Domingo F. Sarmiento



Descargar 10.81 Kb.
Fecha de conversión10.04.2018
Tamaño10.81 Kb.
Conferencia en la Biblioteca Popular “Domingo F. Sarmiento”, Chascomús, Alvear, 09,

el viernes, 19 de septiembre de 2014.

bibliopsarmiento@gmail.com
Sarmiento y los senderos de la tecnología

Por Ing. Horacio C. Reggini

Miembro de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, de la Academia Nacional de Educación y de la Academia Argentina de Letras. Miembro de la Academia Argentina de Artes y Ciencias de la Comunicación y de la Academia del Mar. Miembro correspondiente de la Academia de Ingeniería de la Provincia de Buenos Aires.

Resumen

Comienzo por destacar la obra educativa que emprendió el genial sanjuanino al crear las Bibliotecas Populares. Domingo Faustino Sarmiento no fue sólo un notable modelo de estadista, sino también un ejemplo de ingeniero ya que se distinguió por sus intensas y fructíferas acciones, características de los verdaderos ingenieros.


Primer párrafo

SARMIENTO BIBLIOTECAS POPULARES
En la tarea de crear las Bibliotecas Populares, Sarmiento tuvo la ayuda de su ministro de instrucción pública, y siguiente presidente del país, Nicolás Avellaneda, quien en 1870 sancionó, promulgó y firmó la LEY 419, SARMIENTO BIBLIOTECAS POPULARES que permitió en 1872, crear localmente esta Biblioteca Popular “Domingo F. Sarmiento”.
Por eso, me parece oportuno, repasar hoy esa Ley 419, que dió vida a esta legendaria e importante institución de Chascomús. La ley citada consta de seis artículo que paso a leer
Art. 1 - Las bibliotecas populares establecidas o que se establezcan por asociaciones de particulares en ciudades, villas y centros de la República, serán auxiliadas por el Tesoro nacional.
Art. 2 - El Poder Ejecutivo constituirá una Comisión protectora de las bibliotecas populares, compuesta por lo menos de cinco miembros y un secretario.
Art. 3 - La Comisión tendrá a su cargo el fomento e inspección de las bibliotecas populares, así como la inversión de los fondos.
Art. 4 - Creada una asociación por medio de suscripciones una biblioteca popular, su comisión directiva podrá concurrir a la Comisión protectora, remitiendo sus estatutos, y el dinero reunido, indicándo los libros deseados de adquirir con él y con lo que dará al Tesoro nacional.
Art. 5 - La subvención que el Poder Ejecutivo asigne a cada biblioteca popular, será igual a la suma que ésta remitiese a la Comisión protectora, empleándose el total en la compra de libros que se hará por cuenta de la Nación.

Art. 6 - El Poder Ejecutivo pedirá anualmente al Congreso, el dinero necesario para el cumplimiento de esta ley, quedando como recurso provisorio, la parte del inc. 15 del Departamento de Instrucción Pública, que no se emplee.


Último párrafo

Senderos de la tecnología
He afirmado en diversos libros y notas juicios positivos en cuanto a la influencia de la tecnología en la sociedad, lo cual no es muy habitual que sea señalado por los ingenieros. Tampoco el importante aporte de la tecnología al arte de lo bello y su difusión es debidamente reconocido por los artistas. La tecnología que aportan los ingenieros y los artistas a la sociedad, aparece fuera de la luz que ilumina a los que la utilizan. A menudo se pone a los ingenieros en una categoría inferior de seres sólo tecnológicos. Si bien, ello nos diferencia algo de los animales, ello acrecienta nuestras posibilidades de hacer mucho bien como mucho mal, lo cual plantea una cuestión ética tan antigüa como irresuelta hasta ahora. Los ingenieros son tan creadores como los artistas, pero todos saben quien creó "La Gioconda" y nadie sabe quien creó “la televisión”, que mira todos los días. La cultura incluye tanto a los artistas como a los científicos, y no estimarla de esa manera, rebela un desconocimiento del significado o la definición de cultura, al suponer que los únicos que aportan a su evolución son los artistas. Los ingenieros trabajamos de manera silenciosa y constructiva, en múltiples aspectos del planeta, aportando beneficios a la calidad y belleza de la vida de las personas. Aunque pocos se dan cuenta, venimos cambiando el mundo de la vida y velando para que ella siga existiendo.
De la tierra de San Juan han surgido numerosos intelectuales y artistas. Quiero destacar hoy a uno de ellos, el periodista y poeta Jorge Luis Bates, quien refiriéndose a Sarmiento, escribió el magnífico poema YO, que recitará a continuación gentilmente Enrique Díaz, Comandante Mayor Jubilado de los Bomberos Voluntarios de Chascomús, debido a la amable intervención de Alicia Lahourcade. Ya que en el poema aparece Sarmiento con cierto carácter fuerte que alguno puede tildarlo de engreído, quiero recordar una frase de G. K. Chesterton (1874-1936): “Todos los educadores son absolutamente dogmáticos y autoritarios. No puede existir la educación libre, porque si dejáis a un niño libre no le educaréis”. La frase anterior que acabo de leer podría sugerir que la educación es indoctrinamiento, sin embargo, aprender a ser libre es sin duda una parte fundamental de la educación.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal