El pluralismo



Descargar 70.95 Kb.
Fecha de conversión15.12.2017
Tamaño70.95 Kb.

El pluralismo


Martin Smith

El pluralismo como teoría constituye un enigma porque, a pesar de ser la dominante en la ciencia política, es considerablemente deficitaria en términos teóricos. En consecuencia, existen muchas interpretaciones diferentes del pluralismo, que es, al mismo tiempo, normativo, preceptivo y descriptivo. Normativo porque se le considera la mejor forma de gobierno, preceptivo porque ofrece un modelo ideal de gobierno y descriptivo por su análisis del mismo. Esta carencia teórica y la confusión respecto a sus fines dificultan la definición de pluralismo.

A menudo se ha intentado, de forma tosca, caracterizar el pluralismo como la creencia en un Estado neutral, en que los grupos sociales son, potencialmente, iguales en cuanto a su influencia y en que el acceso al sistema político es abierto (Jessop, 1983; Dearlove y Saunders, 1991). Sin embargo, como señala Paul Hirst, Robert Dahl, uno de los más destacados pluralistas, señaló que el pluralismo «no significa que todos los ciudadanos estén dentro del proceso político. Dahl pone de manifiesto y recalca el hecho de que muchos ciudadanos permanecen inactivos, que los ingresos, la riqueza y los recursos políticos no están distribuidos de forma equitativa» (Hirst, 1990, p. 40).

Este capítulo pretende aclarar las características principales del pluralismo. Demostrará que gran parte de lo escrito desde la corriente mayoritaria de la ciencia política está influido, al menos implícitamente, por él. Subrayará algunos de los problemas de esta teoría y se ocupará de cómo ha evolucionado a consecuencia de las críticas. Finalmente, se analizará el resurgimiento del interés por esta corriente en la ciencia política radical contemporánea.

Características del pluralismo

La característica principal del pluralismo es su diversidad. La complejidad del Estado liberal contemporáneo supone que ningún grupo, clase u organización pueda dominar la sociedad. El pluralismo ve una separación entre el Estado y la sociedad civil, una diferencia entre el poder político y el económico, y una variedad entre los intereses que logran afianzarse en áreas de políticas diferentes. El poder no es acumulativo y está disperso, de ahí que el papel del Estado sea regular los conflictos en la sociedad más que dominarla para alcanzar intereses particulares.

Los pluralistas tienen una teoría del Estado poco desarrollada. La noción de Estado presupone que la organización que gobierna la sociedad es autoritaria y lo abarca todo. Los pluralistas utilizan con mucho cuidado un concepto que consideran demasiado amplio y prefieren hablar de gobierno antes que de Estado. Por consiguiente, la noción pluralista de «el Estado» representa un conjunto de instituciones tales como el ejecutivo, el legislativo, el funcionariado y la judicatura que son diferentes de la sociedad civil. A través de mecanismos como las elecciones o los grupos de presión el gobierno refleja las demandas de la sociedad y se ve constreñido por el poder compensador de la sociedad civil y de otras organizaciones. Para Dahl (1967, p. 24) «hay centros de poder múltiples, ninguno de los cuales es completamente soberano».

Incluso dentro del Estado, otros actores públicos se ven muy constreñidos. Así, por ejemplo, el legislativo y la judicatura constriñen al ejecutivo y, lo que es más importante, dentro del gobierno unos ministerios constriñen a otros. Los pluralistas no niegan que suelan establecerse relaciones estrechas entre ciertos grupos y determinados ministerios u organismos. David Truman, uno de los principales teóricos del pluralismo, reconoció que pueden desarrollarse «relaciones institucionalizadas entre un organismo y los grupos de interés asociados a su labor» (Truman, 1951, p. 10) y que esto podría conducir a que no se preste atención a otros intereses. Sin embargo, Wilson (1977, p. 45) mantiene que hay un «pluralismo de Whitehall» (el término se refiere a Gran Bretaña). Aunque un ministerio descuide los intereses de un determinado grupo, los puntos de vista de éste se hallarán representados «porque otros ministerios tienen sus controles y, en consecuencia, sus propios puntos de vista como tales». El Ministerio de Agricultura puede estar muy próximo a los agricultores y pretender que sus intereses dominen la política agrícola pero la Secretaría de Estado de Comercio se asegurará de que se tengan en cuenta las cuestiones comerciales, el Ministerio de Medio Ambiente presionará para que se contemplen los intereses medioambientales y el de Economía actuará para que los contribuyentes no subvencionen demasiado a los agricultores.

Con frecuencia, los pluralistas consideran el Estado como un lugar de conflicto entre departamentos que representan a un abanico de grupos de interés. La autoridad está disperso incluso dentro del propio gobierno () y de ahí que ningún interés, por sí solo, pueda dominar el Estado. Sin embargo, pocas veces es éste neutral sino que más bien refleja el abanico de grupos de interés a los que se enfrenta. Easton (1967, p. 172) cree que «las políticas surgen de la interacción de diversos elementos sociales». El proceso de formulación de las políticas dentro del Estado constituye un intento de mediación entre varios intereses opuestos. La política es un proceso de negociación constante que garantiza que los conflictos se resuelvan pacíficamente (Dahl, 1967, p. 24).

La política, considerada como un acuerdo entre intereses opuestos, significa que los grupos son un elemento crucial del proceso de elaboración de políticas. A. Bentley señaló que el análisis de la política es el análisis de los grupos. El proceso de elaboración de políticas es, fundamentalmente, un continuo conflicto e intercambio entre diferentes grupos, y el gobierno se considera un grupo más:

Todos los fenómenos de gobierno se refieren a grupos que se presionan entre sí, se forman unos a otros, y empujan a grupos nuevos y a sus representantes (los órganos o agencias gubernamentales) a que sirvan de mediadores en los arreglos. Sólo aislando las actividades de estos grupos, determinando sus valores representativos y planteando todo el proceso en función de ellos, nos acercamos a un conocimiento satisfactorio del gobierno. (Bentley, 1967 [1908], p.269).

Al organizarse en grupos, los individuos pueden mostrar sus intereses al gobierno.

Los pluralistas definen el Estado como una organización independiente que hace políticas para responder a la presión de innumerables grupos sobre el gobierno. En consecuencia, hay una gran variedad de estudios pluralistas que analizan los métodos y el éxito de tales grupos, señalando que no disponen de los mismos recursos ni de igual capacidad de acceso o influencia. Admiten, por ejemplo, que los grupos empresariales ocupan una posición privilegiada. Dahl (1961, p. 76) reconoció que «los objetivos de los hombres de negocios están legitimados por un sistema de creencias que la comunidad comparte ampliamente». Para Finer (1966, p. 27), la importancia de los intereses económicos en la economía residía en que «hay que lograr su cooperación, más que pedir sus servicios. No dirigen pero pueden vetar».

Sin embargo, los grupos económicos se ven constreñidos de formas muy diversas.

En primer lugar, sólo les interesa un número de asuntos limitado, por lo que no intentan influir en la mayoría de las políticas. En segundo lugar, no tienen intereses comunes y es igualmente probable el conflicto entre unos y otros que la coalición para derrotar al grupo de menor poder económico. En tercer lugar, es posible que la existencia de un grupo poderoso suscite el desarrollo de otro que lo compense y que suponga un constreñimiento para el primero (Galbraith, 1963, p. 125). La creación de una asociación de empresarios conducirá, por ejemplo, a la creación de un sindicato que la contrarreste.

En cuarto lugar, aunque Dahl (1961, p. 228) reconocía la existencia de desigualdad en la distribución de recursos con los que influir en los resultados políticos, también se daba cuenta de que se disponía de un abanico de recursos para influir en los funcionarios y que «los individuos que están muy bien situados para acceder a unos recursos suelen ser los peor situados para acceder a otros muchos». En otras palabras, si un grupo tiene buenos recursos financieros es probable que sean limitados en cuanto a votos. Como Finer (1966, p. 188) señaló:

La fuerza, en términos comparativos, de las organizaciones ricas es un argumento que no me impresiona; en parte porque los usos que se le dan a esa riqueza están limitados en cuanto a su área de acción, en parte porque las asociaciones pobres tienen muchas formas eficaces de influir en las políticas públicas, y en parte porque la capacidad que tiene la publicidad de moldear las actitudes políticas es muy problemática.

Los grupos ricos pueden tener contacto directo con los ministros veteranos pero es posible que las asociaciones pobres utilicen los medios de comunicación y las campañas para llamar la atención e influir en las políticas. Por lo tanto, los recursos están dispersos, se reconoce que distribuidos de forma desigual entre un abanico de grupos y elites, y resulta imposible que una sola clase o interés domine la sociedad.

En quinto lugar, Truman afirma que el gobierno tiene en cuenta los intereses de «grupos desorganizados o potenciales» y que, por lo tanto, éstos no necesitan «expresarse de forma organizada a menos que sus necesidades sufran un flagrante menoscabo» (Truman, 1951, p. 448). El gobierno está dispuesto a considerar a los grupos que no están organizados, ya sea para asegurarse de que no se organizan -una especie de «reacción anticipada»- o porque la necesidad de ganar unas elecciones le motiva mucho (Beer, 1982). Por lo tanto, los políticos se mueven más por el interés del electorado que por el de los grupos organizados.

Finer creía que la obligación del gobierno es tener en cuenta las contrademandas de intereses, estén o no representadas, concluyendo que «en general, esto funciona» (Finer, 1966, p. 128). Aunque ciertos grupos tengan ventajas en cuanto a los recursos o a su capacidad de acceso, el sistema de grupos de presión en conjunto y la naturaleza del Estado garantizan que haya un control sobre los grupos potencialmente poderosos.

A pesar de que se reconozca que el conflicto entre los grupos es endémico en la democracia liberal, pocas veces amenaza dicho conflicto con socavar la estabilidad política. El sistema en su conjunto se mantiene por un consenso que define los límites de las acciones políticas y el marco de los resultados que producen las políticas. Dahl (1967) mantiene que, aunque a menudo hubo graves conflictos entre las empresas y los sindicatos en los Estados Unidos, el sistema político y económico nunca estuvo amenazado. Se aceptó una ideología que propugnaba un apoyo generalizado a la democracia y al capitalismo porque no había un partido socialista, porque las coaliciones eran, con frecuencia, conglomerados, por el grado de crecimiento económico, por la falta de diferencias de clase acusadas y porque los trabajadores nunca constituyeron la mayoría de la población (Dahl, 1967, pp. 439-40). (Lo que Dahl no menciona es que el Estado norteamericano eliminó sin contemplaciones cualquier signo de crecimiento del movimiento socialista). Almond y Verba (1963, p. 491), en su estudio de la cultura política en cinco países, mantenían: «Si no hay un consenso dentro de la sociedad existen pocas posibilidades de que se produzca una resolución pacífica de las diferencias que afectan a las políticas, procedimiento asociado al proceso democrático». Para que una sociedad democrática funcione eficazmente debe existir un cierto consenso respecto a sus valores fundamentales, que sea compartido por todos los grupos antagónicos.

La importancia del consenso para la concepción pluralista de la sociedad respalda su idea del poder. Para Polsby (1963, p. 5) el poder es «la capacidad que tiene un actor de hacer algo que influya en otro, de forma que varíe el modelo probable de acontecimientos establecidos para el futuro». O, para Dahl «A tiene poder sobre B en la medida en que puede hacer que B haga algo que, si no fuera por este poder, no haría» (Dahl, 1057, pp. 202-3). Las preguntas clave del enfoque pluralista son: ¿quién participa en el proceso decisorio y quién logra que se acepten sus preferencias como decisiones?, ¿a quién puede verse influyendo en los resultados? Según Polsby, «el investigador debería estudiar el comportamiento real, ya sea de primera mano o reconstruyéndolo a través de documentos, informantes, periódicos u otras fuentes apropiadas» (citado en Lukes, 1974, p. 12).

La concepción pluralista del poder dicta una metodología propia en la que se examinan los comportamientos y resultados observables. Hewitt (1974) resaltó la naturaleza de la metodología pluralista cuando estudió el proceso decisorio nacional en Gran Bretaña. Se centró en diversos problemas dentro de las áreas siguientes: asuntos exteriores, política económica, política de bienestar y política social. Posteriormente, analizó qué grupos participaban en cada una de ellas y descubrió que «había muy pocas organizaciones que participaran "significativamente" en más de un problema». Su conclusión fue: Según los datos presentados, está claro que la formulación de políticas no parece elitista, en el sentido de que haya algún interés de elite que domine. Por el contrario, el escenario de Poder nacional que se pone de manifiesto apunta a una interpretación «pluralista», ya que en muchos problemas participan varios intereses opuestos, sin que ninguno de ellos logre siempre alcanzar sus objetivos. (Hewitt, 1974, p. 61).

Los pluralistas se centran en quién hace qué y en quién logra alcanzar sus objetivos. Las ventajas de este enfoque son:



  1. No hay presuposiciones sobre la distribución del poder (Polsby, 1960).

  2. Es posible determinar empíricamente quien tiene o no poder. Al omitir conceptos como los de falsa conciencia, ideología dominante y hegemonía, los pluralistas desarrollan una teoría del poder que se puede comprobar empíricamente.

  3. Al desarrollar una noción de la sociedad contemporánea y de su sistema de gobierno que considera que ambos están fragmentados y que son diversos y democráticos, su descripción de la distribución del poder es más exacta que las del marxismo o las teorías elitistas, que tienen un carácter monolítico.

El pluralismo aporta una explicación intuitiva verosímil del proceso de formulación de políticas en las democracias contemporáneas de corte liberal. Apunta a la fragmentación tanto de la sociedad como del Estado. La sociedad contemporánea se divide en grupos diversos, que tienen diferentes intereses y disponen de un abanico de recursos que utilizan para influir en un sistema de gobierno, también diverso, conflictivo y dividido. La complejidad del Estado, de la sociedad y del proceso de elaboración de políticas hacen que resulte imposible el dominio de un único grupo o clase. Para que una sociedad democrática sobreviva el Estado tiene que tener en cuenta a los diversos grupos sociales (Dunleavy y O'Leary, 1987, cap. 2).

Problemas del análisis pluralista

El análisis pluralista de la elaboración de políticas y de las relaciones entre el Estado y los grupos plantea algunos problemas. En este apartado se examinarán algunas de las incoherencias internas del pluralismo, así como las críticas que se le han hecho desde otras tradiciones teóricas.

El pluralismo es bastante más sutil y complejo de lo que han señalado muchos de sus críticos. Los pluralistas son conscientes de las desigualdades que existen en la sociedad entre los grupos y reconocen que algunos de ellos disfrutan de un acceso privilegiado al gobierno a través de relaciones institucionalizadas. Sin embargo, a pesar de esta matización, el pluralismo sigue considerando que el poder está muy disperso y que no es acumulativo, o sea, que el éxito en determinada área de políticas no aumenta el poder en otras. También sostiene que no existe conexión entre el poder económico y el político. Por lo tanto, la idea que el pluralismo tiene del sistema político es benevolente Y esto hace que sobrevalore el fácil acceso al proceso de elaboración de políticas. Los pluralistas señalan que si los grupos no acceden a dicho proceso es porque no han insistido con diligencia o porque sus intereses no se han visto lo suficientemente amenazados, y tampoco admiten que sea posible excluir a los grupos durante mucho tiempo. Sin embargo, hay diversos estudios empíricos que demuestran que ha habido exclusión de ciertos grupos en el sector agrícola (Smith, 199üa), la política nuclear (Saward, 1992) y la reforma de las prisiones (Ryan, 1978).

Los pluralistas no se ocupan adecuadamente de los mecanismos que existen dentro del proceso de elaboración de políticas para excluir a los grupos no deseados. Por ejemplo, para que los grupos estén representados en un comité asesor del gobierno tienen que ser considerados legítimos. Esto significa que tienen que aceptar «las reglas del juego», lo cual supone comportarse de determinada manera y aceptar ciertos puntos de vista y valores que constituyen los intereses de los grupos dominantes en el proceso. Por ejemplo, el grupo «Alternativas Radicales para las Prisiones» (Radical Alternatives to Prison) no logró acceder a la política de prisiones en Gran Bretaña porque su objetivo era transformar radicalmente el sistema penitenciario (Ryan, 1978).

Esta noción de lo que constituye un fácil acceso al proceso político está relacionada con los problemas de la metodología pluralista. Como a los pluralistas les interesa el comportamiento observable, consideran un indicador de acceso, y por tanto de influencia, el que haya datos sobre la celebración de consultas. Si A apoya una política Z y el gobierno consulta a A y elige la política Z, se considera que A es influyente. Sin embargo, lo que se ha demostrado es que existe una correlación entre la consulta a A y el resultado Z, pero quizá no haya una relación causal. Al centrarse en lo observable, los pluralistas pueden no ver las auténticas razones de la política, ya que no analizan el contexto ideológico y estructural en el que ésta se formula (Smith, 1990b).

La influencia de los grupos de presión no procede únicamente de sus recursos, también se basa en el contexto institucional, histórico e ideológico en el que se decide, el cual introduce un sesgo en el proceso decisorio, de forma que se privilegian más unos intereses que otros. Por ejemplo, en Gran Bretaña los sindicatos de profesores tienen contacto diario con los funcionarios del Ministerio de Educación, lo cual constituye una forma de acceso imposible para otros grupos del sector. Del mismo modo, es más probable que logren acceso los grupos que tienen la misma ideología que los actores dominantes. Para captar la influencia de los grupos es importante valorar el desarrollo histórico de un área de políticas, analizar de qué modo los grupos de presión entraron a formar parte de ella, cuáles fueron excluidos y qué instituciones decisorias surgieron.

El método positivista del pluralismo le impide reconocer el papel que representan las ideas a la hora de dar forma a los resultados de las políticas. En otras palabras, al concentrarse en el comportamiento observable, son incapaces de evaluar hasta que punto la ideología puede determinar las acciones de aquellos que formulan las políticas en caso de no comprender la ideología les lleva a presuponer que la sociedad se apoya el un consenso respecto a los valores que, además, consideran políticamente neutrales fruto de intereses compartidos. Sin embargo, el grado de consenso es, en sí mismo cuestionable e, incluso donde existe, no es neutral sino que sirve a un determinado conjunto de intereses. Dahl señala que la aceptación del capitalismo de mercado forma parte del consenso en los Estados Unidos. Afirma incluso que:

Afortunadamente para los políticos, es fácil evitar la hostilidad de los notables económicos y sociales porque las condiciones de vida y el sistema de creencias no han generado -al menos hasta el momento- una demanda de políticas locales que entre en franca oposición con los objetivos de los hombres de negocios y de esos mismos notables (Dahl, 1961, p. 84).

Dahl ha señalado que el sistema de creencias dominante es en parte responsable de la preponderancia de los intereses del capital:

También es cuestionable que los poderes que contrarrestan a los dominantes sean tan importantes como presuponen los pluralistas. ¿Es realmente cierto que los grupos de consumidores constriñan el poder de los productores? Sirva como ejemplo la situación de los consumidores y productores durante los gobiernos de Thatcher y Major en Gran Bretaña. Los gobiernos conservadores, que han recibido la influencia ideológica de la Nueva Derecha, se comprometieron a ampliar el mercado. Por consiguiente, la política de consumo ha pasado de proteger al consumidor a incrementar su capacidad de elegir. El gobierno de Thatcher creó una oficina de desregulación, acabó con el Departamento de Precios y Protección del Consumidor e intentó reducir el impacto de la reglamentación de consumo de la Comunidad Europea (ahora Unión Europea) (Smith, 1993). El gobierno practicaba una política de laissez-faire y su objetivo declarado era incrementar la competitividad y la rentabilidad de las empresas pero ¿es posible afirmar que se ocupara en la misma medida de los intereses de los consumidores y de los productores?

Los pluralistas pueden aceptar que los grupos de consumidores son débiles pero considerarán que sus intereses están protegidos por el «pluralismo de Whitehall», Sin embargo, este concepto es cuestionable. En muchas ocasiones, otros ministerios no tendrán la oportunidad de representar intereses alternativos. En la mayoría de los casos, la política se formula dentro de los ministerios, sin intervención del ejecutivo o de sus comités (Smith el al., 1993) y, aunque se remita a comités interministeriales, la posibilidad de que otros ministerios representen ideas alternativas es muy limitada. Lo que suele ocurrir es que los ministros están demasiado ocupados para leer los informes de otros departamentos y utilizarlos para ofrecer alternativas constructivas. También se guardan mucho de criticar a sus colegas, por si llega el caso de que necesiten su apoyo en una política de su propio ministerio (Headey, 1974, pp. 48 Y 77-8).

Además, resulta dudoso que los grupos potenciales ejerzan gran influencia en los decisores. Los ministerios no representan sus intereses, principalmente porque debe ser difícil identificarlos. Además, no es probable que estos grupos representen una amenaza electoral importante ya que, al menos en Gran Bretaña, no suele darse el caso de que un único problema cambie la orientación de un gran número de votos y, posiblemente, los grupos potenciales defiendan intereses encontrados. Si un político apela a uno de estos grupos, puede perder los votos de otro. Por otra parte, también es cierto que a la mayoría de los grupos potenciales les resulta difícil organizarse. Los consumidores y ancianos no suelen reunirse, tienen pocos recursos, a menudo intereses opuestos y su poder económico es muy pequeño y esta disperso. Para que se organicen en grupos la amenaza a sus intereses tiene que ser extremadamente grande. (véase Olson, 1965). En realidad, el concepto de grupo potencial es cuestionable porque presupone la existencia de una identidad grupal previa, que, sin embargo, se desarrolla cuando el grupo se está formando. Como señala Arblaster (1993, p. 105): «Intereses generales, como los de los pacientes actuales y los potenciales, que es lo que somos todos, no son, por su propia naturaleza, susceptibles de organizarse o movilizarse en la misma medida que los intereses de grupos específicos y permanentes».

Quizá el problema clave del pluralismo sea su tendencia a considerar el empresariado como un grupo más, con la particularidad de que éste se halla bien provisto de recursos. Evidentemente, los grupos empresariales tienen ventajas que otros grupos no tienen. En primer lugar, disponen de organizaciones ya establecidas, como las empresas subsidiarias, que impiden que tengan que enfrentarse a los problemas de acción colectiva de otros intereses (Olson, 1965). Si estos grupos han de unirse, con frecuencia los beneficios de sus acciones los disfruta un pequeño número de empresas subsidiarias, de forma que los incentivos para organizarse son muchos (Olson, 1965).

En segundo lugar, el empresariado, al tener un papel determinante en la economía, dispone de recursos que no disfrutan otros grupos (Lindblom, 1977). Sus acciones afectan a las vidas de muchas personas y al éxito del conjunto de las economías. Esto, como señala Lindblom, le confiere una posición privilegiada. Los gobiernos, para su propia supervivencia, necesitan economías prósperas y, por lo tanto, son inevitablemente sensibles a los intereses de los grupos empresariales. Éstos, en tercer lugar, tienen acceso a recursos financieros mucho mayores que los de ningún otro grupo. En cuarto lugar, al ser dueños de los medios de comunicación, pueden acceder mejor que nadie a las fuentes de información. En quinto lugar, operan dentro de un marco ideológico favorable: de forma más o menos automática se considera que los grupos empresariales defienden intereses legítimos respetando «las reglas del juego».

Está claro que, en lo referente al proceso de elaboración de políticas, los pluralistas se centran considerablemente en el papel de los grupos, subestimando así la importancia del Estado y de sus actores. La mayoría de las políticas las inician, dentro del Estado, actores públicos y no las desarrollan, necesariamente, para responder a las presiones de los grupos sino que tienen intereses propios por los que desean luchar (Nordlinger, 1981). Con frecuencia, se da cabida a los grupos no porque éstos hayan presionado sino porque son útiles a los actores públicos en el desarrollo e implantación de una política. Es el Estado el que tiene los recursos y la legitimidad necesarios para elaborar y poner en práctica políticas, mientras que los actores públicos pueden no prestar atención, y lo hacen a menudo, a los intereses de los grupos. Por consiguiente, al examinar los resultados de las políticas, puede que sea más apropiado centrarse en los organismos públicos que en la acción de los grupos.

El pluralismo tiene una desventaja importante (al menos en el caso británico), y es que proviene de un ámbito cultural e histórico muy concreto. El pluralismo de Bentley, Truman y Dahl surgió para analizar el contexto político de los Estados Unidos, país en el que no existe la idea de un gobierno central fuerte; en el que hay poderes, como el legislativo, la judicatura y el ejecutivo, que luchan a nivel nacional y donde, además, existen importantes poderes federales y locales. La existencia de esta multiplicidad de poderes supone que a los actores públicos les beneficia que los grupos de interés entren en el proceso de elaboración de políticas para que cooperen en su desarrollo e implantación y para que aporten apoyo político en caso de conflictos internos. Además, la debilidad de los partidos y el fracaso de las organizaciones de trabajadores, junto a la existencia de divisiones de tipo regional, étnico y económico hacen que la gente, para encontrar una representación a sus intereses, suela volverse más hacia los grupos de interés que hacia los partidos. Los Estados Unidos tienen un sistema político más sensible a la presión de los grupos, que representan un importante papel en la elaboración de políticas. Puede que una tradición teórica desarrollada en el sistema abierto de los Estados Unidos no sea aplicable, por ejemplo, al elitista y cerrado Estado británico, donde predominan las idea de soberanía parlamentaria y el secretismo (véase ludge, 1993; Tant, 1993).

Lógicamente, fue el cambio en las condiciones históricas el que condujo a una crítica de la teoría pluralista. La guerra de Vietnam, el movimiento por los derechos civiles y la persistencia de las desigualdades indicaban que el «paraíso pluralista» tenía fallos. Desde los años sesenta esta corriente fue cuestionada por diversas tradiciones teóricas alternativas que la criticaban con argumentos empíricos y conceptuales. Bachrach y Baratz (1962) cuestionaban la idea de que el poder se ejerciera siempre a través de un comportamiento observable y postulaban que podía reproducirse eliminando de la agenda política ciertos problemas. Gavanta (1980), entre otros, contestaba la idea de poder comunitario que propugnaban Dahl y Polsby y demostraba que, incluso en los sesenta y setenta, el poder dentro de las comunidades estaba concentrado y era acumulativo. MilIs (1956) y Domhoff (1967) pusieron de relieve el abanico de interconexiones que existía entre las elites empresariales, financieras, militares y políticas de los Estados Unidos. Las elites podían cambiar en cada área de la sociedad pero estaban unidas por diversos vínculos y por miembros comunes. Siguiendo a Mills, Miliband (1969, p. 61) puso empíricamente a prueba la tesis pluralista y se dio cuenta de que:

Por lo que respecta al origen social, la educación y la situación de clase, los hombres que han ocupado los puestos de mando en el ámbito público proceden, en general, y en muchos casos de forma apabullante, del mundo empresarial y de los grandes capitales o de la clase media profesional.

Para Miliband no era cierto que el poder estuviera disperso ni que hubiera una separación entre el económico y el político.

La crítica teórica y empírica del pluralismo la ejercieron en los años setenta dos tradiciones muy diferentes. En primer lugar, se señalaba que las sociedades liberales

- se estaban haciendo cada vez más corporativas. En vez de existir un proceso de interacción relativamente abierto entre los grupos y el Estado, los primeros avanzaban cada vez más hacia el establecimiento de relaciones integradas con el segundo. En particular, las decisiones relativas a la política económica se tomaban mediante un proceso de negociación entre el Estado y los principales actores económicos. En Gran Bretaña, se podían identificar diversas relaciones corporativas en áreas como la política salarial (Crouch, 1977), la sanitaria (Cawson, 1982) y la económica (Middle- roas, 1979).

En segundo lugar, se desarrollo la teoría normativa de la «sobrecarga», que señalaba que había demasiados grupos pidiendo demasiadas cosas al Estado y que esto generaba una sobrecarga en el sistema político que hacía que países como Gran Bretaña fueran ingobernables (véase, por ejemplo, Brittan, 1975). Se esperaba que los gobiernos dieran solución a numerosos problemas a través de sus políticas y el coste de esta intervención era la bancarrota del Estado y el estancamiento económico. Por consiguiente, los grupos de presión, en vez de ser positivos por su control del Estado y por mantener el proceso democrático, estaban aumentando excesivamente el tamaño de ese mismo Estado y socavando la democracia al defender intereses particulares. Los conceptos de corporativismo y de sobrecarga inspiraron la crítica que la Nueva Derecha hizo de los grupos de presión, considerando que distorsionaban el sistema democrático. El proceso político estaba más dominado por los grupos que por los votantes y el resultado era el estancamiento económico, ya que los intereses especiales impedían que hubiera una restructuración que vulnerara sus privilegios.

La tradición política dominante en los años cincuenta y sesenta fue socavada por las incoherencias teóricas, sujeta como estaba a las críticas marxistas, elitistas y de la Nueva Derecha, y al desafío empírico que plantearon un conjunto de acontecimientos, tanto en Gran Bretaña como en los Estados Unidos. La concepción implícita de la sociedad se vio cuestionada por los acontecimientos políticos de los sesenta y setenta, mientras que el desarrollo del corporativismo hacía lo mismo con el papel positivo de los grupos de presión. Las carencias democráticas de la democracia liberal parecían mayores de lo que los más sofisticados pluralistas habían admitido y el aumento de los grupos radicales apartados del proceso de elaboración de las políticas indicaba que el poder no se hallaba ampliamente extendido. Sin embargo, estos problemas no produjeron un abandono del pluralismo sino un intento, por parte de algunos autores de esta corriente, de matizar sus modelos de poder y de interacción entre el Estado y los grupos.

Respuestas del pluralismo a sus críticos

Pluralismo reformado

l. J. Richardson y A. G. lardan (1979 y lardan y Richardson, 1987a, 1987b) han reconocido que la relación entre el Estado y los grupos de presión se ha transformado, manteniendo a la vez los principios implícitos en el pluralismo. Lo que podría llamarse «pluralismo reformado» acepta muchas de las críticas hechas al pluralismo clásico. Reconoce que las relaciones entre el gobierno y los grupos de interés están con frecuencia institucionalizadas y que se excluye a ciertos grupos del proceso de elaboración de políticas. Richardson y lardan (1979, p. 13) admiten que pocas veces hay «competencia perfecta», excepto en teoría. En el mejor de los casos la práctica presenta una situación de oligopolio y en el peor un monopolio. Un grupo intentará controlar un ministerio, lo cual puede producir clientelismo al existir unas prioridades comunes y una identificación entre el organismo gubernamental y el grupo de interés. Esto ha generado comunidades centradas en políticas (policy communities) que difuminan la distinción entre gobernados y gobernantes y en las que se produce una cooptación y una dinámica de consenso» (Richardson y Jordan, 1979, p. 57). Segú Richarson y Jordan, este modelo explica “los resultados de las políticas mejor que el análisis de la posición respecto a estas o el de la influencia parlamentaria» (Richard_ son y Jordan, 1979, p. 74).

Sin embargo, para los pluralistas reformados, la característica principal del Estado contemporáneo es su complejidad y fragmentación. El sistema de gobierno actual o halla segmentado y, aunque puedan darse relaciones cerradas e institucionalizadas en un área o sub áreas de políticas, en otras participan grupos e intereses diversos y el proceso de formulación de políticas puede ser más abierto. En el sistema de gobierno contemporáneo la «adjudicación colectiva de recursos escasos» genera conflictos entre múltiples clientelas. Para maximizar la «legitimidad y la autonomía los organismos públicos crean redes de clientelas estables, recursos de financiación y alianzas entre diversos organismos» (Laumann y Knoke, 1987, pp. 8-11).

A pesar de estos acuerdos institucionales, los pluralistas reformados no aceptan que el Estado tenga ahora un carácter corporativo. Para Richardson y Jordan el concepto de comunidades centradas en políticas debe ser flexible. Hay: flexibilidad en el sistema, no todos los grupos participan activamente en todos los aspectos de un área, ni siquiera en un campo como el de la educación, que está definido de forma tan estricta. Hay diferentes conjuntos de participantes en cada aspecto de las políticas. Mientras que unos grupos son parte integrante de la «clientela legítima» de un ministerio, para otros la coexistencia con él no es tan cómoda. Por lo tanto, no es posible enumerar definitiva y exhaustivamente los grupos de una comunidad. (Jordan, 1981, p. 105).

Esta concepción de la flexibilidad, dentro de relaciones estructuradas e institucionalizadas, lleva a Jordan el al. (1992) a señalar que, incluso áreas como la agricultura, que antes se habían considerado dominadas por relaciones muy cerradas, con un número de grupos limitado, son realmente más abiertas de lo que se había supuesto:

El número de grupos de interés consultado, la cantidad de grupos que los funcionarios del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación reconocieron que era influyente y el cambio en las tácticas de la Asociación Nacional de Agricultores en los últimos años, inducen a pensar que existe un ámbito denso y especializado en el que se formulan las políticas (lardan el al., 1992, p. 8).

El pluralismo reformado acepta que las relaciones entre los grupos y el Estado pueden estar estructuradas e institucionalizadas. Sin embargo, al mismo tiempo, intenta conservar algunos de los rasgos principales del pluralismo. Richardson y Jordan señalan que no hay monopolios de poder, que las comunidades que se centran en políticas incluyen poderes compensatorios y que el universo de los grupos de presión está muy poblado. Creen que las relaciones estructuradas se están desintegrando, haciéndose confusas y que cada vez se encuentran más abiertas a los grupos (Jordan y Richardson, 1987a, pp. 117-18).

El pluralismo reformado intenta reconocer las críticas recibidas por el pluralismo, conservando a la vez sus principales características. En vez de insistir en las formas institucionalizadas de interacción entre el Estado y los grupos, se pone el acento en la intencionalidad que tienen éstos de romperlas. Este pluralismo se refleja en la idea que tienen Richardson y Jordan del proceso consultivo: aunque admiten que, con frecuencia, se realiza de cara a la galería, hacen continuas referencias a lo fácil que resulta ser consultado, al deseo que muestran los ministerios de hacerlo y a su larga lista de consultados (Jordan Y Richardson, 1987a, p. 145). También mencionan los constreñimientos que produce el pluralismo de Whitehall y hasta qué punto los mismos grupos aparecen en diferentes comunidades centradas en políticas. De ahí que la posición de estos autores esté muy cerca de la de Truman y Dahl en lo referente a que esta repetición de los mismos grupos impide que domine uno solo. Al igual que los pluralistas clásicos, Richardson y Dardan no logran contextualizar el proceso decisorio y confunden la participación de muchos grupos en él con el hecho de que sean influyentes. Aunque los grupos sean consultados su influencia puede ser escasa y es importante comprender por qué algunos tienen más influencia que otros.

En los Estados Unidos la respuesta a las críticas contra el pluralismo clásico adoptó varias formas. Al igual que en el caso del pluralismo reformado, se produjo una aceptación de lo que McFarland (1987) denomina «pluralismo de elite». Autores como McConnell (1966) y Lowi (1969) señalaron que los grupos de productores dominaban cada vez más ciertas áreas de políticas o subgobiernos, cuyo control está en manos de un férreo triunvirato de subcomités del Congreso, organismos burocráticos y grupos de interés que son responsables de una determinada política y que vedan la entrada al área en cuestión de los grupos que amenazan sus intereses. Este es un tipo de comunidad centrada en políticas diferente al esbozado por Jordan y Richardson.

Nordlinger (1981) intentó dar una respuesta alternativa a las críticas recibidas por el pluralismo. Sostenía que las políticas no estaban necesariamente determinadas por los grupos sino que los actores públicos tenían sus propios intereses al respecto y que estaban dispuestos a defenderlos frente a las críticas de esos grupos. Por lo tanto, reconoce el papel determinante que tienen los funcionarios en los resultados de las políticas y cree que existe pluralismo dentro del Estado porque diversos funcionarios entran en conflicto con el fin de lograr sus intereses particulares.

McFarland (1987), en su matizada defensa del pluralismo, sintetiza el gobierno subsectorial y la autonomía del Estado en la «teoría triádica del poder. McFarland distingue entre triángulos férreos o «poder subgubernamental» y «tríada de poder>. Admite que las áreas de políticas pueden estar dominadas por los intereses de los productores. Sin embargo, la teoría de la tríada de poder reconoce que, aunque los productores económicos se organicen para presionar al gobierno, en ciertas situaciones habrá también poderes compensatorios que se opongan a sus intereses. Al mismo tiempo, McFarland percibe que «generalmente se supone que los organismos públicos tienen un grado de autonomía significativo» (McFarland, 1987, p. 141). De este modo, en vez de haber subgobiernos dominados, dentro de cada área de políticas, por triángulos férreos, lo que hay es una tríada compuesta por un organismo público con cierta autonomía, un grupo de productores y otro compensatorio. Posteriormente, esta unidad analítica fundamental se «complica al añadírsele factores como los legisladores, encargados presidenciales de formular las políticas y miembros de la judicatura» (McFarland, 1987, p. 141).

McFarland señala que pueden existir tríadas pero que esto no significa necesariamente que todos los intereses estén organizados. Sin embargo, puede darse el caso que los poderes compensatorios limiten el empuje de los grupos de productores y que esto aumente la autonomía de los organismos públicos. El autor indica también que la alta política -«aquella en la que se toman decisiones generales»-, los encargados presidenciales de formular políticas, pueden restringir considerablemente la autonomía de los organismos. Así, en áreas como la desregulación, la intervención de los actores presidenciales puede producir una considerable reducción del poder de los productores y, en consecuencia, un aumento del poder de la tríada. Al final del ciclo de reformas, es posible que haya un retorno al subgobierno.

Es evidente que la teoría de McFarland resulta útil para entender las relaciones entre los gobiernos y los grupos. Es una forma de pluralismo muy compleja que da cabida al poder de los productores, a las posibilidades de autonomía de los organismos y también a la capacidad que tienen otros grupos para, en determinadas circunstancias, reducir el poder de los productores y la autonomía del Estado. Sitúa la formulación de políticas en su contexto. Sus limitaciones se basan en que, a pesar de lo que propone, no es realmente una teoría del poder sino un análisis del proceso de elaboración de políticas que sólo puede aplicarse a determinadas situaciones. Además, tiene poca relación con el pluralismo y su análisis de dicho proceso se acerca más al de un punto de vista elitista. El «neopluralismo» es un desarrollo alternativo del pluralismo.

Neopluralismo

El enfoque denominado neopluralismo constituye una respuesta más radical a las críticas recibidas por el pluralismo. Este enfoque se desarrolló por primera vez en los Estados Unidos, al reconocerse que los grupos empresariales solían ocupar una posición de privilegio respecto a otros grupos y que disponían de ciertas ventajas frente al consumidor y al mercado (Dunleavy y O'Leary, 1987, p. 275). McConnell desarrolló la idea de que las «principales corporaciones empresariales de los Estados Unidos ejercen mucho poder. En virtud de este poder y de las necesidades económicas de la guerra se establecieron relaciones muy próximas entre el empresariado y el gobierno. Por consiguiente, una parte significativa del segundo estaba dominada por los intereses del primero (McConnell, 1967, p. 129). Para los neopluralistas, los poderes compensatorios no bastan para controlar los intereses de los grupos empresariales (Dahl, 1982, p. 51).

La principal aportación a la teoría neopluralista la hizo un representante del pluralismo clásico, Charles Lindblom, para quien existen dos factores importantes que hacen que el empresariado disfrute de ventajas. En primer lugar, el gobierno, al depender del progreso económico, tiende a incentivar al empresariado y a concederle ventajas. El hecho de que sea un requisito satisfacer las necesidades de los grupos empresariales significa que éstos logran «una posición privilegiada en el gobierno» (Lindblom, 1977, p. 175). En segundo lugar, en una economía de mercado, el empresariado toma muchas decisiones en lo referente a las inversiones y el empleo pero, a pesar del impacto que éstas tienen en la vida de la gente, no se hallan sujetas a controles democráticos (Lindblom, 1977, p. 172).

Estos factores llevaron a Lindblom a argumentar que el empresariado no necesita servirse de los habituales métodos de presión de otros grupos porque se beneficia del poder de las estructuras:

Cualquier funcionario del gobierno que comprenda los requisitos de su cargo y las responsabilidades que los sistemas de mercado depositan en los hombres de negocios concederá a éstos un lugar privilegiado. No es necesario sobornarle, embaucarle o presionarle para que lo haga. Tampoco tiene por que ser un admirador incondicional del empresariado. Simplemente entiende que, como es fácil de apreciar, los asuntos públicos en los sistemas de mercado están en manos de dos grupos dirigentes, gobierno y empresarios, que deben colaborar, y que para que el sistema funcione el liderazgo del primero debe someterse con frecuencia al de los segundos (LindbIOm, 1977, p. 175).



La importancia del empresariado para el gobierno significa que éste responde automáticamente a los intereses de aquél. El poder es más estructural que observable, de forma que la posición de Lindblom le sitúa más cerca de algunos marxistas que de los pluralistas. Reconoce que el poder puede ejercerse de forma no observable a través de las estructuras, de la ideología o previendo reacciones.

Sin embargo, el neopluralismo todavía tiene algunas de las características del pluralismo clásico. Sigue recalcando la importancia de los grupos y la existencia de áreas en las que el proceso de elaboración de políticas es más competitivo. Lindblom distingue entre los grandes problemas, que suelen estar cerrados al público y que afectan a los intereses fundamentales de la sociedad, y los problemas secundarios, que no son cruciales para el Estado o no representan un interés económico clave, y en los que el proceso de elaboración de políticas es más competitivo (Lindblom, 1977, p. 142). Así, el neopluralismo ofrece una compleja y sofisticada idea del Estado contemporáneo. Reconoce que el capital tiene privilegios pero que no domina completamente el proceso de elaboración de las políticas. Se podría señalar que este análisis del poder en el Estado contemporáneo es mucho más realista que el del pluralismo clásico.

A pesar de todo, el neopluralismo presenta ciertos problemas. Tiende a considerar al empresariado como algo unitario y de forma simplista. No especifica ni las divisiones ni los conflictos que existen dentro de él y, por tanto, la noción de veto empresarial resulta excesivamente simple. Por consiguiente, no precisa realmente cuál es la naturaleza del poder de las estructuras ni cómo funcionan (Marsh, 1983, p. 7). Vogel señala la decadencia del poder empresarial desde los años sesenta y que, con la aparición de grupos de interés público como los consumidores y los ecologistas, los grupos empresariales no parecen tener tanto éxito a la hora de vetar políticas (Vogel, 1989).

Quizá lo más importante del neopluralismo sea que representa la convergencia del pluralismo y el marxismo (véase el capítulo 14 de este libro). Los cambios en las sociedades industriales contemporáneas y la caída del comunismo en Europa del Este han producido un cuestionamiento de las fronteras tradicionales de la ciencia política. Hasta cierto punto, el pluralismo se ha visto revitalizado por tradiciones políticas radicales como el postmodernismo, que buscan, en parte, una alternativa teórica al marxismo.

El postmodernismo: ¿un redescubrimiento del pluralismo?

Una de las grandes ironías de la ciencia política es que, mientras que pluralista clásicos como Dahl y Lindblom se decantan por posturas cercanas al marxismo, algunos «postmarxistas» y postmodernos están redescubriendo algunos de los argumentos principales del pluralismo.

De nuevo, los acontecimientos históricos han influido en el desarrollo del pluralismo. La crisis del marxismo, producida por la caída del comunismo, ha llevado a algunos marxistas a reconsiderar la importancia de la democracia parlamentaria y la necesidad de aceptar la diversidad y la pluralidad en la sociedad civil (Hindess, 1980). Los marxistas también se han mostrado dispuestos a admitir que el Estado no es un monolito uniforme. Lo consideran conflictivo, fragmentario y, por tanto, abierto a un amplio abanico de intereses que no sólo son los empresariales (Jessop, 1990). Por consiguiente, algunos marxistas han dejado de privilegiar a los grupos de clase en sus análisis y se han mostrado dispuestos a reconocer que los que representan otros intereses pueden tener cierta influencia en los resultados de las políticas. De hecho, Jessop (1990, p. 248-9) utiliza el término «marxistas pluralistas».

Los defensores del postmodernismo y de la democracia radical han llevado aún más lejos el resurgir del pluralismo. Muchos postmodernos rechazan lo que consideran creencia marxista en una única verdad o explicación, así como su tendencia a considerar que las clases tienen características inherentes. A menudo, sus ideas reflejan muchas de las preocupaciones del pluralismo (McLennan, 1989). Como señala MeClure (1992, p. 114): «esta última encarnación del pluralismo tiene ciertas similitudes con sus antecesoras». En realidad, Hirst (1990, p. 47) afirma que en el pluralismo clásico hay muchas cosas que merece la pena salvar e indica que éste puede ofrecer un modelo de funcionamiento de las democracias liberales mucho más preciso que el del marxismo:

El pluralismo ofrece un marco teórico que puede dar cabida tanto a desigualdades considerables de raíz socio económica como a medidas significativas de la difusión del poder y de la influencia. También ofrece indicadores de los posibles métodos de reforma que reducirían la desigualdad y permitirían que aumentara la influencia y el poder de los estratos no adinerados (Hirst, 1990, p. 47).

Hay ciertas áreas en las que el pluralismo de la democracia radical y el clásico se solapan. Ambos recelan del Estado y consideran que las organizaciones voluntarias son deseables para controlarlo y como mecanismos alternativos de distribución de los bienes públicos. Estas organizaciones se han articulado oponiéndose críticamente a las concepciones unitarias, monolíticas y totalizadoras del ámbito político, especialmente en la medida en que Suponen que existe algún tipo de organismo con una soberanía singular o única que supervisa o determina los procesos políticos y/o las relaciones sociales (McClure, 1992, p. 115).

En consecuencia, aceptan que no puede haber una organización que tenga el monopolio del conocimiento. Wainwright (1993) subraya que el conocimiento se construye socialmente, que es imposible que una única persona, grupo o partido lo sepan todo, y que el conocimiento puede organizarse de diversas maneras. Lo ideal sería que el conocimiento perdiera su halo de misterio y se desarrollara de forma pluralista a través de un abanico de movimientos sociales. En este sentido, para la democracia resulta imprescindible su firme creencia en la riqueza de la sociedad civil y en la importancia de los movimientos sociales como medio para controlar y evitar las tendencias monopolísticas del Estado. Al igual que los pluralistas clásicos, los demócratas radicales consideran que los movimientos sociales son cruciales para la sociedad. La sociedad civil es compleja, plural y sus individuos pertenecen a una gran variedad de grupos sociales cuya razón de ser no es otra que desarrollarse por medio de la lucha y la interacción social (McClure, 1992, p. 115). Wainwright considera que los movimientos sociales que han surgido desde los primeros años setenta han cuestionado la posición tradicional de los movimientos socialdemócratas y que son una fuente importante de cambio social (Wainwright, 1993, p. 193).

Sin embargo, a diferencia del pluralismo de los cincuenta y sesenta, éste no pretende ser un retrato realista de la sociedad sino una crítica radical de la distribución del poder en las sociedades capitalistas que ofrezca la alternativa de una política participativa y comunitaria (Phillips, 1993). Además hay diferencias sustanciales entre la epistemología del pluralismo radical y la del pluralismo clásico. Este, con su método positivista, sostiene que existe una verdad objetiva, mientras que los demócratas radicales son relativistas extremos para los que la realidad social se construye socialmente y está sujeta a diversas interpretaciones, ninguna de las cuales es, en sí misma, más valiosa que las otras.

A pesar de todo, los demócratas radicales cometen algunos errores parecidos a los de los pluralistas clásicos. No llegan a desarrollar una teoría convincente del Estado porque no conceptualizan su relación con la sociedad civil y, por tanto, no son muy eficaces al plantear indicaciones prácticas que superen su poder. Esto conduce, al igual que en el pluralismo clásico, a subrayar demasiado el papel de los grupos sociales (o movimientos sociales). Toda esperanza de cambio social y de una alternativa radical se encomienda a estos movimientos, que pueden provocar un cambio drástico. Sin embargo, no se explica suficientemente el papel del Estado a la hora de definir y limitar a estos grupos que, además, reclaman una politización radical de la sociedad que pueda salvaguardar sus diferencias. Pero ¿se permitirá a todos los intereses sociales que se desarrollen? y ¿quién protegerá los intereses de las minorías en una sociedad muy politizada y con un gobierno débil?

Conclusión

El problema principal que se presenta al analizar el pluralismo es que no existe una única teoría pluralista. Con frecuencia, esta corriente es tímidamente ateórica y, por lo tanto, sus presupuestos están más implícitos que explícitos (véase lardan, 1990), lo cual produce una gran confusión entre los pluralistas y entre sus críticos acerca de lo que es el pluralismo y lo que pretende hacer. Al mismo tiempo, esta corriente, que tiene Un carácter descriptivo, prescriptivo y normativo, ha recibido una gran influencia de su medio histórico y social, pues se desarrolló dentro de un sistema determinado y se ha transformado considerablemente a partir de las circunstancias sociales y políticas.

A pesar de esta confusión, el pluralismo da pistas útiles para el análisis de la sociedad contemporánea. A diferencia del marxismo y del elitismo, es consciente de la necesidad de entender la complejidad de la sociedad contemporánea y sus consecuencias para el Estado y los grupos. Las democracias liberales actuales son complejas y difíciles de gobernar y no resulta fácil sostener el argumento de que el conjunto de la sociedad esté dominado por una clase o grupo determinado. ¿Están los grupos o clases lo suficientemente unificados para gobernar, e incluso si lo están, tienen la capacidad de hacerlo en sociedades muy informadas y atravesadas por diferentes líneas de fractura social y económica?

Sin embargo, puede que la sociedad sea compleja y que carezca de una clase dominante pero esto no significa que el poder esté muy disperso. Sin duda es cierto, tal y como señalan los pluralistas reformados, que la elaboración de las políticas en las sociedades democráticas liberales está segmentada, ya que en cada área prevalecen intereses diferentes. También está claro, como indican los neopluralistas, que hay algunos grupos en la sociedad contemporánea que disponen de recursos para dominar ciertas áreas de la elaboración de políticas. Existe una parcelación social y el acceso al proceso político en algunas de esas áreas clave está muy restringido.

En cierto sentido, el problema de los pluralistas es epistemológico y metodológico. Aunque con frecuencia pueden producir material empírico útil, el hecho de que se concentren en lo observable significa que son incapaces de explicar lo que es ideológico o estructural porque estos factores no se distinguen a simple vista. Los límites del pluralismo no residen en su indicación de que el poder es un fenómeno complejo sino en su falta de análisis del contexto en el que se toman las decisiones y del modo en que éstas favorecen unos intereses y no otros.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal