El orden de presentación de los documentos no tiene ningún criterio



Descargar 0.71 Mb.
Página3/14
Fecha de conversión25.12.2018
Tamaño0.71 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

La Extensión en la Facultad Tecnológica

La Extensión en la Facultad Tecnológica nace en 1996 como un compromiso con la comunidad del entorno la cual posibilitó, a través de la Procuraduría de Bienes del Distrito, en ese entonces, la cesión a la Universidad Distrital de un terreno que era para uso de bien común con el fin de construir la primera etapa de nuestra sede. La Facultad allí constituida, comenzó a servir de sitio de encuentro de la comunidad, lo que promovió el comienzo de cursos que obedecieran a las necesidades más sentidas de dicha comunidad, dentro de los cuales se desarrollaron capacitaciones para madres comunitarias, jóvenes pandilleros, así como cursos en electricidad básica, mecánica, liderazgo comunitario, entre otros.

Actualmente la Unidad de Extensión tiene como misión “Llevar los saberes de la Universidad a diversos sectores de la sociedad, a través de proyectos de educación no formal y de servicios especializados que respondan a las necesidades del entorno. Tales proyectos deben contribuir a la formación docente, a las actividades de investigación y a la generación de soluciones a problemáticas existentes, fortaleciendo las relaciones con los sectores social, productivo y empresarial” y como visión: “Ser un referente que oriente y apoye la formación de la comunidad académica hacia la práctica y la investigación, por medio de la consolidación de vínculos con los sectores social, empresarial y académico en el ámbito local, nacional e internacional, generando de esta manera los lineamientos que realimenten los Proyectos Curriculares de la Facultad”.

La política básica de la dependencia de extensión es “la gestión productiva de la Unidad, mediante la ejecución de proyectos, que debe generar proyección social y ser eje fundamental para la academia, así como ofrecer servicios de calidad que nos permitan satisfacer las expectativas de la comunidad mediante el compromiso de toda la Facultad”.

En este orden de ideas, los proyectos de extensión son el conjunto de actividades debidamente estructuradas ofrecidas por la Universidad a los sectores comunitario, productivo y educativo, con el objeto de suplir conocimientos, formar en aspectos laborales, actualizar a los profesionales en los campos de su desempeño, prestar servicios especializados y transferir conocimiento.

Todos los proyectos desarrollados por la facultad están enmarcados en tres modalidades:



Educación: Capacitación sin sujeción a los niveles y grados establecidos en el SNIES Sistema nacional de Información en Educación Superior. Dentro de esta modalidad se desarrollan: Cursos Libres, entendidos como actividades de capacitación a individuos y a grupos de la comunidad, no conducentes a título, y realizadas con el objeto de suplir conocimientos en un área específica del saber; Cursos de Educación Continuada, que es educación permanente que sigue a la formación de pre-grado y de pos-grado, para posibilitar la actualización de los profesionales en los campos de su desempeño, y propiciar el mejoramiento continuo, Diplomado en atención al menor preescolar; Cursos de Capacitación Laboral que son actividades de enseñanza-aprendizaje a grupos del sector productivo, no conducentes a título, orientadas a obtener una mayor cualificación en el desempeño laboral del individuo.

Servicios Especializados: Actividades que realiza la Facultad para responder a intereses y a necesidades del medio, donde se hacen: Pruebas y Ensayos de Laboratorio, no certificados; Procesos, productos y servicios técnicos y tecnológicos; Proyectos de investigación y desarrollo.

Consultoría Profesional: Aplicación del conocimiento en una actividad intelectual conducente a la solución más adecuada de problemas, desde el punto de vista técnico, económico y social; mediante acciones relacionadas con la generación, innovación, transferencia, adecuación o actualización de tecnología.

El Registro Calificados para los programas de la Facultad Tecnológica

Es necesario identificar tres momentos en lo que refiere a la solicitud ante las instancias pertinentes para el ofrecimiento de los programas de la Facultad, particularmente los de Ingeniería. Un primer momento, donde se obtiene un registro simple entregado por ese entonces por el ICFES, donde se presentan los programas estructurados en tres años de un programa tecnológico, un año de una especialización tecnológica y un año del ciclo de ingeniería, en ese entonces y por solicitud del ICFES fue necesario presentar las ingeniería de cinco años. Un segundo momento cuando a través del Consejo Nacional de Acreditación y meses después la Comisión Nacional de Aseguramiento de la Calidad, regulan y evalúan el registro calificado, condición mínima para ofrecer los programas académicos de pregrado en instituciones tanto públicas como privadas, particularmente el decreto 792 de 2001 que relaciona los estándares pertinentes a las ingenierías, cuando se presenta la propuesta de la facultad a la luz de este decreto, pero ahora estructurado en dos ciclos, fue necesario, nuevamente presentar carreras a cinco años, defendiendo desde la Autonomía Universitaria el modelo en dos ciclos, esto se hace desde el proceso de admisión a los programas de Ingeniería descrito anteriormente, a pesar que fue un proceso de complicado por la falta de comprensión por parte de los pares asignados para estos programas, se obtuvieron por parte de la Universidad siete registros calificados de siete ingenierías. Finalmente un tercer momento que parte en el año 2003 cuando el Ministerio de Educación Nacional expide el Decreto 2566 Por el cual se establecen las condiciones mínimas de calidad y demás requisitos para el ofrecimiento y desarrollo de programas académicos de educación superior y se dictan otras disposiciones. Condición normativa que permitió a la Facultad Tecnológica la materialización legal del modelo de formación que viene implementando. Así, con referente en los criterios de calidad establecidos en el Decreto 2566 y particularmente lo consignado en el Capítulo III, artículo 24, que se lee: “Las instituciones de educación superior que decidan optar por la formación por ciclos propedéuticos deberán solicitar el registro calificado para cada uno de los ciclos de manera independiente”, y teniendo en cuenta que la Facultad contaba con los registros calificados en tecnología y en ingeniería y que además venía consolidando un modelo de formación por ciclos, ve en este decreto la posibilidad para materializar el modelo de formación, dado que los registros de funcionamiento de los programas se otorgaron en calidad de programas tradicionales, es decir, como tecnologías terminales e ingenierías tradicionales o de ciclo largo, con una duración de 6 y 10 semestres respectivamente, de conformidad con lo establecido en la Ley 30 de 1992.

Es así como, la Universidad, en su carácter de institución de educación superior (artículo 16 de la ley 30 de 1992), plantea el ciclo de Ingeniería Eléctrica, como un ciclo secuencial y complementario (propedéutico) del ciclo de Tecnología en Electricidad, ciclo que cuenta con once años de experiencia y acreditación de alta calidad, condición última que exige el decreto para solicitar registro calificado para el ciclo siguiente. La solicitud entonces se sustenta en lo contemplado en la ley 30 de 1992 y en el decreto 2566 de 2003. Registro obtenido finalmente en diciembre de 2007, para lo cual fue necesario defender el modelo propio de la facultad que no era el presentado bajo este decreto.

Finalmente y teniendo en cuenta la dinámica del Ministerio de Educación Nacional en la política pública sobre educación superior, pero sin sacrificar la postura que tiene la Facultad en la formación por ciclos sigue presentando sus programas por ciclos de acuerdo a la normatividad vigente, obteniendo recientemente el registro calificado de Ingeniería de Producción por ciclos propedéuticos.



Conclusiones

El modelo de formación de la facultad tecnológica consiste en dos ciclos, uno el tecnológico o ingeniero de primer ciclo y otro el ciclo de ingeniería o tecnólogo de segundo ciclo, los dos profesionales están orientados a la solución de problemas reales, soluciones que dan de acuerdo a la cantidad de elementos conceptuales, habilidades y aptitudes desarrolladas en cada uno de los ciclos.

La normatividad dada por el Ministerio de Educación en ningún momento ha generado modificación de la apuesta académica de los programas de la Facultad, los principios de formación continúan siendo los mismos a partir de los lineamientos dados por las diferentes asociaciones que agremian los programas de tecnología y de ingeniería, es por ello que el trabajo consiste en explicar ante el Ministerio lo que la Universidad está desarrollando, de tal manera que obtengamos las condiciones mínimas para poder seguir fortaleciendo la oferta educativa de la Universidad a través de la Facultad Tecnológica.

Una postura académica como la realizada por la Universidad Distrital desde su Facultad Tecnológica es defendible en todos los entes gubernamentales donde sea necesario, lo único relevante es creer en la institución y sus académicos.

ASESEL & Universidad Distrital Francisco José de Caldas (1996). Estudio Técnico Económico para la Ampliación de los Proyectos Curriculares de la Facultad Tecnológica de la Universidad Distrital y su Extensión a otras Zonas. Contrato 017 de 1995. Informe Final. Tomo I. Tomo II. Tomo III.

Caamaño, G., Román, R., Jirón, M., Martínez, M. & Navarro, W. (1998). Reforma Curricular de la Facultad Tecnológica.

Chaur J., Martínez D.M., Ruíz J.,(1998) Una perspectiva sobre investigación, Tecnura, Tecnología y cultura afirmando el conocimiento. No 3, 1998, pp. 52-58.

Facultad Tecnológica Universidad Distrital “Francisco José de Caldas” (1994). Plan de Desarrollo Institucional. Establecimiento de las carreras de: Tecnología Eléctrica, Tecnológica Mecánica, Tecnología Industrial, Tecnología Electrónica. Santafé de Bogotá, septiembre.

Facultad Tecnológica (1994). Plan de Desarrollo Institucional. Establecimiento de las carreras de: Tecnología Eléctrica, Tecnología Mecánica, Tecnología Industrial, Tecnología Electrónica. SantaFé de Bogotá, septiembre.

Gómez, V.M. (2004). La importancia política y social de la oferta de formación de la Facultad Tecnológica de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. En: Sierra Morena Alta a Candelaria La Nueva: 8 años de la Facultad Tecnológica. Compilación. Editorial: Universidad Distrital Francisco José de Caldas.

Díaz, M. & Gómez, V. (2003). Formación Por Ciclos en la Educación Superior. Ministerio de Educación Nacional. Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior. Serie Calidad de la Educación Superior No. 9. Bogotá, D.C., Colombia.

Jirón, M. & Martínez, D. M. (2008). La Formación de ingenieros por ciclos propedéuticos: la Facultad Tecnológica, un proyecto académico y social. IV Taller Internacional de Pedagogía de la Educación Superior. 6to. Congreso Internacional de Educación Superior. Universidad 2008. La Habana, Cuba. 11-15 de febrero del 2008.

Jirón, M. & Martínez, D. M. (2008). Los procesos de Autoevaluación en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. VI Taller Internacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación en la Educación Superior. 6to. Congreso Internacional de Educación Superior. Universidad 2008. La Habana, Cuba. 11-15 de febrero del 2008.

Jirón, M. & Martínez, D. M. (2008). La extensión universitaria como factor de inclusión social.: la experiencia de la Facultad Tecnológica de la Universidad Distrital. XXVII Reunión Nacional de Facultades de Ingeniería. Las Facultades de Ingeniería y su aporte al desarrollo del país. Cartagena de Indias, Colombia. Septiembre 17 al 19 de 2008.

Jirón, M. & Martínez, D. M. (2008). La investigación aplicada como eje de formación de ingenieros por ciclos propedéuticos: la experiencia de la Facultad Tecnológica de la Universidad Distrital. XXVII Reunión Nacional de Facultades de Ingeniería. Las Facultades de Ingeniería y su aporte al desarrollo del país. Cartagena de Indias, Colombia. Septiembre 17 al 19 de 2008.

Jirón, M. & Martínez, D. M. (2004). Estudio del Origen y la Evolución Académica de la Facultad Tecnológica de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Informe de Avances Proyecto de Investigación.

López, G. (2005). Diez años de experiencia de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas en la Formación de Ingenieros por Ciclos Propedéuticos. V Encuentro Iberoamericano de Instituciones de la Enseñanza de la Ingeniería. Memorias. Morelia, México.

López G y Martínez, D.M. & (2007). Formación de Ingenieros por Ciclos en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Bogotá, Colombia. XXVII Reunión Nacional de Facultades de Ingeniería y VI Encuentro Iberoamericano de Instituciones de la Enseñanza de la Ingeniería. Cartagena de Indias, Colombia. Octubre 17-19 de 2007.

Martínez D.M. y Martínez F.H.,(2006) Diseño curricular por ciclos, una propuesta para la formación en Ingeniería. Memorias XXVI Reunión Nacional de Facultades de Ingeniería, pp. 43-48.

Martínez, D.M. y Martínez, F (2006). Diseño Curricular por ciclos, una propuesta para la formación en Ingeniería. XXVI Reunión Nacional de Facultades de Ingeniería. Retos para la formación del ingeniero para el año 2020. Cartagena de Indias, Colombia. Septiembre 20 a 22 de 2006.

Martínez, D.M. & Parra, J (2005). Diseño Curricular en la Formación de Tecnólogos e ingenieros bajo la modalidad de Ciclos Propedéuticos. XXV Reunión Nacional de Facultades de Ingeniería. El Impacto de las Reformas de la Educación Superior en la Formación de Ingenieros. Cartagena de Indias. Septiembre 21 a 23 de 2005.

Román, R.E. (). La Facultad Tecnológica de la Universidad Distrital: “Un estudio de caso de cómo asumir proyectos de gestión tecnológica”. Editorial: Universidad Distrital. Revista Tecnura No.1 Publicaciones Universidad Distrital.

Vergara, R (2000). Educación por ciclos: una visión de futuro y una necesidad en el contexto educativo colombiano. Revista Tecnura Tecnología y Cultura Afirmando el Conocimiento. Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Facultad Tecnológica. Año 4 No. 6.

LA CALIDAD COMO EJE PRINCIPAL DE LA FORMACIÓN SUPERIOR

Carlos Pastrán

De acuerdo con la DECLARACION MUNDIAL SOBRE LA EDUCACION SUPERIOR


EN EL SIGLO XXI (UNESCO 1998),
unas de las misiones de la Educación Superior es la de “formar ciudadanos que participen activamente en la sociedad y estén abiertos al mundo, para promover el fortalecimiento de las capacidades endógenas y la consolidación en un marco de justicia de los derechos humanos, el desarrollo sostenible la democracia y la paz”. Así las cosas, podría pensarse en que es imprescindible crear mecanismos que permitan aumentar la probabilidad de calidad en los estudiantes y egresados, de modo tal que, como lo afirma el mismo documento, la pertinencia de la educación superior pueda evaluarse en función de la adecuación entre lo que la sociedad espera de las instituciones y lo que éstas hacen.

Dentro del ámbito cotidiano que se vive al interior de las Instituciones de Educación Superior en Colombia, es muy común referirse a temas como la acreditación, los registros calificados, y criterios de calidad. Es bastante común también analizar en los distintos escenarios de discusión, cuál sería el mejor modelo pedagógico, o si este o aquel es mas aplicable dentro del contexto. Y todo ello está bien. Son argumentos que se deben plantear día a día por la naturaleza propia de este tipo de instituciones y por sus actividades misionales, que involucran lógicamente todos estos espacios de reflexión. Pero quizás, más allá de estos interesantes análisis, valdría la pena preguntarse de manera muy profunda si lo que realmente se hace en cada uno de los procesos académicos es coherente con los objetivos esperados, o si es necesario replantear algunas de las estrategias que se desarrollan para que las metas de calidad sean las esperadas.

-¿Se puede tener un reconocimiento público de calidad sin tener claro como “asegurarla”?. Dentro de este orden de ideas, pueden empezar a surgir algunos cuestionamientos que quizás ayudarían a despejar un poco el camino hacia la búsqueda de la calidad. Y es precisamente aquí donde puede estar el punto clave para plantear un serio debate: ¿Una institución de Educación Superior debe medir su calidad en términos de resultados? o ¿es el proceso de calidad el que garantiza el nivel de la misma?.

Las preguntas anteriores, deben servir para fijar un derrotero al pensar en la formación por ciclos dentro de una Institución de Educación Superior. Porque el rigor y la calidad deben prevalecer sea cual fuere la manera como se pretenda formar a un ingeniero. La sociedad espera, más allá del modelo de formación, que los profesionales resuelvan problemas, generen estrategias de mejoramiento y lideren procesos en todos los campos de acción. Esta es una misión natural de las instituciones de Educación Superior que no se puede ni se debe sacrificar.

Desde este punto de vista, surgiría una nueva pregunta: ¿Cómo evidenciar la calidad de los estudiantes o del egresado?, más aún, ¿Cómo puede el estudiante mismo evidenciar su calidad respecto a lo que está aprendiendo?. Definitivamente cada institución debe establecer sus criterios de acuerdo a su propio contexto, y construir un sistema de gestión que le permita no solo alcanzarlos sino asegurarlos. De ahí que el liderazgo y la planeación en cualquiera de sus manifestaciones, sean el cimiento para la estructuración del modelo de formación.

Y es que la formación por ciclos, y cualquier otro modelo de formación, implica un Proyecto Educativo serio, basado en una planeación estratégica y no en documentos o lineamientos externos. Ello implica la formación de equipos de trabajo bien liderados por autoridades comprometidas, líderes que estén implicados directamente con el proceso de autoevaluación permanente, personas encargadas de gestionar el currículo día a día, estudiantes y docentes comprometidos con este proceso. Y aunque la conformación de estos equipos de trabajo es una labor compleja, se trata de una de las misiones principales de quien lidera y de quien asume la dirección de un programa.

Desde la creación de un programa académico se debe contar con un modelo de Gestión que oriente todo el conjunto de procesos y NO crearlo durante el funcionamiento, ya que ello desviaría el camino y a la postre disminuiría las posibilidades de lograr o alcanzar la calidad. Cuando se pretenda implementar mejoras en un currículo, antes se debe pensar en un modelo de gestión que facilite alcanzar el proyecto educativo mediante las estrategias adecuadas desde la óptica de la planeación.

En torno a esta planeación, la Organización Educativa debe primero tener claro exactamente para qué busca la calidad en sus procesos y resultados, qué mecanismos implementará para tal fin o cual sería el reconocimiento social que la calidad implica, pero sobre todo que sea cual fuere el modelo a implementar, la institución debe conocer suficientemente que dicho modelo por sí solo no es la clave del éxito, sino que el fin fundamental es tener mayor probabilidad de calidad en los estudiantes. Quizás lo que tienen de común todos los modelos de gestión de calidad es que se debe asegurar un proceso continuo de autoevaluación institucional en todos sus estamentos, para poder lograr así avanzar en la pertinencia, de todos sus procesos y de sus resultados.

Así las cosas, los propósitos de la gestión de la calidad educativa, son por ejemplo, lograr la formación de personas íntegras, con un proyecto ético de vida sólido, con emprendimiento e idoneidad. Por otro lado, consolidar una cultura de calidad en la institución, buscando que todos sus integrantes apliquen de forma continua la filosofía de mejoramiento continuo en todo lo que hacen, generando procesos para la obtención de información precisa en torno a los procesos administrativos y académicos. Igualmente, generar mecanismos para orientar los procesos de docencia, investigación y extensión de acuerdo con la filosofía institucional, los retos científicos, tecnológicos y los problemas del contexto. (Tobón, Rial, Carretero, y García Fraile. 2006).

Quizás el reto más relevante en el proceso de implementación o fortalecimiento de un modelo de formación (por ciclos o no) y un modelo de gestión, es evidenciar la calidad a través de un enfoque por competencias que permite más fácilmente evaluar los criterios establecidos por cada institución y facilita los procesos de autoevaluación permanentes. El enfoque por competencia no es un modelo pedagógico, solo se articula a cualquier modelo que la institución haya adoptado y potencializa, a través del currículo, el alcance del proyecto educativo.



CARLOS PASTRÁN BELTRÁN

Ingeniero Civil Universidad Francisco de Paula Santander

Especialista en gerencia de Obras, Universidad católica de Colombia

Coordinador de Autoevaluación y Acreditación Facultad Tecnológica – Universidad Distrital Francisco José de Caldas


REFLEXIONES FINALES
1- ¿Existe coherencia entre el recurso humano que se forma en las universidades y el recurso

humano requerido en el país?


2- Usar la tecnología no significa siempre tener conocimientos tecnológicos
3- Puede haber técnica sin ciencia pero NO tecnología sin ciencia
4- Flexibilidad académica no significa ser blando académicamente
5- ¿Cómo hacer que las materias vistas en el primer ciclo tecnológico sirvan como sustentación

básica para ser ingeniero?


6- ¿Cómo lograr que la formación instrumental del técnico pueda ser al mismo tiempo formación

básica para un ingeniero?


7- Se le exige a un ingeniero poseer experiencia específica en algo determinado (o sea área

Técnica) ....es algo así como un técnico con formación profesional? O un profesional con

Experiencia técnica?
8- ¿Es mejor alguien que sabe un aspecto específico pero con profundidad (técnico) o alguien que

sabe de todo un poquito?


9- Si cada ciclo es autosuficiente e independiente...¿entonces para qué ciclos??
10- Si los ciclos son complementarios ...entonces no son ciclos sino parte de un todo
11- Si PROPEDEUTICO es la preparación para el estudio de una disciplina...entonces ¿para qué un

Título previo?


12- En los grados de la secundaria, por ejemplo, sólo hay preparación para el grado siguiente ...la

meta final es el título de bachiller. Cada grado es un ciclo propedéutico, pero no se otorgan

títulos al finalizar cada grado. Sólo se certifica que está apto para el ciclo siguiente.
13- Porqué se le llama pregrado a la tecnología y también a la ingeniería? ¿El título de tecnólogo

no es entonces un pregrado?. Desde este punto de vista la ingeniería no sería un posgrado??

14- Si las competencias entre tecnólogos e ingenieros son distintas ...¿podrían servir los mismos

laboratorios para ambos ciclos?


15- ¿Cómo podrían entenderse los "ciclos propedéuticos" en algunas disciplinas como la salud, las

humanidades o las ciencias sociales? ...¿podría haber un técnico en medicina?, o quizás ¿un

tecnólogo en odontología? .. o mejor ¿un técnico en sociales?
16- ¿El tecnólogo es al ingeniero como el ingeniero al posgrado?

FUNDAMENTACIÓN DE LA EDUCACIÓN TECNOLÓGICA


  • Reflexiones para el Seminario “Formación por Ciclos en la Facultad Tecnológica” -

Roberto Vergara Portela

Lamentablemente no se ha dimensionado en nuestro país la sentencia perentoria que anuncia que la tecnología es condición indispensable de desarrollo de la sociedad contemporánea y, que la educación tecnológica es un insumo básico para la implementación de estrategias de desarrollo en cualquier país.” ITM


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal