El caso de los exploradores de cavernas



Descargar 12.27 Kb.
Fecha de conversión09.12.2018
Tamaño12.27 Kb.






EL CASO DE LOS EXPLORADORES DE CAVERNAS




TEORÍA DEL DERECHO







CRISTINA VEGA MAYOLÍN

GRUPO B




El caso de los exploradores de cavernas tuvo una gran repercusión y en él fueron acusados de homicidio cuatro personas. El Tribunal del Condado de Stowfield los declaró culpables y su condena fue la horca. La postura del presidente Truepenny está basada en el principio del escepticismo ético. A continuación se relatan los hechos que acontecieron en los días que estuvieron atrapados. Después de penetrar en una caverna y de provocarse una avalancha, una partida de rescate salió en su busca. La tarea de rescate fue bastante dificultosa, ya que lo intentaron varias veces pero se volvían a desencadenar avalanchas, en las cuales murieron unos diez obreros. Gracias a un inalámbrico portátil se pudo mantener conversaciones con los atrapados, los cuales disponían de escasas provisiones. Los exploradores querían saber el tiempo que tardarían en rescatarlos y si tendrían oportunidades de sobrevivir con las escasas provisiones que tenían. Los médicos les informaron de que las posibilidades de sobrevivir eran pocas, por lo que Whetmore, en representación también de los demás exploradores, preguntó si comiéndose a uno de ellos los demás tendrían oportunidad de sobrevivir. Esta pregunta no tuvo respuesta ni por parte de los médicos, ni de ningún otro funcionario. Cuando finalmente los exploradores fueron rescatados Whetmore había sido asesinado y comido por sus compañeros. De las declaraciones tomadas a los acusados surge que fue Whetmore quien propuso esa idea, aunque antes de echarlo a suertes se retiró, decisión que sus compañeros interpretaron como violación del convenio por lo que decidieron comérselo. Una vez rescatados y recuperados, los cuatro fueron acusados de homicidio en la persona de Roger Whetmore. Una vez terminada la prueba testimonial el portavoz del jurado preguntó al juez si podían emitir un “veredicto especial”, dejando al juez tomar la decisión de la culpabilidad de los acusados. El jurado en el “veredicto especial” decidió que si eran declarados culpables debía condenárselos. Poco después el juez dictaminó que los acusados eran culpables de homicidio en la persona de Roger Whetmore y fueron sentenciados a la horca. Una vez disuelto el jurado, estos pidieron al Poder Ejecutivo que conmutara la pena de muerte por una pena de seis meses de cárcel. Según Traepenny el jurado y el juez siguieron los caminos correctos de acuerdo a las disposiciones legales. En cuanto a la petición del jurado, todo hace prever que el resultado será finalmente favorable, es casi improbable que el Poder Ejecutivo deniegue esa petición. Por lo tanto creo que gracias a la clemencia se hará justicia y se conmutará la pena de muerte.
Según la posición del ministro Foster, fundamentada en el principio del derecho natural, éste cree que a parte de estar en juego el destino de los exploradores, está en juicio el derecho de nuestro Commonwealth. Si los exploradores son finalmente declarados culpables, entonces se estará condenando a nuestro derecho ante el tribunal del sentido común. Foster no cree que sean declarados culpables de asesinato, por el contrario cree que serán declarados inocentes de todo crimen. Para defender esta creencia se fundamenta en dos ideas. En primer lugar sostiene que todo el derecho positivo de este Commonwealth es inaplicable a este caso y que éste se halla regido por “el derecho natural”. Esta conclusión se basa en la coexistencia de los hombres en sociedad, pero si esta condición desaparece, desaparece con ella el orden positivo. Cuando los exploradores tomaron aquella decisión, estos se encontraban fuera de nuestro orden jurídico, por lo tanto llega a la conclusión de que en el momento en el que Roger Whetmore perdió su vida, estos hombres se encontraban en un “estado de naturaleza”, y por lo tanto bajo su punto de vista, no son culpables de crimen alguno. Posteriormente se ha reconocido que el principio de toda ley debe buscarse en un contrato o convenio, como por ejemplo Commonwealth que se fundó sobre un contrato voluntario entre hombres. El valor de la vida de un ser humano es indiscutible, pero por ejemplo en este caso en concreto perecieron diez obreros en los intentos de salvar a los exploradores, ¿acaso no sabían del riesgo de las operaciones que llevaban a cabo los operarios? Si es justa la muerte de esos obreros para salvar la vida de cuatro exploradores ¿cómo se puede declarar que estuvo mal las decisiones que tomaron los exploradores con respecto a comerse a uno de ellos para sobrevivir? Por supuesto que estos hombres han cometido un acto que viola el texto literal de la ley, pero la sabiduría jurídica dice que un hombre puede violar la letra de la ley, sin violar la ley en sí misma. Por ejemplo, hace bastantes años se estableció que matar en defensa propia es excusable, aunque en la ley no hay nada que sugiera esa excepción. Por último Foster concluye alegando que los acusados son inocentes de haber asesinado a Roger Whetmore, por lo que la sentencia debe ser revocada.
Por otro lado, el ministro Tatting se basa en la doctrina del razonamiento con la moral. Tatting recalca que se encuentra dividido entre la simpatía que le tiene a esos hombres y un sentimiento de repulsión por el acto que cometieron, y que tenía la esperanza de poder tratar el caso desde un punto de vista lógico pero cree que no será posible tal cosa. Refiriéndose a las conclusiones de su colega Foster, Tatting alega que sus fundamentos se encuentran plagados de incoherencias y engaños. En primer lugar, se centra en la idea del “estado de naturaleza” fundamento que Tatting no considera acertado, ya que ¿en qué momento se determina ese “estado de naturaleza? Y ¿por qué se llega a la declaración de ese estado? Según Tatting, tanto él como el ministro Foster son los encargados de aplicar la ley de este Commonwealth, y además declara que ellos no se encuentran en ningún estado de Naturaleza.
En segundo lugar, Foster expone que ninguna ley debe contradecir su propósito y uno de los propósitos de la ley penal es el de prevenir. Ahora bien, es cierto que una ley debe aplicarse según su propósito y que uno de ellos es la prevención, pero también existen otros propósitos como por ejemplo proveer un escape a la instintiva necesidad humana de retribución o el de rehabilitar al delincuente. Por consiguiente la fundamentación de la excusa de defensa propia no podrá aplicarse a este caso, puesto que estos hombres a parte de actuar intencionadamente, también procedieron con deliberación. No obstante, Foster pasa por alto un hecho interesante, en otro caso un hombre fue acusado por haber hurtado un pan aduciendo que sino moriría por inanición y por su parte la Corte no aceptó esa defensa. Por lo tanto, cómo puede justificar el hecho de matar y comerse a un hombre. Hay otro impedimento en la propuesta de Foster, y es que ¿cuál sería el alcance de la excepción que éste quiere hacer con este caso? Whetmore quizás se negó desde un principio o tal vez no habían discutido ningún plan, sino que los otros podrían haber conspirado para matar y comerse a Whetmore, los ejemplos pueden ser muchos. Para Tatting se trata de un caso plaga de contradicciones y oscuros abismos, los cuales son difíciles de descifrar e interpretar. Aunque sus argumentos vayan en contra de las ideas de Foster para salvar la vida de los acusados, Tatting tampoco ve lógico el hecho de condenar a muerte a los procesados, ya que sus vidas han sido salvadas al precio de la muerte de diez obreros, por lo que lamenta que el Fiscal los haya acusado de asesinato. Por último, el ministro Tatting se ve en la obligación, ya que según él no ha podido llegar a ninguna conclusión en este caso y tampoco a podido solventar todas las dudas que le han asaltado durante este proceso, de renunciar a participar en tomar una decisión para este caso.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal