El hombre que perdió a su amada



Descargar 2.91 Kb.
Fecha de conversión26.12.2017
Tamaño2.91 Kb.
El hombre que perdió a su amada

Muchas veces nos habremos preguntado ¿realmente somos las personas que el pasaporte dice que somos? Yo solo sé que sin ti no soy nada, querida amada, estabas asustada porque la luz estaba apagada, mi niña mimada, la de la piel dorada.

Si me equivoqué, perdona todos mis errores; no somos perfectos, ni traemos instrucciones. Aquí estaré esperándote por si algún día decides volver. Escribo casi sin pensar, porque poco se piensa cuando algo se siente.

Desde que te fuiste mi corazón rompiste. Escribo mis dolores sentado en la orilla del mar, porque ya no me puedo ni levantar, si no eres tú la que me enseña a amar. Me siento perdido y con el corazón herido, miro las estrellas y veo tu precioso rostro. Me miro en el espejo y veo que me estoy convirtiendo en un monstruo.

Me moriré por ti, querida.

Espero verte en la otra vida.



Te quiero, mi bella amada, la de la piel morena y dorada.

Abir Ghammat 2º ESO B


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal