Editorial Caribe, Inc



Descargar 442.47 Kb.
Página5/8
Fecha de conversión07.07.2017
Tamaño442.47 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

Las personas positivas son positivas porque deciden serlo.

2. Actúan más allá de sus sentimientos

Nadie puede pretender ganar si no empieza. Esta es una de las razones por la que necesita actuar más allá de sus sentimientos. No puede romper un ciclo de apatía esperando sentirse listo para hacerlo. Hago referencia a un asunto similar en El lado positivo del fracaso:

Las personas que quieren salir del ciclo del miedo a menudo … creen que tienen que eliminar [su miedo] para romper el ciclo. Pero … no puede esperar la motivación para comenzar. Para conquistar el miedo, tiene que sentir el miedo y de todos modos entrar en acción … Tiene que empezar a moverse. La única manera de romper el ciclo es enfrentando su miedo y entrando en acción, aun cuando la acción parezca pequeña e insignificante. Para vencer el miedo, tiene que comenzar.4

De igual manera, si quiere ser entusiasta, necesita a actuar de esa manera. Si espera sentirlo antes de actuar, quizás nunca se convierta en un entusiasta.



3. Creen en lo que hacen

¿Cómo pueden generar entusiasmo las personas que no se sienten entusiastas? Una de las mejores formas es pensar en todos los aspectos positivos de su trabajo. Creer en lo que hace y enfocarse en esas creencias positivas le ayudarán a actuar y a pensar positivamente sobre lo que está haciendo. Esto le ayudará a encender el fuego de entusiasmo que tiene dentro y una vez que comienza, lo único que necesita hacer es alimentar las llamas.



4. Pasan tiempo con personas entusiastas

Si quiere incrementar su entusiasmo, pase tiempo con gente entusiasta. Denis Waitley, autor de libros sobre la sicología de ganar, dice: «El entusiasmo es contagioso. Es difícil mantenerse neutral o indiferente en presencia de una persona de pensamiento positivo». Y cuando usted reúne un equipo de gente entusiasta, las posibilidades para ese equipo son infinitas.



Algo para pensar

Bill Gates, presidente de Microsoft comentó: «Lo mejor que hago es compartir mi entusiasmo». Obviamente esa habilidad ha traído a las personas en su organización un éxito inmenso. Si se les preguntara, ¿dirían sus compañeros de equipo que usted tiene un efecto similar sobre ellos? El entusiasmo aumenta los logros de una persona mientras que la apatía aumenta sus excusas. ¿Qué es lo que con más probabilidad descubrirá la gente en usted?



El entusiasmo es contagioso. Es difícil mantenerse neutral o indiferente en presencia de una persona de pensamiento positivo.

Denis Waitley



Algo para hacer

Para aumentar su entusiasmo …

Muestre un sentido de urgencia. Una buena manera de encender su fuego es hacer las cosas con mayor urgencia. Identifique un proyecto por el que siente menos entusiasmo del que debería. Póngase plazos para terminar las tareas que sean un poco más ambiciosos de lo que le resulta cómodo. Esto le ayudará a enfocarse más y a tener más energía.

Esté dispuesto a hacer más. Una forma de demostrar entusiasmo con sus compañeros de equipo es ir la segunda milla con los demás. Esta semana cuando alguien le pida hacer algo, haga eso y algo más. Luego observe en silencio el impacto que su acción tiene en la atmósfera del equipo.

Luche por la excelencia. Elbert Hubbard dijo: «La mejor preparación para un buen trabajo mañana es hacer un buen trabajo hoy». Nada produce más entusiasmo que un trabajo bien hecho. Si hasta ahora no le han preocupado mucho sus niveles de eficiencia, redoble sus esfuerzos para hacer cosas de acuerdo con sus más altos niveles de excelencia.



La mejor preparación para un buen trabajo mañana es hacer un buen trabajo hoy.

Elbert Hubbard



Algo para el camino

Todos los meses donan tiempo para algo que durará sólo unas pocas horas. Trabajan cada 31 de diciembre y 1 de enero como voluntarios en lugar de ir a fiestas o permanecer en casa con sus familias. Son los hombres y mujeres que construyen y decoran las carrozas para la competencia anual de la Parada de las Rosas en Pasadena, California.

Cada año, más de un millón de personas se alinean en la ruta que sigue el desfile y más de 400 millones encienden el televisor para ver la colorida parada que se inició en 1890. Aunque muchas de las carrozas las diseñan y producen compañías profesionales, algunas siguen siendo diseñadas y construidas por voluntarios. La construcción de las carrozas comienza en la primavera y termina en diciembre. Las carrozas se decoran totalmente con flores, semillas y otros objetos naturales en los días antes del desfile.

«Es mucho trabajo y muchos voluntarios» explica un decorador de carrozas. «Nos toma unas 4.000 horas hombre construir una carroza y aproximadamente el mismo número de horas para decorarla».

¿Qué mantiene a las personas regresando para ser voluntarios del equipo año tras año? Su entusiasmo. La voluntaria Pam Kontra lo explica así: «Es muy divertido. Es mucho trabajo y demanda mucho tiempo, pero ver una carroza deslizándose por las calles y decir: “Yo tengo una parte en esa carroza” es tan emocionante como verla».5 Esta clase de entusiasmo da a las personas—y al equipo—la energía que se requiere para realizar hasta las tareas más difíciles.

10

Intencionado



Haga que cada acción cuente

Es fácil vivir en el mundo según las opiniones del mundo; es fácil, en soledad, vivir según nuestras opiniones; pero un gran hombre es aquel que en medio de las multitudes mantiene con perfecta dulzura la independencia de su soledad.



Ralph Waldo Emerson

Tiene que pensar en las «cosas grandes» mientras está haciendo «pequeñas cosas», de esta manera todas las cosas pequeñas van en la dirección correcta.

Alvin Toffler

¡Qué muñeca!

Mi esposa Margaret y yo nos convertimos en abuelos en el 2000. Nuestra hija Elizabeth y su esposo Steve trajeron al mundo a una niña a la que llamaron Madeline, y unos pocos meses más tarde, nuestro hijo Joel Porter y su esposa, Elisabeth (sí, a nosotros también nos confunde) tuvieron también una niña a la que llamaron Hannah. Durante años, amigos con nietos nos habían hablado de lo maravilloso que es ser abuelos. Es todo lo que decían y más.

Ahora, Margaret y yo tenemos un nuevo pasatiempo: buscar libros, juguetes y regalos para estas dos pequeñas. Un día Margaret llegó a casa y me dijo: «John, acabo de encontrar la cosa más maravillosa para nuestras nietecitas. Todavía no tienen la edad suficiente, pero es una serie de libros de historia de los Estados Unidos desde el punto de vista de una niña».

Y me mostró el catálogo. Y continuó: «Se llama Colección de Niñas Americanas. Cada grupo de libros se ubica en un período diferente de la historia de los Estados Unidos. Hay muñecas para cada serie de libros, ropa de ese tiempo específico, accesorios y otras cosas. ¡Tienen hasta una revista!»

Toda la serie sonaba muy bien como regalo para nuestras nietecitas. Me llamó la atención, no sólo por mis nietas, sino porque estaba impresionado con la compañía. Así que comencé a hacer algunas investigaciones.

Lo que descubrí fue una organización llamada «Compañía Pleasant», fundada en 1986 por Pleasant T. Rowland, una ex educadora. En el salón de clases, Rowland se sentía frustrada por lo poco creativos que eran los libros que les daban así que empezó a desarrollar su propio material. Más tarde, trabajó en investigación y publicaciones educacionales. Finalmente, cuando ella y su amiga Valerie Tripp desarrollaron una idea creativa para niñas, comenzó su compañía. Rowland dice: «Como maestra, quería dar a las niñas una comprensión del pasado de los Estados Unidos y un sentido de orgullo en las tradiciones que comparten con las niñas de ayer. De este deseo fue que nació la Colección de Niñas Americanas».1

Los libros son el centro de la colección. El proceso de hacer los libros es complicado y cada etapa requiere un alto grado de intencionalidad. Primero, la Compaña Pleasant crea una propuesta para un personaje correspondiente a un período y lugar. Esto incluye información sobre la importancia de ese período en la historia de los Estados Unidos y cómo las niñas de hoy día se relacionarán con él. Luego se examina la cultura incluyendo las casas, ropa, comida y más. Además se identifican posibles expertos, escritores e ilustradores que podrían trabajar en el proyecto. Una vez que cada departamento ha revisado el proyecto potencial, los editores escogen a un escritor y el departamento de desarrollo del proyecto empieza a investigar productos que podrían crearse para enriquecer el proceso de aprendizaje de los niños.

Obviamente la estrategia ha funcionado. La compañía ha tenido un tremendo éxito tanto educacional como económico. Hasta ahora ha vendido 61 millones de libros y cinco millones de muñecas, y la revista tiene 700.000 suscriptores.2 Y Pleasant Rowland ha recibido numerosos premios y honores, así como el reconocimiento del Instituto de Empresarios de los Estados Unidos (junta a la que pertenece en este momento).

Como Rowland es una mujer de negocios, quizás el más grande reconocimiento vino cuando en 1998 Mattel adquirió su compañía y ella se convirtió en vicepresidenta de la empresa. Sin duda, los que tomaron la decisión en Mattel se impresionaron por sus destrezas para los negocios, su sentido de misión y la habilidad para transformar su visión en realidad haciendo que cada movida contara mediante un liderazgo intencionado.

Un poco más de sustancia

¿Qué significa ser intencionado? Significa trabajar con un propósito … hacer que cada acción cuente. En el capítulo 11 hablaremos de estar consciente de la misión, que significa tener presente el panorama general. Pero ser intencionado es diferente. Es enfocarse en hacer las cosas correctas, momento a momento, día a día y luego seguir trabajando en ellas de forma consistente.

Las personas que triunfan son intencionadas. Saben lo que están haciendo y por qué lo están haciendo. Para que un equipo tenga éxito necesita a personas intencionadas, que sean capaces de mantenerse enfocadas y productivas; gente que haga que cada acción cuente.

Cualquier persona que desee vivir con intencionalidad deberá hacer lo siguiente:



1. Tener un propósito por el que valga la pena vivir

Ser intencionado comienza con un sentido de propósito. Willis R. Whitney, el primer director del laboratorio de investigación de la General Electric, dijo: «Algunos hombres tienen miles de razones por las que no pueden hacer lo que les gustaría hacer cuando todo lo que necesitan es una razón del porqué pueden». Usted puede ver esa fuerte razón en la vida y obra de Pleasant Rowland. Su meta era educar a los niños y particularmente ayudar a las niñas. Ese deseo se transformó en una guía para sus acciones y la ayudó a levantar una compañía de 300 millones de dólares. Usted no puede ser una persona resuelta a menos que tenga un fuerte sentido de propósito.



Algunos hombres tienen miles de razones por las que no pueden hacer lo que les gustaría hacer cuando todo lo que necesitan es una razón del porqué pueden.

Willis R. Whitney



2. Conozca sus fortalezas y sus debilidades

El director de cine Woody Allen comentó: «No importa en qué esté trabajando, me gusta hacer lo que no estoy haciendo». Aunque quizás no le gustan todos los aspectos de su profesión, ha hecho tantas películas que debe haber disfrutado la mayor parte de ellas. Y en eso también es bueno. La verdad es que a la gente le gusta hacer aquello para lo que es buena. Trabajar sobre sus puntos fuertes fortalece sus pasiones y renueva su energía. Si se conoce lo suficiente y sabe lo que hace bien, entonces puede dirigir su tiempo y energía en una dirección intencionada.



3. Fije un orden de prioridad en sus responsabilidades

Una vez que conozca el porqué de su vida, será mucho más fácil descubrir el qué y el cuándo. Henry David Thoreau, autor de Walden, dijo: «Uno no viene al mundo para hacer de todo, sino para hacer algo». Esto significa conocer nuestras prioridades y trabajar continuamente en ellas.



Uno no viene al mundo para hacer de todo, sino para hacer algo.

Henry David Thoreau



4. Aprenda a decir no

Otra cosa que la persona intencionada debe aprender es a decir no. Para mí esto ha sido realmente difícil. Nunca me topo con una oportunidad que no me guste, entonces, mi deseo natural es decir sí a todo. Pero no puede lograr mucho si no se enfoca.

El químico John A. Widtsoe dijo: «Dejemos que cada persona cante su propia canción en la vida». Si trata de hacer todo lo que le aparece en el camino no va a sobresalir en aquello para lo que fue hecho.

5. Comprométase con los logros a largo plazo

Mirar la vida pensando sólo a corto plazo o con una mentalidad de «todo o nada» es negativo para mucha gente. Estas personas tienen una mente tipo lotería: o quieren ganar en grande o no hacen ningún esfuerzo. Sin embargo, la mayoría de los éxitos en la vida se alcanzan con pequeñas victorias que van creciendo y se mantienen con el tiempo. Estar dispuesto a dedicarse por largo tiempo al proceso de alcanzar logros, en lugar de obtener las recompensas inmediatas, le capacitará para ser más intencional. Esto aplica al crecimiento personal, relaciones, inversiones financieras o éxito profesional.



Algo para pensar

¿Qué tan intencional es usted? Cuando va a iniciar su día de trabajo, ¿tiene un plan y un propósito para cada cosa que planifica hacer? ¿Sabe hacia dónde se dirige y por qué está haciendo lo que hace? ¿O está sencillamente dejándose llevar por la corriente de la vida? Si sus compañeros de equipo no detectan en usted un sentido de intencionalidad no sabrán qué esperar de usted y difícilmente contarán con usted cuando de veras se necesite.



Algo para hacer

Para ser una persona más intencionada

Explore sus virtudes y sus debilidades. No podrá enfocar su intención y efectividad si no se conoce. Si no se ha auto examinado, haga un inventario de sus virtudes y sus debilidades. Luego pregunte a los miembros de su familia, sus amigos y colegas para conseguir información adicional. Mientras más información pueda conseguir, mejor es.

Especialícese en su especialidad. Cuando tenga una buena comprensión de sus fortalezas será capaz de enfocarse. Su meta debe ser invertir el ochenta por ciento de su tiempo y esfuerzos en lo que le produce una alta retribución a usted y a su equipo. Ajuste lo más posible su agenda diaria y su lista de cosas por hacer para que estén de acuerdo a ese estándar.

Planifique su calendario con propósitos. Mientras más extenso sea el período que pueda planificar con intencionalidad, mayores serán los beneficios que obtenga. Si piensa en términos de unas pocas horas o un sólo día, habrá una cantidad limitada de cosas que podrá hacer. Es mejor pensar en términos de lo que quiere tener hecho en una semana o en un mes. (También es una buena idea establecerse metas anuales.) Separe un tiempo en esta semana para planificar sus actividades en un bloque de tiempo más largo que lo que está acostumbrado a hacer. Si está acostumbrado a pensar diariamente, entonces planifique para una semana. Si acostumbra planificar para una semana, entonces fije sus metas para un mes. Esto le ayudará a ser más intencional cada día.



Algo para el camino

Mi amigo Dwight Bain me envió una historia de un operador de radio que un día oyó por casualidad a un señor de edad aconsejando a uno más joven a través de la radio.

«Es una pena que tengas que pasar tanto tiempo lejos de tu casa y de tu familia», le dijo. «Permíteme decirte algo que a mí me ha ayudado mucho a mantener una buena perspectiva en mis prioridades. Verás, un día me senté e hice un poco de aritmética. Una persona promedio vive setenta y cinco años. Multipliqué 75 por 52 lo que me dio 3,900. Esta es la cantidad de sábados que una persona promedio tiene durante su vida.

»No fue hasta que cumplí cincuenta y cinco años que me puse a pensar en esto en detalle», continuó. «Y para ese entonces, ya había vivido 2,800 sábados. Pensé que si vivía hasta los setenta y cinco, sólo me quedarían por disfrutar unos mil».

Siguió explicando que compró 1,000 canicas y las puso en un frasco de plástico en su área favorita de trabajo en la casa. «Cada sábado desde entonces», dijo, «saco una canica y la boto. Descubrí que al ver que la cantidad de canicas disminuye, me enfoco más en las cosas verdaderamente importantes de la vida. No hay nada mejor que ver que tu tiempo aquí en la tierra se está acabando para ayudarte a mantener en foco tus prioridades».

Y el anciano terminó, diciendo: «Ahora déjame decirte algo más antes que me desconecte para llevar a mi amada esposa a desayunar. Esta mañana, saqué la última canica del frasco. Pienso que si todavía estoy vivo el próximo sábado es porque me están dando un poco de tiempo adicional».

No podemos escoger si vamos a recibir o no un poco más de tiempo, pero sí podemos decidir lo que vamos a hacer con el que tenemos. Si usted es intencional con lo que tiene, entonces va a sacar el mejor provecho dsel tiempo y los talentos que Dios le ha dado.

11

Consciente


de su misión

El panorama general se presenta fuerte y claro

El secreto del éxito es la constancia en el propósito.



Benjamin Disraeli

Quien tiene un «por qué» vivir podrá soportar
casi cualquier «cómo».


Friedrich Nietzsche

En el frente de batalla

El 28 de junio de 1778 era un día particularmente caliente y húmedo cerca de los tribunales de Monmouth, en el pueblo de Freehold, Nueva Jersey. Ese fue el día durante la Guerra de Revolución de los Estados Unidos que el general Jorge Washington, que había pasado la mayor parte de la guerra librando una batalla de estrategia y movimientos contra los ingleses, finalmente decidió atacar al enemigo en un combate total.

Después de un intento de ataque y retirada por el general americano Charles Lee, las fuerzas revolucionarias se reagruparon bajo el general Washington y lanzaron un fiero ataque de artillería contra los ingleses. Esta se convirtió en la batalla más abarcadora y larga de este tipo durante la Guerra de Revolución. Durante horas, y con una temperatura cercana a los 100 grados F, las dos artillerías enemigas se dispararon toneladas de municiones. Cada lado peleaba usando diez cañones y por mucho tiempo la victoria parecía no querer inclinarse en favor de ninguno de los bandos.

A medida que la lucha se prolongaba, los hombres eran víctimas del cansancio y agotamiento y muchos pedían agua. Mary Hays, la esposa del artillero Williams Hays, corría al frente de batalla para darle agua a los soldados y así pudieran seguir peleando. Esto era algo que había hecho antes. Había viajado con su marido durante toda la guerra, como muchas esposas en aquellos días. Cocinaba, ayudaba a cuidar los soldados e incluso atendían a los heridos en batalla. Estaba tan comprometida con la causa de la libertad y a la derrota de los ingleses como cualquier soldado en el ejército. Mary hasta había pasado el crudo invierno en el Valle Forge junto a los soldados.

Este día, debido al calor, llevar agua era un trabajo de tiempo completo aunque también ayudó a atender a los heridos. Al regresar del frente de batalla de uno de los viajes al arroyo, se percartó que William, su esposo, a quien había relevado del frente para que pudiera descansar, estaba nuevamente en la pelea porque habían herido al hombre que lo había reemplazado. La batalla estaba tan pareja que los americanos no podían darse el lujo de tener un cañón fuera de servicio porque podía significar perder la batalla.

Mientras Mary miraba, el fuego enemigo alcanzó su marido. Estaba muerto. No dudó un instante. Había estado suficiente tiempo con el ejército para saber lo que tenía que hacer. Como sabía que faltaban artilleros, tomó el lugar de su marido.

En su autobiografía, un soldado de Connecticut describió el desempeño de Mary durante la batalla:

Mientras trataba de alcanzar un cartucho y con un pie tan al frente del otro como podía para poder mantener el equilibrio, pasó una bala de cañón enemiga entre sus piernas sin hacer otro daño que llevarse la parte inferior de sus enaguas. Miró lo que había pasado con evidente despreocupación y … continuó su trabajo.1

Después de horas de lucha, los ingleses se vieron obligados a retirarse. El ejército continental había ganado la batalla.

Aunque la batalla de Manmouth no se consideró una importante victoria militar, fue un triunfo político que levantó tremendamente la moral de los revolucionarios. El ejército continental había enfrentado a los ingleses en campo abierto y los había forzado a retirarse. Y en esta, la batalla más larga de la Revolución Americana, los ingleses sufrieron de dos a tres veces más bajas que los americanos. Por sus acciones en combate, Mary Hays recibió un reconocimiento de oficial no comisionado del general Jorge Washington.



Un poco más de sustancia

Mary Hays, a quien se conoce en los libros de historia como «Molly Pitcher», es un símbolo de la actitud de muchas personas que pelearon en la Revolución Americana. Tenían una tremenda conciencia de la misión y ese sentido de propósito y misión los llevó continuamente a hacer lo que era mejor para su causa, sus compañeros de lucha y su nación.

No muchos de nosotros podemos compararnos al heroísmo en el campo de batalla de una persona como Mary Hays, pero sí podemos asimilar la conciencia hacia la misión que trajo a su equipo. Mary Hays mostró las cuatro cualidades de todos los que están conscientes de su misión:

1. Saben hacia dónde va el equipo

Como estadounidenses, admiramos a las personas que fundaron nuestra nación. Respetamos su valentía, su compromiso y su sacrificio. También admiramos su sentido de visión y misión. Sabían que estaban peleando por la libertad y por el futuro de un país que tenía el potencial para dar buenas oportunidades a su pueblo. En el sentido de misión hay un inmenso poder. El escritor W. Clement Stone afirmó: «Cuando descubre su misión, sentirá sus demandas. Le llenará de entusiasmo y un deseo ardiente de empezar a trabajar en eso». Ese sentido de deseo—y de dirección—es tan indispensable para que un equipo tenga éxito como lo es para un individuo.



2. Permiten que el líder del equipo dirija

Los jugadores de equipo conscientes de la misión y que se han comprometido con él, dejan que el líder ejerza el liderazgo. Irónicamente, el ejército americano casi perdió la batalla de Monmouth debido a la acción de uno de sus generales: Charles Lee. El comandante en jefe Jorge Washington le ordenó a Lee que atacara a los ingleses y que los persiguiera hasta que todas las fuerzas del ejército americano pudieran enfrentarlos. Lee, que se oponía al plan de Washington, avanzó con indecisión y de pronto se retiró sin causa aparente. Lee casi hace perder a los americanos la oportunidad de entrar en la batalla y derrotar al enemigo. Afortunadamente, Washington pudo tomar el mando de su subordinado pues este fue relevado luego de enfrentar una corte marcial.



Liderazgo es la capacidad de transformar en realidad una visión.

Warren G. Bennis

Cada vez que el miembro de un equipo entorpece la acción del líder, aumenta la posibilidad que el equipo no alcance sus metas. Sin embargo, los integrantes con visión de misión entienden lo que el experto en liderazgo, Warren G. Bennis afirmó: «Liderazgo es la capacidad de transformar en realidad una visión». Para que un equipo triunfe, se le debe permitir al líder que dirija.

3. Los logros del equipo van por encima de los personales

El trabajo en equipo siempre requiere sacrificio. Un buen jugador de equipo siempre pone los logros del grupo por encima de los personales porque esto es lo que se necesita para alcanzar la misión del equipo. A menudo esto significa sacrificar metas personales o incluso sacrificar la seguridad personal, como fue el caso de Mary Hays. En el fragor de la batalla, ni siquiera se permitió llorar por el esposo que había perdido. Las demandas eran demasiado altas como para hacer otra cosa que no fuera servir al equipo.



4. Hacen lo que sea necesario para lograr la misión

Es obvio que Mary Hays estuvo dispuesta a hacer cualquiera cosa con tal de lograr la misión de su equipo, ya fuera realizar las labores propias de una mujer que viajaba con el ejército como cocinar, lavar la ropa o servir; o tareas inusuales a su papel típico, como unirse a los soldados en la línea de fuego. Hoy día, los miembros de un equipo con conciencia de misión deberían tener la misma actitud que tuvo Mary Hays. Si el éxito puede llegar al equipo sólo porque usted se comprometa, intente hacer algo nuevo o posponga su agenda personal, entonces eso es lo que necesita hacer.



Algo para pensar

¿Mantienen en mente usted y sus compañeros de equipo el panorama general? ¿Está continuamente buscando formas para ayudar a su equipo a llevar a cabo su misión? ¿O tiende a complicarse con los detalles de su trabajo y pierde de vista el panorama general? Si de alguna manera obstruye el trabajo del equipo mayor—su organización—por su deseo de alcanzar el éxito personal o incluso el éxito de su departamento, entonces necesita hacer algo para mejorar su capacidad de mantener en mente la visión de su equipo.



Algo para hacer

Para mejorar su conciencia de la misión …

Examine si su equipo está enfocado en su misión. Es difícil mantener una mentalidad con conciencia de misión en un equipo que no parece tener una misión. Definitivamente, un equipo no es realmente un equipo si no se dirige a alguna parte. Por lo tanto, comience por medir la claridad de la misión. ¿Tiene su equipo u organización una declaración de misión? Si no, trabaje para que el equipo formule una. Y si la tiene, vea si las metas del equipo corresponden a su misión. Si los valores, misión, metas y práctica de un equipo no son compatibles, entonces le espera un tiempo difícil como miembro del equipo.

Busque formas de mantener la misión en mente. Si usted es una persona que le gustan los logros, la clase de persona que está acostumbrada a trabajar sola, o que tiende a enfocarse en lo inmediato y pierde de perspectiva el panorama general, es posible que necesite ayuda adicional para recordar la misión del equipo. Escriba la misión del equipo y póngala en un lugar donde pueda verla. Anótela en una tarjeta y colóquela en el espejo del baño, en el monitor de su computadora o conviértala en una placa para el escritorio. Manténgala a la vista para que siempre esté consciente de cuál es la misión de su equipo.

Aporte lo mejor de su persona como miembro del equipo. Una vez que esté seguro de la misión y dirección de su equipo, propóngase hacer la mejor contribución en el contexto del equipo y no como un individuo. Esto puede significar que quizás tenga que asumir una posición «tras bastidores» por un tiempo. O puede significar que tenga que enfocar a su círculo íntimo en una forma que contribuya más a la organización, aunque esto le reste reconomiento a usted y a su gente.


1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal