Editorial Caribe una división de Thomas Nelson, Inc



Descargar 0.53 Mb.
Página7/9
Fecha de conversión31.01.2018
Tamaño0.53 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

GUÍA DE ESTUDIO

COMPILADA POR STEVE HALLIDAY



1

¿TÚ HICISTE ESTO POR MÍ?

Los clavos

A.      «Oh, las cosas que hacemos para dar regalos a las personas que amamos».

1.      Describe algunos de los más apreciados regalos que has recibido de un ser querido.

2.      Describe un regalo especial que hayas recibido de alguien a quien amas. ¿Qué lo hace tan especial?

3.      ¿Por qué estamos dispuestos a hacer tanto por aquellas personas que amamos?

B.      «Nos sentimos de lo mejor cuando damos. De hecho, cuando lo hacemos nos parecemos más a Dios».

1.      ¿Qué crees que quiere decir Max cuando hace esta afirmación?

2.      ¿Estás de acuerdo con él? ¿Por qué sí y por qué no?

3.      ¿Cómo podrías ser como Dios en cuando a dar esta semana?

C.      «¿Te has preguntado alguna vez por qué Dios da tanto? Podríamos existir con mucho menos. Él pudo haber dejado el mundo plano y en blanco y negro. No nos habríamos percatado de la diferencia. Pero no lo hizo».

1.      ¿Por qué crees que Dios da tanto?

2.      ¿Qué aspectos de la creación de Dios alegran más tu corazón?

3.      ¿Por qué es la salvación el regalo más maravilloso?

D.      «Cada regalo revela el amor de Dios… pero ningún regalo revela mejor su amor que los regalos de la cruz».

1.      ¿Qué regalos has recibido de Dios? ¿Qué significan para ti?

2.      Prepara una lista de varios «regalos de la cruz» y explica cómo revelan el amor de Dios.

3.      ¿Qué regalo de la cruz habla más fuertemente a tu corazón? ¿Por qué?

Una mirada al corazón de Dios

A.      Lee Romanos 6.23 .

1.      ¿Qué regalo de Dios se menciona aquí?

2.      ¿Cómo se recibe este don?

3.      ¿Cuál es la conexión de Jesús con este don?

B.      Lee 2 Corintios 9.15 .

1.      ¿Qué regalo de Dios se menciona aquí?

2.      ¿Por qué se dice que este don es «indescriptible»?

3.      ¿Cuál va a ser nuestra respuesta a este don? ¿Por qué?

C.      Lee 1 Pedro 1.3–5 .

1.      ¿Qué don de Dios se describe aquí?

2.      ¿Dónde se guarda este don? ¿Por qué se guarda ahí?

3.      ¿Cuándo se recibe este don? ¿Cómo podemos estar seguros?

D.      Lee Santiago 1.17–18 .

1.      ¿De adónde vienen los dones buenos?

2.      ¿Qué decidió hacer Dios por nosotros? ¿Cómo lo consiguió?

3.      ¿Por qué Dios decidió hacer esto? ¿Qué esperaba conseguir?

E.      Lee Mateo 7.9–11

1.      ¿Qué dice este pasaje?

2.      ¿Qué promesa se encuentra aquí? ¿Cómo es que esta promesa se hace realidad en nosotros?



Una decisión para actuar

A.      Si somos «más como Dios cuando damos», ¿cómo podrías «ser como Dios» esta semana? ¿A quién podrías bendecir con un regalo que no espera? ¿Qué clase de regalo podría ser ese? ¿Cómo podrías presentarlo para hacer de ese momento algo extra especial? Planifica los detalles para hacer este regalo y luego entrégalo antes que finalice la semana.

B.      Separa por lo menos quince minutos para dar gracias a Dios por todos los regalos que te ha hecho. Antes de empezar, haz una lista de los regalos por los cuales estás especialmente agradecido. Concluye tu tiempo de oración con un enfoque especial sobre el don de la salvación de Dios. Trata que durante tiempo no haya peticiones sino preocúpate de derramar tu corazón en acción de gracias a Dios por todos los regalos maravillosos que te ha dado.

2

«YO COMPARTIRÉ
TU LADO OSCURO»


Los clavos

A.      «A raíz de la maldición, somos diferentes. Bestiales. Feos. Provocadores. De mal humor. Hacemos cosas que sabemos que no debemos hacer y nos preguntamos por qué las hicimos».

1.      ¿A qué hace referencia Max cuando habla de «la maldición»? ¿Por qué esto cambió todo?

2.      ¿En qué clase de situaciones tu «naturaleza caída» tiene más posibilidades de resurgir?

3.      Si te sientes bien haciendo eso, describe la última vez que hiciste algo que sabías que no tenías que hacer solo para preguntarte después por qué lo hiciste.

B.      «Los soldados se creyeron grandes haciendo que Cristo pareciera pequeño. ¿Siempre hicieron eso? Quizás tú nunca has escupido a nadie pero ¿has hablado mal de otra persona? ¿Calumniado? ¿Has alzado alguna vez la mano enfurecido o vuelto los ojos en arrogancia?

1.      Describe un tiempo cuando viste a alguien tratando de sentirse grande a través de hacer que otra persona pareciera pequeña.

2.      Responde a las preguntas de Max. ¿Por qué actuaste así? ¿Qué ocurrió cuando lo hiciste?

3.      ¿Cómo te ayudaron estas experiencias a crecer y a cambiar?

C.      «No es que nosotros no podamos hacer algo bueno. Podemos. Lo que pasa es que no podemos dejar de hacer lo malo. En términos teológicos, somos totalmente depravados. Aunque hechos a la imagen de Dios, hemos caído. Estamos corrompidos desde el corazón. El centro mismo de nuestro ser es vanidoso y perverso».

1.      En tus propios términos, ¿cómo definirías «depravación total»?

2.      ¿Crees que sea imposible para nosotros dejar de hacer lo malo? Explica.

3.      Describe la primera vez que viste en ti que «el centro de nuestro ser es vanidoso y perverso».

D.      «Un cerdo puede mirarse entre sus pares y decir:Estoy tan limpio como cualquiera. Comparado con los humanos, sin embargo, ese cerdo necesita ayuda. Comparado con Dios, nosotros los seres humanos necesitamos lo mismo. La medida para una vida sin pecado no se halla en el charco de los cerdos en la tierra sino en el trono del cielo. Dios mismo es la medida».

1.      ¿Por qué tenemos la tendencia a compararnos con otros que nos rodean? ¿Qué hay de malo al hacer esta comparación?

2.      ¿En qué manera es Dios la medida para nuestra forma de ser?

3.      ¿Qué clase de ayuda para nuestra propensión al pecado podemos esperar recibir del «trono del cielo»? Explica.

E.      «En la Biblia, la Bella… se transforma en la bestia para que la bestia pueda transformarse en la bella. Jesús cambia lugar con nosotros».

1.      ¿Quién es «la Bella»? ¿Quién es «la bestia»?

2.      ¿Qué quiere decir Max cuando dice que «Jesús cambia lugar con nosotros»?

3.      ¿Cuál es «la bestia» en ti? (¿Qué rasgos animales debe Dios perdonar en ti?)

Una mirada al corazón de Dios

A.      Lee Salmos 36.1 ; 51.5 ; Jeremías 17.9 ; Romanos 3.10 , 23 ; Efesios 2.3 .

1.      ¿Qué afirmación hacen estos versículos acerca de nosotros?

2.      ¿Cómo afecta esto nuestra relación con Dios? ¿Con los demás?

3.      ¿En qué manera estos versículos nos pintan como «bestiales»?

B.      Lee Jeremías 13.23 y Romanos 8.7 .

1.      ¿Qué posibilidades de cambio tenemos si confiamos en nuestros propios recursos? Explica.

2.      ¿Qué quiere decir tener una mente «controlada por el yo pecaminoso»? ¿Cuáles son los resultados de este estado?

C.      Lee Romanos 6.23 ; Hebreos 12.14 ; Proverbios 10.16 .

1.      ¿Cuáles son «las pagas del pecado»?

2.      ¿Qué se promete a los que no tienen una vida santa?

3.      ¿Con qué paga Dios «a los malos»?

D.      Lee Gálatas 3.13–14 .

1.      ¿Qué hizo Jesús por nosotros?

2.      ¿Por qué lo hizo?

3.      ¿Qué consiguió al hacerlo?



Una decisión para actuar

A.      Algunas personas creen que la etiqueta «depravación total» suena demasiado extrema. Para estas personas, Max plantea el siguiente desafío: «Durante las próximas veinticuatro horas lleva una vida sin pecado». Inténtalo. Un día de esta semana, trata de llevar a la práctica el desafío de Max (y anota detalladamente lo que pase).

B.      Busca un lugar tranquilo de tu casa, siéntate, cierra tus ojos y trata de ponerte en el lugar de Jesús durante los horribles momentos cuando los soldados lo maltrataron. Imagínate las bofetadas en el rostro, las burlas crueles y la saliva de los escupitajos corriendo por sus mejillas. ¿Qué sientes? ¿Qué estás pensando? Recuerda: Jesús hizo todo eso no solo por los soldados que lo golpearon, sino por ti. Asegúrate de darle las gracias por decidirse a sufrir esos horribles abusos por ti.

3

«YO LOS AMÉ TANTO QUE ME HICE COMO UNO DE USTEDES»

Los clavos

A.      «Cuando Dios entró en el tiempo y se humanizó, Él que no tenía limitaciones llegó a tenerlas. Se vio preso en un cuerpo humano, limitado por músculos y párpados que se cansaban. Por más de tres décadas, su alcance una vez sin fronteras se vio reducido al largo de su brazo y su velocidad al paso del pie de un hombre».

1.      ¿Cuál crees que debió de haber sido la parte más dura al pasar de un estado sin limitaciones a otro restringido? ¿Por qué?

2.      ¿Te resulta fácil pensar en un Jesús completamente humano(aunque sin pecado)? Explica.

3.      ¿Por qué cambió Jesús su condición sin límites que tenía en el cielo por las duras restricciones de la tierra?

B.      «A través de toda la Escritura, las espinas simbolizan, no el pecado, sino la consecuencia del pecado. ¿Recuerdas el Edén? Después que Adán y Eva pecaron, Dios maldijo la tierra… Espinos sobre la tierra son el producto del pecado en el corazón».

1.      ¿En qué forma las espinas son un símbolo apropiado para las consecuencias del pecado?

2.      ¿Qué clase de «espinas» has tenido que soportar en tu vida? Explica.

3.      ¿Por qué piensas que a las espinas en la cabeza de Jesús las llamaron «una corona»? ¿Por qué no «guirnalda» o «círculo»?

C.      «Jesús nunca conoció los frutos del pecado… hasta que se hizo pecado por nosotros. Y cuando lo hizo, todas las sensaciones de pecado cayeron sobre Él como sombras sobre los árboles. Se sintió ansioso, culpable y solo».

1.      Describe algunas de las «sensaciones del pecado» que hayas tenido.

2.      ¿De qué manera el pecado hizo que Jesús se sintiera «ansioso»? ¿Culpable?

3.      ¿Por qué el pecado crea en nosotros estas sensaciones de dolor?

D.      «¿Quisieras saber la cosa más maravillosa sobre Aquel que dejó su corona en el cielo para aceptar otra de espinas? Lo hizo por ti. Solo por ti».

1.      Trata de explicar cómo te sientes al saber que Jesús cambió la corona del cielo por una de espinas «solo por ti».

2.      ¿Cómo se puede saber si esto es verdad? Explica



Una mirada al corazón de Dios

A.      Lee Juan 19.2–3 .

1.      ¿Qué hicieron los soldados según este pasaje?

2.      ¿Por qué hicieron eso? ¿Qué querían lograr?

3.      ¿Por qué Jesús estuvo dispuesto a soportar ese trato tan brutal?

B.      Lee Colosenses 1.19 y Juan 1.14

1.      ¿Qué nos enseñan estos pasajes acerca de Jesús? ¿Qué revelan estas escrituras sobre su humanidad? ¿Su santidad?

2.      ¿Qué significa que Jesús estuviera lleno de «gracia» y de «verdad»?

C.      Lee 1 Pedro 1.18–20

1.      ¿En qué sentido hemos sido «comprados»?

2.      ¿Cuál fue «el precio» por el cual se nos compró?

3.      ¿Por qué Cristo fue «manifestado al mundo»?

D.      Lee Mateo 27.45–46

1.      ¿Cuál es la importancia de las «tinieblas» descritas en este pasaje?

2.      ¿Por qué Jesús clamó «en alta voz»?

3.      ¿Por qué, en este punto, Dios había abandonado a Jesús?

4.      Lee Salmos 22 para entender más cabalmente el terrible clamor de Jesús.

Una decisión para actuar

A.      Lleva a cabo esta semana un pequeño «trabajo de campo». Si las condiciones del tiempo te lo permiten, visita un campo abierto cerca de tu casa donde puedas estar cerca de algunas espinas. Busca diversas clases y recoge unas pocas. Fíjate en su textura; aplícalas a tu piel de modo de sentir lo agudo de sus punzadas. Imagínate horadando el cuero cabelludo del Salvador. Trata de alcanzar una comprensión más profunda y renovada sobre lo que Jesús estuvo dispuesto a hacer por ti.

B.      Durante una semana, medita en la corona de espinas que pusieron en la cabeza de Jesús. Anota cualquier pensamiento nuevo que te permita entender mejor lo hecho por Jesús. Comparte tus conclusiones con algún amigo.

4

«YO TE PERDONO»

Los clavos

A.      «¿Te gustaría que alguien viera la lista de tus errores y faltas? ¿Qué se hiciera pública? ¿Cómo te sentirías si las exhibieran de modo que todo el mundo, incluyendo al propio Jesucristo, pudiera leerla?

1.      Responde a las preguntas que hace Max.

2.      Si esta lista de tus debilidades personales se pusiera en la puerta de tu casa ¿cómo crees que reaccionarían quienes te visiten?

B.      «Suspendida de la cruz hay una lista detallada de tus pecados. Las malas decisiones del año pasado. Las actitudes incorrectas de la semana pasada. Allí, en un brillante despliegue para que todo el cielo pueda verla, hay una lista de tus faltas».

1.      ¿Crees que en realidad exista una lista así? Explica.

2.      Si tal lista existiera, ¿cómo te haría sentir? Explica.

C.      «La lista que Dios ha hecho, sin embargo, no se puede leer. Las palabras no se pueden descifrar. Las faltas están cubiertas. Los pecados están escondidos. Los de la parte superior están tapados por su mano; los de la parte interior están cubiertos por su sangre».

1.      ¿Cómo es que Dios cubre tu «lista»?

2.      ¿Cómo te hace sentir saber que esta lista está escondida y encubierta? ¿Por qué?

D.      «¿Qué lo hizo mantenerse firme en su decisión? Esta garantía, esta tabulación de tus faltas. Él sabía que el precio por tales pecados era la muerte. Él sabía que la fuente de tales pecados eras tú, y como no estaba dispuesto a pensar en una eternidad en la que no estuvieras tú, escogió los clavos».

1.      ¿Cómo esta tabulación de tus fracasos hizo que Jesús resistiera los clavos?

2.      ¿Por qué su muerte es el precio del pecado? ¿No es un poco riguroso?

3.      ¿Cómo te hace sentir el pensamiento que Jesús «no estaba dispuesto a pensar en una eternidad en la que no estuvieras tú»?



Una mirada al corazón de Dios

A.      Lee Hechos 2.22–24

1.      En este pasaje, ¿cómo describe Pedro el ministerio de Jesús?

2.      Según Pedro, ¿quién llevó a Cristo por sobre los «hombres inicuos»?

3.      ¿Qué parte jugaron los clavos en este suceso?

B.      Lee Colosenses 2.13–14

1.      ¿Qué hizo Dios por nosotros?

2.      ¿Cómo lo logró?

3.      ¿Qué clase de deuda canceló Dios? ¿Cómo se logró eso?

4.      ¿De qué manera fue «clavada» en la cruz nuestra «lista» de pecados?

C.      Lee Romanos 3.22–25

1.      ¿Qué quiere decir «quedar excluido de la gloria de Dios»? ¿Quién ha hecho esto?

2.      ¿Qué significa ser «justificado»? ¿Cómo se logró esto?

3.      ¿Cómo accede la fe a la obra de Cristo en la cruz?

4.      ¿Has puesto tu fe en la obra de Cristo? Si sí, explica cómo. Si no, ¿por qué aun no?

Una decisión para actuar

A.      Para llegar a tener una pequeña impresión de la enormidad de lo que Dios te ha perdonado a ti en Cristo, escribe en una hoja de papel cada pecado que hayas cometido en los dos últimos días. Que no se te quede nada sin anotar: palabras ásperas, actitudes descuidadas, acciones egoístas. No te apresures al hacer la lista. Trata de hacerla como si estuvieras preparando un inventario. Después que hayas anotado a conciencia todo lo que pudiste recordar, destruye la lista. Y da gracias a Dios porque Él te ha perdonado «todos tus pecados».

B.      Una forma de agradecer a Dios por su perdón infinito es seguir su ejemplo y perdonar a quienes nos han hecho mal. ¿Hay alguien en tu vida a quien necesites perdonar? ¿Alguien que necesite oírte decir: «Te perdono»? No te demores más; busca a esa persona y perdónala con el amor de Cristo.

5

«YO TE HABLARÉ
EN TU PROPIO IDIOMA»


Los clavos

A.      «Sabio es el hombre que aprende el lenguaje no verbal de su esposa, que sabe discernir las señales y los gestos. No es lo que se dice, sino cómo se dice. No es cuándo, sino dónde. Un buen esposo es un buen decodificador. Es alguien que sabe leer las señales».

1.      Si tú estás casado, ¿conoces el «lenguaje no verbal» de tu cónyuge? Si tu respuesta es afirmativa, describe ese lenguaje. ¿Cómo lograste aprenderlo?

2.      Describe tu propio lenguaje no verbal. ¿Qué gesto quiere decir «déjame solo»? ¿Qué énfasis quiere decir «me has ofendido»?

B.      ¿Podría ser que este pedazo de madera sea un cuadro de la devoción de Dios? ¿Un símbolo de su pasión para hablarle al mundo de su Hijo? ¿Un recordatorio que Dios hará lo que sea para compartir contigo el mensaje de este letrero?»

1.      ¿Cómo fue ese letrero sobre la cruz un «cuadro de la devoción de Dios»?

2.      ¿Cómo el letrero habló al mundo de Jesús? ¿Qué dijo?

3.      ¿Cómo ha llevado Dios a cabo ese «haré lo que sea» para compartir contigo su amor?

C.      «El letrero revela dos verdades sobre el deseo de Dios de alcanzar al mundo:

•      No hay persona a quien Él no use.

•      No hay lenguaje que Él no hable».

1.      ¿A qué persona usó Dios para alcanzarte?

2.      ¿Qué lenguaje usó Dios para alcanzarte?

3.      ¿Cómo querría usarte Dios para alcanzar a alguien más? ¿Qué «lenguaje» tendrías que hablar tú a tales personas?

D.      «Pilato quería que el letrero fuera una amenaza y una burla contra los judíos. Pero el propósito de Dios era otro… Pilato fue instrumento de Dios para la extensión del evangelio».

1.      ¿En qué forma quería Pilato que ese letrero fuera una amenaza y una burla para los judíos?

2.      ¿En qué manera fue Pilato un instrumento de Dios para la expansión del evangelio?

3.      Describe algún incidente en tu vida en el cual Dios haya usado una mala intención humana para hacer que se cumpliera su santa voluntad?

E.      «¿En qué lenguaje te está hablando Dios?

•      El lenguaje de la abundancia

•      El lenguaje de la necesidad

•      El lenguaje de la aflicción»

1.      ¿Qué quiere decir Max por el «lenguaje de la abundancia»?

2.      Explica eso de «lenguaje de la necesidad».

3.      ¿Cómo definirías el «lenguaje de la aflicción»?

4.      ¿En qué manera pareciera que Dios nos habla más frecuentemente? Explica.



Una mirada al corazón de Dios

A.      Lee Juan 19.19–22

1.      ¿Quién autorizó el letrero que fue colocado en la cruz?

2.      ¿Qué decía ese letrero?

3.      ¿Qué idiomas se usaron para comunicar el mensaje del letrero? ¿Por qué esos tres?

4.      ¿Cómo reaccionó el jefe de los sacerdotes ante el letrero? ¿Por qué?

5.      ¿Cómo respondió Pilato al jefe de los sacerdotes? ¿Por qué?

B.      Lee Lucas 23.38–43 .

1.      ¿Cómo uno de los malhechores crucificados con Jesús se dirigió a Él? ¿Por qué?

2.      ¿Cómo lo hizo el otro? ¿Por qué?

3.      ¿Cómo muestra el versículo 42 que el segundo malhechor pudo haber estado influenciado por el letrero que había en la cruz de Jesús?

4.      ¿Cómo respondió Jesús a la solicitud de este segundo malhechor?

C.      Lee Romanos 10.17 .

1.      ¿Cómo viene la fe a una persona?

2.      ¿Qué significa «por la palabra de Dios»?

3.      ¿Cómo, según este versículo, guiarías tú a alguien a tener fe en Cristo? Si has tenido alguna vez este privilegio, describe lo que ocurrió.

D.      Lee 1 Corintios 9.22 .

1.      ¿Qué métodos usó el apóstol Pablo para predicar a Cristo a otros?

2.      ¿Qué nos enseña este versículo sobre usar el «lenguaje» correcto para alcanzar a los hombres y a las mujeres para Cristo?

3.      ¿Qué quiso decir Pablo con «por todos los medios posibles»? (véase la Nueva Versión Internacional). ¿Qué nos sugiere esto en relación con nuestros esfuerzos evangelísticos?



Una decisión para actuar

A.      Prepara una lista de diez personas a quienes conozcas que todavía no han aceptado a Cristo en sus corazones. Empieza orando esta semana para que Dios provea a un creyente -preferiblemente tú mismo- para que hable a cada persona de Cristo. Luego empieza a buscar oportunidades para testificar a tus amigos sobre el amor de Cristo.

B.      Haz una pequeña investigación en el libro de los Hechos para ver los métodos y las circunstancias que los apóstoles usaron para predicar a Cristo a hombres y mujeres no salvos. ¿Qué métodos usaron? Según el libro de los Hechos ¿qué formas de «lenguajes» usó Dios para atraer personas a Él?

6

«DEJARÉ QUE ESCOJAS TÚ»

Los clavos

A.      «Edwin y James Booth. El mismo padre, la misma madre, profesión y pasión, pero uno escogió la vida y el otro, la muerte. ¿Cómo pudo ocurrir tal cosa? No lo sé, pero ocurrió».

1.      ¿Qué podría explicar por qué estos dos hermanos hicieron tan diferentes decisiones?

2.      ¿Cuáles factores influyeron más en las decisiones que hicieron? ¿Deseo de seguridad? ¿Amor? ¿Miedo? ¿Conciencia? ¿Sentido de lo correcto y lo erróneo?

B.      «Esta verdad está revelada en cada etapa de la historia, en cada página de la Escritura: Dios nos deja hacer nuestras propias decisiones».

1.      ¿Por qué crees tú que Dios nos deja hacer nuestras propias decisiones?

2.      ¿Qué «gran» decisión estás enfrentando en estos momentos? ¿Cómo actuarás?

C.      «Dios nos deja hacer decisiones eternas, las que tienen consecuencias eternas».

1.      ¿Qué quiere decir Max por «decisiones eternas»?

2.      ¿Es justo que algunas decisiones tengan consecuencias eternas? Explica.

D.      «Hay ocasiones cuando Dios nos envía truenos para sacudirnos. Hay ocasiones cuando Dios envía bendiciones para atraernos. Pero también hay ocasiones cuando Dios guarda silencio para honrar nuestra libertad de escoger dónde habremos de pasar la eternidad».

1.      Describe una ocasión cuando Dios mandó un trueno para que te despertaras.

2.      ¿Ha mandado Dios alguna vez bendiciones para atraerte? Explica.

3.      ¿Por qué Dios guarda silencio cuando estamos frente a una gran decisión?

E.      «El ladrón que se arrepintió está disfrutando del fruto de una buena decisión que hizo. Al final, todas sus malas decisiones fueron redimidas por un solo hombre bueno».

1.      ¿Es justo que todas las malas decisiones de uno puedan ser redimidas por un solo hombre bueno? Explica.

2.      ¿Conoces a alguien que, hacia el final de su vida, haya hecho una decisión por Cristo? Describe la conversión de esa persona.

Una mirada al corazón de Dios

A.      Lee Mateo 27.38–44 y Lucas 23.39–43 .

1.      ¿Qué clase de hombres fueron crucificados con Jesús? Descríbelos.

2.      ¿Cómo podemos estar seguros que ocurrió un cambio en el corazón de uno de los dos hombres? ¿Qué crees tú que fue lo que provocó tal cambio?

3.      ¿Cómo respondió Jesús a la petición de este hombre? ¿Por qué respondió como lo hizo?

B.      Lee Colosenses 1.12–14

1.      ¿Quién tomó la iniciativa en este pasaje? ¿Qué fue lo que hizo?

2.      En qué tenemos que «compartir»? ¿Cómo se hizo esto posible?

3.      ¿De qué fuimos rescatados? ¿Para qué se nos liberó?

4.      ¿Qué se nos ha dado en «su amado Hijo»?

B.      Lee Mateo 6.24 ; 7.13–14 , 24–27 : 25.32–33

1.      ¿Qué decisiones se nos permiten en estos pasajes?

2.      ¿Qué decisión has hecho en cada una de estas áreas de tu vida? ¿Cómo hiciste estas decisiones?

D.      Lee Deuteronomio 30.19–20 y Josué 24.14–15 .

1.      ¿Qué decisiones se nos presentan en estos pasajes? ¿Quién tiene que hacer las decisiones?

2.      ¿Qué decisión has hecho en esta difícil área de la vida? Explica.



Una decisión para actuar

A.      Lee una biografía de un connotado héroe cristiano del pasado, y pon atención especial en las decisiones difíciles que tuvo que hacer. ¿Qué impulsó estas decisiones? ¿Qué pudo haber ocurrido si esta persona se hubiera negado a hacer una decisión difícil? ¿Cómo podrías beneficiarte de su ejemplo?

B.      Si ya has hecho la decisión de recibir a Jesús como tu Salvador y Señor, escribe tu testimonio enfatizando en cómo llegaste a esta decisión. Luego dedica un tiempo a pensar en lo que Dios hizo para ganar tu corazón.

1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal