El bebe moises



Descargar 11.87 Kb.
Fecha de conversión03.07.2017
Tamaño11.87 Kb.
Lección de la Escuela Dominical La Iglesia Trinidad Bautista

Pastor Hispano, Enrique Gonzalez Arlington, Texas

07 de Abril, 2013
Lección 3

EL BEBE MOISES

(Éxodo 1:8; 2:10; 7:7; Hechos 7:20-22)
Objetos que se necesitan: Una llanta vieja de bicicleta, zapato viejo, bota vieja, etc. Una canasta (o un gis o crayola para dibujar una canasta en el pizarrón o en papel.) Algunos maestro les gustara tener un muñeco envuelto en cobijas dentro de la canasta. Tu Biblia.

Introduciendo la Lección: ¿Alguna vez has ido a pescar? ¿Atrapaste algún pescado? Algunas veces cuando la gente se va de pesca, atrapan otras cosas que no son peces. Algunas veces sacan del agua (mientras hablas, saca de una caja o bolsa los objetos que lleva) llantas viejas de bicicleta, zapatos viejos, botas viejas, y otras cosas. Un día una mujer saco del agua un objeto muy poco usual. Nuestra Biblia nos habla de esto.

Dando la historia: La mujer era una princesa; su papa era el rey del país de Egipto. La princesa fue a pasear un día con otras jovencitas. Ella iba al rio a bañarse. Las otras jóvenes caminaban por la orilla del rio. Cerca de donde caminaban la princesa vio algo cerca de las yerbas que salían del agua. Quería saber lo que era esa cosa. La princesa le dijo a una de sus criadas, “Mira aquello que está entre las yerbas por allá. Parece un barco de juguete cubierto. Tráelo a mí.”

La criada fue a donde estaba apuntando la princesa. Y allí entre las yerbas había algo que parecía un barco Egipcio de juguete. Ella estiro sus manos sobre las yerbas. (Actúa tus palabras.) Puso sus brazos debajo y lo saco del agua. Estaba un poco pesado. Quizá había algo dentro de la canasta.

La criada le dio la canasta, que también se le puede llamar arca, a la princesa. La princesa la abrió y miro hacia adentro. ¡Había un bebe adentro, y estaba llorando! Estoy seguro que la princesa y sus criadas estaban sorprendidas.

¡Un bebe estaba adentro del arca! ¡Él bebe más bonito que hayas visto! En cuanto la princesa vio al bebe ella sabía qué clase de bebe era. “Este es un bebe Israelita,” le dijo a sus criadas. ¡Ese bebe estaba en peligro!

(Lentamente baja la canasta en frente de ti. Dile a la clase:) Un bebe Israelita que fuera niño no era permitido que viviera. Todos las bebes niños tenían que ser lanzados al rio para que se ahogara y que se lo comieran los cocodrilos que vivían en el rio. El rey dijo que esto se tenía que hacer. ¿Un rey ordeno que se mataran a bebes? Si, lo hizo.

Este rey no confiaba en Dios; él era un rey malvado. En una parte del país de Egipto vivía la gente Israelita. Los israelitas son la gente de Dios igual que cualquiera que confía en Dios pertenece a su familia. La gente Israelita conocían a Dios y Dios les decía como vivir sus vidas.

El rey de Egipto vio a esta gente que vivía en la Tierra de Gosen en Egipto y dijo, “La gente Israelita comienza a crecer en número. De hecho, hay más de ellos que egipcios. Quizá algún día peleen en contra de nosotros. Y porque hay tanto de ellos nos podrían ganar la guerra. Los trataremos tan mal que comenzaran a morir. Si los tratamos mal, estarán infelices; no quisieran casarse y ya no habrán mas bebes que nazcan. Y muy pronto ya no habrá tanta gente Israelita en Egipto.”

El rey mandaba a hombres a recolectar mucho dinero de los Israelitas. Esto los haría pobres e infelices, pensó el rey. Entonces mando a hombres para que trataran a los Israelitas c9omo esclavos. Los únicos trabajos que podían conseguir era trabajar construyendo edificios y en el campo.

Los jefes de estos trabajos eran hombres Egipcios. Ellos hacían que los hombres Israelitas trabajaran más duro que cualquier otro. Ellos eran malos con los Israelitas en el trabajo.

Aunque los Israelitas eran pobres y tenían que trabajar duro, aun se hicieron más y más de ellos.

Un día el rey pensó, “¿Cuántos Israelitas habrá ahora? Hemos hecho sus vidas tan miserables y los hemos tratado tan mal que me imagino que ya no hay mucho de ellos. Vamos a contar y para ver.” Personas del Censo fueron de casa en casa en la sección de los Israelitas en Egipto y vieron que en vez de que fueran menos eran más. Dios estaba cuidando de ellos.

El rey malvado pensó en un plan nuevo. Él dijo, “Manden una orden a las mujeres doctoras que cuidan de los bebes que nazcan y sus mamas. Diles a esas mujeres doctoras que vengan a verme.”

Dos de las mujeres doctoras vinieron. El Faraón les ordeno: “Cuando una mujer Israelita tenga un niño, tírenlo en el rio. No lo dejen vivir. “Las mujeres doctoras escucharon al Faraón y dejaron el palacio. Y en secreto decidieron no obedecer la orden del rey. Ellas dijeron, “Dios no quisiera que hagamos esto tan horrible.” ¡Pero, no le dijeron eso al rey! Porque quería hacer lo que Dios quería que hicieran, Dios hizo cosas bonitas para ellas.

¡Un día un niño y su hermana estaban muy emocionados! Había nacido un bebe nuevo en su casa. Él era él bebe más bonito que jamás habían visto. El parecía ser extra especial. Pero la mama y el papa estaban un poco preocupados en vez de estar contentos en ver al nuevo bebe niño.

“Tendremos que esconder este bebe,” dijeron. “Aarón y Miriam, este es un secreto familiar. No le digan a nadie de nuestro nuevo bebe. Si alguien se diera cuenta de él, los soldados Egipcios vendrían y se lo llevarían, y lo tirarían al rio.”

¡Iba a ser muy difícil no decirles a sus amigos del bebe! Estaba tan bonito y estaban tan emocionados de tenerlo en su casa. Pero no dijeron nada. La Biblia no dice que escondieron al bebe por tres meses.

Un día la mama decidió que él bebe ya no lo podía esconder más. Estaba creciendo; y su llanto era más fuerte.

La mama hizo una canasta. La canasta fue hecha de junco-el junco son unas yerbas largas que crecen en el agua. Ella hizo que la canasta se pareciera a un barco Egipcio – un arca, lo llamaron. Ella tomo esta pequeña arca y su tapadera y la pinto con cemento de brea. Entones le puso unas cobijas para que estuviera suave y cómodo. Ella puso al bebe adentro y le puso su tapadera.

Cargo la pequeña arca al rio – no para tirar al bebe al agua, sino para ponerlo cuidadosamente a la orilla del agua entre las yerbas.

Miriam, la hermana del bebe, se escondió entre las yerbas a lo lejos del arca. Ella iba a cuidar de él. Alguien más estaba cuidado sobre de él y había estado cuidando de su gente siempre. ¿Quién era? Si, Dios. El ama a Su gente y El cuida de ellos. Él nos ama también a nosotros, y nos cuida.

Entonces fue cuando la princesa y sus criadas bajaron al rio. Cuando la princesa saco al bebe del agua, Miriam vino a ella rápidamente y le pregunta si quería que alguna mujer cuidara del bebe. La princesa le dijo que sí.

¡Yo creo que Miriam corrió a su casa el más rápido que pudo! Ella le dijo a su mama, “¡La princesa encontró al bebe; ella no lo aventó al rio; ella quiere que tu vayas por el bebe y que te lo traigas a casa para cuidarlo!”



Así que era la mama del bebe quien cuido de su propio hijo. Ella estaba tan feliz de cuidarlo en su casa para la princesa. Cuando creció, la mama del niño lo llevo al palacio. La princesa dijo que el bebe era su hijo y le puso de nombre Moisés. Ella le dio el nombre de Moisés porque lo había sacado del aguan.

Aprenda nuestro versículo de la Biblia: “…Es necesario obedecer a Dios…”


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal