Elección del Sistema de Explotación del Bloque r-norte de la veta Santa Ana, Distrito Minero Zaruma-Portovelo



Descargar 198.14 Kb.
Página4/5
Fecha de conversión24.03.2017
Tamaño198.14 Kb.
1   2   3   4   5
















CAPÍTULO 2



  1. MARCO GEOLÓGICO



    1. Geología Regional

ROCAS METAMORFICAS. Interpretadas como la continuación al Norte del Complejo Metamórfico El Oro (Aspden et al., 1995; Feininger, 1978), probablemente subyace la mayor parte del área. Se encuentran predominantemente al S de la Falla Piñas – Portovelo, además ocurren en forma de ventanas erosiónales en lugares tales como Manú, Vega Rivera, Río Luís, Río Palmas, Río Chicola, y Río Daucay. Predominan rocas metasedimentarias incluyendo algunas de muy bajo grado (subesquisto verde), tales como pizarras y conglomerados con clivaje. Sin embargo, gneises, algunos graníticos conteniendo granate, ocurren en Manú, a lo largo de rocas de bajo grado.

UNIDAD CELICA. (McCourt et al., 1997) afloran al SE del área donde sobreyace discordantemente al Complejo Metamórfico El Oro. Las principales litologías comprenden tobas andesíticas y dacíticas muy meteorizadas y lavas andesíticas a andesíto – basálticas. Relaciones Estratigráficas sugieren una edad Albiana para esta unidad (Jaillard et al, 1996).

UNIDAD SACAPALCA. (Pratt et al., 1997) Estas rocas afloran en pequeña proporción al NE del área. La unidad comprende lavas andesíticas, brechas tobáceas, conglomerados, lutitas lacustre y tobas dacíticas esparcidas. Andesitas al N de Manú, en el tope de la unidad, dan una edad de trazas de fisión del Oligoceno Tardío (24.8 +- 1.8 Ma), que puede ser un reajuste causado por una cercana intrusión ígnea.
GRUPO SARAGURO. (Dunkley and Gaibor, 1997) ocupa la mayor parte del área maceada, donde está bien expuesta. Consiste principalmente de tobas soldadas de flujo de ceniza de composición riolítica a dacítica como las que se observan al W de Manú, lavas andesíticas, material volcánico retrabajado y rocas sedimentarias. La mayor parte del Grupo Saraguro está indiferenciado, reconociéndose las siguientes unidades litológicas dentro del área regional: Unidad Portovelo, Formación Jubones.

UNIDAD PORTOVELO. (Pratt et al., 1997) afloran al N de la Falla Piñas– Portovelo entre Zaruma y Huertas (6540, 96017), alrededor de Salvias (6620, 95964) y en el Río Luís (6721, 95931) donde sobreyace discordantemente el basamento metamórfico. Comprende lavas basalto – andesíticas y andesíticas ricas en cristales (plagioclasa, anfíbol y augita), tobas andesíticas muy meteorizadas y tobas dacíticas. Datos geoquímicos limitados indican una composición andesítica de afinidad calco – alcalina. Antes fue considerada como parte de las formaciones Celica y/o Piñón (DGGM 1973a, Kennerley 1973), sin embargo, aquí se relaciona, provisionalmente con el Grupo Saraguro.


FORMACIÓN JUBONES. (Pratt et al., 1997) ocurre como ventana erosional al Sur de Guanazán,. Es una exposición al N del área investigada en un estrecho graben en el lugar indicado (668000, 9616500, Dunkley & Gaibor, 1998). La Formación Jubones sobreyace los más antiguos estratos del Grupo Saraguro con una fuerte discordancia angular en algunos lugares y consiste de una toba rica en cristales de plagioclasa, biotita y cuarzo. Diaclasas de enfriamiento en forma columnar de gran escala (>1 m de diámetro) y una débil foliación de soldadura están bastante esparcidas. Una brecha coignimbrítica tipo “Lag” y un depósito de oleaje basal con árboles silicificados ocurre en la localidad tipo. Se ha obtenido una edad del Mioceno temprano.
ROCAS INTRUSIVAS. Granodioritas y dioritas están predominantemente distribuidas formando un cinturón con dirección NW – SE. Estas rocas intrusivas están esparcidas intruyendo básicamente las rocas de la Unidad Portovelo, y en el sector NW y SE al Grupo Saraguro. Los granitoides son generalmente de grano medio a grueso, a menudo presentan evidencia de enfriamiento brusco (tal como vidrio cloritizado intersticial y fino crecimiento granofírico y holocristalino), indicativo de un emplazamiento subvolcánico (alto nivel). Stocks subvolcánicos de riolita afírica y andesita porfirítica son comunes dentro del Grupo Saraguro y las Formaciones más jóvenes. Dataciones radiométricas tipo K/Ar realizadas en la granodiorita al NW de Paccha establecen una edad de 16.89 +- 0.16 Ma. Un manto de riolitas afloran principalmente al W de Zaruma y en las siguientes coordenadas 6680, 95870 y 6640, 96110. Las riolitas, que corresponden a una fase magmática extrusiva se caracterizan por ser rocas efusivas conformadas por fenocristales de feldespatos, cuarzo, plagioclasa, horblenda en una masa fluidal de vidrio volcánico.


      1. Estructura

Los rasgos estructurales predominantes en el área de estudio se localizan en el sector centro-sur y se encuentran representados por un sistema de dos grandes fallas localmente conocidas, a saber:
a) La falla Piñas- Portovelo que tiene una extensión de 40 Km. pasando por los poblados de Piñas, Portovelo (poblaciones a las cuales obedece su nombre) hasta pasar por Salatí con un rumbo de aproximadamente 295°. Es una falla/ cabalgamiento la cual en el bloque Norte tiene un descenso separando el Grupo Saraguro del Complejo metamórfico de El Oro. Al sur del sistema de vetas se encuentra el borde de esta falla. Se nota que el desplazamiento del Grupo Saraguro al Oeste de Zaruma indica un salto vertical de por lo menos 3 km entre Piñas y Zaruma; mientras que al Oeste de Piñas la falla aparece con buzamiento alto. Esto se observa entre Piñas y Salatí y en la localidad del Sureste de Portovelo es un cabalgamiento vergente al sur buzando al Norte. Cerca de la población de Piñas se han detectado retrocabalgamientos vergentes al Norte. Las litologías del basamento a lo largo de la falla Piñas-Portovelo han sido deformadas cataclásticamente y brechificadas por el fallamiento normal más joven.

b) La falla Puente Busa - Palestina rumba en forma subparalela a la falla Piñas - Portovelo y se sitúa 10 km más al Norte. Cronológicamente, está catalogada de la misma edad, orientación y sentido de movimiento. Esta falla corta únicamente al Grupo Saraguro y cerca de Malvas delimita el principal enjambre de vetas.
Existe un segundo sistema de fallas sin nombre conformado por dos grandes fallas que atraviesa el mismo Grupo Saraguro desde Salvias hasta Guanazán con un rumbo meridional (Norte-Sur) y una extensión de aproximadamente 23 Km. Otro sistema de fallas se observa con dirección diagonal al área de estudio tanto en el extremo Noroeste como en el extremo Sureste. En este extremo cortan las litologías del basamento metamórfico y las litologías jóvenes del Grupo Saraguro pasando por unas riolitas y tobas riolíticas a 8 Km al Este de Morales. En el extremo Noreste una falla diagonal divide a la ventana metamórfica del Grupo Saraguro corta a las ganodioritas existentes y atraviesa perpendicularmente a la cordillera de Chilla. Este sistema de fallas tiene un rumbo NW-SE. También existe un sistema de fallas diagonales en el extremo este del área investigada con un rumbo NE-SW que se trata de una prolongación del sistema de fallas Girón una de las cuales pasa por terrenos del grupo Saraguro a lo largo de la quebrada Chinchilla por lo que se la puede denominar como falla Chinchilla. El aparecimiento de este sistema de fallas data del Mioceno Superior (c.10Ma). Finalmente existe una falla transversal de rumbo E-W que corta las granodioritas y la unidad de Portovelo a 6 Km al Norte de Paccha.


    1. Geología Local

Las rocas del Complejo Metamórfico El Oro localmente se encuentran en el extremo sureste del yacimiento, limitando al norte de su exposición con la Falla Piñas – Portovelo (P – P). Predominan rocas metasedimentarias incluyendo algunas de muy bajo grado (subesquisto verde), tales como pizarras y conglomerados con clivaje. Rocas del Grupo Saraguro. (Dunkley and Gaibor, 1997) ocupan la parte oeste del yacimiento, donde están claramente expuestas. El grupo está representado por tobas soldadas de flujo o “fluido de ceniza o ash-flow “de composición riolítica a dacítica como las que se observan al S de Ayapamba, lavas andesíticas y material volcánico retrabajado. La mineralización del distrito Zaruma – Portovelo está alojada en volcanitas intermedias a silíceas de la recientemente definida Unidad Portovelo (Pratt et al., 1997) que está fallada contra las rocas metamórficas del extremo sureste del área en contacto con la faja presente del Grupo Saraguro a lo largo del Sistema de Fallas Piñas – Portovelo (P – P) y que se superpone disconformemente sobre el Complejo Metamórfico de El Oro. Esta unidad está dominada por lavas andesíticas masivas porfídicas a basaltos andesíticos y brechas con tobas de cristales intermedias. También incluye tobas de "fluido de ceniza o ash-flow” riolíticas a dacíticas con intercalaciones sedimentarias (pizarras – cherts) menores. Las volcanitas andesíticas muestran alteración propilítica generalizada de bajo nivel a epidota, clorita y calcita. Autores anteriores habían incluido esta secuencia en la Formación Celica (DGGM, 1982), la Formación Piñón (CODIGEM, 1973; DGGM, 1975) y en las Volcanitas Saraguro (BGS & CODIGEM, 1993). Datos recientes (Aspden, com. per.) indican edades de 21.5 – 28.4 Ma (Oligoceno más alto a Mioceno muy temprano) que confirman la pertenencia de la Unidad Portovelo al Grupo Saraguro. Esto contrasta con la edad radiométrica por K – Ar en roca total de 15.3 +/- 0.5 Ma, es decir post – Saraguro, citada por Van Thournout et al. (1996) en un flujo de lava dacítica cerca de Piñas. Esta edad más joven es cercana a las granodioritas de Paccha (16.89 +/ 0.16 Ma) y puede reflejar un evento magmático del Mioceno Medio. Van Thournout et al. (1991, 1996) informan que todas estas volcanitas miocenas están cortadas por los stocks, diques y sills de riolitas comagmáticas que están concentradas en dos focos principales alineados al NW concentrados en los cerros Santa Bárbara y Zaruma Urcu. Estos cerros se mantienen como restos erosivos debido a su intensa silicificación. En el examen de Zaruma Urcu no se encontró evidencia de intrusión riolítica. Una andesita porfídica de feldespato intensamente argilizada con un “stockwork” de óxidos de hierro localmente bien desarrollado está expuesta en las faldas mientras que la cumbre del cerro tiene un sombrero de sílice. La silicificación penetrativa varía de estructura brechoide sacaroidea con cavidades drusiformes o sílice “vuggy” a masiva, de grano fino a criptocristalina. Todas las gradaciones, desde la andesita débilmente silicificada, se encuentran en el material de los rodados. Es evidente algo de bandeado, que tiene la apariencia superficial de riolita con bandeado de flujo, pero ha sido interpretada de diferentes maneras, como sinter silíceo y/o paquetes de pizarra o chert laminados intensamente silicificados. Seis muestras fueron tomadas en diferentes lugares para deducir la composición del protolito y fueron enviadas para análisis de roca total (ICP – AES y XRF) asumiendo que los elementos HFS relativamente inmóviles puedan conservar la firma de la roca. Todas las muestras caen en el campo de las traquiandesitas en el diagrama discriminante de Zr/TiO2 vs Nb/Y de Wincherster &Floyd (1997). Con la firma de Nb/Y parecería que las rocas son más alcalinas de lo esperado, no perteneciente a las series de arco volcánico calco – alcalino. Los dos métodos analíticos usados, indican una composición dacítica – andesítica a traquiandesítica y por tanto la presencia de una intrusión substancial de riolitas puede ser descartada. Se concluye por tanto que si algunas riolitas están presentes, es en hojas delgadas con una orientación WNW –ESE y son volumétricamente insignificantes


    1. Geología del Yacimiento

      1. Litología

Dentro del yacimiento propiamente dicho o distrito minero Zaruma –Portovelo donde se aloja la veta STA ANA, se observa una litología simple y monótona representada por rocas volcánicas de carácter efusivo de la UNIDAD PORTOVELO. (Pratt et al., 1997) entre las cuales se pueden mencionar las andesitas de afinidad calco alcalina con textura porfirítica de coloración verde parduzca en claro contraste con la presencia de colores pardos rojizos de los óxidos de hierro y de los colores blanco lechosos de las vetillas presentes de cuarzo o de los feldespatos alterados a caolín. Se extiende en casi toda la franja mineralizada que va desde Portovelo hasta Zaruma pasando por Huertas. Antes fue considerada como parte de las formaciones Celica y/o Piñón (DGGM 1973a, Kennerley 1973), sin embargo, aquí se continúa relacionando y en forma provisional con el Grupo Saraguro. Estas andesitas sirven de rocas de caja o encajantes de la mineralización tipo hidrotermal con presencia de polisulfuros asociados cuarzo (ganga) y oro como metal noble o precioso. Son también evidentes los flujos riolíticos posthidrotermales como expresión volcánica magmática extrusiva o efusiva en el sector. Se caracterizan por ser rocas efusivas conformadas por fenocristales de feldespatos, cuarzo, plagioclasa, horblenda en una masa fluidal de vidrio volcánico.. Se tratan de diques que aparecen distribuidos en forma subparalela y cortante a la estructura mineralizada o veta SANTA ANA y que intruyen básicamente a la andesita anteriormente descrita. En el yacimiento se ha observado que este dique riolítico subparalelo posthidrotermal tiene una potencia de 3m y sobresale como un cuerpo albergado o encajado entre la mineralización y la andesita con claros contactos geológicos.


      1. Tectónica del Yacimiento

Dentro propiamente del yacimiento se observan las múltiples cizallas o fracturas de rumbo general norte-sur que conforman la franja o sistema excepcional de cizallamiento (fracturamiento) inicial que luego dieron albergue a la mineralización hidrotermal. Las fracturas son del tipo de trantensión y transpresión (fracturas en forma de rosario) originadas por los movimientos transcorrentes horizontales de las fallas Piñas – Portovelo (P – P) y Puente Busa – Palestina (P – B – P), arriba descritas. Una de estas fracturas, luego de ser rellenada por los minerales provenientes de los fluidos hidrotermales, es la veta STA ANA. La fractura de tensión preexistente tiene un rumbo N-N20°E y buza al Este con un ángulo promedio de 50°. Aparte de la presencia de este rasgo estructural principal, tanto en el labio o bloque superior como en el inferior de las rocas andesíticas encajantes de la UNIDAD PORTOVELO se observan fracturas y microfracturas con dos tipos de rumbo: diagonal y perpendicular al tren mineralizado con buzamientos al norte, sur, este y oeste con ángulos de buzamientos que varían de 30° a 80°. En el caso de las rocas río líticas (diques), existen diaclasas y/o fracturas de rumbo longitudinal, es decir perpendicular a su rumbo que es coincidente con el rumbo de la mineralización. Este mismo tipo de estructuras a veces corta la mineralización.


      1. Tipo de Yacimiento

En base a la variedad de texturas que presenta la estructura mineralizada : textura bandeada, pectiforme en cresta, colomorfa o de cucardas, veteada en rejillas, drúsica y brechada (lo cual es típico para los yacimientos hidrotermales típicos epitermales de baja sulfuración); a los estudios de inclusiones fluidas efectuadas por la Misión Belga que sugieren que los metales preciosos precipitaron por ebullición (‘boiling’) entre 180 y 310o ; a la forma de relleno de fracturas preexistentes de la mineralización y en base a su contenido de metales básicos (Pb, Zn, Cu, asociados al oro) el yacimiento está catalogado como filoneano aurífero-polisulfúrico hidrotermal del tipo epitermal de baja sulfuración.


      1. Génesis del Yacimiento

El nacimiento u origen del yacimiento, que alberga la estructura polimetálica SANTA ANA, tiene que ver con la formación pre-tardi Cretácica del terreno continental CHAUCHA, donde posteriormente han aparecido emplazamientos de rocas intrusivas del Cenozoico. Dentro de este terreno continental, se distinguen varios registros magmáticos asignables a la actividad plutónica o volcano efusiva de la etapa Miocénica y un evento hidrotermal post-Miocénico con presencia de cuerpos magmáticos del tipo de riolitas epigenéticas tardías que exiben foliaciones de flujo. Así, durante el Cenozoico Inferior la subducción de la placa oceánica Farallón bajo el margen continental permaneció oblicua hacia el NE. La ortogonalización E – W y la disminución del ángulo del plano de subducción no ocurrió hasta el comienzo del Mioceno (Pilger, 1983) después de que se depositara la Unidad Portovelo (Grupo Saraguro), cuya edad ha sido del orden de 21,5 – 28,4 Ma , es decir, catalogada como Oligocénica más alta a Miocénica muy temprana (Aspen com. per.). A continuación del aparecimiento de la Unidad Portovelo, se ha desatado una actividad tectónica fundamental post-Miocénica, manifestada en la presencia de dos fallas muy conocidas en el sector : PIÑAS-PORTOVELO y PUENTE BUSA- PALESTINA, cuya acción expresada en sus movimientos transcorrentes verticales y horizontales ha originado, en la roca encajante de composición andesítica, la mayoría de fisuras o estructuras de transtensión y transpresión de trend general Norte-Sur con buzamiento preferencial al Este; conformando así la zona o franja excepcional de cizallamiento, que sirvió de albergue a varios filones o vetas, entre ellas STA ANA, luego de la despresurización de los fluidos hidrotermales (responsables de la formación de los filones) , durante la liberación súbita de la presión litostática que los comprimía en profundidad. Por otro lado, ha originado algunos eventos tectónicos explosivos de brechificación de carácter eruptivo volcánico hidrotermal, caracterizado por la presencia de brechas cuyos clastos subangulares son de composición andesito-dacítica, cementados por un material de la misma composición y por sulfuros esporádicos y diseminados representados por pirita de grano fino (en caja). Este tipo de brechas de formas de nidos y arriñonadas, se observa en las salvandas de la veta polimetálica STA ANA, la misma que corta a aquellas. Es muy común la variedad de texturas que presenta la estructura mineralizada: textura bandeada, pectiforme en cresta, colomorfa o de cucardas, veteada en rejillas, drúsica y brechada, lo cual fue tratado arriba y es típico para los yacimientos de origen hidrotermales del tipo epitermal de baja sulfuración. Es probable que las vetas mineralizadas N – S se iniciaran durante o inmediatamente antes del cambio vectorial en el régimen de subducción. Bajo un esfuerzo compresivo mayor ( 3) en NE – SW a NNE – SSW la zona con volcanitas entre las zonas de falla – cabalgamiento P – B – P y P – P podría haber desarrollado falla de direcciones N – S a NNW – SSE (conjugadas izquierdas o cizallas Riedel sintéticas R1) con un sentido destral de movimiento lateral, fracturas extensionales similarmente orientadas y un juego de estructuras subordinadas de rumbo NE (conjugadas derechas o cizallas Riedel R2 antitéticas). Los dispositivos en echelon y los duplexes de cizallas secundarias, como los vistos en el segmento Portovelo – Zaruma – Malvas, son típicos de los regímenes transpresivos de cizalla simple. Estas estructuras secundarias tempranas, que constituyen el primer estadio de desarrollo de vetas, fueron progresivamente rotadas con el giro horario de los esfuerzos remotos y vetas tensionales adicionales se desarrollaron durante su evolución perpendicularmente a  3 y a intervalos discretos. Durante un episodio tectónico posterior al enjambre de vetas puede haber tenido desplazamiento senestral e inflexiones mayores. Los indicadores cinemáticos (relación S – C y estructuras dilatantes en las inflexiones) observados en las vetas Mina BIRA S.A. y MINECSA (Veta NICOLE) indican permanentemente movimientos oblicuos normal – senestrales durante el segundo estadio de desarrollo de vetas.


    1. Geomecánica de Rocas

Propiedades Físico-Mecánicas del mineral y de la roca de caja

      1. Peso específico.

Descripción del método.


(1)
El peso específico puede determinarse en el laboratorio como sigue: 1) la muestra de la roca se somete a secado durante 24 horas en una estufa u horno a 105ºC. se deja enfriar y se pesa (peso Wo); 2) se sumerge por completo en agua, durante 48 horas, y se pesa en estado de saturación (peso Ww); Todavía empapada, se pesa mientras se mantiene en suspensión dentro del agua ( peso Ws). El peso específico aparente viene dada por la expresión (1):


(2)
La cantidad de agua que satura los poros de la muestra se expresa en gramos o centímetros cúbicos y se obtiene en la ecuación 2:

Esta cantidad de agua debe restarse del peso Ww para obtener el peso específico verdadero:

En los cálculos ingenieriles comunes se admite siempre que el volumen de agua en centímetros cúbicos y el peso de este volumen en gramos son numéricamente idénticos.

Reemplazando (2) en (3) tenemos la siguiente expresión que es valida:


(4)

(3)
Donde :

= Peso específico de la roca. g/ cm3.

Wo= Peso de la muestra en el aire. g.

Ws= Peso de la muestra en el agua. g.



Roca de caja.

Basándose en la ecuación 4 el peso específico es igual a:
 = 2.7 g/cm3.

Mineral.
= 3.55 g/cm3.


      1. Porosidad.

Descripción del método.

La porosidad de una roca es la relación existente entre el volumen de huecos (poros) y el volumen total de la muestra. Para determinarla, se divide el volumen del agua que rellena los poros Ww-Wo por el volumen total de la muestra V, que se obtiene por medida directa.




(5)
El valor de la porosidad, expresada en tantos por ciento del volumen de la muestra es:

donde:


n = Coeficiente de porosidad.

Ww -Wo= volumen de agua que rellena los poros de la muestra, Cm3.

V = Volumen total de la muestra. Cm3.

El volumen de los poros de la muestra, así como el volumen total de esta, se obtienen a partir del peso específico calculado.



Roca de caja.

Ww = Peso de la muestra saturada de agua.g.

Wo= Peso de la muestra seca.g.



Ahora:
Entonces:



Mineral.
Ahora:

Entonces:




1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal