El regimen de tenencia de la tierra en los llanos venezolanos



Descargar 35.09 Kb.
Fecha de conversión18.09.2018
Tamaño35.09 Kb.
EL REGIMEN DE TENENCIA DE LA TIERRA EN LOS LLANOS VENEZOLANOS

Figuras jurídicas, económicas y sociales

Adelina Rodríguez Mirabal1

Al margen de las incursiones de criadores en los llanos, os rebaños de ganado circulaban mostrencos por la sabana. El Llano, zona de refugio por excelencia, había dado albergue a un considerable número de cabezas de ganado producto -en algunos casos-del extravío en las expediciones que en pos de la tierra de los Omeguas se llevaron a cabo en los albores de la colonización; diezmados los hombres por la inmensidad de la sabana y los sinsabores de la vida rústica, quedaron las bestias que se multiplicaron con aquellas fugadas de los hatos circundantes y arrocheladas en la sabana.

La dinámica geofísica del medio y su ritmo habitual de sequías e inundaciones períodicas no constituían el mejor de los alicientes para fijar sitios de población. Las entradas -o expediciones- se repetían pero en su avance eran frustradas por sorpresivos inconvenientes, una y otra vez se intentaba el avance con diferentes fines pero con un mismo destino: la conquista del Llano. De esta manera, las crónicas narraban las inclemencias a que se vieron sujetos los iniciales buscadores de oro: toleraban con algún sufrimiento sus fatigas, pero advirtiendo después, que mientras más se iban remontando por aquel piélago sin fondo de los llanos, se multiplicaban con exceso las incomodidades y miserias, se fueron desmayando, faltándoles a todos el aliento pues además de ser la tierra inhabitable, llena de tremedales y anegadizos, de cuyas aguas detenidas, corruptos con el demasiado calor, era imponderable la cantidad de mosquitos y sabandijas ponzoñosas que los atormentaban. Padecían también el desabrigo de una total desnudez; porque siéndoles preciso el caminar sin veredas por aquellas sabanas dilatadas, era tanta la aspereza de los pajonales, que como si fueran cuchillos de dos filos, les hacían pedazos los vestidos; de suerte que se vieron obligados, para resguardar las carnes, a hacer unos zamarros de pellejo de venado, que les cubrían los cuerpos hasta abajo de las rodillas, pues no era suficiente otro remedio para poder defenderse (de Oviedo y Baños, José. En: García Brito, Luis 1986, pg. 18).

Lento fue el proceso que dio origen a la colonización pecuaria en Apure, (Rodríguez, Adelina, 1987 Parte II Cap. V) caracterizada por el avance de criadores primero con sus mayordomos y luego con sus rebaños y familias en dirección Norte a Sur; desde la Provincia de Caracas y sus adyacencias hacia las tierras de la llamada Otra Banda de Apure, equivalente para la época, a la zona geoeconómica delimitada por Alejandro de Humboldt entre... "las sabanas de Palmarito, las sabanas de Arauca y las del Meta, desde el río Caquetá hasta el río Apure y desde éste hasta el Delta Orinoco" (Humboldt, A. 1951. Tomo III pg. 220).

Por extensión, las tierras planas se fueron transformando progresivamente en una especie de refugio y en un lugar de tránsito fluido para contrabandistas y forajidos, que paralelo a la resistencia de las comunidades primitivas autóctonas de la sabana, no reducidos a pueblos de misión, frenaban el acceso a las tierras de Apure. La dinámica del poblamiento ganadero siguió, en este sentido, dos líneas concretas que permiten delimitar dos momentos históricos precisos en el proceso de poblamiento ganadero.



Incursiones esporádicas

En primer lugar, sucedieran incursiones esporádicas, caracterizadas por la dispersión de los sitios poblados, con una marcada dependencia a la villa de Españoles de San Jaime, fundada en 1753 con la finalidad específica de controlar efectivamente el furtiva comercio que se desarrollaba en forma ilícita por las márgenes del Apure con rumbo hacia Angostura y del cual eran participes grupos de holandeses, ingleses e indias caribes que deambulaban libremente por las sabanas (Rodríguez, Adelina y Pedro Olivares, 1990 pg. 5). En este primer momento, entre 1750 y 1760 (Mapa Nº 5) el poblamiento ganadero en los llanos de Apure comprende la avanzada de las órdenes religiosas con escolta de criadores y la consecuente distribución del espacio en tres zonas bien delimitadas a saber: la correspondiente a las Villas, en este Caso las Villas de San Jaime (españoles) y San Antonio de Padua de las Cocuizas (Mulatos). En segundo lugar la correspondiente a poblados indígenas, dispersos en el territorio, en su mayoría no reducidos. Y por último, la correspondiente a los hatos, unidades de poblamiento y producción igualmente dispersos en el territorio.



mhtml:file://c:\users\usuario\documents\papeles%20personales\el%20régimen%20de%20tenencia%20de%20la%20tierra%20en%20los%20llanos%20venezolanos%20%20banrepcultural_org.mht!http://www.banrepcultural.org/sites/default/files/libros/19936/7.jpg

Mapa Nº 5 Poblamiento ganadero en los Llanos de Apure 1750-1760 (Adelina Rodríguez, 1991)

La dispersión es el elemento predominante en el conjunto. Las órdenes religiosas avanzan cautelosamente escoltadas por algunos criadores que brindan el apoyo de sus armas y aprovechan la circunstancia para fundar a través de sus capataces y mayordomos sitios de hatos, ocupan la tierra. A partir de este momento, se comienza a perfilar el marcado interés de organizar una ganadería de rodeo y de imponer una normativa que regulase a su favor la riqueza social de los Llanos: el ganado. Los conflictos entre criadores y misioneros no tardaron en presentarse: la apetencia de los criadores se transformó en el acicate de los misioneros y muchas quejas comenzaron a elevarse ante las ordenes superiores por el hostigamiento a que se veían sometidos y la constante destrucción de los pueblos fundados para la reducción de los indios gentiles.

Tanto la Villa de Españoles de San Jaime como la Villa de Mulatos fundada por vecinos procedentes de Barinas denominada- de San Antonio de Padua de las Cocuizas, cumplen el papel de centros demográficos en este primer momento. En efecto, de ellas provienen tanto los hombres como los bastimentos para las huestes que entran con violencia en la sabana. Al amparo de las Villas otros criadores incursionan procedentes de Caracas, San Sebastián de los Reyes, San Carlos de Austria, Calabozo, El Sombrero, Barbacoas y otras localidades de la provincia de Caracas; estos incursionan con sus mayordomos y comienzan a fundar hatos en forma paralela a la entrada de misioneros con escolta.

Se observa con particularidad que estas primeras incursiones se ejecutan con una finalidad exploratoria; los criadores y mayordomos entran sin rebaños a cazar cimarrones. A la violencia de las primeras entradas se incorporó la violencia desatada entre los criadores y los misioneros por el derecho a la ocupación de tierra:

Aunque algunas veces pudo ocurrir lo contrario, con el auge de la exportación pecuaria se acrecentaba de tal manera la voracidad de los empresarios que apetecían de tal manera las tierras de los misioneros antes de que éstos las consideraran pacificadas y planificasen desplazarse más hacia el sur. A finales del siglo XVIII, los Capuchinos pleitaban con algunos miembros de la oligarquía de las sabanas situadas entre el Apure y el Meta (Izard, Miguel, 1988 pg. 60).

Con la reducción parcial de algunas tribus, las ordenes religiosas intentaron un proceso de fundación de pueblos de indios, sin embargo, este proceso se vió directamente afectado, no sólo por la oposición de los criadores -sino- fundamentalmente, por la propia resistencia indígena al esquema misional de reducción a pueblos, hecho éste que se pone de manifiesto en la destrucción de los pueblos recien fundados y el asesinato de los frailes a manos de los indios.

Con el apoyo de las Villas de San Jaime y San Antonio el proceso de poblamiento ganadero siguió una ruta acelerada, pero firme. No sólo habían ingresado a los Llanos de la otra banda de Apure, misioneros con escolta de criadores, sino también criadores con sus mayordomos al amparo de una figura jurídica aparentemente superada en el territorio como la del Capitan Poblador o Pacificador. De esta manera, en una relación dada en Barinas en enero de 1775 puede leerse:

En la ciudad de Caracas a 5 de enero de 1775 el señor don Lorenzo Joseph Fernández de León (...) dijo que habiendo establecido y fundado la Villa de San Jaime en la riveras del río Apure con vecinos y moradores de él, por quienes y por otros vecinos y dueños de hatos y ganados de la Villa de San Carlos y de otras ciudades y lugares de esta misma provincia acompañado a dichos padres capuchinos y ya internados con sus ganados, poco a poco se fueron descubriendo, pacificando y poseyendo con estos los terrenos incultos y aún ignorados de parte de la ciudad de Barinas hasta su respectivo descubrimiento (...) a donde fue el primero que pasó con sus ganados don Sebastián Sánchez de Mier y Terán, siguiendo inmediatamente el Dr. don Fernando Dominguez de Rojas, vecinos de esta ciudad y otros ganaderos con el título de Capítan Poblador (Archivo General Nacional. Diversos, XLVI, fls 42-43).

Las fuentes indican que entre 1760 y 1765, don Sebastián de Mier y Terán, poderoso hacendado que disfrutaba el carácter de dueño de tierras y esclavos en Barbacoas, San Sebastián, Calabozo y Caracas, entró a la tierra de los Llanos primero con sus mayordomos y luego nuevamente con sus rebaños, en calidad de Capitán Poblador, con él entraron también el Dr. don Fernando Dominguez, Adrián Camacho, Adrián Delgado y otros criadores apoyados en sus armas y mayordomos con fines de pacificación. Ello les permitió aquerenciar ganado, cazar cimarrones, fundar hatos y queseras y posteriormente optar al desempeño de cargos de poder local como alcaldes de hermandad, jueces de tierras y jueces de llanos.

La fundación de sitios de hatos para la cría de ganado y el hecho de levantar "casas y corrales" en lugares tan distantes que escapaban en cierta medida de la normativa colonia implicaba el ejercicio de cierto derecho de conquista. El fundador, en este caso, el Capitán Poblador y quienes arriesgaban sus vidas con fines de pacificación se plegaban a una norma de derecho de ocupación para legalizar posteriormente por vía de las composiciones. El servicio prestado a la Corona en una tierra que permanecía virgen les permitió incursionar en detrimento de las ordenes religiosas que a todo lo largo del proceso histórico de poblamiento ganadero en los Llanos de Apure sufrieron la oposición de los hateros y de las propias tribus indígenas. Este hecho explica que todavía para fines del siglo XVIII las poblaciones indígenas en Apure no pasaran de ser simples congregaciones, segregaciones y pequeños pueblos varias veces refundados y diezmados por las plagas y por la pésima localización espacial producto del estrangulamiento de los hateros o criadores.

Incursiones sistemáticas u organizadas

En este segundo momento, sofocada parcialmente la resistencia de los grupos moradores en las tierras incultas de los Llanos, se organiza el espacio en función de una determinada línea de poblamiento pecuario, con una finalidad específica: controlar la riqueza social de los Llanos: el ganado. Se trata del momento más álgido de las contradicciones entre los criadores de ganado y las ordenes religiosas, manifiestas a través de la correspondencia remitida a los superiores de la orden franciscana y aquellas recopiladas por el Obispo Mariano Martí en su visita pastoral. Martí acusaba directamente a los hateros de ser responsables del poco fomento y del estado caótico en que se encontraban los pueblos de misión. De acuerdo con las informaciones del Obispo Martí hacia 1780, grupos de hateros se habían instalado en las mejores tierras de la extensión geográfica ya conocida como de Apure. Entre ellos se destacan, don Andrés Curvelo en Achaguas, los capitanes pobladores Fernando Dominguez de Rojas y Sebastián de Mier y Terán (su antecesor El Viejo) don Adrián y Bernardo Camacho y Antonio Mirabal en San Juan de Payara, don Alejandro Pío Blanco de Ponte, don Juan de Araña y don Juan de Mier y Terán en Cunaviche, José Romero y Javier Gutiérrez y Crescencio Ochoa en Capanaparo, don Sebastián Sánchez de Mier y Terán, don Antonio  de Sosa, don Juan Mirabal, los hermanos Adrián y Bernardo Camacho en Calabozo, don Juan de Araña en San Rafael de Atamaica. Este grupo de hateros -entre otro-complementaban sus hatos con queseras y corrales para el aquerencimiento de las reses cimarronas.

A través de sus criados y mayordomos se dedicaban a promover la formación de "rochelas" de indios en las cercanías de los pueblos de misión y en el más atrevido de los casos enviaban a sus mayordomos directamente a destruír los pueblos fundados por los mayordomos, fomentando el desorden y acorralando a los misioneros en las peores tierras -las anegadizas- motivo por el cual para 1780 no se había logrado la reducción de las tribus indígenas que huían dispersos por los montes. Afirmaba el Obispo Martí:

Los hatos que hay fundados en estas tierras son el motivo del poco fomento de las misiones, y los amos de dichos hatos, sino pueden de otra manera quitar a esos misioneros de esta tierra les imputan muchas calumnias para que abandonen estos pueblos y dichos amos de hatos se quedan en sus tierras sin pueblo alguno de indios (Martí, Mariano, 1969 pg. 221).

La característica fundamental de este segundo momento en el poblamiento ganadero es -precisamente- el crecimiento de los hatos en detrimento de los poblados indígenas. El poblamiento ganadero en los Llanos de Apure desde 1760 hasta 1800 (Mapa Nº 6) refleja el hecho concreto del crecimiento progresivo de los hatos en detrimento de otras unidades demográficas. Para este momento, el espacio se había dividido en cinco unidades geohistóricas: las villas de resguardo, los pueblos de misión, los hatos, las misiones y la población no reducida.

mhtml:file://c:\users\usuario\documents\papeles%20personales\el%20régimen%20de%20tenencia%20de%20la%20tierra%20en%20los%20llanos%20venezolanos%20%20banrepcultural_org.mht!http://www.banrepcultural.org/sites/default/files/libros/19936/8.jpg

Mapa Nº 6. Poblamiento ganadero de los Llanos de Apure 1760-1800 (Adelina Rodríguez, 1991)

Las villas de resguardo

Entre estas estaban: la Villa de Españoles de San Jaime, la Villa de Mulatos de San Antonio de Padua de las Cocuizas y la importante villa de San Fernando del Paso Real del Apure.



Los pueblos de misión

Podemos mencionar a: San Juan de Payara fundado en 1769, San Joseph Leoniza de Cunaviche fundado en 1770, San Vicente de la Horqueta en 1770, La Trinidad de Arichuna y Guasdualito fundados en 1771, Guasimal, San José de Arichuna, Santa Bárbara de Arichuna, San Rafael de Atamaica y Santa Bárbara de la Isla de los Achaguas fundados en 1774; San José de Apunto en 1781, San Esteban en 1786 a la márgen derecha del río Apure y San Miguel de Mantecal cuya fundación se registra en 1788. En las postrimerías del siglo XVIII se fundaron Nuestra Señora del Carmen de Banco Largo, Palmarito, El Amparo y Biruaca.



Los hatos

Ocupadas las tierras para cría, los hateros que habían entrado en calidad "quieta y pacífica" apelan a las "instrucciones que deben seguirse en adelante sobre las mercedes, ventas y composiciones de bienes realengos y sitios baldíos" dictadas por la Real Cédula de 17542 y que refieren en el ordinal ocho a:

Todo el que denunciare tierras, aguas y sitios baldíos y yermos, se les dará recompensa correspondiente y admitirá a moderada composición de aquellos que denunciaren sin justo título (Archivo General Nacional. Reales Cédulas. Sec. 2 Tit. II. ff 23-24).

Al legalizar la ocupación de hecho los criadores obtuvieron además el beneficio de nuevas composiciones, incrementando cualitativamente la posesión original. Numerosos hatos fueron fundados por un número de criadores que no excedía de ochenta, pero que a través de sus mayordomos y criados ocupaban las tierras y solicitaban posteriormente la legalización. Esta zona de hatos sobresale en el contexto y a su vez cubre funciones demográficas pues al influjo de los hatos subsistieron muchos pueblos y se fundaron otros.



Las misiones

En algunos casos las misiones de fundaban vinculadas a los pueblos, sobre todo a los pueblos de misión pero minimizadas por la presión de los hateros que ya ocupaban cargos importantes como tenientes ordinarios, alcaldes de la hermandad, jueces de llanos. Estos continuaban fustigando las aspiraciones de los religiosos de continuar su gestión en el territorio de los Llanos.



Población no reducida

Esta era una población difícil de censar pues se refugiaba en "rochelas" y cabezuelas en las periferias de los hatos, al amparo de la sabana y vagaba libre, escotera y "sin maletas" como las mencionan las autoridades de la epoca.

El hato como unidad de producción realmente se fortalecía en detrimento de las comunidades indígenas; en la medida en que se fortalecía el latifundio ganadero, se desarrollaba un proceso de absorción de las tierras correspondientes a las comunidades indígenas y todo intento de éstas por lograr algún beneficio al respecto era frenado por las autoridades alegando que al entregar tierras para fundar hatos a los indios. Una comunicación del dos de noviembre de 1791 como respuesta del Rey a la petición formulada por las comunidades indígenas, solicitando tierras para sitios de hatos dice:

A más de que pueden servir de rochelas, ha de resultar precisamente se acabe con semejantes fundaciones de perder la sabana, pues es corriente que a los pocos años de sentarse alguna fábrica en cualquier terreno del llano, se pierdan sus pastos y llene de esobillales, y brechales todas sus inmediaciones (Acosta Saignes, Miguel, 1977 pg. 73).

Cerca de ochenta criadores habían seguido a los primeros Capitanes Pobladores, ocupando, usurpando las tierras, levantando hatos y corrales, luego introdujeron a sus criados y peones fundando queseras y topochales o conucos y por último entraron las familias. El proceso había sido acelerado pero firme. Los criadores entraron armados, arrebañaron el ganado cimarrón auspiciando la implantación de la Junta de Hacendados Ganaderos y de las Cuadrillas de Ronda, y a través de la junta y del rodeo lograron sistematizar, a su favor la producción pecuaria incrementada sustancialmente por la incorporación del caballo y la mula con los cuales se organizó el espacio desde el punto de vista geoeconómico con los lineamientos de un espacio pecuario.

Como síntesis de las condiciones históricas dadas podemos decir que el espacio en cuestión se presenta organizado en función de los intereses de los hateros o criadores, quienes favorecidos por el movimiento de las composiciones entran en un proceso de aguda contradicción entre ellos mismos y entre los habitantes de los pueblos cercanos y villas por el control no sólo del ganado sino de la extensión territorial. En este sentido, tal vez el más sonado de los casos sea el de Sebastián de Mier y Terán con Fernando Dominguez en contra de los moradores de la villa de San Fernando de Apure por encontrarse éstos en tierras de su propiedad. Este caso ameritó la publicación de un conjunto de Reales Ordenes que emanadas de la Real Audiencia obligaron a los hateros a regresar las tierras de la villa a los moradores pues el proceso y el uso de las armas obligaron a los moradores a abandonar la villa durante el período de las inundaciones y a buscar refugio en los pueblos cercanos. Elevada la queja ante la Real Audiencia ésta dictaminó en favor de los moradores quienes pudieron regresar a sus casas y habitaciones (Archivo General de la Nación. Venezuela. Expedientes. Sección Reales Provisiones Tomo VII, IX, X).

Los criadores o hateros si bien no ostentaban -en su mayoría- una comprobada "limpieza de sangre", controlaban grandes extensiones de tierras aptas para la transhumancia del ganado -pastaje -. Tanto las dimensiones como las características de los hatos fueron configurando el espacio llanero.

Cada hato representaba una unidad de notables dimensiones identificada por el apellido o pseudónimo de su amo. Así por ejemplo, se encontraban los hatos de la Cruz Rubiera perteneciente a los diferentes Rubios, Sánchez de Mier y Terán, la Candelaria Arañara de don Juan de Araña, la Camachera (de los hermanos Camacho); la Concepción de don Alejandro Pío Blanco de Ponte, en otros casos se identificaban por algún rasgo significativo de la topografía. Se fundaba -por regla general- hacia el interior de la sabana, lejos de los caminos reales o del acceso común. Los hatos se complemenban con queseras y corrales que usaban para el "aquerenciamiento" del ganado mostrenco y para evitar que se formaran rochelas de ganado:

La extensión de estos hatos es enorme, siendo habituales los hatos que tienen 50.000 hectáreas o más de extensión en leguas cuadradas (Cunill Grau, Pedro, 1987 pg. 608).

Separados entre si por una distancia considerable, alejada de los caminos, estos hatos determinaron la línea de poblamiento ganadero, pues si bien prevalecieron los nombres dados a los pueblos por los misioneros, el pueblo sólo subsistió al amparo de los hatos.



1

Profesora de Historia Colonial de Venezuela. Universidad Santa María. Caracas, Venezuela.

2

Nota del Editor. Las mercedes, ventas y composiciones eran la base para obtener posesión sobre un territorio o hacienda. Según J. M. Ots Capdequi en su obra El Estado Español en las Indias (F. C. E. México 1941) el repartimiento, gracia o merced fue el "título originario para adquirir en las Indias la propiedad de la tierra" (pg.35). Para poder adquirir un terreno en "composición" se debía poner en cultivo la tierra, residir en ella más de 5 años. Este autor agrega: "A partir de 1591 se adjudicaban las composiciones en pública subasta al rematante mejor postor que hubiere poseído y cultivado la tierra como mínimo diez años y que hubiese pagado una cantidad" (Ots Capdequi, J. M. op. cit. pg. 36).





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal