Dr. Horacio P. Garaguso



Descargar 11.24 Kb.
Fecha de conversión03.05.2018
Tamaño11.24 Kb.
LA ACCIÓN DE REVISIÓN DEL SALDO DEUDOR EN CUENTA CORRIENTE ESTÁ SOMETIDA AL PLAZO DE PRESCRIPCIÓN QUINQUENAL FIJADO POR EL ARTÍCULO 790 DEL CÓDIGO DE COMERCIO, CUALQUIERA SEA LA FORMA EN QUE EL SALDO SE CONFORME. Dicho plazo de prescripción no puede mejorar la situación del acreedor con una prescripción abreviada, cuando la cuenta corriente es un negocio indirecto e interpuesto que nada tiene de real, orientado a vulnerar el régimen contemplado en la ley 25065 artículo 39. Conforme el artículo 42 SON NULOS LOS SALDOS DE TARJETAS DE CREDITO CONTENIDOS EN CUENTAS CORRIENTES ABIERTAS A ESE FIN EXCLUSIVO.-

Dr. Horacio P. Garaguso

Instituto de Derecho Comercial y Concursal del Colegio de Abogados de Mar del Plata




LA DOCTRINA DEL FALLO


  1. Si LA acción deducida contra una entidad bancaria prosigue la rectifica-ción del saldo deudor de una cuenta corriente bancaria, el término de prescripción aplicable es el reglado por el artículo 790 del Código de Comercio.-

  2. Las pretensiones de rendición, de revisión o rectificación de cuentas, conservan su individualidad adjetiva y sustancial y responden a presupuestos procesales propios.-

Cámara Civil y Comercial de Dolores, 17 de mayo de 2007, in re “Mazzaro Jorge y otra c/ Banco de la Provincia de Buenos Aires”. El fallo íntegro se encuentra publicado en L. L. B. A. año 14, Nro. 9, páginas 1026 a 1032. Por ello no se aduna copia del mismo.-

OTRAS CUESTIONES DEL FALLO.-


Si bien no es motivo de esta glosa el fallo incursiona en otras cuestiones tales como la potestad del juez de morigerar los intereses pactados por ser abusivos ( repare cuan abusivos son que la morigeración impone la TASA

ACTIVA DEL BANCO PROVINCIA en operaciones a treinta días) y la posibilidad de capitalizar los intereses devengados.-


EL CASO: NEGOCIOS INDIRECTOS Y ENCUBIERTOS.-


El caso demuestra, por un lado, hasta que extremos ha llegado la medida de los “principios” éticos del conforme las exigencias del sistema financiero y por el otro, que la actitud tímida de los jueces solo expande el mundo del abuso. Veamos el caso:

  • El Banco es emisor de una Tarjeta de Crédito,

  • Para asegurar el cobro de los consumos y comisiones e impuestos, el banco procede a debitar la cuantía de una CAJA DE AHORROS que debió abrir en el banco el titular de la tarjeta,

  • Si la caja de ahorros no tuviera fondos y fuera imposible debitar la facturación de la tarjeta VISA BANCO PROVINCIA, SE GENERA UN SALDO DEUDOR EN UNA CUENTA CORRIENTE DENOMI-NADA “ALTERNATIVA”.-

Todo este sistema pretende sustituir el mecanismo regulado en la ley específica, e importa una estipulación indirecta, concretada en fraude a la ley y en exclusivo interés de la entidad financiera.

El titular de una tarjeta no quiere ser cuenta correntista, ni titular de una Caja de Ahorros mutante!.-



LA PRESCRIPCIÓN DE LA ACCION DE REVISIÓN


El fallo en cuestión contiene una prolija investigación enderezada a calificar el negocio jurídico, y la naturaleza de la cuenta, si es simple o de gestión o de comercio y si en realidad es un mutante de cuenta corriente bancaria. El notable esfuerzo de dialéctica y razonamiento esforzado que realiza el juez de voto Dr. Hankovits debiera emplearse para fines más nobles y útiles: es claro que el sistema ideado por un cerebro tortuoso constituye un negocio SIMULADO, en realidad la CAJA DE AHORROS Y LA CONVERSIÓN DE ESTA EN CUENTA CORRIENTE SON INTERPOSICIÓN DE NEGOCIOS CON UN PROPÓSITO EXCLUSIVO Y EXCLUYENTE: COLOCARSE AL MARGEN DEL SISTEMA DE LA LEY DE TARJETAS DE CREDITO, para dotar a la acreencia de un ejecución directa en infracción a la regla del artículo 42 de la ley 25065!.-

Si estos negocios son simulados y la simulación es relativa, lo que debió la justicia hacer es declarar la nulidad de los mismos. Pero en el caso de autos el demandante pide la “revisión del saldo deudor en cuenta corriente”, lo que acota las posibilidad del tribunal de invalidad el negocio aparente. En función de tal nulidad lo único remanente habría sido la existencia de una deuda originada supuestamente por la facturación de la TARJETA DE CREDITO y la acción de revisión no estaría sometida, en tal hipótesis, al régimen del artículo 790 del Código de Comercio, sino al artículo 846. La prescripción será entonces la decenal.-


OTRA NOTA O LOS MOTIVOS DE LA TRANSGRESION.-

No existe Instituto de Derecho Comercial en Dolores, Departamento Judicial en el que también ejerzo mi profesión y dentro del cual soy docente en la Facultad de Derecho de la U. A. A. Por ello me permito comentar este interesante fallo.-


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal