El rapto en el serrallo



Descargar 0.54 Mb.
Página2/4
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño0.54 Mb.
1   2   3   4

BELMONTE

¡Pedrillo! ¡Buen Pedrillo!


PEDRILLO

¡Oh, señor!

¡Mi señor!

¿Sois realmente vos?


BELMONTE

Buen Pedrillo...

¿Vive aún Constanza?
PEDRILLO

¡Sí, todavía vive

y aún puede ser vuestra!

Desde aquel día nefasto

en que tuvimos la desgracia

que nuestro barco

fuera abordado por los piratas,

hemos pasado

por toda clase de penalidades.

Pero por suerte

el bajá Selim

nos compró a los tres:

a vuestra Constanza

a mi Blonde

y a mí mismo.

Ahora vivimos en su casa

y doña Constanza

será su favorita.


BELMONTE

¿Qué dices?


PEDRILLO

¡Aún estamos a tiempo!

El bajá todavía no le ha puesto

las manos encima.

Es un renegado que conserva

cierto sentido de dignidad

y no obliga a ninguna

de sus mujeres a que lo amen.

Parece que aún hace el papel de

amante no correspondido.


BELMONTE

¿Será posible?

¡Dime, dime!

¿Has podido hablar con ella?

¿Aún me ama?
PEDRILLO

¡Vaya! ¿Acaso lo podéis dudar?

Suponía que conocíais mejor

a vuestra Constanza.

Ella os ha dado pruebas suficientes

del amor que siente por vos...

¡Pero no perdamos tiempo!

Lo esencial es planear cómo

podremos escapar de aquí.
BELMONTE

¡Ya lo tengo todo previsto!

A poca distancia del puerto

tengo un barco que nos recogerá y...


PEDRILLO

¡Hablad bajo, hablad bajo!

Primero deberemos

raptar a las muchachas y eso,

como ya os podéis imaginar,

no será nada fácil.

Para burlar al viejo entrometido,

tendremos que actuar

con mucha astucia.

Hoy regresa el bajá

de uno de sus viajes,

no os alejéis mucho.

La arquitectura es una de sus pasiones.

Os haréis pasar por arquitecto,

y de esta forma os presentaré a él.

Pero deberéis mostraros sereno

pues Constanza estará junto a él...
(Pedrillo sale)
N.4 Recitativo y aria
BELMONTE

¡Constanza, volver a verte! ¡A ti!


¡Oh, qué angustiado, qué ardiente

late mi corazón lleno de amor!

Volver a verte me compensa

del dolor y el temor de la separación.


Ya tiemblo y vacilo,

ya me derrumbo y flaqueo;

¡mi pecho se agita, lleno de emoción!
¿Es ese murmullo su voz?

Me domina el temor...

¿Eran esos sus suspiros?

¡Me arden las mejillas!

¿Me engaña el amor?

¿Fue todo un sueño?


(Pedrillo entra)
PEDRILLO

¡El bajá ya llega!

¡Rápido, escondeos!
N.5 Coro de Jenízaros
CORO

Cantemos al gran bajá nuestra canción

melodiosa y llena de fuego.

¡Y que de las orillas nos llegue el eco

de nuestro jubiloso cántico!
VOCES SOLISTAS

¡Salid a su encuentro

vientos refrescantes!...

¡Allánate dulcemente,

ola que te ondulas!...

¡Cantad, salid a su encuentro,

coros voladores

cantad al amor

que alegra nuestro corazón.
(se marchan los Jenízaros)
SELIM

¿Estás triste aún, querida Constanza?

¡Siempre llorando!

Compréndelo...

yo podría ordenártelo,

podría forzarte...

Pero no lo haré, Constanza.

Quiero que me entregues

tu corazón por propia voluntad,

por propio convencimiento.


CONSTANZA

Eres muy generoso.

¡Oh, si yo te pudiera complacer!...
SELIM

Entonces... Constanza:

¿Qué es lo que te lo impide?
CONSTANZA

¡Acabarás odiándome!


SELIM

No, te lo juro.

Sabes lo mucho que te amo.
N.6 Aria
CONSTANZA

¡Perdóname!


Era amada, era tan feliz...

No conocía lo doloroso del amor.

Juré fidelidad a mi amado

y con ello le di todo mi corazón.


¡Pronto se desvaneció mi felicidad!

La separación fue mi destino terrible.

Y ahora, mis ojos nadan en llanto

y el dolor remueve mis entrañas.


Eres tan bueno, tan generoso.

Te serviré fielmente,

seré tu esclava,

Sólo te pido que no desees mi corazón

pues... ya no me pertenece.
SELIM

¡Desagradecida!

¿Qué me estás pidiendo?

No enciendas mi cólera,

piensa que estás en mi poder.
CONSTANZA

¡Señor, dame un poco de tiempo!


SELIM

¡Cuántas veces te lo he concedido!


CONSTANZA

¡Sólo una vez más!


SELIM

¡Está bien, sea!

¡Por última vez, sea
(Constanza sale)
Su dolor, sus lágrimas,

su fortaleza...

encadenan aún más mi corazón.

¿Quién osaría utilizar la fuerza

contra un corazón tan noble?

¡No, Constanza, no,

Selim también tiene corazón,

también Selim sabe lo que es amar!


(entran Pedrillo y Belmonte)
PEDRILLO

Señor, perdonad que me atreva

a interrumpir vuestra reflexiones.
SELIM

¿Qué quieres, Pedrillo?


PEDRILLO

Este joven,

que ha oído hablar de vuestro poder

y vuestra riqueza,

viene a ofrecer sus servicios

como arquitecto.



BELMONTE

Señor, ¿Podría yo tener el honor

de entrar a vuestro servicio?...
SELIM

¡Hm! Quizás me intereses,

ya veremos lo que eres capaz de hacer
(a Pedrillo)
Encárgate de su alojamiento,

mañana lo mandaré llamar.


(Selim sale)
PEDRILLO

¡Sí! ¡Victoria!

¡Señor, hemos dado el primer paso!
BELMONTE

¡Ah, déjame que me reponga!

¡La he visto!

¡Constanza! ¡Constanza!

¿Qué no sería yo capaz de hacer por ti

a qué no me atrevería?


PEDRILLO

¡Tranquilizaos señor!

¡Hablad en voz baja!
BELMONTE

¡Ay, Pedrillo, si conocieras el amor!...


PEDRILLO

(para sí)

¡Como si los demás

fuéramos de piedra!...

Yo, como todo el mundo,

también he tenido mis horas de amor.
BELMONTE

Si pudiera hablar con ella...


PEDRILLO

Veré lo que puedo hacer.

Venid conmigo al jardín,

pero por lo que más queráis,

id con el máximo cuidado

pues aquí hay cien ojos y oídos.


(Osmín se les interpone)
OSMÍN

¿A dónde vais?


PEDRILLO

¡A dentro!


OSMÍN

(a Belmonte)

¿Con esa cara?

¡Atrás, atrás os digo!
PEDRILLO

¡Despacio, señor grosero, despacio!

Él está al servicio del bajá.
OSMÍN

¡Como si está al servicio del verdugo!

¡No entrará en el palacio!
PEDRILLO

Viejo, no te enojes tanto

que no te va servir de nada.

Mira, ahora vamos a entrar ahí dentro.


N. 7 Terceto
OSMÍN

¡Eso me gustaría verlo!


¡Fuera! ¡Largaos de aquí!

De lo contrario, el empalamiento

será el destino de ambos.
BELMONTE, PEDRILLO

¡Cuidado! Te arrepentirás sin duda

de habernos tratado así.
OSMÍN

No os acerquéis más a mí.

¡O si no, os voy a dar!
BELMONTE, PEDRILLO

Retírate de la puerta

¡Vamos a entrar!
(intentan pasar sin conseguirlo)
OSMÍN

¡Marchaos fuera u os voy a dar!


BELMONTE, PEDRILLO

¡Fuera, ábrenos paso!


(logran por fin colarse)
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal