El reo de muerte (parte II) Serena la luna



Descargar 10.05 Kb.
Fecha de conversión26.09.2017
Tamaño10.05 Kb.

EL REO DE MUERTE (parte II)
Serena la luna
alumbra en el cielo,
domina en el suelo
profunda quietud;
ni voces se escuchan,
ni ronco ladrido,
ni tierno quejido
de amante laúd.

Madrid yace envuelto en sueño,


todo al silencio convida,
y el hombre duerme y no cuida
del hombre que va a expirar;
si tal vez piensa en mañana,
ni una vez piensa siquiera
en el mísero que espera
para morir, despertar;

que sin pena ni cuidado


los hombres oyen gritar:
¡Para hacer bien por el alma
del que van a ajusticiar!

¡Y el juez también en su lecho
duerme en paz! ¡y su dinero
el verdugo, placentero,
entre sueños cuenta ya!
Tan sólo rompe el silencio
en la sangrienta plazuela
el hombre del mal que vela
un cadalso al levantar.

Loca y confusa la encendida mente,


sueños de angustia y fiebre y devaneo,
el alma envuelven del confuso reo,
que inclina al pecho la abatida frente.

Y en sueños


confunde
la muerte,
la vida:
recuerda
y olvida,
suspira,
respira
con hórrido afán.

LA DESESPERACIÓN (fragmento)


Me gusta ver el cielo
con negros nubarrones
y oír los aquilones
horrísonos bramar,
me gusta ver la noche
sin luna y sin estrellas,
y sólo las centellas la tierra iluminar.

Me agrada un cementerio


de muertos bien relleno,
manando sangre y cieno
que impida el respirar,
y allí un sepulturero
de tétrica mirada
con mano despiadada
los cráneos machacar.

Me alegra ver la bomba


caer mansa del cielo,
e inmóvil en el suelo,
sin mecha al parecer,
y luego embravecida
que estalla y que se agita
y rayos mil vomita
y muertos por doquier.

Que el trueno me despierte


con su ronco estampido,
y al mundo adormecido
le haga estremecer,
que rayos cada instante
caigan sobre él sin cuento,
que se hunda el firmamento
me agrada mucho ver.

CANTO A TERESA (fragmento)


Oh llama santa! ¡Celestial anhelo!

¡Sentimiento purísimo! ¡Memoria

acaso triste de un perdido cielo,

quizá esperanza de futura gloria!

¡Huyes y dejas llanto y desconsuelo!

¡Oh, qué mujer! ¡Qué imagen ilusoria

tan pura, tan feliz, tan placentera,

brindó el amor a mi ilusión primera...!

¡Oh, Teresa! ¡Oh dolor! Lágrimas mías,

¡ah!, ¿dónde estáis, que no corréis a mares?

¿Por qué, por qué como en mejores días

no consoláis vosotras mis pesares?

¡Oh!, los que no sabéis las agonías

de un corazón que penas a millares,

¡ay!, desgarraron y que ya no llora,

¡piedad tened de mi tormento ahora!

¡Oh, dichosos mil veces, si, dichosos

los que podéis llorar! y, ¡ay, sin ventura

de mí, que entre suspiros angustiosos

ahogar me siento en infernal tortura!

¡Retuércese entre nudos dolorosos

mi corazón, gimiendo de amargura!

También tu corazón, hecho pavesa,

¡ay! llegó a no llorar, ¡pobre Teresa!

¿Quién pensara jamás, Teresa mía,

que fuera eterno manantial de llanto

tanto inocente amor, tanta alegría,

tantas delicias y delirio tanto?

¿Quién pensara jamás llegase un día

en que perdido el celestial encanto



y caída la venda de los ojos,

cuanto diera placer causara enojos?


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal