Drunvalo melchizedek



Descargar 0.93 Mb.
Página1/19
Fecha de conversión25.12.2018
Tamaño0.93 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19

SERPIENTE DE LUZ
Después de 2012




El movimiento de la kundalini de la Tierra

y la ascensión de la luz femenina, 1949 a 2013
DRUNVALO MELCHIZEDEK

Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más.




LECTORES EN MOVIMIENTO

-DIFUSIÓN SIN FRONTERAS-

ACLARACIÓN v2.0:


Este documento fue digitalizado en base al archivo que circula en Internet de 202 páginas y 1,7 Mb.

El archivo original contiene las imágenes dentro del documento Word tal como el libro impreso.

En esta versión 2.0 colocamos las imágenes fuera del documento para compactar el tamaño final de archivo. Asimismo la reedición permitió ahorrar 100 páginas.

Puede encontrar la versión 1.0 (versión original) utilizando cualquier buscador (ej: Google.com)

Yo Soy

Serpiente de Luz, Después de 2012


Digitalizador: Desconocido

Versión 2.0: Digitalización reeditada en base al archivo que circula en Internet de 202 págs y 1,7 Mb

Título original: Serpent of Ligth. Beyond 2012

Editado originalmente por, RedWheel, Newburyport, MA (EE.UU.)

Traducción: Blanca González Villegas

Diseño de cubierta: Rafael Soria

© Drunvalo Melchizedek, 2008 Editado por acuerdo con Red Wheel

De la presente edición en castellano: ©ArkanoBooks, 2008

Alquimia 6

28933 Móstoles (Madrid)

Tel: 91 614 53 46 / 58 49 - Fax: 91 618 40 12

www.alfaomega.es

Depósito Legal: M. 21.891-2008 I. S.B.N.: 978-84-96111-66-0

Primera edición: mayo de 2008

Impreso en España por: Artes Gráficas COFAS, S.A. - Móstoles (Madrid)

Queda prohibida, salvo excepción prevista en la ley, cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación de esta obra sin contar con autorización de los titulares de propiedad intelectual. La infracción de los derechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual (artículos 270 y siguientes del Código Penal). El Centro Español de Derechos Reprográficos (www.cedro.org) vela por el respeto de los citados derechos.

INDICE
INTRODUCCIÓN
CAPÍTULO UNO

La apertura


CAPÍTULO DOS

La antigua cosmología 101 y los cambios modernos


CAPÍTULO TRES

La Serpiente de Luz y la Gran Pirámide Blanca De Tíbet


CAPÍTULO CUATRO

La pirámide Nakkal


CAPÍTULO CINCO

La puesta en equilibrio del aspecto femenino de la Red de Conciencia de Unidad


CAPÍTULO SEIS

La puesta en equilibrio de la red femenina alrededor de la Tierra: El Yucatán y los ocho templos (primera parte)


CAPÍTULO SIETE

La puesta en equilibrio de la red femenina que rodea la Tierra: El Yucatán y los ocho templos, (segunda parte)


CAPÍTULO OCHO

«Te necesitamos otra vez»


CAPÍTULO NUEVE

La isla de Moorea, las cuarenta y dos mujeres y los cuarenta y dos cristales


CAPÍTULO DIEZ

La isla de Kauai y la ceremonia tetradimensional de la transferencia de poder del varón a la hembra


CAPÍTULO ONCE

Los anasazis y la rueda medicinal de un nuevo sueño


CAPÍTULO DOCE

La ceremonia del rayo


CAPÍTULO TRECE

Viaje a la tierra maya


CAPÍTULO CATORCE

La purificación de las tierras mayas


CAPÍTULO QUINCE

El arco iris circular


CAPÍTULO DIECISÉIS

Kohunlich y el tercer ojo: La integración del hombre y la mujer


CAPÍTULO DIECISIETE

Palenque y el espectáculo de luz en Uxmal


CAPÍTULO DIECIOCHO

La invitación inca a Perú


CAPÍTULO DIECINUEVE

La isla de la Luna y la isla del Sol


CAPÍTULO VEINTE

La ciudad escondida de Cahuachi


CAPÍTULO VEINTIUNO

Los waitahas y los maoríes de Aotearoa (Nueva Zelanda)


CAPÍTULO VEINTIDÓS

Amor incondicional: imágenes del interior del corazón


ACERCA DEL AUTOR

CONTRATAPA:
SERPIENTE DE LUZ

"Sólo la Madre Tierra y los antiguos mayas saben lo que va a suceder"

De Serpiente de Luz
El nuevo libro de Drunvalo Melchizedek es en parte una aventura de viajes y en parte una enseñanza espiritual y constituye un relato de primera mano de un proceso que tiene lugar una vez cada trece mil años, cuando la energía kundalini de la Madre Tierra surge del centro del planeta y avanza como una serpiente hasta llegar a su nuevo hogar.

La kundalini de la Tierra tuvo su hogar en la antigua Lemuria. Más tarde pasó a la Atlántida y de ahí a los Himalayas. Con cada nuevo cambio ha variado nuestra idea de lo que significa la espiritualidad. Y también el género. Y el corazón. en esta ocasión la Serpiente de Luz se ha mudado, con grandes dificultades, hasta los Andes.

En su obra Serpiente de Luz, Drunvalo nos relata historias de los treinta y cinco años que ha pasado sirviendo a la Madre Tierra. Viaja con él alrededor del mundo mientras sigue a sus guías y a su propio y creciente conocimiento interior. Su historia es una cadena viva de ceremonias para ayudar a sanar los corazones, alinear las energías, corregir antiguos desequilibrios...: en resumen, para aumentar nuestra conciencia de la indivisibilidad de la vida en el universo.
Todo está ya colocado en su sitio, listo para el "cambio de épocas", la gran transformación en la conciencia humana. Este libro es un regalo del Universo. Espero que te sirva como disparador para que puedas volver a despertar los recuerdos guardados en tu interior de forma que recuerdes quién eres y por qué estás aquí. ¡Que comience la aventura!...

Bob Frissel

instructor de Flower of Life y escritor
A nuestros ancestros, que siguen

Viviendo en nuestros corazones y que algún

Día volverán a caminar con nosotros hacia

El futuro.

INTRODUCCIÓN

¡La vida es algo asombroso! Cada trece mil años tiene lugar en la Tierra un acontecimiento sagrado y secreto que lo transforma todo, un suceso que cambia el curso mismo de la historia. Y este raro acontecimiento está teniendo lugar ahora, aunque pocos son los que lo saben. Además, la mayor parte de las personas que lo conocen lo han mantenido en secreto y oculto hasta hoy.

Estoy hablando de la kundalini de la Tierra. Existe una energía, conectada con el centro de la Tierra, cuyo aspecto y comportamiento son muy similares a los de una serpiente en movimiento. Esta energía se traslada por la Tierra al igual que la energía kundalini lo hace por el cuerpo humano.

Es la energía que da vida a los buscadores espirituales de todo el mundo; no sólo en los ashrams, los kankas y los monasterios, sino incluso en la vida corriente y entre la gente normal que, a su modo, está buscando a Dios. La kundalini de la Tierra es la energía secreta conectada con los corazones de toda la humanidad.

La kundalini de la Tierra está siempre ligada a una única localidad de la superficie terrestre y permanece en ella durante unos trece mil años. Al cabo de ese tiempo se traslada a otro lugar distinto para asentarse en él otros trece mil años, basándose en ciclos de tiempo que denominamos «precesión de los equinoccios». Y cuando se produce este traslado, cambia nuestra idea del significado de lo «espiritual». Se transforma según las nuevas energías del ciclo futuro y nos conduce a un sendero espiritual más elevado.

La idea general es la siguiente: la kundalini tiene dos polos, uno de los cuales es el centro exacto de la Tierra; el otro se localiza en algún punto de la superficie del planeta, y puede estar situado en cualquier lugar del mundo. Es la propia consciencia de la Tierra la que decide dónde debe hacerlo.

Cada doce mil novecientos veinte años exactamente se produce un pulso por el cual la polaridad de la kundalini de la Tierra cambia al polo opuesto, mientras varía simultáneamente su situación sobre la superficie del planeta. Esta nueva localización no sólo despierta con rapidez a las personas que viven cerca de este punto sagrado, sino que también envía una frecuencia a la red electromagnética que rodea la Tierra. Esto, a su vez, afecta a las redes de consciencia en modos que vienen determinados por el ADN de la Tierra. Crecemos según un plan y un diseño establecidos.

A los pocos que saben de este acontecimiento, y de lo que está sucediendo a nuestro alrededor, se les transfiere una sabiduría y un estado apacible que constituyen su herencia, pues ellos conocen la asombrosa verdad. En medio del caos, de la guerra, del hambre, de las plagas, de la crisis medioambiental y del colapso moral que todos estamos experimentando en la Tierra en la actualidad al final de este ciclo, ellos entienden la transición y no tienen miedo. Este estado carente de temor es la clave secreta para la transformación que, a lo largo de millones de años, ha seguido siempre a este sagrado acontecimiento cósmico.

En un determinado nivel, esto significa que, en el plano espiritual, le ha llegado el turno a la mujer de conducir a la humanidad hacia la Nueva Luz. Y con el tiempo, esta luz espiritual femenina permeará todo el ámbito de la experiencia humana, desde las mujeres que dirigen en los negocios y en la religión a las jefas de Estado. Para el año 2012 ó 2013, esta luz espiritual femenina se habrá hecho tan fuerte que resultará evidente para todos los que vivimos en este querido planeta y continuará creciendo durante miles de años más.

Es probable que, para muchos de vosotros, todo esto carezca de sentido hasta que hayáis leído los capítulos dos y tres. El capítulo dos trata del Conocimiento Cósmico de lo que está ocurriendo realmente en la naturaleza y las estrellas, así como de su relación con este nuevo ciclo de luz. El capítulo tres es la historia de cómo las antiguas culturas han venido entendiendo este acontecimiento sagrado hasta el momento presente. Ambos te preparan para el contenido de este libro.

A partir del capítulo cuatro encontrarás relatos de mi experiencia e implicación personal con esta Serpiente de Luz y con los cientos de tribus y culturas indígenas que han ayudado en secreto a guiar esta energía espiritual desde Tíbet hasta su nuevo hogar, en América del Sur. Una energía que, tras pasar de Tíbet a India, recorrió serpenteando casi todos los países del mundo hasta llegar a Chile, el nuevo hogar de la kundalini de la Tierra, el nuevo «Tíbet».

Lo que ha ocurrido en el mundo a lo largo del sendero recorrido por la kundalini de la Tierra es casi increíble. Gentes de diferentes culturas y países trabajando todos juntos «como si» estuvieran coordinados por un poder superior, simplemente por el bien de la vida humana. Y yo creo que, sin esta ayuda espiritual, la humanidad sería incapaz de evolucionar al próximo nivel de consciencia, crucial para nuestra propia supervivencia.

En mi caso, la llamada de este modo de vida fue tan fuerte que sentí que no tenía elección. Sencillamente comenzó a manifestarse a mí alrededor mientras yo seguía a mi guía interior.

Pero no soy el único. Hay decenas de miles de personas, en su mayoría indígenas, que han sido conducidas por una profunda dirección interior, desde 1949 hasta el presente, para ayudar a llevar a esta inquebrantable Serpiente Blanca a su nuevo hogar en las alturas de los Andes chilenos, donde finalmente reside en la actualidad. Esto no sólo supone un cambio del poder espiritual del hombre a la mujer, sino que también significa un traslado del poder espiritual desde Tíbet e India a Chile y Perú. La Luz del Mundo, que ha sido nutrida y expandida con las culturas tibetana e india, ya está completa. Su nuevo reinado acaba de comenzar en Chile y Perú, y pronto afectará a los corazones de toda la humanidad.

Éste es el relato de lo que me aconteció mientras seguía a mi guía interior para ayudar a restaurar el equilibrio de un mundo lleno de problemas. Mi entrenamiento ha consistido en permanecer conectado con la Madre Tierra y el Padre Cielo en un lugar secreto dentro de mi corazón. Es muy sencillo. Una vez que uno se ha conectado de este modo con la Madre y el Padre divinos, la vida se convierte en una sucesión de milagros. Nadie podría jamás planear este tipo de historias. Han sido concebidas fuera de mí mismo, en la naturaleza que nos rodea. Algunas de ellas hacen añicos las leyes de la física, pero no las de nuestra Madre.

Como dije anteriormente, ¡la Vida es algo asombroso!



CAPITULO UNO

LA APERTURA
En 1971, dos esferas de luz que relucían suavemente, una verde brillante y la otra de un color ultravioleta, penetraron en la habitación en la que me encontraba meditando y se identificaron a sí mismas, diciendo:

—No somos distintas a ti. Somos tú mismo.

A partir de aquel momento, mi corazón se abrió a nuevas posibilidades de vida y ha continuado abriéndose cada día más. Está claro que tengo que hacer frente a los mismos problemas del día a día que el resto de la gente: tengo esposa e hijos, debo pagar facturas y emplear gran parte de mi energía en mis responsabilidades como padre. Pero estos seres, que se denominan a sí mismos «ángeles» y que se me aparecen como bellas esferas de luz, me han mantenido conectado con la Luz interior de mi corazón, y esa Luz siempre me ha conducido por las circunstancias que me rodean en formas que resultan difíciles de creer desde el punto de vista de un espectador exterior.

Y podéis estar seguros de que esta misma Luz interior está también en vuestro corazón. Nadie es especial a los ojos de Dios. Todos somos exactamente iguales, pues sólo existe un Espíritu que se mueve a través de todo y todos.

Es la simple Verdad de la realidad que mencionaba Santo Tomás en su Evangelio de Cristo: «Dios está a tu alrededor y dentro de ti». En este mundo moderno, en el que las imágenes de televisión e internet inundan nuestras mentes, resulta fácil olvidar la Verdad de nuestra realidad. No tienes más que observar la Luna (estoy hablando en serio, mira la Luna) y verás qué fácil es sentir lo increíble de nuestra existencia. Por eso la Verdad sigue siendo la Verdad, a pesar de lo mucho que el hombre la distorsione.

Desde 1972 hasta 1994 estudié con estas esferas de luz un tema que el mundo ha denominado «geometría sagrada», que sin duda me enseñó que toda la creación procede de un único patrón, la Flor de la Vida. Esto me dio la prueba que mi mente necesitaba para entender que sólo existe Una Consciencia en este Único Universo, y esta prueba irrefutable permitió a mi mente rendirse a mi corazón. En último término, la vida comienza de una forma simple, en lo que podría denominarse el «modo original».

Para que sepas algo más de mí, te ofrezco los siguientes datos. Me gradué en la Universidad de California (Berkeley), donde obtuve una licenciatura en bellas artes y una diplomatura en física y matemáticas. He estudiado la Consciencia humana con más de setenta maestros espirituales de todo el mundo y prácticamente todas las religiones y disciplinas. Mi primer libro, El antiguo secreto de la Flor de la Vida, volumen I, fue publicado en 1998, y el volumen II en el año 2000. En unos cuantos años estos libros fueron traducidos a muchos idiomas y están presentes en más de cien países de todos los continentes.

En 1994 surgió una escuela para enseñar la meditación de la Mer-Ka-Ba, el cuerpo humano de luz, a partir de las instrucciones que se dan en el segundo volumen (antes de que se publicaran los libros), y eso provocó enseguida la creación de otras escuelas, en más de sesenta países, en las que impartían clases más de ciento cincuenta maestros expertos.

En 2004 publiqué un nuevo libro, Viviendo en el corazón. Este trabajo desvelaba información nueva acerca de la consciencia humana, una información que era, y sigue siendo, muy poco conocida por la población mundial, pues ha sido mantenida en secreto por casi todas las enseñanzas espirituales y religiosas del mundo. Este libro también ha sido distribuido por todo el mundo.

IMAGEN_001

FIGURA 1: Flor de la Vida.

Lentamente he ido respondiendo a las peticiones e invitaciones para enseñar estos conocimientos en seminarios y talleres, conferencias, artículos de prensa, páginas web y radio y televisión, y hasta el presente he visitado y enseñado en más de cincuenta países.

El conocimiento de esta historia acerca de la Serpiente de Luz me ha ido llegando despacio, por partes al principio, aunque en los últimos cinco años se ha acelerado. En un principio no entendí el pleno significado de lo que se me estaba siendo presentado. Hasta el cambio de milenio no empecé a comprender realmente lo que nos estaba sucediendo a mí y a esta energía que ahora recibe el nombre cíe Serpiente de Luz, tal y como era denominada hace cientos de miles de años. (En Oriente se le llamaba también, y al mismo tiempo, «La Gran Serpiente Blanca».)

Cuando leas estas historias, permanece inmerso en tu corazón, no en tu mente, pues ésta nunca entenderá cómo las personas pueden coordinarse durante miles de años, ni el modo en que complejos acontecimientos humanos pueden ocurrir sin ningún plan humano. Pero tu corazón sí lo sabrá. En él está todo el conocimiento y toda la sabiduría.

Seguro que tu corazón conocerá la Verdad y, con suerte, responderá a ella.

Utilizo las historias de mi vida como forma de ofrecerte una inspiración que te ayude a encontrar el mismo lugar que está en los corazones de ambos. Cuando estás inmerso en tu corazón, no necesitas hacer nada para producir el cambio, pues éste tendrá lugar automáticamente y pleno de gracia. Pero para alcanzar tu corazón, como me han dicho todas las tribus indígenas que conozco, primero debes recordar a tu Madre Divina. Si recuerdas este primer gran concepto de todas las gentes indígenas de la Tierra, el significado interior de lo que se te da en él aparecerá. Tu Madre está viva y muy consciente, extremadamente consciente, más allá de lo que es capaz de entender el hombre industrializado del siglo XXI.

La Tierra no es una roca; posee un nombre y una personalidad en el cosmos. Y puedes creerme, conoce su nombre. Y es su espíritu, el espíritu de la Madre Tierra, lo que se esconde detrás de cada una de estas historias. Ella fue la que creó estos relatos que, tejidos con miles de otras historias procedentes de hombres y mujeres de todos los rincones del mundo, conducirán con seguridad a una completa transformación de la humanidad. Cuando termines estos relatos, ¿cómo podrías ignorar lo mucho que tu Madre te ama? Y, en agradecimiento, ¿cómo podrías negarte a ofrecer tus servicios para satisfacer las necesidades de tu Madre?




Ceremonia

Y, por último, el formidable significado de la ceremonia. Hace mucho tiempo, la humanidad no vivía a través de la mente, sino del corazón. Los sueños fueron los que crearon el mundo, pero ahora es el pensamiento lo que conforma nuestra forma de vida. Los viejos modos poseen un tremendo poder que la mayoría de nosotros olvidó hace ya mucho tiempo y, como verás en estas historias, es posible que a menos que lo recordemos nos veamos enfrentados a un desequilibrio que no se resolverá por sí solo, sino que deberemos ser nosotros los que lo resolvamos.

Desde el día en que Adán y Eva fueron creados, su propósito y el de sus descendientes era cuidar de los «jardines». Y a medida que la humanidad ha ido desarrollándose lentamente a lo largo de cientos de miles de años, este propósito inicial nunca ha cambiado ni vacilado.

El cuidado de la Madre Tierra cristalizó con el tiempo en lo que en la actualidad reconocemos como ceremonia. Y para todas las culturas primitivas e indígenas del mundo, la ceremonia ha guardado la esencia de las responsabilidades de la tribu hacia sus antepasados, remontándose en sus corazones hasta el primer hombre y la primera mujer.

En mi tribu, los taos, todos los años se celebraba una ceremonia el día 30 de septiembre, un día denominado de San Jerónimo. Los taos creían que era absolutamente imprescindible celebrar esta ceremonia o la Tierra, literalmente, se saldría de su eje y todas las personas que habitaban sobre ella lo perderían todo. Solía acudir gente de todo el mundo para observar cómo los «indios» trepaban por aquel poste increíblemente alto: un árbol de treinta metros de altura, desprovisto de todas sus ramas y enterrado unos dos metros y medio para que se mantuviera vertical, tal y como creció. Mediante cuerdas colgantes, cuatro indios se esforzaban por trepar al poste y, por medio de esta ceremonia, proporcionar a la Tierra otro año durante el cual girar alrededor del Sol.

Era una ceremonia bella y peligrosa que arrastraba a personas ilc todo el mundo hasta este pueblo, pero ¿realmente creían esos visitantes que si los indios no trepaban al poste, todo estaría perdido? Lo dudo. Puede que uno o dos sí lo hicieran, pero la mayoría de la gente está convencida de que las ceremonias indígenas no son más que superstición, algo sin ningún fundamento científico. Para los indios (los nativos americanos), sin embargo, ésta es la verdad de su realidad. Todas las células de su cuerpo creen firmemente en ello.

La humanidad se ha separado del corazón del mundo para ir a parar a la lógica de la mente, y sus creencias están depositadas en el químico, el físico y el matemático. La ciencia les ha probado que toda esta antigua creencia en la ceremonia no es otra cosa que ignorancia.

Y, sin embargo, el hombre moderno con su gran ciencia, de la que está convencido que es la «verdad» suprema, ha creado un mundo al borde de la destrucción total en menos de dos mil años, un mundo al que quizá sólo le queden unos pocos de existencia si no se toman medidas drásticas. El hombre antiguo, por su parte, con sus tontas ceremonias, ha conseguido mantenerse en él durante millones de años. Puede que si queremos sobrevivir, debamos tener en cuenta esta ancestral sabiduría, o al menos entender, incluso con nuestra mente lógica, que la ceremonia es realmente capaz de crear un mundo en equilibrio.

Como nativo americano con cuerpo blanco he seguido las costumbres indígenas, pues ellas me han mostrado el secreto de la creación. No es la mente la que posee la inteligencia, sino la luz del mundo procedente del corazón. La creación siempre comienza en el corazón, y a partir de ahí es transferida a la mente. Hemos olvidado nuestra esencia y si no la recordamos muy pronto, nuestra gran mente tecnológica nos conducirá a un mundo de dolor generalizado y destrucción global. Un mundo sin corazón es un mundo mecánico separado de la Realidad.

A continuación te ofrezco unas historias que recuerdan nuestra interconexión íntima con Dios y con el proceso de la creación. Te las entrego para que tú también recuerdes y vuelvas a la armonía y al flujo del universo.

El amor es la respuesta a todas las preguntas..., incluso a las preguntas de la mente.

CAPÍTULO DOS

LA ANTIGUA COSMOLOGÍA 101 Y LOS CAMBIOS MODERNOS
Para que puedas llegar a comprender las historias que vienen a continuación, para que todo tenga sentido, es preciso que sepas algo de cosmología. Esta cosmología, el paisaje de fondo de lo que se presenta en estas páginas, está basada fundamentalmente en la precesión de los equinoccios y los ciclos de cambio asociados a ella.
La precesión de los equinoccios

Puede que creas que sabes lo que es la precesión de los equinoccios y lo que ésta significa, pero espera un momento, por favor, hay algo extraordinario acerca de este ciclo que probablemente no hayas escuchado antes. Por lo que yo sé, nunca se ha escrito sobre ello con anterioridad y se ha mantenido sólo en las tradiciones orales de tribus y culturas indígenas de todo el mundo. Recibe el nombre de Serpiente de Luz.

Por decirlo de una forma sencilla, la precesión de los equinoccios (PE a partir de ahora) es simplemente un movimiento del eje de la Tierra. Un movimiento o revolución que precisa algo menos de veintiséis mil años para completarse (para ser exactos, veinticinco mil novecientos veinte años). Si el eje de la Tierra fuera un lápiz, el círculo dibujado con cualesquiera de sus extremos sería como el que aparece en esta ilustración. (Dentro de la PE existen movimientos adicionales que se tratan en El antiguo secreto de la Flor de la Vida, volumen I. El que nos importa en esta historia es el de la PE principal.)

IMAGEN_002

FIGURA 2: Dibujo de la PE.


A medida que el movimiento del eje de la Tierra va completando lentamente un círculo, va señalando y pasando por todas las doce constelaciones celestes, una tras otra. Esto significa que la PE apunta, o «entra», en una nueva constelación cada dos mil ciento sesenta años. En otras palabras, existen doce divisiones de la PE, cada una de las cuales representa una constelación diferente y un tipo de energía considerablemente distinto. La mayoría de las civilizaciones antiguas eran conscientes de la PE y de estas doce divisiones del cielo nocturno; hasta la civilización más antigua que conocemos, la de los súmenos, que vivieron hace unos seis mil años.

Es interesante señalar que, en términos astronómicos y matemáticos, son necesarios dos mil ciento sesenta años de observación continua del cielo nocturno para llegar a darse cuenta de la existencia de este movimiento del eje de la Tierra. Desde un punto de vista arqueológico se creía que, antes de los sumerios, nosotros, los seres humanos, éramos unos bárbaros peludos sin la inteligencia y disciplina necesarias para observar y registrar el cielo nocturno durante un periodo tan largo de tiempo. Sin embargo, los sumerios conocían exactamente la PE desde el comienzo mismo de su civilización.

Esto desconcierta a los científicos y arqueólogos que han estudiado el asunto, pero es auténtico. En antiguas ciudades sumerias, enterradas a gran profundidad bajo la superficie terrestre, se han descubierto en época reciente miles de tablillas de barro. Están escritas en el primero y más antiguo de los lenguajes humanos conocidos, el antiguo cuneiforme, y se remontan a los principios de la civilización sumeria. En ellas se describe la PE con gran detalle y exactitud. Los antiguos sumerios poseían esta sabiduría cósmica, aunque ello resulte imposible desde el conocimiento de la historia que hoy día tenemos.

¿Qué explicación tiene este misterio? En mis dos primeros libros, El antiguo secreto de la Flor de la Vida, volúmenes I y II, ofrezco una posible respuesta, pero no voy a adentrarme ahora en ella dado que no es relevante para esta historia.

Los tibetanos y los hindúes también registraron los movimientos de la PE desde tiempos ancestrales. Ambas culturas otorgaban una enorme importancia a cada una de las doce divisiones, y se referían a ellas como «yugas» o «periodos de tiempo». Consideraban que cada yuga poseía una característica diferente que, según ellos, afectaba a toda la humanidad durante ese yuga concreto. Recuerda que cada yuga representaba también una constelación diferente, por lo que conformaría una parte integral de la astrología.

Todos hemos escuchado que estamos entrando en la era de Acuario. Es cierto. El 21 de diciembre de 2012, el eje de la Tierra se encontrará en el borde de esa constelación y, por primera vez en doce mil novecientos veinte años, se estará acercando al centro de la galaxia en lugar de estar alejándose de él. A lo largo de los próximos dos mil ciento sesenta años, el eje de la Tierra cruzará la constelación de Acuario. Pero hay mucho más acerca de este fenómeno que no suele conocerse y que, de hecho, afectará a tu vida mientras vives y respiras, y cumples tu destino.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal