, expertos en la caza del mamut. Fabricaron armas especiales para matar a este animal, especialmente dardos armados con afiladas puntas de proyectiles de piedra de 12 centímetros de largo. Estos dardos eran arrojados con la ayuda de la estólida, instrumento que en la forma de una larga vara actuaba como una extensión del brazo, lo que permitía disparar el dardo con más fuerza y a mayor distancia.
Diapositiva 15: Las nuevas técnicas de caza
Esta tecnología de caza se fue expandiendo por la región y surgieron variaciones. Cuando se extinguió el mamut, los grupos humanos se concentraron en cazar al bisonte, especialmente con la técnica de provocaban estampidas hacia riscos y despeñaderos, donde morían una gran cantidad de animales. Así, se hizo posible que varias bandas se unieran para estas ocasiones, incrementándose la interacción social.
Pero la conquista de América no fue fácil. Al ir avanzado hacia el sur, los climas y los animales fueron cmabiando. Los grupos que pasaron a América del Sur se encontraron con otros animales, como el milodón, el armadillo gigante, el mastodonte y la paleolama.
De esta manera, el poblamiento fue un largo proceso de aclimatación y observación de las características propias de cada lugar, muchas de las cuales presentaban difíciles obstáculos como inundaciones, sequías, terremotos y huracanes. Los distintos recursos y condiciones necesitaron la creación de artefactos domésticos, refugios, ropajes, herramientas y técnicas de caza especiales para cada lugar.
Diapositivas 16-17: Evidencias de los primeros pobladores en América y Chile
Varios sitios donde se han encontrado evidencias de estas antiguas poblaciones se encuentran en América del Sur, especialmente en Chile.
Monte verde: Uno de los lugares donde se han encontrado algunos de los restos más antiguos de Amárica está en Chile, cerca de Puerto Montt, en una localidad llamada Monte Verde. Además de huesos de mastodontes y objetos de piedra, se encontraron estructuras de madera muy bien conservadas, que habrían sido las viviendas (o parte de una gran vivienda) de quienes vivieron ahí hace 15.000 años atrás. Son las más antiguas encontradas en toda América. Bajo estas evidencias se encontraron objetos que podrían tener 33.000 años de antigüedad, pero su carácter cultural (si fueron o no hechos por humanos) está siendo aún sometido a investigaciones. Dichas fechas cambiarían drásticamente las teorías sobre la data y el lugar por donde se habría producido el poblamiento americano, pero sólo futuras investigaciones darán luz al respecto.
Punta Ñagué: Otro lugar en Chile donde se han encontrado huellas de los primeros pobladores de América, se ubica al noroeste de Los Vilos, en la Región de Coquimbo. Este sitio costero presenta evidencias de los primeros grupos humanos que cazaron, recolectaron y consumieron productos del mar, utilizando herramientas de piedra para su procesamiento, que han sido llamados por los arqueólogos Huentelauquén. Las fechas más antiguas de este sitio tienen alrededor de 11.000 años.
Estos sitios son evidencias de dos formas de vida, una orientada a la explotación y el uso de recursos terrestres y la otra especialista en cazar y recolectar productos del mar. Hoy en día no se sabe si estas formas de vida representan dos grupos distintos o es un mismo grupo muy bien adaptado a distintos ambientes.

Diapositiva 18: El fin del período glaciar
Hace 10.000 años atrás, el Pleistoceno y la época glaciar llegan a su fin, dando paso al Holoceno o Actual. Aumenta la temperatura en todo el planeta y en América se producen enormes cambios ecológicos de importancia. Surgen las zonas tropicales y más boscosas, algunos lugares se convierten en desiertos y en general el clima se vuelve más amable para el ser humano.
Sin embargo, estas temperaturas son muy altas para los grandes animales herbívoros acostumbrados al frío y a las extensas praderas de pastos. Por este motivo se extinguieron varias especies, como el caballo, el mastodonte o la paleolama, dando paso a nuevos animales como los guanacos, el jaguar o el ñandú, mientras que algunas continuaron hasta hoy, como el lobo.
El hombre también cambia su forma de vida y se acomoda a los nuevos climas y recursos. Así comienza otra etapa de la vida humana, la que trae nuevas tecnologías y conocimientos como la cerámica, la metalurgia, el cultivo de las plantas y la ganadería, que seguirán evolucionando a través del tiempo hasta la llegada de los conquistadores europeos.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal