Don Eduardo Llanos Alvarez



Descargar 13.83 Kb.
Fecha de conversión16.09.2017
Tamaño13.83 Kb.

Don Eduardo Llanos Alvarez

En todas las fechas en que debemos recordar alguna hazaña histórica, siempre nos acordamos de los que fueron protagonistas directos y casi, o siempre, olvidamos a los que anónimamente tuvieron un protagonismo en que si no hubieran puesto parte de su voluntad, patriotismo o deferencia, muchos actos o epopeyas heroicas no hubieran podido realizarse. Hoy traigo para este 21 de mayo a un personaje que veló y cuidó a nuestro capitán Arturo Prat, después de muerto en la cubierta del Huáscar.

Don Eduardo Llanos Alvarez, nació en un pueblito llamado Cangas de Onís en el Principado de Asturias (España), el 12 de agosto de 1833, una vez terminados sus estudios en 1850, su padre decide enviarlo a América, tenía 17 años. Vivió en Chile y Perú por 47 años, se radica en Iquique entre el 1876 y 1890, llegando a ostentar cargos como Vice Cónsul de España, Presidente de la Sociedad de Beneficencia Española, Administrador del Gremio de Jornaleros y Constructor de Obras Publicas Municipales. De vuelta a Santiago de Chile, fue nombrado Inspector de Obras Fiscales en Construcción entre 1890 y 1893, posterior en 1894, se le nombra Superintendente de la Exposición de Minería y Metalurgia que se celebra en el mismo Santiago.

Llanos, siendo español, le tocó vivir días muy difíciles en la época de la guerra que Chile y Perú sostenían contra España (1864-1866), él y sus coterráneos, fueros internados en Santiago y confiscados sus bienes, muchos debieron acudir a la Sociedad española de Beneficencia y fue comisionado Don Eduardo para ayudarles.

Al tiempo después se traslada a Iquique que estaba bajo soberanía Peruana y es espectador del Combate Naval del 21 de mayo de 1879. Don Eduardo, conociendo que estaba siendo vigilado por las autoridades peruanas, debido a su inclinación a la causa chilena, dio sepultura a los cadáveres del Capitán Prat y el Teniente Serrano. Una vez tomado Iquique, se hizo público este hecho y nació por parte de las autoridades chilena, un sentimiento de gratitud hacia Don Eduardo y hacia España, replanteándose el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, rotas a causa de la guerra que se había sostenido.

Al momento de ser entregados los cuerpos de Prat y Serrano, son trasladados a la 1ª Cía. de Bomberos; aunque un gran número de de voluntarios eran españoles y de otras nacionalidades, aun no tomaba el nombre de “Española”. En este cuartel se fabrican en forma rápida las dos cajas fúnebres con tablas de botes pesqueros que facilitan cuatro boteros chilenos.
Eduardo Llanos utiliza como mortajas un juego de sábanas, las cuales en una de sus esquinas tenían bordadas sus iniciales.

Una vez terminadas las dos cajas fúnebres, la comitiva marchó el día 22 en la tarde con los ataúdes al cementerio que en esa época estaba en el extremo de la ciudad; hoy está en medio de Iquique. Los restos fueron llevados en carretas, dignos, mudos e inmutables, pese a algunas miradas y gestos burlescos de los transeúntes peruanos con que se toparon, hasta llegar al cementerio más triste del mundo, sin cipreses, sin flores, sin verdor, todo árido, todo polvoriento y cálido.


Allí contempló por última vez la faz del capitán Prat, lívida como la amarillenta cera de un velón y con una profunda herida en la sien, y le tocó escribir con tinta negra, sobre una cruz improvisada: Arturo Prat Chacón, Mayo 21 de 1879.

Hay que destacar que un alto porcentaje de ciudadanos en Iquique eran chilenos, a tal punto que formaron una Compañía Chilena de Bomberos Nº6 de Ganchos, Hachas y Escaleras. Al producirse el bloqueo fue cerrada por la autoridad peruana; además después del combate, temiendo un levantamiento de los chilenos, son expulsados de Iquique.

El acto de los españoles en Iquique, no solo se circunscribió al piadoso enterrar de los héroes, sino también, a dar socorro material y espiritual a los sobrevivientes de la épica hazaña.

Al producirse en noviembre de 1879, la ocupación chilena en Iquique, se nombra como su primer Alcalde al Almirante don Patricio Lynch, quien solicita a don Eduardo integrarse al Municipio dentro de los planes de organización de la ciudad. Posteriormente fue nombrado por España Vicecónsul, título que mantuvo hasta su alejamiento del país.

El Sargento de Artillería de Marina, Juan de Dios Aldea, que saltara junto a Prat en el primer espolonazo que le dio el Huáscar, es depositado herido junto al Capitán y es llevado al Hospital, muriendo producto de sus heridas el 24 de mayo cuando Prat y Serrano ya habían sido sepultados por Don. Eduardo Llanos.

En noviembre de 1879 al tomar el control las fuerzas chilenas, comienza el retorno de chilenos a la ciudad, reorganizando la 6ª Cía.de Bomberos y acuerdan cambiar el nombre de “Chilena” por “Sargento Juan de Dios Aldea”.

Una vez ocupada Iquique por las fuerzas chilenas los bomberos de la 6ª Cía. toman como suya la difícil tarea de ubicar los restos del Sargento Juan de Dios Aldea. Primero hablaron con los médicos quienes les informaron que tenía un brazo amputado, varios impactos de balas y parte de su cuerpo destrozado. Por estos mismos datos, son informados que sus restos no fueron sepultados en una tumba separada como Prat y Serrano; sino que fueron tirados a la fosa común del cementerio.

Con la autorización del Administrador del Cementerio local, remueven “toda la fosa común del cementerio” hasta que ubican los restos del Sargento Aldea, de los cuales se transforman en custodios permanentes. Conservan los restos en su cuartel hasta que son trasladados al Monumento a los “Héroes de Iquique” en Valparaíso, donde descansan junto a su Comandante y la tripulación inmortal de la “Esmeralda”.


Es importante señalar que como consecuencia del Combate Naval de Iquique y el heroico desempeño de su gloriosa tripulación, el 29 de mayo la 2ª Cía. “Bomba Sur” de Santiago se reúne en Sesión de Compañía y acuerda cambiar su nombre por el de “Bomba Esmeralda” en eterno homenaje a la gesta heroica donde combatieron dos de sus más preclaros voluntarios; el Guardiamarina Ernesto Riquelme Venegas y el Cirujano 1º Dr. Francisco Cornelio Guzmán Rocha, a quienes en póstumo homenaje se les pasa lista eterna en todos los actos de servicio.
En diciembre de 1908 don Eduardo Llanos regresó a España. Viviría en Corao los diecinueve años que aún le quedaban de vida junto a sus hermanos Leandro y Amalia. Aquí colaboró con la cooperativa agrícola El Despertar, creada en Corao; con la efímera Cámara de Comercio de Cangas de Onís, de la que fue presidente durante un año; visitaba con frecuencia a su sobrino segundo don Sebastián de Soto Cortés en su palacio de Labra; y seguía en contacto con sus muchos amigos de España y América, convirtiéndose en entusiasta divulgador de la cultura y el paisaje de la zona.

Finalmente, murió en el palacio de Corao el 4 de marzo de 1927.


En reconocimiento a toda una vida dedicada a fortalecer las relaciones entre España y Chile, le había sido concedida por el Gobierno Español, la Cruz de Segunda Clase del Mérito Naval en 1902 y la Cruz del Mérito Militar por el de Chile en 1904. El Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, por su labor educativa, le nombró en 1907 Caballero de la Orden Civil de Alfonso XII.

Dos años después de su muerte, en 1929, tuvo lugar en el cementerio parroquial de Abamia un homenaje de la Armada de Chile a don Eduardo Llanos, colocando sobre la losa del sepulcro una placa en la que se lee: "Homenaje de gratitud al señor Eduardo Llanos Alvarez de las Asturias. La familia del capitán de Fragata de la Marina de Chile, Arturo Prat. Año MCMXXVII".

Estamos en el año 2010, el director y productor del filme, Elías Llanos, cumple con su promesa de estrenar el filme en Iquique de la película “Esmeralda 1879” (su estreno oficial en salas es el próximo 20 de mayo) y su decisión respondió al cariño por la ciudad y por el hecho que la rada iquiqueña fue el lugar donde se registraron los hechos históricos. Además, existe una relación especial dado que el cineasta es “nieto de Don Eduardo Llanos.”

El elenco lo integran Jaime Omeñaca (Arturo Prat), Francisca Opazo (Carmela Carvajal), Roberto Prieto (Miguel Grau) Ariel Mateluna (Gaspar Cabrales), Víctor Montero (Vicente Zegers), Maximiliano Vivanco (José Amigo), Andrés Reyes, Renato Munster, Nicolás Poblete y el iquiqueño Fernando Godoy.



Rooney Valcarce.

Arica 21 de mayo 2010.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal