Editorial fundamentos



Descargar 1.17 Mb.
Página1/33
Fecha de conversión27.12.2017
Tamaño1.17 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   33


Julia KRISTEVA

El lenguaje,

ese desconocido


Introducción a la lingüística

TRADUCCIÓN: María ANTORANZ


EDITORIAL FUNDAMENTOS

Este libro fue publicado por primera vez bajo el título: Julia JOYAUX, Le Langage, cet inconnu, en la colección «Le point de la question» en las ediciones SGPP en 1969.

Título original: Le langage cet inconnu

Traducción: María Antoranz
© Julie Kristeve
© Editorial Fundamentos, 1988

Caracas, 15. 28010 Madrid

Telfs.: 419 96 19 y 419 55 84
Primera edición:

I.S.B.N.: 84-245-0498-4

Depósito legal: M-42198-1987
Compuesto por Edinculcosa

Isabelita Usera, 66. 28038 Madrid

Impreso por Técnicas Gráficas, S.L.

Las Matas, 5. 28035 Madrid

Impreso en España-Printed in Spain
Diseño gráfico de Fernando Fernández

Responder a la pregunta: ¿qué es el lenguaje?, nos lleva al meollo de la problemática que, desde siempre, ha sido la del estudio del lenguaje. Cada época o civilización, conforme al conjunto de sus conocimientos, de sus creencias y de su ideología, responde de diferente manera y considera, el lenguaje en función de los moldes que la constituyen. Así, pues, la época cristiana, hasta el siglo xviii, tenía una visión teológica del lenguaje, preguntándose ante todo por el problema de su origen o, como mucho, por las reglas universales de su lógica; el siglo xix, dominado por el historicismo, consideraba el lenguaje en tanto que desarrollo, cambio, evolución a través del tiempo. Hoy en día, predominan las visiones de lenguaje en tanto que sistema y los problemas de funcionamiento de dicho sistema. De modo que, para aprehender el lenguaje, tendríamos que seguir la huella del pensamiento que, en el transcurso del tiempo, e incluso antes de la constitución de la lingüística en cuanto que ciencia particular, ha ido esbozando las distintas visiones del lenguaje. La pregunta: ¿qué es el lenguaje?, podría y debería ser sustituida por otra: ¿Cómo ha podido ser pensado el lenguaje?

J. K.

PRIMERA PARTE

Introducción a la lingüística


Hacer del lenguaje un objeto privilegiado de reflexión, de ciencia y de filosofía, es sin duda un gesto cuyo alcance no se ha medido todavía. Pues si el lenguaje se ha convertido en un objeto de reflexión específica desde hace ya muchos siglos, la ciencia lingüística, por su parte, es muy reciente. En cuanto a la concepción del lenguaje en tanto que «clave» del hombre y de la historia social, en tanto que vía de acceso a las leyes de funcionamiento de la sociedad, constituye quizá una de las características más determinantes de nuestra época. Porque, efectivamente, se trata de un fenómeno nuevo: el lenguaje cuya praxis el hombre ha sabido dominar desde siempre —fusionado con el hombre y la sociedad a los cuales se halla íntimamente ligado—, ese lenguaje, hoy en día más que nunca dentro de la historia, está aislado y como distanciado para ser aprehendido en cuanto que objeto de conocimiento particular, susceptible de introducirnos no sólo en las leyes de su propio funcionamiento, sino también en todo lo que se refiere al orden de lo social.

Podemos admitir desde ahora que la relación del sujeto hablante con el lenguaje ha conocido dos etapas, definiendo la segunda nuestra época:

En primer lugar, hemos querido conocer lo que ya podíamos practicar (el lenguaje) y, de este modo, se crearon los mitos, las creencias, la filosofía, las ciencias del lenguaje.

Más tarde, proyectamos el conocimiento científico del lenguaje sobre el conjunto de la praxis social y se ha podido estudiar las diversas manifestaciones significantes como unos lenguajes, asentando de esta forma las bases de un acercamiento científico en el amplio campo de lo llamado humano.

El primer movimiento —es decir la colocación del lenguaje en el lugar de objeto específico de conocimiento— implica que deja de ser un ejercicio que se ignora a sí mismo para pasar a «hablar sus propias leyes». Este giro paradójico desprende al sujeto parlante (el hombre) de lo que le constituye (el lenguaje) y le lleva a decir cómo lo dice. Momento cargado de consecuencias en que la primera sería que le permite al hombre no tomarse más por una entidad soberana e indescomponible, sino analizarse en tanto que sistema hablante; en tanto que un lenguaje. Tal vez podríamos decir que, si el Renacimiento sustituyó el culto del Dios medieval por el del Hombre con mayúscula, nuestra época lleva consigo una revolución no menos importante al eliminar todo culto, puesto que está cambiando el último, el del Hombre, por un sistema asequible para el análisis científico: el lenguaje. El hombre como lenguaje, el lenguaje en vez del hombre, esto podría ser el gesto desmitificador por excelencia, que introduciría la ciencia en la zona compleja e imprecisa de lo humano, ahí donde se suelen instalar las ideologías y las religiones. La lingüística resulta ser la palanca de aquella desmitificador, pues plantea el lenguaje en tanto que objeto de ciencia y nos revela las leyes de su funcionamiento.

La palabra lingüística nació el siglo pasado, registrándose por primera vez en 1833, si bien el término lingüista se encontraba ya en 1816 en Choix des poésies des troubadours. tomo I, página 1, de François Raynouard, y la ciencia del lenguaje avanza con ritmo acelerado aportando nuevas luces sobre aquella praxis que sabemos manejar sin conocerla.

Pero quien dice lenguaje dice demarcación, significación y comunicación. En este sentido, todas las praxis humanas son tipos de lenguajes, puesto que tienen la función de demarcar, significar y comunicar. Intercambiar las mercancías y las mujeres dentro de la red social, producir objetos de arte o discursos explicativos cual las religiones o los mitos, etc., es formar una especie de sistema lingüístico secundario con respecto al lenguaje e instaurar en base a este sistema un circuito de comunicación con unos sujetos, un sentido y una significación. Conocer tales sistemas (tales sujetos, tales sentidos, tales significaciones), estudiar sus peculiaridades en cuanto que tipos de lenguaje, he aquí el segundo movimiento determinante de la reflexión moderna que escoge al hombre como objeto, apoyándose sobre la lingüística.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   33


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal