El proceso de investigación en la metodología cualitativa. El enfoque participativo y la investigación accion. Dra. C. Esther Báxter Pérez, Investigadora Auxiliar Instituto Central de Ciencias Pedagógicas



Descargar 86.09 Kb.
Fecha de conversión27.10.2018
Tamaño86.09 Kb.
TOMADO DEL LIBRO METODOLOGIA DE LA INVESTIGACION EDUCATIVA: DESAFIOS Y POLEMICAS ACTUALES. COLECTIVO DE AUTORES. EDITORIAL FELIX VARELA. 2003
EL PROCESO DE INVESTIGACIÓN EN LA METODOLOGÍA CUALITATIVA. EL ENFOQUE PARTICIPATIVO Y LA INVESTIGACIÓN ACCION.
Dra.C. Esther Báxter Pérez, Investigadora Auxiliar

Instituto Central de Ciencias Pedagógicas

Las peculiaridades distintivas del proceso investigativo en un enfoque eminentemente cualitativo se manifiestan en:




  • Posición paradigmática investigativa: inductivo-interpretativa.

  • La dinámica del proceso investigativo es en “cascada”, en dependencia de la situación y de las recogidas de los datos, los cuales generan problemas, cuestionamientos y reformulaciones a tenor de nuevos datos, sobre la base de un proceso de acción-reflexión.

  • Prevalece el razonamiento lógico.

  • Los métodos se van realmente aprendiendo en la práctica. Utilizando una expresión de Antonio Machado sobre ellas: “caminante no hay camino, se hace camino al andar”.



Técnicas cualitativas para la recogida de datos

Directivas o interactivas:

a) Observación participante.

b) Observación no participante.

c) Entrevista cualitativa.

d) Entrevista en profundidad.

e) Historia de vida.


  1. Encuestas de confirmación.

Indirectas o no interactivas




  1. Análisis de contenido: documentos oficiales, documentos personales.

  2. Análisis de materiales: fotográficos, diarios, cartas, casetes.



El análisis de los datos

La triangulación como una de las técnicas más empleadas para el procesamiento de los datos en las investigaciones cualitativas.


Recogida de datos desde distintos ángulos para compararlos y contrastarlos entre sí. Control cruzado entre diferentes fuentes de datos:


  • Personas.

  • Instrumentos.

  • Documentos.

  • Teorías.

  • Métodos.

  • Combinación de ellos.

De lo anterior se deriva el poder emplear diferentes tipos de triangulación:



  • Triangulación de fuentes o recogida de información de diversas procedencias, profesores, alumnos, padres, materiales, documentos, etcétera.

  • Triangulación de evaluadores o realización de estudios por parte de distintos sujetos (investigadores, observadores, actores y otros).

  • Triangulación metodologica (diferentes métodos y técnicas, o utilización de diversas estrategias metodológicas (cuantitativas o bien cualitativas).

  • Triangulación temporal, lo que supone el estudio en distintos momentos y circunstancias.

  • Triangulación espacial, o realización del estudio en diferentes regiones, barrios, culturas o lugares del centro (aula, patio, biblioteca).

  • Triangulación teórica.



Técnicas de triangulación de mayor frecuencia de utilización




TRIANGULACION





Triangulación de evaluadores

Triangulación de fuentes


Triangulación temporal

Triangulación metodológica



Triangulación teórica

Triangulación espacial



ANÁLISIS DE CONTENIDO



  • Determinación de la amplitud del análisis (población completa o una muestra).

  • Concreción de la unidad de análisis (palabra, oración, frase, texto, tema).

  • Identificación, selección y estructuración de las categorías de análisis.

  • Codificación de los datos (cuando estos son numéricos, se tabulan y cuantifican).

  • Análisis estadísticos, en su caso.



El enfoque participativo

El enfoque participativo se suele contraponer a los efectuados tradicionalmente; en este se trata de una aproximación a la realidad en que la población encuestada deja de ser considerada como objeto pasivo para contribuir a la praxis social. A la vez que se hace hincapié en una rigurosa búsqueda de conocimientos, en un proceso abierto al trabajo y a la vida, una experiencia vivida en la búsqueda de una transformación de la sociedad y de la cultura, con objetivos sucesivos y parcialmente coincidentes.


Constituye un proceso en que la población objeto de estudio interviene en la identificación de sus necesidades y en su interpretación teórica, en el diseño de la investigación y en la recolección de los datos.
Lo más importante es que la población participa en el análisis e interpretación de los resultados y en la búsqueda de soluciones a sus problemas, que ella misma quiere estudiar y resolver.
En el artículo “Investigación-acción-participativa: una opción metodologica” de Víctor Glorgí (Uruguay), se señala que durante muchos años, en las ciencias sociales predominó la idea de que la cientificidad estaba dada por su parecido con las ciencias naturales, a las que se tomaba como modelo e ideal a alcanzar.
Esto implicó el traslado de la relación sujeto-conocedor-objeto de conocimiento, propio de las ciencias naturales (que estudia sujetos, objetos naturales) a las ciencias humanas (que estudia sujetos, personas), considerando a los seres humanos como objetos de estudio y a sus comportamientos, fenómenos susceptibles de controlar por el científico.
En la década del 60 se produce en América Latina un fecundo movimiento intelectual que recoge los aportes de diversos pensadores y cuestiona la legitimidad de los criterios, hasta entonces dominantes en el ámbito de las ciencias sociales. Sus raíces se pueden encontrar en la Teología de la liberación, en las experiencias pedagógicas de Paulo Freyre y en la reinterpretación, desde la práctica social latinoamericana de los aportes de Marx, Gramsci y Mariátegui, entre otros.
Según Georgí la historia del pensamiento humano nos muestra que una teoría transformadora no surge de la nada. La ciencia no es una revelación ni un producto del accionar colectivo. La ciencia social busca reelaborar, comprender, sistematizar, confrontar críticamente lo que ya está presente en la práctica de los distintos sectores sociales; de ahí que la materia prima de las elaboraciones científicas e intelectuales en el campo de las ciencias sociales, son los hechos y procesos protagonizados por los “sujetos histórico-colectivos” que interactúan en su práctica social.
Al entender la investigación, como una producción social de conocimientos, es posible entonces aplicar a su análisis las mismas categorías que aplicamos a los procesos de producción de bienes materiales.
Las investigaciones realizadas en las ciencias sociales, en su mayoría, evidencian un conocimiento acumulado por los académicos y especialistas de estas ciencias. Lo que no se revierte en autocnocimiento, autorreflexión y autoanálisis por parte de los sujetos (individuales y colectivos) que fueron objeto de estudio; esto a nuestro juicio, constituye el punto de partida de una nueva propuesta: la investigación-acción-participativa.
Entre los objetivos que se persiguen en este sentido están los siguientes:

  • Analizar la realidad.

  • Recuperar la historia.

  • Interrogarse acerca de sus causas.

  • Realizar propuestas de transformaciones.

  • Organizarse para ejecutarlas.

  • Protagonizar las acciones.

  • Analizar crítica y sistemáticamente lo logrado.

  • Proponerse nuevas metas.

El proceso creador de conocimiento está en manos de los propios protagonistas de la práctica social, de ahí que la investigación, educación y praxis transformadora aparecen como momentos dialécticamente relacionados.


Este enfoque no es un método alternativo de investigación comparable con la encuesta, la observación, el estudio de casos, o cualquier otro tipo cuantitativo o cualitativo de investigación, sino que se propone ser una herramienta intelectual de transformación social, que de manera simultánea, procura descubrir, educar y organizar a los sectores populares en torno a problemas sentidos como propios.
Constituye toda una estrategia de conocimiento-transformación, en cuyo marco se podrá recurrir tácticamente a los instrumentos clásicos de investigación, así como a las formas tradicionales de producción de conocimiento popular, y a otros recursos originales en función de los objetivos propuestos.
En el Simposio Mundial de Cartagena (1977), Orlando Fals Borda al referirse a la investigación-acción-participativa señala que esta es una metodología dentro de un proceso vivencial para los grupos de base, proceso que incluye, simultáneamente, educación de adultos, investigación científica y acción política, en el cual considera el análisis crítico, el diagnóstico de situaciones y la práctica, como fuentes de conocimiento.
Esta propuesta resulta controvertida, tanto entre investigadores académicos como entre militantes de los movimientos sociales y políticos. En los primeros se dan reacciones de quienes se aferran al mejor estilo de hacer ciencias, defendiendo el modelo positivista, otros la critican o ven con interés la propuesta, la toman como problema y se plantean sus relaciones con la investigación pura.
Todo gira alrededor de lo siguiente:

  • ¿Cuál es la relación de esta forma de generar conocimiento con el utilizando en la investigación social clásica?

  • ¿Cómo se integran los descubrimientos de la investigación-acción-participativa con el conocimiento teórico acumulado?

La respuesta sería, que la relación no es antagónica sino de complementación, por cuanto no es posible dejar de conocer lo acumulado como saber hasta ahora en el campo de las ciencias sociales; es poner lo mejor de estas al servicio de los sectores populares. No significa solamente una socialización del proceso de conocimiento, sino compartir los aportes de las ciencias que permitan un mejor análisis, reflexión y comprensión de las realidades concretas en las que el sujeto vive.


Muchas veces, será valioso durante el análisis y la discusión colectiva de la temática investigativa, aportar información teórica, relacionada con el objeto investigado, de forma que ayude al análisis que se está realizando. Además, resulta importante también la instrumentación adecuada para la sistematización de las experiencias; para lo cual es necesario tener en cuenta a quién o a quiénes queremos hacer llegar los resultados o descubrimientos obtenidos.
Los primeros serán el propio grupo o comunidad participante del proceso, u otros grupos con características similares, y otros serán la comunidad científica, a los que queremos transmitir los hallazgos y las elaboraciones realizadas participativamente, con el fin de que puedan confrontarlos con sus teorías y métodos de hacer ciencia.
Esto requiere la existencia de un lenguaje adecuado para cada caso, donde es posible utilizar para unos, imágenes y símbolos; para otros combinación de textos breves con dibujos; redacción clara y concreta para determinado destinatario y en el caso de que sea para intelectuales y científicos, será necesario un material que posea un plano teórico-conceptual más complejo.
Otra crítica que realizan los investigadores a las experiencias de investigación participativa, es el análisis que se pone en los aspectos educativos (concientización, educación popular) y políticos (organización, acción transformadora), en detrimento de lo estrictamente investigativo.
En el planteo de la investigación-acción (según Kurt Lewin) se rompía el modelo tradicional de investigador –conocer para luego plantear- se accionar; es decir, se conoce y se opera extrayendo de esta acción un nuevo conocimiento.
En la investigación-acción-participativa, se incorpora el protagonismo de los sujetos al proceso. Dentro de esta concepción no se pone énfasis en el producto final de la investigación, sino que se transforma la percepción de la realidad de parte de los sujetos y la forma de situarse frente a ella.
La investigación-acción-participativa apunta a generar un conocimiento cualitativamente diferente al de la investigación clásica. Constituye una estrategia de conocimiento-transformación, que puede incluir como herramientas situacionales a las técnicas de investigación clásicas, tales como: encuestas, observación, censos., entrevistas, comparaciones de casos, etc. Su esencia, su rasgo distintivo, radica en el proceso de descubrimiento de la realidad por parte de los sujetos que la protagonizan, en la aproximación (por parte de ellos) del saber obtenido.
No es un conocimiento puro, abstracto, sino un conocimiento válido como diagnóstico de una situación, referido a una problemática sentida como propia por el grupo, que se legítima como instrumento transformador en la praxis. No se debe centrar su análisis en el producto final sin tener en cuenta la transformación que el proceso implica para el grupo o comunidad que lo protagoniza.

La investigación-acción



Breve recuento histórico
Constituye una estrategia investigativa que tiene su origen en el trabajo de posguerra de Kurt Lewin denominado investigación operativa que desarrolló en la época de la contienda. Sin embargo es en la década del 70, cuando su teorización académica cobra un gran impulso significativo para justificar sus métodos.
El modelo de origen de Lewin se basa en un ciclo (o espiral) de descubrimiento conceptual, planificación y ejecución y actividades evaluativas, en donde este esquema de exigencias operativas formales en el agente primario de cambio, era el investigador y no el investigado.
Hasta fecha bastante reciente, las teorías de la investigación-acción estaban forjadas dentro de un paradigma positivista de aplicación (no obstante declararse sensible a las contingencias de la acción), es decir, predominando el conocimiento objetivo del mundo social exterior y dejando marginado el conocimiento subjetivo que está inmerso, tanto en el investigador, el investigado, el contexto de su acción como en sus relaciones.
N. Sanford esboza un modelo de investigación-acción en el que las preguntas que deben formularse son multidisciplinarias, prácticas y abiertas y están centradas en los problemas. La acción consiste en informar al cliente, con el propósito de promover el desarrollo individual en los sujetos investigados).
S. W. Gouldner en 1957 argumenta, desde el punto de vista teórico que cualquier ciencia social aplicada debe considerar aquellos valores no profesionales que orientan las prácticas que no son en sí mismas científicas y que el investigador debiera tener en cuenta, pero sin estar obligado a incorporarlas a los métodos de la ciencia social en que se fundamenta.
Sin embargo, como el interés en la aplicación estriba en el cambio, el investigador tiene que identificar en su investigación (aplicada) las variables susceptibles de cambio, es decir, aquellas que pueden controlarse (y no necesariamente las variables que la teoría considera poseen el mayo poder de predicción), sobre la base de la hipótesis no profesional de identificar aquellas acciones que predominan consecuencias negativas o no anticipadas y son estas acciones las que requieren un cambio.
P. Clark aporta que, el juicio de aquello que debe considerarse conocimiento válido en la investigación-acción es el grado en que se relaciona con la hipótesis no profesional, en el sentido de encontrar el modo de vincular las comprensiones del investigador con las de sus patrocinadores. Lo que se pretende aquí, es concebir la investigación-acción como un medio de conectar el conocimiento proposicional formal con el conocimiento experimental. Es decir, comprobar hipótesis formales mientras, al mismo tiempo se plantean los problemas tal como son definidos por los profesionales.
Se entiende por hipótesis no profesionales aquellas surgidas de los investigados como miembros activos del colectivo que investiga. Son empíricas, o sea, no se apoyan en una teoría.
El tipo de teoría utilizada, digamos, por los docentes en ejercicio es parte de la problemática de la investigación-acción. No se pretende utilizar una sola teoría, sino de un conjunto de comprensiones pragmáticas y situacionales de lo que es necesario para hacer las cosas (teoría no formal como algunos autores la denominan). Lo que importa no es la consistencia lógica de la teoría, sino que las comprensión que logre, permitan realmente actuar consecuentemente.
R. N. Rapoport por otra parte, considera que las comprensiones existentes de la investigación-acción, se centran demasiado exclusivamente en la existencia de un cliente con un problema que debe resolverse y, por tanto, la identificación de la problemática de la investigación-acción ha consistido en asegurarse los medios de investigación para resolver un problema radicado en un cliente.
Según él “La investigación-acción pretende contribuir, tanto a los intereses prácticos de las personas en una situación problemática inmediata como a las metas de la ciencia social, mediante una colaboración conjunta dentro de un marco ético mutuamente aceptable”.1
Visto así, se evidencia que, por una parte, la investigación-acción, al servir a sus propósitos, se aleja de la acción (como factor de cambio) y por otra, se orienta hacia el tipo de acción que no está informada teóricamente y no posee un carácter científico acumulativo.
N. K. Denzin plantea un enfoque más renovador de la investigación-acción, al valorar con bastante profundidad la naturaleza de las relaciones entre las actividades del investigador y las del investigado.
Afirma que la conceptualización de los objetos investigables y la determinación de los métodos de investigación son en sí mismos maneras de actuación sobre un entorno para convertirlo en significativo para la acción.
Al trabajar dentro de un paradigma interpretativo (Usher le llama de “interaccionismo simbólico”) él exige que el investigador “asuma el papel del otro actuante” para comprender las concepciones cotidianas de la realidad que tienen los actores que están dentro del problema estudiado y que, por tanto, gobiernan sus prácticas.
Sin embargo, no deja esta interacción a la empiria espontánea, sino que plantea que es necesario “...mantener la distinción entre las concepciones cotidianas y científicas de la realidad”.2
Por último, G. I. Susman apunta que el punto central de la investigación-acción en cualquier contexto organizativo corresponde a problemas concretos más que a problemas planteados por la teoría formal, independientemente que el investigador se preocupe por la teoría y los investigados por el problema, ya que la esencia procesal radica en la elaboración de una representación conceptual de los problemas y el contexto en que se plantean; contexto este donde se refleje el sistema de variables actuantes interrelacionadas.
La solución teórica del problema se realiza mediante el proceso de observación y razonamiento y luego es comprobada mediante la acción, que constituye la tentativa de poner en práctica la solución.
En la práctica investigativa, Susman se aferra al procedimiento de diseñar su estrategia, para obtener un conocimiento dentro de organizaciones académicas y en consecuencia crea las condiciones óptimas para su uso.
Independientemente de los aportes a la conceptualización de la investigación-acción de estos autores, sus bases positivistas, no les permiten llegar al criterio de considerar las posibilidades de que los investigadores (objeto) puedan realizar sus propias investigaciones y ser objeto-sujeto de la solución de sus problemas, actores de sus propios cambios.

Posiciones actuales

D. Ebburt, define la investigación-acción como el “...estudio sistemático de tentativa de cambiar y mejorar la práctica educativa por parte de grupos de participantes mediante sus mismas acciones práctica y a través de sus propias reflexiones sobre los efectos de esas acciones”.3


Esta definición refleja en cierta medida, algunos de los aspectos esenciales que caracterizan a la investigación-acción:

  1. Se ejecuta por docentes en ejercicio, investigadores en prácticas docentes o ambos integrados.

  2. Se interesa tanto por comprender, como por cambiar situaciones específicas.

En este sentido se parte del criterio de que, los investigadores aislados (no están en la situación ni son parte de ella) no están en posición de hacer una cosa ni la otra, es decir, comprender y cambiar, pues no pueden compartir la teoría no formal de los profesores, ni poseer los conocimientos situacionales esenciales para el cambio.

Al estar al margen de la situación, no están en condiciones óptimas para ver a través de la investigación, todas sus posibles consecuencias y no son capaces de actuar con sentimiento de pertenencia, legitimidad o comprometimiento en situaciones, poniendo en peligro el éxito y la validez de la investigación.



  1. Perfeccionar la práctica a través de la transformación de la situación práctica.

  2. La existencia de una interacción entre comprensión y cambio: la comprensión está orientada por el interés en el cambio y el propio cambio incrementa la comprensión.

  3. La reflexión (sobre efectos de las acciones) constituye un aspecto esencial de la investigación-acción como investigación.

El proceso investigativo se manifiesta como una espiral, donde la acción es seguida de la reflexión y tras una mayor comprensión se suceden más acciones y reflexiones. La reflexión posee intencionalidad, basada en la situación y ello conlleva una nueva acción.

  1. La reflexión práctica está inevitablemente cargada de valores. Acciones y comprensiones se intersecan siempre, no solo por lo que es posible, sino también por lo que resulta deseable y así los fines hacia los que se dirige la acción y los medios empleados para lograrlos, están implicados dentro de los marcos de valores.

  2. La investigación-acción no utiliza un modelo hipotético-deductivo sino uno fundamentado en donde las hipótesis emergen durante la investigación y están sometidas a cambios mientras estas se producen (modelo hipotético inductivo-participativo o interpretativo).


Características de la investigación-acción (según R. Usher e I. Bryant, 1992)
Orientada hacia el futuro. No está limitada al descubrimiento o a la explicación de situaciones existentes o pasadas, sino que informa los propios procesos de planificación de los problemas en ejercicio.
Colaboradora. Destaca la interdependencia y la exigencia de una diáfana aclaración mutua de valores entre investigadores y docentes en ejercicio.
Evolutiva. Al constituir competencias que mejore la comunicación y la resolución de problemas.
Genera una teoría basada en la acción. Ni la teoría del profesor en ejercicio ni una teoría formal, sino la consecuencia conjunta de la actuación sobre teorías y la teorización de acciones.
Agnóstica. (Incognoscibilidad del mundo, aunque en este caso se limita al desconocimiento previo de los factores incidentes). Los métodos se generan durante el propio proceso de investigación y no pueden especificarse de antemano. Son instrumentos en los que se examinan los momentos específicos de la acción; otros momentos requerirán sus propios instrumentos contextualmente adecuados.
Situacional. Reconoce la situacionalidad de todo conocimiento y su propia situación. Las acciones no solo cambian las situaciones sino que modifican el conocimiento de estas.
Continuidad de acción. No es posible entender simplemente las acciones como acontecimientos aislados. Poseen tanto una historia como una intencionalidad.
I TEORIA I / / / / / / / / / / / / / / PRACTICA

I (Práctica / / / / / / / / / / / / / / / (Teoría

académica) / / / / / / / / / / / / / / / no formal)

Investigación-acción



La investigación-acción como práctica reflexiva

La investigación-acción se interesa, como se ha expresado con anterioridad, al mismo tiempo por la teorización de la práctica como por la práctica de la teorización, por lo cual se puede decir, que al examinar en acción las propias teorías no formales empleadas (teoría en acción), se llegan a conocer mejor las estructuras, las reglas y los supuestos que gobiernan las actividades del investigador y de los profesores en ejercicio (autoinvestigados), convirtiéndose así, el investigador de la acción, en un profesor reflexivo.


Según J. Habermas el proceso de la investigación-acción debe tratar de integrar la explicación causal y de autocomprensión en un proceso de autorreflexión orientada.
La reflexión es orientada mediante el reconocimiento y la aceptación de las explicaciones causales. Según sus criterios, el proceso sería aquel en donde (yo) pensara que estaba haciendo (x) por causa de la razón (y), pero en el que se (me) brinda una explicación (z), que considera (mi) acción (significado subjetivo) como consecuencia de factores ideológicos (subjetivos) de los que (soy) enteramente inconsciente. Si acepto ahora (z), reconozco que mi anterior comprensión (y) ya no resulta adecuada en sí misma. La explicación causal (z) es ahora tomada en consideración junto con mi autorreflexión (y), ambas pueden contribuir al proceso de autorreflexión.
La esencia de este proceso reflexivo, comprensivo y autorreflexivo está dado por la investigación-acción que es una forma de indagación en la situacionalidad que es a su vez, situacional y ello condiciona el proceso de actuación, regulado por la continúa comprensión, análisis y valoración de las variaciones de cada situación.

Exigencias teóricas de la investigación-acción



¿Qué aspectos reviste una genuina teoría de la investigación-acción?
Atendiendo a las diferentes experiencias acumuladas por distintos autores, esta pregunta, siguiendo los criterios de R. Usher, pudiera contestarse de la forma siguiente:

  • No prescribe de antemano una acción investigadora específica.

  • Supone una búsqueda interactiva de las condiciones limitadoras de su propia acción.

  • Requiere una teoría de las posibilidades de la acción.

  • Exige una investigación recíproca entre participantes de opiniones diferentes.

  • No es prometedora en el sentido de garantizar ciertos resultados, sino en términos de valor educativo de su propio proceso.

  • Encarna una contingencia en vez de una teoría determinada de la acción humana y se muestra cautelosamente ecléctica.

  • Posee una concepción activista de la construcción del conocimiento.

  • Su teoría de acción es una teoría de su propia acción en relación con las acciones de otros que no intervienen como participantes.

  • Tiene una teoría de la relación entre conocimiento interno y conocimiento externo.

  • Identifica la situacionalidad de su propio conocimiento en relación con otros conocimientos situacionales.

  • Posee los medios de reflexionar sobre sus propias reivindicaciones de la verdad en términos de su situacionalidad y de su validez experimental.

  • Exige la manifestación de una consagración a la práctica reflexiva que en principio es abierta.

  • Identifica por sí misma las circunstancias en que cualquier teoría formal de la conducta puede proporcionar explicaciones relevantes de esta y/o ser una guía para la acción.

  • No se muestra ni optimista ni pesimista sino prudente.

  • Es conscientemente crítica, pero no hasta el punto de predisponer su propia acción.

Algunas consideraciones sobre la razón de la relevancia actual de la investigación-acción en las ciencias sociales y en específico, en la educación




  • El hecho de que en la actualidad exista una gran discusión teórica sobre la idoneidad del paradigma de las ciencias naturales para ser utilizado como modelo en las ciencias sociales, teniendo en cuenta que este posee inherentemente una tendencia conservadora en el sentido de que el conocimiento se considera siempre como algo al margen de la práctica social, cuya validez nunca es cuestión de consenso social de correspondencia con la verdad y de reflejo exacto de la realidad, propicia un marco favorable para la introducción de la investigación-acción al sustentar esta una teoría basada en la acción.

Sin embargo, conceptos como racionalidad, verdad y realidad según Berstein, deben ser comprendidos en relación con un esquema conceptual específico, un marco teórico, un paradigma, una forma de vida, una sociedad o cultura, de lo que se deriva, que todo conocimiento resulta ser relativo a determinados marcos de entendimiento que son contingente y contextuales.

  • Los fenómenos de las ciencias sociales, donde la actividad (acción) del hombre constituye su esencia, están conformados por elementos de carácter objetivos y subjetivos que tienen que ser interpretados y comprendidos en contraste con la exigencia explicativa de las ciencias naturales.

Esta acción del individuo siempre cuenta con un significado subjetivo que requiere interpretación dentro del contexto social en que está inmerso, de aquí la necesidad de utilizar un paradigma interpretativo que no se preocupe por el descubrimientos de regularidades semejantes a leyes, sino por entender la vida social, teniendo como fundamento que las interpretaciones siempre van más allá de los hechos como significado inamovible.

En la investigación-acción, la interpretación esta localizada en las propias situaciones y dentro de un contexto y una perspectiva particular.

Por otra parte, lo subjetivo solo puede ser entendido en términos de su situación dentro de un contexto social determinado, donde el significado atribuido a la acción por unos individuos toma en consideración las acciones de otros; por tanto, las acciones son recíprocas y los significados interactivos, peculiaridades estas de la investigación-acción, que suponen una búsqueda interactiva de las condiciones limitadores de su propia acción y exige una interacción recíproca entre participantes.


  • Para algunos autores no es posible seguir pensando en el estudio de los fenómenos educativos mediante los métodos denominados formales (hipotético-deductivos), por cuanto en la práctica educativa se producen dos series de actividades dentro de dos marcos de comprensión: las formales (u objetivas) y las no formales (o subjetivas), dadas estas últimas por la contextualidad, situacionalidad y significación en que se desarrolla la actividad educativa, proporcionándole a los métodos no formales un nivel relevante en la regulación de las acciones investigativas que requieren acometerse para la solución de un problema determinado.

  • Hay otro aspecto que brinda también un marco operativo favorable a la investigación-acción y que está referido a la relevancia del enfoque cualitativo sobre el cuantitativo en el estudio de los problemas educativos, ya que el enfoque cualitativo, según A. Orti, entraña una forma de aproximación empírica a la realidad social específicamente adecuada a la comprensión significativa e interpretación motivacional (intencionalmente) profunda de la conducta de los actores sociales en su orientación interna (creencias, valores, deseos, imágenes preconscientes y actos afectivos).

Finalmente, consideramos que la posibilidad de influir en las transformaciones sociales, conduce necesariamente a la necesidad de plantear determinadas prácticas participativas en educación. La alternativa de la investigación-acción participativa, tiene como propósito ponerse al servicio de la comunidad, que no es solo una opción ideológica sino también metodologica.


Reiteramos que en este tipo de investigación se involucra a la comunidad en todo el proceso investigativo, desde la concepción y formulación del problema hasta el análisis e interpretación de los descubrimientos, así como en las discusiones y toma de decisiones. Este proceso se basa esencialmente en una interacción dialogada, en el cual tanto investigador como investigados forman parte de este activamente.
Los grupos o comunidades analizan su realidad, partiendo de una perspectiva histórica y en relación con la sociedad global, para lo cual promueven un amplio intercambio de experiencias mediante: talleres, seminarios, encuentros, a fin de analizar, valorar y enriquecer las diferentes experiencias de los participantes.
La recolección de la información resulta un momento importante, y entre las posibles alternativas tenemos: autodiagnóstico, formulación de hipótesis provisionales, entrevistas libres (o no estructuradas) diálogos, reuniones abiertas acerca de determinados temas, utilización de técnicas de acción (escribir composiciones, historietas, dibujar acerca de la realidad que vive la comunidad). También puede ser utilizada la observación directa (participante, explicitando los objetivos).
A partir del conocimiento profundo que se obtenga de la realidad concreta que vive la comunidad es necesario comunicar el significado y la valoración de la información obtenida; esto permite llegar a una formulación conjunta de las posibles acciones que deben dar respuesta a las necesidades básicas sentidas y reconocidas por las comunidad investigada.

BIBLIOGRAFÍA

ASTI VERA, A.: Metodología de la investigación, México, Kapelusz, 1986.


ANDER-EGG, E.: Metodología de la acción social, Buenos Aires: ICSA, 1996.
BASTOS JIMÉNEZ, A.: Investigación educativa, 3ra. ed., Indo-American Press Service-Editores, Santafé de Bogota, D.C., Colombia, 1996.
CLARK, P.: Actino Research and Organisational Change, Harper-Row, Londres, 1972.
DENZIN, N. K.: The Research Act in Sociology, Butterword, Londres, 1970.
DIAZ, G. A.: Introducción a las técnicas de investigación pedagógicas, México, Kapelusz, 1986.
EBBURT, D.: Educational Actino Research, 1985.
FALS BORDA, O.: Simposio Mundial de Cartagena, 1977.
FREIRE, P.: Pedagogía del oprimido, Editorial Guadalupe, Bogotá, 1977.
GIORGI, V.: Investigación acción participativa: una opción metodologica, Uruguay, 1978.
GOULDNER, S. W.: “Theoretical Requirement of tne Applied Social Sciences”, American Sociological Review, 1957.
HABERMAS, J.: Conocimiento e interés, Editorial Taurus, Madrid, 1986.
KURT, L.: “Frontiers in Group Dynamics Channels of Group Life: Social Planning and Action Research”, Human Relation, 1947.
NEUPORT, R.: Manual de investigación social, Editorial Universitaria, Honduras, 1977.
RAPOPORT, R. N.: “Three Dilemmas of Action Research”, Human Relation, 1970.
ROJAS, S. R.: Guía para realizar investigaciones sociales, sexta edición, México, D. F., Universidad Nacional Autónoma de México, 1981.
SANFORD, N.: A modelo for Actino Research, 1981.
SUSMAN, G. I.: Action Research: a Socio-technical Systems Perspective, Sage Bock, Londres, 1983.
VAN DALEN, D. B. Y W. J. MEYER: Manual de técnicas de la investigación educacional, segunda reimpresión, Editorial Piados Mexicana, México D. F., 1984.


1 R. N. Rapoport: Three dilemas of actino research, p. 498.

2 R. Usher e I. Bryant: La educación de adulto como teoría, práctica e investigación. El triángulo cautivo, Ed. Morata, Madrid, 1992, p.19.

3 D. Ebburt: Educational actino research, p.156.



La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal