Dossier fides maria y europa



Descargar 59.96 Kb.
Fecha de conversión12.09.2017
Tamaño59.96 Kb.


Agencia FIDES – 1 de setiembre de 2007


DOSSIER FIDES
MARIA Y EUROPA

(Segunda Parte)
A cargo de N. Bux y S. Vitiello
IRLANDA:

- NUESTRA SEÑORA DE LA ISLA – LADY’S ISLAND

- NUESTRA SEÑORA REINA DE IRLANDA – KNOCK
LITUANIA, LETONIA, ESTONIA:

- SANTUARIO DE LA NATIVIDAD DE MARÍA – SILUVA (LITUANIA).

- SANTUARIO DE LA VIRGEN NEGRA – AGLONA (LETONIA).
MALTA:

- IGLESIA DE LA ASUNTA – MOSTA.

- SANTUARIO DE TA’ PINU – ISLA DE GOZO.
HOLANDA:

- SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DEL BOSQUE – ‘S-HERTOGENBOSH.

- SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA ESTRELLA DEL MAR – MAASTRICHT.
POLONIA:

- SANTUARIO DE LA MADRE DE DIOS JASNA GORA – CZĘSTOCHOWA.

- SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE WARMIA – GIETRZWALD.

- SANTUARIO DE LA REINA DE POLONIA DOLOROSA – LICHEN.

- SANTUARIO DE LA DIVINA MISERICORDIA – CZĘSTOCHOWA (VIRGEN NEGRA).

REPUBBLICA CHECA Y ESLOVAQUIA:

- SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE STARÀ BOLESLAV - STARÀ BOLESLAV.

- SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE LOS SIETE DOLORES - ŠAŠTIN.
PAÍSES ESCANDINAVOS:

- SANTUARIO DE LA MADRE DEL SEÑOR – VADSTENA.
DINAMARCA

IRLANDA
Los santuarios irlandeses visibles actualmente se remontan al siglo XI, puesto que las tierras irlandesas --las cuales, si bien situadas en los límites del mundo conocido, fueron de las más fértiles para la conversión luego de la evangelización iniciada el año 432 por san Patricio, originario de Bretaña--, sufrieron en el siglo VIII las incursiones de las poblaciones vikingas, que saquearon y destruyeron los monasterios de todo el norte de Europa.
El reflorecimiento de la fe católica y, por lo tanto, de la devoción mariana, se debe al establecimiento en la isla de poblaciones normandas, a partir del siglo XI, las cuales volvieron a dedicar a la Santísima Virgen muchos lugares que habían estado precedentemente dedicados a los santos locales.
NUESTRA SEÑORA DE LA ISLA – LADY’S ISLAND

Es este el caso de Nuestra Señora de la isla, localidad dedicada previamente a san Barry. La peregrinación a este lugar siguió siendo practicada incluso durante los períodos de mayor persecución por parte de los ingleses, durante el reino de Enrique VIII, con características fuertemente penitenciales: se recorría el perímetro de la isla varias veces, caminando descalzo por el agua. En estos periodos, el fervor católico irlandés se convirtió también en símbolo de la identidad nacional y cultural negada por mucho tiempo por la opresión inglesa. En los momentos de mayor persecución siempre la conciencia de la pertenencia a Cristo y el consecuente confiarse del hombre a su Creador se hacen más intensos y evidentes, no como consecuencia de la necesidad de una toma de posición en el conflicto, sino como un anhelo irreprimible de la verdad por parte del hombre ante la injustificable negación de la misma.

En 1647 la primera asamblea nacional del nuevo reino proclamó a María como su protectora. En 1641 el pueblo irlandés, guiado por el comandante Owen Roe O’Neill, adoptó como grito de guerra “Santa María” y como estandarte del ejército la figura de la Virgen con el Niño. Pero la resistencia fue vencida pronto por las tropas de Oliver Cromwell, el cual, habiendo recorrido toda la isla, destruyó todo vestigio de culto católico y demolió todas las iglesias y conventos.

Lo que permitió a los irlandeses custodiar su identidad católica y alimentar eficazmente la fe fue la recitación, personal o en el hogar doméstico, del Santo Rosario, el cual tuvo un papel tan importante que se convirtió en una característica nacional.

Las leyes penales contra los católicos fueron abolidas recién en 1828 y la rehabilitación social y económica tuvo que esperar un tiempo mayor. Los antiguos santuarios y conventos no fueron reedificados y hasta ahora las ruinas yacen solitarias en medio del campo. Por ello en Irlanda no es posible divisar la presencia de ningún santuario, a excepción del de Knock.
NUESTRA SEÑORA REINA DE IRLANDA – KNOCK

Santuario mariano nacional, constituye meta obligada para todo buen católico irlandés.

Este lugar se origina en una aparición de la Virgen acompañada de San José y de san Juan Evangelista, completada por un altar que tiene encima al Cordero Divino y la Cruz. La aparición se remonta al 21 de agosto de 1879 y se verificó en presencia de quince personas de diversas edades. El santuario goza de la presencia anual de cerca de un millón de peregrinos. El acontecimiento contribuyó a reducir la tensión social y el odio hacia los ingleses y fue interpretado como un signo de la ayuda celestial y un llamado a permanecer fieles a la Iglesia Católica y en particular a la Divina Eucaristía y al culto mariano. El mismo obispo del lugar, Monseñor John McHale, comentó con las siguientes palabras la respuesta favorable de la comisión que estudió los hechos de Knock: “Es un privilegio para la pobre gente del oeste, en su miseria y en su sufrimiento, que la Virgen se haya aparecido a ellos”.

A 1976 se remonta la construcción de una gran iglesia, que se unió al templo parroquial, y la localidad fue honrada con la visita del Siervo de Dios Juan Pablo II el 30 de setiembre de 1979, aniversario de la aparición.


LITUANIA, LETONIA, ESTONIA
Las últimas en ser evangelizadas, en torno al siglo XIII, época puesta bajo la protección de la Santísima Virgen, las poblaciones bálticas conquistaron la independencia sólo a finales de 1991, después del sometimiento a la Unión Soviética durante el segundo conflicto mundial.

La ola reformadora protestante del siglo XVI, luterana y calvinista, golpeó las tres naciones, que hasta ese momento estaban bajo el control de la Orden Teutónica, cuyo mismo gran maestro, Alberto Hohenzollern, se adhirió al luteranismo en 1525.


SANTUARIO DE LA NATIVIDAD DE MARÍA – SILUVA (LITUANIA)

Apoyo indispensable de la “reforma católica”, con la consiguiente reevangelización de aquellas tierras, fue constituido en el lugar del santuario entonces destruido de Siluva, además de por la indispensable obra de los padres jesuitas, por la aparición de María, en 1612. Allí, dos pastorcillos fueron testigos de la visión de una joven mujer que lloraba irrefrenablemente con un niño en brazos; la imagen se desvaneció pronto. El pastor calvinista local, después de haber reprendido severamente a los niños, se dirigió al lugar para desmentir aquellas voces y disolver la multitud que se había reunido allí, pero, estupefacto, vio en persona lo que se le había narrado. A la pregunta del pastor acerca de los motivos de su llanto, la Virgen respondió: “Hubo un tiempo en que mi Hijo era adorado aquí por mi pueblo. Pero este terreno sagrado ha sido abandonado ahora al hierro del arado y a los pastizales”. La resonancia de lo acontecido llegó también al sacristán de la antigua iglesia, el cual, ciego desde hacía varios años, cuando llegó al lugar, recuperó milagrosamente la vista, de modo que pudo indicar el lugar en el cual el párroco católico había sepultado el ícono de la Virgen, para salvaguardarla de la furia iconoclasta calvinista, durante la cual fue arrasado hasta el suelo el santuario primitivo. El acontecimiento, que tuvo de inmediato una importante resonancia, llamó a muchos a a la conversión.

El principal obstáculo al intento reiterado e insistente de “rusificación” de aquellas tierras, en particular luego de las insurrecciones anti-zaristas de 1831, fue precisamente la renovada fe católica. Allí donde en la historia, para afirmar un ideal cualquiera, se ha considerado necesaria la eliminación de algunos elementos de la realidad, no se ha gozado nunca de una posición libre frente a ella, de un primado del amor por la verdad. La fe en Jesús de Nazaret, Verdad suma, es la única en la historia que conserva y ha conservado la razón humana, en su dimensión más auténtica, y la plena conciencia de sí mismos y de la propia identidad. La violencia de la ideología intentó de hecho destruir las realidades que constituían los símbolos mismos de las naciones: la Iglesia de San Casimiro de Vilnius, corazón de la Lituania católica y máxima expresión arquitectónica del país, fue confiscada por el ejército ruso; la comunidad carmelita del santuario de la Puerta del Aurora, siempre en Vilnius, fue expulsada; en 1866 se prohibieron mediante disposiciones legislativas las peregrinaciones.

El pueblo, fortalecido por la propia fe y por la protección mariana, se opuso siempre unánime a esta invasión ideológica, tanto que el general ruso Mura’ëv, líder principal de la feroz represión, escribió en el informe enviado al zar Alejandro II: “Es necesario no engañarse y es necesario saber que mientras exista el catolicismo en el país, el gobierno no logrará someterlo”.

La devoción mariana experimentó una importante expansión en estas tierras en los años que van de 1917, con la caída del zarismo por obra de la revolución comunista, hasta 1940, año en el cual Rusia ocupó estos territorios. Se recuperó la tradición de las peregrinaciones que encontraron su expresión más elevada en la peregrinación a Siluva. Fue tal la vitalidad mariana báltica que suscitó la admiración del entonces nuncio apostólico en Polonia, monseñor Achille Ratti, que luego sería Papa con el nombre de Pio XI, el cual definió a Lituania como “Tierra de María”. La definición agradó tanto a la población lituana, que la hizo propia.

También bajo la dictadura comunista las peregrinaciones siguieron constituyendo, para la población, un momento fundamental de expresión de la propia fidelidad a Cristo y a la Iglesia, al igual que de la identidad nacional. La majestuosidad de los acontecimientos marianos fue tal, que redujo a la impotencia a las autoridades políticas.


SANTUARIO DE LA VIRGEN NEGRA – AGLONA (LETONIA)

Entre los principales lugares bálticos de culto, merece nuestra atención el santuario de la Virgen Negra de Aglona en Letonia. Surgida en el año 1699 como simple iglesita de madera, anexa a un convento de dominicos y ubicada en medio de un espeso bosque de abetos, su construcción conoció una notable ampliación en 1768, luego de los prodigios que se verificaron en la veneración de la imagen de madera que representa el santuario mariano de Torki, la cual, por el color que fue tomando con el tiempo, es llamada “Virgen Negra”, y de la creciente predilección que adquirió como meta de peregrinaciones.


MALTA
La Polonia del Mediterráneo, la isla de Malta asistió, gracias a la conquista normanda, al florecimiento del culto mariano, cuyas oraciones tuvieron un rol determinante durante la resistencia de los católicos malteses al incesante asedio de 1565, por obra de doscientas naves provenientes de la islámica Estambul, con vistas a ejercer el control del Mediterráneo. En la víspera de la Natividad de María, el inesperado retiro de la flota turca fue interpretado como un signo claro de la protección de la Santísima Virgen. Así, el 7 de septiembre se celebra desde entonces como el día de la Virgen de las Victorias, además de ser fiesta nacional. Perdida la libertad de autodeterminación por la conquista napoleónica de 1798, hecha posible por el debilitamiento de la Soberana Orden de Malta, la isla pasó en 1814 a la soberanía de Gran Bretaña. Malta se convirtió en estado independiente del Commonwealth recién en 1964.
IGLESIA DE LA ASUNTA – MOSTA.

Destacada entre las empresas más grandiosas de la arquitectura mundial, la Iglesia de la Asunta de Mosta, construida a finales del siglo XIX, constituye una copia casi perfecta y de dimensiones insignificantemente menores, del Panteón de Roma, a tal punto que ha merecido el título de la “tercera cúpula” del mundo, después de San Pedro en el Vaticano y del mismo Panteón. El glorioso edificio, extremadamente exigente desde el punto de vista arquitectónico, fue realizado por un maestro de obras casi analfabeto, pero heredero del arte secular de los malteses para trabajar la piedra local.

Durante la gran guerra, las mismas bombas italianas que semidestruyeron la Polonia del Mediterráneo, cayeron varias veces sobre la gran cúpula, pero inexplicablemente rodaron sin explotar y cayeron de ella. También en ello la población reconoció un signo de protección por parte de la Reina de los Apóstoles.
SANTUARIO DE TA’ PINU – ISLA DE GOZO.

Una de las imágenes marianas más queridas por los malteses fue custodiada en la zona noroccidental de la isla de Gozo, en una iglesita, en lugar de la cual hoy se alza el santuario de Ta’Pinu. La imagen fue colocada por un tal Filippo Guaci (cuyo sobrenombre era Pino, de donde el nombre del santuario) en 1619, en la que en ese entonces era una simple capilla campestre, presente en el lugar desde el tardo Medioevo; el pintor italiano Amedeo Perugino había pintado allí una imagen de la Virgen Asunta al Cielo. La edificación del santuario se remonta al reciente 1883, luego de una aparición de la Virgen a una campesina del lugar, Carmni Grima. Ella, al pasar al lado de la iglesita, sintió que la llamaba una voz femenina y, luego de haberse asomado esa voz le dijo: “Recita tres Ave Marias en honor de los tres días en los cuales mi cuerpo yació en la tumba”. Habiendo confiado lo sucedido a un piadoso joven del lugar, la mujer descubrió que también este, de manera semejante, había sido invitado a rezar por la “llaga escondida” de Jesús, es decir, por la que el peso de la Cruz le había producido en el hombro.

El obispo local, luego de haber interrogado a los dos videntes, autorizó el ejercicio del culto, que se volvió a difundir renovado cuando, en 1887, los habitantes de la isla superaron milagrosamente inmunes una epidemia de cólera.

El nuevo santuario, de estilo románico-bizantino, fue consagrado en 1931, y la imagen fue coronada por el Capítulo Vaticano en 1935.


HOLANDA
Los Países Bajos conocieron por primera vez el Acontecimiento cristiano en 384, gracias a la evangelización de san Servacio, primer apóstol de esas regiones; desarrolló su ministerio en Maastricht (en el sur, en el límite con Bélgica). Se relata que aquí habría construido una capilla dedicada a la Virgen Madre, a partir de la cual se habría luego desarrollado el actual majestuoso santuario.

La necesaria reevangelización de esas tierras, después de las invasiones de las poblaciones bárbaras en el siglo VII, fue obra de los monjes itinerantes irlandeses, entre los cuales recordamos a san Wilfrido y a san Wilibrordo (657-738), que se convirtió después en el santo más popular de los Países Bajos. Ejerció su propio ministerio principalmente en Utrecht, donde fundó una iglesia mariana.

El pueblo católico holandés floreció en medio de las “competencias ciudadanas” del año Mil, en las cuales todas las instituciones de la sociedad de entonces se empeñaban en procurar para la propia ciudad la protección de la Virgen, sobre todo por medio de la adopción de una imagen milagrosa, frecuentemente de dimensiones reducidas y sin particulares pretensiones estético-artísticas; un pueblo que conoció la involucración humana de las peregrinaciones, que, más que cualquier otra cosa, sancionó la unión histórica entre los Países Bajos y la vecina Bélgica, rica en numerosos destinos de culto.

Tampoco a este país le fue ahorrado el golpe protestante, que se concretó, sobre todo en la persecución calvinista a los católicos. Estos, objetivamente en minoría, se vieron privados de sus propios derechos fundamentales, entre ellos los derechos políticos, y se les impidió ejercer públicamente el culto, asistiendo indefensos a la equiparación de la expresión de la propia fe con un mero delito sancionable a veces penalmente.

Suprimido todo lo que llamara a la oración, de modo particular los santuarios, más allá de la evidente furia iconoclasta, fue suprimida toda fiesta, peregrinación o procesión. De esa manera sólo fue posible para los católicos holandeses, continuar las prácticas religiosas camuflándolas bajo otras formas, con el fin de preservar y custodiar la propia identidad cristiana y, por lo tanto, también nacional.

Es el caso de ‘s-Hertogenbosch, en el cual la antigua procesión que se realizaba durante siete tardes consecutivas, se convirtió en un recatado y silencioso paseo.

Los católicos pudieron ver nuevamente reconocida su propia identidad, dignidad y libertad sólo hacia el final del siglo XVIII con la ocupación napoleónica y la expulsión de los Orange. En este periodo el Pueblo de Dios recuperó las catedrales previamente confiscadas, entre las cuales amerita una mención particular la de “Nuestra Señora del Bosque de ‘s-Hertogenbosh”.
SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DEL BOSQUE – ‘S-HERTOGENBOSH.

La construcción tardo-gótica tiene su origen en el culto de una estatua milagrosa, custodiada actualmente en la capilla de esta grandiosa y estupenda catedral.

Dicha estatua, removida inicialmente por su poco valor y colocada en un depósito, atrajo todo el culto popular, cuando en el vano intento por volverla a trasladar, desde el momento en que había sido reubicada en la catedral luego de numerosas insistencias de un obrero, se verificaron numerosas curaciones prodigiosas, documentadas con precisión.
SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA ESTRELLA DEL MAR – MAASTRICHT.

En Maastricht, cuna del cristianismo holandés, el culto mariano es antiquísimo y con raíces profundas. La iglesia actual se remonta al siglo XII y tiene el aspecto de una fortaleza, con torres de defensa y aspilleras. La estatua que se custodia actualmente allí se remonta al siglo XV y probablemente sustituyó una imagen más antigua.

La población conoció la peregrinación a la Virgen Estrella del Mar a inicios del siglo XVI, y su culto se prolongó hasta 1639, cuando la ciudad fue sometida por los protestantes. En este año la estatua experimentó un periodo de complejas peregrinaciones entre Bélgica y Holanda, que concluyeron solo hacia la mitad del siglo pasado, cuando la imagen fue vuelta a ubicar en su lugar.
POLONIA
Madre de Dios, Virgen, glorificada por el Señor, María, haznos gracia, Kyrie eleison”, entre las composiciones poéticas más antiguas de la lengua polaca, así reza un himno mariano, cantado hasta el presente como clara expresión de la gran devoción de este pueblo a la Madre de la Iglesia, la “Begurodzica” (Madre de Dios).

En la tierra polaca, caracterizada por una identidad fuertemente católica, que se remonta cerca al año mil, las expresiones de devoción a la Virgen asumen una intensidad y una cordialidad que difícilmente se encuentra en otras partes. La Madre de Dios es parte integrante de la vida pública, social, y ante todo familiar de este pueblo; basta recordar, por ejemplo, que la actividad del campesino o del constructor se iniciaba solo después de haber pedido, por medio de una bendición, la intercesión de la Virgen, sin la cual no habría sido posible el inicio del trabajo.

La primera iglesia construida en Polonia fue consagrada a la Asunta, cuyo culto nunca ha faltado en la devoción popular y fue difundido sobre todo gracias a la orden cisterciense. Un grupo de monjes paulinos, invitados por Luis de Anjou, entonces rey de Hungría y Polonia, a finales del siglo XIV, dio inicio a la construcción del santuario de Jasna Gora, cerca a Częstochowa.

Hacia la mitad del sigo XVI, caracterizado por la influencia de la reforma protestante, se asistió a la reafirmación de la Iglesia católica, sobre todo por obra de los jesuitas y por medio de una fuerte devoción mariana, desde el momento en que la tierra polaca, circundada de poblaciones paganas, tomó conciencia de sí misma como baluarte del catolicismo y proclamó a María “Reina de Polonia”.



SANTUARIO DE LA MADRE DE DIOS JASNA GORA – CZĘSTOCHOWA.

Un episodio significativo de intercesión mariana en la historia polaca se hace remontar a los años del dominio del rey Juan Casimiro (1648-1668), cuando la expansión hacia los territorios del este se convirtió en causa de aquello que se define como el periodo del “diluvio”. El ejército polaco en efecto, sufrió una seria derrota por parte del imperio zarista y contemporáneamente a esta, fue atacado por los suecos. En diciembre de 1655, y precisamente la noche después de Navidad, la marcha imparable de estos al interior de Polonia se detuvo exactamente debajo de los muros del monasterio de Jasna Gora, presentado precedentemente. María, protectora de los débiles, no había permitido que el “palacio” de su reino cayese en manos enemigas. A la luz de ello el rey Casimiro consagró toda la nación a la Virgen, el 1 de abril del año siguiente.

El santuario polaco por excelencia ha sido objeto de numerosas vicisitudes, entre las cuales, en 1430, el saqueo por parte de una banda de husitas provenientes de Bohemia que redujeron a pedazos el ícono allí venerado, el cual tuvo que ser pintado de nuevo. Este sacrilegio alimentó aún más el movimiento de peregrinación y consagró a Jasna Gora como el santuario nacional. La iglesia original de madera constituyó el lugar para una iglesia en mampostería de estilo gótico; esta iglesia permanece hasta ahora como capilla de la imagen, y constituye el corazón de un vasto complejo sagrado. Al siglo XVII se remontan el espléndido monasterio y el muro circundante, construido para la defensa del santuario-castillo.
SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE WARMIA – GIETRZWALD.

Merece particular mención también la aparición de la Madre Santa en Gietrzwald, el año 1877, durante el cual la zona polaca se encontró sujeta a la “germanización” impuesta por el Canciller Bismarck, hasta el punto que se prohibió incluso el uso de la lengua polaca en toda la zona puesta bajo su dominio. Allí se encontraba una iglesia, en la cual se exponía al culto del pueblo una imagen que reproducía con bastante libertad la de Częstochowa.

Ese año, dos niñas, Jacinta y Barbara, fueron protagonistas de una majestuosa aparición de la Inmaculada Concepción, que, transgrediendo la dura ley del “Canciller de Hierro”, se confió a ellas hablando precisamente en polaco, pidiendo que se recitase el rosario y anunciando el final de la larga persecución religiosa.

Es debida la mención de los santuarios de la Madre de Dios Zebrzydow en Kalwaria Zebrzydowska, de la Inmaculada Concepción de Niepokalanòw, de la Santísima Madre de Piekary en Piekary Slaskie, de Nuestra Señora de las Gracias en Varsovia (en la cual se venera una copia de la imagen de Faenza -Italia- cuya devoción fue difundida por el padre Giacinto Orselli).

De particular relevancia es también el:
SANTUARIO DE LA REINA DE POLONIA DOLOROSA – LICHEN.

Nace de la aparición que se verificó ante un soldado polaco, Tomás Klossowski, que yacía gravemente herido en el campo de batalla de Lipsia (1813), al cual la Virgen concedió la curación y le pidió el hallazgo de un ícono, que él pudo encontrar solo veintitrés años más tarde y que hasta ahora se venera en la capilla del santuario.


SANTUARIO DE LA DIVINA MISERICORDIA – CZĘSTOCHOWA (VIRGEN NEGRA).

Último en este recuento y el más evidente emblema, no sólo polaco sino enteramente católico, del total y ejemplar seguimiento de Cristo en la consagración a María Virgen, el Siervo de Dios Juan Pablo II tuvo un rol fundamental en el reconocimiento de la veracidad del mensaje de la Divina Misericorida, cuya difusión se encargó a la humilde sierva, ahora santa, Faustina Kowalska, de la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia.

Ella transcurrió los últimos dos años de su vida terrena, para luego nacer al Cielo a la edad de treinta y tres años luego de agudos sufrimientos causados por la tuberculosis, contraída sobre una colina del barrio Lagiewniki, donde se yergue actualmente el santuario de la Divina Misericordia, quizás el más conocido de toda Polonia.

La santidad siempre fecunda de la Kowalska, que, sufriendo y adorando, optó por donarse por completo cotidianamente a Dios, hace de esta colina y de este Santuario el foco de la oración y de la búsqueda del Amor infinito de la Misericordia de Jesucristo, que brota, siempre renovador, de los dos rayos luminosos de Su corazón, como se representa en la imagen aquí custodiada.

El mismo Juan Pablo II renovó el mensaje de la Divina Misericordia, y puso la primera piedra del nuevo Santuario, ubicado exactamente encima del original.

El nuevo proyecto arquitectónico, si bien se caracteriza por la búsqueda de la luminosidad por medio de espacios amplios y majestuosos de concreto armado, no satisface desde el punto de vista litúrgico, pues está privado casi por completo de puntos de referencia religiosos, salvo por la gran imagen que representa la pintura de sor Faustina.

El principal efecto de estas construcciones es la secundariedad del Santísimo Sacramento con respecto a la “funcionalidad”, a la limpieza o a la acústica del espacio religioso. Ocurre por lo tanto, como en este caso, que el Tabernáculo se ve desplazado de Su auténtica centralidad, con la consiguiente e inmediata desorientación de los fieles.

De un impacto mucho mayor es en cambio la antigua capilla interna donde la Kowalska se retiraba a rezar en recogimiento espiritual. Al interior de ella los peregrinos tienen la posibilidad de rezar ante el Santísimo, acompañado de una efigie de la maravillosa Virgen Negra.


REPÚBLICA CHECA Y ESLOVAQUIA
Convertidos en dos estados independientes recién en 1993, la República Checa y Eslovaquia presentan sin embargo los mismos orígenes cristianos.

La cristianización de estos territorios se debe en particular al testimonio eficaz de los santos Cirilo y Metodio, que pusieron las bases, no solo de la fe, sino también de una característica piedad mariana, que se convirtió en parte de la vida espiritual y litúrgica, así como intelectual y cultural de ambos países.

Las culturas cristianas de ambos países fueron golpeadas por dos graves heridas a la fe católica, la que se debió a la predicación de Hus en el siglo XV y la de la Reforma Luterana del XVI, que comprometieron por largo tiempo su peculiar catolicidad.

Sin embargo, varios prodigios que se verificaron en ermitas campestres o en bosques, el redescubrimiento de un número considerable de imágenes, así como la protección milagrosa durante las incursiones enemigas, permitieron el continuo surgir de santuarios y de lugares de culto, gracias, sobre todo, al desarrollo de órdenes religiosas. Es necesaria una particular atención a los jesuitas, que bajo la protección de los Habsburgo, restauraron el catolicismo romano, que se fortaleció con la gran devoción mariana propia de ellos.

A ellos se debe la reapertura de muchos santuarios suprimidos o abandonados, estimulando, de esa manera, el antiguo entusiasmo popular por la Madre de Dios, declarada “Protectora” de sus territorios, que así se convirtieron en el “Jardín de María”: esta devoción se documenta en largas procesiones animadas de oraciones y cantos y de banderas y estatuas evocadoras de los misterios de la fe, tanto en el mes de mayo como en el de octubre, con la recitación del santo Rosario, sea en las vísperas de las fiestas marianas con el ayuno, sea en las peregrinaciones.
SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE STARÀ BOLESLAV - STARÀ BOLESLAV.

Probablemente el más antiguo de Bohemia, fue dedicado inicialmente a los santos Cosme y Damián. La devoción mariana se desarrolló en torno al siglo XVII, luego del redescubrimineto de una placa de metal dorado, sobre la cual estaba grabada una figura mariana. Esta imagen, puesto que fue robada y vuelta a encontrar tres veces durante la guerra de los treinta años, fue denominada “Paladio de Bohemia”. Según la tradición fue donada por san Metodio a santa Ludmila y hasta ahora está expuesta a la devoción del pueblo.


SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE LOS SIETE DOLORES – ŠAŠTIN.

En 1927 el Santo Padre Pio XI proclamó a la Dolorosa como patrona de Eslovaquia. Este santuario tiene su origen en el voto que una noble mujer húngara, abandonada por su esposo, hizo a la Virgen Dolorosa, por medio del cual se comprometía a construir una ermita en Su honor a cambio del retorno del marido.

Escuchada la petición en poco tiempo, hasta hoy el santuario permanece abierto al culto, si bien el monasterio salesiano anexo fue empleado como cuartel en 1927 para obstaculizar la piedad.
PAÍSES ESCANDINAVOS
Se ha tomado la opción de tratar conjuntamente los países de Suecia, Noruega, Finlandia e Islandia, con motivo de la clara homogeneidad histórica, cultural y religiosa que los une, dedicando en cambio un espacio propio a Dinamarca, que histórica y culturalmente es más autónoma y rica en tradición cristiana respecto a los otros países.

El mérito de la difusión del cristianismo en estas vastas tierras, caracterizadas principalmente por bosques, ha de reconocerse a la obra realizada por la persona del benedictino san Ancario, en el año 830. Luego de la llegada de la orden cisterciense se desarrolló notablemente la actividad misionera arraigada en la devoción mariana y confiada a Su intercesión.

La difusión del culto a María, considerado elemento fundamental e insustituible para la maduración de la fe, es un objetivo primario de los hijos de san Bernardo y san Norberto. A ellos se debe la edificación y la consagración de un importante número de capillas e iglesias, construidas precisamente en honor de la Virgen.
SANTUARIO DE LA MADRE DEL SEÑOR – VADSTENA.

Un nuevo impulso a la piedad mariana se atribuye a la llegada de las ordenes franciscana y dominica, y en particular a la luminosa figura de santa Brígida (1303-1373). Educada en la vida cisterciense, fundó después la Orden del Santísimo Salvador, subdividiendo la pertenencia en una rama masculina y una femenina. La madre abadesa, que representa a la Santísima Virgen María, recibía la obediencia tanto de las consagradas como de los monjes, inspirándose en María en medio de los Once el día de Pentecostés.

Surgieron después varias cofradías del Rosario que se terminaron constituyendo como tales en verdaderas y auténticas “casas del Rosario de María”, centros propulsores del testimonio dominico y custodios de la corona de Santa Brígida.
DINAMARCA
El Pueblo Santo de Dios ha encontrado siempre en la historia consuelo y acogida en el materno afecto de la Virgen María. El Acontecimiento cristiano y el consiguiente movimiento de devoción hacia la Madre Celeste arribó por primera vez en tierra danesa gracias al santo benedictino Wilibrordo (658-739), primer obispo de Utrecht. La obra de Dios fue conducida luego entre el 950 y el 1150 por los misioneros anglo-normandos y los benedictinos. A Nuestra Señora se le atribuyó entonces el título de “Reina de Dinamarca”. Apenas en un siglo el país se enriqueció con cerca de dos mil iglesias, muchas de ellas dedicadas a María. Se elevaron como consecuencia espléndidas y majestuosas catedrales góticas y románicas que suscitaron la afluencia constante de nuevas órdenes monásticas, difundiendo así mayormente la espiritualidad mariana: surgieron, bajo el santo nombre de la Virgen, veinticuatro monasterios benedictinos, quince cistercienses, siete premonstratenses, veintiséis dominicos, treinta franciscanos, once carmelitas, nueve agustinos y dos brigidinos.

Luego de la expansión del luteranismo, en el siglo XVI, el pueblo danés asistió a la supresión de los altares dedicados a la Virgen y a la destrucción de los íconos a los cuales se dirigían los ojos de los fieles recogidos en oración y, posteriormente, a la promulgación en 1683 de una disposición legal que prohibió, bajo pena de muerte, a los sacerdotes católicos permanecer en el reino.

Con todo el Pueblo de Dios permaneció fiel al culto mariano y al sonido del Angelus los campesinos siguieron descubriéndose la cabeza para la recitación del Ave Maria, como también también arrodillándose y rezando en el lugar de la iglesia donde en el pasado se había encontrado un altar o una estatua de la Virgen.

Finalmente, en 1849 la promulgación de una nueva ley reconoció a los católicos la plena libertad de culto, y por lo tanto la facultad de reunirse en asociaciones, también marianas, volviendo a edificar en las décadas que siguieron conventos y santuarios dedicados a la Santísima Virgen.







La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal