El demonio anda suelto



Descargar 0.52 Mb.
Página1/10
Fecha de conversión03.05.2017
Tamaño0.52 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
P. ÁNGEL PEÑA O.A.R.

EL DEMONIO ANDA SUELTO

CÓMO VENCERLO


LIMA – PERÚ

EL DEMONIO ANDA SUELTO. CÓMO VENCERLO

Nihil Obstat

Padre Ricardo Rebolleda

Vicario Provincial del Perú

Agustino Recoleto

Imprimatur

Mons. José Carmelo Martínez

Obispo de Cajamarca (Perú)

LIMA – PERÚ

ÍNDICE GENERAL

INTRODUCCIÓN

Preámbulo

El diablo existe.

Jesucristo es Dios.

CAPÍTULO PRIMERO: IGLESIA SATÁNICA

Satanás y su Iglesia.

El bautismo.

Pacto satánico.

Consagración de niños.

Consagración antes de nacer.

Imágenes.

Misas negras.

Culto a Satanás en casa.

CAPÍTULO SEGUNDO: EL DEMONIO ANDA SUELTO

Masonería y satanismo.

Magos y adivinos.

Talismanes.

Espiritismo.

Juego de la ouija.

Falsos caminos.

Grupos satánicos africanos.

Sectas satánicas.

Testimonios de adeptos.

Música satánica.

Halloween.

CAPÍTULO TERCERO: PODERES SATÁNICOS

El poder de Satanás.

a) Casas infestadas. b) Maldiciones.

c) Maleficios.

Posesión diabólica.

Síntomas de posesión satánica.

CAPÍTULO CUARTO: CÓMO VENCER AL MALIGNO

Exorcismos.

La Virgen María.

Otros medios de liberación.

Oración a san Miguel.

Juan Pablo II y los exorcismos.

¿Qué desagrada más a Satanás?

Liberados.
EPÍLOGO

BIBLIOGRAFÍA

INTRODUCCIÓN
En este libro expondremos algunas de las manifestaciones más frecuentes del demonio: posesiones, maleficios, infestaciones, etc. La existencia del demonio es frecuentemente negada, no sólo por muchos católicos, sino incluso hasta por sacerdotes. Estamos en un mundo en el que cada día parece que la fe está disminuyendo. Cada día hay más incautos que caen en las redes de los adivinadores, de los magos, de los brujos y de tantos seguidores de Satanás, que los llevan por el camino oscuro de un mundo sin luz, sin amor y sin esperanza. ¿Por qué hay tantos que se creen muy modernos por no creer en Dios y no pertenecer a ninguna religión? A pesar de su proclamada falta de fe, creen sin dificultad en ocultistas, astrólogos, gurús y toda clase de filósofos de distintas ideologías.
Ojalá que todos aprendamos algunas cosas del mismo demonio. En primer lugar, no hay ningún demonio ateo. Todos ellos, sin excepción, creen Dios. Como dice el apóstol Santiago en su carta: Los demonios también creen y tiemblan (Sant 2,19). Ellos saben por experiencia que Dios existe y que no pueden vencerlo, pues es su Creador y deben obedecerle, ya que sólo les da poder hasta cierto límite según su voluntad.
Dios existe, aunque algunos no crean en Él. Y el demonio también existe aunque algunos no crean en él. Sobre la existencia del demonio nos hablan muy bien todos los santos. Ellos son los especialistas de Dios. Si queremos conocer a Dios y las cosas de Dios y de su Iglesia, no vayamos a falsos profetas. Si queremos que alguien nos cure un dolor de estómago, no vayamos a un carpintero o cerrajero, sino a un médico especialista. Igualmente, si queremos saber algo de Dios, no vayamos a ver un profesor de matemáticas, de filosofía o de bioquímica, vayamos a ver lo que nos dicen los santos, que han tenido experiencias directas con Él y nos hablan por propia experiencia y no por razonamientos o imaginaciones.
Algunos no creen en las verdades que propone la Iglesia católica y dicen que los dogmas son inventos de los sacerdotes. Yo les diría: En el cielo todos son católicos y en el infierno también. En el sentido de que en el más allá, sin las limitaciones y oscuridades de la vida presente, todos conocerán claramente que Dios existe, que Jesucristo es Dios y que todos los dogmas de la Iglesia católica son verdaderos. El demonio cree en todas las verdades de la fe católica sin excepción y, precisamente por ello, trata de hacerse una iglesia paralela, remedando a la Iglesia católica. Él también se ha hecho su propia iglesia satánica, dividida en diversidad de sectas, pero en todas actúa como un anticatólico furibundo, luchando contra la Iglesia y sus enseñanzas.

En este libro trataremos de ver cómo el demonio anda suelto, repudia todo lo que es católico y, a la vez, lo imita para profanarlo, especialmente la presencia real de Jesús en la Eucaristía durante las misas negras. Ojalá que, al ser conscientes de la existencia del demonio y de sus obras, podamos reafirmar nuestra fe católica y vivirla en plenitud.



EL DIABLO EXISTE
En la Biblia se nos habla en muchos textos sagrados del demonio, empezando con la serpiente diabólica de que nos habla el Génesis, a quien Dios mismo le profetiza que una mujer le aplastará la cabeza, diciéndole: Pondré enemistad entre ti y la mujer y entre tu linaje y el suyo. Ella te aplastará la cabeza (Gen 3,15). Esa mujer, como sabemos, es la Virgen María, a quien el demonio tiene un odio especial. Por eso, en las apariciones de la Virgen a santa Catalina Labouré en París en 1830, tal como aparece en la medalla milagrosa, María se presenta aplastando la cabeza de la serpiente infernal.
En el último libro de la Biblia, el Apocalipsis, se nos habla especialmente de la rebelión de Satanás y sus secuaces contra Dios. Se dice claramente: El dragón grande, la serpiente antigua, llamada diablo y Satanás fue precipitado en la tierra y todos sus ángeles con él (Ap 12, 9).
El catecismo de la Iglesia católica nos dice: El diablo y los otros demonios fueron creados por Dios con una naturaleza buena, pero ellos se hicieron a sí mismos malos (Cat 391). Rechazaron radical e irrevocablemente a Dios y a su Reino (Cat 392). El poder de Satán no es infinito. No es más que una criatura poderosa por el hecho de ser espíritu puro, pero siempre criatura... El que Dios permita la actividad diabólica es un gran misterio, pero nosotros sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman (Rom 8, 28), (Cat 395).
San Agustín nos dice que Dios no permitiría los males, si no sacara más bienes de los mismos males 1.
En varias oportunidades los Papas han hablado sobre la realidad del demonio. El Papa Pablo VI en una alocución del 15 de noviembre de 1972 decía: El mal no es solamente una deficiencia, sino una eficiencia, un ser vivo, espiritual, pervertido y pervertidor. Terrible realidad. Misteriosa y temible. Se aparta del cuadro de la enseñanza bíblica y eclesiástica quien rehúsa reconocer su existencia; o quien hace de él un principio autónomo sin tener origen de Dios, como toda criatura; o la explica como una pseudorealidad, una personificación conceptual y fantástica de las causas desconocidas de nuestros malestares.
Si, el diablo existe, aunque haya muchos católicos que no crean en él. Los satánicos sí creen y para ellos es su dios, del que son verdaderos esclavos. Su presencia se manifiesta claramente en las personas poseídas, como veremos a lo largo de estas páginas.
El padre Mateo La Grua cuenta una experiencia con el diablo. Un día, después de un largo exorcismo, había conseguido la liberación de un poseído. Dice: Apenas lo había despedido en paz, quedé atemorizado al darme cuenta de la presencia real del demonio allí mismo, en la habitación donde se había realizado el exorcismo. Sentía que estaba colérico. En un momento, no sé cómo, sentí que estaba subiendo por la escalera que conducía al piso superior. No sé por qué lo seguí, como un niño que sigue a su cometa. Cuando estaba a un paso de él, lo miré y le dije: “¿Quién eres tú?”. Y me respondió: “Soy ninguno... He perdido mi nombre”. Y desapareció, dejándome asustado. Me sentí como si hubiese despertado de pronto. Tuve una sensación extraña, era una sensación real de cansancio. En mi cabeza resonaban sus palabras: “Soy ninguno... Me he perdido a mí mismo. No recuerdo mi nombre”. Recordemos que en la cultura bíblica el nombre se identifica con la persona. Por ello, era como si el demonio me estuviera diciendo que, después de haberse rebelado contra Dios, no era nadie, porque, al separarse de su Creador, se había perdido a sí mismo, había perdido su propia identidad, su propia verdad 2.

JESUCRISTO ES DIOS
Muchos no creen que Jesucristo es Dios, pero el demonio no sólo lo cree, sino que lo proclama públicamente. En el capítulo 5 de San Marcos se nos habla de un hombre poseído por el demonio. Su fuerza era descomunal y rompía las cadenas de hierro que le ponían. Nadie podía sujetarlo. Pero no era uno, sino muchos. Por eso, al preguntarle Jesús cuál era su nombre, dijo: Legión, porque somos muchos. Y el demonio, usando al endemoniado, se postró ante Jesús y en voz alta para que todos oyeran gritó: Qué hay entre nosotros, Jesús, Hijo del Dios Altísimo. Por Dios te conjuro, no me atormentes. Dice por Dios, porque el diablo sí cree en Dios y le pide humildemente postrado ante Jesús, sintiéndose su criatura, que no lo eche fuera de aquella región y lo eche a los cerdos. Jesús se lo permitió y entraron en unos dos mil cerdos que allí había. Esto quiere decir que ese endemoniado tenía dentro unos dos mil demonios de distintas jerarquías. Pero tuvieron que obedecer a Jesús.
En el capítulo primero de San Marcos se nos habla del endemoniado de Cafarnaúm que se puso a gritar: ¿Qué tenemos nosotros contigo, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Sé quién eres: el Santo de Dios. Jesús le conmino diciendo: “Sal de él”. Y agitándolo violentamente el espíritu inmundo dio un fuerte grito y salió de él. Aquí también vemos el temor del demonio ante Jesús, a quien no puede menos de obedecer como una criatura ante su Creador, y lo reconoce como el Santo de Dios. Jesús es el Santo por excelencia, es decir, Dios.
En San Marcos capítulo tercero se dice: Los espíritus impuros al verle, se arrojaban ante Él y gritaban, diciendo: “Tú eres el Hijo de Dios”. Aquí vemos también cómo se arrojaban a sus pies como siervos suyos y lo reconocían como el Hijo de Dios hecho hombre. Un buen ejemplo para tantos católicos que se avergüenzan de proclamar su fe y a quienes Jesús mismo les dice: El que se avergüence de mí ante los hombres, yo también me avergonzaré de él ante mi Padre celestial (Lc 9, 26).

CAPÍTULO PRIMERO

IGLESIA SATÁNICA
SATANÁS Y SU IGLESIA

Satanás es el mono de Dios, el imitador de Dios. Y ha querido hacerse una anti-Iglesia con sus seguidores. Esta Iglesia la forman especialmente todos los adoradores de Satanás en las sectas satánicas o luciferinas, pero también todos aquellos que se han consagrado a él y los que siguen rechazando a Dios y obedeciendo al demonio, llevando una vida desordenada y obrando el mal de tantas maneras posibles, propagando la mentira y el error por todo el mundo para llevar a los hombres al pecado y la muerte eterna.


Michela (nombre supuesto), que estuvo varios años en una secta satánica, nos dice en su libro “Fuggita da Satana”: Después de mi conversión me ha impresionado cómo los satánicos conocían todas las fiestas de la Iglesia católica y cómo habían organizado ciertos ritos en directa y evidente oposición a la liturgia católica. El primer ejemplo es la misa negra, que se celebraba en todas las reuniones y se concluía siempre con el sacrilegio de la hostia consagrada. En contraposición al altar sagrado nosotros consagrábamos el lugar de la ceremonia, diseñando delante del altar el pentáculo: la estrella de cinco puntas rodeada de un círculo (Representa a Satanás). Después se esparcía por tierra un polvo de color negro o rojo.
Los ritos se celebraban cada sábado para profanar los domingos, pero también en las vigilias de las fiestas católicas. Podía suceder que estuviésemos reunidos en tres noches seguidas como sucedió en 1995, cuando Navidad cayó en lunes y así nos reunimos en el sábado, el domingo y el lunes, vigilia de san Esteban. Pero el corazón y centro de la misa negra era alrededor de las tres de la mañana en contraposición a la muerte de Cristo a las tres de la tarde 3.
Numerosas fiestas de santos eran momentos fuertes de nuestra antiliturgia como sucedía en la vigilia de la fiesta de san Pedro y san Pablo y en las de los demás apóstoles. Y en especial la de aquellos santos que habían sido más activos en la lucha contra el demonio. Santa Gema Galgani estaba en primera posición y junto con ella se atacaba a la Congregación pasionista. Lo mismo sucedía con san Francisco de Asís y la familia franciscana, con san Benito y la familia benedictina. Este último era odiado especialmente por su cruz-medalla que lleva algunas palabras de exorcismo: (N.D.S.M.D.), es decir, Non draco sit mihi dux: El demonio no sea mi jefe. Y también (V.R.S.N.S.M.V.), o sea, Vade retro Satana; nunquam suade mihi vana: Aléjate Satanás, no me guíes a cosas vanas. (S.M.Q.L.I.V.B), que quiere decir, Sunt mala quae libas; ipse venena bibas: Son malas tus bebidas, bebe tú mismo tus venenos.
Contra el padre Pío tenían un odio especial. Se puede decir que los satánicos lo habían canonizado antes que los católicos, porque estaban convencidos de su santidad antes que fuese proclamado oficialmente por la Iglesia. También hacían ritos contra sus devotos y sus hijos espirituales y contra los pertenecientes a sus grupos de oración. Les mandaban maldiciones y éstas podían durar una hora dentro de la misa negra 4.
Los días más intensos los vivían los satánicos en Semana Santa. Eran cinco días seguidos de reuniones nocturnas, desde el miércoles santo al domingo de Pascua. Esos días no trabajaban. Era un tiempo especial para tener relaciones sexuales con animales. El culmen era la noche del Viernes Santo hasta el domingo. En esos días se consideraba que Cristo estaba muerto y Satanás era el vencedor. En la noche precedente al Halloween (31 de octubre) y el día de los difuntos (2 de noviembre) la reunión era en un cementerio donde se profanaban tumbas y robaban huesos.... Algunas veces la reunión se realizaba en una pequeña iglesia que había sido vendida y comprada por algún miembro de la secta 5.
Lo peor sucedía en las vísperas de algunas fiestas: El 29 de septiembre, fiesta de san Miguel, Gabriel y Rafael; el 2 de octubre, fiesta de los ángeles custodios; el 25 de diciembre, fiesta de Navidad; el 28 de diciembre, fiesta de los santos inocentes; el 6 de enero, fiesta de la Epifanía; el 2 de febrero, fiesta de la presentación del Niño Jesús en el templo. En estos días había rituales con niños. A veces llevaban un niño dentro de un sarcófago y lo mataban para ofrecerlo así como un regalo a Satán. La noche del 5 de enero era destinada al bautismo diabólico con la consagración de los recién nacidos a Satanás. Una madre llevó ante el altar un niño de dos o tres meses y lo entregó al sacerdote que pronunció sobre él algunas fórmulas y lo apuñaló, asperjando con su sangre...
Otra vez he visto la consagración del feto de una gestante, mientras lo llevaba en el vientre. Los recién nacidos, hijos de los adeptos de la secta, nacían clandestinamente y no se registraban para ofrecerlos tarde o temprano a Satanás 6.
En algunas ocasiones se ofrecía a Satanás una joven virgen, especialmente en la noche del 31 de diciembre al 1 de enero, fiesta de la Virgen Madre de Dios. He visto esto en otras ocasiones como en la víspera de la natividad de María (8 de septiembre) o en la noche de Navidad. Era como una especie de profanación o injuria a la virginidad perpetua de María. Las jovencitas eran drogadas. Algunas podrían haber sido raptadas o asistieron engañadas…
Un 31 de diciembre, uno de los miembros de la secta trajo una joven de unos 20 años. Estaba drogada, era bellísima y llevaba una túnica blanca que le quitaron al principio de la ceremonia. Aquella noche el rito fue muy largo y hubo una larga letanía de blasfemias contra la Virgen. Todos tuvimos relaciones con la joven y la colocaron sobre el altar. El sacerdote le rompió el himen con un cuchillo y la sangre fue recogida en un cáliz. No sé qué fue de ella… Supe que en otra misa negra el sacrificio había sido completo del modo más bestial. El sacerdote la había apuñalado en el pecho y le habían sacado el corazón, que fue puesto en el cáliz para ofrecerlo a Satanás 7.
Algunas fiestas especiales son: La noche del Halloween del 31 de octubre al 1 de noviembre, celebran el Año Nuevo mágico; la noche entre el 1 y el 2 de febrero, es el inicio de la primavera mágica (para los cristianos es la fiesta de la Virgen de la Candelaria o presentación del Niño Jesús en el templo); la noche del 30 de abril a l de mayo es la noche de Valpurga, es el inicio del verano mágico; y la noche de 23 al 24 de junio, fiesta de san Juan Bautista, es propicia para hacer maleficios de enfermedad o de muerte.
EL BAUTISMO
En las sectas satánicas celebran el bautismo, renunciando, si son cristianos, a su propio bautismo y quemando ante Satán su partida de bautismo, renegando de Cristo y de su Iglesia católica. También celebran matrimonios. Lucien Greaves, portavoz del templo masónico de Estados Unidos, dijo públicamente que ellos luchan a favor del aborto y del matrimonio de los homosexuales, que él llama matrimonio satánico.
Respecto al bautismo satánico, observemos lo que nos dice Miguel Warnke, que llegó a ser Sumo Sacerdote de una serie de grupos con un total de 1.500 personas a su mando en el sur de California. En su libro El vendedor de Satanás refiere que le pusieron el nuevo nombre de Judas Iscariote y se consagró a Satanás. Afirma: Mi boca se secó y pareció como si una tenue bocanada de vapor fluyera de mi boca y nariz. Ahora estaba ardiendo consumido por las llamas del infierno. Era una fiebre extática que hacía que la transpiración fluyera por los poros. Sentí los pies livianos como si flotara. Acababa de dedicarle mi alma a Satanás 8.
Sentía al demonio. Casi podía advertir la forma vaporosa de un espíritu de demonio saliendo de aquel pentáculo y parecía hacer un zumbido al disiparse y posiblemente transferirse hasta el lugar donde había de hacer su obra maligna (Estaban pidiendo que hiciera daño a cierta persona) 9.
Después del bautismo firmó con su sangre su compromiso eterno. Dice: Me pasó la pluma y acercó el libro a mí, un libro grande, negro, empastado en tela de sesenta por sesenta centímetros y de casi treinta centímetros de grosor. Lo mantenía abierto aproximadamente en el medio. Las páginas de bordes amarillentos tenían tres columnas cada una, estando la columna de la izquierda llena de nombres y la de la derecha a medio usar. Todos los nombres estaban escritos con sangre, que se había secado y oscurecido y que se veía negruzca con la iluminación que había en el granero con la excepción de uno de los nombres, el cual reflejaba un tono verdoso.
Me dijo: Esto (del tono verdoso) sucede si tú quebrantas tus votos. Se pone así. No me preguntes cómo. Si alguien quita el sello del libro y lo abre y ve que uno de los nombres se ha vuelto verde, ya sabes que esa persona quebrantó el juramento. No hay muchos. No es saludable fallarle a Satanás. A Satanás no le gusta admitir que ha perdido un alma y, cuando algo no le gusta, se vuelve loco. Y cuando se enfurece, cualquier cosa puedes esperar de él. No es muy saludable que el nombre de uno se vuelva verde... Al pensar en ello y en el libro de los nombres y en la tinta verde, comprendí de repente la enormidad de la acción que había realizado 10.
Como señal de su bautismo le dieron un anillo. El sacerdote le dijo: Este anillo, que está dedicado a nuestro maestro, lo usarás únicamente cuando te reúnas con otros para hacer los negocios de Satanás o bendecir su nombre o solicitar su ayuda. Guardarás este anillo a salvo de todo daño en un lugar secreto y oscuro, excepto cuando te congregues para cumplir los mandatos de Satanás. Nadie más ha de usar este anillo o los demonios que lo custodian os destruirán a ambos 11.
En otros bautismos suelen hacerles una marca en el cuerpo como señal de su pertenencia al demonio.

PACTO SATÁNICO
Uno de los momentos más importantes para los adeptos de sectas satánicas es cuando deben consagrarse a Satanás con un pacto satánico. Al hacerlo, deben renunciar a su fe, si son cristianos; renegar de la Eucaristía, de la Virgen María y de los sacramentos. Especial es el momento en que deben manifestar su odio a Dios y a la Iglesia católica pisando la cruz y otras imágenes sagradas de la Virgen María y de los santos, incluso con actos deshonestos. Y juran fidelidad eterna a Satanás como sus esclavos.
Esto es una imitación de lo que hacemos los católicos al consagrarnos a Jesús y a la Virgen María. La consagración católica es como una entrega libre y consciente de nuestra existencia a Jesús por María, es como ponernos bajo el manto de María y por María en el Corazón de Jesús, para estar bien protegidos por ellos ante las dificultades y tentaciones de la vida diaria. Y el Señor toma en serio nuestra consagración, especialmente cuando esto se hace con un voto público, como lo hacen los religiosos y sacerdotes.
Los que hacen este pacto a Satanás, son sus esclavos y Satán toma posesión de ellos. Para liberarlos hará falta mucha oración y exorcismos. Y los que quieran salirse de la secta y renegar de Satanás, deberán protegerse de las amenazas y atentados de los mismos satanistas contra ellos.
En el caso de Miguel Warnke, él no quiso salirse. Era el sacerdote Supremo, vivía con dos mujeres y tenía toda clase de comodidades, drogas y dinero, pero llegó un momento en el que se convirtió en un drogadicto y no era responsable ni cumplía sus obligaciones. Un buen día, sus mismos compañeros lo dejaron desnudo, completamente drogado, en la puerta de un hospital. Pudo recuperarse de la drogadicción, pero al salir del hospital, dice él: Era el año 1966. Me habían quedado 45 dólares y me fui a una casa de empeño en la que el dueño vendía armas y municiones sin hacer preguntas. Allí encontré lo que andaba buscando: un revólver Smith & Wesson, calibre 38. El revólver y una bala me costaron 44,98 dólares. Con una bala era suficiente 12.
Quiso suicidarse. Encontró unos amigos que le hicieron desistir, pero tenía miedo a sus ex-compañeros. Cuenta que uno de los días iba tranquilamente por la calle y le dispararon a matar 13. Querían matarlo los de la secta. Pudo escapar y con la ayuda de Dios liberarse del satanismo y hacer que su vida fuera en adelante para gloria de Dios y no para vergüenza de Dios.
En el caso de Michela, le habían propuesto llegar a ser sacerdotisa de la secta, pero para ello debía pasar la prueba de matar a la persona que le habían asignado. Se trataba de Chiara Amirante, fundadora de una Asociación destinada a ayudar a los marginados sociales, especialmente drogadictos y alcohólicos, entre los que había algunos que habían salido de alguna secta. Por ello, la tenían los satánicos en la mira.
Michela, a pesar de que le dieron todos los detalles y facilidades para matar a Chiara, no lo pudo conseguir y, sometida a exorcismos, pudo salir con la gracia de Dios. Ahora pertenece a esta Asociación Nuovi Orizzonti en calidad de consagrada. Le ha consagrado a Dios su cuerpo y alma después de tantos excesos e impurezas cometidos. En internet se pueden encontrar videos sobre su testimonio. A ella también la buscaron para matarla y en sus misas negras le mandaban continuamente maldiciones y maleficios que sentía en su cuerpo con heridas y marcas extrañas, que después desaparecían. A veces, sentía deseos de suicidarse, pero con la gracia de Dios y los exorcismos se pudo liberar totalmente para gloria de Dios.
Veamos cómo cuenta el padre Amorth la historia de Simona que vendió su alma al diablo en un pacto satánico: Simona tiene 40 años. Ocupa un cargo directivo en una importante empresa del norte de Italia. Todos los días debe relacionarse con otras personas como la secretaria personal. El suyo es un trabajo interesante, pero también muy comprometedor. Ocupa un cargo muy ambicionado y bastante difícil de alcanzar. Lástima que para llegar tan alto Simona haya tenido que jugar sucio, muy sucio. Simona hizo un pacto con Satanás. En una sesión de espiritismo le dijo: “Te vendo mi alma si haces que yo llegue muy arriba”. Antes de participar en la sesión, una persona le dijo: “Simona, ¿quieres hacer carrera y ganar mucho dinero? Vende tu alma a Satanás. ¡Verás cuántos beneficios obtendrás!”. Y Simona, una vez dentro de la sesión, hace de manera funesta lo que su amigo le sugirió antes.
¿Y Satanás qué hace? La escucha con prontitud. En cinco meses Simona logra subir los peldaños decisivos hacia los roles directivos más ambicionados. De simple empleada pasa a ser dirigente, un sueldo más que triplicado con beneficios de nunca acabar. Pero el pacto con el diablo tiene su precio. Regalar el alma al demonio, en efecto, conlleva vivir siempre en jaque por el mismo Satanás. Simona pronto se da cuenta de que la presencia de Satanás en su vida no es para nada discreta. Él, Satanás, se hace presente a menudo, incluso en el trabajo. Por otra parte, ¿qué más tendría que hacer? El alma es suya, ya no es de Simona. Y por eso, con su alma puede hacer lo que le parezca y le agrade.

¿Cómo se hace presente Satanás? Con ataques furiosos. Ataques de ira y de odio. Simona debe escapar al baño, encerrarse dentro cuando le vienen estos ataques, de lo contrario corre el riesgo de provocar incidentes de cierta gravedad. Le sucede a menudo que, cuando se encuentra a solas con su secretaria, de repente un odio furibundo le nubla la mente. Todo dentro de ella le dice: “¡Lánzate contra ella, pégale, mátala!”. Simona debe huir, encerrarse en el baño. Darle patadas y puñetazos a la pared. Desahogarse violentamente contra las paredes del baño durante cinco minutos y luego calmarse. El desahogo es sumamente violento. Con frecuencia Simona golpea su cabeza contra la pared y cuando sale del baño las señales no se pueden ocultar fácilmente. Pero si no actúa de esta manera las consecuencias para las personas que la rodean podrían ser devastadoras. Después del desahogo todo vuelve aparentemente a la normalidad, hasta que un nuevo ataque regresa violentamente.
Simona pronto descubre que el pacto con el diablo es un boomerang para su vida. Es verdad: gana mucho dinero y es una persona importante, pero su vida se ha convertido en un infierno, en el verdadero sentido de la palabra. Satanás la ataca todos los días, hasta en los momentos más inoportunos. Y liberarse es de hecho imposible.
Por eso viene a pedirme ayuda, dice el padre Amorth. Inmediatamente la pongo en un régimen de oración diaria. Luego le digo que corte toda relación con la persona que la llevó a participar en la sesión de espiritismo. Percibo muy bien la influencia negativa de esta persona sobre la vida de Simona y le pido que corte por lo sano toda clase de relación. Y luego le digo:


  • Tenemos que hacer un exorcismo una vez por semana y ver cómo van las cosas.

  • Y cuando Satanás me ataque en el trabajo, ¿qué debo hacer, padre?


Ante todo, escóndete. Por el momento está bien hacerlo así. No lograrás resistirle. Pero al mismo tiempo que te escondes, trata de rezar. Recita esta plegaria: “Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos”. ¿Sabes qué oración es? Es la única oración que la santísima Virgen ha mandado. Y, por lo tanto, es una plegaria muy importante, porque viene directamente del corazón de nuestra Madre.
No creas que todo va a resolverse en poco tiempo. Tú vendiste tu alma a Satanás. Ahora, para volverla a recuperar, han de pasar años. De ello estoy seguro. En el trabajo, Simona trata de poner en práctica mi “técnica”. Durante los ataques huye al baño y allí recita la oración que le enseñé, apretando fuertemente la medalla milagrosa. Inicialmente dicha oración no tiene efecto alguno. Pero después de algunos meses, llega el resultado. Cuando Simona sale del baño ya no está marcada con hematomas ni moretones. Aún golpea la pared con la cabeza, le da patadas y puñetazos, pero misteriosamente su cuerpo no sufre daños,
Pasan dos años y Simona en su trabajo se encuentra ante un dilema importante. El director de la empresa le ofrece en bandeja de plata la enésima promoción. Le propone ser su vice, lo que equivale a ser la número dos de toda la empresa. Solo que la promoción tiene su costo, el despido laboral del actual subdirector. Simona me habla del asunto. Yo le digo: “Renuncia a la promoción. Esta es una prueba del cielo. La carrera te la ha trazado Satanás. Ahora él te ofrece una nueva promoción. Y que te la ofrece él es evidente: te la ofrece con menoscabo de un compañero tuyo. Por esto, sólo has de hacer una sola cosa: renunciar. Confía en la santísima Virgen. Si dices sí, para el diablo será una prueba de que estás de su lado, y esta prueba será usada por él contra la Virgen delante de Jesús. Renuncia. Y confía en nuestra Señora”. “Padre Gabriel, si yo digo que no, otro en mi lugar dirá que sí y el subdirector de todos modos será despedido”. “Sí, pero tú tendrás tu conciencia tranquila. Y el no a Satanás será de gran ayuda para tu liberación”.
Simona no acepta la propuesta de su jefe. Éste, incrédulo, admite su decisión. Desde ese momento la carrera de Simona comienza a precipitarse de manera vertiginosa. En el lapso de seis meses es despedida y la luz vuelve a resplandecer en su vida 14.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal