El gran enigma de la muerte



Descargar 87.96 Kb.
Fecha de conversión03.07.2017
Tamaño87.96 Kb.
El gran enigma de la muerte”

El origen de la muerte, la caída humana, las explicaciones del mundo secular, la muerte y las antiguas culturas, la muerte de Cristo y su victoria sobre la muerte, la derrota final de la muerte etc.

Trabajo realizado por pastor evangelista Marcos Morales Chávez Ministerio evangelístico “Cruzada de Poder” Santiago Centro, Septiembre 2012.

Índice

  1. ¿Qué significa la muerte y cómo se originó?



  1. La muerte según el diccionario secular.



  1. La tanatología.



  1. Los nombres y títulos de la muerte.



  1. La muerte según las antiguas culturas.



  1. El dios Tanatos.



  1. Frases solemnes sobre la muerte.



  1. La respuesta bíblica a la muerte.



  1. La gloriosa resurrección de Cristo.



  1. El imperio de la muerte.



  1. Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte-



  1. La muerte está vencida.

El gran enigma de la muerte”

Por tanto, como los hijos comparten la sangre y la carne, así también compartió él las mismas, para reducir a la impotencia mediante su muerte al que tenía el dominio sobre la muerte, es decir, al diablo” Hebreos 2:14.

Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto Viviente que decía: "Ven" Miré entonces y había un caballo amarillo; el que lo montaba se llamaba Muerte, y el Hades le seguía. Se les dio poder sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con la espada, con el hambre, con la peste y con las fieras de la tierra” Apocalipsis 6:7-8.

Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?1°. Corintios 15:54-55.



01- ¿Que significa la muerte y como se originó?

La muerte es el gran enigma de la vida, es el gran misterio sin resolver para el ser humano, Dios no creó al ser humano para morir, la muerte es consecuencia del pecado del hombre, según el diccionario Vila Escuaín, “Cesación de la vida, la muerte no entraba en el plan de Dios, ya que el hombre fue hecho a la imagen de Dios. En el paraíso el árbol de la vida le hubiera permitido vivir eternamente (Génesis 1:27, 2:7, 3:22) la muerte ha sido el salario de la desobediencia a la orden divina (Génesis 2:17, Romanos 5:12, Romanos 6:23). La muerte es física, por cuanto nuestro cuerpo retorna al polvo (Génesis 3:19), también es, y sobre todo, espiritual. Desde su caída, Adán y Eva fueron echados de la presencia de Dios y privados de su comunión (Génesis 3:22-24)”.

En pocas palabras la muerte es separación; separación del alma con el cuerpo (Génesis 35:18, Eclesiastés 8:8, Santiago 2:26, Apocalipsis 6:9) y básicamente separación del hombre con Dios (Lucas 15:24, Efesios 2:2). La palabra muerte aparece mas de 300 veces en las escrituras, en el antiguo testamento lee en el hebreo MAWET se encuentra mas de 150 veces e indica “el final de la vida” y en el nuevo testamento lee en el griego THNESKO que significa “estar muerto, difunto, muerte física”. Otra palabra es APOTHENESKO que significa “morir afuera, separación del alma y el cuerpo”.

Precisamente en este estudio veremos; ¿que es la muerte según el concepto secular?, ¿como se origina la muerte?, ¿Por qué el hombre muere?, sus efectos, ¿cómo veían la muerte las antiguas culturas?, la concepción que tiene actualmente la gente sobre la muerte, que dice la biblia sobre ella, ¿Quién es el ángel de la muerte? Los diferentes nombres de la muerte, la victoria de Cristo sobre la muerte y la futura destrucción total de la muerte según el plan escatológico de Dios.

Estos tres pasajes que encabezan este tema nos hablan de la muerte; el primero de Hebreos no señala que el imperio de la muerte lo tenia en su poder el diablo, pero que Jesucristo al venir al mundo en carne y morir en la cruz, desarticuló y destruyó ese poder. El segundo pasaje nos lleva al comienzo del periodo de la gran tribulación y nos muestra que la muerte es un ente, un ser espiritual, un jinete que viene montado sobre un caballo de color amarillo para quitar a la vida a miles de seres humanos en ese periodo, para luego enviarlos al Hades, es decir, al infierno. El tercer pasaje es una expresión de Pablo sobre la doctrina de la resurrección y que nos confirma que al final de los tiempos la muerte será totalmente destruida y vencida con todos sus elementos.

La muerte no estaba en el plan original de Dios, cuando Dios creó al hombre no lo hizo para morir, la muerte es la consecuencia del pecado del hombre (Romanos 5:12, Romanos 6:23) los hombres luego de la caída vivían hasta casi 1.000 años, Matusalén vivió mas de 969 años (Génesis 5:27) y luego el pecado humano hizo que Dios rebajara el tiempo de la vida humana hasta 120 años (Génesis 6:3) y en esta generación actual que vivimos, los mas robustos vivirían hasta los 70 o 80 años (Salmo 90:10).



02- La muerte según el diccionario secular

Según la Wikipedia; “La muerte es, en esencia, un proceso terminal que consiste en la extinción del proceso homeostático de un ser vivo y, por ende, concluye con el fin de la vida. El proceso de fallecimiento -aunque está totalmente definido en algunas de sus fases desde un punto de vista neurofisiológico, bioquímico y médico-, aún no es del todo comprendido en su conjunto desde el punto de vista termodinámico y neurológico y existen discrepancias científicas al respecto. Adicionalmente no se ha definido científicamente en qué parte del proceso está el umbral en que se pasa de la vida a la muerte”.

Según el diccionario Océano; “Cesación de la vida física, destrucción, aniquilamiento, la muerte biológica se caracteriza por el cese de las correlaciones funcionales que aseguran el mantenimiento de las constantes químicas del medio interno. La detención del latido cardiaco o de la respiración, consideramos antes como signos característicos de la muerte no lo son hoy, teniéndose como tal el cese de la actividad del sistema nervioso central”.

03- La Tanatología

Esta impresionante el tema de la muerte, tan enigmático, tan misterio, tan conmovedor y estremecedor que existe una rama de la ciencia que se preocupa exclusivamente de este fenómeno, como es la tanatología, “La tanatología es una disciplina integral que estudia el fenómeno de la muerte en los seres humanos, y en otros animales (tanatología forense veterinaria) aplicando el método científico o técnicas forenses, tratando de resolver y enfrentar las situaciones conflictivas que suceden en torno a ella, desde distintos ámbitos del saber, como son la medicina, la psicología, la antropología física, la religión y el derecho. Trata todos lo que esta relacionado con la muerte.



El término deriva del lenguaje griego. En la mitología griega, Thanatos (θάνατος: "muerte"), logos (definición o tratado). Es la personificación de la muerte. Desde la perspectiva psicológica está enfocada a establecer entre el enfermo en tránsito de muerte, su familia y el personal médico que lo atiende, un lazo de confianza, seguridad y bienestar, además de propiciar en el enfermo terminal los cuidados necesarios que le aseguren una muerte digna y en paz.

LOGOS deriva del griego logos, tiene varios significados: palabra, razón, estudio, tratado, discurso, sentido, etcétera. La gran mayoría de los filósofos griegos le daban la acepción de sentido, pero el que haya prevalecido como estudio, tratado u otro, se debe a errores interpretativos con el transcurso del tiempo.

Para efectos del término se usa el vocablo “logos” para el significado de la palabra. De ahí que la Tanatología pueda definirse etimológicamente como “la ciencia encargada de encontrar sentido al proceso de la muerte” (dar razón a la esencia del fenómeno).

La Dra. Elizabeth Kübler-Ross se dio cuenta de los fenómenos psicológicos que acompañan a los enfermos en fase terminal durante el proceso de muerte, por lo que define a la Tanatología moderna como “una instancia de atención a los moribundos”; por ello, es considerada la fundadora de esta nueva ciencia. Con su labor, la Dra. Kübler hace sentir a los agonizantes que son miembros útiles y valiosos de la sociedad, y para tal fin creó clínicas y hospitales cuyo lema es “ayudar a los enfermos en fase terminal a vivir gratamente, sin dolor y respetando sus exigencias éticas”.

La nueva Tanatología tiene como objetivo fomentar y desarrollar holísticamente las potencialidades del ser humano, en particular de los jóvenes, para enfrentar con éxito la difícil pero gratificante tarea de contrarrestar los efectos destructivos de la “cultura de la muerte”, mediante una existencia cargada de sentido, optimismo y creatividad, en la que el trabajo sea un placer y el humanismo una realidad”.

04- Los nombres y títulos de la muerte

Dentro del vulgo y de gente común se usan muchos nombres, apodos y frases muy particulares y populares para mencionar a la muerte. El concepto de la muerte como una entidad antropomórfica ha existido en muchas culturas desde los albores de la humanidad. En español además del nombre propio de La Muerte es común emplear el término La Parca”, quizás uno de los mas populares proveniente de la mitología griega. A partir del siglo XV comenzó a ser representado como una figura esquelética que lleva una enorme guadaña y viste con un manto negro con capucha. También se da el nombre del “Ángel de la Muerte”. En rigor no hay ninguna mención específica en la Biblia de "El Ángel de la Muerte", sin embargo, hay una mención de "Abbaddon" (El Destructor) un ángel cuya verdadera identidad es un misterio; y que corresponde a "El Ángel del Abismo".

Veremos los nombres y títulos mas populares; “Azrrael, Abadón, La parca, la calavera, doña fría, la pelona, la segadora, la pálida, el ángel de la muerte, la muda, la dientona, la tembeleque, la apestosa, la chicharra, la mocha, la chirrifusca, la copetona,” En relación a la persona que fallece, al difunto, al que deja de existir, se refieren como; “Falleció, murió, se fue pal patio de los callados, quedó tieso, se enfrió, estiró la pata, paró la chala, le llegó la hora, timbró, pasó a mejor vida, quedo difunto, ya descansa en paz, se quedó silencioso, feneció, nos dejó, partió en un viaje sin retorno, se nos fue, cruzó el rio de la muerte, etc.

05- La muerte según las antiguas culturas

El fenómeno biológico de la muerte, desde la aparición del hombre en la Tierra, ha sido observada en algunas culturas, como la continuidad de la vida, siendo estrechamente relacionadas con las creencias religiosas sobre la naturaleza de la muerte y la existencia de una vida después de ella,


todo el ritual que acompaña a la desencarnación del ser, implican importantes funciones psicológicas, sociológicas y simbólicas para los miembros de una colectividad y tiene que ver, no sólo con la preparación y despedida del cadáver, sino también con la satisfacción de los familiares y la permanencia del espíritu del fallecido entre ellos. En casi todas las culturas antiguas, aun las más milenarias, existía la idea de que la muerte no era meramente la cesación de la vida, todas ellas creían en una partida del alma o espíritu humano a otras esferas, de un castigo o premio eterno del alma del individuo.

En todos los pueblos primitivos se han encontrado vestigios de la creencia en la inmortalidad del alma, sin que esos grupos étnicos jamás mantuvieran cualquier contacto entre ellos. La mitología de cada país es un océano de hechos espirituales, en el cual desembocan los ríos del conocimiento que se confunden, por identidad de informes, con respecto a la continuación de la vida después del desgaste carnal.



a) Los egipcios y la muerte

Los egipcios creían que el cuerpo tenía que estar intacto para que el alma pudiera pasar a la siguiente vida, y para conservarlo desarrollaron el proceso de la momificación. En la sociedad occidental moderna se realiza este proceso para evitar que los familiares tengan que enfrentarse con el proceso de putrefacción de los restos. Para los sumerios, el difunto entraba en el Kur, el “Gran Abajo”. Allí presentaba ofrendas a los dioses con los que se quería conciliar. Luego era acogido por otros muertos con los que viviría en el “País sin Retorno”. Para los egipcios, el alma del difunto accedía al reino de Am-Duat, donde se beneficiaba de los favores de Osiris, dios de la inmortalidad. Pero antes de vivir en paz para toda la eternidad, el alma tenía que sufrir varias pruebas reveladas en el Libro de los Muertos, llamado así por los arqueólogos que encontraron el manuscrito, pero que sería más correcto traducir como Libro de la Salida a la Luz del Día. Los funerales de los gobernantes representaban un evento religioso para la población; además, las Pirámides eran un símbolo y prueba de la autoridad real, pues los faraones encarnaban la permanencia social, la autoridad espiritual y temporal y su muerte ponía en peligro todos estos elementos.



b) Los indios y la muerte

En la India, las creencias en la rencarnación se basan en un sistema complejo que permite saber si el alma del difunto volverá o no a la Tierra. Según el Hinduismo, existen 16 puertas divididas en tres grupos por las que el alma puede salir. Según el grupo de puertas por las que se escapa, podrá acceder el difunto a un reino superior, o tal vez renacerá, o bien, finalmente se transfigurará y entrará definitivamente en un ciclo de renacimientos. En Grecia, Egipto y la China, los esclavos, a veces, eran enterrados con sus amos, ya que se creía que en la otra vida el muerto iba a seguir necesitando sus servicios.

En Tailandia, después de la cremación del monarca, el nuevo rey y los miembros de la familia real tradicionalmente buscaban entre las cenizas fragmentos de huesos. Estas reliquias se convertirían en objetos de culto que, de forma indirecta, significaban la continuidad de la presencia y autoridad del monarca fallecido.

El ritual funerario varía acorde con las costumbres de cada pueblo. En todas las sociedades se prepara el cadáver antes de colocarlo en el féretro, y su despedida está en función de las creencias religiosas, el clima, la geografía y el rango social. La cremación se práctica en algunas culturas con la intención de liberar el espíritu del muerto.



c) Las culturas precolombinas y la muerte

En las sociedades precolombinas de América, la muerte era un acontecimiento muy ritualizado, lo que obligaba a ceremonias de todo tipo, acompañadas de ofrendas, alimentos y objetos de acompañamiento y regalos de mucha utilidad durante el largo viaje que se iniciaba tras la muerte. Entre los mayas se diferenciaba el enterramiento según la clase y categoría de la muerte. La gente ordinaria se enterraba bajo el piso de la casa, pero los nobles solían ser incinerados y sobre sus tumbas se erigían templos funerarios.

Los aztecas, que creían en la existencia de paraísos e infiernos, preparaban a los difuntos para un largo camino lleno de obstáculos. Entre los indígenas americanos se creía que el alma de los difuntos viajaba a otra parte del universo, donde disfrutaba de una vida placentera mientras que desarrollaba las actividades cotidianas. El alma de los desdichados o perversos, vagaba por los alrededores de sus antiguas viviendas, provocando desgracias.

d) La muerte y los romanos

En roma por la gran influencia de toda la gran gama de religiones, creencias y filosofías el concepto de la muerte era variado, pero en resumen ellos creían que los difuntos iban a otra vida y comenzaban un largo camino por la eternidad. Los romanos creyeron que el alma de muertos iría al Styx de río bajo tierra. El alma tuvo que cruzar el río. Una moneda fue puesta en la boca de los difuntos enfrente la que pagar a Charon, el barquero del hampa, para el pasaje. Si el cuerpo no fuera enterrado apropiadamente y no tenía una moneda, el alma fue forzada a que se quedara para hace ciento años ser permitido cruzar el Styx de río.

Tanto en Roma como en Grecia el entierro de los muertos era un deber sagrado. Negar sepultura a un cadáver era condenar al alma a errar sin descanso y, en consecuencia, crear un peligro real para los vivos, pues esas "almas en pena" eran maléficas. Los romanos practicaban simultáneamente los dos grandes ritos funerarios, la cremación y la inhumación. Una vez que se comprobaba la muerte, el hijo mayor cerraba los ojos de su padre y lo llamaba por su nombre por última vez. Luego se lavaba el cadáver, se lo adornaba, se lo revestía con la toga praetexta y se lo exponía en el Atrium sobre un lecho mortuorio, en medio de flores y guirnaldas. Durante varios días, mujeres flautistas y plañideras a sueldo tocaban una música fúnebre. Luego, legado el momento, se formaba un cortejo para acompañar el cadáver fuera del recinto de la ciudad, en donde se erigía la pira (primitivamente en la noche, posteriormente en las mañanas). Detrás de los músicos y de las plañideras caminaban hombres que llevaban representaciones de lo que había sido la vida del difunto.

e) La muerte y los babilonios

Es en la antiquísima narración babilónica de la aventura del mítico héroe de Sumeria Gilgamesh el Poema de Gilgamesh es la epopeya cronológicamente más antigua de la historia del mundo; fue redactada o compilada en 12 tablas de arcilla hace más o menos 4000-5000 años, donde encontramos la más primitiva descripción del proceso del duelo humano y de los rituales respectivos. Con todo, nunca hubo en la historia del hombre otro período durante el cual los rituales funerarios y la expresión del duelo cobraran tal dramatismo y realidad como durante el largo período de la antigüedad, expresiones que rayan, ciertamente, en lo mitológico. La muerte señala en la comunidad que ha pasado algo, y hay grandes y fastuosas pausas (p.ej., los juegos fúnebres). La muerte de un individuo afecta en todo la continuidad del ritmo social: en la ciudad nada continua igual.

El primer rasgo que salta a la vista es su dramatismo; las manifestaciones del duelo, rituales de carácter dramático y violento, son frecuentes -casi la norma- en la antigüedad clásica. Así, tenemos como más frecuentes: llanto intenso, desvanecimientos, rasgado de vestidos, gemidos de agudos trinos, golpes en la cabeza y en el pecho, arrancamiento de pelos de la barba y la cabeza, heridas en el rostro producto de violentos arañazos, gritos agudos, arrastrarse por el suelo, golpear la tierra con las dos manos, etc. Por otro lado, en los funerales podían tener lugar sacrificios humanos y de animales.

De estos rituales, dos merecen especial atención: el primero tiene relación con la ofrenda de cabellos que en los hombres se trataba sólo de un rizo, en las viudas de raparse la cabeza (la parte más noble de la persona), y en las demás mujeres, durante el cortejo fúnebre, llevar el cabello suelto. Recuérdese que, mágicamente, el pelo representa a la persona. La ofrenda de cabellos que hacían los amigos y familiares del muerto significaba el deseo de seguir íntimamente unidos con él. Por otro lado, en los funerales se le ofrece también un mechón de cabellos de la persona muerta a Perséfone (Proserpina), diosa de los infiernos, para que fuese bien acogido por la diosa. Por otra parte, ya el luto riguroso también podía apreciarse.



f) Los materialistas y la muerte

Para los materialistas, la muerte es el fin de todo, pues la vida se reduce a nacer y morir: No creen que algo sobreviva después de la muerte, ni en el alma o espíritu, no creen en Dios, y por consecuencia creen que extinguida la vida material todo se acaba. Los materialistas son tan orgullosos que no admiten la posibilidad que exista alguien superior a ellos, de ahí la causa de no creer en Dios. Pero, si sólo existe la materia, ¿cómo surgió el universo con leyes inmutables, perfectas y organizadas? Si el hombre no creó el cielo, las estrellas y las demás obras de la naturaleza, con gran perfección, todo nos lleva a creer en un ser superior llamado Dios. Se reconoce al creador por su obra. Bien, si creemos en Dios, ¿porqué nos crearía para después aniquilarnos? ¿Usted que es padre o madre, le gustaría que sus hijos murieran para siempre? Si nosotros que somos seres imperfectos, y no queremos que nuestros hijos mueran, imagínese a Dios que es infinitamente perfecto, justo y bueno. Tenga la certeza que él no quiere eso para nosotros.



g) El termino necrópolis

La palabra necro es griega y significa “muerto, muerte, cadáver, fallecido” es una palabra poco usada en el lenguaje común y actual, esta palabra origina también el termino “necrópolis” que es el nombre que es le dan a algunos campos santos; Una necrópolis es un cementerio o lugar destinado a enterramientos. Etimológicamente significa ciudad de los muertos/cadáveres, pues proviene del idioma griego: necro, muerto o cadáver, y polis, ciudad. El término se emplea normalmente para designar cementerios pertenecientes a grandes urbes, así como para las zonas de enterramiento que se han encontrado cerca de ciudades de antiguas civilizaciones”.



h) El diabólico culto a la santa muerte

Satanás el diablo, es padre de toda mentira, un gran embustero, un gran charlatán, un “embobador” profesional (Génesis 3:4, Juan 8:44, 1°. Timoteo 2:14, 2°. Corintios 11:3) y hace ver la muerte, No como lo que es; horrible, fea, espantosa, indeseable, putrefacta, condenatoria, sino como benefactora del hombre, una deidad, un ente espiritual en favor del hombre etc.

El diabólico culto a la santa muerte es muy antiguo pero la santa muerte como la conocemos tiene su origen en Córdova Veracruz en el siglo XIX, donde se le apareció a un brujo local, dictándole hiciera una imagen como la conocemos ahora, que es similar a concepción medieval de la muerte como un esqueleto humano descarnado, la santa muerte según esta concepción es benévola con los seres humanos, ella enseña a “amarse los unos con los otros” y no hace diferencia entre el rico y el pobre, entre el culto y el ignorante, entre el hombre y la mujer etc. A veces se acompaña de un Búho que ve mas allá de lo norma y en la oscuridad, que pude ver el mundo natural y el espiritual. Ella ayuda a los hombres a morir, tiene poder en sus manos, cuando ella llega ya no hay mas vida y promete a sus seguidores llevarlos a mejor vida.

En México especialmente esta extendido su culto en una manera masiva, la gente cree que ella libra de peligro, de accidentes, asaltos y aun puede brindar éxito sentimental, profesional, deportivo y económico. Existen miles de formas y maneras en que es representada; en cuadros, figuras, estampas, dibujos, talismanes etc. Ella exige en los altares que el pueblo la levanta en su honor, flores, fruta, tequila, luces etc. Librerías, puestos de periódico, tiendas esotéricas y por las calles se ofrecen diversas imágenes de varios tamaños de lo que la gente llama “La Santa Muerte”. Este culto, el cual esta muy de moda, ha dejado muy buenas ganancias a los comerciantes que han sabido sacar buen provecho de la superstición de las personas pero lo peor es que esta llevando miles y miles de personas por un camino espantoso de idolatría, y condenatoria para las almas.



06- El dios Tanatos

Tánatos era el dios de la muerte o la personificación de la muerte según el concepto de la mitología griega, los griegos diferenciaban la muerte violenta de la no violenta, Tanatos representa a la primera y se presentaba como un joven barbudo y alado que usaba una antorcha invertida en sus manos era hermano de Hipnos el dios del sueño e hijo de Nix diosa de la noche a quien también se le llama Eufrone o Eubolia que quiere decir “madre del buen consejo”.

Tánatos fue un dios opacado por la gran sombra del dios Hades, señor del Inframundo, del infierno y de los muertos. Pero siempre fue aquella sombra, esa fuerza oculta en la oscuridad, el personaje y situación más inevitable en todas las culturas: la muerte. La noche tuvo a su hija (la muerte o Thanatos) sin la participación de un varón, por lo cual muchos la consideran diosa; no obstante, algunas veces, también la diosa de la muerte es representada como un genio alado.

Thanatos (la muerte) es también representada con una guadaña, un ánfora y una mariposa. La guadaña indica que los hombres son cegados en masa como las flores y las yerbas efímeras, el ánfora sirve para guardar las cenizas, y la mariposa que vuela es emblema de esperanza en otra vida.

A la muerte se le ubicaba geográficamente en una región comprendida entre dos territorios de la antigua Hélade, a la derecha el territorio de la noche (su madre) y a la izquierda el territorio del sueño (su hermano). La muerte o Tanatos es una deidad capaz de sanar todos los males, pero como es la única entre todos los dioses que no acepta dádivas, nunca cura a nadie.

El tanatos era un dios temido, poderoso, exterminador, destructor, que todo lo acababa, encontrarse con él era el claro preludio del término de la vida para cada individuo, estaba presente en las guerras, en las pestes y en las grandes calamidades (huracanes, terremotos, erupciones volcánicas et.) en las antiguas culturas el tanatos era objeto de devoción, respeto pero por sobre todo de gran temor.

07- “Frases solemnes sobre la muerte”

Si no conoces todavía la vida, ¿cómo puede ser posible conocer la muerte?” Confucio (551 AC-478 AC) Filósofo chino.

Si la muerte no fuera el preludio a otra vida, la vida presente sería una burla cruel” Mahatma Gandhi (1869-1948) Político y pensador indio.

La muerte llama, uno a uno, a todos los hombres y a las mujeres todas, sin olvidarse de uno solo -¡Dios, qué fatal memoria!-, y los que por ahora vamos librando, saltando de bache en bache como mariposas o gacelas, jamás llegamos a creer que fuera con nosotros, algún día, su cruel designio” Camilo José Cela (1916-2002) Escritor español.

La muerte no llega más que una vez, pero se hace sentir en todos los momentos de la vida” Jean de la Bruyere (1645-1696) Escritor francés.

La vida de los muertos perdura en la memoria de los vivos” Marco Tulio Cicerón (106 AC-43 AC) Escritor, orador y político romano.

No le temo a la muerte, sólo que no me gustaría estar allí cuando suceda”. Woody Allen (1935-?) Actor, director y escritor estadounidense.

Como un mar, alrededor de la soleada isla de la vida, la muerte canta noche y día su canción sin fin”. Rabindranath Tagore (1861-1941) Filósofo y escritor indio.

Cada instante de la vida es un paso hacia la muerte”. Pierre Corneille (1606-1684) Poeta y dramaturgo francés.

El muerto al hoyo y el vivo al bollo” Refrán popular.

Ni el sol, ni la muerte pueden mirarse fijamente” François de la Rochefoucauld (1613-1680) Escritor francés.

La pálida muerte lo mismo llama a las cabañas de los humildes que a las torres de los reyes” Quinto Horacio Flaco (65 AC-8 AC) Poeta latino.

La muerte siempre es temprana y no perdona a ninguno” Pedro Calderón de la Barca (1600-1681) Dramaturgo y poeta español.

Como un mar, alrededor de la soleada isla de la vida, la muerte canta noche y día su canción sin fin” Rabindranath Tagore Filosofo y escritor indio (1861-1914).



08- La respuesta bíblica a la muerte

De los cientos de versos y pasajes bíblicos que mencionan el tema de la muerte uno de los más emblemáticos es; Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio” Hebreos 9:27.

Todos los seres humanos, sea quien sea morirán un día. El termino “muerte” tiene varios significados; la primera de ellas es la muerte física que es ni más ni menos, que cesación de la vida biológica como ya hemos visto. Adán experimentó la muerte física tal como lo dice Génesis 5:5, pero antes había experimentado la muerte espiritual cuando pecó contra su hacedor y Dios se separó de él, Génesis 3:8 y 24 la muerte espiritual quiere decir básicamente la separación espiritual entre el ser humano y Dios (Efesios 2:1-2) y otro significado es la llamada “muerte eterna” que es la forma de muerte mas espantosa, la mas terrible e indeseable de todas; es la separación definitiva entre el alma eterna del Dios eterno en el infierno eterno (Salmo 9:17, Lucas 16:22, Mateo 45:41, Apocalipsis 20:15).

La muerte eterna es la condenación eterna del alma en el infierno de un pecador impenitente que parte a la eternidad sin Cristo como dice la escritura; “Los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder” 2°. Tesalonicenses 1:9.

La muerte de un cristiano es total y diametralmente distinta a la muerte de un inconverso; la muerte para el hijo de Dios es un paso a la gloria, es una bendición, es una victoria es partir para estar con el Señor, al morir un creyente su alma sale de su cuerpo y los ángeles llevan su alma al 3°. Cielo o paraíso de Dios (Salmo 48:14, Lucas 16:22, Hechos 7:59, 2°. Pedro 1:13-14) por el contrario la muerte para un pecador es ignominiosa, terrible, espantosa, condenatoria, cuando muere un pecador su alma eterna va a las partes mas bajas de la tierra, al infierno eterno de fuego (Números 16:31, Salmo 9:17, Marcos 9:44, Lucas16:22-23, Hebreos 9:27).

Para vencer la muerte espiritual y eterna solo se puede lograr por medio de la fe en Jesucristo, el gran vencedor de la muerte; “Pero que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio” 2°. Timoteo 1:10. Según Pablo la muerte reinó desde Adán en adelante hasta Moisés (Romanos 5:14) pero Jesucristo mediante su muerte redentora y su gloriosa resurrección, venció y quebró el poder de satanás, el Señor resucito a varios muertes como Lázaro (Juan 11:41-44), el hijo de la viuda de Naín (Lucas 7:11-17), a la hija de Jairo (Marcos 5:35-43) y el mismo resucitó al 3° día, dando pruebas claras y evidentes de su poder extraordinario sobre la muerte.



¿Que es la muerte segunda?

En pocas palabras la muerte segunda es el lago de fuego azufre (no se sabe exactamente donde se encuentra este lugar), el cual comenzará a funcionar al final de la historia bíblica en el juicio final del gran trono blanco Apocalipsis 20:15. Cuando un pecador muere físicamente, también lo hace espiritualmente ya que muere perdido, condenado y separado de Dios; su alma va al infierno que esta en el centro de la tierra para ser atormentado horriblemente en ese lugar espantoso (Números 16:31-33, Mateo 12:40, Mateo 25:46, Efesios 4:8) y también para esperar allí, el juicio final del trono blanco que ocurrirá después del milenio, ese día final el infierno(Hades) entregará sus muertos (las almas de todos los impenitentes) y la muerte entregará sus muertos, es decir los cuerpos, para que se produzca la gran resurrección de los pecadores y luego de que estos comparezcan ante Jesús y sean comprobados sus pecados (Apocalipsis 20:12) y no se hallen sus nombre escritos en libro de la vida serán enviando con cuerpo, alma y espíritu al Lago de Fuego que es la muerte segunda y definitiva (Apocalipsis 2:11, 20:6, 21:8)



09- La gloriosa resurrección de Cristo

La Resurrección de Cristo es uno de los principales fundamentos de nuestra Fe cristiana. La Resurrección de Cristo es una de las primeras, de las más importante doctrinas cristianas, y una grande e irrefutable verdad, con la proclamación de la cual los apóstoles empezaron su evangelización por tierra santa y más tarde por todo el mundo. Así como la muerte de Cristo en la Cruz limpió nuestros pecados, así su Resurrección nos da la garantía de la Vida Eterna; “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados” 1°. Corintios 15:20-22.

Aunque la Escritura no intenta “probar” que Jesús fue resucitado de entre los muertos pues lo da por hecho, existen evidencias concluyentes del hecho de que Él verdaderamente resucitó de entre los muertos al 3° día. La resurrección de Cristo está registrada en Mateo 28:1-20; Marcos 16:1-20; Lucas 24:1-53 y Juan 20:1-21:25. La resurrección de Cristo también aparece en el libro de Los Hechos (Hechos 1:1-11). Fijémonos en el dramático cambio en los discípulos, ellos pasaron del miedo y temor que los hizo esconderse como gallinas, al entusiasmo, valentía y propagación del Evangelio por todo el mundo conocido de su tiempo. ¿Qué otra cosa podría explicar este dramático cambio en ellos, sino la experiencia gloriosa de ver al Señor Jesucristo resucitado?

Miremos la vida del apóstol Pablo. ¿Qué fue lo que lo cambió de ser un perseguidor de la iglesia, para convertirse en un apóstol de la iglesia? Esto sucedió cuando el Cristo resucitado se le apareció en el camino a Damasco (Hechos 9:1-6). Otra “prueba” indiscutible es la tumba vacía, “La única tumba vacía del mundo” como dice un precioso himno cristiano. Si Cristo no resucitó, entonces ¿dónde está Su cuerpo? La arqueología moderna, con todos sus adelantos, y la ciencia actual con los registros de ADN todavía no pueden comprobar, como algunos ateos necios quisieran, que la resurrección del Señor Jesucristo haya sido un gran fraude. Los discípulos y muchos otros vieron la tumba donde Él fue sepultado. Cuando regresaron, Su cuerpo ya no estaba ahí. Los ángeles declararon que Él se había levantado de los muertos, como Él lo había prometido (Mateo 28:5-7). Más aún, otra evidencia de Su resurrección es la gran cantidad de gente a la que Él se apareció y como Pablo aseguró, los mas de 500 testigos que lo vieron resucitado (Mateo 28:5, 9, 16-17; Marcos 16:9; Lucas 24:13-35; Juan 20:19, 24, 26-29; 21:1-14; Hechos 1:6-8; 1°. Corintios 15:5-7).



10- El diablo y el imperio de la muerte

Satanás, el diablo, tenía las llaves de la muerte y del Hades (llaves indica autoridad para abrir y cerrar, potestad). Él tenía y ejercía un derecho a condenar a los hombres, reinaba en las mansiones de la muerte, ejerciendo un derecho de matar y destruir a todo pecador, pues Dios mismo, de acuerdo con el derecho divino, había decretado: “…Cada cual morirá por su propia maldad…” (Jeremías 31:30, Ezequiel 18:20).

Satanás, conociendo que Dios en su naturaleza justa no puede volverse de su palabra, ejercía ese dominio en las cavidades de la muerte. Nadie había podido escapar de la esclavitud del pecado y al morir no iban al cielo y aun los justos solo podían acceder al Seno de Abraham (Juan 3:13, Lucas16:22, Hebreos 2:16). Pero Cristo viviendo una vida santa, cumplió la profecía que decía: “Oh muerte, yo seré tu muerte; y seré tu destrucción, oh Seol” (Oseas 13:14).

La muerte sujeta o retiene solamente a los pecadores impenitentes; como Cristo no tuvo pecado (porque él es el Segundo Adán, que es del cielo 1°. Corintios 15:47). Cristo no heredó el estigma pecaminoso de la raza de Adán, porque él fue concebido por la obra y la gracia del Espíritu Santo en el vientre de María (Lucas 1:34-35). Y aunque fue tentado en todo, y tuvo la posibilidad de hacer su propia voluntad, se negó a sí mismo para agradar al Padre que le había enviado para deshacer las obras del diablo (Hechos 10:38, 1°. Juan 3:8), para ejecutar juicio contra la criatura rebelde, contra el ángel caído y destruir por medio de la muerte al diablo, en el sitio mismo de su imperio como tan magistralmente lo declara Pablo: “Y despojando a los principados y potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” Colosenses 2:15.

Jesús despojó a Satanás de sus derechos, le quitó el poder legal que tenía para condenar. Ahora el diablo no tiene ningún poder para acusar a los escogidos de Dios, ni para procesarlos, ni menos para dictar sentencia, porque ahora las llaves de la muerte y del Hades las tiene Cristo. Dios lo levantó de “los dolores de la muerte”, y lo ha exaltado a su diestra y lo ha coronado de honra y de gloria, y lo ha declarado Señor y Cristo para siempre (Salmo 110:1, Filipenses 2:9, Hebreos 1:3). El diablo fue avergonzado públicamente en la cruz, su derrota fue exhibida en toda la corte celestial. Ahora, él sabe que Cristo le venció y es por esta razón que huye al poderoso nombre de Jesús.

En los días de la existencia del Imperio Romano, era costumbre que el general romano vencedor de una gran batalla entraba a Roma por la vía Apia (la principal avenida de la ciudad) con su ejército vencedor y era aclamado por todo el pueblo con vítores, por la hazaña de ganar la batalla. Dicha ceremonia se denominaba “el Triunfo”. El general exhibía delante de todos a sus enemigos derrotados tras el desfile de sus tropas. Los reyes vencidos venían con vestiduras viles, atados por cadenas, humillados y avergonzados. Esto es lo que hizo Jesucristo cuando murió en la cruz y venció al diablo y le quitó sus poderes e influencias sobre todos los que aceptan a Jesús.

Ahora, cuando Jesús ascendió a los cielos, fue recibido arriba con aclamaciones, y recibió la corona de la honra y la gloria de manos de su Padre. Llevó tras sí la derrota del diablo y sus ángeles caídos, y exhibió a sus enemigos derrotados ante la corte celestial; “Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” Colosenses 2:14-15.

Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” Filipenses 2:9-11.



11- “Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte”

Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte” 1°. Corintios 15:26.

Este versículo es sencillamente extraordinario; doctrinal, esperanzador, iluminativo, clarificador, exhortativo, afirmativo, pero principalmente profético; muestra a la muerte como enemiga del hombre, y dice de la muerte “postrer”, es decir, de los muchos enemigos del hombre que Jesucristo destruyó y destruirá (el mundo, el diablo, la carne etc.) el último de ellos, será la muerte, llamado también el “Ángel de la muerte”

En la Biblia, la muerte aparece retratada como un ser enviado por Dios, una especie inferior de ángel caído. Se trata de un ser espiritual que en algunas ocasiones se lo llama "Azrrael" o "Samael". En distintos pasajes, se describen ángeles matando a los primogénitos de los egipcios o a los habitantes de Jerusalén. En el libro de Job se califica a los ángeles con el nombre "Memitim" (que significa "destructor") o como "ángeles de la muerte".



Según el Judaísmo

La concepción judía sobre este ser es el siguiente; “Se dice que el ángel de la muerte fue creado por Dios en el Primer Día... Su casa está en cielo (¿?), tiene doce alas y posee muchos ojos. A la hora de la muerte de alguna persona, se encuentra de pie aferrando una espada de la cual pende una gota. Tan pronto como el hombre debe morir ve al ángel, éste lo agarra y abre su boca, depositando la gota dentro de ella. Apenas siente su sabor, la persona muere con el rostro color amarillo. Gracias a esta singular leyenda se origina la frase conocida como "el gusto de la muerte".

Obviamente que es relato del ángel de la muerte no es que la biblia hace de él, pues el ángel de la muerte, no puede ser un ángel bueno, ni un ángel de Dios y mucho menos vivir en el cielo, pues el imperio de la muerte lo tiene satanás, el diablo sobre todo aquel que no sirve ni ama a Cristo Jesús el Señor.

La tradición judía sigue diciendo; “Esto significa que, para el Judaísmo, el alma se escapa a través de la boca o -como se indica en otro lugar- a través de la garganta. Por eso, el "ángel de la muerte" se para frente a la víctima: la espada del ángel de la muerte indica que se trata de un guerrero que mata tanto a niños como a hombres sin dudar. En algunas representaciones iconográficas aparecen cuchillos en vez de espadas”.

Precisamente en Apocalipsis 6:7-8 se muestra al cuarto jinete montando un caballo amarillo como el ángel de la muerte, un ente real, un personaje, un ser espiritual con un color muy particular, el amarillo verdoso, el color de la muerte, el color característico que adquieren los cadáveres. Y la escritura señala que el mismo infierno le sigue y que recibe poder para quitarle la vida a la cuarta de los seres humanos que estarán en la tierra en los días horrendos de la gran tribulación.

En lo concerniente a la muerte redentora del Señor debemos recordarle que el murió voluntariamente. ¡Nuestro Señor no murió a causa de la muerte, sino que Él dejó su vida por propia voluntad! A esto se refiere el mismo Cristo en Juan 10:18: “Nadie me la quita (la vida), sino yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar”. ¡Y en segundo lugar, fue quitado al diablo el “poder de la muerte”, ya que la misma no pudo retener a nuestro Señor, el Príncipe de vida alabado sea Dios!

En Hechos 2:23-24 vemos que el apóstol Pedro predicó esta gloriosa y maravillosa verdad en su discurso de Pentecostés, al decir de Jesús: “A éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella”. ¡Por esa razón le fue quitado el poder a la muerte, recibiendo su derrota! ¡Jesucristo puso a la muerte en ridículo, ya que a los tres días se despidió de ella! ¡Ésta ya no pudo retenerlo!



“Hermanos queridos; definitivamente la muerte está vencida”

Hemos llegado aquí al punto final, la consecuencia de esta magnífica verdad: ¡así como la muerte no pudo retener de ninguna manera a nuestro Señor Jesús, tampoco puede retenernos a nosotros! Porque si Jesucristo venció la muerte y ahora pertenecemos a Jesús, entonces ha perdido para nosotros su espanto y efecto. Ella, por cierto, sigue estando allí, pero ha perdido su poder sobre nosotros los hijos de Dios. Esto está descrito de manera muy clara por Pablo en Filipenses 1:21-23; “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. Más si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger. Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor” y también Pablo dice de la muerte; “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley” 1°. Corintios 15:55-56.

Podemos hallar en estos preciosos versículos de las sagradas escrituras la asombrosa consecuencia de la inhibición y derrota total del poder de la muerte: ¡A causa de la muerte de nuestro Salvador Jesucristo en la cruz del calvario, ya no tenemos que temer! La muerte aún existe, pero no nuestro temor hacia ella, ya que no puede ejercer sobre nosotros un poder permanente; ya no puede retenernos. ¡Qué gran consuelo, qué gran bendición, qué alivio nos ha dado el Señor a través de esta victoria sobre la muerte! Nosotros no somos como aquellos que “No tienen esperanza”, como los pecadores que mueren perdidos sin haber recibido a Jesucristo como su salvador, ¡Alabado sea Dios para siempre!

Los creyentes debemos estar consientes de que podemos en cualquier momento partir (o morir) a la presencia santa de Dios, lo cual es ganancia para cada uno de nosotros. La muerte no debe atemorizarnos de ningún modo, sino alegrarnos (Mateo 10:28, Filipense 1; 21-23, 2°. Timoteo 4:8, 2°. Pedro 1:13-14, Apocalipsis 14:13) El verdadero hijo del Señor, el redimido en la sangre de Jesucristo, no puede tener temor a morir, no puede ver la muerte como un misterio, como algo enigmático, muy por el contrario, las sagradas nos alientan a esperar la muerte:

Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos. Y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial; pues así seremos hallados vestidos, y no desnudos. Porque asimismo los que estamos en este tabernáculo gemimos con angustia; porque no quisiéramos ser desnudados, sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida” 2°. Corintios 5:1-4.

Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá” Juan 11:25.

Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven” Romanos 14:8-9.

Estimada es a los ojos de Jehová. La muerte de sus santos” Salmo 116:15.

Oí una voz que desde el cielo me decía: Escribe: Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen” Apocalipsis 14:13.

Jesús dijo; “y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades” Apocalipsis 1:18.

Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles” Apocalipsis 21:4-5.



Y Jehová de los ejércitos hará en este monte a todos los pueblos banquete de manjares suculentos, banquete de vinos refinados, de gruesos tuétanos y de vinos purificados. Y destruirá en este monte la cubierta con que están cubiertos todos los pueblos, y el velo que envuelve a todas las naciones. Destruirá a la muerte para siempre; y enjugará Jehová el Señor toda lágrima de todos los rostros; y quitará la afrenta de su pueblo de toda la tierra; porque Jehová lo ha dicho” Isaías 25:6-8.

¡Amén, Gloria a Dios, aleluya!


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal