El monasterio de San Pedro en Gumiel de Izán



Descargar 9.68 Kb.
Fecha de conversión08.07.2017
Tamaño9.68 Kb.
El monasterio de San Pedro en Gumiel de Izán

Para el caminante aún perviven los vestigios amurallados del antiguo monasterio de San Pedro, a las orillas del río Gromejón. Vestigios que también pueden contemplarse como restos arquitectónicos en la actual iglesia parroquial. La documentación conservada es abundante y su influencia repobladora y eclesial ha quedado grabada en la historia. Las órdenes monásticas fueron siempre excelentes fuentes del fluir artístico. La presencia de adinerados abades, los beneficios de reyes y nobles auspiciando sólidos niveles de rentas o las donaciones permanentes permitieron elevar templos, remozar dependencias y decorar los habitáculos con toda suerte de ornamentos litúrgicos. Pero mucho de lo realizado se vino abajo tras las desamortizaciones del siglo XIX.

El monasterio cisterciense de San Pedro de Gumiel de Izán, reducido hoy a inapreciable depósito de derrumbes y circundado por una incompleta cerca, “fue desde finales del siglo XII uno de los más célebres de la comarca. Y de atenernos a los escasos restos artísticos conservados, contrató obra con alguno de los maestros formados en el célebre segundo taller de Silos. El museo parroquial de la misma localidad conserva varios capiteles figurados en los que es fácil advertir el cincel de escultores familiarizados con la plástica románica de mayor calidad. Reminiscencias toledanas, abulenses y borgoñonas, facturas heredadas de San Vicente de Ávila, Aguilar de Campoo, Compostela o Santiago de Carrión, se despliegan por una modesta colección que bien puede deberse a la promoción de una anterior fundación benedictina (a.1173 [en realidad, 1073]) proclive a tal derroche escultórico”.

No se sabe a ciencia cierta dónde radican sus orígenes; pero ya el año 1073 aparece documentado. Sus componentes practicaban la Regla de San Benito según la interpretación cluniacense y poseían un dominio respetable. Ante la decadencia de Cluny, el monasterio gomellano adoptó las costumbres del Cister. Esto ocurría hacia 1179, aunque la anexión plena no se verificó hasta 1194. Así lo recoge el informante de Tomás López: “en el año de 1194 don Alonso VIII, rey de Castilla, hizo otra donación a Guidón abad de Morimundo y desde entonces entraron en dicho monasterio monjes cistercienses y consta de la tabla que hoy desde dicho año hasta el de 1675 de todos los abades que hubo en dicho tiempo. En dicho monasterio se hallan varios sepulcros de personas ilustres, entre ellos un sobrino del Cid.

Su influencia fue grande en la Ribera del Duero, al igual que su capacidad colonizadora. Antes de pasar a manos de la Orden de San Juan de Jerusalén, Vadocondes estuvo bajo su órbita, quien poco a poco fue adquiriendo derechos en la villa. Es curioso cómo en un documento de 1204, Pedro Núñez de Guzmán vendería a aquel monasterio una parte de Vadocondes por cien maravedíes, “porque entendemos que fazemos tuerto al monesterio de Sant Pedro de Gomiel en razon de la villa de Vado de Cuendes que tenemos forzada”. La villa de Milagros dependía también de este convento; así, el año 1332 es el mismo rey Alfonso XI quien ordena a Ramir Flórez de Guzmán que deje la granja de Milagros (Miragelos) que había tomado por la fuerza a los frailes de San Pedro: “... e disen que Ramir Flores de Gusman que les toma e ha tomado la su granja de Miragelos, granja que es en Ribera Riaça, que es cerca de Val de Ferreras”.

Este monasterio empieza a conformar su dominio sobre todo desde su afiliación al cister en 1194, aunque buena parte de sus posesiones llegarán no por donaciones sino por compras, entre 1225 y 1270. Sus bienes se repartían por más por más de treinta lugares, situados sobre todo entre el Duero y el Esgueva; pero a partir de las últimas décadas del siglo XIII cesan las adquisiciones, dedicándose en estos momentos a defender sus tierras de la creciente ambición de los señores del entorno y a pleitear con los concejos vecinos sobre los términos de heredades y granjas.

Un dato de historia eclesiástica nos hace comprender la importancia e influencia que tenía. En el último cuarto del siglo XV, coincidiendo con el reinado de los Reyes Católicos, se desarrolla en toda España –y sobre todo en Castilla– un movimiento de reforma eclesiástica que tiene un claro exponente en la actividad sinodal. La celebración de sínodos fue en aumento hasta las vísperas del concilio de Trento. Se abre este movimiento en Castilla con la celebración del concilio de Aranda de Duero (1473), convocado por el obispo Alfonso Carrillo de Acuña, centrándose principalmente en la corrección de abusos y en la reforma de costumbres. La sesión de apertura se celebró en este monasterio gomellano de San Pedro, mientras que las sesiones posteriores se trasladaron a la iglesia de San Juan en Aranda de Duero.

Nota: Esto es una breve referencia del monasterio de San Pedro. Tengo que buscar las donaciones de Tubilla y creo que Quintanilla de los Caballeros.



IMPORTANTE ES CONSULTAR EL LIBRO : Álvarez Palenzuela, V. A. Monasterios cistercienses en Castilla. Siglos XII-XIII. Valladolid 1978 ( Este libro habla de la hacienda que tenía el monasterio de Gumiel, y habla de los pueblos, rentas, donaciones de Tubilla y demás pueblos) No lo encuentro en Aranda. Está en Burgos.

Bibliografía: Cuadernos del Salegar. Quintana del Pidio. Rioberto Calvo Pérez y Juan José Calvo Pérez.

------


En Castilla los pleitos se mantuvieron casi siempre con monasterios vecinos no cistercienses. Gumiel, por ejemplo, con La Vid. En 1223 era acerca de la posesión de los lugares de Ribilla y Tubilla. En virtud del acuerdo, Gumiel recibe la serna de Anayaalfonso, 400 maravedís y el derecho de propiedad del territorio de Ribilla.
Donaciones de alta nobleza: Gumiel trecibe donaciones de los caballeros Beltranes, de Quintanilla el año 1409.
Bibliografía: El Cister en Castilla y León. Monacato y Dominios rurales. Javier Pérez Embud. 1986 pp. 336. Álvarez de Palenzuela, V.A. Monasterios cistercienses en Castilla. Siglos XII-XIII. Valladolid 1978.

-----


Burgos romano. Tubilla del Lago 163 tiene asentamientos romanos indeterminados y alfares.
Bibliografía.- Boletín de la Institución Fernán González. Burgos 2003 . La arqueología romana en la provincia de Burgos. Origenes y desarrollo. pp. 74-76


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal